(es) Anhangá 1 -Editorial-

Traducción de la Editorial de la primer revista Anhangá, enviada por “Mata”.

Saludamos con ahínco terrorístico la nueva iniciativa de propaganda surgida en tierras sureñas, recordemos que Anhangá se encuentra actualmente en su segundo número, pero la traducción de esta Editorial era una cuenta pendiente desde su publicación, al parecer la traducción de la segunda Editorial también esta en proceso, por la cual esperamos con ansias eso también.

¡Ánimo a los nuevos propagandistas!


La espora del eco-extremismo en las indomables tierras del sur hacen brotar un proyecto más contra la civilización y el progreso humano. Es con una gran orgullo que presentamos el inicio de la criminosa Editorial Punta de Lanza, una iniciativa oculta que servirá para el alzamiento de la guerra eco-extremista entre los y las individualistas hablantes del portugués. En el rumbo nihilista y eco-extremista el proyecto servirá para elevar la teoría y la práctica del eco-extremismo principalmente por medio de la publicación revelada en este instante, la Revista Anhangá: En Guerra Contra la Civilización y el Progreso Humano Desde el Sur.

Anhangá, espíritu en el que los antiguos tupis depositaban su creencia. Para los nativos, un violento protector del mundo salvaje, para los jesuitas, la manifestación maldita del diablo cristiano. Según saberes antiguos, Anhangá es una entidad metamórfica que puede tener diversas formas, pudiendo adquirir fisionomías animalescas y hasta humanas, pero comúnmente se manifiesta con la forma de un venado blanco con ojos de fuego. Anhangá es un espíritu maldito errante que vaga por los bosques, es maldecido por los cristianos y temido principalmente por aquellos que devastan las selvas de forma desmesurada, rompiendo el equilibrio. Cuando este espectro atroz percibe destrucciones en el mundo salvaje o se encuentra con cazas innecesarias, se escucha en el lugar un estridente silbido que hace que las presas cazadas desaparezcan instantáneamente selva adentro, dejando solo al humano frente a este espectro pagano. Enardecido, Anhangá castiga con furia a todos aquellos que interfieren en la naturaleza más de lo necesario, pudiendo llevar a su victima a la locura por medio del tormento, algunas veces le produce una intensa fiebre mortal, nunca dejando impune a los que osan profanar lo salvaje. Anhangá es traicionero, por medio de emboscadas ataca a los profanadores de las selvas, y les causa heridas y confusión sin siquiera ser percibido, porque embiste desde las sombras. Verlo, escucharlo o siquiera presentirlo, se torna en un presagio de la desgracia. Según dicen los tupis, encontrarse con este espíritu maldito es sinónimo de culpabilidad, una atribución que siempre es recordada a través de la agonizante venganza.

Vista como infernal y muchas veces comparada con el demonio cristiano, es esta temible entidad que rescatamos y cuyo nombre tomamos para ferozmente darle título a nuestro proyecto editorial de difusión de la Mafia Eco-extremista y Nihilista, una iniciativa que orgullosamente servirá de soporte para la consolidación del proyecto internacional de ITS en estas tierras amazónicas y en otras regiones de habla portuguesa. En esta publicación la teoría eco-extremista será detalladamente presentada en conjunto con toda su base fundamental. Nos concentraremos inicialmente en la explicación de qué es el eco-extremismo en si, de forma cruda. Importantes textos complementarios podrán ser añadidos en el desarrollo de esta revista.

Temas como revolución, primitivismo, individualismo, veganismo, amoralidad, violencia indiscriminada, paganismo etc., serán discutidos en el cuerpo de esta publicación. Lejos de ser una mera iniciativa propagandística la Revista Anhangá es pura apología al crimen y en resumen, a la práctica delincuente, terrorista y ancestral. Nosotros potenciamos la modalidad eco-extremista, valorizamos la acción individual por encima de todo. Esta iniciativa es para los que escuchan el llamado sagrado de las montañas, de los ríos, de lo profundo de los bosques, de los cielos, de la tierra y de los seres silvestres, es para aquellos y aquellas que escuchan el eco de lo indómito rogando por violentos atentados contra los hiper-civilizados y toda su basura tecnológica acumulada en los cementerios de cenizas de concreto y acero habitados por la especie más repugnante de este planeta. Esta es una publicación para individualistas con coraje que eligieron la guerra extremista contra la civilización y toda su artificialización como el único camino a seguir en vida, es para quien escucha el grito de sus antepasados aborígenes que dieron guerra al progreso humano y que toman partido de esta misma guerra en el ahora sin esperar por días mejores, abdicando de ideas utópicas, posiciones izquierdistas o salvaciones mesiánicas, es para egoístas que creen que su “yo” estará siempre encima de cualquier colectivo, norma o código social y moral, es para misántropos que quieren ver a la especie humana extinta de la tierra y sus huellas borradas de la historia del planeta, es para quien desea rescatar y revivir las prácticas de sus guerreros ancestrales y las creencias paganas de los antiguos, es para los individualistas que renuncian al occidentalismo y para cualquier ecologista extremista que desea dirigir su profunda venganza hacia el rostro del progreso tecnológico-humano que destroza la Naturaleza Salvaje. Como Anhangá nosotros los eco-extremistas desde las sombras asumimos las más diversas formas para despedazar y matar a nuestras presas humanas en repentinas emboscadas. Como Anhangá nosotros los individualistas terroristas vengamos la destrucción que el progreso tecno-humano genera al mundo salvaje, atacando mortalmente a nuestra propia especie y a sus creaciones. Como Anhangá somos una amenaza invisible que vaga por los bosques y por las asquerosas urbes maldiciendo la destrucción causada por el antro y maldiciendo a sus propias edificaciones. Como Anhangá enaltecemos lo indomable, oculto y lo desconocido, venerando todo lo bello perteneciente a las profundidades de lo salvaje, es por eso, inspirados en este espíritu, que presentamos esta revista.

El título y la creación de este proyecto surge también inspirado en otra iniciativa sureña aparecida hace poco tiempo, la Revista Ajajema. Ajajema es el espíritu maligno en el que creían los Alakalufes patagónicos, el espíritu de la destrucción que tenía en su dominio las fuerzas de la naturaleza. Basándonos en esta iniciativa decidimos también rescatar del profundo olvido a una entidad temible de las tierras de Píndorama (nombre que los antiguos indígenas de estas tierra daban a “Brasil”), el metamórfico Anhangá. Por lo tanto, desde estas tierras amazónicas saludamos a los feroces individualistas responsables por la Revista Ajajema, un caluroso abrazo a todos ellos, fueron para nosotros una fuente de inspiración. Tanto como esta iniciativa sureña, la Revista Regresión, esta vez del norte, que igualmente nos influenció, e inclusive se ofrecieron para valiosamente contribuir con algunos importantes detalles de esta publicación. Agradecemos a todos estos wachos que se dispusieron a ayudarnos. Agradecemos también a todos los hermanos cómplices que contribuyeron con este proyecto, a “Espectro”, “XXX”, “Nẽn-pé”, a “Tuira”, y a todos los otros hermanos que eligieron el anonimato y nos proveyeron de material para citar, realizando contribuciones cruciales. Sin ustedes este proyecto no podría alcanzar esta elevada calidad final.

Que la civilización arda con la invocación de Anhangá al igual que en Chile ardió en llamas después de la llamada de Ajajema. Esta entidad maldita es ahora rescatada para dar continuidad a la guerra contra el progreso humano en estas tierras. Como el maldito Anhangá los eco-extremistas están de emboscada en las ciudades y en los bosques afilando sus puñales, preparando sus bombas, venenos, objetos punzantes y cortantes, y cargando sus armas para descargar fuego, balas y bombas contra todo lo que es civilización, en esta guerra amoral e indiscriminada. Dormido hace muchos años Anhangá ahora despierta lleno de cólera y con sus ojos ardiendo en llamas, protegiendo lo que el progreso tecno-humano engulló, casi toda la belleza del mundo, y percibiendo que no hay inocentes en medio de toda esta desgracia.

Estamos viviendo en una era de extremos, la Naturaleza Salvaje indiscriminadamente sacude y derrumba las estructuras tecnológicas creadas por la especie humana, reclamando lo que siempre fue suyo y demostrando que nunca va a haber lugar en el mundo para la existencia de civilizaciones. Como lo indómito avanza por encima de las urbes, el extremismo ecológico se expande por los cuatro cantos de la tierra. La mafia internacional de los ITS ya se encuentra enraizada por América y posee cómplices de sangre en Europa y Asia. Pero los individualistas surgen cada día del abandono de las antiguas creencias utópicas izquierdistas y toman partido en esta guerra amoral de vida o muerte, sepultando de una vez por todas el viejo anarquismo y hasta la mismísima “nueva anarquía”. La era de las revoluciones ha acabado, las utopías han fracasado y atacar es lo único que queda. Pensar que el eco-extremismo podrá ser erradicado es insensato.

Más allá de que ya se ha hablado de esto, antes que nada, por los Jê. Es por ustedes, mis hermanos y hermanas guerreros y guerreras Xakriabás. Es por esta ancestralidad perdida y por sus creencias menospreciadas por los occidentales. Pocos quedan de ustedes, muchos fueron los que cayeron en guerra o fueron profundamente humillados. Aquí y ahora reivindico la ancestralidad Xakribá. Que los hiper-civilizados paguen con sus vidas por sus acciones, porque esto es y será, hasta tu muerte o la mía.

Verano 2017

Por Jê.

 

¡Por la defensa extremista de la Naturaleza Salvaje!

¡Guerra a muerte contra la civilización y los que la perfeccionan!

¡Por la expansión de los atentados amorales e indiscriminados contra todo lo tecno-humano!

¡Muerte a los híper-civilizados y que todo lo indómito avance catastróficamente sobre lo artificial!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.