Get a site

(Italia) “Secta del Nihilistico Memento Mori” reivindica atentados

Enviado y traducido por “Místico y Maldito”.
Comunicado en español del Terroristico grupo italiano “Setta del Nichilistico Memento Mori”.
¡Muerte a la sociedad tecno-moral!


“Nunca he podido entender como es posible amar al prójimo”

Reivindicamos anti-políticamente el atentado explosivo de la calle Ponzio Cominio contra la portería de un edificio.


Atentado que lamentablemente -para nosotros- ha producido solo daño materiales.
Reivindicamos también el atentado con carta-bomba abandonado al interior de un edificio en la calle Achille Loria.
Ambos en las entrañas de Roma.
¡Ataques ejecutados hace un tiempo, estratégica (y amoralmente) reivindicados ahora!
Los atentados fueron dirigidos contra los valores de la sociedad.
Con esto nos excluimos de toda clase de identificación con los ataques idealistas, ideológicos y/o religiosos.
¡Nuestros ataques han sido realizados para experimentar la caída de los valores éticos y su aniquilación, la transmisión del Terror y el miedo al vacío Nihilistico de lo Desconocido!
Con esto damos nuestra afinidad a los grupos Eco-extremistas que continúan con “su camino” Indiscriminado… afinidad al Grupúsculo Indiscriminado, a los ITS, al Ouroboros Nihilista (ahora Ouroboros Silvestre), al circulo Eco-extremista de Terrorismo y Sabotaje y a la Secta Pagana de la Montaña!

¡Por el terrorismo Indiscriminado y selectivo!
¡Por la destrucción de los valores ético-mortales y de la sociedad tecno-moral!

-Secta del Nihilistico Memento Mori

http://www.romatoday.it/cronaca/esplosione-lucio-sestio-via-ponzio-cominio-6-gennaio-2014.html
http://www.romatoday.it/cronaca/esplosione-bomba-carta-via-achille-loria.html

(ITALIA) SETTA DEL NICHILISTICO MEMENTO MORI REIVINDICA ATENTADOS

Reivindicación Anti-politica de dos atentados llevados a cabo en Roma, Italia, por el grupo “Setta del Nichilistico Memento Mori”.

Afirman su afinidad con el “Grupúscuco Indiscriminado”, “Individualistas Tendiendo a lo Salvaje”, “Ouroboros Nihilista” (ahora “Ouroboros Silvestre”), “Circulo Eco-extremista de Terrorismo y Sabotaje” y con la “Secta Pagana de la Montaña”.

¡Adelante con el atentar nihilista y salvaje!

¡Muerte a la moral del ataque!

¡Por el Ataque Indiscriminado y Selectivo!

http://abissonichilista.altervista.org/setta-del-nichilistico-memento-moriattentati/


“Io non ho mai potuto capire come sia possibile amare il prossimo.”

Rivendichiamo anti politicamente l’Attentato Esplosivo-in via Ponzio Cominio contro la guardiola di un palazzo.

Attentato che avversità -per noi- ha prodotto solo danni materiali.

Rivendichiamo allo stesso modo l’Attentato con carta bomba dentro un palazzo in Via Achille Loria.

Entrambi insiti a Roma.

Entrambi eseguti nel passato e strategicamente (e amoralmente) rivendicati Ora!

Gli Attentati sono stati portati contro i valori perituri della società.

Con questo escludiamo ogni sorta di identificazione con gli attacchi dei gruppi idealistici e ideologici e o religiosi.

I NOSTRI AttentatI sono stati eseguiti per sperimentare la caduta dei valori etici-la loro nientificazione e la trasmissione del Terrore e della paura nel vuoto Nichilistico dell’Ignoto!

Con questo-diamo Affinità ai gruppi Terroristici Eco-Estremisti che proseguono il loro “non percorso”Indiscriminato..Affinità al Grupusculo Indiscriminato, le ITS, l’Uroboro Nichilista(e Silvestre),il Circolo Eco-Estremista di Terrorismo e Sabotaggio,la Setta Pagana della Montagna!

Per il Terrorismo Indiscriminato e Selettivo!

Per la Distruzione dei valori etici mortali e la società tecno-morale!

Setta del Nichilistico Memento Mori

(México) Causa alarma explosivo detonado afuera de plantel educativo

12 de abril 2016.- Un artefacto explosivo detonó en la entrada principal de la escuela Comunidad Educativa Hispanoamericana, provocando la suspensión de clases de más de dos mil alumnos de todos los niveles educativos en el municipio de Ecatepec.

De acuerdo con reportes de elementos policíacos,  por el estallido de un artefacto explosivo de fabricación casera se suspendieron las clases en los niveles de secundaria y preparatoria.

Esta situación se mantuvo en hermetismo, ya que las autoridades policiacas, evitaban a toda costa que se dieran a conocer los hechos, para no causar pánico ante la comunidad estudiantil así como el de la ciudadanía, pero fue imposible que lo ocultaran.

Las autoridades habían declarado que la explosión no había dejado heridos, pero se especula al respecto.

Al lugar llegó el Ejército Mexicano, la policía estatal y municipal para realizar una inspección en la escuela y retiraron los restos del artefacto sin que se registraran mayores afectaciones, sólo en la parte de la pared principal se encontraron manchas de los restos del explosivo. Se desconoce quiénes arrojaron el artefacto. Aunque los militares encontraron en los restos del explosivo unas siglas que no quisieron dar a conocer.

La escuela Comunidad Educativa Hispanoamericana se encuentra ubicada en la Avenida Nacional esquina Obraje, de la colonia Guadalupe Victoria, municipio de Ecatepec, en los límites con Coacalco.

Cabe mencionar que han sido muchos los artefactos explosivos que han sido colocados, tanto en unidades de los transportes articulados del Mexibús (Secta Pagana de la Montaña), e inclusive explosivos enviados en sobres a las oficinas de Derechos Humanos y Comisión Federal de Electricidad en Ecatepec (Reacción Salvaje), sin que hasta la fecha existan avances de las investigaciones para dar con los responsables de esos hechos presumiblemente actos terroristas.

Politically Incorrect Savages

Texto de Chahta-Ima sobre la actitud politicamente incorrecta de algunos grupos sociales primitivos y su semejanza con las actitudes tomadas de los grupos eco-extresmistas.

¡Por el ataque indiscriminado!

¡Por el terrorismo contra los hiper-civilizados!


Steve Sheldon told me about a woman giving birth alone on a beach. Something went wrong.  A breech birth. The woman was in agony. ‘Help me, please! The baby will not come,” she cried out. The Pirahas sat passively, some looking tense, some talking normally. “I’m dying! This hurts. The baby will not come!” she screamed. No one answered. It was late afternoon. Steve started toward her. “No, she doesn’t want you. She wants her parents,” he was told, the implication clearly being that he was not to go to her. But her parents were not around and no one else was going to her aid. The evening came and her cries came regularly, but even more weakly. Finally, they stopped. In the morning Steve learned that she and the baby had died on the beach, unassisted.

Steve recorded the story about this incident, repeated here. The text… recounts [the] tragic incident that provides insight into Piraha culture. In particular it tells us that the Piraha let a young woman die, alone and without help, because of their belief that people must be strong and get through difficulties on their own.

-Daniel Everett, Don’t Sleep, There are Snakes: Life and Language in the Amazonian Jungle pg. 90-91

One curious effect was observed which gave rise to much complaint on the part of the native male population. As a result of the wholesale association of the women with white men a spontaneous feminist movement developed. Aboriginally, the woman was not only physically, but economically and spiritually, subservient to the man. The squaw performed most of the hard manual labor associated with village life while her husband and father loafed away their time. She was obliged to obey every command and whim of her lord and master. To do otherwise was to invite stern and inevitable retribution. With the influx of thousands of white men, unmarried and on the hunt for females, the situation altered. She could confront the Indian male with the choice of better treatment or loss of his spouse to some white suitor. Moreover, the Indian woman was undoubtedly influenced profoundly by the enviable position which her sex occupied in the newly established white communities. Although no contemporary sociologist gave the matter attention,  we get inklings of a pretty formidable feminine revolt. The agent at the Fresno Indian Farm reported:

“Though the men are, or once were, absolute masters of the women, many of them at this time… have found shelter among the whites, and are consequently independent of the men.”

A statement also appeared at about the same period to the effect that “white men have taken the Indians’ wives from their lodges and taught them to despise the lazy creatures who used to make them slaves.”  If this state of mind was characteristic of a large body of female opinion, it is easy to see how, although no vast social upheaval was involved, the change could act as an irritant and thereby serve as another factor in the disruption of aboriginal family life.

“The American Invasion, 1848-1870” pgs. 81-82 in Cook, Sherburne F. The Conflict Between the California Indian and White Civilization. Berkeley: University of California Press, 1976.

The Jarawas, who number about 400 and whom one geneticist described as “arguably the most enigmatic people on our planet,” are believed to have migrated from Africa around 50,000 years ago. They are very dark-skinned, small in stature and until 1998 lived in complete cultural isolation, shooting outsiders with steel-tipped arrows if they came too near…

It is no secret that the tribe has, in the past, carried out ritual killings of infants born to widows or — much rarer — fathered by outsiders. Dr. Ratan Chandra Kar, a government physician who wrote a memoir about his work with the Jarawas, described a tradition in which newborn babies were breast-fed by each of the tribe’s lactating women before being strangled by one of the tribal elders, so as to maintain “the so-called purity and sanctity of the society.”

-“Baby’s Killing Tests India’s Protection of an Aboriginal Culture,” New York Times, March 13, 2016

One evening Debe walked right into Gau’s camp and without saying a word shot three arrows into Gau, one in the left shoulder, one in the forehead, and a third one in the chest. Gau’s people made no move to protect him. After three arrows were shot, Gau still sat facing the attacker. The Debe raised his spear as if to stab him. But Gau said, “You have hit me three times. Isn’t it enough to kill me, that you want to stab me too?”

When Gau tried to dodge away from the spear, Gau’s people came forward to disarm Debe of his spear. Having been so badly wounded, Gau died quickly.

-Richard Lee, The Dobe !Kung, cited in Ultrasociety: How 10,000 Years of War Made Humans the Greatest Cooperators on Earth, pg. 104

For me, all of these quotes above remind me of a seemingly insignificant quote that appeared toward the end of the polemic, “Ya se habían tardado,” which reads:

Before this commentary, [Reacción Salvaje – RS] states that, if [Destroy the Prisons] considers himself an expert on communities, we would hope that he would be aware that for hundreds of years the mountain peoples of Mexico have been accustomed to forms of life that are frowned upon by citizens who adhere to sick Western culture. Some of their practices are counted as “brutal” such as, for example, trading a woman for a cow or a few pigs. For natives that’s common, it’s their custom, their modus vivendi and thus normal. But for Western moralists (including anarchists) it is something shameful, they get indignant and cry out to heaven when they hear people speak of these things. And of course, self-proclaimed anarchist feminists are the most scandalized by this. RS however doesn’t see any of this in a bad light. RS respects the development and customs of these communities, because it’s not our business to change them. We emphasize that we are not misogynists, but we really don’t oppose these native attitudes. This is how we think in the end even if the anarchists are enraged that we talk like this.

I cannot speak for all of eco-extremism, only myself, and I will accept other viewpoints of the tendency if correction is needed, but from this, I can state that anarchism, primitivism, leftism etc. are wrong-headed and moralistic precisely because they try to organize / judge / improve on society, whereas human animals cannot possibly do this, not with any competence at least. Many of these societies have barbarous, violent, and “unenlightened” practices but have been around for hundreds if not thousands of years. Why is it that our own life-span in an exceptionally young (if powerful) society gives us the right to determine how human society should be in EVERY circumstance? I would argue that it doesn’t. Societies that evolved within their environments from time immemorial have proven that they can sustain their way of life over millennia. Our own society (that is, the one we are stuck in, though not willingly) cannot make the same claim, quite the contrary.

Personally, this view is why I cannot take anarchism, Marxism, leftism, liberalism, etc. seriously as means by which to interpret reality. These ideologies obsess over accidental things, namely, social organization, equality among individuals, division of labor, etc. In our animal reality, that is like choosing something to eat based solely on its color, rather than on its taste and how nourishing it is. The main relationship is not that of human beings between themselves, but of human beings to nature, or rather, their natural surroundings and the other entities, sentient or not, that they share them with. All of these flawed and civilized ideologies, even self-proclaimed “primitivism”, are humanist and anthropocentric, while we want only a relationship with Wild Nature and the cultures that it has formed over millennia like drops of water can form stone, unconsciously, organically, and unplanned.

Humans no doubt have a role to play in that, and their actions do shape the landscape and themselves, just as the actions of beavers, ants, birds, etc. shape a forest or a river. But that is completely determined by the incarnation of Wild Nature that they encounter, it takes place over centuries, and it is by no means “planned” or “controlled” by a determining human intellect. It merely happens. Present a “savage” with the idea that selective burning of brush or similar activities make him the master of the landscape, he would more than likely be puzzled by such a claim.

Here I would then state that humans in the past always struck a balance between their own power and mind and that of Wild Nature itself. The point is not that some lived in complete harmony with nature, without hierarchy or war or anything that offends Western bourgeois sensibilities. The point is that the balance of power between the human and Wild Nature was maintained. In some cases, that would entail patriarchy, in some places that would not be the case (Were the Selk’nam of Tierra del Fuego “more domesticated” than other hunter-gatherers because they were ruled by a patriarchy? Considering their culture, that would be an absurdity to state.) Were the Choctaw of what is now the southeastern United States as civilized as the Aztecs or Maya simply because they also grew corn? Were the Yuroks of northern California somehow evil because they had a rigid social hierarchy but no agriculture?

“Domestication” and “civilization” then may not be as clear-cut categories as some other anti-civilization ideologies claim that they are. This is because our knowledge is animal and thus flawed. Here we must look at things not in black and white but on a spectrum, and in this spectrum, we are not judging human societies by how “nice” they were and how well they treated women, gays, the disabled, etc. We don’t care about those things, and those who obsess over them are extremely stupid and let their own civilized prejudices get the better of them. We would rather trust societies that lived for thousands of years in their respective environments and their “values” than the values of humanistic Westerners who hide the violence of modern techno-industrial society behind platitudes of morality and decency.

The most important thing about domestication and civilization, then, is that they arise but they have been in most places quite fragile. That is, they have never been able to dominate completely, they have never exalted individual human societies into complete dominance over nature, and when they have, collapse inevitably occurred. What we have now is a complete monstrosity, a Leviathan that cannot collapse without possibly taking most living things with it, something that seeks complete domination. Before this unnatural being, the only attitude we can have is complete and utter hostility.

These may appear to be completely scholastic reflections, and perhaps they are. At the very least, I write and record them to support the eco-extremist claim that liberal Western values absolutely do not matter, and thus when people try to shove them in our face, we should reject them energetically and insult those who still buy into those fairy tales. Also, it is to indicate that eco-extremist pessimism is all the more warranted: if all we have going for us in terms of “hope” are the incomplete observations of anthropologists and our own flawed intellectual powers, it is clear that we are completely screwed.

We cannot make societies from scratch overnight, and nor should we have to. A possum does not ask itself nor is it qualified to determine what it means to be a possum. It merely is a possum. In other words, it doesn’t seek to be a god, and neither should we. In the past, humans lived in societies that existed for thousands of years that also told them what it was like to be human; societies that were small, sustainable, and more often than not, very stable. That we do not have this and instead think that we can play the part of social engineer is the real foundational problem. That we are tempted to think that a !Kung Bushman is more “wild” or “better” than a Selk’nam hunter, or a Choctaw warrior, or a Yurok “noble” is not an indication of knowledge, but of foolishness.

The primary relationship in eco-extremism is between the human animal and Wild Nature as embodied in his immediate environment, and not with some abstraction known as humanity. It is thus an inhumanist and not humanist tendency. Just as all bears do not have solidarity with bear-kind, but rather depend on all of the surrounding plants, animals, waters, and rocks to survive,  thus all humans should not have solidarity with all humankind, but only with those of similar disposition and with the beings who they have come to love in their surroundings. That should go without saying, and many savages have that attitude.

Also, we realize that civilization is a “transient sickness”, one that emerges at times and goes away, sometimes leaving scars, but never terminal, as the Whole can never be destroyed by the Part. That we are deficient in this regard, that we don’t really know our places, or have been robbed of them, indicates the tragedy of our state, and our rage in the indiscriminate war against those who would destroy and enslave Wildness. Even if the only Wild Nature we have left is ourselves, or perhaps only the pain and anger of having been deprived of it, that is enough to carry on this war against domesticated humanity.

-Chahta-Ima

Nanih Waiya

Spring 2016

EDITORIALE REVISTA REGRESIÓN N° 5

Traducción al italiano de la quinta filosa editorial de la Revista Regresión.

Traducción a cargo de “Via Negationis”.


“Che cosa è la vita? È lo scintillio di una lucciola nella notte. È l’alito di un bufalo in inverno. È l’ombra che corre sull’erba e si perde alla fine del giorno. “
Pie de Cuervo, prima di morire. Aprile del 1890

La Natura Selvaggia chiama, un richiamo speciale solo per pochi che la ascoltano, ci chiama nel difenderla, per resistere all’artificialità, alla modernità ed il progresso antropocentrico, il richiamo è disperato e agonizzante, scricchiola lentamente. Per gli iper-civilizzati è inaudibile e insignificante, ma per noi, gli Eco-Estremisti in specifico -è di vitale importanza accorrere a quella chiamata.
Sono un Eco-Estremista, e riconosco il valore che ha ora, in questa era moderna la società idiota e ubriaca di tecnologia ti indica come lunatico quando metti al di sopra dell’artificiale, la Natura, quando scegli di intavolare una conversazione faccia a faccia, invece di mandare un messaggio attraverso facebook, quando scegli di prendere rimedi naturali invece di drogare il tuo corpo con i farmaci, quando esalti la vita dei gruppi cacciatori-raccoglitori- nomadi invece di esaltare le deprecabili pratiche dei trans umanisti, etc.
Nella società industrializzata se ti opponi ai suoi valori morali, umanisti e progressisti, sei un reazionario o un intollerante, la massa ti segnala con le sue putride dita gridando contemporaneamente: Terrorista! Sono un Eco-Estremista, e riconosco il valore che ha ora, sono disposto a essere catalogato come il “peggiore”, pur di rivendicarmi sempre come un Individualista in Guerra contro il sistema tecnologico e la civiltà.


Sono un Eco-Estremista e sono in Guerra, ho confezionato esplosivi con schegge che ho diretto contro tecnologi che lavorano per rendere artificiale la Natura Selvaggia. I cavi positivi e negativi si incontrano, l’energia della pila scalda il bulbo dentro il tubo galvanizzato ripieno di dinamite, si genera la scintilla, l’esplosivo ha funzionato, li ho feriti, le schegge sono arrivate a penetrare i corpi, i gas della dinamite riarsa sono arrivati ai polmoni bruciandoli contemporaneamente. Il sangue versato è servito per ricordare loro che NON sono dei, benché giochino ad esserlo; non mi pento per niente delle ferite inferte, dello spavento, delle conseguenze, di quello che hanno passato, è solo una risposta della Natura Indomabile che ha parlato attraverso Me.

*

Sono stato nascosto in varie città per preparare Attentati, Cospirando con gli Affini, e ampliando le mie pratiche nel piano dell’attività delinquenziale. Ho incendiato indiscriminatamente automobili, di lusso e no, piccole o grandi, dato che sono disgustose macchine che producono la cappa di smog che si solidifica sulla mia testa, le ho viste ardere come un falò tra gli spessi boschi, ho visto la reazione dei padroni, non mi importa, la Natura mi ha dato la forza per uscire intatto da quelle situazioni.

*

Ho detonato armi contro grandi opere di infrastruttura e contro quelli che ci lavorano, nascosto nell’oscurità della notte insieme al mio branco di fieri guerrieri. La forza dell’arma sulla mia mano che ha rimbombato con il caratteristico suono del tuono, i bossoli saltare come rane, i miei piedi ben fermi come il tronco di un grande albero afferrato alla Terra, mentre i miei nemici si nascondono, e corrono a rifugiarsi, come se il fuoco cadesse dal cielo, come se stessero nell’occhio di un devastante uragano. Siamo usciti vittoriosi di nuovo, la Natura ci ha protetti.

*

Ho detonato bombe in istituzioni governative, università pubbliche o private, imprese, etc., l’esplosivo artigianale “rafforzato” pesa nel mio zaino, polvere da sparo nera dentro un recipiente metallico ben chiuso, gas butano per creare un’onda d’urto, benzina per generare-alcuni secondi dopo l’esplosione -un incendio, e napalm affinché il fuoco sia più duraturo. Di notte o di giorno, mi dirigo al mio obiettivo, con calma lo colloco in maniera dissimulata e mi ritiro, ascolto i miei passi prudenti e rapidi attraverso il maledetto e provocante concreto, il mio respiro, il cuore si ode come i tamburi della Danza della Guerra, qualche minuto dopo, si sente un forte boato, ha funzionato, i danni sono generati, se un passante l’ha impedito, non mi interessa, il mio obiettivo è stato colpito, se un curioso è stato ferito non mi importa,quello che è fatto è fatto.

*

Respingo la scolarizzazione imposta nelle istituzioni educative complici del sistema, preferisco studiare le cose che mi interessano e non le cose che a loro gradisce “insegnarmi”, le quali in molte occasioni sono inutili per la vita che vivo. Le aule educative sono una gabbia dentro la Grande Gabbia chiamata Civiltà, e per questo motivo non sono disposto a entrare in questa prigione di mia volontà. La conoscenza che voglio non si trova nelle facoltà, è nelle montagne o nei boschi, nei deserti o nella selva, a lato del coyote e del cervo, sotto il sole e la luna, tra radici e la pioggia, su sentieri non percorsi, sul fianco dei fiumi e delle lagune, insieme a miei Affini o Solo, accompagnato dagli spiriti dei miei antenati.

Rifiuto il lavoro salariato che mi sottomette a essere schiavo moderno nelle città o nei campi, e benché sia necessario il denaro in queste urbi che puzzano di spazzatura e profumo, mi sforzo per ottenerlo in un’altra forma, sempre nell’illegalità.

*

La mia “9 millimetri” mi accompagna quando voglio ottenere denaro per arrivare a qualunque fine o qualunque mezzo. Ho rapinato negozi, banche, etc., non sono un uomo “onesto e lavoratore”, sono tutto il contrario, sono un Delinquente e un Terrorista, uno sfruttatore e un opportunista, e non mi vergogno di dirlo perché è quello che sono, io sono l’antitesi di questo sistema, cosciente di quello che faccio, cosciente che quello che realizzo è catalogato come “cattivo” per la società, e quando lo faccio Godo, e Godo, non ho rimorso di coscienza perché so a cosa sto giocando, conosco le conseguenze e mi addentro tra le tenebre senza lamenti,né mi lamento.
Vvisualizzo, osservo molto bene il mio obiettivo da assaltare, studio la zona e le vie di fuga, mi preparo per il peggio. Prima di uscire, sereno ma nervoso elevo una preghiera all’Ignoto, chiedendo che curi le mie azioni e che a dispetto di quello che succeda possa uscire vittorioso, converso con la Natura, affermandolo ogni volta a Lei, perché sa che le mie intenzioni sono reali e sincere, che quelli che hanno osato recargli danno devono pagare. Termino e ripeto un versetto rubato da brandelli delle vecchie scritture apocalittiche, in maniera pagana:

“E si adirarono le nazioni, la tua ira è venuta, e tempo di distruggere quelli che distruggono la Terra”.

Impugno la mia pistola, carico e metto la sicura, esco dirigendomi verso la mia preda, una piccola istituzione bancaria, vista e studiata, il mio gruppo sa molto bene che sono disposto a sparare a qualunque persona cerchi di far fallire il furto (polizia, eroe civile, etc.), allo stesso modo sono sicuro che se qualcuno tenta di fermarmi, loro risponderanno allo stesso modo.
Ci si schiera strategicamente. Mi dirigo alla banca con la pistola nella tasca, col dito indice nel grilletto e il mio pollice nella sicura, pronto a tutto. Mi metto in fila nella banca, fingendo di essere un cliente comune, il mio complice mi guarda la schiena ad alcuni metri.
Mentre passano ordinatamente gli agnellini alle casse, osservo il cartello, dove si evidenziano i profili dei rapinatori di banche più ricercati, il cartello ha una legenda che dice: “Se li riconosci, denunciali”, sorrido divertito, il tempo passa lento e le ansie mi percorrono il corpo, senza che siano evidenti davanti agli altri, per non destare sospetti. Mi tocca passare, la cassiera mi dice gentilmente, “passi”, percorro alcuni passi e mi trovo di fronte a lei, gli sorrido cinicamente e gli dico: “Faccio un ritiro”,allo stesso tempo metto i gomiti sulla cassa, in una delle mie mani sta la mia pistola che punto al petto della cassiera e con l’altra mano gli segnalo che mi consegni tutto il denaro, la cassiera rimane scioccata, lentamente abbasso la sicura della mia arma, senza nessun contrattempo, osservo intensamente gli occhi della cassiera, avvertendola di non far nulla per cui dopo pentirsi.
Fuori, l’andirivieni è uguale, la gente cammina fuori dalla banca, entra o esce, una donna è alla fermata del bus dopo aver preso a scuola i suoi figli, un uomo cammina sul marciapiede e discute al cellulare, un anziana attende un negozio ambulante di dolci all’angolo della strada, tutto con normalità e in apparente calma, nessuno sa che in quello momento è in corso una rapina.
Il mio gruppo è all’erta completamente e vigila, le pistole e una mitra sono pronte per sputare piombo nel caso arrivino poliziotti. Mi vedono uscire dalla banca e dietro di me, il mio complice mi copre le spalle. Andiamo via, e mentre passiamo per una delle nostre vie di fuga, allontanandoci dal luogo, vediamo un camion pieno di poliziotti che a tutta velocità sta andando verso la direzione dove si trova la banca, ci vedono di striscio, e noi ci perdiamo nella periferia urbana.

*

Questa volta la rapina non ha avuto scontri a fuoco, ma in altre occasioni il “lavoro” non è uscito tanto “pulito”, mi è toccato essere in una situazione in cui puntai la pistola a un cassiere che si rifiutò di darmi il denaro -rimanendo scioccato-e per questo gli sparai senza ripensamento. Il colpo dell’arma si sentì in tutta la banca, un ronzio del mio udito, il bossolo rimbalzò per il piano, il vetro blindato non riuscì a contenere il calibro e la pallottola lo penetrò, ficcando, la pallottola che sparai, nel petto dell’uomo, che cadde ferito. Dentro di me dicevo:”cassiere di merda, se sei disposto a proteggere il denaro dei fottuti banchieri con la tua vita, allora non avrai problema a morire per essi!”.In quel momento capii che tutto era andato “male”, ma poteva andare peggio e rapidamente mi diressi all’uscita della banca, di sbieco osservai che il direttore era al telefono, senza dubbio stava cercando di chiamare la polizia, per questo rapidamente mirai e sparai di nuovo, ferendo anche il bastardo. Uscii dalla banca correndo, senza denaro, dietro di me avevo lasciato due feriti gravi, quel giorno, il sangue degli iper-civilizzati era un’offerta alla Natura Selvaggia. L’allarme era partito dopo il primo sparo, corsi per perdermi tra le strade,in lontananza si udivano le sirene, mi cercavano,la mia bocca secca,la mia arma calda,la mia mano con odore di polvere da sparo, il mio camminare nervoso, ma la mia smorfia sorridente e gioiosa era quella di aver colpito quei due imbecilli che avevano rischiato la loro vita per proteggere i loro impieghi di merda. Rivendicandomi come un Individualista Estremista, senza nessun dispiacere e imparando dei miei errori. Ci sarebbe stata un’altra opportunità di commettere un’altra rapina, senza fretta.

*

Quello che ho esposto non è sfoggio, è realtà -e per la verità, è solo una parte importante del comportamento di un Eco-Estremista come me, il comportamento è quello di essere sempre un guerriero nelle varie situazioni, sia quando confezioni un esplosivo, come quando ti dirigi a lasciarlo, quando lo detoni, quando causi ferite, quando rapini una banca o quando consegni la vita del tuo obiettivo alla morte. L’altra parte importante dell’eco-estremismo è quella che ha a che vedere con lo sviluppo Individuale o Collettivo nella Natura, quello che si apprende, le conoscenze che acquisisci mediante la pratica in un ambiente naturale, tutte le situazioni speciali che nutrono il paganesimo e l’attaccamento al Naturale e all’Ignoto.

Sono un Eco-Estremista, e riconosco il valore che ha oggi, amo la Natura Selvaggia, la rispetto e la valorizzo, da Lei ho appreso molte cose.

Ricordo grandi pianure che mi piaceva visitare quando era piccolo, c’erano molte varietà di alberi, c’erano talpe, conigli, molti insetti, vari uccelli, etc., mio padre mi portava a giocare perché era l’unico posto Naturale che rimaneva in quel paese consumato dall’urbanità, correndo liberamente arrivavamo fino a un fiume che osservavamo per ore, il vento sui nostri visi, i sorrisi, l’erba pungeva la pelle, la calma inondava il nostro essere, realmente Godevamo.
Gli anni passarono e le grandi imprese di infrastruttura arrivarono al paese con macchinari pesanti per la costruzione di una grande autostrada,spianarono la Terra, coprirono le tane delle talpe e dei conigli,i quali morirono soffocati, alcuni vollero fuggire ma morirono nel tentativo, i nidi degli uccelli furono coperti, insieme agli alberi che furono strappati dalla radice, il bel fiume fu convertito in un gran canale di acque nere che scaricava la spazzatura e i rifiuti tossici, seppellirono la Terra ,fecero di quel bel luogo, una merda, un’opera per proteggere gli interessi dalla maledetta civiltà, affinché questa fosse meglio interconnessa,con tutto il fottuto progresso umano!
Il mio cuore si ruppe e piansi di dolore guardando la devastazione quando arrivai al luogo che tanto stimavo da piccolo e vedendolo trasformato ora in una triste autostrada. Le mie mani tremavano, sudavo, infuriato, decisi di vendicare quello che avevano distrutto, varie macchine subirono danni per incendio che io causai settimane dopo settimane, tentando disperatamente di fermare quello che stavano facendo, ma non riuscii a fermare nulla, ero giovane, e avevo una certa speranza perché un giorno una “rivoluzione” trionfasse su questo sporco sistema, ma mi resi conto che tutto questo era molto idealistico, respinsi allora il sonno della “rivoluzione”, e decisi di non avere nessuna speranza, non mantenere fede nel futuro “collasso”, e affrontare il presente decadente e pessimista nei quali mi trovo vivendo, accettando che quello che il progresso non impedisce Ora e Qui.

*

Questa è una delle tante ragioni per le quali odio la civiltà, il progresso e il sistema tecnologico, e per il quale lo voglio vedere ardere completamente. È una delle ragioni per le quali sto dalla parte della Natura; non solo modifica gli ambienti naturali per il suo capriccio, non solo stermina specie, ma li vuole addomesticare, non solo soggioga il carattere dell’essere umano, ma lo vuole controllare completamente, vuole seppellire gli istinti come le tane di quelle talpe, vuole che Io dimentichi che vengo dalla Natura, vuole che sia un ubriaco che cade per le nuove innovazioni tecnologiche come tutti gli altri. Io non permetterò questo.

È necessario per l’eco-estremista mantenere la parte guerriera che ci caratterizza, ma anche, allo stesso modo, mantenere un vincolo simbiotico con la Natura, rispettandola e venerandola.

Ho camminato lentamente per sentieri sconosciuti seguendo solo il fiume fino a arrivare al luogo dove nasce, imparando che molte volte la strada è difficile ma quando arrivi alla fine del percorso la ricompensa è enorme. Ho ascoltato gli ululati dei coyote che mi circondavano di sera nelle montagne, mentre guardavo il cielo stellato avendo al mio lato un falò, ansioso che la Natura mi desse visione. Mi “sono perso” nei monti, e per opera della causalità in quel percorso mi sono trovato con grandi pietre somiglianti a dei visi umani, avendo un incontro intimamente spirituale con loro.
Ho dormito in grotte che sembravano cadermi addosso, con un tecolote bianco che sorvegliava il mio sonno e l’aroma delle piante silvestri dandomi la tranquillità del momento. Mi sono alimentato di germogli di salvia e di crescione, di mezquite e di pomodoro silvestre, mi sono curato alcune ferite con sangue di grado e sábila, ho fatto rifugi con palma e tronchi di pino, ho praticato il fuoco per frizione con base di sotol e trapano di gordolobo, ho mangiato carne di serpente e pelli di roditori conciate. Mi sono sentito osservato da “qualcosa” nei boschi per le notti, ma non ho avuto paura.
Ho sentito di essere parte di qualcosa di più grande. Mi sono avventurato nel percorrere grotte anguste dove la mia mano non vedeva l’oscurità, mi preoccupai per i pipistrelli che sembravano volessero volare verso me, e nel fondo trovai alcune piume di rapace, le quali considerai un regalo della Natura per avere osato penetrare quella grotta. Ho sentito la pioggia bagnare la mia schiena nel dorso, udendo ed essendo trasportato insieme al volo agli uccelli. Mi sono immerso in occhi di acqua, con pesci tra i miei piedi. Ho visto in lontananza un cervo che mi guardava intensamente, proiettandomi sicurezza e tranquillità. Ho osservato la civiltà tra i monti, preferendo addentrarmi ancora di più, invece di arrivare a calpestare di nuovo il concreto. Ho sentito sollievo finendo di fare un rifugio, e stanco, godendo della raccolta vespertina. Sono stato circondato da lucciole senza aver il dubbio di essere un animale in più su questa Terra. Ho camminato sui sentieri, dove camminava l’antico teochichimecas. Ho trovato punte di ossidiana nelle strade percorse. Una punta di ossidiana che forse era stata dentro il corpo di un invasore ferendolo o uccidendolo, e che senza dubbio fu lanciata da uno dei miei antenati, e che per pura opera della causalità arrivò fino a me. Il fatto mi fece sentire come un “eletto” onorandone la memoria, e continuare con quell’istinto guerriero, come ho fatto.
Questo sono le mie esperienze personali le quali hanno fatto di me un Eco-Estremista, ogni Individualista che voglia rivendicarsi come tale avrà proprie esperienze e ragioni, queste sono le mie.
Questo editoriale è niente di più che una esperienza personale, i lettori intelligenti sapranno comprenderlo, quelli che no- è perché no.
Se Tu, lettore di Revista Regresión, indipendentemente che ti consideri un Eco-Estremista o no, senti realmente questo richiamo, Percorrilo…

“Le colline sono molto più belle degli edifici di pietra. Vivere in una città è condurre un’esistenza artificiale. Molte persone non sentono mai i loro piedi in basso sulla Terra, vedono solo le piante crescere in vasi da fiori, e non si muovono mai quanto basta per vedere, oltre le luci della città, l’incantesimo della notte stellata. Quando la gente vive tanto lontano dalle creazioni del Gran Spirito, dimenticano facilmente le loro leggi”
Tatanga Maní.

Per la dedizione alle attività delinquenziali che sazino gli istinti degli individualisti!


Ascoltiamo il richiamo del Selvaggio per ricordare da dove proveniamo!


Fuoco, pallottole ed esplosivi contro il sistema tecnologico e contro la civiltà!


La Natura Selvaggia (anche) siamo ognuno di noi, defendiamola da tutto quello che è Alieno!

Axkan kema, tehuatl nehuatl!

Chimallitzli

Abril 2016

Texto Editorial de la Revista Regresión N° 5

Editorial

¿Qué es la vida? Es el destello de una luciérnaga en la noche. Es el aliento de un búfalo en invierno. Es la sombra que corre sobre la hierba y se pierde al final del día.

Pie de Cuervo, antes de morir. Abril de 1890.

La Naturaleza Salvaje hace un llamado, ese llamado especial solo lo escuchan algunos cuantos, los llama a defenderla como dé lugar, a resistirse a la artificialidad, a la modernidad y al progreso antropocéntrico, el llamado es desesperado y agonizante, cruje lentamente.

Para los hiper-civilizados es inaudible e insignificante, pero para nosotros, los eco-extremistas en específico, es de vital importancia acudir a ese llamado.

Soy un eco-extremista, y reconozco el valor que eso tiene hoy en día, en esta era moderna la sociedad idiotizada y embriagada de tecnología te tilda de lunático cuando pones por encima de lo artificial lo Natural, cuando eliges entablar conversaciones de frente en vez de mandar un mensaje por facebook, cuando eliges tomar remedios naturales en vez de drogar tu cuerpo con medicina alopática, cuando enalteces la vida de los grupos cazadores-recolectores nómadas en vez de enaltecer las aborrecibles prácticas de los transhumanistas, etc.

En esta sociedad industrializada si te opones a sus valores morales humanistas y progresista, eres un reaccionario o un intolerante, la masa te señala con sus pútridos dedos gritando al mismo tiempo: ¡Terrorista!

Soy un eco-extremista, y reconozco el valor que eso tiene hoy en día, y estoy dispuesto a que me cataloguen de lo “peor”, con tal de reivindicarme siempre como un individualista en guerra contra el sistema tecnológico y su civilización.

Soy un eco-extremista y estoy en Guerra, he confeccionado explosivos con bastante metralla que he dirigido contra tecnólogos que trabajan para artificializar la Naturaleza Salvaje. Los cables positivo y negativo se han encontrado, la energía de la pila ha llegado a calentar el foco dentro del niple galvanizado relleno de dinamita, se genera la chispa, el explosivo ha funcionado, los he herido, la metralla ha llegado a penetrar sus cuerpos, los gases de la dinamita calcinada han llegado a sus pulmones quemándolos al mismo tiempo, su sangre derramada ha servido para recordarles que NO son dioses, aunque jueguen a serlo; no me arrepiento en nada de esas heridas, de su espanto, de las consecuencias, lo que les ha pasado solo es una respuesta de la Naturaleza Indomable que ha hablado a través de MÍ.

He estado escondido en varias ciudades preparando atentados, conspirando con afines, y ensanchando mis prácticas en el plano de la actividad delincuencial.

He incendiado automóviles indiscriminadamente, lujosos y no lujosos, chicos o grandes, puesto que todos son asquerosas maquinas que hacen que la capa de smog se siga solidificando sobre mi cabeza, los he visto arder como una fogata entre los espesos bosques, he sabido de la reacción de sus dueños, no me importa en nada, la Naturaleza me ha dado la fuerza para salir intacto de esas situaciones.

He detonado armas de fuego en contra de grandes obras de infraestructura y contras los que trabajan en ellas, cobijado por la oscuridad de la noche junto con mi manada de fieros guerreros. La fuerza del arma sobre mi mano retumbado con ese característico sonido de trueno, los casquillos saltando como ranas, mis pies bien firmes como el tronco de un gran árbol aferrándose a la Tierra, mientras mis enemigos se esconden, y corren a refugiarse, como si fuego cayera del cielo, como si estuvieran en el ojo de un devastador huracán. Hemos salidos victoriosos de nuevo, la Naturaleza nos ha protegido.

He detonado bombas en instituciones gubernamentales, universidades públicas o privadas, empresas, etc., el explosivo casero armado pesa en mi mochila, pólvora negra dentro de un recipiente metálico bien cerrado, gas butano para crear una onda expansiva, gasolina para generar segundos después de la explosión un incendio, y napalm para que el fuego sea más duradero. De noche o de día, me dirijo a mi objetivo, con calma lo coloco disimuladamente y me retiro, escucho mis pasos sigilosos y rápidos por el maldito y chocante concreto, mi respiración, el corazón se escucha como los tambores de la Danza de la Guerra, minutos después, se escucha un fuerte tronido, ha funcionado, los daños están generados, si un transeúnte se atravesó no me interesa, mi objetivo fue golpeado, si un curioso fue alcanzado no me importa, lo hecho echo está.

Rechazo la escolaridad impuesta por instituciones educativas cómplices del sistema, prefiero estudiar las cosas que a mí me interesan y no las cosas que les apetece “enseñarme”, las cuales en muchas ocasiones son inútiles para la vida que llevo ahora. Las aulas educativas son una jaula más dentro de la Gran Jaula llamada Civilización, y por eso no estoy dispuesto a entrar a esa cárcel por mi propia voluntad. El conocimiento que yo quiero no se encuentra en las facultades, se encuentra en las montañas o en los bosques, en los desiertos o en la selva, a lado del coyote y del venado, debajo del sol y la luna, entre raíces y la lluvia, sobre caminos sin recorrer, a un costado de los ríos y lagunas, junto con mis afines o en solitario, acompañado de los espíritus de mis antepasados.

Rechazo el trabajo asalariado que te rebaja a ser un esclavo moderno en las ciudades o en el campo, y aunque es necesario el dinero viviendo en estas urbes que apestan a basura y perfume, me esfuerzo por conseguirlo de una u otra forma, siempre por las vías ilegales.

Mi escuadra 9 milímetros me acompaña cuando requiero obtener dinero para conseguir cualquier fin o cualquier medio. He atracado comercios, bancos, etc., no soy un hombre “honesto y trabajador”, soy todo lo contrario, soy un delincuente y un terrorista, un aprovechado y un oportunista y no me avergüenza decirlo pues es lo que soy, yo soy la antítesis de este sistema, consciente de lo que hago, consciente que lo que realizo es catalogado como de “malo” para la sociedad, y cuando lo hago lo disfruto, lo gozo, no tengo remordimientos de conciencia porque sé a qué le juego, conozco las consecuencias y aun así me adentro entre las tinieblas sin quejas, ni lamento alguno.

Me visualizo, observo muy bien mi objetivo a asaltar, estudio la zona y las vías de escape, me preparo para lo peor, antes de salir, serenamente pero nervioso elevo una plegaria a lo Desconocido, pidiendo que cuide mis pasos y que pese a lo que ocurra pueda salir victorioso, platico con la Naturaleza, diciéndole siempre que ella sabe porque hago las cosas, que mis intenciones son reales y sinceras, que los que se atrevieron a dañarla deben pagar, terminando repito un versículo robado de los retazos de las viejas escrituras apocalípticas, de manera pagana:

“Y se airaron las naciones, y tu ira ha venido, y en tiempo de destruir a los que destruyen la Tierra también”.

Tomo mi escuadra, relleno el cargador a tope, cargo y pongo seguro, salgo dirigiéndome hacia mi presa, una pequeña institución bancaria antes vista y estudiada, mi banda sabe muy bien que estoy dispuesto a dispararle a cualquier persona que intente frustrar el robo (policía, héroe civil, etc.), a la par yo también estoy seguro que si alguien me intenta detener, ellos responderán de la misma forma.

Se toman posiciones estratégicas, me dirijo al banco con mi pistola en el bolsillo, con el dedo índice en el gatillo y mi dedo pulgar en el seguro, preparados todos. Me formo en la fila del banco disimulando ser un cliente común, mi cómplice me cuida la espalda a unos metros.

Mientras pasan los borregos ordenadamente a las cajas observo el cartel en donde se evidencian los perfiles a los atracadores de bancos más buscados, el cartel tiene una leyenda que dice: “Si los reconoces, denúncialos”, se me sale una sonrisa burlona, el tiempo pasa lento y mis ansias me recorren el cuerpo pero sin ser evidentes ante los demás, para no despertar sospechas. Me toca pasar, la cajera me dice amablemente, “pase”, doy unos pasos y me encuentro frente a ella, le sonrío cínicamente y le digo: “voy a hacer un retiro”, al mismo tiempo me recargo con los codos en la barra de la caja, en una de mis manos está mi pistola apuntándole al pecho a la cajera y con la otra mano le señalo que me entregue todo el dinero, la cajera se queda en shock, lentamente bajo el seguro de mi arma y sin más me entrega varios fajos de billetes, la operación es silenciosa y sin ningún contratiempo, observo fijamente los ojos de la cajera, advirtiéndole que no haga nada por lo que se podría arrepentir.

Afuera, el transito sigue igual, la gente caminando fuera de banco o entrando y saliendo, una mujer con sus hijos después de recogerlos de la escuela en la parada del camión, un hombre caminando por la acera discutiendo por celular, un puesto de dulces ambulante en la esquina atendido por una anciana, todo con normalidad y en aparente calma, nadie sabe que en ese momento un atraco bancario se está ejecutando.

Mi banda con los sentidos al cien, vigilan, sus escuadras y una ametralladora están listas para escupir plomo si es que llegan policías al lugar. Me ven salir del banco y detrás de mí, mi cómplice cuidándome las espaldas disimuladamente. Nos vamos, y mientras pasamos por una de nuestras vías de escape alejándonos del lugar, vemos una camioneta llena de policías a toda velocidad yendo hacia la dirección en donde se encuentra el banco, nos miran pero se siguen de filo, nos perdemos en la periferia urbana.

Esta vez el atraco se ha mantenido sin tumultos, sin persecuciones ni disparos, pero en otras ocasiones el “trabajo” no ha salido tan “limpio”, me ha tocado estar en la situación en la que un cajero se quedó en shock cuando le apunté con mi pistola, y se negó a darme el dinero, por lo que sin titubear le disparé, el tronido del arma se escuchó alrededor de todo el banco, enseguida el zumbido de mis oídos, el casquillo rebotando por el piso, el vidrio blindado no pudo contener el calibre y la bala lo penetró, alojando la bala que disparé en el pecho del hombre, cayendo herido, dentro de mi decía: “¡cajero de mierda, si estás dispuesto a proteger el dinero de los putos banqueros con tu vida, entonces no tendrás problema en morir por ellos!”, supe en ese momento que todo había salido “mal” pero podía ser peor, rápidamente me dirigí a la salida del banco, pero de reojo observé que el gerente estaba al teléfono, era claro que estaba intentando comunicarse con la policía, por lo que rápidamente apunté y disparé de nuevo, hiriendo también al bastardo. Salí del banco casi corriendo, sin dinero, detrás de mi había dejado dos heridos graves de bala, ese día, la sangre de esos hiper-civilizados había sido una ofrenda a la Naturaleza Salvaje, la ruidosa alarma se había encendido tras el primer disparo, corrí para perderme entre las calles, y lo logré, a lo lejos se escuchaban sirenas, me buscaban, mi boca seca, mi arma caliente, mi mano con olor a pólvora, mi caminar nervioso, pero mi mueca sonriente y gozosa de poder haber balaceado a esos dos imbéciles que arriesgan su vida por proteger sus empleos de mierda, reivindicándome como un individualista del tipo extremista sin nada que lamentar y aprendiendo de mis errores, ya habría otra oportunidad de cometer otro atraco, sin prisa.

Todo lo expuesto arriba no es alarde, es realidad y para decir la verdad, es tan solo una parte importante de la actitud de un eco-extremista como yo, la actitud de guerrero es la que siempre se debe tener en ese tipo de situaciones ya sea cuando confeccionas un explosivo, como cuando te diriges a dejarlo, cuando lo detonas, cuando causas heridas, cuando atracas un lugar o cuando le entregas la vida de tu objetivo a la muerte. La otra parte importante del eco-extremismo es la que tiene que ver con el desarrollo individual o colectivo en la Naturaleza, lo que se aprende en ella, los conocimientos que adquieres mediante la práctica en un entorno natural, todas las situaciones especiales que nutren el paganismo y el apego a lo Natural y a lo Desconocido.

Soy un eco-extremista, y reconozco el valor que eso tiene hoy en día, amo la Naturaleza Salvaje, la respeto y la valoro, de ella he aprendido muchas cosas.

Recuerdo unas grandes llanuras que me gustaba visitar cuando era pequeño, había muchas variedades de árboles, había topos, conejos, muchos insectos, varias aves, etc., mi padre me llevaba a que jugara ahí pues era el único lugar Natural que quedaba en el pueblo consumido por la urbanidad, corriendo libremente llegábamos hasta un rio el cual observábamos por horas, el viento en nuestros rostros, sonrisas, el pasto picaba la piel, la calma inundaba nuestro ser, y realmente lo disfrutaba.

Los años pasaron y las grandes empresas de infraestructura llegaron al lugar con maquinaria pesada para la construcción de una gran autopista, así es como aplanaron la Tierra, taparon las madrigueras de los topos y los conejos los cuales murieron asfixiados, algunos quisieron huir pero murieron en el intento, los nidos de las aves fueron tumbados junto con los árboles que fueron arrancados de raíz, el bonito rio lo convirtieron en un gran canal de aguas negras arrojándole basura y desechos tóxicos, sepultaron la Tierra bajo concreto, hicieron de ese hermoso y apreciado lugar para mí, una porquería, una obra más para proteger los intereses de la maldita civilización, para que esta estuviera mejor interconectada, ¡todo por el puto progreso humano!

Al acudir al lugar que tanto valoraba desde pequeño y verlo convertido ahora en una triste autopista, mi corazón se rompió y lloré de dolor mirando la devastación, mis manos temblaban, sudaba, enfurecí y decidí vengar lo que habían destruido, varias máquinas sufrieron daños por incendio que yo causé semanas tras semanas, intentando desesperadamente que dejaran de hacerle daño a ese lugar, pero no logré detener nada, era joven, y mantenía cierta esperanza porque algún día una “revolución” triunfara por sobre este sucio sistema, pero me di cuenta que estaba siendo muy idealista, rechacé entonces el sueño de la “revolución”, y decidí no tener ninguna esperanza, no mantener fe en el futuro “colapso”, y enfrentar el presente decadente y pesimista en el que me encuentro viviendo, aceptando que el progreso no se detiene, por lo menos aquí.

Esa es una de las tantas razones por las que odio la civilización, su progreso y el sistema tecnológico, y por el cual lo quiero ver todo ardiendo, es una de las razones por las que estoy del lado de la Naturaleza; porque no solo hace eso con los entornos sino que los modifica a su antojo, no solo extermina especies, sino que las quiere domesticar, no solo sojuzga el carácter del ser humano, sino que lo quiere controlar completamente, quiere sepultar los instintos como las madrigueras de esos topos, quiere que olvide que vengo de la Naturaleza, quiere que sea un ebrio más cayéndome por las nuevas innovaciones tecnológicas como todos los demás, yo no permitiré eso.

Es necesario para el eco-extremista mantener la parte guerrera que nos caracteriza, pero también, a la par, mantener un vínculo simbiótico con la Naturaleza, respetándola y venerándola.

He caminado descanso por senderos desconocidos solo siguiendo el rio hasta llegar al lugar en donde nace, aprendiendo que muchas veces el camino es difícil pero cuando llegas al final del recorrido la recompensa es enorme. He escuchado los aullidos de los coyotes que me rodeaban en las montañas por la noche, mientras miraba el cielo estrellado teniendo al lado mío una fogata, ansioso de que la Naturaleza me diera visión. Me he “perdido” en los montes, y por obra de la causalidad en ese recorrido me he encontrado con grandes piedras semejadas a rostros humanos, teniendo un encuentro íntimamente espiritual con ellas. He dormido en cuevas que parece que se me caerán encima, con un tecolote blanco cuidando de mí sueño y el aroma de las plantas silvestres dándome tranquilidad en el momento. Me he alimentado de brotes de salvia y de berro, de mezquite y de tomate silvestre, me he curado alguna herida con sangre de grado y sábila, he hecho refugios con palma y troncos de pino, he practicado el fuego por fricción con base de sotol y taladro de gordolobo, he comido carne de serpiente y curtido pieles de roedores. Me he sentido observado por “algo” en los bosques por las noches, pero que sin duda no tuve temor. He sentido ser parte de algo más grande. Me he aventurado a recorrer cuevas angostas, en donde ni mi mano podía ver por la oscuridad que me cubría, me sobresalté por los murciélagos que parecía que volaban hacia mí, y al fondo encontré unas cuantas plumas de zopilote, las cuales consideré un regalo de la Naturaleza por haberme atrevido a pisar esa cueva. He sentido la lluvia que moja mi espalda en el cerro, corrido y sentir que vuelo junto con las aves. Me he sumergido en ojos de agua, con peces entre mis pies. He visto a lo lejos un venado entre el cerro, que me miraba fijamente, proyectando seguridad y tranquilidad. He observado la civilización entre los montes, prefiriendo adentrarme más en vez de llegar a pisar de nuevo el concreto. He sentido ese alivio al terminar de hacer un refugio, y cansado, disfrutar de la recolección vespertina. He estado rodeado por luciérnagas sin que me quede duda de que soy un animal más de esta Tierra. He caminado en las veredas por donde deambulaban mis ancestros teochichimecas, he encontrado puntas de obsidiana en esos caminos, una punta de obsidiana que quizás estuvo dentro del cuerpo de un invasor hiriéndolo, o no, de muerte, que sin duda fue lanzada por uno de mis antepasados, y que por pura obra de la causalidad llegó hasta mí, el hecho me hizo sentir como un “elegido” para honrar su memoria, y continuar con ese instinto guerrero y así lo he hecho.

Esto y más son mis experiencias personales las cuales me han hecho de mí un eco-extremista, cada individualista que quiera reivindicarse como tal tendrá sus propias experiencias y sus propias razones, estas son las mías.

Esta editorial es más personal que nada, aquellos lectores inteligentes sabrán comprenderlo los que no, pues no.

Si TÚ, lector de esta Revista Regresión, independientemente de que te consideres un eco-extremista o no, sientes realmente ese llamado, síguelo…

“Las colinas son mucho más bellas que los edificios de piedra. Vivir en una ciudad es llevar una existencia artificial. Muchas gentes nunca sienten bajo sus pies la Tierra, solo ven las plantas crecer en macetas, y nunca se desplazan lo suficiente para ver, más allá de las luces de la ciudad, el encanto de la noche estrellada. Cuando la gente vive tan lejos de las creaciones del Gran Espíritu, olvidan fácilmente sus leyes”

Tatanga Mani.

¡Por el apego a las actividades delincuenciales que sacien los instintos de los individualistas!

¡Escuchemos el llamado de lo Salvaje para recordar de donde provenimos!

¡Fuego, balas y explosivos contra el sistema tecnológico y contra la civilización!

¡La Naturaleza Salvaje (también) somos cada uno de nosotros, defendámonos de todo lo Ajeno!

¡Axkan kema, tehuatl nehuatl!

Chimallitzli

Abril 2016

Ishi y la Guerra contra la Civilización

Presentamos orgullosamente la traducción del trabajo de Chahta-Ima titulado, “Ishi y la Guerra contra la Civilización”, traducido por “Espíritu Tanu de la Tierra Maldita” y “Xale”, editado por la Revista Regresión.

Ishi el último nativo americano sobreviviente del exterminio blanco, se presenta muchas veces con el mito del “buen salvaje”, pero la historia de su tribu está plagada de violencia indiscriminada defensiva.

Aquí dejamos el trabajo en pdf y en su versión de texto, sin duda un aporte importante para la continuidad del eco-extremismo tanto en teoría como en práctica.

¡Mill Creek, Selknam, Teochichimecas, ancestros irrefutables de la lucha extremista contra la civilización!


ISHI Y LA GUERRA CONTRA LA CIVILIZACIÓN

La aparición del eco-extremismo y las tácticas que utiliza, han causado mucha controversia en los círculos radicales a nivel internacional. Las críticas de individualistas tendiendo a lo Salvaje (ITS), y otros grupos alineados, han recibido una gran gama de acusaciones de locura ultra-radical. Un aspecto importante de esta polémica gira en torno a la idea del ataque indiscriminado. La enconada retórica por parte de los eco-extremistas puede exacerbar la hostilidad hacia estas tácticas entre los incrédulos. De cómo hablan algunos, sin embargo, parecería que ITS y otros grupos eco-extremistas están involucrados en detonar explosivos en centros preescolares y hogares para ancianos, es decir, objetivos aleatorios en lugar de objetivos de importancia específica para el sistema tecno-industrial, (laboratorios, ministerios gubernamentales, etc.). Se debe admitir que muchos de los que participan en polémicas contra el eco-extremismo tienen a priori un sesgo negativo en contra de cualquier argumento, no importa qué tan bien elaborado este, como ellos mismos admiten que el mantenimiento de la civilización y la domesticación es de su propio interés. No es el punto discutir con ellos. Por otro lado, el eco-extremismo todavía tiene mucho que decir, por lo que aquellos que tengan oídos para oír, que oigan.

Lo más simpático sería preguntar por qué ITS y sus aliados deben “retirarse” de la idea del ataque indiscriminado. ¿Por qué hacer daño a la gente que está tratando de ayudar? En otras palabras, la civilización y la destrucción que se desata sobre el mundo son culpa de un pequeño sector de la sociedad moderna, y hay que centrarse en convencer a la gran mayoría que no tiene la culpa, con el fin de tener el equilibrio de las fuerzas necesarias para superar los males que actualmente nos acosan. Aparte de eso, es sólo la mala forma. Es comprensible que las “cosas malas” ocurran incluso con acciones bien planificadas. Lo menos que pueden hacer aquellos que se someten a ella es que se disculpen. Eso sólo son buenos modales. Algunos anarquistas chilenos hicieron algo recientemente, explotaron bombas de ruido a las cuatro de la mañana, cuando no hay nadie alrededor con el fin de expresar su “solidaridad” con quien ha solicitado el anarquismo internacional para orar por… quiero decir, expresar su solidaridad en esa semana . Pero si usted tiene que hacer algo, lo menos que puede hacer es reducir al mínimo los daños y expresar su pesar si algo va mal (pero sobre todo, entonces debe hacer nada…)

Por supuesto, el eco-extremismo rechaza estas objeciones infantiles e hipócritas. ¿Estas personas están expresando su superioridad moral, mientras jugaban con fuegos artificiales en medio de la noche y luego se dedica a otras cosas por el mundo, sin ninguna razón aparente? ¿Quieren una galleta o una estrellita por ser unos niños buenos? El Eco-extremismo admitirá fácilmente que ese anarquismo devoto es piadoso y santo. No quiere su ayuda de todos modos. Si los anarquistas que se inclinan a la izquierda buscan ganar popularidad en el manicomio de la civilización, por supuesto el eco-extremismo se rinde…. Felicidades de antemano.

Ha habido críticas contra los eco-extremistas diciendo que no es así como se libra una guerra contra la civilización. Muy bien, vamos a seguir adelante y echar un vistazo más de cerca, a una guerra real contra la civilización. Los editores de la Revista Regresión ya han escrito una extensa serie de artículos sobre la Rebelión del Mixtón y la Guerra Chichimeca, que se extendió por gran parte del territorio de México en el siglo XVI, aquí recomendamos encarecidamente su trabajo. En este ensayo, vamos a aumentar sus argumentos recurriendo a un ejemplo muy querido de un “tierno” y trágico indio, Ishi, el último de la tribu Yahi en el estado de California en los Estados Unidos. En este ejercicio, no pretendemos saberlo todo de aquellos miembros de una tribu de la Edad de Piedra que fueron cazados hasta su extinción por los blancos. En la medida en que cualquier analogía histórica es defectuosa, ipso facto, aquí vamos por lo menos a tratar de tomar las lecciones de cómo el Yahi luchó, sus actitudes hacia la civilización siendo el último hombre, y cómo la forma de su cultura problematiza los valores anarquistas y los de izquierda venidos de la Ilustración. Este ensayo pretende mostrar que la guerra del Yahi contra la civilización también fue indiscriminada, carente de valores occidentales como la solidaridad y el humanismo, y fue un duelo a muerte contra la vida europea domesticada. En otras palabras, es un modelo de cómo muchos eco-extremistas ven su propia guerra llevada a cabo desde su individualidad. Ishi, lejos de ser el modelo del “buen salvaje”, fue el último hombre de pie en una guerra librada contra los blancos, con la mayor cantidad de brutalidad y “criminalidad” que el ahora extinto Yahi pudo soportar.

El Yahi

El 29 de agosto de 1911, un hombre de color marrón, desnudo y hambriento, de alrededor de cincuenta años de edad fue encontrado fuera de un matadero cerca de Oroville, California. El hombre fue rápidamente detenido y metido en la cárcel de la ciudad. Al principio, nadie podía comunicarse con él en cualquier idioma conocido. Pronto, los antropólogos llegaron de San Francisco y encontraron que el hombre era Yahi, una banda situada más al sur de la tribu Yana, conocido localmente como “indios Digger” o ” Indios Mill Creek / Deer Creek”. Durante mucho tiempo se ha sospechado que un pequeño grupo de “indios salvajes”, aún vivían en la región montañosa del norte inhóspito de California. Los antropólogos hicieron los arreglos para que el último “indio salvaje” viviera con ellos en su museo, y que les enseñara acerca de su cultura en San Francisco. Después de haber encontrado un (imperfecto) traductor Yana, no pudieron conseguir el nombre del indio que no sea solo “Ishi”, la palabra Yana para “hombre”. Ese es el nombre por el que se le conoció en el momento de su captura hasta su muerte, cuatro años y medio más tarde.

Los Yahi eran una rama meridional de una tribu más grande llamada Yana, encontrada en el norte de California, al norte de la ciudad de Chico y del río Sacramento. Antes de la llegada de los europeos, había quizá no más de 3.000 Yana en sus tierras tradicionales bordeado por los Maidu al sur, los Wintu al oeste, y la tribu Shastan al norte. Hablaban el lenguaje Hokan, las raíces de las cuales compartieron con tribus en toda América del Norte. Como tribu, los Yana, en particular, eran mucho más pequeños que sus vecinos, pero aun así tenía una reputación de brutalidad hacia ellos. También se especula que el Yana pudo primero haber vivido en las tierras bajas más productivas antes de ser llevado a la región montañosa menos productiva por sus vecinos mucho más grandes y ricos hacia el sur, en particular. Como Theodora Kroeber comenta en su libro, “Ishi in Two Worlds”:

“Los Yana fueron menores en número y más pobres en comodidades materiales a lo que eran sus vecinos del valle, a los que consideraban como combatientes suaves, laxos, e indiferentes. Al igual que las tribus de montaña en otras partes del mundo, los Yana, también, eran orgullosos, valientes, ingeniosos y rápidos, y fueron temidos por los pueblos maidu y wintu que vivían en las tierras bajas.” (25)

M. Steven Shackley, en su ensayo, “The Stone Tool Technology of Ishi and the Yana”, escribe sobre la relación de los Yahi con sus vecinos inmediatos:

“A causa de tener que vivir en un ambiente tan marginal, los Yahi nunca tuvieron buenas relaciones con los grupos de los alrededores en cualquier periodo de tiempo. Evidencia arqueológica regional sugiere, que los hablantes de lenguas hokanas, probablemente los que podrían ser llamados proto-Yana, vivían en un territorio mucho más amplio que incluía la parte superior del valle del río Sacramento, así como las colinas de la Cascada del sur hasta la “Intrusión Penutia” en algún momento hace 1000 años. Estos grupos que hablan idiomas Penutian fueron los antepasados de los Maidu y Wintu / Nomlaki, que vivían en el valle del río en el momento del contacto español y Anglo.  La violencia considerable sugiere en este momento, en el registro arqueológico y del proto-Yana, evidentemente, que no se movieron a un hábitat más pequeño, o más marginal de buena gana. La violencia a manos de los extranjeros no era nuevo, con la llegada de los anglosajones a partir de 1850, los Yahi había mantenido relaciones de enemistad en un largo plazo con los grupos que hablan idiomas Penutian, que les habían quitado por la fuerza la tierra inferior y sus alrededores por algún tiempo”. (Kroeber y Kroeber, 190)

En general, sin embargo, los Yana vivieron como la mayoría de las tribus, se aferran al ciclo de las estaciones y tenían poca estratificación social. La única diferencia importante entre los Yana es que tenían dualidad-sexual en el lenguaje, es decir, una forma diferente en la lengua Yana que era utilizada por cada sexo. Como explica Theodora Kroeber:

“Los bebés de ambos sexos estaban al cuidado de la madre, con una hermana mayor o la abuela ayudando. Su primera habla, fue la del dialecto de la mujer, siempre se habla de las mujeres y de los hombres, y los niños en la presencia de niñas y mujeres. Cuando el niño crecía y era independiente de la atención de la madre, era llevado por su padre o hermano mayor o tío dondequiera que fueran, durante tiempos más largos cada día. A la edad de nueve o diez años, mucho antes de la pubertad, pasaba la mayor parte de sus horas en compañía masculina y dormía en vigilia en casa de los hombres. Por lo tanto, el niño aprendió su segundo idioma, el dialecto de los hombres.” (29-30)

Kroeber explica que el habla femenina, era a menudo un discurso “cortado” con las palabras masculinas que tienen más sílabas. Aunque las mujeres sólo usaban un dialecto de la lengua, conocían la variante masculina también. Theodora Kroeber especula que en la lengua Yana, lejos de ser una curiosidad lingüística, la división estricta de las palabras pudo haber hecho de los Yahi más intransigentes a la interferencia del mundo exterior. Ella escribe:

“Queda un aspecto psicológico de esta peculiaridad en el idioma, que no está sujeto a prueba, pero que no debe descartarse. El yahi sobreviviente parece que nunca ha perdido su moral en su larga y desesperada lucha por la supervivencia. ¿Podría el lenguaje haber jugado un papel en esta tensión continua de la fuerza moral? Se le había dotado a sus conversaciones con el hábito de la cortesía, formalidad, y el uso cargado de un fuerte sentido en la importancia de hablar y de comportarse de tal o cual manera y no de otra, de manera que no permitía la dejadez ya sea de palabra o de comportamiento.” (Ibid, 31)

Theodora Kroeber examina este aspecto de la vida Yana más tarde en su libro, cuando  describe la relación de Ishi con su primer intérprete mestizo Yana, Sam Batwi:

“Ishi era un conservador cuyos antepasados habían sido hombres y mujeres de rectitud; cuyo padre y abuelo y tíos habían llevado con dignidad la restricción de las responsabilidades de ser los principales de su pueblo. Las maneras de Ishi eran buenas; las de Batwi olían a la crudeza de la ciudad de la frontera, que era lo que mejor conocía y que, por la costumbre de la época, conocía de sus ciudadanos menos iluminados… Es muy posible que en el primer encuentro, Ishi y Batwi reconocieron que eran de diferentes estratos de la sociedad Yana, Batwi era el menos considerado…” (153)

La mayor parte de la cultura Yahi era muy similar a las culturas indígenas de California en general. Los esfuerzos de los hombres se centraban en la caza y la pesca en los ríos, en especial con el salmón como alimento disponible. Los esfuerzos de las mujeres se centraban en la recolección, almacenamiento y preparación de bellotas y otras plantas como parte de su dieta básica. El antropólogo Orin Starn, en su libro “Ishi’s Brain: In Search of America’s Last “Wild” Indian”, afirma lo siguiente en relación con el conservadurismo de los Yahi, en particular, (71):

“Sin embargo, los Yahi eran también una comunidad encarnada a sus costumbres. Es posible que se hayan casado con tribus vecinas (y, en veces secuestrando en las mujeres a mediados del siglo XIX), pero los extranjeros eran absorbidos por el camino Yahi. En otras partes de la América nativa, antes de Colón, hubo inestabilidad en el cambio – enfermedad, guerra, migración, invención cultural, y adaptación. En el suroeste, por ejemplo, los legendarios Anasazi de repente desaparecieron en el siglo XII, por causas que aún se debaten. Con el tiempo, sin embargo, el Yahi mostró más continuidad y estabilidad que otros grupos. Relativamente pocas modificaciones se produjeron en sus puntas de lanza, en los campamento, en el hecho de golpear bellotas, u otras rutinas de existencia yahi. Por lo que parece, los antepasados de Ishi siguieron más o menos el mismo modo de vida durante muchos siglos”.

Como eran muy del norte, la nieve y la falta de alimentos fueron factores que se presentaban  a menudo en los tiempos de escasez en invierno. Sin embargo, los Yana sabían cómo prosperar en la tierra que se les dio, como Kroeber resume en su retrato de la vida Yana y su relación con las estaciones del año:

“El invierno también era el momento de volver a contar la vieja historia de la creación del mundo y cómo se hicieron los animales y los hombres, el tiempo para escuchar otra vez las aventuras de Coyote y del Zorro y de la Marta de pino, y la historia del Oso y de los Ciervos. Así, sentado o acostado cerca del fuego en la casa cubierta de tierra, y envuelto en mantas de piel de conejo, con la lluvia que cae afuera o con el espectáculo de la luna brillante que caía con su luz hacia abajo en Waganupa o lejos en Deer Creek, el ciclo Yana de los cambios de estaciones estaba completado dando otra vuelta completa. A medida que las canastas de alimentos estaban vacías, una por una, el juego se mantuvo oculto y escaso, los sueños de los Yana se dirigieron a un tiempo, no muy lejano, cuando la tierra se cubrió con el nuevo trébol. Sintieron el impulso de ser levantados y despertaron en un mundo, por momentos muy lejos, en un gran océano que nunca habían visto, el salmón brillante fue nadando hacia la desembocadura del río Sacramento, su propio flujo del origen de los Yana.” (39)

Starn también cita un canto entonado por Ishi a los antropólogos que resumen el fatalismo Yahi (42):

Serpiente de cascabel muerde.

Oso Grizzly muerde

y van a matar a la gente.

Deja que sea de esta manera.

El hombre va a salir herido al caerse de la roca.

El hombre se va a caer al recoger piñones.

Él va a nadar en el agua, a la deriva, mueren.

Ellos caen por un precipicio.

Van a ser golpeados por puntas de flecha.

Ellos se perderán.

Tendrán que quitar astillas de madera de su ojo.

Van a ser envenenados por los hombres malos,

Van a ser ciegos.

Los yahi en Guerra

Como era de esperar, la invasión de los europeos podría haber incluso cambiado a algunas tribus pacíficas, a hostiles y salvajes. Como Sherburne F. Cook, declaró en su libro, “The Conflict Between the California Indian and White Civilization”:

“El efecto general de estos eventos provoca un cambio en todo el horizonte social de los indígenas, en particular la de la Yokuts, Miwok, y Wappo. Las fuerzas disruptivas, previamente discutidas con referencia a su influencia en la disminución de la población, tuvieron también el efecto de generar un tipo totalmente nuevo de civilización. Para ponerlo en esencia: un grupo sedentario, tranquilo y muy localizado, se convirtió en un grupo belicoso y semi-nómada. Obviamente, este proceso no fue completado en 1848, ni afectaba a todas las partes componentes de las masas de nativos por igual. Pero sus inicios habían llegado a ser muy aparentes”. (228)

Sin embargo, no todos los indios reaccionaron enérgicamente a la invasión del Anglo blanco. Los Maidu, vecinos del valle de los Yahi hacia el sur, parecía que no habían puesto mucha resistencia al ataque de los blancos próximos a sus tierras, como el escritor maidu, Marie Potts, indicó:

“A medida que llegaron más hombres blancos, drenaron la tierra. Los ranchos se desarrollaron tan rápido que, después de haber tenido un país de montañas y prados para nosotros mismos, nos convertimos en obreros o vagabundos sin hogar. Al ser gente pacífica e inteligente, nos adaptamos como mejor pudimos. Sesenta años más tarde, cuando nos dimos cuenta de nuestra situación y presentamos nuestro caso a la United States Land Commission, nuestro reclamo se resolvió por setenta y cinco centavos por acre.

No hubo levantamientos en la zona maidu. Los colonos blancos que llegaron a nuestra zona estaban contentos de tener mano de obra indígena, y los registros muestran algunas veces un trato justo”. (Potts, 10)

Como se indicó anteriormente, los Yahi eran hostiles, incluso hacia las tribus indias cercanas a ellos, y de manera brutal. Ms. Potts se refiere a las relaciones de los Yahi con los maidu:

“Los Mill Creeks  (Yahi) eran lo que para nosotros “significa” gente. Habían matado a mucha de nuestra gente, incluso a los pequeños bebés. Ellos vigilaron, y cuando nuestros hombres estaban ausentes en la caza o de trabajo, atacaron a las mujeres, a los niños y a los ancianos. Cuando el hombre regresó de la caza encontró a su esposa muerta y a su bebé tumbado en el suelo, comidos por las hormigas.

Después los Mill Creeks había matado a numerosos  blancos, se enteraron de que los blancos estaban reuniendo voluntarios para hacer una incursión y castigarlos. Por lo tanto, establecieron un sistema de alarma para advertirse a sí mismos, viviendo al filo de los cañones, en una zona improductiva”. (Ibid, 41)

Cuando los colonos blancos llegaron a encontrar oro en California en la década de 1840 y principios de 1850, trajeron con ellos el modus operandi de “el único indio bueno, es el indio muerto”. No había amor entre ellos y los Yahi, entonces los Yahi fueron persuadidos para perfeccionar sus formas austeras e intransigentes en una guerra de guerrillas de terror contra los blancos. Stephen Powers, lo escribió en 1884, describe al yahi en el siguiente pasaje:

“Si los Nozi son un pueblo peculiar, éstos [los Yahi] son extraordinarios; si el Nozi parece extranjero de California, estos son doblemente extranjeros. Parece probable que este presenciando ahora, un espectáculo sin paralelo en la historia humana – el de una raza bárbara en resistencia a la civilización con armas en sus manos, hasta el último hombre y la última mujer, y el último pappoose… [Ellos] infligieron crueldad y torturas terribles a sus cautivos, como las razas Algonkin. Sea cual sea, las abominaciones de las razas indígenas,  pueden haber perpetrado la muerte, la tortura en vida era esencialmente extraña en California.” (Heizer y Kroeber, 74)

El californiano antropólogo Alfred Kroeber, especula acerca de las tendencias bélicas de los Yahi:

“Su reputación bélica puede ser debida en parte, a la resistencia ofrecida contra los blancos por una o dos de sus bandas. Pero si la causa de esto era en realidad una energía superior y el coraje o una exasperación inusual ayudada por el entorno, todavía poco poblado, y el hábitat fácilmente defendible es más dudoso. Eran temidos por sus vecinos, como el maidu, ellos prefirieron estar hambrientos en la montaña en lugar de enfrentarse. El habitante de la colina tiene menos que perder luchando que el habitante rico. También está menos expuesto, y en caso de necesidad tiene mejor y más numerosos refugios disponibles. A lo largo de California, los pueblos llanos se inclinaron más a la paz, aunque el más fuerte en número: La diferencia es la situación que se refleja en la cultura, no en cualidad innata” (ibid, 161)

Jeremías Curtin, un lingüista que estudió las tribus indias de California a finales del siglo XIX, describe la naturaleza “renegada” de la tribu de Ishi:

“Ciertos indios vivían, o más bien, estaban al acecho, los Mill Creek merodeaban  en lugares salvajes al este de la Tehama y al norte de Chico. Estos indios Mill Creek eran fugitivos; estaban fuera de la ley de otras tribus, entre otros, de la Yanas. Para herir a estos últimos, fueron a un poblado Yana aproximadamente a mediados de agosto de 1864, y mataron a dos mujeres blancas, la señora Allen y la señora Jones. Cuatro niños también fueron dados por muertos, pero después se recuperaron. Después de los asesinatos de los Mill Creek, ellos volvieron a casa inadvertidamente, y con ellos, llevando varios artículos saqueados.” (Ibid, 72)

Un cronista detalló otra atrocidad yahi en el siguiente pasaje:

“La matanza de los niños Hickok fue en junio de 1862. Hijos del pueblo Hickok, dos niñas y un niño fueron a recoger moras en Rock Creek, cerca de tres cuartas partes de una milla de su casa, cuando fueron rodeados por varios indios. Primero dispararon a la niña mayor, ella tenía diecisiete años, le dispararon y la dejaron completamente desnuda. A continuación, dispararon a la joven, pero ella corrió a Rock Creek y cayó de cara en el agua. No se llevaron su ropa pues ésta aún tenía su vestido. En ese momento, Tom Allen entró en escena. Él transportaba madera de construcción para un hombre con el nombre de Keefer. De inmediato atacaron a Allen. Fue encontrado con el cuero cabelludo arrancado y con la garganta cortada. Diecisiete flechas habían disparado sobre él, y siete lo habían atravesado”. (Ibid, 60)

Mrs. A. Thankful Carson, estuvo cautiva por los Mill Creeks o indios Yahi, también describe otros ejemplos de la brutalidad Yahi:

“Un niño de unos doce años de edad murió de la manera más bárbara: le cortaron los dedos, le cortaron la lengua, y se suponía que debían de haberlo enterrado con vida, pero cuando se le vio ya estaba muerto. En otra ocasión, un hombre con el nombre de Hayes estaba cuidando de sus ovejas. En algún momento durante el día, se fue a su cabaña y se encontró rodeado de quince indios. Ellos lo vieron llegar: él se dio la vuelta y corrió, los indios comenzaron a disparar flechas sobre él, pasó de un árbol a otro. Por último le dispararon con un arma de fuego que le travesó del brazo. Se las arregló para escapar de la captura por un estrecho agujero”. (Ibid, 26)

Otro cronista local, H. H. Sauber, describe el razonamiento detrás de la caza de los Yahi al exterminio:

“Una vez asesinaron a tres niños en edad escolar a menos de diez millas de Oroville, y más de cuarenta millas de Mill Creek. Poco después, mataron a un carretero y dos vaqueros durante la tarde, y fueron vistos a distancia en las carretas cargadas de carne de res robada a través de las colinas, antes de que nadie supusiera que habían estado detrás del acto. Otras víctimas, demasiado numerosas para mencionarlas, habían caído en sus implacables manos. En resumen, ellos nunca robaron sin asesinar, aunque el delito podría ayudarles tempranamente, el hecho, sólo podría exacerbar más a los blancos a estar en contra de ellos”. (Ibid, 20)

Alfred Kroeber hizo eco sobre ese sentimiento en  1911 con un ensayo sobre los Yahi, donde afirmó:

“El Yana del sur, o los Mill Creeks, se reunieron con un destino mucho más romántico que sus parientes. Cuando el americano vino a la escena, tomaron posesión de sus tierras para la agricultura o la ganadería, y a punto del rifle les propusieron que se retiraran y que no interfirieran, como ocurrió antes de que hubieran transcurrido diez años después de la primera fiebre del oro, los Mill Creeks, como muchos de sus hermanos, resistieron. No se retiraron, sin embargo, después del primer desastroso conflicto aprendieron la abrumadora superioridad de las armas de fuego del hombre blanco y su organización, mansamente desistieron y aceptaron lo inevitable. En cambio, sólo endurecieron su espíritu inmortal en la tenacidad y el amor a la independencia, y comenzaron una serie de represalias enérgicas. Durante casi diez años mantuvieron una guerra incesante, destructiva principalmente contra sí mismos, pero sin embargo sin precedentes en su terquedad con los colonos de los condados de Tehama y Butte. Apenas recuperado de un solo golpe, los sobrevivientes atacaban en otra dirección, y en tales casos no escatimaban ni la edad ni el sexo. Las atrocidades cometidas contra las mujeres blancas y contra los niños despertaron el resentimiento de los colonos en mayor grado, y cada uno de los excesos de los Indios fue más que correspondido, pero aunque la banda disminuyó mantuvieron una la lucha desigual.” (Ibid, 82)

Theodora Kroeber intenta templar estas cuentas con sus propias reflexiones sobre la brutalidad y “criminalidad” de los Yahi:

“Los indios tomaban su parte, los caballos, mulas, bueyes, vacas, ovejas, cuándo y dónde se pudiera, sin perder parte de que estos animales eran alimento y ropa para ellos. Hicieron mantas y capas de esas pieles, curtieron los cueros, e hicieron ‘charqui’ o ‘ jerky’ de la carne que no se comía fresca. En otras palabras, trataron a los animales introducidos por los europeos como lo hicieron con los  ciervos, osos, alces, o conejos. Ellos no parecen haberse dado cuenta de que esos animales fueron domesticados, el perro es el único animal que ellos sabían que estaba domesticado. Robaron y mataron para vivir, no para acumular rebaños o riqueza, los indios realmente no entienden que lo que se llevaron fue la propiedad privada de una persona. Muchos años más tarde, cuando Ishi había pasado a la edad media, se sonrojó de vergüenza dolorosa cada vez que recordaba que para los estándares morales de los blancos, él y sus hermanos Yahi habían sido culpables de robo.” (61)

Theodora Kroeber en su trabajo no parece abordar profundamente el estilo brutal de los Yahi en la guerra, haciendo hincapié en que lo que sucedió era solo dar la cara a la invasión masiva del blanco sobre sus tierras.

Ishi

A pesar de tener “la ventaja de campo” y un enfoque excepcionalmente enérgico para atacar a sus enemigos, los Yahi fueron cazados gradualmente y destruidos hasta que quedaron sólo unos cuantos. En 1867 o 1868, en la masacre de la cueva Kingsley se asesinaron a 33 Yahi hombres, mujeres y niños, siendo este  el último gran golpe de los blancos a la última Yana salvaje.

Como Theodora Kroeber afirma:

“Ishi era un niño de tres o cuatro años de edad en el momento de la matanza de Tres Lomas, edad suficiente para recordar las experiencias cargadas de terror. Él tenía ocho o nueve años cuando la matanza de la cueva Kingsley, posiblemente, fue parte de la limpieza de la cueva y de la disposición ritual de los cuerpos de las víctimas. Entró en la clandestinidad, en la que crecería sin tener más de diez años de edad”. (Ibid, 91)

Con la derrota militar abierta de los Yahi, los salvajes comenzaron un tiempo de clandestinidad, que A.L. Kroeber clasificaría como; “la nación libre más pequeña del mundo, que por una fortaleza sin precedentes y la terquedad del carácter, lograron resistirse a la marea de la civilización, veinticinco años más incluso que la famosa banda de Geronimo el Apache, y durante casi treinta y cinco años después de que los Sioux y sus aliados derrotaran a Custer”. (Heizer y Kroeber, 87)

Los restantes Yahi ocultos y perseguidos, se reunieron, y robaron todo lo que pudieron en circunstancias difíciles. Encendían sus fogatas de manera que no se pudieran ver desde distancias lejanas, tenían sus asentamientos no lejos de los lugares que los blancos normalmente viajaban y frecuentaban. Pronto su presencia se convirtió en un rumor y luego en una mera leyenda. Es decir, solo hasta unos años antes de que Ishi se adentrara en la civilización, su campamento fue encontrado cerca de Deer Creek en 1908. Ishi y algunos indios restantes escaparon, pero en el transcurso de tres años, Ishi estaba solo, tomando la decisión de caminar hacia el enemigo, donde estaba seguro de que indudablemente lo matarían, al igual que hicieron con el resto de su pueblo.

En 1911, sin embargo, a través de la benevolencia problemática de los vencedores, Ishi pasó de ser un enemigo declarado a una celebridad menor, mudándose así a San Francisco y teniendo un flujo constante de visitantes que iban al museo donde vivió. Las personas estaban fascinadas por este hombre que era la última persona real de la Edad de Piedra en América del Norte, alguien que podía fabricar y tallar sus propias herramientas o armas de piedras y palos. Ishi hizo la “paz” con la civilización, e incluso hizo amigos. Desarrolló sus propias preferencias de alimentos y otros bienes, y mantuvo meticulosamente su propiedad como lo había hecho como cuando vivió cuarenta años en la clandestinidad. Sin embargo, en menos de cinco años de haber llegado a la civilización, Ishi, el último Yahi sucumbió a quizás una de las enfermedades más civilizadas de todas: la tuberculosis.

Sin embargo, hubo algunos detalles bastante interesantes que son fuente indicativa, de la actitud de Ishi frente a la vida en la civilización. Ishi se negó a vivir en una reserva, y eligió vivir entre los blancos, en la ciudad, lejos de los indios corruptos que hace tiempo se habían entregado a los vicios de la civilización.

Como T. T. Waterman declaró en una referencia indirecta a Ishi en un artículo de una revista, él escribió:

“Siempre se ha creído los relatos de varias tribus formadas por estos renegados Mill Creek. A partir de lo que hemos aprendido recientemente, parece poco probable que hubiera más de una tribu en cuestión. En primer lugar, el único miembro de este grupo hostil que nunca ha sido cuestionado [es decir, Ishi], expresa el disgusto más animado para todas las demás tribus. Parece, y siempre ha parecido, más dispuesto a hacer amigos con los propios blancos, que con los grupos vecinos de indios. En segundo lugar, todas las otras tribus indias de la región profesan el horror más apasionado hacia los Yahi. Este temor se extiende incluso al país hoy en día. Incluso los Yahi y los Nozi, aunque hablaban dialectos de una misma lengua (el llamado Yana), expresaban la más implacable hostilidad entre sí. En otras palabras, los indios que acechaba alrededor de las colinas de Mill Creek durante varias décadas después de la liquidación del valle, eran probablemente el remanente de un grupo relativamente puro, ya que había pocas posibilidades de mezcla.” (Heizer y Kroeber, 125)

[Cabe señalar aquí que Orin Starn rechaza la idea de la pureza étnica de los Yahi en el período histórico, pero no da ninguna razón real detrás de él (106). Este tema será tratado más adelante.]

En su cautiverio voluntario en la civilización, Ishi se destacó por su sobriedad y ecuanimidad hacia los que le rodeaban, dedicado a las tareas que se le asignaron en el museo en el que vivía, y también para mostrar la fabricación de artefactos que utilizaba para la supervivencia. Theodora Kroeber describe la actitud general de Ishi hacia su entorno civilizado:

“Ishi no fue dado al voluntariado, criticaba las formas del hombre blanco. Pero era observador y analítico, y, cuando se presionaba, podía emitir un juicio o al menos algo así. Estaba de acuerdo con las “comodidades” y la variedad del mundo del hombre blanco. Ishi y ni tampoco ninguna persona que ha vivido una vida de penurias y privaciones subestiman una mejora de los niveles de prioridad, o el alcance de algunas comodidades e incluso algunos lujos. A su juicio, el hombre blanco es afortunado, inventivo, y muy, muy inteligente; pero infantil y carente de una reserva deseable, y de una verdadera comprensión de la naturaleza y su rostro místico; de su terrible y benigno poder.”

Se le preguntó cómo, hoy en día caracterizaría a Ishi, [Alfred] Kroeber dice:

“Era el hombre más paciente que he conocido. Me refiero a que ha dominado la filosofía de la paciencia, sin dejar rastro alguno de autocompasión o de amargura para adormecer la pureza de su alegría. Sus amigos, todos dan testimonio de la alegría como un rasgo básico en el temperamento de Ishi. Una alegría que pasó, dado la oportunidad, a una suave hilaridad. El suyo era el camino de la alegría, el Camino Medio, que debe perseguir en silencio, trabajando un poco, jugando y rodeado de amigos.” (239)

Desde el punto de vista eco-extremista o anti-civilización, estos últimos años de Ishi parecen problemáticos, incluso en contra de la narrativa deseada. Incluso Theodora Kroeber utiliza la magnanimidad aparente de Ishi como fue, “aceptar gentilmente la derrota” y, “los caminos del hombre blanco”, “hasta ser un apoyo de las ideas del humanismo y del progreso” (140). Sin embargo, esta es una simple cuestión de interpretación. Uno no puede juzgar a una persona que vivió cuarenta años en la clandestinidad, y vio a todos sus seres queridos morir violentamente, por la edad, o por enfermedad, y emitir un juicio sobre todo cuando él estaba al borde de la inanición y de la muerte. A pesar de todo, Ishi se aferró a la dignidad y sobriedad que es, irónicamente, la esencia del salvajismo como Ishi lo veía. Por encima de todo, sin embargo, Ishi dio testimonio de ese salvajismo, se comunicaba, y rechazaba a aquellos que le habían dado la espalda, abrazado los peores vicios de sus conquistadores. Como los editores de la Revista Regresión declararon en su respuesta en relación con los chichimecas que se habían “rendido” a los blancos en el siglo XVI. En el artículo, de la revista “Ritual Magazine”:

“San Luis de la Paz en el estado de Guanajuato es la última locación chichimeca registrada, específicamente en la zona de Misión de Chichimecas, en donde se pueden encontrar a los últimos descendientes: los chichimecas-jonaces, y quienes guardan la historia contada de generación en generación sobre el conflicto que puso en jaque al virreinato en aquellos años.

Un integrante de RS, ha conseguido entablar conversaciones con alguna gente de este poblado, de los cuales se evitarán sus nombres para evitar posibles nexos con el grupo extremista.

En las conversaciones los nativos engrandecen la fiereza de los chichimecas-guachichiles, enaltecen orgullosamente su pasado en guerra, ellos han mencionado que a raíz del exterminio de los últimos salvajes, cazadores-recolectores y nómadas, los demás pueblos chichimecas que se habían salvado de la muerte y del presidio decidieron ceder terreno y hacer ver a los españoles que seguían su religión, que compartían sus nuevos mandatos y que se adaptarían a la vida sedentaria, todo esto con el fin de mantener viva su lengua, sus tradiciones y sus creencias. Inteligentemente los ancianos de aquellas tribus junto con los curanderos (madai coho), que habían bajado de los montes para vivir en paz después de años de guerra, decidieron adaptarse, con tal de que sus historias y sus costumbres no fueran también exterminadas, para que fueran dejadas como herencia a las generaciones venideras.”

Si no fuera porque Ishi se adentró en la civilización en lugar de elegir morir en el desierto, no conoceríamos su historia, o la historia de la última banda libre de indios salvajes en América del Norte. Por lo tanto, incluso en la derrota, la “rendición” de Ishi es realmente una victoria para la Naturaleza Salvaje, una victoria que puede inspirar a aquellos que vienen detrás de él para participar en luchas similares de acuerdo a nuestra propia individualidad y habilidades.

Cabe señalar por medio de una posdata, que muchos historiadores “revisionistas” ven la historia de Ishi de una manera mucho más complicada que la historia inicial contada por los antropólogos que lo encontraron. Algunos estudiosos piensan que debido a su apariencia y la forma en que pulía sus herramientas de piedra, Ishi pudo haber sido racialmente maidu o mitad de sangre maidu-yahi. Esto no sería sorprendente pues los Yahi a menudo allanaban tribus vecinas para llevarse mujeres (Kroeber y Kroeber, 192). Los lingüistas han descubierto que los Yahi tenían muchas palabras adoptadas del español, postulando que algunos en la banda de Ishi habían dejado las colinas en un pasado no muy lejano y trabajaron para los ganaderos españoles en el valle, sólo para volver a las colinas una vez que llegaron los anglosajones hostiles. Aunque los estudiosos piensan que están descubriendo los matices de la historia Yahi, en realidad muchas de sus ideas estaban en los informes originales, sin destacar.

Además, el propio Starn, por lo demás bastante revisionista, admite la posibilidad de que Ishi y su banda se mantuvo escondida en las colinas debido a un conservadurismo notable en su forma de vida y, visión del mundo:

“Ese Ishi estaba aquí tan detallado y entusiasta [en volver a contar cuentos Yana], Luthin y Hinton insisten, evidenciado “su claro respeto y amor” para las formas tradicionales Yahi, sin embargo la vida fue difícil para los últimos supervivientes en los confines de las inaccesibles colinas. Además de su temor a ser ahorcados o fusilados, la decisión tomada por Ishi y su pequeña banda de no rendirse también pueden haber medido apego a su propia forma de vida: un humeante plato de estofado de bellota en una mañana fría, las preciosas noches estrelladas, y el ritmo tranquilizador de las estaciones.” (116)

Lecciones de la Guerra Yahi

He serpenteado desde el principio de este ensayo, pero lo he hecho a propósito. La intención ha sido dejar que Ishi y los Yahi, la última tribu salvaje de América del Norte, hablaran por sí mismos, en lugar de participar en polémicas simples donde las consignas descuidadas desvían la atención real y profunda  del tema. Lo que está claro es que los Yahi no hicieron la guerra como cristianos o humanistas liberales. Ellos asesinaron a hombres, mujeres y niños. Robaron, atacaron en secreto, y huyeron hacia las sombras después de sus ataques. No eran muy queridos incluso por sus compañeros indios, aquellos que deberían haber sido tan hostiles a la civilización como lo eran antes. Incluso la perspectiva de una derrota segura no les impidió una escalada en sus ataques hasta que quedaron unos cuantos de ellos. Una vez alcanzado ese punto, literalmente resistieron hasta el último hombre. En eso, el eco-extremismo comparte o al menos aspira a muchas de estas mismas cualidades.

Los Yahi fueron un ejemplo perfecto de lo que el eco-extremista buscan, como se señala en la editorial de la Revista Regresión numero 4:

“Austeridad: Las necesidades artificiales son un problema para los miembros de esta decadente sociedad, aunque algunos no las vislumbren y se sientan felices cubriéndolas con su vida de esclavos que llevan. La mayoría de la gente está siempre intentando pertenecer a ciertos círculos sociales acomodados, sueñan con lujos, con comodidades, etc., y para nosotros eso es una aberración. La sencillez, arreglártelas con lo que tengas a la mano, y apartarse de los vicios civilizados rehusando de lo innecesario son características muy notorias dentro del individualista del tipo eco-extremista.”

Los Yahi, al igual que muchas de las tribus chichimecas que estaban en lo que hoy es México, vivieron en una “inhóspita” región montañosa a diferencia de sus vecinos más acomodados y numerosos en las tierras bajas; ese fue el caso, incluso antes de la llegada de los europeos. Estos vecinos, en particular los Maidu, no se defendieron contra la civilización, ya que su vida relativamente acomodada hizo que resultase más favorable aceptar la forma de vida civilizada. A diferencia de los reinos mesoamericanos, los Maidu no conocían la agricultura, pero estaban, no obstante ya  “domesticados” a cierto nivel.

Fue la cultura dura y espartana de los Yahi que fortaleció su oposición a los europeos, aun cuando éste mostró un poder superior, incluso cuando estaba claro que se trataba de una guerra de exterminio que probablemente perderían. Redoblaron sus esfuerzos y lucharon su propia guerra de exterminio a la medida de sus posibilidades, sin diferenciar ni a las mujeres ni a los niños. A través de la astucia, el engaño, y teniendo un conocimiento superior del paisaje,  emprendieron una campaña de terror contra los blancos, una campaña que confundió a todos los que han estudiado las tribus indígenas de la región. Incluso otros indios les temían (también otras personas que dicen oponerse a la civilización excomulgando a los eco-extremistas), ya que no dividían el mundo en dicotomías ordenadas de indios contra blancos. Para ellos, los que no estaban de su lado eran sus enemigos y fueron tratados como tales.

La guerra de los Yahi  fue indiscriminada y “suicida”, al igual que la lucha eco-extremista pretende serlo. “Indiscriminada” en el sentido de que no se rige por consideraciones humanistas o cristianas. No tenían consideraciones por quien pudo haber sido “inocente” o “culpable”: se atacó a todos los no-Yahi, a todos los que se habían entregado a las formas genocidas del hombre blanco. Los Yahi no pretendían hacerse amigos de otras tribus, incluso cuando Ishi llegó a la civilización, se negaba a asociarse con los indios de su región quienes se rindieron tan fácilmente a la civilización blanca. Para preservar su dignidad, prefirió quedarse con el vencedor en lugar de con los vencidos. La guerra Yahi era “suicida”, en cuanto no tuvo consideración con su futuro: su objetivo era vivir libre en el aquí y ahora, y atacar a aquellos que los estaban atacando, sin sopesar el costo. Esto se debe a su forma de vida que se forjó en los márgenes de los terrenos hostiles, y gran parte de su dignidad se centró en el ataque a los que ellos consideraban flexibles y no auténticos. No había futuro para los Yahi en la civilización porque no había lugar para el compromiso con la civilización.

Aquí voy a especular (puramente basado en mi opinión), en cuanto a por qué alguien podría adoptar puntos de vista eco-extremista en nuestro contexto. Por supuesto, hay mucho enojo, tal vez incluso rabia involucrada. Me imagino que allí sería necesario llevar estas acciones. Sin embargo, ¿qué hace el amor eco-extremista? Los seres humanos modernos están tan alejados de la naturaleza salvaje, tan insensibles, adoptando una forma de vida en la que dependen de la civilización para todas sus necesidades,  se lamentan de que alguien resulte herido por la explosión de un sobre, sin embargo, restan importancia, o incluso apoyan, la destrucción de un bosque, un lago o un río para beneficio de la humanidad civilizada. Son tan insensibles de su propia naturaleza, que piensan que la naturaleza misma es un producto de su propio ingenio, que los árboles solo caen en el bosque para que puedan oírlos, y que la condición sine qua non de la vida en la Tierra es la continua existencia de ocho mil millones de hambrientos y personas codiciosas. Si alguien está cegado por el odio, es el humanista, los izquierdistas y su apología de la “ley y el orden”, quien hace de su propia existencia una condición no negociable para la continuidad de la vida en la Tierra. Si se les da la posibilidad de elegir entre la destrucción del planeta y de su propia abstracción amada llamada: “humanidad”, preferirían destruir el mundo antes que ver a la humanidad fallar.

Lo que es aún más triste es que la mayoría de los seres humanos civilizados ni siquiera están agradecidos por los nobles sentimientos de los anarquistas e izquierdistas. Para ellos sólo son punkys que lanza una bomba y que deberían relajarse, ir al partido de fútbol, y dejar de molestar a los demás con su política o  solidaridad. La izquierda/anarquista tiene el Síndrome de Estocolmo con las masas que nunca los van a escuchar, y mucho menos ganarse su simpatía. Ellos quieren ser vistos con buenos ojos por la sociedad, a pesar de que la sociedad nunca les va a prestar ninguna atención, y mucho menos a ellos. Se niegan a ver la sociedad como enemiga, y es por eso que van a pararse junto con ella, sin entender por qué el sueño de la Ilustración falló, por eso todos los hombres nunca serán hermanos, por eso la única cosa en la que los seres humanos civilizados son iguales es, en su complicidad en la destrucción de la naturaleza salvaje. Su objetivo es ser los mejores alumnos de la civilización, pero serán siempre los malhechores, los forasteros, los anarquistas sucios que necesitan conseguir un trabajo.

El Eco-extremismo crecerá porque la gente sabe que este es el fin del juego. De hecho, desde los musulmanes a los cristianos a todo tipo de otras ideologías, el apocalipsis está en el aire, y nada puede detenerlo. Esto se debe a que la civilización es muerte, y siempre lo ha sido. Sabe que el hombre no puede ser dominado, que la única manera de hacerlo es someterlo para convertirlo en una máquina, para mecanizar sus deseos y necesidades, para eliminar desde lo más profundo de él su caos, que es naturaleza salvaje. En este sentido, el espíritu de Ishi y los  Yahi permanecerá, siempre estará reapareciendo  cuando menos te lo esperas, como una tendencia y no como una doctrina, como un grito que combate hoy sin temor por el mañana. El Eco-extremismo no tendrá fin, porque es el ataque salvaje, el “desastre natural”, el deseo de dejar que el incendio arda, bailando alrededor de él. El anarquista retrocede y el izquierdista se espanta, porque saben que no pueden derrotarlo. Continuará, y consumirá todo. Se quemaran las utopías y los sueños del futuro civilizado, quedando sólo la naturaleza en su lugar. Para el eco-extremista, esto es un momento de regocijo y no de terror.

-Chahta-Ima

Nanih Waiya, Spring 2016

_________________

Bibiolografía

“The Physical and Demographic Reaction of the NonmissionIndians in Colonial and Provincial California” in Cook, Sherburne F. The Conflict Between the California Indian and White Civilization. Berkeley: University of California Press, 1976.

Heizer, Robert and Kroeber, Theodora (Editors). Ishithe Last Yahi: A Documentary History. Berkeley: University of California Press, 1979.

Kroeber, Karl and Kroeber, Clifton (Editors). Ishiin Three Centuries. Lincoln: University of Nebraska Press, 2003.

Kroeber, Theodora. Ishiin Two Worlds. Berkeley: University of California Press, 1976.

Potts, Marie. The Northern Maidu. Happy Camp, CA: NaturegraphPublishers Inc. 1977.

Starn, Orin. Ishi’sBrain: In Search of America’s Last “Wild” Indian. New York: W.W. Norton & Company, 2004.

Editorial Revista Regresión N° 5

Traducción al inglés de la quinta editorial de la nueva Revista Regresión.

Traducción a cargo de Chahta-Ima.


Editorial

What is life? It is the flash of the firefly in the night. It is the breath of the buffalo in winter. It is the shadow that runs on the grass and is lost on the last day.

Crowfoot, before dying, April 1890

Wild Nature calls, that special call is heard only by a few. It calls to defend a place, to resist artificiality, modernity, progress, and the anthropocentric. The call is desperate and agonizing. It creaks slowly.

For the hyper-civilized, it is inaudible and insignificant. But for us, the eco-extremists in particular, it is of vital importance that we heed that call.

I am an eco-extremist, and I recognize the value that this has today in this modern era, in this idiotic society drunk on technology. You’re branded a lunatic here when you put the Natural above the artificial, when you choose to start conversations in person rather than send a message on Facebook, when you choose to take natural medicines rather than drug your body with pharmaceuticals, when you praise the life of hunter-gatherer nomads over the detestable practices of transhumanists, etc.

In industrial society, if you oppose humanist and progressivist morals, you are labeled a reactionary or a bigot. The masses point you out with their disgusting fingers shouting in unison: Terrorist!

I am an eco-extremist, and I recognize the value that this has in the here and now. And I am prepared to be pigeonholed in the worst way possible, all to admit that I am an individualist at war with the technological system and its civilization.

I am an eco-extremist and I am at war. I have made shrapnel bombs that I have sent to researchers who work to alter Wild Nature. The positive and negative wires have found each other, the electricity from the battery heated the bulb inside the galvanized nipple filled with dynamite, it made a spark, it exploded, I wounded them, the shrapnel penetrated their bodies, and the smoke from the exploded dynamite reached their lungs, burning them at the same time. Their spilled blood has served to remind them that they are not gods, even though they like to pretend that they are. I don’t regret that I wounded and scared them or any of the consequences. What happened was just one response from Wild Nature speaking through me.

I have been in hiding in various cities preparing attacks, conspiring with accomplices, and broadening my range of experience with criminal endeavors.

I’ve lit cars on fire indiscriminately, luxury and cheap ones, big ones and small ones, since all of those disgusting machines create the layer of smog that forms over my head. I’ve watched them burn in thick forests. I am familiar with the reactions of their owners, but I don’t care. Nature has given me the ability to get away with it.

I’ve fired guns at big infrastructure projects and against those who work there, covered in the darkness of night with my band of fierce warriors. The force of the weapon in my hand resonated like thunder, the casings leaping from me like frogs; my feet firmly planted in the Earth like a tree trunk as I see my enemies cower and hide, as if fire were falling from the sky, as if they were in the eye of a fierce hurricane. We came out victorious again, Nature protected us.

I have bombed government institutions, public and private universities, companies, etc. An activated homemade bomb weighs in my backpack, blasting powder encased in its receptacle and firmly sealed, butane gas to create the blast, gasoline to make sure things catch fire, napalm to make it last longer, etc. Night and day, I stalk my target. With great calm I place it discretely, and I withdraw. I hear my light steps on the disgusting and suffocating concrete, listening to my breath and my heart beating like a drum in a war dance. Minutes afterward, I hear the explosion. It worked, the damage is done. If a passerby was hurt, it doesn’t matter to me. My target was hit. If some curious bystander was taken out as well I don’t care. What’s done is done.

I reject the scholarship imposed by educational institutions that are complicit with the system. I prefer to study things that interest me and not the things they want to teach me. Many of those things that they aim to teach are useless for the life that I am living now anyway. The classroom is just another cage in the Great Cage known as Civilization. And that’s why I am unwilling to enter that jail on my own volition. The learning that I seek isn’t present in universities. It’s found in the mountains, forests, deserts, and jungle, next to the coyote, the deer, under the sun and the moon, with the roots and the rain, on the paths not taken, on the riverbanks and the lakes, with my associates or alone, accompanied by the spirits of my ancestors.

I reject all paid work that reduces you to a modern slave in the cities and the countryside. Even if acquiring money is necessary for life in the cities that smell of trash and perfume, I try to acquire it by other means, though always illegally.

My nine millimeter pistol comes with me when I need to get some money to acquire the means to carry out my projects. I’ve held up businesses, banks, etc. I am not an honest hard-working man, quite the opposite. I am a criminal and a terrorist, a hustler and an opportunist. I am not ashamed to say it because that’s what I am. I am the opposite of what this system is, fully conscious of what I do, aware that what I carry out it “evil” in the eyes of society. When I do it, though, I enjoy it, it give gives me pleasure, and I don’t have any pangs of conscience because I know what I’m doing. I know the consequences and even so I lie waiting in the shadows, without worries or regrets.

I envision myself, I stalk my target very well, I study the layout and escape routes. I prepare for the worst. Before embarking, I offer a serene but nervous prayer to the Ineffable, asking it to keep my steps and, that in spite of all odds, that I come out victorious. I speak to Nature, saying to her that she knows full well why I do what I do, that my intentions are real and sincere, that those who dared to hurt her now must pay. I end with a verse robbed from a fragment of apocalyptic scripture, uttered with pagan intention:

“And the nations were angry, and thy wrath is come, and the time to destroy them which destroy the earth.”

I take my pistol, I fill it with ammo, I put the safety on, and I leave toward my prey: a small banking establishment that I’ve scoped out. My accomplices know full well that I am ready to shoot any person who gets in the way and tries to thwart the robbery (police, a civilian trying to play the hero, etc.) I am well aware that they would do the same in trying to stop me.

They take up their planned positions. I go towards the bank with my gun in my pocket, my finger on the trigger and my thumb on the safety, ready for anything. I get into line at the bank acting like I am just any other client. My accomplice watches my back from a few yards back.

While the sheep make their ways to the tellers in an orderly fashion, I observe the Most Wanted poster of bank robbers which says, “If you see them, turn them in.” A mocking grin appears on my face. Time passes slowly and anxiety fills my whole body without being evident to anyone else. No one is suspicious. Finally I’m first in line and my turn comes up. The teller says amicably, “Next.” I take some steps and I’m in front of her. I smile at her cynically and I tell her, “I’d like to make a withdrawl.” I put my elbows on the counter, and in one of my hands is my gun pointed at her chest. With the other hand I motion to her to hand the money over. The teller is in shock and I slowly take turn the safety off the gun and without any more drama she hands over some stacks of bills. The operation is quiet and without any mishaps. I firmly look into the eyes of the teller, warning her not to do anything that she will come to regret.

Outside traffic is flowing normally. People walk in front of the bank or are entering or departing. A woman is at a bus stop with her children she just picked up from school. A man on the sidewalk is arguing on his cellphone. An old woman attends her mobile candy stand on the corner. Everything is business as usual. No one knows that a bank robbery is taking place.

My gang fully alert watches, their pistols and machine guns ready for a shoot-out with the police should they arrive. They see me come out of the bank and behind me is my accomplice watching my back discretely. We leave, and while we sneak through one of our escape routes, we see a truck full of police driving full speed toward the bank. They see us as they speed by but they drive on. We escape into the urban landscape.

This time around the robbery went off without a hitch, without casualties or shots fired. But on other occasions the job hasn’t been so clean. One time I was in a situation where the teller was left in a state of shock when I pointed the gun at him, and he refused to give me the money. At that point I fired without hesitation, and then the buzzing in my ears, the casing hitting the floor and bouncing, the plexiglass unable to contain the shot which lodged the bullet into the man’s chest. My thought at that point was, “Fucking teller, if you are prepared to protect the money of those faggot bankers with your life, then you should have no problem dying for them!” I knew at that this attempt was botched, but it could have been worse Quickly I headed toward the exit, but in a look askance I saw that the manager was on the phone trying to call the police, at which point I aimed and fired again, wounding that bastard as well. I fled the bank almost running, without money, having left two severely wounded men in my wake. That day the blood of the hyper-civilized was an offering to Wild Nature. The piercing alarm had sounded after the first shot. I ran to blend into the crowds. In the distance I heard sirens. They were looking for me. My mouth was dry, my arm was hot, my hand smelled like gunpowder. My gait was nervous, but I grinned since I was able to shoot those two idiots who risked their lives to defend their shitty jobs. I claim proudly the role of extremist individualist, without regrets always learning from my mistakes. There will be another chance to commit robbery soon, there’s no hurry.

All of the above isn’t boasting. These things really happened and to tell the truth, they’re only one important aspect of the attitude of an eco-extremist such as myself. You have to have the mentality of a warrior when you make a bomb, select your target, and detonate it; when you wound people, when you rob a place or when you kill someone. The other part of eco-extremism has to do with one’s personal or collective development in Nature, what you learn from her, the knowledge that you gain working in natural settings. All of these special situations nurture one’s paganism and a bond to the Natural and Ineffable.

I am an eco-extremist, and I realize the value that this has in the here and now. I love Wild Nature, I respect and cherish it. From her I have learned many things.

I remember the great hills that I loved to visit when I was a child. There were many types of trees, there were moles, rabbits, many insects, many types of birds, etc. My father took me to play there because it was the only natural place left in the town consumed by urban sprawl. We ran freely to reach the river which we observed for hours. The wind on our face, the smiles, the grass pricking our feet… The calm washed over our being, and we really savored it.

Years pass and the large construction corporations came and paved over that place to make a many-laned highway. Thus they flattened the Earth, they covered over the holes of the moles and rabbits who suffocated to death. Some tried to flee but died in the process. The bird’ nests were knocked down when the trees they were in were pulled out of the Earth by their roots. The beautiful river was turned into a large canal full of sewage in which flowed garbage and toxic waste. They buried the Earth under concrete, they made my beautiful and beloved place into a dump. One more project to protect the interests of accursed civilization, so that we can all be better connected. All for fucking human progress!

Coming to that place which I had loved so much from my youth, seeing it turned into a sad highway, broke my heart, and I wept from the pain of seeing such devastation. My hands trembled, I sweated, but then I got angry and decided to get revenge for what they had destroyed. Over the coming weeks, many of the machines were damaged by the fires that I lit. I tried to get them to stop harming that place, but I couldn’t stop anything. I was young, and I still maintained the hope that one day “the revolution” would triumph against this dirty system. But soon I realized that I was being an idealist. I then renounced the dream of revolution, and I decided to not have any hope, nor keep any faith in a future “collapse”. I would confront the decadent and pessimistic present in which I presently live, accepting that you can’t stop progress, at least not here.

This is one of the many reasons why I hate civilization, its progress and the technological system. It’s the reason why I want to see everything burn. It is one of the reasons why I am on the side of Nature; not simply because civilization does that to the environment but also because it seeks to modify it according to its will; not only because it exterminates species, but also domesticates them; not only because it wants complete control, but also because it wants to bury our instincts like the moles’ burrows. It wants me to forget that I come from Nature. It wants me to be another man drunk on new technological innovations just like everyone else. I will not let that happen.

An eco-extremist needs to maintain the warrior part of himself, but also he needs to keep equally the symbiotic bond with Nature, respecting and venerating it.

I have walked barefoot on unknown roads following the river to the place where it’s born, learning that many times the road is difficult but when you get you get to the end the payoff is enormous. I have heard the howl of coyotes that surrounded me in the mountains at night. At the same time I looked up from next to my fire and saw the starry sky, eagerly seeking this vision from Nature. I have lost myself in the mountains, and through serendipity found great boulders that looked like human faces. I had an intimate spiritual encounter with them. I have slept in caves that seemed like they would come down on me, with a white owl watching over my sleep and the aroma of wild plants bestowing great calm on me. I have eaten salvia and watercress shoots, mesquite and wild tomatoes. I have cured a wound with Sangre de Grado and aloe. I’ve made shelters from palms and pine branches. I have started a friction fire using a base of sotol and a gordolobo drill. I have eaten snake meat and tanned rodent hides. I have felt like I was being watched by something in the forests at night, but I had no fear. I have felt like I was part of something larger. I have tried to enter narrow caves where I could not even see my hand in from of my face. I was startled by the bats who looked like they were flying right at me. At the end of the cave, I found many vulture feathers, which I considered Nature’s gift to me for having dared to enter that cave. I have felt the rain coming down on my back on the hills, I have run and felt like I was flying with the birds. I have dipped my feet in springs, with fish swimming between my feet. I have seen in the distance a deer on a hill looking at me intently, but projecting safety and tranquility. I have looked at civilization from the mountains, preferring to go deeper into them rather than step once again on the concrete. I have felt relief from having finished building a shelter, and resting my tired feet in the evening calm. I have been surrounded by fireflies without doubting for a second that I too am an animal on this Earth. I have walked on the paths where my Teochichimeca ancestors trod. There I have found obsidian arrowheads, one that perhaps entered the body of an invader, wounding or possibly killing him. But without a doubt, it was shot by my ancestors, and by mere coincidence it has come down to me. This made me feel “chosen” to honor their memory and continue that warrior instinct. This is what I have done.

These and more are my personal experiences which have made me an eco-extremist. Every individualist who wants to claim that identity for himself will have his own experiences and reasons, but these are mine.

This editorial is more personal than anything. Intelligent readers will understand it, but those who don’t will not.

If YOU, the reader of Regresión Magazine, feel that call, no matter what you consider yourself, an eco-extremist or something else, follow it…

“The hills are more beautiful than stone buildings. To live in a city is to live an artificial existence. Many peoples don’t feel the Earth under their feet. They only see plants growing in pots, they never got out far enough to see, beyond the city lights, the enchantment of the starry sky. When people live so far from the creations of the Great Spirit, they forget so easily his laws.”

Tatanga Mani

For the affinity to criminal activities that satisfy individualist instincts!

Let us listen to the call of the Wild and remember where we came from!

Fire, bullets, and bombs for the technological system and against civilization!

We too are Wild Nature, each one of us, let us defend ourselves from the Artificial!

¡Axkan kema, tehuatl nehuatl! (Until your death or mine!)

Chimallitzli

April 2016

Ecologistas salvajes

Nota de la prensa mexicana sobre la presencia de ITS en Jalisco específicamente. También resalata la internacionalización del grupo y su carácter terrorista.

¡En marcha la internacionalización de la Mafia Eco-extremista!


https://goblinrefuge.com/mediagoblin/u/nahual/m/individualistas-tendiendo-a-lo-salvaje-its-llega-a-jalisco/

La Fiscalía General de Jalisco atribuyó a la organización eco-terrorista Individualistas Tendiendo a lo Salvaje (ITS) dos explosivos hallados en febrero en Guadalajara, lo que confirma su arribo;  en 2011 ITS perpetró diversos ataques contra miembros de la comunidad científica del TEC, UNAM, UPP y otros

22 de abril 2016.

“Nada, absolutamente nada garantiza que no se hieran civiles. De hecho, nuestros ataques están pensados para causar el mayor daño posible y si en unos de estos atentados caen más vidas de las que teníamos pensado, mejor aún”.

Esto es parte del Quinto Comunicado de Individualistas Tendiendo a lo Salvaje (ITS), una organización de corte eco-terrorista a la que la Fiscalía General de Jalisco le atribuye la colocación de dos artefactos explosivos en Guadalajara, en febrero pasado, lo que revela su arribo a la ciudad.

La noticia pasó un tanto desapercibida. El 8 de febrero fueron abandonados paquetes explosivos en las delegaciones del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), ambos  neutralizados por el escuadrón Tedax de Guadalajara.

Dos días después, el fiscal Eduardo Almaguer Ramírez dijo que el atentado “fue dirigido a científicos”, y abundó:

“Uno de ellos es investigador en nuevas tecnologías de producción agroalimentaria y el otro es el director del Conacyt; están desarrollando varios proyectos y estamos revisando qué pudo haber sucedido”, una declaración recogida por el diario Crónica.

El 13 de febrero fue el propio ITS que se atribuyó la autoría de esos artefactos, en su Segundo Comunicado, donde describe sus acciones y objetivos:

“Un paquete-bomba de activación electro-mecánica compuesto de dinamita fue abandonado en las oficinas centrales de la Sagarpa en la colonia Tabachines, del municipio de Zapopan. El paquete estaba dirigido al titular de la institución federal”.

“Un paquete-bomba más de activación similar pero compuesto por un tubo de cartón macizo relleno con pólvora negra fue abandonado en las oficinas Conacyt, dirigido al encargado de la institución, en la colonia Vallarta San Jorge, en Guadalajara”.

“Aunque ambos explosivos no lograron su objetivo, el cual era herir o privar de la vida a las personas-objetivos, se generó gran movilización policiaca y militar en ambos municipios”.

En un informe posterior de su Comisionado de Seguridad Pública, Raúl Alejandro Velázquez Ruiz, obtenido el 14 de marzo vía transparencia por Reporte Indigo, la Fiscalía confirmó a ITS detrás de los paquetes explosivos.

La llegada

La organización ITS -antes denominada Individualidades, no Individualistas- ubica su origen en 2011, año en el que perpetraron diversos ataques a la comunidad científica en entidades como la Ciudad y el Estado de México, Guanajuato, Hidalgo y Morelos, pero no había antecedente de ella en Jalisco.

En contra del progreso científico y tecnológico, difundieron el 13 de febrero su llegada al estado:

“Que se sepa que ITS también se encuentra en Jalisco, esto solo fue una prueba, seguiremos empecinados en aterrorizar, herir, mutilar e incluso asesinar a los cínicos responsables que detrás de una institución se dicen ‘preocupados’ por la naturaleza pero que, sin en cambio (sic), son responsables directos de la devastación y la domesticación de esta”.

En su Primer Comunicado del 26 de enero de 2016 delinean sus objetivos:

“Persistimos en esta guerra declarada contra el sistema tecnológico, contra los que lo mejoran y lo sustentan. Atentamos física y emocionalmente contra aquellas personas-objetivo que se empecinan en destruir y manipular los entornos naturales, indómitos y silvestres que quedan”.

“Nuestros actos están pensados en aterrorizar, herir, mutilar y asesinar a los mencionados objetivos. Utilizando amenazas, explosivos y armas de fuego para cumplir nuestros fines inmediatos. Los y las que trabajan en destruir la naturaleza salvaje necesitan un castigo, sus actos no quedarán impunes”.

En su Quinto Comunicado del 2 de marzo, dice tener presencia en el Estado de México (Ouroboros Silvestre); en CDMX (Grupo Oculto “Furia de Lince”); en Michoacán (Grupo Editorial “Revista Regresión”); y en Jalisco (Banda Feral-Delincuencial), además de Chile y Argentina.

“Vagamos por sus ciudades en busca  de sus defectos e imperfecciones, en busca de todo lo que sea civilización y progreso humano. Conocemos sus tiempos, sus horas y momentos, su rutinaria monotonía civilizatoria nos ampara”, es su Tercer Comunicado del 19 de febrero, desde Chile.

El historial

El primer atentado que se atribuye ITS data del 19 de abril de 2011, en la Universidad Politécnica del Valle de México, en Tultitlán, donde un artefacto estalló y le provocó heridas graves a un trabajador en el rostro.

Tan solo en 2011 ITS reclamó la autoría de otros cuatro paquetes explosivos: en el Tec de Monterrey en Atizapán (8 de agosto); en el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados de Irapuato (Cinvestav, 28 de agosto); en la Universidad Politécnica de Pachuca (8 de diciembre); y en las oficinas de Greenpeace (25 de noviembre).

Además, se dicen responsables del homicidio en Cuernavaca de Ernesto Méndez Salinas, investigador del Instituto de Biotecnología de la UNAM, el 8 de noviembre de 2011.

Tras al ataque citado al Tec de Monterrey, donde la explosión del dispositivo hirió a Armando Herrera Corral, coordinador del Centro de Desarrollo Empresarial y Transferencia de Tecnología, y a otro científico, Alejandro Aceves López, ITS difundió:

“Parece ser que de este atentado hemos afectado a dos tecnonerds de un solo tiro”.

El entonces procurador mexiquense, Alfredo Castillo Cervantes, dijo a los medios el 9 de agosto de 2011:

“Se ha identificado como probables responsables a un grupo denominado Individualidades Tendiendo a lo Salvaje, por sus siglas ITS, como quienes se han adjudicado el envío y fabricación de un artefacto explosivo contra el personal académico de este centro educativo”; aseguró que tenía presencia en España, Francia y Chile

En 2013 ITS se atribuyó dos explosivos más, uno estalló en un buzón de Sepomex en Tlalpan (21 de febrero), otro se dirigió al investigador en nanotecnología Sergio Andrés Águila, del Instituto de Biotecnología de la UNAM, en Morelos, pero no detonó (11 de febrero).

Liberación animal

Antes de ITS, un grupo también de corte eco-extremista -aunque sin asumirse terrorista- había dejado explosivos en Guadalajara: el Frente de Liberación Animal, al que la Fiscalía atribuye tres artefactos, aunque solo uno detonó.

El primero se colocó a las afueras del laboratorio Novartis el 22 de septiembre de 2009, FLA acusó a esa firma de torturar animales; y el segundo fue dispuesto el 19 de mayo de 2010 a 20 metros de distancia de la primera ubicación; ninguno estalló.

En cambio, el 6 de noviembre de 2010, FLA hizo explotar un paquete a las afueras de la Secretaría de Desarrollo Rural, aunque sin causar grandes daños. Los tres fueron en la colonia Americana de Guadalajara.

En su reporte sobre Terrorismo 2009, el Departamento de Estado estadounidense incluyó la actividad de FLA en México:

“Aunque los incidentes de terrorismo doméstico no se incrementaron durante el año pasado, México recibió amenazas de un grupo activo previamente (el EPR) y atestiguó la emergencia de un nuevo elemento”. Y acota:

“De mayo a agosto, el Frente de Liberación Animal se atribuyó la responsabilidad de los ataques a bancos y sitios comerciales en la Ciudad de México, usando bombas con tanques de propano. Tres bombas fueron descubiertas sin explotar, otras tres causaron daños en propiedades pero no heridos”.

En el reporte de 2010 los actos de FLA volvieron a incluirse en los “incidentes terroristas” de México.

(it-es) INNO EGOISTA AL TERRORISTA INDISCRIMINATO!

Carne sanguinante.
Ricerca dell’obiettivo-umano.
Sospiro e passo contratto dell’umile uomo.
Sguardo assente nella notte delle periferie.
Esplosione che sgorga ferite nella coscienza!

Oh Uomo mortale- crepa, misero e squallido vivere di rappresentazione.
Moltitudine propensa a mangiare la merda.
Ammazzare per rovinare l’essenza della felicità!
Egoico Obiettivo Scelto per l’Egotista Unicità!
Frammento della Radicale Distruzione Immoralistica.
Obiettivo che è colpito e Distrutto:
Annientato nella sua espressione e struttura sintattica.
Idealista dove sei?
Fatti Avanti e lancia il tuo messaggio morale?
Avanti,avanti a Te, c’è Lui, il Terrorista Indiscriminato.
Colpirà il tuo lato sensibile, quello del rispetto del prossimo!
Colpirà, come un Clan Terroristico Mafioso,la tua vena di eticità,e i tuoi principi morali.
È Avanti, è dietro, e accanto, e Oltre, Il Terrorista Indiscriminato, con la sua arma di morte:
Pacco bomba che esplode accanto a un caffè freddo di passione!
Ordigno Esplosivo che deflagra in una strada illuminata dalla beata sicurezza!
Una Glock in mano, per sfracellare con una sequela di proiettili, una faccia appassita di speranza!
Incendio che Distrugge il buon pranzo della pace tra gli umanoidi!
È lui, e dietro e davanti, entro e dentro, spezza e inietta Orrore..
È il Terrorista Indiscriminato!
La Passione del Terrore e della Morte!
L’Annientamento del sentimento umano chiamato “eguaglianza”!

 

http://abissonichilista.altervista.org/inno-egoista-al-terrorista-indiscriminato/


Himno Egoísta al Terrorista Indiscriminado

Carne sangrando.
En búsqueda del objetivo humano.
Suspira y traspasa el contrato del hombre humilde.
Mirada ausente en la noche de la periferia.
¡Explosión que causa heridas en la conciencia!

Oh, hombre mortal-muerto, miserable y sórdido viviendo de la representación.
Multitud propensa a comer mierda.
¡Matar para arruinar la esencia de la felicidad!
¡Egoico objetivo elegido por la Egoista Unicidad!
Fragmento de la radical destrucción inmoralistica.
Objetivo que es golpeado y destruido:
Aniquilando su expresión y estructura sintáctica.
Idealista ¿Dónde estas?
Presentándose y ¿lanzando tu mensaje moral?
Adelante, adelante de ti, esta el, el Terrorista Indiscriminado.
¡Golpeando tu lado sensible, eso del respeto al prójimo!
Golpeando como un clan Terroristico mafioso tú vena ética, y tus principios morales.
Esta adelante, esta detrás, al lado y encima, el Terrorista Indiscriminado, con su arma de muerte:
¡Paquete-bomba que explota enfrente de un café, frio de pasión!
¡Artefacto explosivo que deflagra en una calle iluminada por la santa seguridad!
¡Incendio que destruye el bien estar de la paz de los humanoides!
Es el, atrás y adelante, aquí y acá, destrozando e inyectando Horror..
¡Es el Terrorista Indiscriminado!
¡La pasión del Terror y de la Muerte!
¡El aniquilamiento del sentimiento humano llamado “igualdad”!

Estudio, análisis y crítica contra el progreso humano