Consejos de paternidad nihilistas

Traducción al español de interesante texto de Abe Cabrera, sobre los consejos de paternidad para los zerzanianos que se preocupan por el futuro que les dejarán a sus hijos, como si fueran capaces de controlar la situación en la que sobrevivimos.
Traducido por “Zúpay”.


“Tengo dos hijas, tengo dos hijas por las cuales, sobre todas las cosas,
haré lo que sea por protegerlas y proveer para ellas. Tengo dos hijas,
cuyos destinos se entrecruzan con el destino de todo lo salvaje. Tengo dos hijas que no tienen futuro en un planeta muerto.”

Leí la reciente editorial de la próxima “Black and Green Review” (Repaso Verde y Negro) , supongo que solo diré que Kevin Tucker tiende a confundir una postura moral con un argumento. Está bien, tenemos casi la misma edad y una cantidad similar de críos. Entiendo que dejar que tu mal temperamento se duplique, se vea atractivo cuando las punzadas en tu espalda tardan más y más en irse.
Algo a lo que me estoy volviendo alérgico a medida que me dirijo hacia la mediana edad, es a depender de “el mejor de los casos”, o golpes de suerte que salven el día. Las cosas nunca van de acuerdo a lo planeado: Todo, desde arreglar el auto, a terminar un proyecto para el hogar, o preparar una comida especial, será más costoso, tardará más tiempo y nunca saldrá como lo planeaste. Uno de los problemas con lo que me encontré en la madurez, fue aprender que las cosas nunca van a terminar siendo como esperábamos. De hecho, lo que “termina siendo” es la aniquilación de las expectativas. ¿Quieres hacer reír al universo? Cuéntale tus planes, o al menos así es el dicho.
El anarco-primitivismo de la escuela de Zerzan/Tucker, parece depender mucho en el hecho de saber, dentro de la razón, el cómo algo (cualquier cosa) inevitablemente llega a su desenlace. Ya he abordado el por qué esto no es muy posible o probable. Quizás seas capaz de predecir con cierto grado de precisión, cómo crecerá una semilla, o cómo se desarrollará una persona en particular, pero intenta predecir en cuantas piezas se romperá un plato si lo arrojas contra una superficie dura. Al mismo tiempo, encuentro difícil de creer que una ideología que se basa en la siguiente secuencia de eventos será exitosa:
1. Marcharse entre los arbustos con tus “mejores amigos”, y crear una
comunidad de resistencia (lo que sea que eso signifique)
2. … etc. (Inserte catástrofe aquí)
3. En su regreso inmediato, las tribus nómadas de cazadores-recolectores dominan la tierra…
Además de ser una repetición ridícula de la forma de culto comunal Yanqui.
El gran evento aquí es una especie de evento escatológico nebuloso, el cual no se puede desentrañar de ninguna forma digerible. ¿Como se ve un plato que se rompe en siete millones de pedazos?
Los padres no se deberían ver obligados a prometerle “un futuro” a sus hijos, por que “el futuro” es precisamente el problema. No hay forma para mi, como padre, de preparar a mis hijos para cosas que apenas entiendo. Y quizás la “cura” sería peor que la enfermedad; vender todo lo que uno tiene, cargar la cruz, y orientarse a lo salvaje; sacrificar todo lo que uno tiene por la perla primitivista de gran valor, obtenida luego de cuarenta años o mas, de vagar por el desierto… todo eso se parece demasiado a una lección escolar dominguera para mi gusto.
¿Y si la paternidad nihilista, es la paternidad en el ahora, con todas sus
contradicciones, con todas las cosas que no nos agradan? Siento duramente que la idea de poder prometerles a mis hijas un “mundo mejor”, sería simplemente tener la mentalidad equivocada. Lo máximo que puedo esperar, es estar ahí, y ser fuerte para aquellos que amo, y eso es todo. Existe una fuerza y una flexibilidad que, o se tiene o no se tiene. No creo que se trate meramente de supervivencia, tiene más que ver con darse cuenta de que hay más en la vida que solo sobrevivir. No somos libres, no, y para ser honesto, pienso que hablar sobre la “libertad”, es algo estúpido en las actuales circunstancias. Realmente está más relacionado con la pregunta de si la vida tiene sentido, y si hay más en la vida que gorronear y manguear en pos de nuestra existencia.
Para ser honesto, como padre, no puedo preocuparme tanto por el mañana. Y si lo hago, me pierdo demasiado. Parte de mi honestidad, es el decirle a mis niñas que son mortales. Ellas saben que son mortales, saben que desaparecemos para dejarle lugar a otros. Eso no es (realmente) “desesperanza” o “nihilismo”, solo es vida. Es parte del placer de ser humano, es asumir las consecuencias como cualquier otro animal.
Lo ultimo que quisiera que hagan (a pesar de tener poco control sobre eso), es que se sacrifiquen por un ideal en cual no tengan participación, incluso si se trata de algo tan “fundamental”, como la supervivencia de la especie en las generaciones venideras.
En este sentido, no veo una camino de la vida mejor que cualquier otro de los que se nos ofrecen actualmente. Lo último que un buen animal debería hacer es usar su propia supervivencia como un arma, como una especie de sacrificio táctico para las generaciones futuras. A diferencia de la gente del sur con ideas similares, no me hago fantasías sobre vivir una vida primitiva que apenas entiendo, aunque de todas formas respeto mucho.
Algunos de nosotros simplemente somos desafortunados, pero todos somos sacudidos por los vientos del destino. Para aquellos que amo, solo les deseo la habilidad de disfrutar lo que está disponible para que todos disfrutemos (naturaleza, amigos, placeres simples), y la fuerza interior (y quizás exterior), para resistir todo lo demás. Tener grandes planes es una invitación a la fragilidad, pero forjar ciertas actitudes (perseverancia, lealtad, fortaleza), genera flexibilidad. Es mas fácil decirlo que hacerlo, y de nuevo, me importa poco el futuro cuando se trata de estos temas. Pero un poquito de amor, duro, y no tanto, quizás pueda llegar más lejos que entrenar para el Armagedon Hobbesiano, o al menos ayudarnos a disfrutar la vida, hasta el punto de la segunda llegada de la catástrofe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.