¡El Comienzo del Derrumbe! Pandemia, Colapso, Democracia Liberal y el Marxismo

(…) Hoy, casi la totalidad de corrientes marxistas, después de más de dos siglos, siguen siendo casi totalmente ajenas a los problemas relacionados a la crisis ecológica! Y a pesar de que algunas vengan intentando en el último tiempo discutir, de manera siempre “coyuntural” y oportunista (a menudo con fines electorales), a veces, la problemática ecológica, esta última sigue estando casi absolutamente ajena de las reales discusiones estratégico-programáticas, políticas y tácticas de la izquierda marxista.

Un ejemplo de lo anterior es que, en el caso de la actual pandemia de Covid-19, producto directo de la crisis ecológica, la mayoría de los análisis de la izquierda marxista la reducen a un mero factor de “catalizador” (es decir, secundario) de los procesos económicos, políticos y sociales “clásicos” de la dinámica imperialista, esto último sin discutir ni el caracter inédito de esta crisis, asi como tampoco la relación entre la actual crisis pandémica y la irrupción en el proceso histórico de una serie de factores de crisis eco-sistemica (no clásicos) que, distintos a aquellos que han marcado el curso del desarrollo social durante la fase imperialista, constituyen los antecedentes no de un nuevo “ciclo revolucionario” tradicional a nivel mundial… sino que, por el contrario, de una dinámica (cercana) de derrumbe definitivo del capitalismo y del inicio de un proceso fulminante de extinción humana! (…)

(…) Trotsky, de hecho, preparó el terreno para una gran parte de las políticas industriales que Stalin aplicó posteriormente: por ejemplo, entre otros ámbitos, sus planes para la construccion de la destructiva mega-represa del Dnieper! Lenin tampoco fue diferente de Stalin en el ámbito de sus concepciones brutal-industrialistas, sintetizadas en su politica anti-ecológica (ultra destructiva) de “Electrificacion más Soviets”, esta última totalmente ajena de cualquier consideración ecológica. En el caso del Che Guevara, son también conocidas, por ejemplo, sus políticas brutal-desarrollistas en el ámbito de la industria química y su predilección por la utilización de agro-tóxicos.

Otros teóricos del Marxismo Clásico tales como Gramsci (el más anti-ecologico y vulgar de los pensadores marxistas en el terreno de la relación hombre-naturaleza), ni siquiera fueron concientes de la existencia del problema ecológico, esto a pesar de los elementos de pensamiento ecológico-político que ya se encontraban presentes en la obra de Marx y Engels. Para Gramsci, el problema de la crisis ecológica y la relación hombre-naturaleza, asi como también las dinámicas propias del mundo natural, ni siquiera debían ser consideradas dentro de las temáticas relevantes en el estudio de la “dialéctica histórica”. Esta fue la base, entre otras cosas, tal como plantea correctamente Foster, del giro historicista-culturalista vulgar anti-ecológico adoptado por la Escuela de Frankurt y el burdo y mecánico rechazo de la “dialectica de naturaleza” (defendida antes explícitamente por Engels) de un Lukács! (…)

(…) Esta es la verdad del atraso del Marxismo con respecto a la problemática ecológica. Incluso Hitler y el Partido Nazi, perros rabiosos de la reacción capitalista, otorgaron un lugar mucho más importante en sus concepciones estratégicas y políticas a la problemática ecológica que el conjunto de los Marxismos Industrialistas (desde el Stalinismo hasta el Trotskysmo) hasta hoy! Es más, a nivel práctico, las políticas medioambientales del III Reich Hitleriano se encuentran igualmente por encima a todo lo que ha podido alcanzar el llamado Ecosocialismo o cualquiera de los actuales “movimientos verdes”, los cuales, en los hechos, no han salido jamás ya sea de los cuartos de la academia (Foster, Lowy, Tanuro, Riechmann), ya sea de los espacios del lobby empresarial (el ejemplo más reciente es Greta Thunberg, amiga de Obama y de la ex líder del FMI Lagarde).

Esta es la verdad del atraso del Marxismo y los “Movimientos Verdes” con respecto a la problematica ecológica. Incluso Hitler y el Partido Nazi, perros rabiosos de la reacción capitalista, dieron un lugar mucho más importante a la problematica ecológica en sus respectivas discusiones estratégicas y programáticas que el conjunto de los Marxismos Industrialistas (desde el Stalinismo hasta el Trotskysmo)! (…)

Los Marxismos Industrialistas, aliados del Capital en el ámbito de sus respectivas concepciones moderno-antropocéntricas, deben correr la misma suerte que los capitalistas y sus partidos: las Guillotinas!

Mientras la Izquierda Moderno-Industrialista y sus cómplices Ecosocialistas se vuelven más y más obsoletos como producto de los primeros golpes del colapso civilizatorio, un nuevo pensamiento de lucha avanza: el Colapsismo!

Derechistas, Izquierdistas, Capitalistas, Marxistas Industrialistas!
Neoliberales y Trotskystas, Conservadores Religiosos y Guevaristas… todos basura moderna!

SEGUIR LEYENDO.

[es] (EEUU) El Fin de la Anarquía

Al parecer uno de los presos más celebres dentro del movimiento eco-anarquista, Walter Bond, al poco tiempo de salir de prisión renegó y rechazó el ideario anarquista moderno, lo hizo en una carta abajo traducida por nosotros.
Sus palabras calaron profundamente en el ego de los anarco-frailes que no dejaron de señalarlo como fascista, traidor y demás adjetivos idiotas propios del rencor pueril del cual hacen gala cuando un idividualista decide emprender su camino criticando lo que antes solía defender.
Cabe mencionar que Bond fue responsable de varios atentados incendiarios, feroces ataques que afectaron sus objetivos egóicos en 2011.


Durante la mitad de mi vida he tenido una relación intermitente con el anarquismo. Y varias facciones del anarquismo también han tenido una relación intermitente conmigo. Pero esto ha llegado a su fin. Ya no puedo, de buena fe, tener NADA que ver con la mezcolanza políglota de locura política e ideológica que es el anarquismo. Ni con sus grupos, se piensa, ni con sus ideologías ni con sus individuos.

EL ANARQUISMO ES DIVISIVO. Obviamente, todo el objetivo de la anarquía no es más que el derribo de todo lo justo, puro y bueno. La anarquía defiende lo que es vil, y hace de la degeneración su norma. El anarquismo se baña de retórica conflictiva y contraria, de tautologías esquizofrénicas y sopa de palabras. El anarquismo ha sido la ruina de todas las causas serias de los derechos de los animales, el bienestar de los animales y la liberación de los animales; así como los movimientos por la Tierra y el medio ambiente. Como la religión, se infiltra en grupos autónomos que tienen un enfoque único y puntual y comienza una propagación cancerosa. Hasta que finalmente el grupo anfitrión se convierte en un grupo marginado de luchas internas e introspección que a menudo no tiene nada que ver con sus motivos originales. De la misma manera que el socialismo se infiltra en los movimientos. Pero mientras que los objetivos finales del socialismo son nefastos, los del anarquismo son simplemente inútiles.

EL ANARQUISMO ESTÁ CONTRA LA NATURALEZA: la jerarquía es un hecho natural que se exhibe en un millón de formas a lo largo de la multiplicidad de vida que habita el planeta. Todo lo que hay que hacer es estudiar biología, evolución o sociedad con medio cerebro para ver que la vida no es posible sin un orden jerárquico. Por supuesto, el anarquista inventará montones de retórica en sentido contrario, pero esto es exactamente lo que uno hace (la religión como ejemplo) para enturbiar las aguas lo suficiente como para dar sentido a las tonterías. Fuera de la jerarquía, el otro objetivo favorito de la anarquía es “el Estado”. Una vez más, como muestra la historia en amplios casos aislados, “el Estado” es simplemente un fenómeno social que ocurre naturalmente una vez que cualquier civilización alcanza un cierto nivel de sofisticación.

EL ANARQUISMO ESTÁ CONTRA LA LIBERTAD- La libertad que profesa el anarquismo es solo el concepto superficial y hedonista de la libertad. De todas las formas esenciales, los anarquistas buscan el control del grupo tan rígidamente como cualquier otra facción comunista autoritaria. Las “libertades” del anarquismo son viles y bajas. La libertad de inyectarse heroína en parques públicos. La libertad de fumar metanfetamina en público. La libertad de ser un pervertido, de comerse la cena de un contenedor de basura. O la libertad de ser un gorrón y un vagabundo indolente. En ideología, y de hecho, la mayoría de los anarquistas son solo un subconjunto ultramilitante del izquierdismo patológico. La más mínima desviación del igualitarismo o de la política de identidad y sus cabellos se encienden y su vociferación sale inmediatamente a la superficie. Aparentemente, piensan que de alguna manera una sociedad puede existir sin ley y orden, pero al mismo tiempo estar fanáticamente surcada en la aplicación de incluso las desigualdades percibidas más minúsculas.

De todos modos, soy Vegano y Straight Edge y mis preocupaciones NO son para aquellos que no pueden exhibir autocontrol, autodisciplina, sobriedad y compasión por la biosfera y los animales. No es lo que me preocupa si un travesti puede usar el baño de su elección en Wal-Mart, o si un drogadicto obtiene una nueva aguja para inyectarse en un baño público. Y no tiene por qué preocuparme. Una de las mayores estafas de los últimos tiempos es la noción de que nada de lo que haces o crees tiene mérito en sí mismo a menos que sea parte de un conglomerado más grande de creencias ortodoxas. La liberación animal es importante, la salud del planeta es importante. Estos seres son reales, son vida. La política de izquierda y derecha es una construcción social, no es de carne y hueso. No son Tierra ni Aire.

Así que el anarquismo y yo nos hemos unido y separado, de vez en cuando, como una pareja defectuosa que parece que no puede colgar. Pero este es mi baile final. Este es el cierre. No creo que haya sido una pérdida de tiempo, pero estoy contento de haber terminado, cada hombre tiene su propia naturaleza y el anarquismo es contrario al mío.

Saludos

Walter Bond
ALF POW

Amoralismo Individualista

¿Es el anarquismo individualista compatible con una moral?

E. Armand ha respondido que sí y ha escrito: “se puede construir un código de moralidad que no rendirá nada al sistema moral más estricto y, sin embargo, no restará valor al individualismo más extremo”

Sostengo, por el contrario, que el anarquismo individualista es necesariamente amoralista porque no puede conciliarse con ningún sistema moral.

Debe señalarse que por “moralidad” no me refiero a ese juicio subjetivo que decide qué “debería o no debería hacer” porque esto varía de individuo a individuo y puede cambiar de acuerdo con los sentimientos, pasiones y necesidades de uno. Por el contrario, la moral es la norma superior, la ley absoluta, el orden imperativo que impone a todos, en todo momento, lo que deben hacer y lo que no deben hacer.

Stirner comparte mi concepción de la moralidad. En El Único y Su Propiedad escribe:

“La gente trata de distinguir la ley del mando arbitrario, de la ordenanza: la primera proviene de una autoridad legítima. Pero una ley sobre la acción humana (ley ética, ley estatal, etc.) es siempre una declaración de voluntad y, por lo tanto, un mandato. Sí, incluso si me diera la ley, solo sería mi orden, que puedo negarme a obedecer en el momento siguiente. Seguramente se puede declarar lo que está dispuesto a soportar y, por lo tanto, a través de una ley, negarse a tolerar lo contrario, de lo contrario trataría al transgresor como su enemigo; pero nadie tiene el mando sobre mis acciones, para prescribirlas o hacer leyes sobre ellas. Debo soportar que me trate como a su enemigo, pero nunca que me trate como a su criatura, o que haga su razón, o incluso sin razón, mi pauta.”

De esto se desprende que si otros me imponen una regla de conducta, debo rebelarme contra esta imposición porque quiero vivir de la manera que me gusta y no como mis vecinos, que tienen intereses y opiniones diferentes a las mías, les gustaría que viva. Y si mi regla de conducta se deriva de mi razón, puedo repudiarla más tarde, aún inspirada por la misma razón, pero razonando de manera diferente. Bajo la influencia de los nuevos sentimientos y los nuevos intereses, podría comprender lo absurdo de la regla que había adoptado previamente. Lo que es más, puedo romper la regla que mi razón aún acepta porque mis instintos y sentimientos reaccionan contra ella y tienen la ventaja por el momento.

Si, por el contrario, sigo obedeciendo la misma norma, incluso cuando mi razón la condena, o cuando siento que está en una contradicción demasiado evidente con mis sentimientos y necesidades instintivas, significa que reconozco que es superior a mi, que la considero sagrada y le doy una realidad objetiva, un valor per se, independiente de mí. Pero en este caso soy esclavo de un fantasma, víctima de una sugerencia.

Por lo tanto, un individuo libre no puede comprometerse a seguir toda su vida una sola regla de conducta, y es absurdo esperar que siempre cumpla con la misma norma. Es aún más absurdo y tiránico esperar que toda la humanidad acepte siempre y siga la misma ley. Toda moralidad declara que es la única, la verdadera moralidad. En otras palabras, es la regla legítima que todo hombre, en todos los tiempos y lugares, debe reconocer y practicar. Pero la afirmación hecha por todas las moralidades es una locura porque no existe, ni puede existir, esa unidad espiritual que Kant consideraba posible en el futuro.

De hecho, no hay una sola razón que funcione en la misma medida en todos los hombres. Hay una multitud de razones que operan de diferentes maneras en diferentes personas que tienen diferentes necesidades, intereses y gustos. En consecuencia, siempre hay muchas personas que no aceptan una regla de conducta porque piensan que no es útil ni justa. Y entre aquellos que lo aceptan, el desacuerdo ocurre pronto en cuanto a cómo debe interpretarse la norma. Tomemos, por ejemplo, el mandamiento Cristiano.

“No hagas a los demás lo que no quieres que te hagan”

Los primeros cristianos interpretaron esto como el significado de que nunca, de ninguna manera, incluso en defensa propia, debes hacer a los demás lo que no te harían. Y como no se someterían a la violencia, no usarían la violencia contra los soldados romanos que los arrestaron para que pudieran ser arrojados a los leones.

Pero vinieron otros cristianos, igualmente honestos y sinceros, que interpretaron esta regla como no hacerle a los demás lo que no querrías que te hicieran a ti, sino reaccionar violentamente contra aquellos que te oprimen violentamente. Así, los Albigenses1 y los Valdenses2 murieron armados luchando contra las cruzadas católicas que los atacaron y los masacraron.

Entre los católicos, incluso entre aquellos que aspiraban al triunfo absoluto de la Iglesia, se conmovieron por un fanatismo ardiente y por el deseo de dominación temporal, esta regla se interpretó como: “no hagas a los demás lo que no quieres que te hagan pero usa la violencia, la tortura y la estaca contra los herejes que, aunque no atacan físicamente, propagan teorías contrarias a nuestra fe”.

Como resultado, hombres como el cardenal Frederic Borrone, que eran justos y humanos en su vida privada, eran inexorables y feroces como inquisidores.

Por lo tanto, está claro que todas las normas de comportamiento están abiertas a diferentes interpretaciones que conducen a los individuos a formas de vida contradictorias. Solo cuando, en ciertos momentos y lugares, por medio de la fuerza física o de la sugestión, algunos lograron imponer su interpretación a otros, triunfa una sola moral, entendida y seguida por todos de la misma manera. Pero este triunfo no es más que una terrible tiranía en virtud de la cual los individuos retorcidos se reducen al papel de esclavos y se ven obligados a obedecer la ley sagrada, a pensar y sentir de la misma manera. Contra tales afirmaciones, los individuos solo pueden oponerse a la inclinación de su rebelión.

Sin duda Armand respondería que mis críticas están dirigidas contra la moral absoluta, no contra una moral que pueda ser aceptada por un individualista, es decir, una moral relativa que es solo “moral” para aquellos que la encuentran útil y que solo dura por el tiempo que lo acepten. Pero tal moralidad también afirmaría ser absoluta, necesaria y universal, y ser la única norma de conducta para todos los hombres, en todo momento y lugar. De lo contrario, no es una ley, no es una moralidad – es solo un juicio personal (o una expresión de gusto personal) que variaría de uno a otro y que podría cambiar en mí mismo en cualquier momento que quisiera. Por lo tanto, vuelvo a Protágoras, a “el hombre es la medida de todo”, a Stirner, al “Único”.

El anarquista individualista no reconoce nada por encima de su ego y se rebela contra toda disciplina y toda autoridad, divina o humana. No acepta la moralidad y cuando se entrega a los sentimientos de amor, amistad o sociabilidad, lo hace porque es una necesidad personal, una satisfacción egoísta, porque le agrada hacerlo. De la misma manera, cuando considera conveniente rebelarse y luchar contra otros hombres, no duda un momento siguiendo esta otra tendencia. Pero nunca, en ningún momento, el anarquista individualista quiere someterse a una regla de conducta

común a todos en todo momento. Es decir, la ley del rebaño.

(Publicado en Minus One #8, 1966 / Recuperado de la página Union of Egoist y traducido durante el 2020 para el blog Enemigo de Toda Sociedad / Traducción original del francés al inglés por J-P. S – publicado en “L’Unique” Nº 37)

1Los miembros de una secta herética en el sur de Francia en los siglos XII-XIII, identificados con los cátaros. Su enseñanza era una forma de dualismo maniqueo, con un código moral y social extremadamente estricto. (N.T)

2El movimiento valdense surge, a partir del movimiento de los Pobres de Lyon, en el siglo XII, a partir de la predicación de Pedro Valdo, se proclamaban sucesores directos de los cristianos primitivos quienes durante las persecuciones por parte de los romanos en siglo I.

extraído de Contra la Moral

[es] El nihilismo y el O9A

El autor de un elemento anterior que hemos mencionado {1} tiene, o al menos eso parece, “conectado un poco más de los puntos metafísicos” entre la Orden de los Nueve Ángulos y el nihilismo y que el nihilismo lleva al O9A mucho más allá del “neonazismo”. “Que los analfabetos ocultistas y los medios de comunicación dicen comúnmente, pero erróneamente, que defienden.

En un artículo titulado Realidad virtual y terrorismo, el autor cita un texto de O9A publicado en Naos {2} hace décadas que dice que:

“Durante mucho tiempo, la naturaleza del camino de la mano izquierda ha sido mal entendida. La definición tradicional de uso de magia para propósitos personales / destructivos / negativos no tiene sentido porque supone un marco de opuestos morales, que en realidad no existe en relación con las energías mágicas. Toda evolución de la conciencia es un acto mágico: una expansión de lo acausal en el ámbito de lo causal. Desde el punto de vista “tradicional”, moral / nazareno, toda esa evolución, por necesidad, se convierte en maldad. Es lamentable que, durante mucho tiempo, este simple hecho haya sido oscurecido por sistemas tontos como Qabala con sus nociones de un lado oscuro del árbol. No existe un lado oscuro, porque lo que realmente existe es oscuro en sí mismo porque presiente el no Ser “.

Como señala el autor de Realidad virtual y terrorismo,

“Está todo oscuro, porque la acausal es solo […] un término para denotar el mal absoluto y cada acto de presenciarlo en el reino causal de la necesidad, se convierte en mal”.

Sin embargo, incluso si se acepta que el nihilismo significa “rechazo de las creencias religiosas, principios morales y leyes prevalecientes, junto con una hostilidad práctica hacia las creencias aceptadas y / o las instituciones establecidas”, entonces, filosófica y prácticamente, el movimiento O9A sin líder va más allá del tipo de El nihilismo se manifiesta, por ejemplo, en los roles de perspicacia O9A, en la presencia de la acausal a través de hechos siniestros, a través de ritos y ceremonias ocultas heréticas, y a través del principio O9A de la autoridad del juicio individual.

Lo hace porque, como se explica en otra parte {3}, la razón de ser del O9A es evidente en:

“Individuos que emprenden anados herméticos (ἄνοδος) a menudo por décadas por los cuales pueden descubrir Lapis Philosophicus y así adquirir sabiduría. Un manifiesto práctico anados en el O9A Seven Fold Way ”

y en el hecho de que
“En qué se centran e interpretan mal los medios de comunicación, como el supuesto sacrificio, los roles de perspicacia, el satanismo, el supuesto neonazismo, la supuesta interrupción de la sociedad y los rituales ceremoniales ocultistas como los del Libro Negro de Satanás O9A, están relacionados con un solo temporal parte de ese Seven Fold Way. Qué parte es tan relevante solo para un Adepto Externo (etapa tres de siete) y qué parte dura entre un año y alrededor de dieciocho meses después de lo cual el individuo pasa a otras experiencias de aprendizaje “.

Qué otras experiencias de aprendizaje, más allá de la etapa de Adepto Externo, involucran “experiencias numinosas” como el rito de tres a seis meses de Adepto Interno donde el individuo vive solo en el desierto.

El Adepto O9A, por lo tanto, como resultado de sus presencias anados, algo – una Realidad – que prevalecen las creencias religiosas, los principios morales, las leyes, las abstracciones causales y las formas se ocultan, oscurecen o distorsionan.

Además, el movimiento O9A siempre ha mantenido que el conocimiento de esta Realidad se adquiere sin palabras, y por lo tanto no es solo un conocimiento acausal sino también el resultado de un pathei mathos: un aprendizaje de la experiencia personal, pruebas y desafíos tanto ocultos como prácticos. . {4}

Por lo tanto, tal vez sea más adecuado describir el O9A como la representación de un nihilismo posmodernista.

TWS Nexion
Oxonia
Abril 2019 ev

{1} http://www.o9a.org/2019/01/the-nihilist-o9a/
{2} A facsimile of the Naos MS is currently (April 2019) available at https://lapisphilosophicus.wordpress.com/naos/
{3} https://wyrdsister.wordpress.com/2019/03/23/a-modern-orthodoxy/
{4} https://omega9alpha.wordpress.com/pathei-mathos/

[es] Recopilación de textos

Traemos una recopilación de los textos contenidos en el antiguo blog “Asilvestrados” gracias al trabajo de la Editorial “punta de flecha”. Una vez más disfrutamos de estos bellos poemas y reflexiones.


ASILVESTRADOS

La presente es una recopilación de todos los textos publicados en el blog vagueversesauvage(punto)wordpress(punto)com

Los siguientes han sido publicado entre 2011 y 2015 y siguen dicha cronología.

Esta edición intenta ser una manera un poco más práctica de acercarse a estos bellos textos. Algún árbol que te permita acompañarlo en su copa, algún río, o cualquier lugar lejos de humanos sería un lindo lugar para leerlos.

Encontrá el tuyo.

Editado en algún lugar de la Patagonia durante el 2020