(es-en) “Veras Monstruos”

Texto traducido del original en inglés “You will see monsters” de Ramon Elani.


Observando las ruinas de la Segunda Guerra Mundial desde su elevada torre en la costa Californiana, Robinson Jeffers escribió en 1938, “Miren, ustedes grises piedras: Las civilización está enferma: parate un rato en silencio y bebe del viento marítimo, sobrevivirás a la civilización.” Jeffers se opuso categóricamente a la participación Americana en la Segunda Guerra Mundial y los poemas que escribió durante este periodo fueron tan críticos de las políticas Americanas que Random House se vio forzada a emitir una carta desde los publicadores estipulando que las perspectivas de Jeffers no representaban la posición del publicador.

En la visión fatalista de Jeffers sobre la humanidad, esta guerra no era diferente de aquellas que habían venido antes, no más que un penoso feudo de sangre a escala global, por toda la gran retórica de los demagogos. La humanidad continuará con su marcha histérica hacia el olvido y ciertamente no se verá disuadida por más guerras y sangre. Nada será ganado a través de estas guerras, entiende Jeffers. Una victoria por parte de América y sus aliados no podría asegurar menos sufrimiento o destrucción. Por el contrario, a media que más y más naciones fueran arrastradas al conflicto, sólo significaría que los horrores se expandieran y crecerían. Mientras tanto, escribe Jeffers, la tierra estaba desinteresada de todo este pleito sangriento, lo que la tierra “mira no es nuestra guerra”. Para Jeffers, lo que se necesitaba era un intento de obtener conciencia planetaria, ver al mundo y a nosotros mismos no como humanos sino como ordinarias partículas de polvo, aunque formadas en el horno del cosmos. A esto se reduce para Jeffers. En una perspectiva biocéntrica del mundo, la vida humana simplemente no es tan importante.

Ahora de nuevo, nos enfrentamos a un conflicto que desafía nuestra forma de pensar, aunque en una escala mucho menor. El alza del fascismo en la América de Trump está incomodando a tantos. Pero la pregunta es: ¿porque nos molesta y cómo debemos de responder, si acaso cabe? Mientras que más y más individuos son arrastrados a la acción antifascista y la retórica se intensifica en ambos bandos, creo que es de vital importancia para todos nosotros el reflexionar sobre qué es lo que somos como enemigos de la sociedad tecno-industrial.

Muchos individuos serán apuntados y sufrirán a causa de su color de piel, género, creencias políticas, religión o afiliación cultural. Este es ciertamente el caso. Nativos Americanos, sus comunidades y tierras, seguirán siendo atacadas y erosionadas. Este tipo de ataques y hostilidades no son nuevos, aunque si parece ser ciertos que eventos políticos recientes han envalentonado a aquellos que están inclinados a cometerlos. Algo está claro: aquellos atacados se verán forzados a responder. Deberán responder de cualquier forma en que sean obligados a responder. En cuanto a aquellos que no están siendo atacados de por sí pero simpatizan con las víctimas de esos ataques, ellos eligen si levantarse de alguna forma o no para oponerse a lo que ven como injusticia.

La humanidad es algo penoso, es gobernada por deseos irracionales y odios que se alzan repentinamente como cocodrilos primordiales desde las oscuras lagunas del inconsciente. (Y la locura aguarda a aquellos que se sumergen en aquellas aguas oscuras). Aquellos que persiguen el poder y la dominación naturalmente intentarán aprovecharse de estas corrientes subterráneas para sus propios fines.

La tierra no sabe nada de justicia o imparcialidad. Y éstas tampoco son conocidas para el dao. Son harapientos jirones de cosas sacudidas por los cambiantes vientos de la ideología humana. Incluso Laozi, el mas benevolente de todos los sabios daoistas escribió: “Cuando el gran Dao [Manera] es olvidado, la bondad y la moralidad se alzan.” Uno puede fácilmente insertar justicia, imparcialidad u otros espectros de ese tipo en este pasaje. Sólo está la tierra y los dioses de la tierra. Y ellos están por sobre nuestros absurdos moralismos. Ni nuestro sufrimiento tiene significado para ellos. El universo no responderá nuestros penosos gritos de ayuda, a no ser quizás, que los dirijamos a las fuerzas, y poderes y espíritus, en completa reverencia y humildad. Entendiendo, por supuesto, que es posible no recibir respuesta alguna. Después de todo, hemos estado ignorando sus voces por un largo tiempo y quizás se hayan rendido con nosotros. No hay nada mas aburrido que una conversación de una sola vía.

Sugiero que acertamos al disgustarnos por lo que vemos debido a que los fascistas, racistas y personas intolerantes son odiosos y desagradables. Sus prejuicios son burdos y su visión del mundo insofisticada y fea. En resumen, son odiosos porque son repulsivos, son desagradables para nosotros. Son feos y estúpidos y se han apartado del camino (aunque no son los únicos). Esto es todo y esto es suficiente.

Aún más importante, sugiero que al igual que Jeffers, des-humanizamos nuestra visión y reconozcamos que el sufrimiento y muerte humanos no es más que el sufrimiento y la muerte de tantas moscas. Esto no significa que la vida humana no tiene valor o belleza pero su valor debe ser puesto en una perspectiva biocéntrica. Así para Jeffers:

Es fácil conocer la belleza de las cosas inhumanas, mar, tormenta y montaña; es su alma y su significado. La humanidad tiene su belleza menor, impura y dolorosa; debemos endurecer nuestros corazones para concebirla.” Si hay significado en la vida de un ser humano, es un tipo de significado en el que debemos trabajar más duro para poder hallarlo y se le reconoce por ser de naturaleza fugaz. Nuestra orientación es hacia el significado del mundo que permanecerá mucho después de que la humanidad haya dejado de arrastrarse sobre la tierra.

Esto no es una denuncia hacia aquellos que se ven forzados a combatir fascistas. Yo denigro a los fascistas y no los apoyo ni a ellos ni a sus ideas de ninguna manera, talle o forma. Esto es un intento de aseverar lo primordial de una visión del mundo biocéntrica frente a un reconocido alzamiento de las actividades fascistas en este país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*