MANIFIESTO DEL FIN

Enviado al mail.


Escribo esto en un día lluvioso, triste y gris. Escribo esto desde la rabia que me genera la situación. Escribo esto desde mis vísceras más profundas cargadas de sentimentalismo y de una profunda desilusión.
Desde que tengo memoria estamos en periodos de crisis, estamos en decadencia y nos retratamos a nosotros mismos desde la miseria. Pero creo que esta situación no da para más, sinceramente llegamos al borde del abismo, al límite, al punto de quiebre y es realmente preocupante la indiferencia a la que nos enfrentamos.

PLANETA
He vivido 20 años en un planeta que está en descomposición. He vivido 20 años en un planeta que pareciera que nos amenaza con irse a la mierda constantemente. He vivido 20 años en un planeta enfermo a màs no poder y que llora desesperadamente por ayuda.
La situación en la que nosotrxs mismos colocamos a nuestro planeta desde el siglo XVIII, es extremadamente compleja, sacamos recursos desde el interior de la tierra pretendiendo que sabemos todo y que todo está controlado, que solo es cuestión de tiempo para que los recursos vuelvan al nivel en el que estaban, pero no estamos viendo que los recursos y el progreso nos está matando lenta y dolorosamente y con nosotros el planeta igual agoniza. Estamos acostumbradxs a los derrames de petróleo, a los derrumbes mineros, a las crisis de los combustibles pero nos quedamos en el sillón, pasivos, como si alguien fuera a limpiar el desastre que nuestra especie causó.
Talamos bosques pensando en que árboles milenarios volverán a crecer la próxima semana, solo para el beneficio de los capitales y de los gordos que viven de la empresa. Nos olvidamos de que no estamos solos en el planeta y que simplemente arrendamos en un ecosistema.
El planeta está sufriendo de una fiebre que en 10 años no vamos a poder controlar, y nosotros continuamos como si nada estuviera sucediendo. Sinceramente me da asco esta indiferencia y me preocupa estar vivo en 10 años en un lugar que aprendí a querer y a llamar mi hogar.
El ser humano como especie ha sido el mayor depredador de todo el planeta, y lo vemos en gloria y majestad en las noticias mostrando su lado mas salvaje, o acaso no nos suenan familiares titulares como “oficialmente se declara extinta la especie de rinoceronte de java” o “ya no quedan osos panda en estado salvaje”?. Y por mientras nosotrxs, estamos sentadxs, pasivxs, esperando que algo mágico retorne el status quo que había hace 30 años o esperamos ver otra noticia más alentadora.
Entendamos que somos seres asquerosos, que buscamos beneficio y placer instantáneo, ni siquiera somos capaces de empatizar con nuestra propia especie, y nos mostramos agresivos, violentos, como si nos fueran a arrebatar el plato de comida que (por fortuna) tenemos.

SOCIEDAD
Me repugna vivir en el mismo planeta que empresarios y burgueses que buscan el enriquecimiento a toda costa y no miden las consecuencias. Me da asco compartir mi hogar con alguien que destruye deliberadamente el suyo, y que además esclaviza a miembros de su propia especie. Me da asco el mal llamado progreso, me dan asco los intransigentes y los escépticos que dudan de la acción negativa de la especie y que se siguen vanagloriando del ser humano como si fuésemos el peak de la evolución.
Creemos que somos civilizadxs por enviar gente al espacio y por vivir en grandes ciudades, pero todo eso importa 3 millones de hectareas de mierda si en el mismo planeta que se dice civilizado mueren mas de mil personas en un territorio africano. Queremos tapar el sol con un dedo, y a nuestras espaldas se quema el vecindario completo.
Somos indolentes, apáticos, miserables, incapaces de ver el dolor ajeno, incapaces de ayudar solidariamente sin esperar algún beneficio a cambio. Somos la especie que ha logrado destruir a las otras y fingir que nada ha pasado. Vemos las noticias en siria y en sudan y se nos olvida que en lugares tan lejanos, mientras a ti te preocupa sacar tu titulo universitario o como hacer dinero desde tu celular, a ellos les preocupa sobrevivir. Somos una especie que mientras un hemisferio tiene cifras de obesidad elevadas, el otro hemisferio tiene cifras de hambruna que no podríamos imaginar.
Como si eso no fuera suficiente, estamos en un constante ciclo de desgaste emocional desde las etapas mas tempranas de la infancia. Siempre estamos agotadxs, sin tiempo y sin ganas de nada debido a un sistema laboral al cual solo le podemos dar las gracias por la destrucción y por hacernos creer que somos útiles. Sea donde mires hay relaciones personales que no tienen un vínculo amoroso y solidario, todas las relaciones personales se basan en el dinero, y en la acumulación de capital desenfrenada. Esta situación pestilente ya no da para más.
La sociedad en la que nos tocó vivir se esta pudriendo y emana un olor a muerto que se siente desde cualquier parte.

ACCIONES
Frente a toda la rabia que porto solo se me acurre una solución: la desaparición total. Llámenme loco, llámenme nihilista, me importa una mierda, todos los problemas que enfrentamos se deben a la pura acción de un progreso humano sin límite. Lo más lógico es que el ser humano se extinga. Tenemos que desaparecer por el bien del planeta, tenemos que desaparecer por el bien de la naturaleza, si nosotros no desaparecemos por nuestros propios medios, desapareceremos en 20-30 años mas cuando el planeta hirviendo nos cocine.
Hay que quemarlo todo, hay que quemar las empresas, las transnacionales, los aeropuertos, las carnicerías, las grandes ciudades, la policía. TODO, quemar y esperar que la belleza del fuego consuma nuestra destrucción y nuestro desastre.
Ya no basta con esperar a que el resto tome conciencia del daño que estamos causando, ni de hacer campañas amigables para las empresas. Es el momento de actuar y de mandar a la chimenea del infierno a un desarrollo que solo figura la destrucción segura.
Muévete, levántate, toma bencina y destruye todo símbolo del mal llamado progreso humano. Si los promotores del progreso no se preocupan del bienestar colectivo de la especie ¿es justo dejarlos continuar con su plan? ¿es justo que suframos en el constante pánico del punto sin retorno mientras ellos gozan de su vacía riqueza? .Lo mejor que podemos hacer es incendiar todo lo que nos muestran, y esperar con ello el fin de la civilización y de la especie humana.
Comprende que la naturaleza nos dio tiempo, y nosotros lo desaprovechamos. El planeta nos dio un lugar donde vivir y nosotros lo pulverizamos, todo esto no se soluciona pidiendo perdón. Entiende que no somos los buenos, somo la peor pesadilla de cualquier otra especie que vive en este planeta y lo mas justo después de siglos de abusos contra la naturaleza es desaparecer. Ha llegado nuestra hora.
No somos la cura, somos la mas violenta enfermedad que pudo padecer el planeta.

DES-CIVILIZADXS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.