(MÉXICO) ABRIL NEGRO PARA LA IGLESIA CATÓLICA

En un hecho sin presedentes, el pasado mes de abril ha sido un mes negro para los representantes de la iglesia católica, pues cerrando el mes, un total de 4 sacerdotes han sido asesinados en diferentes situaciones y en diferentes estados.
La criminalidad y la falta de respeto a la vida humana (y a cualquier credo) se ve reflejada en esta alarmante (para las autoridades) cifra en la cual, los delincuentes y terroristas indiscriminados no les importan los credos ni las amenazas con pasar la aternidad en el lago de fuego, cometen actos atroces (para la sociedad) y la mayoría de veces salen impunes.
Ya en un lugar como México en donde, según las cifras, se comete un asesinato cada 18 minutos es un hecho totalmente normal, pero lo que llama la atención es eso, la indiferencia total hacia la santa iglesia y sus representantes.
Para comenzar, el 18 de abril, el sacerdote Ruben Alcántara fue asesinado dentro de su iglesia en el municipio de Cuautitlán Izcalli, Estado de México, por este hecho los medios de comunicación comenzaron a emitir una versión en la cual, señalaban que el responsable habia discutido con el sacerdote y habia mencionado un supuesto abuso contra una mujer, en donde según el sacerdote asesiando habia sido participante. Unos días después y en conferencia de prensa, el procurador de justicia del Estado de México, desmintió esta versión y señaló a un par de sujetos como los responsables, diciendo que efectivamente, uno de los agresores discutió con el sacerdote pero nunca hubo una acusación de abuso sexual por parte del homicida, esto refuerza lo dicho por el grupo “Salvajes Asesinos Seriales”, grupo de ITS en el Estado de México, los cuales dijeron: “Llegamos hasta el inmundo sacerdote y antes de acuchillarlo le dijimos unas cuantas palabras…”, el hecho toma relevacia pues si bien es cierto, el grupo SAS nunca ha sido detenido ni encontrado por las autoridades después de sus asesinatos, los cuales suman ya 4 con este último, apenas en octubre del año pasado ejecutaron un ataque armado contra un par de peregrinos en Queretaro, en el cual hubo un muerto y un herido de gravedad, y en mayo asesinaron a dos campistas en Texcoco, Estado de México.

Lo que llama la atención de esto son los asesinatos en serie que presedieron al asesinato de ITS en contra de un sacerdote, pues unos días después (el 20 de abril) el sacerdote Juan Miguel Contreras García, fue baleado dentro de la iglesia de San Pío de Pietrelcina, en Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco. El 21 de abril, se supo que el padre Lucino Flores Sánchez fue encontrado muerto en Cholula, Puebla por razones dudosas. Y el 26 de abril el sacerdote Moisés Fabila Reyes fue encontrado muerto después de un secuestro en Morelos. Lo que menos importa son las razones por las que murieron estos bastardos, si fue por secuestradores, delincuentes, etc., lo que interesa es que esta serie de homicidios fueron desatados después del asesinato de ITS, fue como si por esa primera muerte violenta y sanguinaria, “algo” se desatara y desencadenara toda la violencia posterior a. El plano espitirual es dificil de comprender cuando lo ignoras pero para los que tenemos creencias firmes, tenemos la certeza de que estos 3 asesinatos en una fase lunar no fueron una casualidad. Esto lo entenderán aquellos que sepan que en muchos casos, sectas y organizaciones ocultistas y satanistas han realizado ciertos actos que hacen que las fuerzas oscuras del Caos se desaten y extiendan la destrucción y la muerte.

Mientras tanto las invocaciones continúan, el llamado de lo Oculto retumba en nuestras cabezas.

¡AXKAN KEMA TEHUATL NEHUATL!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.