(SUR) AJAJEMA N 6

Enviado al mail.


Revista Ajajema 6

Editorial

Cherokee, (¿1774? – ¿1792?) “Naciones indias enteras se han fundido como bolas de nieve bajo el sol ante el empuje del hombre blanco. Apenas si dejan grabados nuestros nombres tras la destrucción. ¿Dónde están los Delawares? Su grandeza anterior es hoy apenas una sombra. Esperábamos que los hombres blancos no estuvieran deseosos de llegar más allá de las montañas. Ahora esa esperanza se ha ido. Las han atravesado, y se ha establecido en nuestra tierra Tsalagi (Cherokee). Desean consagrar la usurpación firmando un tratado. Si lo consiguen, esa misma ambición les llevará a una y otra vez a apoderarse de más tierra. Propondrán nuevas cesiones y, finalmente el país Tsalagi (Cherokees) entero pasará a sus manos. Los que quedemos de esta gente -antaño grandes y formidables- seremos obligados a buscar refugio en algún lejano desierto. Pero por poco tiempo, justo el imprescindible hasta que sus banderas se pongan de nuevo en movimiento. Cuando ya no podamos retroceder más, proclamarán la extinción de los miserables Cherokees. ¿Debemos asumir el riesgo y aceptar las consecuencias, someternos y aceptar la pérdida de nuestras tierras? Quizás eso esté bien para quienes sean demasiado viejos para cazar o luchar. En cuanto a mí, cuento con guerreros jóvenes que me respaldan. Nosotros defenderemos nuestra tierra”. (1775).

El Eco-extremismo es camaleónico, se inter-relaciona con los ciclos de la naturaleza, el eco-extremismo es caos y permanece en constante transformación.
Es muerte pero también es vida, es adoración por lo que está vivo, por lo que brilla todavía, por todo lo que nace y persevera en este dañino escenario.
Hoy somos personas diferentes de esos primeros guerreros que reclamaron la defensa extrema de lo salvaje como pilar para esta tendencia que apenas daba sus primeros pasos entonces, guerreros que buscaban atacar a la civilización desde los márgenes o desde afuera directamente, quienes abandonaron las ciudades para iniciar un ciclo individual de feralización. Este proceso es bien desarrollado en los primeros números de la revista Regresión, al igual que con Ediciones Aborígen, quienes hicieron un gigantesco trabajo sacando manuales para la supervivencia en la naturaleza y el aprendizaje de prácticas en la lejanía de la enfermedad moderna.
Hoy día, el sentimiento no es el mismo, el escenario tampoco.
Dakota sioux (1822-1909) “Nuestro pueblo se derrite como la nieve en las laderas de las colinas al calor del sol, mientras que los miembros de vuestro pueblo brotan de la tierra como los tallos de hierba en primavera”.
Hoy el sentimiento es oscuro, miramos al abismo y este vio a nuestro interior también.
Hoy sabemos que formamos parte de algo más grande, porque no somos la primer manifestación de esta fuerza oscura que carcome la humanidad desde adentro, una energía misantrópica que trabaja como un infeccioso virus en el corazón del Hombre.
Para explayar este sentimiento, citamos algunos fragmentos del texto central de nuestra cuarta edición, “Hostis Humani Generis”.

“Aquí buscamos honrar y alabar al Asesino no meramente como un arquetipo político o psicológico, sino como un principio metafísico llevando al híper-civilizado a la extinción. Buscamos el mal no como algo que puede impactar, sino como algo que se mueve en las sombras y grietas de la existencia humana.
La comunión del Asesino (…) es para mostrar el caos desordenado en el corazón del Hombre, uno que anula todo el orden y la moralidad. Aquellos que creen y se unen a la Iglesia del Asesino ven en el derramamiento de sangre la culminación de los deseos más básicos y los caprichos más oscuros. Ven en la destrucción de una vida humana la destrucción de la Humanidad en sí misma y el regreso al Caos Primordial.
(…)
De la Muerte del Inocente fluye la organización de la Iglesia del Asesino. (…)  De la pérdida de sangre del Culpable y el Inocente fluye la Iglesia Diabólica, llena de violencia individualista, mentiras, trampas, engaños, traición y deslealtad. Esta iglesia acecha en las sombras de las zonas rurales y las metrópolis, busca cualquier lugar donde pueda golpear, y toma ventaja del débil y el vulnerable para su beneficio personal. Hace esto sin preocupación por la humanidad, su moralidad y sus costumbres.
El individualista creyente ve la huella de la mano de lo Desconocido y el Asesino en cada acción que ataca al Humano.
Los asesinatos y mutilaciones eco-extremistas no son importantes desde el punto de vista político o social; son “sacramentales” para cada individualista: una parte de su relación íntima con lo Desconocido a expensas de lo híper-civilizado. Son un signo de esperanza que apunta a la destrucción del Humano: al momento en que el Humano será borrado de la Tierra de los Vivos, y cuando Él-Quien-Es, Yahweh, el Crucificado, el Poder Humano como su propio fin, el Espíritu de Progreso, etc., finalmente estará atado nuevamente con las Cadenas del Caos y el Olvido.”

La Revista Ajajema acompaña cada cambio y cada giro en el desarrollo caótico de la tendencia eco-extremista, la esencia se mantiene, cambian las formas, los individualistas y el escenario. El núcleo de nuestro aprendizaje teórico fue en un principio los libros de texto antropológicos, filosóficos, psicológicos y más, tomamos de la escuela de pensamiento individualista, tomamos de los ilegalistas de principio de siglo y aprendimos de los pueblos nativos que lucharon contra la civilización donde mismo. En ocasiones fuimos a conocerlos, aprendimos de ellos en primera persona, o de sus descendientes cercanos.
Dejamos el aprendizaje teórico para aprender todo eso que los libros no podían enseñarnos, partimos a los bosques, a las montañas, a los rincones ocultos donde lo salvaje se esconde, y ahí bailamos juntos bajo la luna, alrededor del fuego, practicamos nuestros propios rituales en la plenitud de la naturaleza igual que en la asquerosidad de las ciudades, ahí donde lastimamos a nuestras primeras víctimas, donde desatamos la destrucción de la mano del caos y acompañados por El Señor del Fuego, el Gran Consumidor y siempre, pero siempre, protegidos por lo desconocido.
Extendimos redes y nos afianzamos, compartimos prácticas y experiencias, crecimos. Nuevas víctimas fueron asesinadas. Acompañados por el trabajo incansable de propaganda por parte de los hermanos de Maldición Eco-extremista, y diversos núcleos de difusión que fueron sumando sus esfuerzos siempre que pudieron, llegamos al día de hoy.
Muchos han disfrutado ya del placer único que viene con herir a la presa, al objetivo del ataque terrorista, unos pocos han saboreado el éxtasis de asesinar a otro ser humano, de tomar una vida sin piedad y sin remordimientos después, otros más esperan su momento para eso.
Hoy nos nutrimos de las experiencias de peligrosos grupos de delincuentes armados, de sectas satanistas y de simples psicópatas con sed de sangre, así como fue evidenciado en nuestro número anterior.
Esta Editorial de un nuevo número de la Revista Ajajema, la cual editamos incansablemente desde las sombras, se trata de nuestros ciclos, de nuestros cambios y de esta nueva etapa, más oscura, siniestra, más psicópata, pero siempre real.
Una vez más nuestras páginas ven la luz, el esfuerzo de los hermanos editores, de los que colaboran con sus textos y ensayos, con traducciones e imágenes se agradece en el alma.
Desde las sombras continuamos con la propaganda caótica, seguimos en nuestro camino, alimentando de terribles individualistas. Nuestro proyecto editorial sigue hasta las últimas consecuencias, siempre con la bendición de los espíritus de los antiguos. Con Ajajema y Mark… ¡que comiencen los atentados!
El viento nos ha susurrado lo que viene, sabemos que los ingredientes están ahí, los recipientes, los cables, las baterías y las voluntades. Sabemos que los hermanos aguardan pacientes… tranquilos, la detonación les avisará, la sangre o los muertos, eso les avisará…
Las andanzas de los extremistas no tienen indicios de que paren, y esto ha quedado demostrado el último mes que ha pasado. Atentados en diversas partes del mundo, heridos, sangre, pólvora y terror son la evidencia.
En una coordinación internacionalista las siglas se han manifestado con violencia ancestral, en México, en Brasil, en Grecia y en Chile.
Bombas indiscriminadas que ha dejado en jaque a los aparatos de inteligencia de los diferentes países y Chile no ha sido la excepción.
El atentado que llevaron adelante los hermanos de la Horda Mística del Bosque ha sido uno de los atentados más contundentes (en relaciona a cantidad de heridos). Los hermanos continúan en las sombras y todas las policías los andan buscando (hasta algunos anarcos), pero los hermanos siguen por ahí, de hecho en un acto de burla total han sido hasta entrevistados.
Continuamos en las sombras y yo como artesano de la tendencia sigo con ellos, sepan que además de ser el jefe editor de esta revista, de mantener traducciones y textos también preparo explosivos.
La Revista Ajajema nació desde la afinidad teórica y práctica, no somos una revista cualquiera, no, somos una revista de guerra. El arma que nutre las mentes de los diferentes hermanos que nos leen. Nuestras páginas portan el misticismo y la sabiduría de los pueblos ancestrales y también portan los materiales para el desastre.

Con Ajajema y con Xaplen, con Lola Kiepja y Caupolicán, con los terroristas y los difusores: ¡que siga la guerra de los hermanos de ITS en Chile y el mundo!
Con los espíritus del kloketen y la mujer-luna, con su paganismo y misticidad continua la Ajajema con su loor a la Mafia.
Nuestra fuerza está con el antisocial Kevin Garrido, su cuerpo escapó de prisión, regresó a la tierra donde pertenece, ahora su espíritu es libre y se percibe en las detonaciones, en el fuego indiscriminado y en la fiereza de lo salvaje.
Nos veremos en el Abismo, hermanito.

Cerramos esta especial edición en nuestro número 6 de Ajajema, con una memorable frase de un feroz guerrero, a que muchos izquierdistas se ofenden de que seamos nosotros quienes reviven sus palabras…

“Mi fe es que algún día la tierra ahogará y quemará a los parásitos humanos, y espero tener la gran fortuna de ver al menos el comienzo del proceso. Yo me hundiré con el barco, pero lo haré riéndome. Y honestamente, ¿podría ser de otra manera?”

Tanu, Jefe editor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.