¡El Comienzo del Derrumbe! Pandemia, Colapso, Democracia Liberal y el Marxismo

(…) Hoy, casi la totalidad de corrientes marxistas, después de más de dos siglos, siguen siendo casi totalmente ajenas a los problemas relacionados a la crisis ecológica! Y a pesar de que algunas vengan intentando en el último tiempo discutir, de manera siempre “coyuntural” y oportunista (a menudo con fines electorales), a veces, la problemática ecológica, esta última sigue estando casi absolutamente ajena de las reales discusiones estratégico-programáticas, políticas y tácticas de la izquierda marxista.

Un ejemplo de lo anterior es que, en el caso de la actual pandemia de Covid-19, producto directo de la crisis ecológica, la mayoría de los análisis de la izquierda marxista la reducen a un mero factor de “catalizador” (es decir, secundario) de los procesos económicos, políticos y sociales “clásicos” de la dinámica imperialista, esto último sin discutir ni el caracter inédito de esta crisis, asi como tampoco la relación entre la actual crisis pandémica y la irrupción en el proceso histórico de una serie de factores de crisis eco-sistemica (no clásicos) que, distintos a aquellos que han marcado el curso del desarrollo social durante la fase imperialista, constituyen los antecedentes no de un nuevo “ciclo revolucionario” tradicional a nivel mundial… sino que, por el contrario, de una dinámica (cercana) de derrumbe definitivo del capitalismo y del inicio de un proceso fulminante de extinción humana! (…)

(…) Trotsky, de hecho, preparó el terreno para una gran parte de las políticas industriales que Stalin aplicó posteriormente: por ejemplo, entre otros ámbitos, sus planes para la construccion de la destructiva mega-represa del Dnieper! Lenin tampoco fue diferente de Stalin en el ámbito de sus concepciones brutal-industrialistas, sintetizadas en su politica anti-ecológica (ultra destructiva) de “Electrificacion más Soviets”, esta última totalmente ajena de cualquier consideración ecológica. En el caso del Che Guevara, son también conocidas, por ejemplo, sus políticas brutal-desarrollistas en el ámbito de la industria química y su predilección por la utilización de agro-tóxicos.

Otros teóricos del Marxismo Clásico tales como Gramsci (el más anti-ecologico y vulgar de los pensadores marxistas en el terreno de la relación hombre-naturaleza), ni siquiera fueron concientes de la existencia del problema ecológico, esto a pesar de los elementos de pensamiento ecológico-político que ya se encontraban presentes en la obra de Marx y Engels. Para Gramsci, el problema de la crisis ecológica y la relación hombre-naturaleza, asi como también las dinámicas propias del mundo natural, ni siquiera debían ser consideradas dentro de las temáticas relevantes en el estudio de la “dialéctica histórica”. Esta fue la base, entre otras cosas, tal como plantea correctamente Foster, del giro historicista-culturalista vulgar anti-ecológico adoptado por la Escuela de Frankurt y el burdo y mecánico rechazo de la “dialectica de naturaleza” (defendida antes explícitamente por Engels) de un Lukács! (…)

(…) Esta es la verdad del atraso del Marxismo con respecto a la problemática ecológica. Incluso Hitler y el Partido Nazi, perros rabiosos de la reacción capitalista, otorgaron un lugar mucho más importante en sus concepciones estratégicas y políticas a la problemática ecológica que el conjunto de los Marxismos Industrialistas (desde el Stalinismo hasta el Trotskysmo) hasta hoy! Es más, a nivel práctico, las políticas medioambientales del III Reich Hitleriano se encuentran igualmente por encima a todo lo que ha podido alcanzar el llamado Ecosocialismo o cualquiera de los actuales “movimientos verdes”, los cuales, en los hechos, no han salido jamás ya sea de los cuartos de la academia (Foster, Lowy, Tanuro, Riechmann), ya sea de los espacios del lobby empresarial (el ejemplo más reciente es Greta Thunberg, amiga de Obama y de la ex líder del FMI Lagarde).

Esta es la verdad del atraso del Marxismo y los “Movimientos Verdes” con respecto a la problematica ecológica. Incluso Hitler y el Partido Nazi, perros rabiosos de la reacción capitalista, dieron un lugar mucho más importante a la problematica ecológica en sus respectivas discusiones estratégicas y programáticas que el conjunto de los Marxismos Industrialistas (desde el Stalinismo hasta el Trotskysmo)! (…)

Los Marxismos Industrialistas, aliados del Capital en el ámbito de sus respectivas concepciones moderno-antropocéntricas, deben correr la misma suerte que los capitalistas y sus partidos: las Guillotinas!

Mientras la Izquierda Moderno-Industrialista y sus cómplices Ecosocialistas se vuelven más y más obsoletos como producto de los primeros golpes del colapso civilizatorio, un nuevo pensamiento de lucha avanza: el Colapsismo!

Derechistas, Izquierdistas, Capitalistas, Marxistas Industrialistas!
Neoliberales y Trotskystas, Conservadores Religiosos y Guevaristas… todos basura moderna!

SEGUIR LEYENDO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.