LA GRANDEZA DE LO DESCONOCIDO

Lo Desconocido se nos presenta de maneras inimaginables, a veces lo vemos claro, a veces percibimos su presencia y otras tantas veces pasa desapercibido por los híper-civilizados menos observadores.

Lo Desconocido se manifiesta en situaciones únicas que se interpretan solas sin grandes explicaciones, simplemente es.

La grandeza de lo Desconocido es inmensa y escapa del razonamiento humano moderno, ni los grandes estudiosos, ni las enormes agencias de investigadores tienen las respuestas a las gigantescas incógnitas por las que algunos han dado hasta sus vidas por resolverlas.

Cosas que se manifiestan tanto fuera de esta Tierra como cosas que suceden dentro de esta ha tenido ocupados a más de un catedrático. Como olvidar aquel suceso extraño en 2013, cuando un astronauta italiano de la estación espacial internacional casi muere por el agua repentina que llenó su casco. Sí, agua en el espacio que apareció de la nada dentro del casco de este cuando hacía una caminata espacial. Es que el humano moderno no se ha dado cuenta que esas situaciones son señales de lo Salvaje que dicen, “¡No eres bienvenido aquí!”. Ni la NASA, ni los ingenieros más capacitados pudieron explicar esto.

Dentro de la Tierra, lo Salvaje se manifiesta de millones de maneras, pero en la que nos centramos es en el “descubrimiento” de animales que se pensaban extintos, si bien es cierto, nosotros preferimos que esos animales salvajes nunca sean vistos por los humanos para que sigan sueltos donde les plazca, y preferimos verlos con nuestros propios ojos que verlos a través de una pantalla, pero lo que sí es bien cierto es que, cuando vemos a esos animales no podemos dejar de sentir agradecimiento a lo Desconocido por mostrarnos un poco de su esencia.

Lo Desconocido también se presenta en maldiciones, en terribles maldiciones que dejan llanto, sufrimiento, pesar, heridas y frustración, muestra de esto es lo que ha sucedido recientemente en Indonesia, España y Grecia, en donde los humanistas que han difamado lo Salvaje y a sus representantes han sido objeto de accidentes, terrorismo y ataques directos, no perpetrados por eco-extremistas desde luego, sino por causas que derivan de algo más GRANDE.

Hay de aquel o aquella que continúe difamando a lo Desconocido, una terrible maldición caerá sobre ellos y sus seres amados, la miseria los sacudirá.

¡Con lo Innombrable de nuestro lado SIEMPRE!

ME

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*