LA GUERRA MAPUCHE CONTRA LA CIVILIZACIÓN DURANTE LA LLEGADA DE LOS INVASORES OCCIDENTALES

Filoso texto publicado en “Ajajema” número 1, recordando la resistencia ancestral en lo que se conoce hoy como “Chile”.

¡Porque la guerra heredada por los antiguos ahora la libran los individualistas que no dejan morir el fuego del conflicto!


Unas palabras previas

Sabemos que en la actualidad la última descendencia mapuche (la más radical) se encuentra en medio de un conflicto contra el estado Chileno, lucha que reivindica la recuperación de sus tierras y la autonomía de su pueblo. Grupos armados y de guerrilla que atentan violentamente contra estructuras y personas, por medio de explosivos y generalmente con fuego, atacan empresas forestales y todo lo que tenga que ver con ellas, casas patronales, fundos, bodegas, camiones transportadores, maquinarias, hidroeléctricas, iglesias y escuelas.

Conocemos la inclinación ideológica que estos grupos tienen en la actualidad, no estamos aquí para cuestionar las motivaciones que esos individuos tengan o no.

Podríamos enarbolar nuestras diferencias para con el discurso que ellos manejan, podríamos polemizar, pero sería algo totalmente innecesario, pues siempre es grato ver y enterarse de cada nuevo atentado contra las estructuras de la civilización en las tierras que fueron el campo de batalla de los antiguos Araucanos allá por el 1500.

El siguiente texto redactado por algunos eco-extremistas del sur, va en nombre de todos esos nativos indómitos, que murieron en una batalla a muerte contra los castellanos invasores.

¡Sus vidas renacen en cada atentado contra el progreso humano!

¡Por los Mapuche, los Selknam, los Alacalufes y los Yámanas!

Introducción

“América”, tierra habitada desde hace miles de años por salvajes tribus de aborígenes de cazadores-recolectores. Clanes nativos que opusieron una fiera resistencia a la llegada del hombre extraño invasor, dando y siendo participes de cruentas guerras contra los civilizadores y su mundo cristiano-humanista. Resistencia a muerte contra los que pretendían subyugar, cristianizar y domesticar sus hermosas voluntades y modus vivendi.

Dentro de todas aquellas almas indómitas e incivilizadas resalta una por su ferocidad y coraje, cuyos descendientes directos viven hasta la actualidad, repartidos por el centro-sur de las tierras del territorio llamado “Chile”: Los Araucanos, el pueblo mapuche que dio tremenda guerra a la invasión europea.

Este relato/ensayo expondrá un poco de su historia, sus guerras y personajes, cabe decir eso si, que este texto está respaldado por varias fuentes históricas, las que en algunos casos, difieren entre sí en lo que respecta a fechas, lugares, y situaciones. En este ensayo procuraremos describir (con nuestras palabras) su historia, sus costumbres, sus feroces guerreros y los conflictos llenos de violencia que los Mapuches se encargaron de perpetrar contra los españoles.

I. ¡Tierra, Tierra!

Era octubre de 1492 cuando el famoso navegante italiano Cristóbal Colon divisaba y descubría lo que para él eran las “Indias”. Esas salvajes y vírgenes tierras que más tarde serian conocidas como el “continente Americano”.

El navegante junto con su tripulación y con la ayuda económica de los reyes de España, llegaba a estas tierras con ansias de conquista y riquezas. Ese día de octubre los navegantes desembarcaron en una isla del centro de América, el registro dice algo así:

“Aquel hermoso día del 12 de octubre de 1492 pudo ver colon que había llegado a una isla. Desembarcó portando el estandarte de Castilla y dio gracias a Dios por el feliz éxito de la empresa.

De los frondosos bosques de la isla salió una multitud de hombres y mujeres semidesnudos, que contemplaban admirados a los recién llegados y sus naves”

Esta primera expedición marcó una antes y un después en la invasión de América. Una vez que Colon estuvo de regreso en España fue recibido con honores por los reyes, que admirados por su el descubrimiento y las posibilidades económicas, no tardaron en financiar más viajes a las tierras recién descubiertas. En total fueron cuatro los viajes que Colon realizó a América, y en cada expedición descubría nuevas islas.

Años más tarde moría en España, sus expediciones fueron una pieza clave en la llegada del hombre blanco a estas tierras, pues no pasó mucho tiempo hasta que empezaron a llegar tripulaciones enteras en busca de las riquezas de la tierras “Indias”, y en nombre de su Dios cristiano comenzaron o someter a los naturales de las “nuevas tierras”.

II. Pueblo de temer

Los invasores en su afán de conquista se adentraban cada vez más al sur de América, es así como llegan a Perú y Chile, en este último territorio les esperaba una temida raza de guerreros salvajes. De esto dejó constancia Diego de Almagro, que ya en 1536 se había adentrado hacia Chile con un ejército de españoles, y unos miles más de indios esclavizados de los países ya sometidos al poder colonizador español (a los que llamaban yanaconas). Aquí es donde Almagro se da cuenta y se entera de la presencia de esa temible raza de indios indómitos, y al pensar que se defraudaría de las riquezas de esas tierras decide volverse al Perú.

Los araucanos eran tan temidos que incluso la gran civilización Inca no se atrevió nunca a adentrarse a sus territorios. Esto último queda detallado de la siguiente forma en un documento de esa época:

“Por los años 1443 – 1445, el inca Túpac Yupanqui, sabedor de que al sur de sus dominios existía una poblada comarca, excursionó hasta el valle de Aconcagua y estableció allí una guarnición. Más tarde, su hijo y sucesor, Huayna Cápac, hizo también un viaje a Chile; pero sus ejércitos no pudieron avanzar más al sur del Bio-Bío, donde encontraron indómitos araucanos, y estableció como límite de sus conquistas el rio Maule.”

III. Los Araucanos

El término araucano, fue dado por los españoles a los habitantes de la región de Chile entre los ríos Bio-Bio y Valdivia. Viene de la palabra auca, voz quichua que quiere decir rebelde.

Pueblo rudimentario que sin embargo fue participe de la epopeya más grandiosa que registra la historia de los pueblos primitivos de América, por su indomable valor en una lucha de tres siglos contra los españoles.

Características:

El araucano era de tez morena, de estatura mediana y miembros bien formados; cara redonda con frente estrecha y pómulos pronunciados; ojos pequeños, nariz achatada y boca grande. De aire grave, sombrío, como desconfiado, pero que mostraba resolución e imponía respeto.

Los indios aborígenes, andaban primitivamente apenas cubiertos con pieles atadas a la cintura. Se amarraban el pelo a la altura de la frente con una tira (trarilonco) de cuero o de alguna corteza vegetal. Siempre descalzos.

Los araucanos no tenían ciudades; vivían en agrupaciones o reducciones constituidas por varias tribus. Cada tribu estaba formada por familias de una sola estirpe y obedecían a un ulmén o cacique, que generalmente era el más viejo o el más valiente. Solamente en tiempo de guerra reconocían la autoridad suprema de un jefe guerrero, llamado toqui.

Espíritus guerreros:

Fueron los araucanos los indios más valientes de sur-América: no se sometieron jamás a la dominación de los incas ni a la de los españoles. Desde niños eran entrenados para la guerra con ejercicios corporales.

Cuando alguna tribu tenía algún ultraje que vengar, concertaba sus temidos malones, que consistían en un ataque sorpresivo al enemigo, sobre el que caían devastando sus propiedades, robando sus provisiones, ganados y hasta sus mujeres.

En la defensa común, la convocatoria de guerra se anunciaba haciendo “correr la flecha”. El cacique de la tribu que la acordaba, enviaba a un emisario con una flecha ensangrentada con sangre de guanaco al de la de la tribu más próxima, y este a su vez a la siguiente, y así sucesivamente hasta llegar al último. La guerra la hacían en medio de una gritería infernal, modalidad llamada chivateo.

El “Nguillatun”:

El nguillatun era el ritual de adoración y ofrenda que los mapuches rendían a la fuerza suprema.  En el recinto destinado al nguillatun plantaban una gran rama de canelo —su árbol sagrado— y otra de maqui, amarradas a un tronco semejante a una escala (rehue), y a su pie colocaban corderos, pan y chica de maíz en cantaros.

Las rogativas las pronunciaban los ancianos prestigiosos, al mismo tiempo que ofrecían la sangre de los corderos recién sacrificados. Inmediatamente toda la concurrencia empezaba dar vueltas en torno del rehue, cantando y bailando al son de sus instrumentos musicales, poseídos de frenética excitación. La escena culminaba con la subida de la machi al rehue, donde, en actitud arrobada, imploraba a los espíritus los deseos de la multitud.

Todo este culto era para su creador supremo, la fuerza que ellos llamaban Nguenechen.

Las Machis:

Las machis eran las médicas o curanderas. Comúnmente lo ejercían sola las mujeres. Ellas elegidas por un ser místico practicaban la hechicería, siendo las intermediarias entre la tribu y el mundo de los espíritus.

El Machitún:

El machitún era el ritual de sanación de las machis, en este se encargaban de aliviar los males al enfermo. El ritual casi siempre requería del sacrificio de un animal, con cuya sangre salpicaban el cuerpo del desdichado. La quema de hierbas y el rezo de oraciones completaban el ritual de los mapuches.

Los pillanes:

Según las creencias araucanas, los espíritus o almas de sus antepasados se transformaban en pillanes, seres invisibles que tenían su morada entre las nubes y la altura de las montañas. Desde allí, los muertos hechos pillanes continuaban su vida anterior y dirigían las fuerzas de la naturaleza, puesta ahora a sus órdenes. De su voluntad dependían el buen o mal tiempo, ellos manejaban las erupciones volcánicas, los temblores, los truenos, los rayos y las tempestades. De esta forma para ganar la buena voluntad de los pillanes los invocaban celebrando una ceremonia mística.

IV. PRIMEROS CONFLICTOS

Es 12 de febrero de 1541 y el militar español Pedro de Valdivia logra imponerse en el centro de Chile, junto a sus milicias, armas modernas, caballería y la ayuda de miles de indios yanaconas peleando para él, somete gran parte del centro de Chile, fundando de esta forma la cuidad de Santiago. Cuidad que más tarde se convertiría en la gran capital del país sureño. Pero no contento y enterado de que los territorios del sur gozaban de una inmensa riqueza (específicamente oro), toma la decisión de ir a la conquista de aquellas indómitas tierras, habitadas por los temidos araucanos.

“Labali, Labali”:

Los Mapuches en un principio creían que los españoles eran inmortales, cansados de tener que soportar su presencia en sus tierras deciden poner a prueba dicha superstición. Es así como engañando a uno de los españoles prometiéndole ora a destajo, lo llevaron a un lugar aislado, donde de sorpresa le dieron tremendo mazazo en la cabeza, cayendo de inmediatamente al suelo y comprobando que estaba muerto, sus dudas se disiparon, los invasores eran mortales.

Inmediatamente la noticia empezó a correr de tribu en tribu, al grito en su idioma nativo de: “Labali, Labali” (mortal, mortal). La sublevación no tardó, liderados por el cacique mapuche Michimalonco, planean una emboscada contra los españoles que se encontraban explotando un yacimiento de oro, quemando el barco con el que pretendían llevárselo y matando a todos los españoles y yanaconas que ahí se encontraban. En represalia a esto y tras no encontrar a los responsables de la matanza y destrucción, Valdivia hizo apresar a siete de los más importantes caciques de la zona central.

La destrucción de Santiago:

A solo unos pocos meses de la fundación de Santiago, la cuidad entera es atacada por miles de nativos, los que enterados del apresamiento de los caciques y el del viaje de Valdivia al sur para dar con los indios alzados, no dudan en atacar la cuidad. El alzamiento documentado como la “destrucción de Santiago”, fue liderado por el cacique mapuche Michimalonco, el objetivo principal del ataque era la liberación de los indios apresados. De todas formas, la masa salvaje enfurecida prendió fuego a las casas, destruyó y mató todo a su paso.

La batalla duró dos días, es en estas circunstancias que la amante de Valdivia decapita a los siete caciques cautivos, mostrando sus cabezas en la plaza, mandando un contundente mensaje a los indios, que sorprendidos empiezan su retirada.

Tragedia española:

Cuando regresa Valdivia es testigo de la catástrofe dejada por los naturales, la ciudad recién inaugurada esta convertida en ruinas. Una decena de españoles y unos cientos de yanaconas muertos son el resultado del feroz ataque indígena.

Valdivia y sus hombres sin alimentos y sitiados, piden ayuda a los gobernadores del Perú, para ello, envía a algunos de sus hombres con un gran cargamento de oro hacia el país del norte con la intención de seducirlos, pero la caravana es emboscada por una horda de salvajes, robándoles todo el oro y matando a todos los españoles menos a su líder, que es hecho esclavo. El mismo que logra más tarde escapar llegando a Perú.

Dos años tarda en regresar con la ayuda económica para Santiago, con un buque lleno de provisiones.

Años más tarde en 1549 con Valdivia hecho gobernador de Chile, los invasores se prestan a avanzar a la conquista de las tierras araucanas. En el trayecto, una vez cruzado el Bio-Bio, Pedro de Valdivia fue constantemente atacado por tribus Mapuches. Una de estas batallas ocurre cerca del rio Andalien, de la que salen victoriosos los españoles y donde capturan una gran cantidad de indios.

El gobernador esta vez decide mandar un fuerte mensaje, manda a cortar la nariz y una de las manos a todos los capturados.

Después de esto, inaugura la ciudad de Concepción, y se propone la construcción de una gran cantidad de fuertes.

V. Caupolicán

Con Valdivia ya en pleno territorio mapuche, los caciques tenían que ponerse de acuerdo en quien sería elegido como toqui (el líder en tiempos de guerra). Como prueba para decidir quién sería el elegido se propuso un reto de fuerza, el que más tiempo lograra sostener sobre sus hombros un pesado tronco sería el ganador. Paicavi, Elicura, Puren, Ongolmo, Tucapel, Lincoyan, fueron algunos de los guerreros, pero no pudieron contra la hazaña del que salió victorioso de aquella prueba el gran Caupolicán, quien sostuvo el tronco por un día y una noche entera, de esta manera él se convertía uno de los salvajes toqui.

Con Caupolicán al mando de las fuerzas mapuches, ya en 1553 atacan de manera formidable el fuerte de Tucapel. Lugar que se encontraba defendido de manera considerable por una gran cantidad de hombres españoles, rindiéndola sus pies y destruyendo el fuerte.

VI. LEFTRARO

Es en estas circunstancias como entra en escena un nuevo guerrero mapuche, (considerado el más importante guerrero Araucano), su nombre era Leftraro (o Lautaro). Hecho prisionero por Valdivia y viviendo con los españoles por más de un año, tuvo el tiempo suficiente para aprender todo sobre las tácticas de los españoles, sus métodos y estrategias.

Cansado de la esclavitud y de servir a los españoles, se rebela y se une a la sublevación aborigen. Para esto y enterado que Valdivia se dirigía a vengar la destrucción del fuerte de Tucapel, se reúne con los indios y les enseña nuevas tácticas en el campo de batalla, táctica que consistía en la formación de varios grupos, los que entrarían en batalla uno tras otro, hasta cansar a los enemigos. Obviamente este método de batalla fue aprendido por Leftraro de los españoles, en sus años viviendo con ellos.

En un apasionado discurso con los caciques, Leftraro gana la simpatía de los Mapuches, los que aprueban su plan y a la vez lo nombran vice-toqui.

Batalla de Tucapel:

Ya para finales de 1553 y con Valdivia recién llegado en lo que hasta hace poco era el fuerte Tucapel, desde los bosques comienzan a salir las fuerzas indias atacando violentamente en grupos a los castellanos, los que sorprendidos por la nueva táctica de combate de los indios se vieron prontamente derrotados.

Los guerreros Mapuches liderados esta vez por el ingenio de Leftraro y la valentía de Caupolicán diezmaron a los hombres de Valdivia, ningún enemigo escapó con vida. Mientras Valdivia se disponía a huir del campo de batalla en su caballo, de inmediato fue alcanzado y hecho prisionero, esta vez al gobernador de Chile le esperaba algo acorde a su categoría…

Muerte de Valdivia:

Con Valdivia prisionero y conducido ante la presencia de Leftraro y Caupolicán, daba inicio la escena de venganza en nombre de los hermanos muertos a manos del conquistador.  El malogrado gobernador pedía piedad y les prometía que si le perdonaban la vida se retiraría de sus tierras.

Mientras la lengua de Valdivia continuaba rogando, de entre la muchedumbre se alza un guerrero de nombre Leucoton, armado y con furia salvaje descarga un golpe de maza en la cabeza del desdichado, cayendo al suelo salpicando y chorreando sangre. Y así, con la cabeza destrozada en suelo termina la vida del primer gobernador de Chile, la escena no hace más que enardecer de jolgorio a los mapuches alzados.

Algunas versiones hablan de que los mapuches una vez muerto Valdivia, le arrancaron el corazón y se lo comieron.

Esta muerte causó gran consternación en toda la colonia española que miraban con preocupación los acontecimientos, estos de inmediato designaron al sucesor de Valdivia, Francisco de Villagra.

Bárbaro exterminador:

El verdugo del gobernador junto con sus hombres continúan con sus andanas, es de esta manera que se dispone a marchar contra la ciudad de Concepción. A su paso sale el nuevo gobernador, el que es rápidamente derrotado en la cuesta de Marihueñu en 1554. Los araucanos se adentraban en Concepción, y los españoles desmoralizados evacuaban la ciudad dejándose a merced de los salvajes. Es entonces cuando los guerreros saquean y queman la cuidad entera, este hecho es documentado como “la destrucción de Concepción”. Este violento ataque es detallado de la siguiente manera:

“Leftaro desde una colina contemplaba los incendios, dando gritos de contento, y en tono elocuente y altivo decía en su idioma nativo:

—Yo soy Leftraro, que acabó con los españoles; yo soy el que los derroté en Tucapel y la cuesta de Marihueñu. Yo maté a Valdivia, y a Villagra puse en fuga. Yo les maté a sus soldados y abrase la cuidad de concepción”

Los libros de historia describen a Leftraro como un “bárbaro exterminador” y tienen toda la razón, pues se encargó de destruir con violencia primitiva todo a su paso.

Combate de Mataquito:

Con Leftraro en racha, alentado por sus victorias, y poseedor de una notoria fama de crueldad, decide salir a la caza de los españoles. Es 1556, y para ese entonces el vice-toqui contaba ya con una formidable caballería, emprende entonces el viaje a Santiago, su propósito es expulsar de sus tierras definitivamente a los invasores y atacar la capital de Chile. Mientras Caupolicán se queda en el sur avanzando hacia las ciudades de Imperial y Valdivia, Leftraro ya cruza el Maule.

Cuando se supo que las hordas mapuches se dirigían a Santiago el pánico de apodero de los españoles, incluso pensaron en retirarse a la ciudad de La Serena y hasta el Perú.

Es así como Villagra sale al encuentro del toqui, tratando de impedir el avance de los salvajes araucanos a la capital.

La batalla tuvo lugar a orillas del rio Mataquito, la que fue favorable para los indios. Combate que dejó a mal traer eso sí, a las fuerzas araucanas, todo esto llevó a que una gran cantidad de guerreros abandonar la guerra. Debido a esta deserción, Leftraro toma la decisión de castigar violentamente a los desertores y a los poblados indígenas que se negaran a apoyarlo, es así como con sus fuerzas restantes toman refugio y establecen un campamento en algún lugar cerca del rio Mataquito.

Traición indígena:

Con los araucanos en su campamento reponiendo energías para un próximo combate, y los indios víctimas de los vejámenes que Leftraro les propinó por no unírseles, es como se gesta el final del guerrero araucano.

Los indios que desertaron a la guerra y los otros maltratados, en represalia al comportamiento del toqui deciden ir a informar a Villagra la localización del campamento Mapuche. El ejército español decide marchar en plena noche hacia la cima de las colinas de Caune, quedando de esta manera el ejército español con plena visión del asentamiento araucano.

Muerte de Leftraro:

Con los indios totalmente desprevenidos, es como los castellanos dejaron caer de esta manera una mortal emboscada.

Es abril de 1557, recién amanece y el ataque enemigo se lleva acabo, Leftraro es muerto por un lanzazo mientras salía de su ruca. Con el líder toqui muerto, los salvajes araucanos siguen dando tremenda guerra a los invasores, la batalla se extiende por horas, pero la suerte ya estaba echada. La gran mayoría de los indios pelean hasta la muerte por la defensa de sus indómitas y salvajes tierras, algunos guerreros logran huir.

Según se cuenta, la cabeza de Leftraro fue puesta en una lanza y llevada a Santiago exhibida en la plaza pública por los civilizadores europeos.

VII. GALVARINO

Dentro de los feroces guerreros mapuches destacó también Galvarino, cacique que participó en numerosas batallas. Si bien, la información en torno a su personaje es más bien escasa, su muerte y los vejámenes infringidos por los españoles, le dieron una importante notoriedad dentro de la guerra mapuche contra la corona española.

Con Galvarino hecho prisionero, es donde empieza el suceso de la historia registrado como el “suplicio de Galvarino”, acto que evidenciaría la tenacidad, valentía y fiereza que caracterizaba a la raza Araucana. Estando apresado el gobernador, ordena que le corten ambas manos al indio y que lo liberen con vida. Dicho acto pretendía ser un mensaje de terror para los demás alzados que aun abundaban.

Llegado el momento del castigo, Galvarino coloca tranquilamente la primera mano en el tronco destinado, viendo como su mano era arrojada al suelo por el hacha y sin siquiera dar una muestra de dolor pone inmediatamente la otra mano, que rápidamente le es cortada. Es en estos instantes, cuando coloca ahora su cuello en el tronco para que de una vez le quitaran la vida, lo que no consigue, pues la orden era liberarlo con vida.

Enfurecidos los indios por el suplicio a Galvarino, deciden dar batalla a los españoles en la comarca de Millarapue. Liderados por el salvaje Caupolicán dieron cruenta batalla a los invasores, aun así los Mapuches esta vez debieron replegarse. En esta batalla es nuevamente apresado Galvarino, esta vez de manera definitiva.

En 1557 es condenado a morir ahorcado de un árbol, un español pide piedad para Galvarino este de inmediato alza la voz, diciendo:

“—No quiero recibir la vida de vosotros, y solo siento la muerte por no haber podido hacerlos pedazos con los dientes”

Inmediatamente los españoles se ofenden con las palabras del cacique, que no hacen más que apresurar su muerte.

VIII. La guerra de cañete

Ya para finales del año 1557 es nombrado el reemplazante de Villagra, su puesto es ocupado por García Hurtado de Mendoza hijo del virrey del Perú. De inmediato emprendió viaje a la Araucanía, donde funda la fortaleza de Cañete.

Es a principios del año siguiente cuando los indómitos mapuches planean y dejan caer un ataque contra el fuerte de Cañéte, lugar atestado de españoles fuertemente armados. Con el toqui Caupolicán al mando de las miles de espíritus Araucanos, dirigen toda su fiereza contra los europeos. El ataque es un éxito tanto así que los salvajes logran sitiar el fuerte.

La traición, una vez más:

Con el fuerte sitiado y los españoles nerviosos, es como se gesta una vez más la desgracia para los mapuches.

En este hecho en particular, las dos versiones distan mucho entre sí, si bien, las dos coinciden en la traición como causa de la derrota nativa, difieren en la muerte de Caupolicán. Pues esta vez engañado por el plan de un indio y siguiendo sus consejos cae en una trampa.

Caupolicán prisionero:

La diferencia en las versiones se remite netamente a la captura de Caupolicán. Una de ellas dice que el toqui confiado del plan del indio, que le aconsejaba atacar en una hora a la cual los españoles dormían, se adentran sigilosamente a las entradas del fuerte donde son recibidos por la artillería de los invasores. En esta versión, Caupolicán es hecho prisionero dando guerra.

Por el contrario, la otra dice que el indio traicionero llevó al ejército español a la ruca donde dormía el Toqui. Rendido una vez más por la traición Caupolicán es entonces hecho prisionero.

Muerte de Caupolicán:

La muerte de Caupolicán fue un verdadero suplicio, el Toqui guerrero fue condenado a morir empalado. Muerte que también es enfrentada con una magistral entereza y valentía por parte del salvaje guerrero, que aun estando todo encadenado se las ingenió para tumbar de un puntapié al verdugo, que cayó al suelo malherido.

Es así como los mismos españoles se encargan de sentar al indómito en la pica, muriendo por perforación intestinal.

Batalla de Quiapo

La guerra de quiapo tuvo lugar a finales 1558. La historia dice que los mapuches esta vez al mando del Toqui Lemucaguin, quien és descrito como el hijo de Caupolicán. Los Araucanos crearon varios fuertes rodeando de esta forma a los españoles. Es así como de Mendoza y su contundente ejército toman por asalto el fuerte, enfrentando en un combate desigual los mapuches son derrotados, haciendo prisioneros a cientos de nativos que más tarde fueron ahorcados.

La muerte de Caupolicán marcó un antes y un después en la guerra salvaje de los mapuches. Por nuestra parte hasta acá dejamos este ensayo/relato de lo que fue/fueron los guerreros Araucanos.

Palabras finales

Finalizamos este texto con los hechos de la muerte de Caupolicán y la posterior batalla de quien fuera su hijo. Puede que hayamos olvidado algún hecho, lo más probable, nuestra intención desde un principio era rescatar este pequeño trozo de la historia de la guerra Mapuche contra la corona española.

Sabemos que las guerras continuaron después de esto. Sabemos del alzamiento Mapuche en la guerra del pacifico, de cómo los indígenas se aprovecharon de ese conflicto para arremeter contra los invasores. De cómo los nativos fueron arrasados por las pestes de los invasores blancos. De la misma forma, sabemos de los métodos evangelizadores de los españoles para con los paganos nativos y sus maravillosas costumbres. Escribir sobre la totalidad de la “guerra de Arauco”, seria escribir páginas y páginas de texto, puesto que la misma fue un conflicto que duró casi 300 años, (oficialmente, hasta la independencia de Chile).

También nos imaginamos las guerras de los Mapuches mucho ante de que llegaran los españoles, no las conocemos y ni siquiera están registradas, pero estamos seguros que existieron, esas batallas a muerte contra el imperio Inca o alguna tribu enemiga.

Enaltecemos las figuras de los salvajes guerreros araucanos anónimos y conocidos, nos reapropiamos de sus historias y vidas, las rescatamos de la amnesia histórica, las potenciamos en la actualidad de manera pagana, incivilizada y amoral.

Admitimos que son fuente de inspiración para los que atentan contra la civilización y el progreso en las tierras del sur.

¡Viva la guerra de los antiguos contra la civilización!

¡Viva la guerra de los nuevos contra la civilización!

 

(es) Guerra oculta

Introducción a la Tendencia del Terrorismo Nihilista, texto publicado en la Revista Regresión número 7, y traducido del original en italiano, escrito por Nechayevshchina.

Traducción a cargo del jefe editor de la Revista Regresión, Xale.

¡Terroristas nihilistas y eco-extremistas, una hermandad por el Abismo Caótico!


“El lobo se come toda la carne y lame la suya”

El título de “Guerra Oculta”, no se refiere específicamente a un único texto, es la especificación de un camino (o de un no-camino), a través del laberinto de un (o del propio) proyecto de Terrorismo Nihilista. Este texto por lo tanto es una parte única y fragmentada de un “discurso” más amplio, que va a escavar a fondo, en la Tendencia de lo que escribo, que aporta varias precisiones, útiles, tanto para aclarar ciertos aspectos, quizás a veces mal entendidos, y como contribución para aquellos que quieran “adherirse” a esta Tendencia, y la “necesidad” de aclarar ciertas cosas sobre esta ley.

Esto porque es muy complejo, y a veces cuesta comprender los textos y los atentados, que se desarrollan en la destrucción de la moral cristiana-platónica, y occidental.

EGO-ARCA: TERRORISMO NIHILISTA

En “Trizas”, había descrito el término Ego-arca con referencia a la Mafia, como método de ataque y aniquilamiento del propio enemigo o enemigos.

Bueno, ahora es momento de ir a fondo, y declamar en manera Amoral, la similitud o afinidad, y la comprensión, entre el Terrorismo Nihilista y la Idea Ego-arca.

Esto, volviendo a decir, incluso si hubiera vivido en una era, en la que alguna idea o Tendencia, se posara en el ser de Mi Nihilismo, sería especifico, ahora, en la era de la “generalización”, debo ser preciso y definir.

Por lo que este texto, que es un fragmento de una compleja “Guerra Oculta”, hablará de la unión de términos e ideas, que se mezclan entre sí.

En mi folleto llamado “Secta”, había desenterrado el contexto en el que, la afinidad de un Proyecto Ilegal, debería de moverse en una perspectiva independiente, pero dentro de la Secta Nihilista. El comportamiento y el modo de vivir, fueron las cosas que se enfrentaron, en manera apropiada en el uso de la acción Terrorista, en el ocultamiento de su “vero nome” [NdT: nombre real], de la destrucción de la adicción de un cierto tipo de dinámica social, del desarraigo de la idea de la igualdad, del debate amoral entre afines que consista en llevar a cabo su propio Ser Dominante, y formar una unión de Egoístas, libres de elegir su propio disfrute, fuera de una Secta, pero bajo la estricta observancia de las reglas peculiares del mismo grupo.

¿Por qué esto?

Porque la unión de Egoístas, que he propuesto, es la unión de Seres libres (literalmente) de aquello que quieran hacer y/o como lo quieran hacer, como a continuación:

1° Si se confunde el término en el texto, andaré explicando la idea de la igualdad;

2° Un sujeto con ganas de formar una Secta, no podrá formarla, en cuanto reproduzca la misma idea anárquica del concepto de respeto mutuo;

En el término “Afinidad”, hay muchos, muchos aspectos, que se reproducen, con el debate amoral en su interior, y predeterminarla escribiendo que “todo el mundo hace lo que quiere”, expira en una idea meramente utópica, porque entonces un grupo que se define genuinamente como anárquico, tendría en su interior, aquellos que ellos mismos llaman “individuo autorizado”, que reproduce el mismo término de “autoridad”.

Por eso es que el folleto “Secta”, debía de escribirlo, y tenía que ser, expuesto después de haber vivido una acción individual, acompañado de otro individuo, para formar lo que sería una Secta Nihilista Terrorista con Dirección Egoarca.

La formación de una Secta, que en su interior comenzaría a crecer, a través de las bases impuestas, con un sello distintivo, de lo que uno de los individuos, como puerta primordial de clasificación y la unión de elementos, conduzcan al reforzamiento, a la experiencia de la experiencia, en un mundo especifico en el que las cosas se vean.

Atención, aquí no hablo o escribo, de un papel, que está establecido a priori, (al menos que el individuo promueva, que ha formado una Secta, no especifica el fin del inicio), de una asignación o de una tarea asignada, a cada individuo dentro del grupo, pero –a través del debate amoral– la aparición de una figura prominente, es fundamental para el desarrollo del proyecto Ilegalista, por la pena, la caída o la destrucción de todo.

La Secta Nihilista de la Libre Muerte, por ejemplo, impone a los que podrían ser los “Siete Afines”, la no-unión (aunque ahora los recientes grupos de Terroristas Nihilistas surgidos, han desplazado el foco de esta idea, sin dejar de ser un complejo debate amoral), para señalar que, una cosa es la idea del Ataque y el Atentado Amoral, y otra cosa es ser parte de una federación, negando extremadamente, la proliferación de células, núcleos, etc. [*]

Este es un ejemplo claro de la característica peculiar de la “palabra” de imposición, de una opción clara, y que se pone en contacto directamente con la idea Ego-Arca.

Siempre hablamos de una elección específica, expresamente única, y por lo tanto de un mismo grupo, pero también se extiende a otros Siete, que puede o no, importarles este tipo de enfoque.

Esta elección, de una Secta, no significa, la referencia a la supuesta “libertad” (que solamente existe en aquellos que no ven más allá de su nariz), a guerrear con la propia sangre, y también define, un cierto tipo de Tendencia, también llegando a un enfrentamiento entre ellos, y si no se obtiene una posición, que se comprometan de otro modo, se puede decir, en manera “Stirneriana”.

La afirmación Stirneriana, de compromiso, viaja a través de la consecución de un objetivo específico, canalizando en un camino, de aceptación informal (y no informal) de los que quieren llegar a un punto egoisticamente “afín”, sin perder las características “originales” de cada Secta o Grupo.

Compromiso por llegar a golpear un objetivo “común”, entre los Siete, pero no, para aceptar en su totalidad aquello que la imposición que ha tirado la piedra (teniendo bien la mano extendida en el lanzamiento y no retirándola).

¿Por qué he usado el término “imposición”?

Primero, para destruir con esto el término con su énfasis negativo (y moral), y continuar perturbando el sueño de los buenos y de los justos, que anhelan los mitos del “cuidado”.

En segundo, porque el término tiene un significado específico, que sí va a cortar con un cuchillo afilado, sacará sangre a presión, la prominencia de un Ego, respecto a otro, la emoción de una batalla, también “verbal”. La emergencia de la fibrilación y tensión afirmativa, la anulación de la paz social impuesta desde la humanización de los conceptos y valores, regresando el uso y el consumo de los que viven en soso y en el aburrimiento.

Debe quedar claro, para el lector, que el término “Ego-arca” se asocia en manera similar a la Tendencia “Terrorista Nihilista”, por un cierto tipo de especificidad, determinante, para no tener miedo a decir y hacer, distinguiendo un cierto tipo de ideas extremistas.

Esto, porque, la sangre que corre en mis venas, me acerca a la vida, aquella de la “realidad”, podría experimentar, afrontar, ver, robar y hacerlo mío, Mi idea, que solo podría ser atacada, pero no canalizaría en algo que no tiene que ver con aquello que he expresado Ahora en estas líneas.

Así de que podríamos continuar con la afirmación, de que el Terrorismo Nihilista, es Ego-arca, porque se acerca en manera fundamental, con la imposición de una idea, ¿quién debe querer robar el secreto oculto, y convertirlo en maleza?, cosas para los adoradores blandos de las utopías modernas.

Además aunque el término “oculto”, se refiera a un específico “idioma”, no es comprensible a la multitud, sino también para aquellos que no quieren entrar en un Estado Abismal, y afrontar la vida y la muerte, divorciados de las reglas comunes y humanas.

Leamos el vocabulario de la sociedad moral y las cosas que escribe al respecto:

“El Ego-arca, con egoísmo y presunción, pretende imponer su propia autoridad y su propia moral”

Pongo esto para que tenga sentido para el lector, que a veces los términos se combinan con la estupidez de esta sociedad, que, sí, quiere imponer su propia moral, pero luego escribe que aquellos que tienen una visión Única de lo que viven, son personas presuntuosas, y egoístas.

Por eso es que cada término tiene que ver con el “Nihilismo”, entonces también debe especificarse con el “Egoísmo”.

Egoísmo, que podría ser para mí, aquel que te dice que “¡eres egoísta!” jaja!

Partiendo de esta pequeña nota irreverente, vamos ahora, a leer, el vocabulario, de las cosas distintivas:

El Terrorismo Nihilista, la Secta, es para Mí, un acto amoral, que dentro de sí mismo, tiene características peculiares de Poder y de dominio autoritario, porque niega completamente el enfoque “falso”, de la visión de la igualdad, y porque con características de esta índole, conduce a la emergencia de la particularidad, que esta puta sociedad, con sus valores vulgares, quiere imponer.

Además, como ya se ha indicado, el Terrorismo Nihilista, se dirige a la confrontación, incluso dentro de la misma Secta, ya que debe de llevarse a cabo, lo que es, la supervivencia de un grupo, su fuerza, a través de la elección de un capo (líder), figura decisiva, con características distintivas, que puede continuar con el Proyecto Ilegalista, sin que caiga en el olvido.

Y si se extiende a los otros Siete, a través de un texto, un comunicado, un atentado, el enfoque impuesto para llegar a despojar al verbo “ético” de cualquier profundidad, y llevar a la fortaleza de su propia Idea Terroristica, un fundamento básico para atacar con uñas y dientes a los enemigos sociales y de la “realidad”.

¿Porque no debería ser así?

Debido a que es una idea específica y original surgida de una Secta, para seguir siendo específica, debe tener su propio fundamento, continuar ejerciendo su propio Poder de dominio, por otro lado, debido a la derivación de esta Idea Original, no podría ser específico sin ser impositivo.

Esto, no significa que Yo, no pueda abordar otra idea, que me pueda influenciar, pero siempre bajo una perspectiva de “compromiso Stirneriano”.

Una vez más, ¿por qué esto?

Porque si me considero Único, únicamente debo permanecer “original”, y no sucumbir a una idea, que pueda llevarme a perder.

Todo esto se combina con la idea de mí supervivencia como mi yo animal-humano, respecto a la otra supervivencia, naturalmente, convirtiéndose, más tarde, en algo complejo y articulado, vital, y prominente, subterráneo y extremista, que crece y crece de nuevo, y golpea a fondo.

En este misma posición de una específica denominación de la “idea” (en este caso de los Siete Terroristas Nihilistas), emerge, una especie de concatenación, en cuanto se refiere a la supervivencia de una Tendencia o de un específico grupo “original”: la medida de todo aquello que puede ser en la acción, como una especie de agrupación de individuos que parecen tener una afinidad peculiar intrínseca entre ellos, y que es el Individualismo. Individualistas, pero que tienen dos visiones específicas: El Individualista Egoísta, y el Individualista igual-céntrico, o para decirlo de manera normal “el igualitarista”.

Debemos especificar bien este aspecto, ya que, da un significado de peso y de potencia, a la dominación de un grupo Egoarca, respecto a todo aquello que gira entorno a ello, y que podría confundir a los interesados en el Terrorismo Nihilista.

Especificamos que el individualista igual-céntrico es siempre un Ser egoísta, pero que pretende serlo, a través de una utópica visión de una elección individual que equivale a un conjunto totalizador. Esto es lo que “lo afirma”, pues debe caer en la colectivización forzada, aquella que es su elección final.

Así, con esto, sin dejar de ser utopía, la elección del Individuo, presionado por tener éxito, en un ataque instintivo, se rinde dócil y suavemente, todo dentro de su tramo que debe que posponer y avanzar a la formalización colectiva.

La peculiar y específica elección, a través del dominio Egoico de una idea afirmativa (que recordemos, no por eso permanece inmutable), se distingue ampliamente de aquella colectiva, donde para ser colocado, debe tener una convergencia paralela entre las “animas” que la forman, reduciéndolo de este modo, a un mero apéndice, el poder del individuo que se pone en su Ser como lo más fuerte, decisivo, fundamental, para avanzar en un mundo “realmente real”.

Así que volvamos a escribir y a profundizar, que el Terrorismo Nihilista, es Egoarca, porque niega completamente, y con toda su fuerza, la acción niveladora hacia la preminencia de la imposición de la idea impuesta, que se reivindica como la mayoría, no solo exclusivamente fuerte, sino también más decisiva, específica, selectiva, particular, etc.

Debemos especificar también, que el Terrorismo Nihilista, es profundamente Misantrópico, hecho exclusivamente de Individuos, que actúan a través de la Voluntad Egoica, para distinguirse del “resto”, que se separan consecuentemente, en opciones precisas, las cuales no son rechazadas por la multitud, de hecho, vuelcan el concepto ético de la sociedad, se colocan encima de cada posición colectiva, o forzosamente no Egoica.

Sin ninguna conclusión final de este fragmento, en una más completa y amplia “Guerra Oculta”, termino con una cita del 4° libro de la “Voluntad de Potencia” llamado “Disciplina y Selección”, cito con varias preguntas, que, usted lector, puede reflejar el disgusto con la línea de arriba, o levantarse, romper y fragmentar la moral dentro de ti, y comenzar a atacar y golpear en manera Nihilisticamete Terrorista los valores del “mundo real”.

“Las típicas formas para configurarse a sí mismos. A saber: las ocho cuestiones fundamentales.”

1) ¿Quieres ser más complicado o más sencillo?

2) ¿Quieres ser más feliz o indiferente a la felicidad y a la infelicidad?

3) ¿Quieres llegar a estar más contento o ser más exigente e implacable?

4) ¿Quieres llegar a ser más suave, más flexible, más humano o más “inhumano”?

5) ¿Quieres llegar ser experto o carecer de consideraciones?

6) ¿Quieres alcanzar un objetivo o esquivar todo con propósito?

7) ¿Quisieras convertirte en el más respetado o en el más temido? ¿O tal vez, en el más despreciado?

8) ¿Deseas convertirte en tirano, en engañador, en un pastor o en un animal de la manada?

¡Afinidad de sangre con los Siete y con el Clan Terrorista Nihilista!

¡Afinidad de sangre con el Terrorismo Eco-Extremista!

Yo Nechayevshchina!

[*] Extraído de “Nomen Omen”-Secta Nihilistica de la Libre Muerte

En los puntos anteriores ya habíamos especificado que negábamos cualquier pacto federativo o de asociación con cualquier forma “externa”, que forme parte de la esfera del “compartir”, aun de forma fundamentalmente egoica.
Vamos a precisar los puntos anteriores, para delinear la actitud de la Secta Nihilista De La Libre Muerte. Estamos contra cualquier pacto federativo porque excluimos de nuestra unión secreta, lo siguiente:

CÉLULA: una célula es un ente “orgánico” dentro de un elemento más complejo, constituido de una estructura coordinada llamada federación.
Una célula que actúa en base a un acuerdo conspirativo y federativo, debe reconstruirse y unirse con otras células en armonía siguiendo un programa, si bien es informal, formaliza el acuerdo a través de una base, que debe tener características similares para corresponder.

NUCLEO: el núcleo tiene características similares a la célula, en el que los individuos que lo forman, se unen, haciéndose parte de un pacto asociativo en torno al centro de un proyecto federativo, con fundamentos consensuales que deben ser perseguidos, incluso aunque se dividan en acciones diferentes, con el común denominador de la federación a la que pertenecen, incluso informalmente.

FRACCIÓN: la fracción es una parte divisoria de un “todo”, en este caso de un pacto federativo o asociativo, sobre unas bases de igualdad, siendo la elección y el ataque de una fracción, el común denominador para golpear y atacar.

(en) “Confronting your Domestication” and “Rewilding”

Reflexiones en torno a la domesticación y resalvajización desde una perspectiva eco-extremista.

Texto escrito por Sokaksin.


“May I ask how you confront your own domestication?”

I was asked this question a while back by someone that I have crossed paths with and from the outset it has always struck me as an odd question. It seems to be all the rage among anarcho-primitivist circles to talk about “rewilding” oneself, “confronting one’s own domestication,” reclaiming one’s own “wildness,” and on and on and on. These same people set out on extended camping trips with a few of their buddies to rough it on the back acres of some ranch building primitive shelters, hunting and prepping with primitive weapons and tools and generally kindling fires of the little homunculus of the “IR hunter/gatherer” in their heart. Now, I can’t say that I oppose people going out on extended camping trips, learning primitive skills, getting more deeply in touch with the land that they inhabit, or whatever. I spend a large part of my days, every day lately, walking through the forests near my house and in doing so have come to know the several hundred acres that comprise the nearby park intimately in the time that I’ve lived here. So I can’t be and am not one to cast judgement in that regard. What I do take issue with are the delusions about what it would even mean to “rewild,” to reclaim the life-world of primitive peoples (we can’t, full stop) and the correlative tendency among the “rewilding” crowd too fall too deeply into “LARPing primitive” and in doing so forgetting who and where one actually is.

My response to this question when it was posed to me was essentially, “I don’t.” I did not mean this in a passive sense of simply doing nothing, for even my writing is in some small way an attempt to deal with where and what I am, my own domestication and the world which I feel in my heart that I am so deeply opposed to. I meant this “non-doing” more in the sense of accepting who and what one is, where and when exists on the wheels of time rather than fighting the reality of one’s circumstances by falling into delusions of rekindling or even recreating that unimaginably complex life and world of the primitive. Man does not and could not exist in a vacuum. He is always turned outside himself, is always a part and product of a time and place. And the primitive was as much a part and product of his world as the modern man is a part and product of his. Who were the Niitsitapi but and extension of the great plains, the thunderstorm over the rolling hills, and the buffalo? In Atassa‘s recent translation of the editorial of Regresión Magazine No. 7 this sentiment was expressed in the grieving of a Sioux chief:

“Soon the sun will rise and will no longer see us here, and the dust and our bones will mix on the plains. As in a vision, I see the flame of the bonfires of the great councils die, and the ashes grow white and cold. I no longer see the spirals of smoke rise from our tents. I don’t hear the songs of the women as they prepare the food. The antelope are gone, the lands of the buffalo are empty. Only the howl of the coyote is heard now. The white man’s medicine is stronger than ours. His iron horse now runs on the paths of the buffalo. The whispering spirit (telephone) speaks to us now. We are like birds with broken wings. My heart is frozen. My eyes extinguish.”

The Sioux, and so many countless other peoples witnessed the death of themselves and the death of their world, and this is one and the same. If one wants to talk about “rewilding” in the anarcho-primitivist sense it cannot be honestly talked about without recognizing that the human being is always located in time and space and is always inextricably tied to that time and space. He can often venture beyond it in the abstract but this is a dream world, and all dreams must come to an end. He must come back to the present, for it is the only reality that he has. The past is always gone and done and the future is the airy nothing of speculation. Only the here and the now have reality. And if this is true then the anarcho-primitivist project of “rewilding,” “reclaiming one’s wildness,” or “confronting one’s domestication” is at best a hackneyed attempt to recreate a kind of idealized theater of dead worlds, delusions, daydreams, nonsense. The anarcho-primtivist will raise the ghosts of the great buffalo, bring life back to the bones of the antelope, bring life back to the ashes of the sacred fires of the Sioux. The Kingdom of the Paleolithic risen again. But this is, of course, a dream. The buffalo have long since returned to The Great Spirit, as have the bones of the antelope. The ashes of the sacred fires were long ago taken by the wind, and even the Sioux themselves have become a people of history.

To talk of “rewilding” and its corollaries in the anarcho-primitivist sense, then, is to talk of nonsense. It is not confront the world as it is. It is to escape into dream worlds where the great webs of the earth have not been ravaged by this civilization. If one is to see with clear eyes, one would have to recognize and accept what we are, which will also entail coming to terms with where and when we are. It would mean to recognize and accept that almost every person that exists today is a part and a product of this monstrous techno-industrial civilization which has and continues to spread its choking tendrils across the face of the earth. Domestication is inscribed in our flesh and we live in the ecological wasteland of modernity. It would mean to recognize that the great worlds of the past are dead and that there is no going back to them, nor is there any realistic prospect of them arising again within mine or any reader’s lifetime. As Jeffers notes in The Stars Go Over the Lonely Ocean “The world is in a bad way, my man / And bound to be worse before it mends.” What we have, and all that we have, is this decadent present in all its monstrousness, the continuing, relentless march of the Leviathan over all that is wild and beautiful. It would mean to accept this present with honesty and respond to that present accordingly, in a way which is in accord with the present. Without entertaining dreams and delusions of a brighter tomorrow when the primitive utopia will have been realized.

Of course, such a stance isn’t the “rewilding” of John Zerzan, Kevin Tucker, and the rest of the anarcho-primitivist underlings. This is the spirit of eco-extremism, its clear-eyed nihilism, its savage attack in this decadent present. From the Seventh Communiqué of ITS:

“The wild can wait no longer. Civilization expands indiscriminately at the cost of all that is natural. We won’t stay twiddling our thumbs, looking on passively as modern man rips the Earth apart in search of minerals, burying her under tons of concrete, or piercing through entire hills to construct tunnels. We are at war with civilization and progress, as well as those who improve or support it with their passivity. Whoever!”

(es) Frio

Traducción al español del texto “Glaciale” escrito originalmente en italiano por Orkelesh, publicado en la Revista Ajajema.


Frio, meto mi mano.

Frio y caliente, esta mi mano.

La respiración es “solitaria.”

Un funeral Nihilístico, como mi Afín, cumple su círculo roto en una vuelta eterna.

Beso mi mano, y siento su pulso.

Frio, empuño la pistola.

Siento, que en torno a “ella”, late la vida que hoy tomaré.

Funesto es el día, en el que, mi mirada penetra entre las calles abarrotadas de muertos.

Funesto es el día, en el que, trazo el punto en la calle, y el olor de sangre envuelve mis pensamientos.

Indiferente hacia aquello que deseo golpear, siento congelar la sangre en mis las venas.

¿Dónde estás?, llega a mi ojo Egóico, penetra dentro de mí, ¿debo “sentirte”?. .  ¿Puedo hacerte “ver”?

Por qué incluso en el rincón remoto de un abismo, ¿acabamos dentro?

Frio, un tórrido deseo, se introduce dentro, mientras recorro, con zancadas, dictadas por el margen que se crea alrededor de mí.

Soy hostil pero no odio, no tengo ningún sentimiento resentido, pero quiero golpear profundo, para empujarme y encajarme en el corazón mustio de algún humanoide.

¿Seré juzgado por los siglos de los siglos? No me importa.

Ahora, que alrededor de mí, el suspiro y el lamento, de un día despreciable, igual pienso que mañana será lo mismo, actúo, para hundir y beber el fluido vital, que instantes después se agota en su frágil apego a una vida extrema.

Vosotros no sois “extremos”, vosotros odiáis a quién se acerca al extremo, y por esto que esta lucha, debe ser llevada a cabo, no para establecer “algo”, sino para alterar la historia que se pretende, secuencia y sucesión, inmutable.

He aquí, vengo, partícula infinitesimal del ego, tendiendo a lo extremo, para conquistar el extremo y el abismo del Nihilismo.

Frio.

Orkelesh

(en) Two Who Made an Insurrection: Stirner, Nietzsche, and the Revolt against Modernity

Algo de historia filosófica sobre los dos egoistas hostiles a la modernidad y el apestoso humanismo. 


MAX STIRNER AND FRIEDRICH NIETZSCHE

Stirner remains a marginal figure in contemporary philosophy and social thought, despite his significant influence on theorists such as Benjamin Tucker, James L. Walker, Dora Marsden, and the writers and activists associated with Liberty and The Egoist. As far as contemporary scholarship is concerned, the work of Saul Newman and Bernd Laska are scholarly efforts to establish Stirner’s relevance to contemporary thought and the critique of modernity. Newman appreciates Stirner as a precursor of the development of “poststructuralist anarchism” and the “politics of postanarchism.” Newman believes that Stirner is a forerunner to postmodernist and postructuralist thinkers such as Michel Foucault, Gilles Deleuze, and Jacques Lacan. Laska is most concerned about the lack of appreciation for Stirner’s work. He is also interested in the strands of Stirner’s thought that he believes appear in the writings of Dora Marsden and Friedrich Nietzsche. Much of Laska’s work is oriented toward the discovery of “evidence” that Stirner influenced Nietzsche.

Contemporary perspectives on the writings of Friedrich Nietzsche are considerably different from those of Stirner. Like Stirner, Nietzsche made individualism a central notion in his philosophy, creating a different form of rebellion against the collectivizing and homogenizing forces of modernity. Unlike Stirner, Nietzsche is a very well known thinker who attracts considerable interest within the academy and popular culture. Along with the Russian American novelist and political philosopher Ayn Rand, Nietzsche is the best known proponent of an individualist critique of modernity. Nietzsche is one of the most preeminent philosophers in the scholarship on philosophy in the twentieth and early twenty-first centuries. The research literature on him is vast. There are several scholarly journals and professional associations in Europe and America that are devoted to the analysis of his thought. Many contemporary academics in Europe and America value Nietzsche’s individualism as an important source of the critiques of modernity.

Nietzsche was born in 1844, the same year The Ego and Its Own was first published. His father and grandfather were Lutheran clergymen. In 1864 he entered Bonn University to study theology and classical philology. He dropped theology a year later, as he transferred to Leipzig University. Soon thereafter Nietzsche discovered the philosophy of Arthur Schopenhauer and was greatly influenced by his atheism and subjectivism. In 1868 Nietzsche met the other great influence on his early intellectual development, the composer Richard Wagner. The next year he was appointed professor of classical philology at Basel University in Switzerland and began a series of visits to the home of Richard Wagner on Lake Lucerne. He volunteered as a medical officer during the Franco-Prussian War in 1870, but was quickly discharged after contracting dysentery and diphtheria. He published his first book, The Birth of Tragedy Out of the Spirit of Music, in 1872. This was followed in 1873 with the publication of the first in a series of Untimely Meditations on David Strauss, Schopenhauer, and Wagner. He broke off his friendship with Wagner in 1876 and published his initial criticism of the composer in Richard Wagner in Bayreuth in 1877. In 1883 he published his masterpiece, Thus Spoke Zarathustra: A Book for Everyone and Nobody, which develops the notion of the overhuman. This was followed in 1886 by Beyond Good and Evil, in 1887 by On the Genealogy of Morals, and in 1888 by a frenzy of publishing that included Twilight of the Idols, The Antichrist, and Ecce Homo. In 1889 he suffered a mental breakdown that effectively ended his career as a scholar and writer. He died in 1900. Some of his unpublished writings and notes were published posthumously as The Will to Power.

Beginning with the publication of The Birth of Tragedy out of the Spirit of Music, which appeared twenty-eight years after The Ego and Its Own, critics saw some striking similarities between Stirner and Nietzsche. Both were critical of collectivism, the state, morality, Christianity, humanism, and socialism. In the foreword to The Antichrist, Nietzsche introduces his assault on Christianity with a battle cry that could have been written by Stirner: “Reverence for oneself; love for oneself; unconditional freedom with respect to oneself.” Nietzsche was a very wellread scholar, an observation that has prompted egoists and anarchists to suggest that he would have known about The Ego and Its Own and possibly influenced by it.

Did Stirner’s writings have any influence on Nietzsche? Is there any evidence that Nietzsche owes an intellectual debt to Stirner? Are there significant similarities in the thought of the two individualist thinkers? This chapter explores the intellectual relationship, including the similarities and differences, between Stirner and Nietzsche. The chapter argues that, while it seems curious, it highly unlikely that Stirner had a significant influence on Nietzsche. Despite surface similarities that include a critique of modernity based on individualism, the differences in the philosophies of the two individualists are too great to comprise any sort of significant relationship.

The question of whether Nietzsche was influenced by Stirner has a long and interesting history. Part of the reason why there is interest in an intellectual “relationship,” is the suspicion that Stirner and Nietzsche argue for a similar type of egoism. Some anarchists and egoists were adamant about the similarity during the “Stirner revival” at the end of the nineteenth and beginning of the twentieth century. From the 1890s to the first couple of decades in the twentieth century, interest in Nietzsche’s work expanded in Europe, Great Britain, and America. The attention Nietzsche received in the 1880s and 1890s sparked a renewed interest in Stirner among radical individualists, part of which included the search for points of convergence in the two philosophies. Tucker’s Liberty, for example, not only introduced English-speaking individualists to the work of Stirner, it also provided the first English translations and discussions of Nietzsche in America. Tucker himself argued that his readers should appropriate ideas from Nietzsche that help make the case for anarchism and egoism, such as Nietzsche’s critique of Christianity and the state. Journals such as Egoism, The Egoist, and The Eagle and the Serpent included enthusiastic commentary about both Nietzsche and Stirner. The title of the last of these journals is a clear reference to the hero’s two animal companions in Thus Spoke Zarathustra. Stirner’s writings had been neglected, and were largely unknown, until James L. Walker and George Schumm began discussing them in the 1880s in Egoism and Liberty. Stirner’s primary work was not broadly available to English-speaking audiences until 1907. At the end of the nineteenth century, neither Stirner nor Nietzsche were well-understood in the United States nor in Great Britain, except by a few scholars, as well as anarchist, atheist, and egoist intellectuals. What mattered to the individualist anarchists and egoists in fin de siècle Europe and America was the excitement that accompanied the discovery that both philosophers articulated an individualist opposition to modernity, the state, and the emergent form of monopoly capitalism. Nietzsche and Stirner espoused atheism and egoism. Both attacked capitalism and socialism. Both philosophers resisted the dispossession and downward leveling of persons that egoists and anarchists thought inherent in modernity.

James L. Walker and Georg Simmel were among the few voices in this period who acknowledged the important differences between Stirner and Nietzsche. They cast doubt on the notion that Nietzsche’s thought supported anarchism or the type of egoism that Stirner espoused. Walker said that Stirner articulated the notion of a self-liberated individual, free from law, morality, and ideological control. Stirner worked within the dialectical tradition to complete Hegel’s assault on alienation. Stirner adopted a type of Hegelian view of history in which Christianity and the French Revolution are cited as critical events in the rise of modernity. Both events generated new forms of direct and ideological control. Simmel argued that Stirner eschewed the reverence for nobility that Nietzsche promoted. Stirner was a tough-minded realist, an antihumanist, and a critical thinker who outlined a philosophic and historical foundation for individual opposition to all forms of external control and measurement of the unique individual. His notion of the unique one is open to any and all who are willing to “own” their thoughts and behavior, to appropriate and consume their life for their own self-enjoyment. He despised hierarchy and objected to the treatment of laborers, children, and women. He cultivated an attitude of opposition to the rich and powerful. In contrast, Nietzsche was a humanist, poet, novelist, musician, and artist. He looked to the past for inspiration for the future; he despised Christianity as decadent and urged a renaissance of ancient Greek ideals. Nietzsche argued that systematizers and dialecticians like Hegel lack integrity. Unlike Stirner, Nietzsche approved of Feuerbach’s critique of Christianity because of its humanism. Nietzsche espoused not freedom and self-ownership, but duty, harshness, creativity, and sincerity. Unlike Stirner, he was a philosopher of elitism and nobility who sought the evolution of a spiritual ideal that would transcend human weakness and mediocrity.

THE CONTROVERSY OVER STIRNER’S INFLUENCE
The broad interest in egoism and the notion of the “superman” in modernist literature and criticism in the early 1900s encouraged interest in, and conflated the thought of, otherwise divergent “individualist” writers and philosophers. Perhaps the most noteworthy of the efforts to equate “egoists” and “supermen” was James Huneker’s study of Stendhal, Baudelaire, Flaubert, Ibsen, Nietzsche, and Stirner, entitled Egoists, A Book of Supermen. Huneker was an American music critic who was best known for his study of Chopin. He was also proficient in the study of literature and the arts. He was one of the first to analyze and comment on Ibsen, Wagner, Nietzsche, and Stirner in English. He published a lengthy analysis of Stirner in the New York Times in April 1907, soon after Byington’s translation of The Ego and Its Own appeared. This early essay eventually stirred a discussion on the paper’s editorial page in 1909 and became Huneker’s chapter on Stirner in Egoists. The 1907 article clearly states Huneker’s surprise at learning that Nietzsche, the poet and rhapsodist, had a forerunner in Stirner. Noting the stylistic differences, and Walker’s early admonition against any equation of Stirner and Nietzsche, Huneker nevertheless makes the first case in English, in the New York Times no less, for a relationship between the “prophet of egoism” and the “poet of egoism.” Huneker’s article on Stirner and his book on egoists cemented the idea in public discourse in America and Great Britain that Nietzsche was influenced by Stirner. Huneker reports that in the 1890s he began to understand “that Nietzsche used Stirner as a springboard, a point of departure.” It is in the chapter on Nietzsche in Egoists where Huneker is most direct about Nietzsche’s debt to Stirner. According to Huneker, Nietzsche was a philosopher who lacked “originality” and “was not one of the world’s great men.” His work has “the familiar ring of Max Stirner and his doctrine of the ego.” Moreover, Stirner must have “imitated Nietzsche in advance” and the “dyed-in-the-wool Nietzscheans” never acknowledge that their “master had read and digested Max Stirner’s anarchistic work, The Ego and Its Own.”

Although it had little effect on the reception of either Nietzsche or Stirner in Great Britain and America, the question about the relationship appeared initially two decades earlier in Germany just as Nietzsche’s writings were gaining renown. The arguments in favor of Stirner’s influence on Nietzsche were typically based on hearsay and circumstantial evidence. In 1889, Eduard von Hartmann, the author of The Philosophy of the Unconscious (1869), which discusses Stirner’s ideas, publicly accused Nietzsche of plagiarizing Stirner. Hartmann’s accusation was taken as significant evidence of Stirner’s influence because Nietzsche had written a hostile review of Hartmann’s book in the second of his Untimely Meditations. Hartmann argues that Nietzsche must have known about Stirner since Nietzsche knew The Philosophy of the Unconscious intimately and focused his critique on the chapter that discusses Stirner. A similar accusation arose earlier in Nietzsche’s career that he must have known about The Ego and Its Own because it is discussed in Friedrich A. Lange’s 1866 book, The History of Materialism, another intellectual history that Nietzsche devoured in his youth. Lange’s survey of materialist thought is the same book that inspired John Henry Mackay to learn the facts of Stirner’s life and thought.

Some of Nietzsche’s friends also claimed that he knew about Stirner and, at a minimum, felt some affinity with the dialectical egoist. Nietzsche spent some time living with Franz and Ida Overbeck at different points during 1880–1883. After Nietzsche’s death, Franz Overbeck confirmed the claim of Adolf Baumgartner, reportedly Nietzsche’s favorite student, that he borrowed The Ego and Its Own from the Basel University library on July 14, 1874, “on Nietzsche’s warmest recommendations.” Ida Overbeck also reported that Nietzsche once mentioned his appreciation of Stirner, but then retracted his statement fearing another accusation of plagiarism. “Forget it,” he told her. “I did not want to mention it at all.” Further, there is circumstantial evidence that Nietzsche may have discussed Stirner with his early mentor, Richard Wagner, who was certainly familiar with Stirner and knew the anarchist Michael Bakunin very well. Nietzsche was also friends with the conductor Hans von Bulow, Cosima Wagner’s first husband. Bulow was a great admirer of Stirner, probably knew him personally, and even worked with John Henry Mackay to place a memorial plaque at Stirner’s last residence in Berlin. Nietzsche and von Bulow held long conversations in Basel in 1872, exchanged gifts, and were friendly at least until 1889. The suggestion is that Nietzsche learned about Stirner from one of his strongest supporters in the arts. There is also some newer research on the “relationship” between Stirner and Nietzsche that argues that Eduard Mushacke, the father of one of Nietzsche’s school friends, had been a close friend of Stirner. Nietzsche apparently developed a friendship with the “old Mushacke.” The conversations between the two reportedly generated Nietzsche’s “initial crisis” that led to his study of Arthur Schopenhauer and, presumably, an individualist turn informed by, or inspired by, Stirner. Continue reading (en) Two Who Made an Insurrection: Stirner, Nietzsche, and the Revolt against Modernity

(es) Breves palabras respecto a la violencia del Cielo

Traducción del texto “Brief words on the violence of heaven” publicado en Miko-ew.

Traducción a cargo de Zúpay.


La violencia en el núcleo del mundo, es parte integrante de la belleza y de la vida del todo. Así son las cosas. El mundo no puede sostenerse sin la oscuridad, y no podría ser sin la luz, o el juego sin fin de su interpretación y determinación mutua. Esta es la verdad del mundo. En un mundo tal, la gracia inefable, la cual trae las bayas de primavera al oso también ha escrito el drama eterno del alce y los lobos. Una vida de una muerte, una muerte de una vida. En la red de una incontable cantidad de seres, en su sufrimiento y su fortuna, en la forma de la tierra y la integridad del todo. Es simple ver el surgimiento mutuo del todo en el florecimiento primaveral y la actividad de las abejas, pero incluso el cuerpo parlanchín de la liebre en el ajustado apretón de las mandíbulas del coyote refleja la belleza del todo. Como observa Jeffers en su poema fuego en las colinas, “La belleza no siempre es amorosa…” La sangre en las rocas, los huesos del ciervo blanqueados por el sol, las poderosas mandíbulas del gran león de montaña, perfectas para matar, el cacareo del coyote y el alarido de muerte del alce. La fiereza, la violencia indiscriminada del eco-extremismo es la representación de este fundamento, violencia divina que trabaja, y siempre trabajo en el corazón del mundo.

El eco-extremismo es asediado continuamente por las filas de los debiluchos híper-civilizados, por su “psicopatía” aparente, porque se atreve a materializar esta violencia primordial en contra del orden artificial del Leviatán. Al altar de la ley y el orden, el eco-extremismo ofrece la profanación y un sacrificio de sangre a la tierra salvaje. Al negarse a tener si quiera un mínimo contacto con la línea del humanismo y el progresismo se sitúa a sí mismo en oposición a todo lo que la civilización tecno-industrial (y esto también se refiere al Hombre en sí mismo) representa. Está opuesto en su propia esencia de toda la infraestructura putrefacta, desde la “red” hasta cualquier ciudadano híper-civilizado quien es tanto la manifestación de la civilización como la presa hidroeléctrica que ajusta la vida del río. Se niega a poner la vacía abstracción del “Hombre” en la cumbre del ser y ataca con salvajismo todo aquello que canibaliza la belleza del todo por el basural desolado de la modernidad. El eco-extremismo es el ataque del lobo de feroz, mirada en contra el ganado domesticado. Es la furia del oso grizzly contra aquel quien vagará de forma insolente dentro de sus dominios. Es la fuerza del búfalo y las ventanas rotas junto al metal doblado en contra de los híper-civilizados que han olvidado la fuerza y la furia de esta oscuridad primitiva y su lugar en la grandes redes del mundo, redes dentro de las cuales se mantienen impotentes a pesar del engrandecimiento de sus propias abstracciones.

El orden de la tierra ha sido forjado sobre eones a través de esta violencia divina. Esta es la manera. A partir de ello, surgió la belleza despiadada de aquel mundo transhumano, el cual el hombre y su sociedad tecno-industrial buscan profanar para sí misma. Cada estallido de una bomba, cada chorro de sangre derramada es un golpe a partir de aquel núcleo primitivo de salvajismo, que permanece en contra de las ilusiones y pretensiones del hombre moderno, su civilización, y todo lo que el representa.

-Sokaksin

(es-en) Audios de Abe Cabrera

Un par de audios por parte de Abe Cabrera en español y en inglés.


¿Porque amarte? Breves reflexiones nocturnas sobre el amor“. Originalmente escrito por Huehuecoyotl, leído por Abe Cabrera.

AUDIO

________________

What Does the World Dream?

Escrito originalmente por Ramon Elani, leído por Abe Cabrera.

AUDIO

(Chile) Bandada Inquisidora Vengativa reivindica incendio en transantiago

Una máquina más del transantiago ha sufrido el fuego de los fieros individualistas del sur del continente ayer por la noche. Ahora la Bandada Inquisidora Vengativa hizo lo suyo, saludamos cómplicemente el actuar de todos aquellos que se dejan de palabras y se arrojan al abismo del ataque salvaje contra la civilización y el progreso humano.

¡Ánimo individualistas!

¡Que se quemen todos y todo!


SOMOS LA VENGANZA, RECHAZAMOS Y ODIAMOS LA INMUNDA Y ESTUPIDA SOCIEDAD MANIPULADA COMO BORREGOS POR LAS MISMAS HORRENDAS MÁQUINAS QUE FABRICAN.

MÁQUINAS QUE CREAN UN MUNDO DOMINADO POR LO ARTIFICIAL Y QUE DESTRUYE LA ESENCIA NATURAL DE TODO LO CONOCIDO.

YA LLEGARÁ EL DIA EN QUE LO SALVAJE COBRARÁ VENGANZA DE LA PÚTRIDA DECADENCIA HUMANA QUE HA DESTRUIDO LA TIERRA, MIENTRAS TANTO HAY QUE VENGARLA Y PREPARAR EL CAMINO PARA SU GOLPE FINAL.

SOMOS MENTES INQUIETAS Y ACOGEMOS LAS PALABRAS DE ITS DE UNIRSE CON ACCIONES EN UNA GUERRA CONTRA TODO LO CIVILIZADO. ES POR ESTO QUE EL LUNES 24 DE ABRIL, APROVECHAMOS LA OSCURIDAD QUE CUBRE LA SUCIA CIUDAD PARA INSTALAR EN UN BUS UN SENCILLO, PERO EFICAZ ARTEFACTO COMPUESTO POR UNA BOTELLA RELLENA CON LIQUIDO INFLAMABLE Y UNA MECHA DE INCIENSO Y FOSFORO.

CON PASAJEROS Y CHOFER EN EL INTERIOR, ENCENDIMOS EL INCIENSO Y DEJAMOS NUESTRO OBSEQUIO EN LOS PRIMEROS ASIENTOS. LA MECHA NOS DIO TIEMPO SUFICIENTE PARA BAJAR Y MANTENERNOS A UNA DISTANCIA PRUDENTE PARA CONTEMPLAR CON NUESTROS PROPIOS OJOS EL BUS COMENZANDO A INCENDIARSE Y A LOS BASTARDOS HUYENDO DESPAVORIDOS… LAMENTABLEMENTE NINGUNO SALIÓ HERIDO. AUNQUE NO SE QUEMÓ POR COMPLETA, LOGRAMOS INUTILIZAR LA MÁQUINA Y NUNCA MÁS RECORRERA LA PUTRIDA CAPITAL. UNA MENOS. LES ADVERTIMOS QUE ESTO ES SOLO EL COMIENZO, EN CUALQUIER DÍA Y A CUALQUIER HORA ASESTAREMOS UN NUEVO GOLPE.

POR UNA DOLOROSA Y LARGA MUERTE PARA ESOS MISERABLES QUE SIGUEN IDEALES OBSOLETOS, QUE DICEN LUCHAR Y SE ENORGULLECEN DE ACCIONES QUE HASTA UN NIÑO DE PECHO PUEDE HACER. NO SEGUIMOS EL HIPOCRITA Y ASQUEROSO DISCURSO DEL ANARQUISTA, QUE DICE SER UN LOBO, PERO NO LE ALCANZA NI PARA KILTRO.

¡POR EL EXTERMINIO Y ANIQUILAMIENTO DE TODO SER HÍPERCIVILIZADO, TAL COMO LO HICIERON CON LA VIDA DE NUESTROS ANCESTROS!

¡POR EL FIN DEL ASQUEROSO SISTEMA Y DE TODOS LOS MALDITOS IMBECILES QUE LO SIGUEN!

¡VENGANZA POR LA DEVASTACION DE LA TIERRA!

¡QUE SE QUEMEN TODOS!

BIV

BANDADA INQUISIDORA VENGATIVA

__________________

Nota de la prensa y video:

http://www.biobiochile.cl/noticias/nacional/region-metropolitana/2017/04/24/bus-del-transantiago-presento-danos-parciales-tras-sufrir-incendio-en-providencia.shtml

Débiles palabras respecto al razonamiento humano

Hermoso texto escrito por Huazihul.


Camino absorto bajo un oscuro cielo estrellado. Para encontrar algo hermoso que durante mucho tiempo se mantuvo oculto en mi interior.

Mis pies abrazan la tierra y en ella me pierdo. Poco a poco, adentrándome en lo desconocido, llego a lo que para mí solía ser un bosque, aunque la imagen de lo que significa ser un bosque ya no exista para mí, porque decidí olvidarla. Avanzo mientras siento el crujido de las ramas al romperse a causa de mis pisadas y me pregunto ¿Que son las ramas?

Sé que me andan buscando, pero hace tiempo me he marchado. Ya solo queda el recuerdo de lo que alguna vez fui, pero el pasado está muerto. Olvido mis pensamientos y aparezco en un mágico claro dentro de ese precioso lugar, sonidos no humanos estallan a mí alrededor, una densa neblina recubre el espacio en el que existo, borrando mi imagen para siempre.

Casi se me desvanecen las palabras al redactar los párrafos anteriores. Pues, al tratarse de un tema tan inmensamente abrumador, como lo es el de la razón humana, las palabras quedan en evidencia como algo muy mezquino.

Se me ocurre pensar que la principal causa del porque nuestros detractores siguen intentando fallidamente comprender de que se trata el eco-extremismo y que es lo que estamos buscando, es a causa de que aún piensan en esto como algo esencialmente político.

Es entendible, puesto que el eco-extremismo desciende de ideologías efectivamente políticas, y que mantiene aún una estética de alguna forma similar a todo aquello. Es entendible también que a las que estudian este “fenómeno” les resulte tan extraño e incomprensible que personas con complejas visiones y reflexiones “racionales” del mundo que las rodea, estén ejecutando atentados y aniquilando vidas humanas. Aquí todo se confluye en un solo centro unificado, nacido desde la increíblemente poca fiable mente humana en toda su confusión.

Sabemos que el eco-extremismo surge del seno de una mentalidad efímera y débil, y en cierto punto su esencia atenta contra sí misma. El eco-extremista razona respecto la urgencia de rechazar la razón, habla acerca de lo nocivo que es el lenguaje, y atenta contra su propia especie y contra el imperio tecnológico y artificial que le dio la vida.

El mismo eco-extremismo del eco-extremista lo lleva a concebir al mismísimo eco-extremismo como una inmensa contradicción, como el choque final entre las esencias que observamos, las cuales confluyen en el límite de nuestro propio entendimiento. Caminamos sobre ese límite, jugamos con él, y trazamos nuestra historia mediante desbordantes saltos de pasión y locura. Ese misterioso limite, se presenta a nosotros como lo oculto o lo desconocido, todos aquellos procesos de la naturaleza que nos rodean y que no podemos comprender, o que en definitiva no nos interesa concebirlos de la forma en la que nos los enseñaron.

Hablando por mí en lo particular, hace rato dejé de tomar como válida la opinión de la ciencia sobre cualquier asunto. Por ejemplo, nunca he visto lo que pasa más allá de las estrellas y por ende he decidido dejar de hablar al respecto. Hablar de otros planetas, otras galaxias, de agujeros negros o anti-materia son absurdos para mí, no es lo que veo cuando alzo mi vista al cielo y por ende no lo tomo como válido. Así con todos los fenómenos que acontecen en mi vida cotidiana y los cuales rechazo interpretar a través de la lógica cientificista inculcada. Entonces, lo que veo cuando elevo mi mirada al cielo, lo decodifico de forma ineludible como lo desconocido.

Así como de la misma forma, mis oídos se volvieron sordos a las explicaciones científicas de los humanos modernos, respecto a las bellas catástrofes que constantemente eclipsan sus rutinarias existencias. Cuando un tsunami golpea indiscriminadamente algún poblado, yo veo a lo salvaje dejando caer algo de su venganza contra lo ajeno. Veo un ser (la ola), una manifestación fugaz y feroz de la naturaleza salvaje, surgiendo sorpresivamente, golpeando con una fuerza inmensa y dando todo de sí, quedando luego vacía para desaparecer en las inmensidades nuevamente.

No es difícil de comprender entonces la empatía que existe entre los eco-extremistas y las mencionadas catástrofes naturales. Al ejecutar cada uno de nuestros actos, depositamos nuestras vidas y las entregamos de forma momentánea a una fuerza superior que nos rige. Antes de cada atentado partimos con la certeza de que es posible no regresar, pero asumiendo con calma y serenidad que “la suerte está echada”, que lo que tenga que pasar, pasará, y que “si la muerte llega, seguiremos destruyendo el infierno”.

Son pocos pero preciosos, los momentos en los que logro desligarme del plano terrenal para poner mi propia existencia en perspectiva, en esos momentos me doy cuenta de lo insignificante que resulta para el todo una simple expresión defectuosa de “vida”. Una experiencia cuyo final no debería ser temido, sino abrazado con plenitud. Esos son los momentos en lo que a mi ser realmente se le otorga la posibilidad de expresarse en su totalidad, a desenvolverse en el atentado sin pensar en las consecuencias, a convertirse en animal salvaje sin dubitación.

Tenía pensado explayarme bastante más en este escrito, abordando el complejísimo asunto de la razón humana, pero eso se lo dejaré a alguien más, me resulta más práctico y adecuado en este momento reducirlo a las siguiente líneas: Rechazar el razonamiento civilizado es una alternativa hoy, para el eco-extremista en su proceso de re-salvajización, sin dejar de lado el ataque frontal con el enemigo. Renegar de todas las falsas verdades esbozadas por la opinión de científicos y tecnólogos, desarrollando nuestras propias visiones, aprendidas en el contacto directo con la naturaleza salvaje en soledad o con afines, aprendiendo a concebir el universo desde nuestro ser animal, abandonando las perspectivas propias del humano moderno híper-civilizado. Entendiéndonos como una fuerza más dentro de la inmensidad de un compendio de fuerzas obrando de forma misteriosa e incomprensible. Siendo animales humanos en el hoy, librando nuestra propia guerra suicida en contra de lo ajeno que nos intenta domesticar, renegando de la obligación a estar matizados en esquemas que nos obligan a preguntar ¿porque? Intentando así aniquilar la inmensidad de fenómenos desconocidos, al limitarlos y enjaularlos dentro de los deformados y defectuosos conceptos humanos cognicibles.

Y ahora me voy para preparar el siguiente atentado, para estar listo cuando llegue el próximo instante en el cual deje de ser un humano civilizado, aunque sea por un momento, para sentir como las fuerzas de lo desconocido obran a través de mí, y guían mis manos vibrantes en el momento de la colocación del explosivo, o del inicio del incendio. Cómo iluminan mi sendero el cual me lleva hasta mi objetivo, y luego cubren mi pasos de huida bajo el manto de lo oculto, como ya ha pasado veces anteriores.

Me voy al siguiente momento que experimentare lejos de sus asquerosas ciudades, lejos del brillo de esta máquina que daña mis ojos al momento de redactar estas palabras, regresando a lo que alguna vez fui, dándole vida a un misterio que existe alojado dentro de algún recóndito rincón de mi ser, con el cual me topé por primera vez de forma accidental, al hallarme a mí mismo caminando absorto bajo un oscuro cielo estrellado.

– Huazihul