[es] (Grecia) 92 comunicado de ITS

Hemos visto la crudeza de este mundo, la realidad tan violenta, lo comprendimos muy bien, asi que la esperanza está muerta para nosotros, no existe ni existirá un cambio, una revolución ni nada que cambie la mierda por oro, estamos perdidos y aceptamos nuestro ocaso, mirando de frente a la problemática real, el progreso humano y la civilización moderna.
-X

“El mundo es como un reloj de arena, del lado de arriba está la civilización, con todas sus rígidas estructuras que buscan asegurar la ley y el orden, sostenidas por el peso de sus entramados jurídicos y morales que trabajan para mantener el conjunto cohesionado. El lado inferior es el Caos, y poco a poco, la arena va cayendo. Con ella caen todas las ilusiones del progreso, todos los sueños sobre mundos de confort y seguridad. Hoy en día, el lado superior aún esta lo bastante lleno, pero poco a poco, el Caos va tomando forma. Es solo cuestión de tiempo para que el mundo de la superioridad humana se disuelva en las olas eternas de Caos y Salvajismo. Mientras tanto, nosotros preferimos disfrutar de la caída, antes que aferrarnos como necios a los espejismos de una civilización cuya misma existencia se basa en una guerra contra el avance imperturable del tiempo que al igual que las mareas salvajes, poco a poco todo lo deshace.”
-Octava entrevista a ITS

Parece que el mundo se hunde y entre medio del pánico, siempre surgen los profetas que parecen tener la “solución” a todo lo malo que ocurre. Una solución mágica que viene siempre de la mano de alguna ideología que promete el paraíso en la tierra. Cada cual aporta lo suyo: Unos piden más democracia y libertad mientras otros quieren dictadura, unos hablan de controlar los medios de producción y otros de destruirlos, unos quieren más liberalismo y libre mercado y otros quieren el socialismo, unos prometen una utopía tecnológica en un futuro cercano y otros nos dicen que hemos de volver a las cuevas pero el fin es siempre el mismo en todos los casos: Un perfecto (y antropocéntrico) nuevo mundo, el perpetuamiento del progreso y el perfeccionamiento del dominio de lo civilizado sobre lo salvaje.

Para aquellos con una visión simple de las cosas, el problema se resume en el estado, el fascismo, la autoridad, los ricos…etc pero para los que miramos un poco más lejos el problema y sus responsables no se limita el estado, al gobierno, a las elites políticas y financieras ni a ninguna malvada megacorporación que conspira desde la sombra para controlarlo todo. Ciertamente todos estos ejemplos nombrados son responsables y tienen que pagar por ello, pero el problema no se limita a la cúspide sino a toda la pirámide.

Para muchos, el culpable del desastre tiene un nombre claro: El sistema capitalista. Evidentemente el sistema de producción capitalista desempeña un rol clave en el saqueo y la destrucción del planeta, pero ¿quienes son los que consumen, sustentan y mantienen al sistema capitalista?
¿Acaso creen que si sustituimos al sistema economico capitalista por uno socialista o del tipo que sea, la mentalidad de los ciudadanos va a cambiar? Por supuesto que NO.

Porque el problema también son los 7 billones de criaturas humanoides que consumen sin freno, que activa o pasivamente son parte del entramado del sistema tecnoindustrial. Porque aparte de las necesidades básicas, en el mundo de hoy los humanos han adquirido otro tipo de “necesidades” que aún los hacen más dependientes del entramado de producción industrial.

Las llamadas “necesidades básicas” no son las mismas que eran hace 50, 100 o 200 años. El progreso tecno-industrial ha creado nuevas “necesidades básicas”, nuevas formas de consumo, de organización social… lo ha cambiado todo. Si un nuevo sistema político-económico tomara el poder y exigiera a las masas abandonar las “comodidades” y el desenfrenado modo de vida y consumo que la civilización moderna les ofrece no lo aceptarían. Las masas de la sociedad moderna no quieren, ni pueden ni saben vivir de otra manera. Si bien es cierto que el sistema capitalista revienta y saquea la naturaleza salvaje para su beneficio, lo hace en base a una demanda de producto que nunca termina de saciarse. Son los millones de personas que atestan cada rincón de la tierra los que piden más y más productos para consumir y entretenerse, los que quieren tener el ultimo modelo de coche, smartTV, iPhone o cualquier otra imbecilidad inútil, los que ansian gastar el tiempo libre y el dinero ganado en algun trabajo horrible en consumir todo lo que puedan, los que se enamoran de las nuevas tecnologías que los atontan y esclavizan, los que regalan toda su privacidad y vida real a cambio de aceptación y popularidad en redes sociales en las que encuentran la “amistad” e incluso el “amor”, los que aceptan leyes y programas de vigilancia masivos, todo en nombre de la seguridad y el progreso.
El ser humano moderno es totalmente dependiente del modelo de producción actual, y le encanta sobresalir en su rol de productor-consumidor ahogandose entre montañas de productos inútiles. Ellos disfrutan de la supuesta “liberación” de la forma de vida moderna. Una forma de vida que, en lugar de liberar, encarcela en una espiral de decadencia y pudredumbre. Este es el precio del progreso humano. Y para quienes todavía esperan por algún “despertar de las conciencias” y creen que la humanidad va a renunciar al modo de vida y las comodidades que el progreso tecno-civilizado les aporta, deberían dejar de creer en polvorientas teorías políticas escritas hace 200 años y echar un vistazo a la realidad que en la que vivimos.

Nosotros no nos quedamos en amenazantes o aburridos textos teóricos, si no que llevamos nuestras palabras hasta sus últimas consecuencias.
Los mismos que se escandalizan sobre matar personas selectiva e indiscriminadamente y del uso del terrorismo como venganza por los daños irreparables que han causado en la naturaleza salvaje son los mismos que bendicen los asesinatos y masacres perpetradas a lo largo de la historia por su bando (el que sea, pues todos han cometido atrocidades) contra aquellos que eran considerados “malvados” o “enemigos”.
Si en el pasado era “dios” quien decidia quienes tenian derecho a vivir y quienes debían morir, ahora cada crimen y atrocidad imaginable se comete en el nombre de los son los nuevos “dioses” de la sociedad civilizada moderna, encarnados en los valores de civismo, progreso humano, ley y orden y moralidad occidental.
Nosotros NOS NEGAMOS a ser parte de ese juego de falsa doble moral, y nos negamos a regalar a orden civilizatorio el monopolio de la violencia. Tomamos esa responsabilidad en nuestras manos y por ello que respondemos al barbarismo civilizado con nuestro propio barbarismo.

Nuestra determinación es fuerte y por ello no nos tiembla la mano a la hora de atacar, es por ello que siempre buscamos causar el mayor daño posible con los medios que tenemos. Nuestra motivación para ejercer la violencia no nace de sueños fantásticos de sociedades utopicas que no existen, ni estan basados en esperanzas inútiles de revoluciones futuras que nunca sucederán ni de ninguna ideología “visionaria”. Nuestras motivaciones nacen a través de analizar la compleja y realidad que nos rodea viendo los hechos tal como son, asumiendo estos hechos y esta realidad difícil, pesimista y miserable sin fantasías ni idealizaciones.

Para vosotros sólo somos un puñado de lunáticos y nuestra guerra una locura.
Sin embargo, fué la ciencia, el “sentido común”, el racionamiento, el progreso y la lógica de la civilización quienes engendraron los mayores horrores jamas vistos en la historia, y no nos referimos unicamente a la catastrofe ambiental, la destrucción y el sometimiento de la naturaleza salvaje si no incluso contra la propia humanidad: Guerras mundiales, bombas nucleares, esclavitud en masa, genocidio y exterminio de poblaciones enteras, pero no solo esto si no también una forma mas sútil de domesticación a través de la vida moderna en las ciudades: la omnipresente tecnología en todos los aspectos de nuestra vida cotidiana ha creado cadenas invisibles que nos atan y domestican, creando una dependencia absoluta a la modernidad y el progreso tecnológico. En última instancia, la propia civilización, en su arrogancia y su ansia de seguir con su progreso a toda costa sera quien nos arrastre a todos al abismo. Para nosotros, la civilización, el progreso humano imparable y su desenfrenado modo de vida son la verdadera locura, la destrucción de la biosfera es la verdadera locura, la desproporcionada escala de produccion-consumo para mantener no sólo las necesidades “basicas” si no también los caprichos, lujos y entrenimientos de una, cada vez mas, sobrepoblación humana son la verdadera locura…
Quizás de aqui a algunos años, cuando se haga mas evidente el desastroso camino al cual nuestras decisiones nos han llevado y se empiece a vislumbrar un horizonte incluso mas oscuro que el actual, algunos miren atrás y recuerden estas palabras. Y sera entonces, frente al abismo, cuando muchos se den cuenta de que ni su dinero, ni su estatus social, ni sus miserables ideologías “revolucionarias”, ni sus sueños de un brillante futuro sirven para nada mas que para alimentar sus propias fantasías.

El mundo de hoy no ha sido construido por unos cuantos pocos privilegiados, si no que todos han puesto su aportación. Este es el resultado directo del progreso humano, el legado de la humanidad.
Nosotros no miramos por ningúna solución milagrosa ni futuro para el ser humano por que no la hay, ni siquiera este utópico retorno a la vida en la naturaleza salvaje que sugieren las fantasías primitivistas. El humano se ha corrompido demasiado y de la naturaleza salvaje solo quedan vestigios de lo que fué, esperando en agonía la llegada de su hora final. Lo único que nos mueve es la venganza por todo lo que hemos perdido, por la devastación provocada por el progreso humano, por sus ciudades, sus máquinas, su modo de vida enfermo.
Ni justicia social, ni lucha de clases, ni igualdad entre las personas, ni construir “entre todos” una nueva sociedad mejor. Que ardan esas falacias izquierdistas y que arda esta y cualquier sociedad. Nosotros despreciamos esta vida ridícula y sin sentido que ha creado el ser humano moderno.
No hay otro mundo posible, no hay ningun futuro brillante y esperanzador que nos espere, esta es la realidad de mierda que tenemos. Y si este mundo se esta hundiendo, que todo se hunda con él.

El 15-12-19 colocamos una bomba enfrente de la entrada de la estación de policía de Zografou.

La policía, esa despreciable institución de acomplejados idiotas frustrados, es una de los mecanismos de imposición del orden y la ley civilizadas, es una de las formas que tiene el la civilización de perpetuar su normal funcionamiento. Por tanto los cuerpos de seguridad siempre estarán en nuestro punto de mira. Aunque somos conscientes de que la primera línea de defensa del sistema es la actitud servil y sumisa de las masas ciudadanas y de que en la cabeza de cada ciudadano vive un policía.
También esperabamos provocar daños en el recinto universitario, las universidades son las incubadoras de la ciencia y el progreso y por tanto siempre serán nuestros objetivos. Esta vez tuvieron suerte, ya veremos para la próxima…

A veces los ataques salen bien y otras no, es el riesgo siempre está ahí. Que la bomba fuese descubierta y detonada por la policía no nos desanima, en cualquier caso llegamos hasta la puerta de su guarida y les pusimos una bomba debajo de sus narices, y podemos hacerlo otra vez.

También queremos animar a todos aquellos que sienten la necesidad de atacar contra la sociedad civilizada, independientemente de que sean eco-extremistas, nihilistas, terroristas anarquistas que han rechazado el sucio humanismo izquierdista or simplemente gente frustrada y descontenta con esta realidad, a todos aquellos que caminan hacia la nada…
Nosotros somos el ejemplo vivo de que con materiales caseros y sin la necesidad de un entrenamiento profesional se puede hacer un gran desmadre. Con pocos medios se puede hacer mucho daño. Esperamos que nuestro ejemplo y el ejemplo de nuestros hermanos y hermanas de ITS alrededor del mundo sirva de motivaciòn para aquellos que libran su propia guerra. Que se multipliquen los ataques!

Nada ha terminado, volveremos.

Individualistas Tendiendo a lo Salvaje – Atenas

-Cazadores Nocturnos
-Secta Iconoclasta

PD:

Aclaramos un par de cosas por última vez para los papagallos de la prensa y otros bocones que esparcen mentiras e información falsa sobre nosotros:

-NO somos un grupo anarquista, ni de izquieda ni de derecha, ni vinculado a ninguna corriente política concreta. ITS es un grupo antipolítico con tendencias nihilistas enfocado en la venganza y la defensa extrema de la naturaleza salvaje, ni mas, ni menos.

-NO tenemos relación con el grupo “Secta de los Revolucionarios” ni el resto de tonterías y rumores difundidos por la prensa y algunos idiotas en internet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.