(es-en) Respeto*

Traducción del texto “Respect” publicado en Antisocial Evolution, escrito originalmente en inglés supuestamente por Georges Palante.


El sentimiento despreciable por excelencia. Mosaico de miedos cristalizados; mezcla de estupidez de manada y devoción secular.

Me refiero al respeto de los seres colectivos; de las metáforas malignas y engañosas que habitan nuestras mitologías sociales.

Stirner les da a las entidades colectivas el nombre característico de “personalidades respetuosas”. Ídolos morales, ídolos políticos, ídolos de la sociedad, flotan, como el espectro de la religión en los cielos de Lucrecio; fantasmal, inútil, formidablemente.

Stendhal ya ha señalado la obsesión respetuosa, la madre de todas las hipocresías, guardiana de todos los peces gordos y oligarcas.

El optimismo social beatífico de la muchedumbre es sólo una forma de esa obsesión respetuosa. Para la muchedumbre, cualquier tipo de colectividad con la que podamos estar lidiando (administración pública, cuerpo gubernamental, la familia) es siempre correcta frente al individuo. Es correcta por la sóla razón de que es una colectividad. La etiqueta “colectivo” es suficiente. El dogma de la infalibilidad es por consiguiente secularizado y socializado.

Los oligarcas saben esto. Cuentan con la capacidad de respeto de la muchedumbre, lo cual da una idea de lo infinito, igual que lo hace su estupidez.

El ciudadano es un animal respetuoso e irremediablemente religioso; ahora se inclina a la reverencia cívica. Adora los fetiches sociales al igual que el pequeño perro Riquet en “Monsieur Bergeret à Paris” veneraba las puertas, la mesa y la silla de la cocina.

Animal reproductor, el ciudadano venera el fetiche del “matrimonio”. Animal electoral, venera ese otro fetiche, la Ampolla Sagrada moderna (NdT1), la urna cívica.

Con respecto a la muchedumbre oponemos la ironía, la pensativa ironía, de una sonrisa fría y una vista clara.

Georges Palante

*El especialista en Palante, Stéphane Beau menciona que este articulo, que apareció en la edición de diciembre de 1903 de la revista anarquista “L’Ennemi du people” fue firmado solo GP. No hay, por consiguiente, ninguna garantía de que sea en efecto de la pluma de Georges Palante, pero las ideas expresadas en este, y la forma de su expresión, son tan claramente de Palante, que no hay un cuestionamiento real a su atribución.

Nota del traductor:

1) La Ampolla Sagrada era una especie de redomita o vaso en que estaba encerrado el óleo santo que servía para consagrar a los reyes de Francia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*