(Chile) Revista Ajajema en la mira de los pacos

Más propaganda gratis gracias al atentado anarco-bienechor en Santiago.


31 de julio 2019
Los mensajes en Internet de grupos supuestamente anarquistas y que se adjudican atentados en Santiago no dan tregua, lo que ha obligado a los organismos de Inteligencia del Estado a monitorear constantemente los sitios web en que dan a conocer sus acciones y sus presuntos planes a seguir.

El primero ocurrió el lunes, cuando el grupo autodenominado “Cómplices Sediciosos/Fracción por la Venganza”, que sería de tendencia anarquista, se adjudicó los envíos de las encomiendas-bombas que el jueves pasado llegaron hasta la 54 Comisaría de Carabineros de Huechuraba y la oficina del exministro del Interior Rodrigo Hinzpeter, en las dependencias de Quiñenco en Las Condes. El primer artefacto estalló y dejó ocho policías heridos, mientras que el segundo logró ser desactivado antes de que Hinzpeter lo abriera.

Y ayer, la agrupación “Ecoterrista” se hizo presente en el sitio web donde reivindican sus atentados. Este fue el grupo que hizo su aparición en enero de 2017 con la bomba que lesionó al entonces presidente de Codelco Óscar Landerretche. Además, aseguraron ser el grupo que a comienzos de año instaló un artefacto explosivo en un paradero de Transantiago en Vicuña Mackenna y, ahora último, el envío de la encomienda-bomba dirigida al presidente del directorio de Metro, Louis de Grange, que logró ser interceptada por Carabineros.

Este nuevo mensaje de los “ecoterroristas”, que también se hacen llamar “Individualistas Tendiendo a lo Salvaje” (ITS), no tuvo relación con la adjudicación de un atentado. Sino que con la publicación de una revista digital en formato PDF llamada Ajajem, que tiene 76 páginas y que entre otros elementos realizaron advertencias sobre eventuales nuevos ataques y en su última página realizaron un diagrama sobre cómo realizar una carta-bomba.

En su editorial, la agrupación aseguró que “una vez más salimos, una vez más nuestras letras y nuestra propaganda ven la luz. Seguimos inclaudicables en nuestro camino de apología y difusión en nombre de las siglas del caos; ITS. Desde las sombras, desde el más feroz anonimato continuamos editando nuestras páginas, paginas encaminadas y orientadas a la agudización de la guerra de las tendencias eco-extremistas y misántropas/nihilistas”.

Además, añadieron que “muchas cosas han pasado desde nuestro último número, atentados, egos, pólvora, sigilos, amuletos… la Mafia ITS. Los individualistas extremistas aún están íntegros y a la espera, pacientes y al acecho siempre, libres y salvajes como el viento que azota las estructuras civilizadas. Por poco y los hermanos de la HMB junto con los cómplices de SRS no matan al (presidente) de Metro de Santiago, por poco y no lo desfiguran, por poco y no incrustaron un perno en el cuerpo de su esposa o de su hija”.

Los “ecoterroristas” también lanzaron una advertencia: “Sabemos que los aparatos de inteligencia chilenos e internacionales están al pendiente de lo que decimos, así que escuchen atentos; en el Norte, en el Sur y al otro lado del océano andan los hermanos, piensen que nos hemos ido, que nos hemos apagado o que abandonamos la guerra, pero cuando vean y escuchen el estruendo del bombazo o vean las llamas ardientes del fuego, no se sorprendan… ustedes y todos sus aparatos tecnológicos, sus miles de peritos especialistas en bombas y sus seniles expertos en terrorismo nos tiene sin cuidado”.

Agregaron que “siempre al acecho, recabando, buscando y analizando, nos hemos ido, aguardamos la orden de lo Oculto, su mandato será obedecido y practicado, esperen, espérennos…”.

Todas estas palabras fueron acompañadas de una fotografía, que presuntamente correspondería a un informe interno de Carabineros sobre un análisis de la bomba enviada a Landerretche.

En otro apartado de la revista llamado “Apología del Caos”, se enumeran una serie de hechos que han afectado a ciudadanos en los últimos meses, tanto en Chile como en otros países. Por ejemplo, se incluye el incendio a la catedral parisina Notre Dame, una explosión de gas en México que dejó 135 fallecidos y el terremoto en Indonesia de junio pasado.

Como última página, ITS adjuntó un diagrama sobre cómo fabricar una carta bomba, con el mensaje “Ensaya, practica, crea, atenta…”.

Fuentes ligadas a estos casos aseguran que estas publicaciones resultan casi imposible de ser rastreadas, pues los servidores de los sitios que los acogen se encuentran en países distantes, en que resulta compleja la colaboración y, además, utilizan programas que encriptan las direcciones IP desde la cual se suben estos mensajes.

Para los organismos de Inteligencia que monitorean estas agrupaciones, la principal diferencia de los “ecoterroristas” con los anarquistas es que los primeros apuntan a cualquier blanco de la sociedad, pues acusan que la humanidad ha destruido la naturaleza. Los segundos, en cambio, tiene objetivos políticos y apuntan a las estructuras del poder, incluyendo entidades estatales, bancos u otros agentes de influencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.