(Darknet) Contactos ME

Tras un nuevo ataque de spams, estos son nuestros nuevos e-mail de contacto para Maldición Eco-extremista:

maldicionee(a)secmail.pro

maldicionee(a)torbox3uiot6wchz.onion

¡Arriba los misántropos, pirómanos y terroristas!

(Fracia) Entrevista a Xale, lider de ITS en México

Video completo de la entrevista que tuvo Xale con el medio TV5MONDE en marzo de 2019.
Enviado al mail.

Secret Forest Society Plans to Kill Bolsonaro


Desde Deep Green Resistance.

Jair Bolsonaro, Brazil’s openly fascist President, is loathed by groups who care about preventing climate collapse and protecting the Earth’s last healthy ecosystems. According to the Guardian, Bolsonaro’s policies are now resulting in 3 football fields per minute of rainforest destruction, and scientists fear that the Amazon is reaching a critical tipping point, beyond which it will be impossible to save. If that “point of no return” is breached it will result in massive forest fires, which will release an immense amount of sequested CO2 into the atmosphere, accelerating climate collapse and annihilating one of the Earth’s sources of oxygen. Violence is also increasing and loggers have begun killing indigenous leaders and resistors from the over 400 tribes who call the forest home. Bolsonaro has overseen major funding cuts and firings at the Brazilian indigenous affair agency, which has gutted the few remaining governmental protections for these people.

Presumably this is why the Secret Forest Society (Sociedade Secreta Silvestre) have now targeted Bolsonaro for assassination. Two weeks ago, Veja Magazine interviewed one of the leaders of the Secret Forest Society (SSS), a branch of an international organization called the Individuals Tending Toward the Wild (ITS). The leader, identified as Anhangá, claimed that Bolsonaro was supposed to be executed on the day of his inauguration, but they were temporarily foiled by an unexpected security presence. Since then Bolsonaro has cancelled several key events, including an open car parade. Anhangá stated “We could easily blend in and carry out this attack, but the risk was enormous (…), so it would be suicidal. We didn’t want that.”

It is unclear how or when the Secret Forest Society plans to assassinate Jair Bolsonaro, but their affiliates in the ITS have been linked to letter bombs, University explosions, and the successful assassination of a biotechnology researcher. Their organization claims to stand up against people and systems that lead to environmental destruction, and they advocate for using extreme measures against nature’s enemies.

[pt] (Chile) Comunicado 86 de ITS: Desmentindo a prisão de um dos nossos

Seguimos aqui, observando e rindo desde as sombras, enquanto os policiais festejam com o suposto membro detido de ITS. Saibam que estão como sempre EQUIVOCADOS e, por incompetência, novamente ficam no ridículo como em todos estes anos.

Os mortos nos protegem e é por isso os exaltamos antes do atentado, as deidades malditas do Sul nos cobrem com o seu manto e saímos ilesos de novo e de novo.

Já estamos acostumados às invenções dos canas e deste lado das cordilheiras isso não é novidade. Por acaso se lembram da piada que foi o Caso Bombas? Ou as constantes montagens fracassadas contra o povo mapuche onde resultaram policiais processados? Claro, e a maior PIADA que tem sido todas as indagações e investigações desde que dilaceramos a pele do fedido mineiro em 2017.

A mentira tem pernas curtas, e deverão engolir todas as suas palavras quando voltarmos a desencadear o Caos cedo ou tarde nestas terras do sul.

Não sabemos quem é Camilo, a verdade é que ele não forma parte da Máfia ITS, portanto, nada teve a ver com os atentados a Laderretche, Louis de Grangue e os outros que o acusam. Esses são apenas NOSSOS, e aqueles que hoje se alegram com a captura de um perigoso terrorista deverão acabar aceitado que provavelmente não prenderam mais que um vândalo, porque os supostos “materiais para a fabricação de artefatos explosivos” qualquer um pode ter em casa: parafusos, fita isolante, fósforos, carvão, etc. Mas de tudo o que estão dizendo, o mais engraçado é o do “lobo solitário”, que nem mesmo o senhor Chadwick acredita, nem o promotor, ou qualquer pessoa com um pouco de senso comum. Uma só pessoa esteve fabricando e enviando explosivos, ferindo pessoas de influência e tudo isso sem ajuda de ninguém? HAHAHA gostaríamos de ter um cúmplice assim dentro da Horda.

O chamado do selvagem nos convocou para a defesa feroz da natureza selvagem, e seguiremos até o fim por este caminho, pelo caminho do terror e dos explosivos, das feridas e assassinatos. E se algum dia realmente nos prenderem ou matarem, desde os infernos seguiremos com nossa guerra, como Kevin, como Mark, como Mauricio e como todos os antigos que enfrentaram o avanço da civilização.

Morte à civilização e ao progresso humano!

Morte a suas mentiras e truques!

Até que matem o último eco-extremista, continuaremos em guerra!

Individualistas Tendendo ao Selvagem – Chile

-Horda Mística do Bosque

(es/en) Manifiesto Salvaje del Bosque

Enviado al mail.


Cada día, cada segundo, la máquina no para. El progreso y el desarrollo humano avanzan, con el ritmo frenético de una locomotora sin frenos. Su camino va dejando una huella enorme de sangre, putrición, basura y muerte.
Dentro de sus engranes, peor que ratones de laboratorios, viven masas de seres encerrados, apenas orgánicos, empujan y hacen andar su motor. Son su gasolina, alimentan su andar.

Este aparato se dirige con una rápidez increíble hacia el holocausto. Chocará inevitablemente contra el muro de su propia arrogancia. El peso de su propio poder será lo que le hará explotar. La causa de su grandeza es al mismo tiempo la de su colapso.

Aún mientras la locomotora aumenta de manera imbécil su velocidad, mientras se vuelve más evidente la catastrofe que se acerca, más se aferran sus habtitantes a él. Buscan quien les mienta y los tranquílice. LLoran, estúpidos y débiles se abrazan a sus juguetes y aparatos. ¿Renunciar a lo ganado? ¿cómo abandonar el coche, el celular, la droga, la nueva serie? Sólo queda seguir hacia adelante, aumentar la velocidad.

Son estos mismos seres “racionales” y “humanos”, los mejores defensores del sistema en su totalidad. Defensores del progreso, de la masacre planetaria. Ni siquiera sus mejores guardias armados, policías o militares, son tan efectivos. Son la familia, los “compañeros” y “amigos”, escuderos de la moral y las buenas costumbres quienes tratarán de detenerte de actuar, y serán quiénes te entregarán si lo haces.

Serán quienes se horrorizarán y escandalizarán ante la explosión de una bomba “indiscriminada” que mate a otros espectadores inútiles, o cuando escuchen que han enviado un explosivo que ha herido a un amastreador de porros a una obesa cenadora. Al mismo tiempo ignorarán (si es que se llegan a enterar) la extinción de una nueva especie, del exterminio masivo que ocurre en la Amazonia o en la Lacandona.

En un mundo en el que los últimos reductos de naturaleza salvaje son domesticados, talados, asesinados al gusto de la humanidad, en el que chorrean y nos ahogan mares de sangre animal y humana por doquier, donde el individuo ha sido castrado hasta convertirlo en un pinche consumidor, donde dentro de la máquina, civilizados se destrozan y canibalizan sin parar como ratas encerradas, donde el aire se ha vuelto irrespirable, donde los ríos apestan a mercurio, donde la tierra ha sido envenenada y salada, el planeta entero convertido en un desierto de acero y concreto, nos piden esperar. Tener esperanzas y buenas intenciones. Que si dejamos de usar popotes y bolsas de plástico todo se solucionará. Que se vayan a la mierda. Y de paso métanse todo su puto plástico y sus buenas intenciones por el culo.

Ante su esperanza y pasividad nosotros practicamos la magia del delito y de la acción. Acción violenta, nihilista y extremista. Golpeando su máquina, sí, pero también a quienes la ocupan, habitan, soportan, dirigen y mantienen.

Sabemos que estas acciones no detendrán el curso de las cosas. Que con bombazos, balazos y veneno no salvaremos el mundo. Tampoco aspiramos a hacerlo. Lo único que queremos es ver brotar la sangre del civilizado, causar terror en su corazón , que los responsables de la tragedia no puedan dormirtranquilos en sus camas de seda sabiendo que probarán parte del infierno que han desatado.

Con nuestros actos no buscamos convencer a nadie más que a nosotros mismos. Tampoco queremos su aprobación o apoyo. Sólo lo hacemos para cumplir con una satisfacción egoísta e individual de pasar de espectadores a guerreros. ¿Qué puede ser más emocionante que burlar sus sistemas de seguridad y hacerles reventar un explosivo en sus fortalezas mejor cuidadas? ¿Qué puede ser mejor que cargar y dejar una bomba en un lugar público lleno de gente, cámaras y guardias y salir impune?
Quizá sólo el escuchar que el golpe ha funcionado, que has vuelto a causar muertos y heridos…

Estamos ante el escenario más desolador posible. El abismo está de frente y envolviendonos. Pero este no nos asusta. Sin pensar en ideas morales y humanistas nos hundimos en él. Emergemos guerreros, despiadados, desalmados y preparados. No pedimos nada y hacemos la guerra de manera TOTAL. Sin treguas y sin peros. Ante nuestro combate nos oponen el encierro o la muerte. Sordos estúpidos. No entienden que nosotros somos y venimos de la muerte, germinamos en ella. Con ella bailamos y ansiamos volver a su seno. Les tocaremos sus sombrías tonadas a las puertas de sus casas y mansiones, y quieran o no, beberemos juntos de sus licores.

-*.


Wild Manifesto of the Forest

Every day, every second, the machine doesn’t stop. Human progress and development move forward, with the frenetic rythm of a train without brakes. In its path, is leaving a huge trace of blood, roteness, waste and death.
Within its gears, worse than laboratory mice, masses of locked-up beings live, barely organic, they push and make the machine work. They are its fuel, they feed the machine.

This machine is heading towards the holocaust at incredible speed. It will crash inevitably against the wall of its own arrogance. The weight of its own power is what will make it explode. The cause of its greatness will be at the same time the cause of its collapse.

Yet even the machine stupidly increases its speed, while the coming catastrophe is more and more evident, more their inhabitants cling to it. They search for someone who lie and calm them. They cry, stupid and weak embrace their toys and devices. give up what was earned? How to give up the car, the cellphone, the drugs, the new serie? The only thing left is to keep going forward, increase the speed.

Are those “rational” and “humane” beings, the best defenders of the system on its totality. Defenders of the progress, of the planet-wide massacre. Not even their best armed guards, cops or military, are so effective. They are the family, the “partners” and “friends”, shield bearers of the moral and the good manners who will try to stop you from taking action, and will be the ones who will give you to the authorities if you do anything.

They are the ones who will be horrified and scandalized before the blast of an “indiscriminate” bomb that kills other useless spectators, or when they heard about a parcel bomb that wounded some university staff or a obese senator. At the same time they will ignore (if they even find out) about the extinction of another specie, about the massive extermination happening in Amazon or Lacandone.

In a world in wich the last redoubts of wild nature are being domesticated, felled, murdered to please humankind, in wich seas of animal and human blood drips and drown us everywhere, in wich the individual has been castrated until he has become a stupid consumer, in wich within the machine, the civilized ones destroy and cannibalize each other all the time like cornered rats, in wich the air has become unbreathable, in wich the rivers smells mercury, in wich the land has been poisoned and salted, the whole planet has become into a desert of steel and concrete, they told us to wait. To have hopes and good intentions. That if we stop using plastic straws and bags everything will be solved. Fuck you all. And shove all your fucking plastic and good intentions up your asses.

In contrast to their hope and passivity we practice the magic of crime and action. Violent, nihilist and extremist action. Hitting their machine, yes, but also those who occupy it, inhabit it, endure it, rule it and keep it working.

We know that this actions will not stop the course of the things. That with bombs, bullets and poison we will not save the world. But we do not have any aspirations to do so anyway. The only thing we want to see is the blood of the civilized ones sprouting out, cause terror in their hearts, that the ones responsibile for this tragedy will not sleep quietly on their silk beds knowing that they will taste a part of the hell that they unleashed.

With our actions we are not looking to convince anyone except ourselves. We also don’t ask for the approval or support of anyone. We do it just to fulfil our egoist and individual satisfaction passing from spectators to warriors. What can be more exciting than mock all their security systems and blast a bomb in their best secured fortresses? What can be better than carry and plant a bomb in a public space full of people, cameras and guards and get away with it?
Maybe only to listen that the hit worked out, and you caused death and wounded again…

We are facing the bleakest scenario possible. The abyss is in front and embracing us. But we are not afraid of it. Without thinkin in moral and humanist ideals we drown on it. We emerge as warrios, merciless, ruthless and ready. We ask nothing and we wage a TOTAL war. Without truce or excuses. In front of us stands prison and death. stupid deaf. You don’t understand that we are and come from the death, we germinate on her. With her we dance and we are looking forward to come back to her bosom. We will play her grim melodies at the doors of your houses and mansions, and even if you want or not, we will drink together her liquor.

-*.

(es/en/pt) Arde el amazonas, arde la conciencia de los híper-civilizados

Recibido al mail


Arde el amazonas, ya es noticia mundial. El fuego avanza y lo calcina todo, y los híper-civilizados temen… Las alarmas están encendidas y en las redes sociales todos ponen el grito en el cielo; ¡¿Por qué nadie hace nada?! ¡Nuestro planeta se está muriendo!

Pareciera que la conciencia mundial acerca del estado catastrófico en el que hemos sumergido al mundo está despertando, ¡EN 2019!, sentimos informarles que ya es demasiado tarde para eso, y “nuestro planeta” esta bien pinche condenado, o mejor dicho, “nuestro mundo” porque el planeta seguirá adelante sin nosotros.

Pero los felicitamos, han logrado que el Amazonas sea trending topic en twitter, de seguro que los animales muertos estarán agradecidos, y no hay duda de que a partir de mañana empezaremos a ver como los árboles se regeneran a base de likes y compartidas. Que puto chiste…

Hay algo que no esta en duda, la furia es una respuesta adecuada frente a la devastación, pero no de la que se indigna, sino de la furia que quema, que detona y que castiga.

Todos los dedos apuntan a Bolsonaro como el mayor culpable, y si bien es la salida fácil, no se puede negar que el cabrón esta particularmente ligado a la destrucción ambiental acelerada, sin embargo ¿Cuantos van allá de las palabras? Que nosotros sepamos, solo un grupo ha estado planeando la ejecución del bastardo. ¿Se preguntan cual?

Nosotros hace rato que vimos la crudeza de este mundo, y si algunos necesitan que se queme el pinche Amazonas entero para darse cuenta, que así sea, siempre y cuando la respuesta sea proporcional. El tiempo de las lamentaciones ha terminado, como ya decían los guerreros del ALF, ¿Si no eres tú, entonces quien? ¿Si no es ahora, cuando?

¡Ataca, quema y asesina!

¡Que la rabia se traduzca en odio misantrópico!

¡Muerte a la humanidad moderna!


Amazon burns, the conciusness of the hyper-civilized burns

Amazon burns, it’s alreadu worldwide news. The fire advances and burns everything and the hyper-civilized are afraid…The alarms are turned on and in the social media everyone is freaking out: Why nobody is doing anything?! Our planet is dying!

It seems like the global consciusness about the catastrophic state of in wich we left the planet is awakening, IN 2019! we are sorry to inform you that is too late for that, and “our planet” is pretty much fucked up, or rather “our world”, because the planet will continue forward without us

Congratulations, you made it, Amazon is now trending topic in twitter, for sure the dead animals will appreciate that, and there is no doubt that from tomorrow we will see how the trees self-regenerate themselves because of the “like and share”. What a fucking joke…

There is something that is not in doubt, Fury is an adequate response to devastation, but not the one that of the indignated ones, but the fury that burns, detonates and punishes.

Every finger points towards Bolsonaro as the one to blame, and even if this is an easy analisys, it can’t be denied that the bastard is closely linked to the accelerated enviromental destruction, however, How many go beyond words? As far as we know, only one group have been planning the assassination of the bastard. Do you wonder wich group?

We realize long time ago about the crudity of this world, and if some need that the whole fucking Amazon burns down to realize it, so be it, as long as the answer is proportional. The time for regrets is over, as the ALF warriors said, if not you, who? If not now, when?

Attack, burns and kill!

May the rage become misanthropic hate!

Death to modern humanity!


A Amazônia Queima, e Queima Também a Consciência dos Híper-civilizados

A Amazônia arde, já é notícia mundial. O fogo avança e queima tudo, e os híper-civilizados temem… Os alarmes estão ligados e nas redes sociais todos gritam aos céus: por que ninguém faz nada? Nosso planeta está morrendo!

Parece que a consciência mundial sobre o estado catastrófico em que submergimos o mundo está despertando, EM 2019! Lamentamos informar que já é tarde demais para isso, e “nosso planeta” está desgraçadamente condenado, ou melhor, “nosso mundo”, porque o planeta seguirá adiante sem nós.

Mas nós os parabenizamos, já que conseguiram fazer com que a Amazônia se tornasse trending topic no Twitter, certamente os animais mortos estarão agradecidos, e não há dúvidas de que a partir de amanhã começaremos a ver como as árvores se regeneram com base em likes e compartilhamentos. Que piada de merda…

Há algo que não resta dúvidas, a fúria é uma resposta adequada à devastação, mas não a que se indigna, sim a fúria que queima, que detona e que castiga.

Todos os dedos apontam a Bolsonaro como o maior culpado, e embora seja o caminho mais fácil, não se pode negar que o bastardo está particularmente ligado à acelerada destruição ambiental, no entanto, quantos vão além das palavras? Até onde sabemos, apenas um grupo esteve planejando a execução do bastardo. Se perguntam qual é?

Já faz muito tempo que nós vimos a crueza deste mundo, e se alguém precisa que toda a Amazônia seja queimada para se dar conta disso, que assim seja, desde que a resposta seja proporcional. O tempo das lamentações acabou, como os guerreiros da ALF já disseram: se não é você, então quem será? Se não for agora, será quando?

Ataca, queima, assassina!

Que a raiva se traduza em ódio misantrópico!

Morte à humanidade moderna!

Theodore Kaczynski: Revolución anti-tecnología: por qué y cómo, Una evaluación crítica

Tomado de Revista Ajajema N° 7


Por: -S.

“La principal diferencia entre lo que Kaczynski y sus acólitos proponen y nuestra propia posición es bastante simple: nosotros no esperamos una “Gran Crisis Mundial” para comenzar a atacar las estructuras físicas y morales del Sistema tecno-industrial. Atacamos ahora porque el futuro es incierto.”
-Reacción salvaje, Políticamente incorrectos: Una entrevista con Reacción Salvaje

Introducción
En septiembre de 2016 Ted Kaczynski lanzó su más ambicioso ensayo con respecto a la comúnmente aludida “revolución contra el sistema tecnológico”, en el documento Revolución Anti-Tec: Porqué y Cómo
(AR). Un texto de más de 200 páginas dedicado exclusivamente a temas en torno a la acción revolucionaria contra el sistema tecnológico. Los lectores familiarizados con el trabajo de Kaczynski sabrán que esta noción de revolución contra el sistema tecnológico ha sido durante mucho tiempo un elemento importante en el pensamiento de Kaczynski. Esta idea aparece por primera vez en un llamado a la destrucción completa de la civilización industrial en el primer comunicado del Freedom Club para el San Francisco Examiner en 1985 y continuará apareciendo en todo el trabajo de Kaczynski. Por ejemplo, las famosas líneas aquí de La Sociedad Industrial y su Futuro (ISAIF) en 1995:
“Por eso abogamos por una revolución contra el sistema industrial. Esta revolución puede o no hacer uso de la violencia; Puede ser repentina o puede ser un proceso relativamente gradual que abarque algunas décadas.”
Sin embargo, a pesar de ser un elemento tan importante de su pensamiento, un análisis más exhaustivo de los problemas que rodean a tal revolución ha estado ausente en gran parte de su obra fuera de los ensayos cortos en ISAIF y textos dispersos como “La revolución que viene” o “Golpear Donde Duele ”, por nombrar algunos de los más pertinentes. Parece que este libro es el intento de Kaczynski de expandir un elemento central, aunque un poco subdesarrollado de su pensamiento. A modo de breve resumen, el libro se divide en dos partes correspondientes a los dos puntos de interés indicados en el subtítulo, tanto por qué Kaczynski ve una revolución contra el sistema tecno-industrial como la única respuesta plausible a los “peligros principales que nos acechan”, así como sugerencias “de gran importancia estratégica” sobre cómo se podría preparar y emprender tal revolución.
Vale la pena señalar que, a pesar de ser un tratamiento ampliado de los problemas relacionados con la acción revolucionaria contra el sistema tecnológico, gran parte del contenido de AR no se puede considerar particularmente impactante para cualquiera que esté familiarizado con el trabajo más amplio de Kaczynski; No hay mucho aquí que sea tan nuevo desde un punto de vista teórico. Muchos de los elementos centrales presentados en este texto podrían ser reunidos a partir de ensayos y letras dispersas en la Esclavitud Tecnológica por un lector cuidadoso con un poco de síntesis de los comentarios hechos a través de las piezas incluidas. A un nivel fundamental, la base teórica de Kaczynski sigue siendo lo que siempre ha sido, mientras que la mayor parte del texto está dedicado a ofrecer un apoyo ampliado para esa base a través de un mayor recurso al registro histórico y argumentos más rigurosamente delineados. La excepción a esto es la incursión de Kaczynski en una teoría del colapso en el segundo capítulo.
Antes de realizar un examen más detallado del texto, pondré mis propias cartas ideológicas sobre la mesa, por así decirlo. Cabe señalar que gran parte de lo que discuto con AR se relaciona principalmente con mi afinidad por los eco-extremistas. Desde las diversas críticas a Kaczynski que han sido presentadas por ITS y Reacción Salvaje, a destacar el momento actual como lo más controversial (y el escepticismo relacionado con respecto a los futuros hipotéticos) y otros puntos. Valoro mucho a los eco-extremistas por sus contribuciones al pensamiento anti-civilización. Señalar también que gran parte de los trabajos sobre estas críticas están disponibles con más detalle en otros lugares, por lo que no dedicaré demasiado espacio a los matices de todos los puntos planteados por los eco-extremistas, excepto cuando sean especialmente pertinentes al contenido de AR. Habiendo dicho todo esto, el producto final de Kaczynski sigue siendo un tratamiento sistemático e imparcial de un problema que ha llegado a constituir un elemento central de su pensamiento. Por lo tanto, AR tiene un papel importante en los postulados de Kaczynski, así como para cualquier persona interesada en los matices de los pensamientos de Kaczynski sobre la acción revolucionaria contra el sistema tecnológico, a pesar de lo que podría ser mi propia desconfianza por el tipo de pensamiento revolucionario que caracteriza a la obra.

I. El desarrollo de una sociedad nunca podrá estar sujeto a un control humano racional
Kaczynski abre el primer capítulo del texto con una exploración de la tesis de que las sociedades complejas nunca podrán ser controladas racionalmente. Esto es una duplicación y expansión de la crítica de las soluciones reformistas a los problemas del sistema tecnológico que se presentó por primera vez en ISAIF en las secciones tituladas “Algunos principios de la historia” y “La sociedad industrial-tecnológica no puede ser reformada” (párrafos 99-113). El enfoque principal de estas dos secciones en ISAIF es ilustrar que “la gente no elige consciente y racionalmente la forma de su sociedad. Las sociedades se desarrollan a través de procesos de evolución social que no están bajo el control humano racional (“Esclavitud tecnológica ” p.68). La tesis principal del primer capítulo de AR es esencialmente la misma que la ofrecida en las secciones mencionadas de ISAIF.
La diferencia entre los dos textos es en gran parte los argumentos de apoyo que Kaczynski proporciona para la tesis. Mientras que la tesis en ISAIF se basa en una deducción lógica de una serie de premisas anteriores, en AR se presupone en gran medida, y la mayor parte del ensayo está dedicado a ejemplos históricos donde se muestra que se sostienen en los acontecimientos del mundo real. Kaczynski tira de una vasta faena de registros históricos para ilustrar la tendencia (en este punto, algo así como un tópico común entre cualquiera que se encuentre a sí mismo proveniente de casi cualquier posición anti-civilización) de que los planes para el control racional de las sociedades a gran escala rara vez resultan como se esperaba. “En efecto, el fracaso es la norma” (AR, p. 7). Además de esto, Kaczynski también ofrece una serie de hipótesis cada vez más inverosímiles contra los que buscan probar la fuerza de la tesis. Incluso continúa con esto en el primer apéndice, “En Apoyo al Capítulo Uno”, que consiste en más de los mismos experimentos de pensamiento hipotético (de nuevo, cada uno más absurdo que el anterior, en caso de que no estuvieran convencidos). Como era de esperar, Kaczynski se ocupa de cada contrapunto, lo que demuestra que, incluso concediendo una plétora de escenarios cada vez más inverosímiles, el control racional de las sociedades complejas permanece fuera del alcance del control humano e incluso no humano (por ejemplo, la aplicación incompleta de algo como el teorema de Godel para mostrar la imposibilidad de cualquier sistema de totalización, para la crítica del control no humano de la trayectoria de una sociedad). La imagen que nos queda de nuestra compleja sociedad tecnológica es análoga a una nave sin nadie al mando. Excepto que es peor que eso; esta es una nave que es tan masiva y complicada que ninguna persona, o colectivo de personas a bordo, sabe lo suficiente acerca de ella como para poder dirigirla conscientemente, ni lo podrían hacer de una manera realista. Es una imagen de un gigante histórico sin precedentes frente a nosotros que nos ha encontrado totalmente indefensos.
De nuevo, nada de esto es algo que Kaczynski no haya dicho de una forma u otra a lo largo de su trabajo. A pesar de eso, este texto más reciente, que pretende ampliar la imposibilidad del control racional y resaltar la verdad del concepto a través de una gran cantidad de ejemplos históricos, es admirable. En muchos sentidos, no hay demasiado que decir sobre este capítulo, ya que no tengo ningún desacuerdo importante con la tesis y estoy en gran medida de acuerdo con las conclusiones. Al final del día, sería difícil encontrar demasiado para quejarse, en relación con el análisis aquí expuesto.

II. Por qué el sistema tecnológico se destruirá a sí mismo
Como se señaló en la introducción, este capítulo contiene algunas de las únicas nuevas exploraciones teóricas del presente trabajo. El capítulo está dedicado a exponer la necesidad de la auto-aniquilación del sistema tecnológico. A modo de contexto teórico: con respecto a la perspectiva de colapso del sistema tecnológico, en el tratamiento de Kaczynski para con los telos de la sociedad tecnológica en el pasado ha admitido que sus trayectorias no están bajo el control de los seres humanos (ver comentario en el capítulo I), pero ha dudado en hacer afirmaciones firmes sobre la necesidad del colapso. En este capítulo, sin embargo, pasa mucho tiempo intentando dar una base teórica rigurosamente delineada para tendencias y procesos estructurales en el corazón de las sociedades complejas, y especialmente las sociedades tecnológicamente avanzadas, que necesariamente las llevan al colapso.
La mayor parte de las exploraciones teóricas tienen lugar en la sección II del capítulo. Es allí donde expone en términos generales y abstractos la estructura formal de la teoría. Para desarrollar esta teoría, se enfoca principalmente en lo que él ha denominado “sistemas de auto-propagación”. Este concepto es parte integral de sus exploraciones aquí y describe estos sistemas como cualquier “sistema que tiende a promover su propia supervivencia y propagación” (AR, pág. 42). Kaczynski ofrece ejemplos de sistemas de auto-propagación que van desde organismos biológicos individuales hasta grupos de organismos biológicos, que naturalmente incluirían grupos de seres humanos. Las sociedades humanas complejas, como la sociedad tecnológica moderna, son entonces un subconjunto de esta categoría de sistemas de auto-propagación. Siguiendo esta definición aproximada, Kaczynski dedica el resto de la sección II a describir un conjunto de siete proposiciones con respecto a las características estructurales de los sistemas de auto-propagación y, por extensión, las sociedades complejas, que componen el contenido formal de su teoría del colapso. Kaczynski también recurrirá a estas proposiciones en la sección III y IV para ilustrar cómo los eventos que vemos en la sociedad moderna, así como lo que él ve como el resultado necesario, siguen la dinámica estructural que se describe en su teoría. Esencialmente, estas siete proposiciones constituyen el núcleo de la teoría en abstracto y repito
aquí para el lector:
1. En cualquier entorno que sea lo suficientemente rico, surgirán sistemas de auto-propagación, y la selección natural conducirá a la evolución de los sistemas de auto-propagación con medios cada vez más complejos, sutiles y sofisticados para sobrevivir y propagarse.
2. En el corto plazo, la selección natural favorece los sistemas de auto-propagación que persiguen su propia ventaja a corto plazo con poca o ninguna consideración por las consecuencias a largo plazo.
3. Los subsistemas de auto-propagación de un súper sistema dado tienden a depender del súpersistema y de las condiciones específicas que prevalecen dentro del súpersistema.
4. Los problemas de transporte y comunicación imponen un límite al tamaño de la región geográfica sobre la cual un sistema de auto-propagación puede extender sus operaciones.
5. El límite más importante y el único consistente en el tamaño de las regiones geográficas sobre las cuales los grupos humanos auto-propagados extienden sus operaciones es el límite impuesto por los medios disponibles de transporte y comunicación. En otras palabras, si bien no todos los grupos humanos que se propagan a sí mismos tienden a extender sus operaciones a una región de tamaño máximo, la selección natural tiende a producir algunos grupos humanos que se propagan a sí mismos que operan en regiones que se acercan al tamaño máximo permitido por los medios de transporte y comunicación disponibles.
6. En los tiempos modernos, la selección natural tiende a producir algunos grupos humanos auto- propagados cuyas operaciones abarcan todo el globo. Además, incluso si los seres humanos son reemplazados algún día por máquinas u otras entidades, la selección natural todavía tenderá a producir algunos sistemas de auto-propagación cuyas operaciones también abarcaran todo el mundo.
7. Mientras que los problemas actuales del transporte y comunicación no constituyen limitaciones efectivas en el tamaño de las regiones geográficas sobre las que operan los sistemas de auto- propagación, la selección natural tiende a crear un mundo en el que el poder se concentra principalmente en la posesión de un número relativamente pequeño de sistemas de auto- propagación global.
Kaczynski intenta establecer argumentos a favor de la verdad de cada proposición ofrecida en la sección II, o como dice, para demostrar que tenemos pruebas suficientes para creer que son al menos razonablemente exactas. Como afirmaciones abstractas sobre alguna tendencia de los sistemas de auto-ayuda, y más tarde sobre sociedades complejas (al menos a la luz de una serie de suposiciones), no muchas de las proposiciones parecen demasiado problemáticas. No parece que valga la pena gastar ni el tiempo ni la cordura dedicarse a un enfoque excesivamente miope en las minucias de cada proposición. A los fines de este ensayo es suficiente permitir que las proposiciones se mantengan a pesar de lo que pueden ser algunas deficiencias en sus respectivas formulaciones. También hace todo lo posible para demostrar que cada proposición subsiguiente se puede inferir lógicamente de la anterior, como es característico de la forma en que generalmente trabaja. Puede que haya abandonado su trabajo en matemáticas avanzadas hace mucho tiempo, pero su pensamiento todavía está muy guiado por la rigidez formal de un matemático. En lo que a esto respecta, la formulación en la sección II no es inmune a las punzadas, como los lectores reflexivos pueden haber notado al examinar las siete proposiciones enumeradas anteriormente. A pesar de sus mejores esfuerzos, las conexiones que intenta hacer a menudo parecen tensas y la sección parece saltar de un punto a otro, y los vínculos parecen más intentos ad hoc para dar a la teoría cierto sentido de seguridad lógica. La presentación carece de la sistemática habitual con la que Kaczynski a menudo presenta su trabajo.
Me parece que los problemas de esta sección son parte de un problema mayor con el capítulo en general. Ese problema no implica esta o aquella proposición o incluso conexiones cuestionables entre ellas; Aunque como se señala pueden ser criticados. Más bien, en mi opinión, el problema radica en las sobre-extensiones que Kaczynski hace con respecto a las conclusiones que busca derivar de este capítulo. Las sospechadas conexiones entre las proposiciones y la falta general de fluidez con que se presenta la teoría parecen salir de un capítulo que busca postular más allá de lo que se puede garantizar. Kaczynski es sincero sobre el hecho de que, en este capítulo, y específicamente con el trabajo en la sección II, esta argumentando “que existe un proceso” por el cual las sociedades tecnológicamente avanzadas se autodestruyen inevitablemente y que él va a esbozar una teoría de cómo funciona este proceso. Desafortunadamente, simplemente no creo que el capítulo cumpla con esa promesa ni que sea un caso sólido para demostrar la inminente condena de la sociedad tecnológica, por mucho que Kaczynski quiera protestar lo contrario.
Observé en las secciones introductorias de este ensayo que muchos de mis desacuerdos con el texto provienen de mis acuerdos con las críticas y perspectivas expuestas por los eco-extremistas en muchos de estos temas, y este es uno de esos ejemplos. No creo que el caso que Kaczynski esta tratando de exponer aquí pueda hacerse sin entrar en grados de especulación que hacen que este tipo de emprendimientos intelectuales carezcan de sentido. Teniendo en cuenta esto, el hecho de no poder predecir de forma convincente el futuro de nuestra sociedad o de cualquier otra tecnológicamente avanzada no me sorprende. La idea de la inevitable autodestrucción de la civilización tecnoindustrial, y especialmente la idea de que se va a esbozar una teoría que la describa —aplicada a todas las sociedades tecnológicamente avanzadas en todos los lugares y en todo momento— es algo que simplemente no puede hacerse sin escapar hacia el reino de los delirios revolucionarios.
Lo que es especialmente interesante es que la imposibilidad de esto es algo que, de manera realista, debería estar implícito en algunas de las exploraciones del capítulo I, es decir, la imposibilidad del control racional de las sociedades complejas. Una de las razones importantes (ciertamente no la única) por la que tal control es imposible se relaciona con los límites del conocimiento humano, específicamente el tipo de problemas de conocimiento que dan origen a los cuerpos de las matemáticas como la teoría de sistemas dinámicos, lo que suele llamarse coloquialmente “caos y la teoría de la complejidad”. La cantidad y el tipo de variables en juego en un sistema como nuestra sociedad tecnológica moderna significa que estamos tratando con un sistema que se comporta de acuerdo con las descripciones delineadas por la teoría de sistemas dinámicos (piensen en algo como los sistemas climáticos y la dificultad de hacer predicciones meteorológicas a largo plazo). En tales sistemas, los pronósticos a largo plazo se vuelven imposibles debido a la complejidad y las tendencias de comportamiento del sistema involucrado. En este caso, esta imposibilidad se aplica a los supuestos progresistas/reformistas sobre el desarrollo planificado de las sociedades, pero también a los tipos de conclusiones que Kaczynski quiere hacer aquí en el capítulo II (y veremos que las repercusiones lógicas del capítulo I tienen consecuencias para el resto del libro y la planificación revolucionaria de sillón involucrada más adelante). La complejidad del sistema con el que estamos tratando es tal que este tipo de teorización sobre posibles futuros es simplemente imposible de lograr sin aventurarnos en una mera especulación. Por lo tanto, en última instancia, nos encontramos en un punto muerto dada la imposibilidad de decir algo sobre las perspectivas de colapso. Pero, como ha sido demostrado por algunos, existe algo llamado “primitivismo sin catástrofe”, y los eco-extremistas han demostrado cómo.
Al final del día, Kaczynski simplemente ha tomado el dinamismo, la complejidad y el poder de nuestra sociedad moderna y entrelazado una interpretación que los entiende como las semillas de su propia destrucción inminente, ajustándose convenientemente a la arquitectura de su praxis revolucionaria. Pero su conclusión no es de ninguna manera algo dado. Implica una serie de saltos teóricos en áreas en las que posiblemente no podemos hablar con buena conciencia intelectual. A pesar de toda esta especulación, también se podría teorizar que el mismo dinamismo de la sociedad moderna que Kaczynski ve como su inevitable ruina también podría considerarse como su mayor poder de autoconservación. Esta línea de pensamiento caracteriza a los eco-modernistas, por ejemplo. La respuesta a preguntas como estas, si vamos a ser honestos con nosotros mismos, es que simplemente no se sabe. Por lo tanto, solo nos queda esto: el futuro es incierto, y de lo único que realmente podemos estar seguros es del presente. La catástrofe puede venir, o puede que no, pero si lo hace, es posible que resulte ser simplemente la piedra de afilar de la civilización, no el mesías de los teóricos anti-civilización. Pero incluso si esto es cierto, los eco-extremistas han demostrado que esto no es causa de quietismo. Mejor un realismo firme y una resolución guerrera que las comodidades milenarias de los sueños revolucionarios. Termino esta sección con las palabras pertinentes de Reacción Salvaje:

“Personalmente, no sabemos cuánto durarán las estructuras que apoyan a la civilización en su camino decadente. Podemos leer mucho sobre varias teorías existentes, pero aún quedaremos esperando el año profético designado en el que tal vez todo termine. Pero, de cualquier manera, todo lo aprendido son solo teorías. El aquí y el ahora denota todo lo malo. . . Como individualistas, hemos decidido tomar el resto de nuestras vidas en nuestras propias manos y no esperar a que ocurra la crisis. ¿Por qué? Porque ya lo estamos viviendo. No quiero esperar porque la Naturaleza nos alienta a devolver los golpes que ha recibido”.
-Políticamente incorrecto:
Una entrevista con Reacción Salvaje

III. Como Transformar una Sociedad: Errores a Evitar
Con la conclusión de los capítulos I y II Kaczynski cambia el enfoque en sus explicaciones sobre porque ve una revolución anti-tecnológica como una respuesta necesaria al sistema tecnológico hacia como uno debe abordar tal revolución. Las conclusiones posteriores son desarrolladas en este capítulo y también en el capítulo IV. Más específicamente, y el título del capítulo aquí es un poco confuso, el capítulo III está dedicado a delinear una serie de reglas generales y abstractas que Kaczynski considera integrales para el éxito de cualquier movimiento revolucionario, sea o no anti-tecnológico. Al delinear estas reglas Kaczynski comienza, como suele hacer, presentando una serie de postulados a partir de los cuales busca derivar las reglas previamente mencionadas. Esta primera sección del capítulo III presenta los mencionados postulados, repetidos aquí para el lector.
1. No puedes cambiar una sociedad persiguiendo metas que son vagas o abstractas. Necesitas tener una meta clara y concreta. Tal como lo dice un experimentado activista; “Objetivos vagos o demasiado generales rara vez son alcanzados. La clave es concebir un desarrollo específico que inevitablemente impulsará a tu comunidad hacia la dirección que quieres ir”.
2. Solo predicar -la mera defensa de ideas- no puede generar cambios importantes, de larga duración en el comportamiento de los seres humanos, a menos que ocurra en una minoría muy pequeña.
3. Cualquier movimiento radical tiende a atraer mucha gente que puede ser sincera, pero cuyas metas están solo vagamente relacionadas con las metas del movimiento. El resultado es que las metas originales de ese movimiento pueden nublarse, o incluso pervertirse por completo.
4. Todo movimiento radical que adquiere un gran poder se corrompe, en ultima instancia, cuando sus líderes originales (refiriéndose a aquellos que se unieron al movimiento cuando aún era relativamente débil) están muertos o inactivos políticamente. Al decir que un movimiento se corrompe, queremos decir que sus miembros, y especialmente sus lideres, buscan como objetivo primario las ventajas personales (tales como dinero, estatus social, oficinas poderosas, o una carrera) en lugar de dedicarse sinceramente a los ideales del movimiento.
En base a estos postulados Kaczynski deriva posteriormente una serie de cinco reglas que van de la manera siguiente:
1. Para poder cambiar una sociedad de una forma especificada, un movimiento debe seleccionar un objetivo concreto, único, claro y simple cuya realización produzca el cambio deseado.
2. Si un movimiento apunta a cambiar una sociedad, entonces el objetivo seleccionado por el movimiento debe ser de una naturaleza tal, que una vez que el objetivo haya sido alcanzado, sus consecuencias sean irreversibles. Esto significa que, una vez que la sociedad ha sido transformada mediante la concreción del objetivo, la sociedad permanecerá en su condición transformada sin más esfuerzos por parte del movimiento o de cualquiera.
3. Una vez que se ha seleccionado un objetivo, es necesario persuadir a alguna pequeña minoría a comprometerse con el cumplimiento del objetivo por medios más potentes que mera predica o defensa de ideas. En otras palabras, la minoría deberá organizarse en pos de la acción práctica.
4. A fin de mantenerse con fe en la concreción del objetivo, un movimiento radical debe divisar métodos para excluir de sus filas a todas las personas inadecuadas que busquen unirse.
5. Una vez que un movimiento revolucionario se ha convertido en lo suficientemente poderoso como para alcanzar su objetivo, debe alcanzar su objetivo lo antes posible, y prioritariamente antes de que los revolucionarios originales (refiriéndose a aquellos que se unieron al movimiento cuando aún era relativamente débil) mueran o se vuelvan inactivos políticamente.
Para lograr esto, gran parte del soporte viene nuevamente de recurrir al registro histórico, citando un número de instancias mediante las cuales él busca evidenciar que la veracidad de cualquier postulado o regla dada puede demostrarse en algún evento histórico. En un intento por demostrar la importancia de adherir a estas reglas, el autor cita un número de instancias en las cuales fallar en este sentido ha llevado a complicaciones o catástrofes para los movimientos involucrados. En cualquier caso, el músculo de la teoría aquí es en ultima instancia la lista de arriba con las reglas para un movimiento revolucionario. Declaramos en las notas introductorias a este ensayo que a lo largo del texto, gran parte de la teoría de Kaczynski espeja su trabajo anterior mientras que la mayor parte del texto es dedicada a expandir el apoyo a esta base. Esto es cierto también para el capítulo III y creo que los lectores familiarizados con las obras de Kaczynski reconocerán nuevamente los temas presentados aquí de viejas obras tales como La sociedad industrial y su futuro, El truco más ingenioso del sistema, La revolución que viene y Golpear donde duele, los cuales cuentan todos con secciones dedicadas a preocupaciones más estratégicas para la acción revolucionaria en contra de la sociedad tecnológica.
Admitiré que en un primer momento este capítulo es fácil de aceptar si uno se permite ser barrido de forma acrítica por la corriente de pensamiento de Kaczynski. Muchos de los postulados de Kaczynski parecen ser al menos intuitivamente plausibles a la luz de la experiencia cotidiana o a la luz de un conocimiento general sobre la historia, y sus derivaciones de las reglas en base a estos postulados son coherentes y se leen como extensiones naturales de los postulados. Su recurso al registro histórico para apuntalar sus postulados y reglas es característicamente riguroso, igualando el trato detallado del capítulo 1. El resultado es un capítulo del que muchos podrían fácilmente salir convencidos, y de hecho muchos han salido de reflexiones similares convencidos por esta linea de pensamiento. Uno solo necesita buscar el trabajo de Último Reducto (UR de aquí en adelante) o de los Indomitistas para obtener ejemplos de grupos e individuos que han seguido el pensamiento de Kaczynski al pie de la letra. Es fácil se arrastrado por los movimientos de la teorización revolucionaria de sillón de Kaczynski y perder de vista el hecho de que mucho de todo esto se mantiene completamente en el terreno de la especulación, soñado en el reino de pura teoría en una celda de Colorado. Es, de seguro, similar a la forma en la que los físicos hablarán acerca de verse cautivados por la belleza y la elegancia de las teorías matemáticas, llegando a estar tan embelesados con esa elegancia que creen que esas teorías deben ser expresiones de la verdad. Pero la realidad nunca se ha visto obligada a conformarse con lo que deseamos de ella, y esto no es menos cierto para la teorización de Kaczynski de aquí, de lo que lo es para aquellos físicos en busca de los escasos rastros de la teoría de las cuerdas en el entramado de la realidad.
No estoy simplemente siendo superficial. Hay legítimas críticas que se pueden realizar a lo que se expone en este capítulo si decidimos abordar este estilo de teorizaciones de sillón. Para desarrollar un único aspecto, hay una contradicción bastante obvia entre el planeamiento revolucionario planteado en este capítulo y las conclusiones alcanzadas en el capítulo I que esencialmente prohíben tal tipo de planeamiento. Si recuerdan, observamos que las consecuencias lógicas del capítulo I no solo se aplican para los planificadores progresistas/reformistas buscando encausar la sociedad hacia su trayectoria deseada, sino también para quienes buscan alterarla mediante la acción revolucionaria. Esto es así debido a la imposibilidad de hacer predicciones a largo plazo, las mismas predicciones de las que dependería un plan revolucionario con el fin de actuar en concordancia con su boceto. Ciertamente, uno podría intentar hacer la reglas lo suficientemente generales como para ser aplicables en un amplio rango de situaciones, pero en ese punto una regla tan abstracta guarda poca relación con las particularidades concretas de los eventos reales. Para ser justos, Kaczynski sí aclara a lo largo del capítulo III que estas reglas no pueden siempre “…ser tomadas como leyes rígidas…” (AR, p.119) dadas las dificultades que ya discutimos respecto a la previsión de situaciones del mundo real a las que se enfrentaría tal movimiento revolucionario, pero acabamos de aclarar por qué eso no lo soluciona. Esta contradicción entre capítulos no es la única crítica que uno podría hacerle a este capítulo. Por ejemplo, el intento de Kaczynski de derivar axiomas ahistóricos de lo que son eventos históricamente contingentes hacen que su recurso al registro histórico baje sus postulados y reglas al nivel de dudosas en el mejor de los casos, al menos desde una perspectiva de un abordaje más meticulosamente historicista. El mismo problema ocurre en el capítulo IV.
Quizás algunos podrían decir que este enfoque de lo que ha hecho Kaczynski aquí es demasiado “derrotista”, o “pesimista”, etc. Quizás algunos digan que es apresuradamente desdeñoso a pesar de que hayamos señalado numerosas preocupaciones legítimas. Algunas de estas mismas etiquetas han sido lanzadas a ITS y Reacción Salvaje por UR y otros cuando expresaron una saludable dosis de escepticismo con respecto de este mismo tipo de teorización revolucionaria. Esta es la misma gente que solo ofrece una ingenua esperanza frente a estas criticas, redoblando la ingenuidad revolucionaria de Kaczynski en lugar de quitar el velo de sus propios delirios esperanzados y aceptar el mundo tal cual es. Pero al final del día sigue siendo cierto, como dijo Reacción Salvaje en su respuesta a UR y otros respecto a estos mismo asuntos, que muchos de los fundamentos para tal revolución en contra del sistema tecnológico siguen “…tod(as) al aire”:

“Así que, en conclusión a este punto, la base estratégica para la ‘gran revolución’, es la suposición, el ‘quizás’, el ‘esperemos que’, el ‘podría ser’, el ‘a lo mejor’, el ‘depende’, es decir, nada concreto, todo al aire. Eso nos hace recordar lo que decía un popular comediante mexicano en sus shows: ‘Puede que sí, puede que no, pero lo más seguro es que quien sabe.'”
– Reacción Salvaje | Algunas respuestas sobre el presente y NO del futuro

IV. Pautas Estratégicas para un Movimiento Anti-Tecnología
Mientras que el capítulo III aborda los asuntos estratégicos circundantes a una revolución anti-tecnológica en términos más abstractos, intentando destilar las reglas más cruciales para un movimiento revolucionario exitoso, el enfoque del capítulo IV asume una perspectiva más amplia y levemente más “bajada a tierra” respecto al programa revolucionario de Kaczynski. Kaczynski cubre mucho terreno en este capítulo tratando con numerosos asuntos que atañen a los caminos que un movimiento revolucionario debe o no debe tomar. Para aquellos familiarizados con la historia de las revoluciones comunistas, gran parte del programa que ofrece aquí es esencialmente tomando de la reflexiones de figuras clave en el canon del pensamiento Marxista revolucionario. Lenin, Trotsky, Mao, y Castro son grandes influencias, por ejemplo. En cualquier caso, mucho de aquello ha sido reestructurado acorde a los lineamientos de la particular marca de Neo-Ludismo de Kaczynski. Esta confianza en la Revolución Rusa y las revoluciones comunistas posteriores no es sorpresiva ni novedosa. Las revoluciones Rusa y Francesa han sido desde hace tiempo fuente de inspiración para las reflexiones de Kaczynski acerca de la acción revolucionaria, y el alcance de las revoluciones comunistas posteriores al ascenso de los Bolcheviques en 1917 hacen de la revolución Rusa y sus revoluciones cercanas una fuente obvia de interés e inspiración para aquellos con predicciones revolucionarias.
Con respecto a un análisis crítico de este capítulo, hay varias críticas que uno podría formular que ofreceré aquí. La primera y más obvia de estas críticas se relaciona en primer lugar al tipo de teorización revolucionaria que está haciendo Kaczynski y el grado en el que gran parte de todo esto tiene lugar en el reino de la especulación pura. Hay muchas instancias a lo largo del capítulo IV que siguen la misma predilección respecto a la planeación revolucionaria ofrecida en el capítulo III, aveces apareciendo como esfuerzos por concretar sus pautas formales. Estos abordajes entonces reflejan obviamente aquellos del capítulo anterior, y son por consecuencia objeto de las mismas críticas respecto a la planeación revolucionaria ofrecida en la sección anterior de este ensayo. Por esa razón sería redundante volver a exponer esas críticas aquí. En otros puntos, una crítica adicional se enfrenta a los paralelismos que Kaczynski intenta trazar a menudo mediante su constante recurso a varias revoluciones comunistas, tanto al nivel de las ideas que busca tomar de sus respectivos teóricos y su uso de estas revoluciones para justificar la viabilidad de su particular marca de revolución anti-tecnológica. No soy el primero en señalar algunos de estos problemas. Tanto ITS como Reacción Salvaje han realizado detalladas críticas del recurso de Kaczynski a las revoluciones Francesa y Rusa en varios comunicados (los más detallados se encuentran en la primer etapa de comunicados de ITS y en varias publicaciones de Reacción Salvaje) que han hecho bien en mostrar las muchas formas en las que los planteamientos de Kaczynski respecto a una revolución global en contra del sistema tecnológico se encuentran en el reino de la fantasía. Ni la revolución Rusa ni la Francesa, ni ninguna otra revolución excepto por la revolución industrial misma, ha extendido su alcance a lo largo y ancho del globo, tal como ellos han observado. Simplemente no existen comparaciones análogas.
También hay una crítica relacionada y más metodológica a la que aludí brevemente en la sección anterior; la cual es, Kaczynski tiene una tendencia consistente a tomar cosas del pasado sin considerar el contexto histórico de los eventos de los cuales él busca extraer conocimiento. Por ejemplo, en el capítulo anterior Kaczynski recurre constantemente a eventos históricos para demostrar que un número de sus postulados y reglas pueden derivarse de la historia, ignorando por completo cualquier análisis del contexto histórico en el que esos eventos se desarrollaron y las diferencias entre un contexto histórico dado y nuestro contexto contemporáneo. Nuestra moderna sociedad tecnológica no es la Rusia de Lenin o Trotsky, la China de Mao, la Cuba de Castro, etc. Hay vastas diferencias en los entramados materiales, sociales e ideológicos entre nuestra situación contemporánea y estas eras históricas, las cuales proveen tenues correlaciones en todos los casos pero de las formas más generales. Como observé en la sección anterior, él sí tiene momentos de honestidad en los que admite que recurrir a la historia no siempre dará lecciones que podamos trasladar con facilidad en todos los casos desde un período histórico hacia el presente. Pero también discutimos allí el porque esto no resulta exactamente útil. Para volver a aclararlo, si las lecciones derivadas son lo suficientemente generales como para aplicarse a un rango de situaciones lo suficientemente amplio, es también probable que sean prácticamente inútiles en cualquier situación concreta. Las abstracciones de una regla general son a menudo de poca ayuda frente a la complejidad de cualquier situación de la vida real.
Los puntos previamente mencionados son ciertamente problemas muy reales con respecto a la integridad teórica de los abordajes de Kaczynski aquí en el capítulo IV, pero no son el principal problema que he tenido con este capítulo. Lo que yo personalmente considero como el elemento más odioso del capítulo se relaciona con el recurso constante de Kaczynski a su especulativa “crisis futura” como un elemento clave de su praxis revolucionaria. El rol mesiánico de la catástrofe para la revolución anti-tecnológica de Kaczynski se vuelve cada ves más obvio a lo largo del capítulo, a tal punto que se hace cuestionable si el programa de Kaczynski puede manejar algo como un “ataque sin catástrofe”, para ofrecer un giro al “Primitivismo sin Catástrofe” de Abe Cabrera. Como dice Reacción Salvaje en una cita previa, en tanto que gran parte de la reacción significativa en contra del sistema tecnológico siga girando en torno a una crisis especulativa, esta a todos los efectos, “…todo al aire…” Mis rechazos aquí se ensamblan una ves más con las críticas eco-extremistas, y en este caso con una especialmente central con respecto al rechazo eco-extremista de la “revolución” como forma válida de “reacción” contra el sistema tecnológico, y el envolvente Leviatán de civilización y domesticación en sí mismo. Desde los primeros comunicados de ITS en 2011 ellos han persistido en un enfoque centrado en el presente como el único sitio apto para el ataque. En el primer comunicado de ITS luego de la voluntaria disolución de Reacción Salvaje, ellos declararon lo siguiente respecto a este punto: “NO QUEREMOS, ni buscamos, ni nos hace falta, ni nos interesa trabajar por una ‘revolución’, desechamos ese término y ese fin inexistente, atacamos en el presente porque es lo único que hay”. A lo largo de la totalidad de este ensayo hemos esbozado críticas al pensamiento revolucionario de Kaczynski, y sería redundante reiterar esas críticas aquí, en tanto que la mayoría del análisis previo sigue siendo relevante. Hemos cubierto la imposibilidad de hablar en buena fe acerca de las perspectivas de catástrofe; hemos hablado acerca de los errores de la planeación revolucionaria, etc. Huelga decir que a la luz de los análisis precedentes no veo razón alguna para hacer concesiones aquí tampoco. Kaczynski y compañía pueden sentarse a esperar por el mesías del colapso antes de devolver el golpe en nombre de la Naturaleza Salvaje, pero la marcha de la civilización continúa manipulando todo aquello que es natural y salvaje a su voluntad o destruyendo todo lo que no se adapta. A lo que nos enfrentamos es un presente que demanda que actuemos en el aquí y ahora. Para cerrar, permitiré que Reacción Salvaje exprese, en sus propias palabras, este “ataque sin catástrofe”:
Lo salvaje no puede esperar más, la civilización se expande indiscriminadamente a costa de todo lo natural. De nuestra parte no nos quedaremos de brazos cruzados, mirando pasivamente como el humano moderno despedaza la Tierra en busca de sus minerales, como la sepulta con toneladas de concreto, o como atraviesan cerros enteros en la construcción de túneles. Estamos en guerra contra la civilización y el progreso, quienes lo perfeccionan y quienes lo avalan con su pasividad, ¡Quien sea!” – Individualistas tendiendo a lo salvaje | De, El Séptimo Comunicado de ITS

Conclusión:
¿Que queda por decir de la última obra de Kaczynski entonces? Observé en la introducción que dentro del contexto del corpus de Kaczynski este texto ocupa un lugar importante como un abordaje enfocado y sistemático de sus pensamientos al respecto de la acción revolucionaria en contra del sistema tecnológico. Como un punto puramente académico con respecto a la obra completa de un pensador, sostengo esta declaración. También apunto brevemente la raíz de mis desacuerdos desde una perspectiva eco-extremista y he intentado, a través de los análisis anteriores, delinear más precisamente su contenido. Y es a partir de esta perspectiva personal que encuentro gran parte de este texto simplemente inaceptable, como he intentando también articular a lo largo del análisis previo. Es en base a esta perspectiva que afirmo el rechazo eco-extremista a los delirios revolucionarios. Afirmo el enfoque eco-extremista del presente como el único sitio apto para el ataque. Afirmo la resuelta honestidad eco-extremista frente a este terrible presente. Afirmo la guerrera resolución eco-extremista de pelear sin considerar el conocimiento de que la guerra puede llegar a ser suicida, y otros puntos de la perspectiva eco-extremista. Estas son posturas que son simplemente irreconciliables con las de Kaczynski. Que así sea. Ciertamente habrá aquellos sin los oídos para escucharlo. Habrá aquellos que tachen estos rechazos de nihilistas, derrotistas, pesimistas, etc. Habrá aquellos que cambien la honestidad por el confort de la ingenuidad revolucionaria. Que así sea también. Supongo que lo único que se les puede decir a aquellos es, “Buena suerte, creo”. Pero para mi, y para otros a quienes les resuena este llamado, lo que Kaczynski ofrece es algo con lo que simplemente no podemos consentir. Finalizo esta conclusión y este ensayo con una expresión del espíritu de los eco-extremistas de la Editorial de la cuarta publicación de la Revista Regresión:

“La realidad muchas veces nos presenta un escenario muy derrotista, muy pesimista, aun así, asumir ese realismo y aceptarlo tal y como es, (aunque cause un conflicto mental) es necesario para tirar por la borda esa venda de los ojos que nos ha cegado desde hace tiempo, esa venda llamada utopía. Muchos han criticado a Individualidades tendiendo a lo salvaje, a Reacción Salvaje y a otros grupos que han desechado la idea de un “mejor” mañana, que declaran que no esperan nada positivo de toda esta guerra, y que desprecian la esperanza. La gente siempre va a querer oír lo que les conviene, y no la Realidad. El individualista eco-extremista es realista y pesimista a la vez, no escucha la alegre cantaleta de los pueriles optimistas, porque para él, el presente que vive está lleno de realidades sombrías, las cuales hay que enfrentarlas con fortaleza, defendiéndose de ellas con uñas y dientes.”
– Reacción Salvaje

(tü) Hiçliğe Varoluşsal Bir Yaklaşım #2

20. yüzyılın en etkili felsefe akımlarından biri olan varoluşçuluk, varoluşun özden önce geldiğini belirterek bireyin kendi seçimleriyle kendini inşa ettiğini savunur. İnsan nasıl kendi seçimleriyle kendini var edebiliyorsa aynı şekilde kendi seçimleriyle kendini yok etme, kendini hiçleştirme durumuna da düşebilmektedir. Varoluşçuluk, kuşkusuz insanın varoluşuna dair sorgulamalar getirdiğinde, insanın varoluşunu anlamlandırmaya çalıştığında varlık kadar hiçliğin de kıyılarında dolaşmıştır. İnsan, tek boyutlu bir varlık değil, karmaşık dünyasıyla çok boyutlu bir varlıktır ve kendini bilinçli ya da bilinçsiz zıtlıklarla var eder. Bu noktada insan yaşamı da varlık ve hiçlik arasında gidip gelen uzun ve zor bir yoldur.

Varoluşçuluk’un varoluşçu yazarlar tarafından oldukça farklı ifadelerle açıklanmaya çalışıldığı görülür. Weil’e göre bir bunalım, Mounier’ye göre umutsuzluk, Hameline’e göre bunaltı, Banfi’ye göre kötümserlik, Wahl’a göre başkaldırış, Marcel’e göre özgürlük, Lukacs’ya göre idealizm, Benda’ya göre usdışıcılık, Foulquie’ye göre saçmalık olan varoluşçuluk; bu tanımlarla ne denli farklı algıları bir araya getirdiğini gösterir. Nietzsche “Hayat bir yorumdur” der, insan varoluşu da yorumlarla anlam kazanır ya da yorumlarla anlamsızlaşır. Yapılan bu tanımların hepsi de aslında varoluşçuluk için geçerlidir ve her biri insanın kendisini varlığa ulaştırdığı noktada aynı zamanda hiçleştiren tanımlar olmuştur. Bunun yanında Heinamann, varoluşçuluğun tanımının yapılamayacağını belirterek varoluşçuluk özünü karşılayacak tek bir özün olamayacağını savunur. Sartre da Heinamann gibi varoluşçuluğa ait kesin bir tanım yapmamaktadır.

Varoluşçulukta “insanın kendini gerçekleştirmesi, insan varoluşunun rastlantılar içinde oluşu, güvensizliği söz konusudur. Güçsüzlüğü ve hiçliği içinde insan, zaman içinde ve tarihselliği içinde insan, ölüme mahkûm bir varlık olarak insanın varoluşu, hiçlik karşısında insanın varoluşu, insan varoluşunun halisliği (authentique oluşu) ve bu halis olmaya çağrı, özgürlüğü içinde insanın varoluşu, topluluk içinde kaybolmuş insanın, tek insanin kendini bulması, kendi olması, doğruluk ve ahlaklılık karşısında sahici davranışı, tutumu; bütün bu sorunlar mevcuttur. Ayrıca ‘insan evreni aşabilir mi aşamaz mı?’, ‘Aşarsa nereye kadar varır bu aşma’ gibi sorular karşımıza çıkar. (Sartre, 2009, s.56)

En büyük popülaritesini İkinci Dünya Savaşı’nın ardından kazanmaya başlayan varoluşçuluk, savaş psikolojisinden oldukça etkilenmiş; savaşın yıkıcılığı, ölüm korkusu, bunaltı ve hayatın hiçliğini de beraberinde getirmiştir. Sartre’ın insanın varoluşu bağlamında işlediği ana temalar ve kavramlar “Anlamsızlık”, “Boğuntu (Bunaltı)”, “Ortada bırakılmışlık ve yalnızlık duygusu”, “Otonom özgürlük ahlâkı”, “Asma”, “Sorumluluk”… vb. olduğu gibi bu kavramlar ‘varlık’ın alanına girerken hiçliğin de içerisinde yer almıştır. Continue reading (tü) Hiçliğe Varoluşsal Bir Yaklaşım #2

[en] Interview with ITS-Argentina

Artículo Sobre Violencia De-colonizadora y Eco-extremismo Para la Conferencia ASN del 2018

Publicado en la Revista Ajajema Nº 7.


El 13 de septiembre presenté este artículo en la Conferencia de la Red de Estudios Anarquistas, en la Universidad de Loughborough. Esto fue escrito para ser hablado y no ha sido editado para simplificar su lectura.
*
El teórico político pesimista Jacques Camatte, cuyos escritos luego de sus años como teórico Marxista influyeron al discurso anarquista de su época —en particular el ala anarco-primitivista— declaró en su trabajo Contra la Domesticación que; “Hay otros que creen que pueden combatir la violencia al proponer remedios contra la agresividad, y así. Todas estas personas suscriben, en forma general, a la proposición de que cada problema presupone su propia solución científica particular. Son por lo tanto esencialmente pasivos, dado que toman la visión de que el ser humano es un simple objeto a ser manipulado. Ellos a su vez están completamente desprovistos de lo necesario para crear nuevas relaciones ínter-personales (algo que tienen en común con los adversarios de la ciencia); son incapaces de ver que una solución científica es una solución capitalista, porque elimina a los humanos y antepone el prospecto de una sociedad totalmente controlada”.
Parece más que obvio que vivimos entre grandes cantidades de violencia y que la violencia y la necesidad de acabar con ella es el asunto dominante dentro de la narrativa en la que nos encontramos. La violencia de la cultura de la violación; la violencia de la opresión racial y colonial; la violencia del ISIS, los Islamistas y las fuerzas internacionales en su contra; la violencia de Rusia, Corea del Norte y Estados Unidos; la violencia de los tiroteos en escuelas de América; la violencia de los apuñalamientos en masa por parte de pandillas en Londres; de bombas, autos, armas, cuchillos y penes. Muchos actos de violencia son poco hablados; la violencia de las trampas para animales; la violencia de las moto-sierras; la violencia de deshabitar para desarrollar un área, o plantar monocultivos industriales para alimentar a una población en crecimiento.
Dentro del discurso radical, particularmente aquel dentro de la tradición anarquista, generalmente tenemos una suerte de relación torcida con la violencia. Mi deseo aquí es identificar un tema en nuestras discusiones que a menudo resulta descuidado —este tema tiene que ver con la interiorización y la exteriorización, bajo la mirada del gran Otro. Enfocaré este asunto dentro del discurso contemporáneo sobre las actividades de-coloniales, anti-coloniales y eco-extremistas. Esto también involucrará, en la parte final de este artículo, una afirmación ontológica, respecto a lo que es la violencia realmente.
El año pasado la organización chilena anti-colonial Lucha del Territorio Rebelde (Weichan Auka Mapu), en una sola acción, incendió 29 vehículos para la tala. Entre enero y mayo del 2016 el grupo cometió 30 actos similares de daños a la propiedad, en defensa del territorio en el que viven, los bosques y la vida salvaje. De forma similar, MEND (por sus siglas en inglés), el Movimiento de Emancipación del Delta del Níger, una organización combativa armada compuesta por células inconexas involucrada en una guerra de guerrillas contra las compañías del petróleo, hicieron volar oleoductos, atacaron campos de petróleo y secuestraron trabajadores del petróleo, como parte de sus actividades anti-coloniales.
Como voceros de los ámbitos de ambientalistas radicales y anti-coloniales anglo-parlantes, grupos como Earth First! y Deep Green Resistance han lanzado su apoyo a estos grupos y otros como ellos, buscando legitimarlos, dentro del contexto del discurso radical. Esto involucra el experimentar un proceso que Deleuze y Guattari llamaron territorialización, en el cual un proceso de interiorización acopla a estos grupos a la estructura de una maquinaria particular. Esto lleva a estos grupos hacia un lugar de aceptación moral, dentro del marco moral con orientaciones de izquierda. A partir de esto, estas acciones, las actividades de estos grupos, y otros similares, se vuelven parte de la narrativa de la política de izquierda radical, respecto del proceso de civilización e historia. Se convierten en personajes dentro de los capítulos que preceden a la “revolución” y, de forma similar a aquella descripta por Camatte en la cita que mencioné previamente, son vistos como objetos pasivos a ser científicamente manipulados. Como personajes dentro del meta-drama en el que residen, se les asigna una identidad que funciona completamente como un significador simbólico para un Otro, quién se coloca como el superyó paterno, legitimando sus luchas, como Dios al determinar quién va al cielo, o mejor, quien no será arrojado al gulag, incluso al gulag anarquista, luego de la revolución —interiorizado— y quien será arrojado al infierno, o al gulag, de nuevo, incluso el gulag construido por anarquistas – exteriorizado.
Este también es el caso en luchas de-coloniales que no están necesariamente conectadas a luchas eco-radicales, tales como la lucha Palestina en contra de las violencias de Israel, en las cuales los manifestantes desarmados son pintados como “inocentes” por organizaciones de izquierda pacifistas que usan la lucha de aquellos como una plataforma para la suya propia, con la implicancia de que los Palestinos armados, tales como Hamas, son objetivos legítimos para la violencia colonial estatista.
Mientras que los líderes de estas organizaciones, quienes pueden haber sido educados en filosofías occidentales como el Marxismo, anarquismo, etc., puede que asuman esta trayectoria política, pienso que, en la actualidad, más allá de estas interiorizaciones, a los individuos que están involucrados activamente con las acciones de estas organizaciones u otras similares; no les importa el progreso, la historia, el capitalismo o nada de eso. Les importan los bosques, ríos y el mundo en el que están inmersos y en el cual habitan como Extensiones de este.
Estas funciones de encuadramiento maquinista, en la forma en la que Heidegger describe al respecto de la tecnología y el encuadramiento, en donde, como objetos, símbolos y personajes de una descripción tecnológica, encajan dentro del modo de existencia humana descripto previamente, aquel de la narrativa ideológica izquierdista, des-humanizados, inanimados y des-animalizados.
Y ahora quiero desplazarme hacia algo que podría parecer de muchas formas como totalmente opuesto, pero yo argumento que se enraíza en la misma narrativa que he estado describiendo aquí. En todo caso, para hacerlo voy a dedicarme un poco a la historia.
Se puede decir que la campaña bombardera de 17 años de Kaczynski es la campaña más exitosa de su tipo. Como el Unabomber, Kaczynski envió 16 bombas, hacía varias ubicaciones dentro de los Estados Unidos. Fue únicamente luego de la publicación de su manifiesto, La Sociedad Industrial y su Futuro, que sus motivaciones se esclarecieron y fue capturado. El trabajo es una crítica brillantemente articulada hacia la sociedad industrial, que incluye una crítica al izquierdismo, en la cual no profundizaré aquí, puesto que no es necesaria para esto y ocuparía demasiado espacio. Solo la menciono por su relevancia y por lo que estoy a punto de desarrollar.
La influencia de Kaczynski, respecto al espacio anti-colonial, es particularmente notable, en relación al movimiento post-anarquista nihilista terrorista llamado Eco-extremismo. Surgiendo de las discusiones nihilistas-anarquistas y anti-civ de la darknet, y casi completamente situado en América del Sur y Centro, por parte de individuos indígenas y anti-civilización, con solo algunas células en Europa, este movimiento es uno que ha buscado activamente exteriorizarse de la maquinaria y narrativa izquierdista.
En sus actividades anti-progresistas anti-melioristas, el grupo que es el partidario más elocuente del Eco-extremismo, Individualistas Tendiendo a lo Salvaje, ITS (ya que la S es por Salvaje), centraron sus actividades en, al igual que Kaczynski, poner bombas en instituciones universitarias, tales como laboratorios nano-tecnológicos; antes de avanzar a sus afamados, debido al rechazo moral, asesinatos indiscriminados, en nombre de la Naturaleza Salvaje.
En caso de que no estén familiarizados con el grupo, me gustaría plasmar aquí citas de sus primeros comunicados.
1. “¿Se colapsará la Civilización y nacerá un mundo nuevo, por los esfuerzos de lxs guerrerxs anticivilización? ¡Por favor! Veamos la verdad, plantemos los pies en la Tierra y dejemos de volar dentro de la mente ilusoria e izquierdista. La revolución nunca existió y por ende lxs revolucionarixs tampoco, aquellxs que se visualizan como “potencialmente revolucionarixs” y que buscan un “cambio radical anti tecnología”, están siendo verdaderamente idealistas e irracionales porque todo eso no existe, dentro de este mundo moribundo solo existe la Autonomía del Individuo y es por la que luchamos.
2. “Un mundo sin domesticación, con un sistema acabado por la obra de lxs “revolucionarixs”, con la Naturaleza Salvaje naciendo de las cenizas del antiguo régimen tecnológico y la especie humana (lo que quedaría) de vuelta a lo salvaje, es completamente ilusorio y soñador.
3. Its da su verdadera cara, vamos al punto central, la fiera defensa de la Naturaleza Salvaje (incluida la humana) no se negocia, se ejecuta con los materiales necesarios, sin compasión y aceptando la responsabilidad del acto. Nuestros instintos nos lo marcan, pues (como hemos dicho anteriormente) estamos a favor de la violencia natural y en contra de la destructividad civilizada.
La respuesta que ha recibido ITS ha sido de exteriorización activa por parte de los izquierdistas y anarquistas-morales. La publicación de anarquismo de izquierda Its Going Down particularmente se pronunció en contra de ITS, notablemente luego de su comunicado 29, en el cual reivindican la responsabilidad por el asesinato de una mujer en un bosque, y también han demonizado a anarquistas y occidentales que incluyen al Eco-extremismo en sus discusiones. Its Going Down etiquetó a ITS como Eco-fascistas en una de sus condenas hacia el grupo, en un intento obvio de demonizarlos moralmente, excluyéndolos de la comunidad de grupos y organizaciones consideradas aceptables dentro de la moralidad anarquista. Esto es, tal como con el MEND y el Lucha por el Territorio Rebelde (Weichan Auka Mapu), realizado bajo la mirada de un Otro superyó paternal, reprimiendo aquello que es moralmente inaceptable, desde una posición de autoridad moral, como Dios. Esto es un ejemplo de lo que describe Camatte, en donde los izquierdistas condenando a ITS y al Eco-extremismo tratan a los Eco-extremistas, a aquellos interesados en el Eco-extremismo y a sus propios simpatizantes y partidarios, como objetos para la manipulación científica, en un movimiento capitalista por controlar, por territorializar.
La revista Eco-extremista Regresión realiza un notable intento por exteriorizarse, tanto en su nombre como en su contenido. Se describe como el antónimo del progreso, como una fuerza regresiva antitética, ubicando su estrategia en un estilo Marxista activo de la dialéctica dual. La Revista proclama activamente que no desea ser leída o que esté buscando atraer lectores, pero se encuentra disponible para leer por cualquier online. Está diciendo activamente que “no somos uno de ustedes” y “no formamos parte de esto”, en una forma muy similar a como los Izquierdistas buscan exteriorizar al Eco-extremismo. A partir de estos ejemplos que he presentado, he intentado identificar que, tanto en encuadramientos morales positivos y negativos, mediante tanto interiorización o exteriorización dentro de la narrativa del progreso, revolución e historia, la relación izquierdista respecto a los proyectos extremistas y radicales anti-coloniales y de-coloniales es una cuya estructura maquinista es ideológica y funcionalmente colonialista y racista. La izquierda no acepta ni condena las acciones de los grupos indígenas y anti-coloniales simplemente en sus propios términos, pero los acopla con el simbolismo de su propio diseño ideológico. Al mismo tiempo, el movimiento de-colonial se ha incorporado tanto a la maquinaria Izquierdista, que, en el caso de los Eco-extremistas, los pueblos indígenas se están alejando de la lucha.
En este punto siento la necesidad de desplazarme a un lugar ligeramente diferente de aquel en el que hemos estado la mayor parte de esto, aunque sin alejarme demasiado. Encuadro esto es un lugar geográfico, más que en un tiempo histórico, puesto que a lo que me estoy desplazando no es ni históricamente progresivo ni reaccionario, o regresivo, cualquiera sea el término que prefieras, sino metafísicamente presentista, en un sentido inmediatista egoísta y fenomenológico. Karl Popper declaró en su trabajo La Sociedad Abierta y Sus Enemigos, en donde critica el historicismo teleológico de Hegel, Marx y pensadores similares por ser fundamentalmente totalitarios, que la “Historia no tiene significado” —una proposición indudablemente desagradable para cualquiera que tenga una postura política izquierdista, pero este es el sentimiento al que deseo desplazarme.
Este es el asunto de la destrucción, la cual luego diferenciaré de la violencia. Ahora, cuando miro hacia afuera de mí mismo hacia lo que el discurso y acción post-anarquistas significan hoy en día, en el tiempo presente, en tanto que nos encontramos en una crisis sistemática, colapso ecológico y entre tanta violencia, me parece a mi que realmente solo podemos comenzar a hablar sobre ontología. No estoy queriendo decir que estamos hablando y que solo podemos hablar sobre conceptos vagos y abstractos, sino que en la raíz de nuestros discursos y si somos honestos con nuestras discusiones, estamos hablando de psico-onticos, socio-onticos, eco-onticos, sobre Realidades y sobre lo Real. Estoy indagando aquí, al incorporar lo ontico junto con la ontología, dentro del mundo de las Cosas (C mayúscula) y la reificación (usando el término tanto en el sentido expuesto por el viejo y confiable Comunista Marx y en el sentido de la falacia del concretismo, también conocido como hipostatación).
Estas discusiones ontológicas pueden a menudo ser encuadradas dentro de los teatros simbólicos de las ideologías, interiorizando y exteriorizando, en procesos de territorialización. Pero debajo de estas vestiduras, en la carne desnuda de nuestro discurso, es ontológico. Somos, de muchas maneras, todos anarquistas ontológicos de praxis.
En base a esto, haré una afirmación, que el proyecto anarquista ontológico es uno de destrucción activa, en el sentido Heideggeriano (con la k reemplazando la c). Me gustaría tomar prestado el término de ontología de guerrilla de Robert Anton Wilson para esto. Tal como observó Heidegger, la destrucción es una tarea presentista que no encaja en categorías normales de positivo-negativo, siendo nihilísticamente amoral y no posicionada en el pasado. Sin ser dualísticamente positiva ni negativa, la destrucción aquí es una fuerza radicalmente monista, en el sentido que sugiere el anarquista-colectivista Bakunin cuando declaró que “la pasión por la destrucción es también una pasión creativa” inmediata; a diferencia de las tradiciones gnósticas de la ideología revolucionaria de izquierda, en las cuales tanto la teoría como la práctica retienen un dualismo esotérico, respecto a objetos que pueden ser manipulados científicamente.
Incluso más que como una práctica antropológica, yo afirmo que la verdadera destrucción-creativa sin objetivos del Ser es el proceso de transformación que está sucediendo de forma constante. La civilización y la historia, en este sentido, son intentos de frenar este proceso y crear, mediante la reificación simbólica, una ontología social de un estructurado-espacio absoluto —la construcción de territorios, de objetos con interiores y exteriores, de la naturaleza y del espacio que esta por fuera de la naturaleza (civilización), de grupos y categorías; un teatro de fantasmas, tecnológicamente in-autentico, en el sentido que expone Heidegger, intentando reprimir la relacionabilidad del Ser, en forma de desarrollos extendidos en el tiempo, o mejor, como el transcurrir de la vida visto como el espacio abierto de la posibilidad. La civilización, con el fin de mantener la maquinaria de su funcionamiento, debe restringir, mediante la colonización, la moralidad, etc., el espacio abierto de la posibilidad, mediante la interiorización y la exteriorización enfocadas hacia una narrativa totalitaria, con un sendero dirigido.
Ahora, en un sentido lo que yo, como alguien del mundo anti-civ, estoy diciendo con esto es que deberíamos deshacernos de los grupos, categorías, territorios, interiores, exteriores, inclusión, exclusión, objetos, símbolos y otros fantasmas tecnológicos, pero difícilmente esto llegue a alguna parte en el tiempo presente. Así que, junto con esto, deseo hacer otra afirmación para nosotros como individuos, o mejor como singularidades, involucradas en los proyectos de-coloniales y anti-coloniales de desterritorialización; que abracemos radicalmente la noción de monismo-como-pluralismo; no para interiorizar la cartografía del espacio radical de una forma nueva respecto a aquella en la que lo hacemos actualmente. Si no, para dejar la situación tan desordenada como sea posible y no juzgar el desorden mediante condena moral, y no encajar eventos dentro de las estructuras de ideologías de izquierda, sino dejarlo todo en el espacio de la posibilidad. Quizás esto se podría considerar el equivalente eco-anarquista de la noción liberal de Bergson de la sociedad abierta —aunque también, quizás no. Si, sin embargo, estamos lidiando con procesos ontológicos, yo sugiero que consideremos nuestras percepciones de la realidad, como del espacio y tiempo, en el modo en el que indica el matemático Poincare con su filosofía de la geometría; como si hubiésemos nacido sin intuiciones, las cuales se han vuelto ligadas a convenciones normativas más que a hechos.
Esta idea que estoy proponiendo es obviamente muy incómoda, puesto que deja abierto casi todo, pero si vamos a de-colonizar el espacio físico estructuralmente racista de las políticas anti-coloniales, entonces nos queda este lugar de incomodidad, en el cual debemos reconocer sin categorizar moralmente, en un sentido anti-político.
Finalmente, también deseo hacer una afirmación ontológica aquí, a los fines del discurso, que mucho de lo que es categorizado como violencia por grupos eco-radicales y anti-coloniales no es violencia, siendo la violencia un objeto reificado de la civilización, significando violación. Sino que lo que resulta a menudo categorizado como violencia en este sentido es realmente una aceptación de la destrucción-creativa no-ontica acósmica ontológica salvaje. Violación, de esta forma, parece ser el funcionamiento maquinista básico de la civilización —invirtiendo la afirmación de ITS de que la naturaleza es violenta y la civilización destructiva. El propósito de la civilización es el propósito de la violencia. Esto no es para legitimar estas acciones que estoy describiendo como destructivas en lugar de violentas, sino diferenciarlas a los fines de la praxis post-anarquista.
Violar es interrumpir el flujo de un espacio y crear una obstrucción, como una presa en un rio, como un militar llegando para interrumpir la vida cotidiana de la comunidad, como un pene forzando su ingreso en un cuerpo mediante la violación. La destrucción es un aspecto creativo de los procesos del espacio de materializarse-volverse-temporal que es el Ser. La destrucción es la apertura del espacio.
De-colonizar es destruir la narrativa de producción que es esta cultura. Des-territorializemos, sin re-territorializar, y sin juzgar lo que crece en el espacio abierto. Dejemos las cosas abiertas y no tratemos al mundo como un objeto para nuestra manipulación. Dejemos de intentar ser Dios y destruyamos el totalitarismo. Vivamos libres de interiores y exteriores, de inclusión y exclusión. Volvamos real el sin fronteras ni límites, y seamos anarquistas abrazando la anarquía. Poincare dijo que “La Geometría no es verdad, es ventajosa”, pero esto no llega lo suficientemente lejos. La geometría no es verdad, ¡Pero puede ser una aventura!
Esto va más allá del espacio de-colonial obviamente, puesto que incluye los espacios de teoría y práctica anti-patriarcales, de ambientalismo radical y anti-estatismo, ya que a estos también les vendría bien deconstruir sus territorios y abrazar la noción ontológica de monismo = pluralismo —pero no hay espacio en este ensayo para incluir estas luchas.
Me gustaría finalizar con esta frase del filósofo Marxista-autónomo Agamben; “Lo que tuvo que perdurar en el inconsciente colectivo como monstruoso híbrido de humano y animal, dividido entre el bosque y la ciudad —el hombre lobo— es, por lo tanto, en su origen la figura del hombre que ha sido expulsado de la ciudad. Que tal hombre sea definido como un hombre-lobo y no simplemente como un lobo… es decisivo aquí. La vida del bandido, como la del hombre sagrado, no es una pieza de naturaleza humana sin relación alguna con la ley y la ciudad. Es, en cambio, un umbral de indistinción y de pasaje entre animal y hombre, fusis y nomos, exclusión e inclusión: la vida del bandido es la vida del Loup garou, el hombre lobo, quien no es precisamente ni hombre ni bestia, y que habita paradójicamente dentro de ambos sin pertenecer a ninguno”.