(Chile) Trigésimo noveno comunicado de ITS: A los moralistas asesinos de Landskron

Comunicado número 39 desde uno de los nuevos grupos de ITS en Chile, arrojándose al cuello de los difamadores humanistas.

¡Adelante con los proyectos criminales dentro y fuera de ITS!

¡Muerte a los humanistas de cualquier tipo!


Saliendo al paso de las últimas críticas y contra-críticas que las monjas anárquicas han escupido a la gente que adhiere a nuestra tendencia eco-extremista o a los afines nihilistas… y queriendo defender a los “compas” anárquicos que viven en Chile como nosotros, queremos manifestar algunos puntos irrefutables para matizar un poquito el debate.

Queremos hablar de un “grupo de afinidad anarquista insurreccional tensionador”, o como quieran llamarle, que hizo suyo el ataque amoral indiscriminado. ¡AL FIN ENTRARON EN NUESTRA LOCURA! No, más bien hace rato y ahora quieren salirse.

Corría el año 2014 y su objetivo al parecer era una oficina de los funcionarios de las cárceles chilenas (convenientemente sin ocupantes). Eso se cree, porque no está claro qué pensaban chamuscar. Lo cierto es que dejaron una mochila con un artefacto explosivo tirada en la calle. No pusieron la famosa guardia anarca de la moral que busca no herir a inocentes.

Y la cagaron dentro de sus estándares. Porque fueron los primeros anarquistas indiscriminados. Un joven drogadicto llamado Sergio Landskron recogió la mochila y murió a causa de la explosión. Enterarse de ello de seguro los hizo caer de su bicicleta, vomitar sus hamburguesas veganas y rezarle a San Bonnano o a Sor Bakunin pidiendo la expiación de sus culpas.

Bajo los parámetros morales de estos llorones, poco menos que ITS ya estaba en Chile en 2014. No podían ser anarquistas, ¡montaje! Gritaron todos.

Pero sabemos que no, porque la Mafia no es anticarcelaria, y a lo más estaban conspirando los grupos eco-anarquistas que comparten nuestra forma de odiar. Ellos no se enfocan en carceleros, como podrán saber ya. Los asesinos de Landskron nunca reivindicaron el ataque, así con la vergüenza por violar sus estándares de la moral del ataque.

Ese ataque indiscriminado –no nos engañemos- es la gran CULPA del grupo de acción en cuestión. Kilos de tinta y saliva de la moral anarquista se quemaron junto al joven marginal, que reconocemos como uno de los peores resultados de la civilización podrida e, incluso, podríamos llamar “víctima”.

¡Se quedaron callados los anarcos! No dijeron ni pío de su muerte, no hubo un comunicado pidiendo disculpas o explicando por qué le dieron a quien no querían darle, como fue con el comunicado que sacaron los presos en guerra Juan, Nataly y Guillermo para justificar por qué fueron indiscriminados al atentar contra la estación del metro.

Mucho menos iba a existir un comunicado diciendo “sí, lo hicimos, fue un error”. Escondieron sus mucitantes hocicos por miedo a la cana. Miedo de quedar como salvajes sin moral anarquista. ¡Mira que matando a la última víctima del sistema!

Ya que últimamente está de moda la amenaza de guerra anarca contra la Mafia Ecoextremista, sapeo incluido, les tiramos algunas señas de estas monjas a los familiares y amigos -algunos de ellos delincuenciales- de Sergio Landskron que ya saben a quién cobrarle con balas y sables. Busquen casas “liberadas” alrededor del lugar del ataque indiscriminado y sabrán quién les quitó a su hijo-tío-hermano. Son casas llenas de cagones que en la actualidad se salieron de la tensión explosivista por la culpa anarco-cristiana, pero ya sabemos que tienen su pecado escondido y no se olvida tan pronto.

¿Consideran los moralistas “Sapeo” también lo que acabamos de decir? Nos da lo mismo, no por nada somos egoístas, criminales y amorales. Pero que se sepa bien, esto que acabamos de decir es sólo la muestra de que sabemos muy bien quienes están detrás de algunas cosas, sabemos desde dónde se ha gestado la campaña en Chile en contra del eco-extremismo, y sentenciamos, si continúan con esa patética campaña que no les extrañe que obtengan respuestas.

En su moral anarcocivilizada matar al muchacho Landskron es un pecado tan pero tan grande, que todo el movimiento anarquista chileno se quedó mudo de vergüenza. No vengan a criticar a la Tendencia con sus estándares moralinos, porque no estamos para sus negras y chuecas varas. Más aún, porque salen trasquilados.

Changos Merodeadores del Puerto (ITS-Chile)

*La palabra “Changos” no se refiere a los monos, sino a un grupo de nativos originarios llamados así en el sur del continente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*