[es] (Alemania) Adjudicación y comunicado – Célula Fuego Salvaje

Traducción al español del fiero comunicado de Célula Fuego Salvaje de Alemania.

Nos regocijamos con sus palabras y actos, su declaración es solo el comienzo de que la venganza tomada por los individuos está en curso. La era de las revoluciones, incluso del viejo sistema informal anarquista se ha derrumbado, lo que hoy mueve a los criminales egóicos, no es un sentimiento de “solidaridad”, de “apoyo mutuo”, sino de venganza, odio contra la civilización y ganas de verlo todo arder.

¡Adelante individualistas únicos, nihilistas y eco-extremistas!


I

“Ya es hora de quemar este país, este mundo artificial; esto el inicio del fuego negro que consumirá sus negocios e industrias de la asquerosa sociedad tecno-industrial. Ahora es el momento de articular una crítica directa y fría, lejos de fantasías, hagámoslo y presentamos golpes”.

A medida que la plaga de la modernización se extiende en los cementerios urbanos de la sociedad tecnológica de masas, sofocando cada vez más nuestra existencia cada día que pasa, proseguimos con nuestra guerra personal contra la civilización y las hordas de cobardes sumisos, que la recrean y la sostienen con sus actos cotidianos de servidumbre y conformidad.

Las nuevas innovaciones en el ámbito del control tecnológico y la dominación avanzan diariamente, con la mayoría dando la bienvenida a la proliferación de tecnologías “inteligentes”, y la digitalización total de todos los aspectos de la vida. En nombre de “conveniencia”, las masas híper-civilizadas median la totalidad de sus vidas sin valor a través de pantallas y receptores, alimentando al leviatán industrial con un flujo interminable de datos. Datos que, con la ayuda de corporaciones como Google, Facebook, Microsoft, Vodafone, Sony, etc., usan para promover programas de vigilancia estatales y gubernamentales, solidificando e imponiendo las ilusiones de “paz social” y de control.

Las antenas de telefonía móvil, además de funcionar como piezas importantes de infraestructura técnica para el buen funcionamiento de la sociedad, y el proceso de estupidización en masa, también emiten cantidades masivas de toxicidad en forma de ondas de radio y microondas, resultando en tumores y daños cerebrales en criaturas que viven cerca, y son conocidos por interferir con los sentidos de navegación de las aves y los insectos, lo que lleva a muertes en masa de colonias enteras de abejas y, por tanto, causan daños irreparables a los ecosistemas existentes.

Sabemos que al destruir estas antenas y cortar un par de venas del sector de las telecomunicaciones, hacemos poco para dañar a las corporaciones que poseen estos dispositivos, pero creamos momentos de placer y satisfacción egoísta en nuestras vidas, rompiendo con la rutinización de la vida al gastar tiempo en las ciudades, y con el objetivo de causar estrés e incomodidad entre los tecno-drogadictos de las masas repugnantes, interrumpiendo la cada vez más normalizada y fabricada “necesidad” de conectividad constante.

En las últimas horas del 2/2/17, acompañado por nuestro furioso odio a la sociedad y un profundo amor por los animales no humanos antes mencionados, extendimos nuestro fuego a las heladas calles de Leipzig, Alemania. Encapuchados y enmascarados, escondidos bajo la cubierta de la oscuridad, nos dirigimos hacia nuestro primer objetivo, un grupo de antenas bien escondidas propiedad de Vodafone. Pusimos la antorcha en una serie de cables que corrían por el lado de una chimenea de ladrillo, entre algunas casas y un café de moda vegano. Las llamas subieron todo el camino hasta los cables de las antenas, sumergiéndolos completamente y esparciendo llamas y chispas a través de un área de 60 metros. Esto se logró cubriendo el fondo de los cables expuestos en gel inflamable y luego colocando dos incendiarios de combustión lenta entre los cables. Los iluminamos y nos echamos a reír cuando desaparecimos una vez más en la noche.

En la noche del 7/2/17 más ataques fueron llevados a cabo por una individualidad de la célula, en un área diferente de la ciudad, estas son sus palabras.

… Entre los sonidos del bosque invernante y los sonidos de las criaturas no humanas que intentan vivir sus vidas salvajes, en medio de estos momentos tranquilizantes me oigo preguntar por momentos de alegría, por los momentos libres de rabia. Así que destruí 7 torres de caza y cuando terminé, mi deseo era más. Más momentos de actividades silenciosas entre el canto de los pájaros. Más momentos de auto-liberación. Así que en la misma noche prendí fuego a 6 coches indiscriminadamente. Sin preocuparse por las ideas morales de objetivos y objetivos aceptados, las ideas abstractas de lo “correcto” o lo “incorrecto”. Sólo con mi deseo completamente solitario de perturbar la vida normal civilizada, sólo por el olor de la goma quemada en el aire helado del invierno cuando sabes que mañana algunos esclavos civilizados van a llorar por sus asquerosos coches. Tres de ellos fueron incendiados por completo…

En el reportaje de las noticias sobre este ataque, la policía hizo la declaración con respecto a los motivos de la serie de incendios provocados con “un fondo político, sin embargo, puede ser excluido”. Nos sorprendió ver que estos imbéciles realmente aciertan en una cosa correcta. No nos importa una mierda lo “político”, solo queremos divertirnos mientras observamos el mundo arder.

II

Cuando empezamos a adjudicarnos algunos de nuestros actos de destrucción como la Célula Fuego Salvaje, también asociamos a nuestra pequeña pandilla con la ALF, ELF y FAI como parte de un experimento final en la comunicación entre otras individualidades interesantes dentro del campo “anarquista” al que pertenecíamos, no por tener contacto directo con ellos. Luego en nuestro segundo comunicado abandonamos el uso de estas siglas y hablamos brevemente de algunas de nuestras motivaciones para hacerlo. Tomaremos el tiempo para continuar el diálogo que rodea este proceso aquí, con el fin de deconstruir las abstracciones de nuestras ideas de las cuales nosotros mismos fuimos los autores.

Como expresamos anteriormente, ya no necesitamos estas etiquetas para “identificarnos” a nosotros mismos o a nuestras acciones como una “parte” de nada. Nunca perteneceremos a los””movimientos” creados por estas identidades colectivistas reificadas, y rechazamos total y especialmente los principios moralizantes de “no-violencia” hacia los “humanos” defendidos por las tendencias del Frente de Liberación Animal y del Frente de Liberación de la Tierra.

Conservamos el nombre de la célula para marcar claramente nuestra salida de las alcantarillas del pensamiento ideológico y / o idealista, y significa el desarrollo de nuestros deseos y la praxis iconoclasta. Para ser honestos con nosotros mismos, creemos que en nuestro primer comunicado algunas afirmaciones erróneas fueron hechas por el uso de expresiones que a veces sentimos que corresponden con nuestras pasiones, pero dentro del agujero de las interacciones civilizadas, las cadenas del lenguaje presentan la oportunidad para innumerables interpretaciones erróneas, convirtiendo nuestros gritos de guerra en meros eslóganes y frases que reproducen papeles e ideales. Nuestro objetivo es acabar con todos estos fantasmas que impiden el fortalecimiento de nuestras individualidades, y bloquear nuestros caminos hacia el caos de una existencia salvaje y sin mediación que nos construimos en el presente.

A partir de aquí, los comunicados y reivindicaciones de responsabilidad procedentes de cada núcleo de la Célula Fuego Salvaje serán acompañados por un nombre de una célula secundaria que permita mayor flexibilidad y autonomía en la realización de ataques internacionales y para una expresión más clara de los motivos y opiniones de o los individuos responsables.

Seremos muy claros de que esto NO es un “llamado” para que otros que conocemos tomen nuestro nombre en el pluralismo ritualista típico del campo “anarquista”. Es simplemente un movimiento estratégico en nuestro nombre para mejorar nuestras capacidades para una mayor destrucción.

III

Cuando hablamos de idealismo, nos referimos a la hipócrita idea de luchar por una meta o por una causa externa, por algún futuro mejor o ídolo mistificado. Como no creemos en la posibilidad de destruir completamente la prisión de la civilización, nuestros actos de destrucción son actos que tienden a nuestra auto-liberación. Actos que pretenden romper las cadenas que la sociedad nos ha impuesto desde nuestro nacimiento, y crear el potencial para escapar de la gran jaula momentáneamente, por descivilizarnos y hacernos peligrosos. La idea de causar terror y disturbios entre las masas dormidas y transformar los mundos oníricos del progresismo, y la utopía en una pesadilla viva para aquellos que consideramos nuestros enemigos, es para nosotros otra parte importante de las razones por las que llevamos a cabo nuestros actos egoístas y criminales.

No somos “anarquistas” porque hace mucho tiempo hemos rechazado la estancada ideología del “anarquismo”. No somos tan tontos para tener ninguna “esperanza” en la “lucha”. No estamos motivados por las fantasías devocionales de “victoria”, “revolución” o “colapso”. Nos hemos vuelto completamente enfermos de este circo cristianizador y de todas las posturas, censuras, puñaladas, predicación moralista y la incesante charla apagada. No estamos diciendo que todos los que se llaman a sí mismos “anarquistas” caigan en esta trampa ideológica, todavía hay algunos únicos que reclaman esta “identidad” por sí mismos, que es su discreción. Entre estos pocos contamos con orgullo con algunos de nuestros aliados cercanos y cómplices.

Somos un pequeño círculo de nihilistas criminales e individualistas egoístas. El nihilismo para nosotros representa un proceso de negación y abnegación, es nuestra herramienta para derribar las paredes de las construcciones civilizadas impuestas a nuestros egos indomables. Las cadenas culturales-sociales de “moralidad”, “identidad”, “género”, “altruismo”, “optimismo”, “igualdad”, “solidaridad”, “respeto”, “humanismo”, “antropocentrismo” están las llamas de la destrucción iconoclasta. Cuando nos dirigimos a la batalla, ejercemos nuestro nihilismo como un arma, con la cual creamos juguetonamente momentos de gozosa ruptura dentro de los sofocantes confines de la sociedad tecno-industrial, en el aquí y ahora. Estamos motivados por nuestros deseos y pasiones de venganza por todo lo que hemos perdido. Con toda la fuerza e ingenio que poseemos, volvemos nuestra vitalidad en nuestro medio de ataque contra la realidad que odiamos, encarando a nuestro enemigo de frente y siendo más fuertes para él.

IV 

Hemos vagado por todas partes. Hemos visto la belleza del caos natural en el interior de bosques antiguos, y entre las malas hierbas que se rompen el hormigón. En la soledad de las cimas de las montañas, y en los encuentros silenciosos con otros individuos nocturnos acechando en la noche. Cuando afilamos nuestros cuchillos en las sombras de los bosques, y conspiramos alrededor de fogatas con nuestros fervientes cómplices, con quienes compartimos el deseo de salir de las jaulas de nuestra domesticación y convertirnos en seres salvajes.

Hemos sido testigos de primera mano de la devastación que el reino de la “humanidad” ocasiona en el medio ambiente terrestre, hemos estado en los límites de vastas y desoladas canteras, hemos caminado por los bosques despejados y por las playas cubiertas de petróleo y plástico, cubiertas por cadáveres de peces y pájaros, sintiendo el odio y la ira aumentando dentro de nosotros más y más como la negrura que se reúne en nuestros pulmones. Hemos visto los horrores dentro de las granjas de fábrica, y cada uno sintió, entonces, en nuestros corazones, que la liberación por sí sola nunca sería suficiente.

Hemos prendido incendiarios, quemando las máquinas e infraestructura que aniquilan lo salvaje, paralizando momentáneamente las normas y procedimientos del orden civilizado. Hemos lanzado ataques contra los empleados de las empresas ecocidas a plena luz del día y a la luz de la luna, sintiéndonos más vivos que nunca mientras huían ante nuestros cuchillos, molotovs y piedras. Nuestros actos de vandalismo han causado cortes de energía y de conexiones de Internet y teléfono en innumerables hogares y negocios. Nos hemos rebelado del intento criminal que no se detiene en romper simplemente algunas ventanas, y nuestras manos rabiosas se mueven para robar todas las necesidades de nuestra supervivencia que están al alcance.

Somos amorales, ilegalistas, antisociales e individuos impenitentes en guerra con la sociedad tecno-industrial y todo el progreso humano.

Con valentía y determinación seguimos practicando nuevas técnicas en la aplicación de las artes destructivas, mejorando nuestros métodos de sabotaje, ataque y evasión. Como no vamos a detenernos en nada, nuestros ataques irán en forma asimétrica a medida que corremos de sombra a sombra, y nuestros fuegos continuarán extendiéndose por todo este sucio continente.

Nuestras líneas de batalla están dibujadas y sabemos dónde estamos; en complicidad con los fieros anticivilizacionistas, eco-extremistas, incontrolables y pesimistas que, carentes de esperanza ni de temor, siguen dando golpes desvergonzados, indiscriminados y decisivos contra la tecno-colmena.

“Hacia la proliferación de ataques y la coordinación de grupos e individualidades para atacar más fuerte y constantemente contra la civilización patriarcal y su marco tecno-industrial, el camino es arduo e incierto, sólo nuestras acciones en el presente revelan nuestras convicciones reales”.

¡La aniquilación despiadada es lo único que merece este sistema pútrido, sus representantes, sus trabajadores y sus leales ciudadanos! 

¡Que los judiciales morales de todas las ramas sigan llorando y lloriqueando! ¡Que los habladores sigan hablando!

¡En guerra! 

Célula Fuego Salvaje

 

Pd: Nos emocionó saber que en la mañana del 8/2/17 una amenaza de bomba fue declarada a los estudiantes del Centro de Educación y Tecnología (BTZ) en Leipzig, causando la evacuación de 500 personas de las instalaciones, una gran respuesta de la policía y militares y un estado de miedo y pánico entre los estudiantes y maestros progresistas. Los actos terroristas de este tipo, especialmente los que van dirigidos contra las instituciones tecnocientíficas, son algo raros en esta región geográfica en particular, y acogemos con satisfacción la propagación del malestar y el desorden dentro de la “Fortaleza Europa”. Los bárbaros ya están dentro de las paredes. Siempre hemos estado aquí y siempre lo estaremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.