(es) Por qué elegimos la imagen de portada para Atassa 2

Es el colmo de los colmos, los humanistas (sobre todo de Estados Unidos) altamente estúpidos con su falta de conocimiento y su mentalidad moderna de mierda que no les permite ver más allá de sus putas narices, se han indignado tanto por el nuevo número de Atassa y sobre todo por la portada de la revista, los descerebrados sin ninguna pisca de inteligencia han dicho que la portada de Atassa 2 es una puta esvástica nazi. ¡Pero qué estupidez tan más idiota! Entre nosotros, los colaboradores de ME, hemos comentado en broma que los anarquistas con su acostumbrada estupidez, seguro que confundirían la portada con un símbolo nazi, y nos sorprendimos cuando vimos que REALMENTE algunos pensaron eso, esto llevó a los editores de Atassa dar una breve explicación sobre el símbolo tras esta polémica en círculos ácratas, la cual traducimos abajo.

Por nuestra parte queremos decir que el símbolo que está de portada en dicha revista es un símbolo muy antiguo, ancestral, que tanto civilizaciones antiguas como grupos cazadores-nómadas utilizaron dándoles diferentes significados, en fin. Nada se puede esperar de las personas pegadas en una computadora esperando a que se manifieste el avance del eco-extremismo para derramar sus patéticas acusaciones, aunque estas sean realmente torpes.

¡Adelante, teóricos eco-extremistas de Estados Unidos!


Me disgusta la idiota ida y vuelta en asuntos superficiales como la portada de una revista. Es como tratar de describir una broma cuando alguien no se ríe. Honestamente, uno puede ser demasiado evasivo y creo que este ha sido un problema en el que hemos caído en este proyecto. Entonces a explicar:

Por supuesto, ya hemos publicado la leyenda de esta imagen en el actual número. A modo de explicación adicional, indicamos que el uso de esta imagen es paradójico en este caso. Por un lado, es una insignia de los jefes / sacerdotes que simbolizan su autoridad: cómo su autoridad y las de las tradiciones del grupo, mantienen el orden en un universo rodeado de caos (los monstruos). Entonces, es un símbolo de autoridad, de civilización, de tratar de alinear a las personas con la estructura social dominante…

Excepto que no vivimos en ese mundo. Vivimos en el mundo híper-civilizado de 2018: uno que está siendo envenenado y disminuido año tras año a través de la habitación humana moderna. No hay un “círculo sagrado”, estamos en el reino de los monstruos Mississippianos. De hecho, tal vez SOMOS los monstruos. Una opinión tranquilizadora, en la que caen muchos primitivistas humanistas es pensar que nuestra existencia es la misma que la de los pueblos incivilizados del pasado. Debido a que compartimos el genoma humano, compartimos el mismo valor que los pueblos anteriores, al igual que un pollo de corral podría imaginarse a sí mismo como un pájaro cuando ve volar a un águila. Puede pretender que es lo mismo que el águila, y de alguna manera lo es. Pero donde cuenta, no lo es. El orden del pasado que intentan invocar ya no existe, y revivirlo es peor que una broma. No nos pertenece como una especie de alma neoplatónica que espera escapar de los confines de la civilización. Se ha ido, punto final.

Hic sunt dracones (1). Entonces deberíamos dejar de fingir que alguna vez podríamos ser los inocentes que se resisten a los culpables, o los oprimidos que se levantan contra el opresor. Esa política izquierdista, de buenos y malos, policías y ladrones, etc. (“el Estado es el terrorista REAL”) es un paradigma caduco. El enemigo, como implica un individualista nihilista, está dentro (“el enemigo interno”): nosotros lo somos. Ambos somos un instrumento de la guerra contra la civilización, pero en esa guerra también somos el objetivo. ¿Por qué las personas “anti-civ” siempre caen tan irremediablemente cortas, en la hipocresía y las luchas internas, en posturas ideológicas y morales, etc.? Estamos fuera del Círculo Sagrado: fue destrozado mucho antes de que tú y yo apareciéramos aquí. Es inútil tratar de practicar la castidad en un burdel, o tratar de mantener la bata blanca limpia en un matadero. Estamos en el reino de los monstruos: de nada sirve fingir que no eres uno de ellos.

Y si todo lo que ves es una esvástica, felicidades, eres un idiota.

Nota:

Hic sunt dracones. En latín, “aquí hay dragones” es una frase que se utilizaba en la era medieval para definir los territorios inexplorados o peligrosos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.