(ESTADOS UNIDOS) LOOR AL TERRORISTA SERIAL DE AUSTIN

En nuestro post pasado informábamos sobre los seis atentados indiscriminados que golpearon a la ciudad de Austin, Texas, desde los primeros días de marzo, ataques que dejaron dos muertos y varios heridos, la estela de terror y miedo que cubrió la zona, la paranoia y la movilización de las grandes agencias de inteligencia (FBI, ATF, etc.)

El pasado 21 de marzo se informó que el autor de los atentados había muerto.

Desde las primeras explosiones, agentes federales comenzaron a rastrear los materiales que se utilizaron para la fabricación de bombas caseras, visitaron varias tiendas grandes y pequeñas entrevistando a varios testigos para crearse un perfil del responsable. Recordemos que los lugares donde fueron encontrados los dos últimos paquetes-bomba (uno que estalló dentro de una sucursal de Fedex y otro que fue encontrado en una pequeña tienda de mensajería), existían cámaras de seguridad, las cuales dieron imágenes del terrorista y de la camioneta en la que se movilizaba. Con ese dato, las autoridades rastrearon el modelo de esta y dieron con el responsable, por la mañana del miercoles se realizó un operativo para detenerlo y frenar la ola de paquetes-bomba.

Mientras cercaban al terrorista con autos blindados, patrullas y helicópteros, varios agentes SWAT se acercaron rápidamente con armas largas en mano, gritando y alardeando como bien lo saben hacer, al sentirse acorralado, el solitario bombardero serial tomó de una valerosa decisión, consciente de lo que había hecho y aceptando su final, acercó una de sus bombas a su pecho y la activó, la honda expansiva destrozó su camioneta, matándolo de inmediato y dejando herido a uno de los agentes SWAT. ¡Gloriosa manera de morir de un bombardero indiscriminado!

La Policía no obtuvo nada de él, al contrario, del Mark Anthony Conditt (el nombre del responsable) solo tuvieron miedo, terror, horas arduas de trabajo de investigación, sangre y muerte.

Así es que, el episodio de Mark queda en el recuerdo, queda como ejemplo de la ferocidad de un terrorista que en su actuar no le da la más mínima importancia al mañana y se guía sólo por su presente decadente.

Sobre las motivaciones de Mark, el FBI sólo dijo que “quería enviar un mensaje”, y que en su teléfono había un video en donde reivindicaba sus actos, sea como sea las razones del terrorista de las 7 bombas son aún un misterio pero lo sentimos muy cerca de nosotros, por eso sentimos la necesidad de dedicarle estas palabras.

La muerte de Mark no es buena ni mala, es sólo la consecuencia de las decisiones de un terrorista indiscriminado, quien se enfrenta a TODO sin esperar nada a cambio, sólo por el goce egoísta de la sangre y el olor a la piel quemada de su objetivo.

(Mis actos son) “El grito que un joven debe hacer para afrontar los retos de un hombre en la vida”

Mark A. Conditt

¡Que la vida y muerte de Mark sea un ejemplo para los individualistas salvajes!

¡Muerte y heridas para los híper-civilizados de cualquier ciudad!

Maldición Eco-extremista blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.