[es] Reivindicación de una seguidilla de ataques incendiarios en el centro de Atenas

Traducción al español del comunicado recibido en griego el 19 de febrero, reivindicando ataques incendiarios en Atenas.


Tan fácil y tan simple es dejar en ridículo la paz social y al mismo tiempo la asquerosa decoración plantada por Xrysoxoidi en diferentes barrios de Atenas para mantener la ley y el orden, pasamos inadvertidos y ejecutamos todas las acciones que teníamos planeadas.

La razón por la cual atacamos objetivos diferentes es para dejar claro que no estamos solo luchando contra la industria cárnica o la propiedad estatal… si no contra todo lo que la civilización produce. Podríamos escribir 40 páginas llenas de tonterías filosóficas y de las razones por las que hicimos el ataque. Nuestras acciones no están pensadas como respuesta a ningún llamado de solidaridad, ni están sujetas a ninguna corriente política, ni son parte de ningún movimiento o llamado a accionar. Estamos cansados de tener que buscar razones o excusas para justificar lo que hacemos.



La única motivación para nosotros es seguir nuestros instintos que nos guían a prenderle fuego a lo existente. El resto es política y los juegos políticos nos aburren.


No seguimos nunca tendencia política como aquellos que intentan atraer a la sociedad a su lado, ni tampoco somos pretendidos nihilistas “peligrosos” de internet (redes sociales y blogs) que critican todo desde internet y la seguridad del hogar. Tampoco somos filósofos insurreccionales que se limitan a leer polvorientos libros.


Así pues, asumimos la responsabilidad por los siguientes objetivos:

-9 de Enero: Depositamos dos artefactos incendiarios al mismo tiempo en una carnicería y en una tienda de equipos de seguridad, camaras, alarmas, etc. En la calle Agia Zoni, barrio Kypseli.

-22 de Enero: Colocamos tres artefactos incendiarios, uno grande y otros dos mas pequeños en unas oficinas de ELTA y en las dos furgonetas que estaban aparcadas enfrente en la calle Prigiponison en Polygono.

-23 de Enero: Quemamos tres coches en Kolonaki colocando tabletas de parafina sobre sus ruedas. El primer coche fué un jeep Porsche y los otros dos fueron elegidos al azar simplemente porque los encontramos frente a nosotros.

Estos ataques fueron la verdadera expresión de nuestro egoísmo que busca placer a través del ataque contra lo existente. Sembramos caos y terror en la sociedad-cárcel de la civilización, destruyendo, incluso por un instante, la normalidad.

Estén seguros de que volveremos…

-Un puñado de lunáticos nihilistas-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.