Tag Archives: Abe Cabrera

(es) Trabajando a muerte

Traducción de “Working to death”, escrito originalmente en inglés por Abe Cabrera.


Estaba leyendo en Contrainfo al respecto de una petición anarquista para donar sangre al compañero herido en un intento fallido por incendiar un colectivo. De acuerdo al comunicado:

Es justo en la calle Capitán Ignacio Carrera Pinto con Pasaje Challacollo donde deciden interceptar una micro del recorrido 325, consiguiendo detenerla y haciendo descender a los 12 pasajeros que se encontraban viajando. A la par se rocía bencina al interior de la maquinaria y forcejean con el chófer para hacerlo descender.

El bastardo chófer Luis Maulén Miranda, decide defender su miserable medio de explotación y ante el temor a que incendiaran la propiedad de la empresas Vule S.A arranca a toda velocidad embistiendo a lxs compañerxs encapuchadxs que se encontraban en el sector, es en sus delirios de héroe que consigue atropellar al compañero Byron Robledo Villalobos fracturándole ambas piernas y dejándolo con riesgo vital.”

Así que parece que estos anarquistas querían incendiar el colectivo, pero en su lugar una pierna de su compañero terminó clavada en un árbol, rompiéndole ambas piernas. Ellos siguieron peleando con el conductor hasta que apareció la policía, en ese momento se dieron la vuelta y huyeron, dejando a su compañero sangrando y en estado de shock. Ahora por supuesto están realizando una donación de sangre en el hospital en el cual su compañero arrestado está siendo tratado. Uno tiene que aparecer en el hospital y dar su documento y dirección para donar sangre, lo cual cualquier anarquista sensible sin problemas de ningún tipo con las autoridades no dudaría en hacer, estoy seguro.

Ahora, uno no debería patear a la gente cuando está en el suelo, pero esto se ve como un “momento educacional”. A saber, deberíamos observar este ejercicio microcosmico en ética situacional y moralidad. El anarquista tiene una meta: quemar la maquinaria que oprime a la población sin que esta lo sepa, o quemarla a forma de símbolo de la guerra social, o cualquiera que sean sus intenciones (para ser honesto, no lo se). Lo que si sabemos es el objetivo material de la acción: el incendio del vehículo. Para el anarquista, esto es meramente un asunto de un bien material fetichista e innecesario de poca importancia: ¿Que es un colectivo en comparación con la vida humana, o la felicidad, o la liberación, o una sociedad sin dominación? No mucho. Ciertamente no vale como para clavar las piernas de un compañero a un árbol con un transporte de muchas toneladas pasándole por encima. Determinar a los “tipos buenos” y los “tipos malos” aquí es algo descerebrado: la gente y la libertad valen mas que los colectivos. Por lo tanto, el conductor debería de haber dado un paso al costado y permitido a esos jóvenes incendiar su colectivo. Es lo correcto.

Desafortunadamente, no vivimos en un mundo en el cual el punto de vista anarquista es comúnmente compartido por Joe Schmo (NdT) en las calles. Vamos a reproducir el escenario desde la perspectiva de un hipotético chófer de colectivo a quien le gustan las barbacoas y mirar los partidos de fútbol los fines de semana. Quizás lleves un par de horas haciendo tu turno, cuando de pronto unos jóvenes matones revoltosos encapuchados ingresan a tu colectivo haciendo que la gente se baje. Pero tú acabas de tener una pelea con tu esposa y no estás de buen humor. Tu jefe te está volviendo loco por alguna que otra tontería, y simplemente no está siendo tu noche. Así que cuando te dicen que bajes junto con los pasajeros, tú le dices a estos niños veganos que deben pesar 45 kilos mojados y con botas, que se vayan a la mierda. Entonces comienza la pelea. Viendo que nadie tuvo la sensatez de traer un cuchillo o por lo menos un objeto amenazante, les ganas la pelea, y en este punto, tu cerebro de reptil toma el control: pelea o huye. La política o tu empleo o siquiera tu familia es lo ultimo en tu cabeza, tú sólo estás intentando salir de ésta, así que mueves tu colectivo y atropellas un anarquista. Tu corazón se acelera y sigues combatiendo con estos niños enmascarados hasta que oyes la sirenas. Ellos huyen. Tus latidos lentamente disminuyen. Comienzas a hablar con la policía…

No, no estoy escribiendo esto para decir que el chófer del colectivo estaba justificado en lo que hizo. Si lees cosas como esa, eres un especial copo de nieve que no tiene ninguna experiencia en el mundo real. No se qué le dijeron los anarquistas al chófer, pero lo más probable es que no hayan sido capaces de explicarle la historia del anarquismo empezando por Bakunin o que le hayan leído algún comunicado de las CCF. “Compañero, estamos tomando el control de tu colectivo y destruyéndolo como una demostración de fuerza en resistencia a toda dominación…”. Pero incluso si lo hicieron, ¿realmente crees que él necesita que alguien le diga que el colectivo es un instrumento de su “miserable explotación”? Hey idiota, creo que eso ya lo sabe. Lo que él no sabe es mo tu pequeña rabieta piromaniaca podría cambiar algo de eso. Para él, tú sólo eres otro problema, al igual que los autos que lo bloquean en el trafico, la gente que intenta subirse sin pagar, el jefe que lo necesita trabajando un turno extra, su esposa que se queja de que él no gana suficiente, etc. Él sólo quiere terminar el turno, de principio a fin, y volver a casa para ver su programa favorito en la televisión. Si no tuviera ese instrumento de “explotación miserable” en su vida ¿Tu okupa va a darle de comer y pagarle sus facturas?

Hay una forma de hacerlo bajar del colectivo, en cualquier caso, y esa hubiera sido un arma o un cuchillo. Y si se negaba, les podrías haber volado los sesos. Así de simple, pero eso es “autoridad”, ¿cierto? Excepto cuando estabas hostigándolo de forma inefectiva con tus débiles puños veganos, eso no era autoridad porque… “¡No queríamos hacerle daño!” Seguro que no querido, pero mira a donde te llevó toda esa preocupación. Tú eras simplemente otro matón, otro “explotador” empujándolo de aquí para allá, o al menos eso es lo que él pensó. ¿Y porque debería pensar otra cosa? Tú eras simplemente otra “figura de autoridad”, la única diferencia es que él podía agarrárselas contigo, y posiblemente no pasaría ningún tiempo en prisión por embestir a tu compañero de la forma en la que le gustaría hacerlo diariamente con todos los otros imbéciles intentando arruinarle el día. ¿Tu no crees que le gustaría golpear a ese peatón imprudente y hombre de negocios que lo hizo pisar los frenos en el medio de una calle transitada? Escogiste a la persona equivocada que ya había tenido suficiente. Él pudo canalizar sus emociones de rabia acumuladas por toda la explotación y dominación de la vida diaria, pero fue tu amigo el receptor de un “acto emancipatorio”.

De nuevo, no estoy diciendo que él está “justificado”. Sólo que lo entiendo. Los seres humanos son animales. Se que nosotros en la Tendencia lo decimos mucho, así que puedo reconocer que, quizás, las facultades de razonamiento y libre determinación son diferentes en nuestro caso. Solo digamos, por el bien de la discusión, que nosotros SI tenemos una facultad para tomar decisiones que están por sobre la de los otros animales, en la cual podemos tomar decisiones no por instinto sino que gracias a consideraciones razonadas y pensadas. Incluso con eso, de cualquier forma, el enigma del chófer de colectivo no está menos claro. Se supone que él reciba automáticamente una infusión de conocimiento en historia, antropología y teoría política para que, al ver a aquellos con el uniforme de la Anarquía (asumiendo que no pensó, simplemente que eran unos criminales que iban a robarle), él debiera de bajarse dócilmente del colectivo y dar un discurso en algún tono parecido a este:

¡Compañeros, que feliz estoy de que hayan venido en esta linda tarde a destruir el instrumento de mi opresión! Por lo que sé bien que este vehículo, está hecho de ocres extraídos de la tierra en un proceso que está destruyendo nuestro entorno, cargado con un liquido fósil que contamina nuestro aire, para llevarnos a nuestros insignificantes trabajos en donde somos explotados por nuestros jefes con el Estado como supervisor…”

Quizás es lo que ellos esperaban, pero son unos idiotas si fue así. La mayoría de la gente, y ciertamente la mayoría de los colectiveros (digamos las cosas por su nombre) probablemente jamás hayan abierto un libro de teoría política en sus vidas. ¿En qué planeta tiene que vivir uno para esperar que la gente haga filosofía tan profunda acerca de sus vidas cotidianas, respecto a tareas que preferirían no realizar pero sólo lo hacen por dinero? ¿En qué planeta viven estos jóvenes en el que las personas comen y respiran teoría política, y forman su comportamiento en concordancia? ¿Acaso los anarquistas no le ponen llave a sus puertas por las noches y se aseguran de no dejar su celular apoyado en un lugar público para que alguien no se lo lleve? ¿Porqué piensan que la gente va a cambiar? ¿Porqué piensan que algún colectivero al azar no percibiría su acción como un intento de pelear? ¿Qué tan delirante tienes que estar para tener esa fe en la humanidad? Puedes contestar eso de la forma que quieras, pero el resultado esta ves no está para el debate.

Por supuesto, aquellos en la Tendencia tienen su propia manera de lidiar con este problema:

Pero en otras ocasiones el “trabajo” no ha salido tan “limpio”, me ha tocado estar en la situación en la que un cajero se quedó en shock cuando le apunté con mi pistola, y se negó a darme el dinero, por lo que sin titubear le disparé, el tronido del arma se escuchó alrededor de todo el banco, enseguida el zumbido de mis oídos, el casquillo rebotando por el piso, el vidrio blindado no pudo contener el calibre y la bala lo penetró, alojando la bala que disparé en el pecho del hombre, cayendo herido, dentro de mi decía: “¡cajero de mierda, si estás dispuesto a proteger el dinero de los putos banqueros con tu vida, entonces no tendrás problema en morir por ellos!”, supe en ese momento que todo había salido “mal” pero podía ser peor, rápidamente me dirigí a la salida del banco, pero de reojo observé que el gerente estaba al teléfono, era claro que estaba intentando comunicarse con la policía, por lo que rápidamente apunté y disparé de nuevo, hiriendo también al bastardo. Salí del banco casi corriendo, sin dinero, detrás de mí había dejado dos heridos graves de bala, ese día, la sangre de esos híper-civilizados había sido una ofrenda a la Naturaleza Salvaje, la ruidosa alarma se había encendido tras el primer disparo, corrí para perderme entre las calles, y lo logré, a lo lejos se escuchaban sirenas, me buscaban, mi boca seca, mi arma caliente, mi mano con olor a pólvora, mi caminar nervioso, pero mi mueca sonriente y gozosa de poder haber balaceado a esos dos imbéciles que arriesgan su vida por proteger sus empleos de mierda.”

El eco-extremista por supuesto aprendió esto de la criminalidad. En un trabajo sobre el asaltante de casinos José Vigoa, ellos señalan una instancia en la que la banda de Vigoa tuvo que matar a un guardia de seguridad. El guardia era un joven hombre de gatillo fácil que había mirado demasiadas películas de policías y ladrones, y decidió jugar al héroe en el lugar y el momento equivocado. Vigoa resumió sus pensamientos sobre el incidente de la forma siguiente:

No quiero matar a nadie en mis robos. No quería matar a los guardias del centro comercial. Pero después del Desert Inn, me di cuenta de que cada estadounidense tiene que ser un vaquero. Llamo a esto, la basura del héroe. Tienes que ser John Wayne y Mel Gibson y Bruce Willis, y si haces cosas estúpidas, me obligas a hacer lo que hago, lo que no es estúpido en absoluto porque para sobrevivir voy a volar tu puto cerebro. Te enviaré en el tren al infierno por un capricho. Mi capricho.”

Para el anarquista, eso suena mucho a autoridad. El mundo debería ser tal que su acto de aparición llevara a un consenso casi instantáneo al respecto de la necesidad de una acción, especialmente si se siguen las explicitas guías morales del Libro de Reglas Anarquista: sin matar, sin violencia sexualizada, sin robarle a la gente que no se lo “merece”, etc., etc. El daño a la propiedad está bien porque la propiedad se puede reemplazar pero al vida humana no. No causes sufrimiento innecesario. Sólo apunta a gente que sea opresora, etc. etc. Si tan solo la realidad fuese tan clara. Si tan solo los colectiveros tuvieran conciencia de clase (aunque la mayoría de los Marxistas rechazarían quemar un colectivo por ser un aventurerismo de pequeño burgués pero eso no tiene caso aquí, verdad?)

Irónicamente, el impulso psicológico con el que cuenta el anarquista para que la persona promedio se resista a su jefe o al policía es el mismo impulso que los hace resistirse al anarquista empuñador-de-cocteles-molotov que les demanda que hagan una cosa o la otra en una situación dada. Puedes objetar este punto todo lo que quieras, pero a la gente no les gusta que le digan lo que debe hacer, incluso si es por gente que le gusta decirle a otros lo que deben hacer.

La gente defendería la propiedad hasta la muerte, porque ellos saben de qué lado de su pan está la mantequilla. Digamos que el colectivero leyó los corazones puros de esos niños aquella noche y vio que querían quemar su colectivo por buenas razones. ¿Que pasa la semana que viene cuando criminales comunes entren sólo para robarle y al resto de las personas en el colectivo? ¿Tiene permitido resistirse entonces? ¿Se supone que simplemente espere que cualquiera que entre a su colectivo con mascaras tenga la mejor de la intenciones, y que lo único que quieren es quemar el vehículo que él conduce, es eso? ¿Quién en su sano juicio querría trabajar bajo estas condiciones? ¿Cómo es que la gente no debería enervarse por eso? ¿Se supone que simplemente “confíen en ti”? ¿Porqué? ¿Quién mierda eres?

De forma similar, ¿Se supone que no debería defenderme si un grupo de personas al azar aparece para quemar mi casa porque eso es “solo propiedad”? No es “solo propiedad” cuando hace 6 grados bajo cero afuera y me congelaría hasta la muerte si no la tuviera. Mi auto no es “solo propiedad” si necesito ir a trabajar, de lo contrario mis hijas pasaran hambre, etc., etc. Por eso me divierten los primitivistas que se disgustan cuando ITS asesina a alguna persona pero “atacar la red” está bien. ¿Enserio? Se supone que la persona común viva sin la electricidad necesaria para la operación de apendicitis de su hijo, una mujer debe seguir sin la red de telefonía que necesita para pedir ayuda para alejarse de su novio abusivo, una madre que esta amamantando debe quedarse sin la heladera que necesita para guardar su leche que alimenta a su bebe cuando ella se va a trabajar, etc., etc. La gente tiene propiedades por una razón, y la defienden a muerte porque es parte de ellos. El “cuerpo inorgánico del hombre” como Marx llamó una vez a la naturaleza. La sociedad Tecno-industrial es el hábitat del hombre, es su naturaleza, y si te metes con ella, preparate para ser arrollado por un colectivo, o peor.

Por supuesto, si tu brújula ética es gobernada por algo diferente a lo Humano, entonces tu modus operandi puede ser completamente diferente, como ha sido con varios ataques de las células de ITS en Chile mismo. El hombre no se va a reformar, no hay otra forma de resolver el problema que “arrancar la venda”. No una forma limpia de atacar una desordenada forma de vida, así que si decides atacar (no que lo este recomendando, tenlo en mente, solo estoy especulando), bien podrías abrazar ese desorden.

Nota del traductor:

1. Joe Schmo es una referencia a una persona al azar entre la multitud, sería como decir “juan cualquiera”. O más bien, como la persona promedio o común.

(es) Compras de noche

Traducción de “Late night shopping”, escrito originalmente en inglés por Abe Cabrera.

Traducción enviada al mail.


Escenas de una doble vida

Soy un mal misántropo porque realmente no odio a la gente. En realidad, debo decir que no me gusta ninguna persona al azar, ni realmente deseo mala voluntad con las personas que me consideran su enemigo (aparentemente estas personas existen). Les deseo lo mejor. Cuando me encuentro con personas entre líneas o en la vida real, tengo dudas sobre si presionar el tema sobre algo o sobre las diferencias. Me imagino que si tengo la atención de alguien, también podría sacar el máximo provecho de mi parte. No es una cuestión de tener una “mente abierta”, mi mente siempre está hecha. Tengo que morderme la lengua para escuchar realmente a las personas, ya que soy alguien que tiene la tentación de simplemente “esperar para hablar”. Es probable que sea lo mejor que tiendo a callar en muchas situaciones sociales, que no soy voluntario con mis opiniones, o que no escojo peleas intencionalmente. Si las personas no van a estar de acuerdo conmigo, al menos espero que presenten el mejor argumento para su escuela de pensamiento que puedan reunir para que mis creencias salgan fortalecidas en compromiso. En este proyecto, tuve que atacar a personas, y supongo que soy bastante bueno en eso. Tengo una política de cero tolerancia para la mierda santurrona, que me ha resultado difícil ya que la mierda santurrona tiende a ser el arma de elección del enemigo.

Tengo una política de cero tolerancia para la mierda santurrona, que me ha resultado difícil ya que la mierda santurrona tiende a ser el arma de elección del enemigo.

Pero no, no estoy nervioso. Odio el black metal Odio la enojada retórica rimbombante. No me gusta la ira por el enojo. Tal vez estoy domesticado, o tal vez soy emocionalmente vago. Quizás esto tiene algo que ver con mis principios. Como en la filosofía clásica, no considero que el mal sea una cosa, sino más bien una privación del bien, o la priorización desordenada de un bien menor sobre un bien mayor, o el apego a lo particular a expensas del todo. Verás, realmente me gusta la humanidad. Sí, lo leíste bien. Me gusta la humanidad: chicos tontos y torpes, mujeres jóvenes atractivas, bebés arrullados y niños risueños. Me gusta escuchar las experiencias de los viejos y los ingenuos sueños de los jóvenes. Donde difiero de la persona promedio es que no considero a la humanidad como el bien más elevado. Y creo que la existencia de la humanidad tal como es ahora es una afrenta al bien común del cosmos.

Te lo plantearé de esta manera: podría sentir la tentación de elegir lo bueno de tirarte los dientes por mirarme raro, pero probablemente preferiría irme, ya que esta persona podría tener gente que buscaría venganza por ese ataque, o podría ser arrojado a prisión por obedecer mi impulso. Puedo ser tentado por el encanto de una mujer joven y atractiva, pero podría elegir el mayor bien de irme y no tener que lidiar con su celoso novio loco. O realmente podría querer un buen auto, pero podría elegir la tranquilidad de manejar un cacharro y a nadie robárselo, o no tener que pagar mucho para arreglarlo si se descompone, etc. En otras palabras , el homo sapiens no es malvado, podemos ser inteligentes, podemos hacer cosas increíbles, y podemos ser francamente adorables a veces. Pero lo hemos hecho para que nuestra existencia dependa del narcisismo, de la destrucción y de una avaricia insaciable de nuestro propio bienestar. El mundo simplemente no puede pagarnos. Algunos pueden protestar que podemos cambiar, que llegaremos a un punto donde nuestra adicción a nuestro propio poder y gloria disminuirá y se volverá “más sostenible”. Eso está bien, pero no lo creo. Esa es la línea de cosas que cada drogadicto, y cada adicto dice solo para que puedan vivir otro día para inyectarse y drogarse. Eres un idiota si te enamoras de sus mentiras más de una vez.

Las cosas que realmente me gustan del ser humano y de los humanos en general, es que no pueden ser sistematizadas o codificados en ideologías. Mis hijos vienen a saludarme a la puerta después de un duro día de trabajo, una buena comida con mi familia, una hermosa sonrisa de una mujer, una puesta de sol sobre el lago, todas estas son cosas que las personas desean pero se usan para justificar un sistema de ley y moralidad para que todos tengan la oportunidad de disfrutarlos. Si las cosas fueran así de simples, pero no lo son. La tarea del ethos humanista es instrumentalizar el misterio de las cosas en un código de conducta, utilizando lo que es agradable hacer para que la gente no haga lo que es desagradable. Ludwig Wittgenstein se acercó a lo que estoy diciendo en el Tractatus Logico-Philosophicus cuando afirmó:

No es cómo el mundo es, es sobre lo místico, pero es eso.

Nuestra civilización está obsesionada con cómo debería ser el mundo. Después de todo, convertimos a nuestra especie en una masa de siete mil millones de personas haciendo que el mundo se ajuste a la forma en que lo queremos. De hecho, hay personas muy tontas que parecen pensar que no puede haber mundo si no le decimos cómo debería ser. Lo sé, qué idiota, pero parece que la humanidad ha hecho de eso su modus operandi. En ese sentido, si amo las montañas, los ríos, los gatos monteses, los cielos despejados y la tierra bajo mis pies, puedo elegir, incluso cómo ser humano: esas cosas o yo (y otros humanos). O me encanta el todo que hizo a la humanidad adorable, incluso al nivel que es, o me encanta la voluntad narcisista de poder que el proyecto humano se ha convertido. Uno ni siquiera tiene que ser un abrazador de árboles para apreciar eso: la domesticación del hombre destruye el paisaje psicológico interno del hombre mismo. No hay un camino intermedio aquí, desafortunadamente. Nuevamente, piense en el adicto a la heroína que siempre dejará de fumar mañana, siempre y cuando tenga su solución hoy. ¿Qué mejor adjetivo podría uno encontrar para los híper-civilizados que el de “adictos”?

Sin embargo, me aferraré a esas pequeñas cosas que se me atraviesan en la vida, sabiendo muy bien que están pasando y a costa de una desagradable generalidad. Esta es la lógica de la doble vida: que uno disfruta de las cosas que uno aborrece en la medida en que uno aprecia lo que son. Puedes amarlos, pero no puedes estar demasiado apegado a ellos, ya que es posible que se vuelvan contra usted algún día, especialmente si alguien alguna vez tiene una idea de lo que realmente piensa. Sé que al mundo humano sólo le gusto por lo que puedo hacer por él, y una vez que sea “inútil”, no le importaría si muriera en la cuneta. El núcleo de lo que es realmente importante todavía está en lo profundo de algún lado, al menos sé que está allí. El núcleo de lo Incognoscible que se remonta a la eternidad de las eternidades todavía estará aquí cuando haya decaído por mucho tiempo: una parte mística de mí está feliz de que las cosas estén sin tener que preocuparse por cómo están. Intento encontrarlo todos los días en los lugares más inverosímiles. A veces tengo suerte y la encuentro en algún lado, pero al final del día, debo dejar ir el pensamiento duro pero necesario: esto no es todo.

(en) Atassa: Readings in eco-extremism

Trabajo en PDF de la conflictiva Revista Atassa: Lecturas en Eco-extremismo disponible abajo.

¡Por la propagación de las posturas anti-humanistas destructivas!

Atassa – Readings in Eco-Extremism

(es) Eco-Terrorismo, Eco-Fascismo, Eco-Extremismo, Eco-Anarquía y el bosque Białowieża

Respetable opinión desde un eco-radical sobre la caza de brujas contra eco-extremistas en Estados Unidos, traducido al español.


El último bosque primaveral de Europa es el hermoso bosque Białowieża, hogar de bisontes, zorros y una plétora de otros seres vivos, los últimos restos de una Europa salvaje ahora recordada sólo en el mito y en las leyendas, el cual que se encuentra en la zona ahora llamada Polonia está bajo ataque de los madereros.

Como se indicó en el video anterior, el máximo tribunal de la Unión Europea ha ordenado al gobierno polaco que deje de entrar al área (1). El movimiento nacionalista de extrema derecha en ascenso de Polonia se ha tomado esto con su movimiento (2), (de esta manera, la UE) llama a los ambientalistas que buscan defender y apoyar al bosque de “terroristas verdes”.

Esta no es la primera vez que los ecologistas y los anarquistas han sido acusados de ser terroristas, con eventos como los de Langnau Suiza en 2010 (3) que llevaron el eco-anarquismo a la prensa británica, siendo etiquetados como terroristas. El FBI (4) enumera grupos eco-anarquistas como Earth First!, ALF y ELF como grupos terroristas. Pero es completamente extraño etiquetar a grupos que en la mayoría de los casos causan daño a la propiedad como grupos terroristas.

¿Es terrorismo sabotear equipo de tala, bloquear caminos, clavarse y sentarse en los árboles, y no dañar a las personas, no infligir violencia a nadie y, en general, hacer todo lo posible para no herir a las personas?

¿Es terrorismo talar y destruir uno de los ecosistemas vivos más antiguos de este planeta, hogar de más vida silvestre de la que podrían esperar contar, una fuente de curación para nuestra atmósfera, una forma de vida en sí misma, de una manera brutal y moda violenta?

Uno me parece terrorismo y el otro no.

Sin embargo, ¿qué pasa con esa otra etiqueta que los ecologistas a menudo llaman eco-fascismo: ¿eso tiene algún peso en esto?

En reacción al auge del Trumpismo y los crecientes movimientos de derecha en los Estados Unidos y en Europa, los antifas y el antifascismo se han vuelto más visualmente activos y cada vez más parte de la política cotidiana ahora. Los grupos anarco-comunistas, vinculados a los antifas, han realizado recientemente entrevistas con noticias de FOX (5) sobre el tema del racismo y el autoritarismo en la era de la política de Trump.

¿Pero qué hay de los eco-anarquistas?

Earth First! ha hablado durante mucho tiempo contra el fascismo y la xenofobia, y han apoyado acciones que se opusieron directamente a Trump antes de su presidencia. (6)

El ambientalismo como movimiento ha apoyado durante mucho tiempo a las luchas anticolonialistas (7), y es discutible que el ambientalismo no pueda separarse del anticolonialismo con el fascismo italiano-imperialista que tiene vínculos innegables y relaciones amistosas con el colonialismo. (8)

El escritor ambientalista radical Derrick Jensen ha escrito sobre, en oposición a, los lazos y la influencia del fascismo en las industrias y los negocios de hoy en día. (9)

Muchos de los que quieren vincular al ecologismo con el fascismo buscan inspirarse en la simpatía nazi por la naturaleza (10), extrayendo lo de la sangre y las narrativas del suelo vinculadas al nazismo verde (11). Este es obviamente un argumento bastante pobre para el hombre de paja, pero es uno que a menudo se populariza, y apela a los argumentos baratos del tipo reducto ad Hitlerum.

Entonces, cualquier reclamo que trate de vincular a los eco-radicales con el fascismo parece muy débil, si es que se puede hacer, con eco-radicales y eco-anarquistas que tienen vínculos más cercanos con los antifascistas que con la extrema derecha.

¿Pero cuáles son los sentimientos entre los grupos radicales?

El grupo anarquista comunista It’s Going Down recientemente (12) criticó al grupo eco-extremista Individualistas Tendiendo a lo Salvaje (ITS) como parte de un conjunto en línea de artículos de ida y vuelta sobre el eco-extremismo y su relación con el anarquismo. En general, éstas han sido críticas de las tácticas más violentas de este grupo en México, quienes abrazan la categoría de terrorismo y pretenden crear terror para los civilizados.

It’s Going Down ha acusado a este grupo eco-extremista de ser eco-fascista, y trató de manchar los nombres de proyectos anarquistas con tener cualquier vínculo o que están en discusión con el eco-extremismo.

El eco-extremismo es un movimiento que se separó del anarco-primitivismo y de Kaczynski, siguiendo un medio eco-radical, a favor de un enfoque del tipo nihilista-pagano para el discurso y la práctica eco-radical. Personalmente, no estoy convencido de todo lo que he visto surgir de las escrituras eco-extremistas y encuentro el amor de ITS a la violencia aleatoria completamente vulgar e indeseable, pero simpatizo con una gran parte de la crítica del argumento eco-extremista, particularmente sus críticas a los anarquistas y ecologistas de izquierda.

Y puedo simpatizar con esta crítica a los anarquistas por parte de este escritor eco-extremista (13), en la debilidad de los argumentos anarquistas, donde los anarcos simplemente llaman fascista a todo lo que no les gusta, algo que parece que está sucediendo.

Algo que me encanta del discurso eco-extremista es su oposición al antropocentrismo y el abrazo a la naturaleza salvaje, que definen como:

Naturaleza Salvaje: La Naturaleza Salvaje es el principal agente de la guerra eco-extremista. Los filisteos se oponen a la invocación de la “naturaleza salvaje” como atavismo o “superstición”, pero lo hacen simplemente a partir de su propia domesticación e idiocia. “Naturaleza Salvaje” es todo lo que crece y se manifiesta en el planeta en objetos animados e inanimados, desde guijarros a océanos, de los microorganismos de toda la flora y fauna que se han desarrollado en la Tierra. Más específicamente, “Naturaleza Salvaje” es el reconocimiento de que la humanidad no es la fuente y el fin de la realidad física y espiritual, sino simplemente una parte de ella, y tal vez ni siquiera una parte importante.” Tomado de Atassa Lecturas en Eco-extremismo. (14)

Este abrazo de lo salvaje es algo que gran parte del ecologismo y la mayoría de los anarquistas han perdido, ya que ambos se han amalgamado cada vez más en la civilización y sus narrativas.

Volviendo al bosque de Białowieża, uno de los últimos lugares que encarna completamente lo salvaje, ya sea que lo mires desde una mirada tipo pagana eco-extremista o desde una mirada eco-anarquista eco-radical, es un lugar de obvia belleza y valor.

No podemos decir si la protección de la UE hará o no mucho, especialmente con la marea creciente de nacionalismo dentro de Polonia y la cantidad de tala ilegal que no se controla en todo el mundo.

Lo que podemos hacer es ser aliados de lo salvaje, vivir vidas salvajes y ser iconoclastas hacia esta cultura/civilización/Leviatán que está destruyendo antropocéntricamente la biosfera, cuya salvaje belleza amamos.

No somos fascistas ni terroristas, pero utilizaremos los medios que tenemos disponibles y lucharemos por lo que amamos.

Este sitio recientemente reeditó este artículo sobre el Llamado Internacional de Movilización para la Defensa del Bosque Hambacher (15), como parte de la respuesta para defender este bosque en Europa.

Necesitamos regresar al bosque y defenderlos, por todos los medios a nuestra disposición.

Para terminar con algunas citas:

“El camino más claro al Universo es a través de un bosque salvaje”. John Muir

“La cultura nos ha llevado a traicionar nuestro propio espíritu aborigen e integridad, hacia un reino cada vez peor de enajenación sintética, aislante y empobrecedora. Lo que no quiere decir que no haya más placeres cotidianos, sin los cuales perderíamos nuestra humanidad. Pero a medida que nuestra situación se profundiza, vislumbramos cuánto se debe borrar para nuestra redención”. John Zerzan

“Necesitamos la tónica del salvajismo… Al mismo tiempo que somos fervientes para explorar y aprender todas las cosas, requerimos que todas las cosas sean misteriosas e inexplorables, que la tierra y el mar sean indefinidamente salvajes, no explorados y sin parangón por nosotros, porque son insondables. Nunca podremos tener suficiente de la naturaleza”. Thoreau

“Lo Salvaje todavía permanecía en él, y el lobo en él simplemente dormía”. Jack London

Notas:

1) https://www.theguardian.com/environment/2017/jul/28/eu-court-orders-poland-to-stop-logging-in-bialowieza-forest

2) https://www.ft.com/content/67618b9e-8893-11e5-90de-f44762bf9896

3) http://www.independent.co.uk/environment/eco-anarchists-a-new-breed-of-terrorist-1975559.html

4) https://archives.fbi.gov/archives/news/testimony/the-threat-of-eco-terrorism

5) http://video.foxnews.com/v/5509083595001/?#sp=show-clips

6) http://www.earthfirst.org.uk/actionreports/node/23958

7) https://www.opendemocracy.net/uk/anna-lau/climate-stories-environment-colonial-legacies-and-systemic-change

8) https://medium.com/@malorynye/the-brutal-friendship-between-colonialism-and-fascism-some-thoughts-from-aim%C3%A9-c%C3%A9saire-on-9224e90550b5

9) http://www.derrickjensen.org/culture-of-make-believe/lamont-and-mussolini/

10) http://theunion4ever.com/general/environmentalism-new-fascism/

11) http://www.spunk.org/texts/places/germany/sp001630/peter.html

12) https://itsgoingdown.org/nothing-anarchist-eco-fascism-condemnation/

13) https://youtu.be/708mjaHTwKc

14) https://ia801606.us.archive.org/32/items/AtassaReadingsInEcoExtremism/Atassa%20-%20Readings%20in%20Eco-Extremism.pdf

15) https://feralculture.blog/2017/07/23/international-mobilisation-call-for-the-defence-of-hambacher-forest-2/

(en) Atassa Audio

A pesar de la caza de brujas en Estados Unidos contra todo lo que huela, parezca o insinúe eco-extremismo, Abe Cabrera y los teóricos eco-extremistas continúan con su actividad.

¡Fuerza desde América del sur!

Marxism

Atassa: Lessons from the Creek War

(en) Abe Cabrera talk again

Recientes audios incómodos de Abe Cabrera sobre los últimos acontecimientos en Estados Unidos referente al eco-extremismo y su desarrollo.

¡Fuerza para los teóricos de la Tendencia en tierras humanistas!


Diss track side B

Getting tired of your shit

EL ECO-EXTREMISMO EN ESTADOS UNIDOS

A propósito de la campaña contra el eco-extremismo y la pelea en la feria del libro anarquista en Seattle.

El principio

Es sabido por muchos, que los escritores y propagandistas en Estados Unidos que se identifican con la Tendencia del Eco-extremismo, han ido en aumento durante estas últimas lunas, tanto así que han sido ya varios proyectos que se conforman en aquellos territorios en donde los nativos más aguerridos compartían entornos con los búfalos, las águilas, los alces, los osos, los salmones, etc.

Las tierras del norte del continente americano están siendo ganadas por la Tendencia que se aleja del humanismo político y escupe burlonamente a los valores civilizados híper-morales.

El primero en difamar esta Tendencia es muy popular en los círculos anarco-primitivistas, Juan Zerzan fue quien se abalanzó en contras de esto desde que, incluso, no hubiera más propagandistas que el teórico Chahta-Ima. Zerzan encontró desde el principio una amenaza en el eco-extremismo al darse cuenta que si esto seguía avanzando, pronto sus tontas y políticamente correctas teorías se verían en serios problemas, y eso pasó.

Fue por eso que en su radio por internet (Anarchy Radio), Zerzan se desvivía vomitando infamias en contra de Reacción Salvaje (en su momento) para previamente criticar con una vara más estricta los actos y palabras de ITS en su fase de internacionalización.

Muchos se le fueron uniendo como sus patéticos perros de la revista Black and Green Review, y algunos cuantos “haters” de escritorio con mentalidad de adolescentes que deambulan en los pasadizos virtuales de Anarchist News.

Era obvio que los seguidores del humanismo a ultranza se manifestaran en contra de las incorrectas palabras y los “atroces” actos de ITS en México, Argentina, Chile y Brasil. Asustados se decían al oído “-Espero que ITS no llegue a Estados Unidos”, y eso fue lo que pasó, ITS no ha llegado a Estados Unidos, pero (aquí está el “pero”) poco a poco fueron llegando los más emblemáticos teóricos eco-extremistas que levantaron proyectos editoriales y que pusieron en circulación sitios web que reproducían el discurso en contra del progresismo humano.

Un desarrollo único

El fenómeno del eco-extremismo en Estados Unidos no puede ser comparado con ninguno otro, no puede ser comparado con el desarrollo que se dio en México o con lo que se está dando en Chile (por mencionar un par de ejemplos), no, el eco-extremismo en tierras norteñas ha ido en aumento y ha encontrado tierra fértil al toparse con las raíces salvajes que dejaron los sabios nativos en esos territorios, su crecimiento se debe también a la práctica heredada de los ecologistas radicales de antaño, que sin duda, sus contribuciones en su momento han influenciado a buena parte del eco-extremismo norteamericano; aparte de esto, la Tendencia se ha topado con un movimiento anarquista totalmente hipócrita, que vive inmerso en una doble moral bastante asquerosa, muchos de los que ahora se sienten atraídos por la Tendencia, se han cansado de los lineamientos políticos de izquierda y han ido a formar parte de las filas de los “inhumanistas” pese a las lloronas críticas de los mismos anarquistas.

Una campaña en contra

Pero este desarrollo único no puede seguir sin que existan complicaciones.

Desde 2016, ITS ha ido escalando su violencia en contra de diferentes objetivos, tanto así que al día de hoy el grupo terrorista en México ha asesinado a 6 personas, enumerando, un estudiante del IPN (mayo 2016), un trabajador de la UNAM (junio 2016), el vicerrector del Tec de Monterrey (febrero 2017), dos excursionistas (abril 2017) y una ex-universitaria de la UNAM (mayo 2017), encima, ITS se ha internacionalizado contando con más de un grupo activo en Chile, Argentina y Brasil (de momento), estos grupos han cometido atentados explosivos e incendiarios de consideración, han realizado amenazas de bomba y han generado movilizaciones policiacas importantes durante el último tiempo. Los grupos de ITS se han topado con la complicidad de otros grupos terroristas que se dejan ver su simpatía en diferentes partes de Europa. Todo este frenético avance hace que los grupos e individuos que nada tienen que ver con actos ilegales les llegue parte de la responsabilidad al compartir una Tendencia.

Y es que, el eco-extremismo que se había distinguido desde un principio por el uso de la violencia explícita implementada por los miembros de ITS y otros grupos de manera selectiva y/o indiscriminada en América Latina, en un momento específico comenzó a tener escritores que aportaban con reflexiones y estudios de manera teórica en Estados Unidos, era obvio que aunque el país del norte no tiene grupos de ITS registrados, estos se vieran afectados por las acciones de los grupo en países hispanohablantes.

Atassa y LBC

Este desarrollo en la Tendencia a nivel internacional, dejando de lado el contexto por el que pasa Estados Unidos con su nuevo presidente y con las hordas de descerebrados supremacistas tomando las calles, se ha topado con un movimiento de izquierdas que tildan todo lo que no les parece de “fascista”. Y es ahí cuando comienza la campaña en contra del eco-extremismo liderada precisamente por activistas gringos, los cuales han llenado sus sitios web de críticas infundadas, vagas e idiotas en contra de esta Tendencia que cada día se vuelve más fuerte.

La primera señal que tenemos para fundamentar esto es la publicación de la Revista Atassa, que si bien, el primer número fue un tremendo golpe para los difamadores humanistas evidenciando la llegada del eco-extremismo a Estados Unidos, el segundo número será un verdadero terremoto para esos mismos difamadores de la Tendencia.

La casa editorial “Little Black Cart” (LBC), se ha encargado de lanzar y difundir la revista, la campaña de los anarquistas en contra del eco-extremismo se ha centrado en difamar a sus integrantes diciendo que LBC tiene nexos con ITS, algo completamente estúpido, lo cual que deja ver la sucia jugarreta que implementan estos enfermos izquierdistas que no saben cómo detener el avance de la Tendencia en sus zonas.

Seguramente en sus reuniones, con sus espaldas encorvadas, frotándose suavemente las manos y mirándose de reojo dicen:

-¿Cómo es que vamos a detener a los eco-extremistas?

-Digamos que la casa editora LBC y los escritores de Atassa tienen nexos con ITS, y seguro que el FBI llegará a detenerlos y registrará sus casas, así muchos de ellos dejarán de contribuir con esa tendencia diabólica.

-¿Pero eso está permitido en la moral anárquica?

-¿la moral que?, ¡aaahh, esa moral!, deja eso de lado ahora y clamemos porque la justicia detenga a esos locos, todo sea para seguir trabajando por un mundo mejor lleno de risas, baile y okupas.”

Que patéticos, los mismos anarquistas que se dicen contrarios al Estado y sus instituciones, ahora claman porque ese mismo Estado junto con sus instituciones se “encarguen” de los detestables eco-extremistas activos en su país. ¡Pero a qué nivel de sinvergüenza han llegado estos progresistas modernos!

A todo esto, la campaña contra lo nuestro se hace cada vez más insistente por parte de una mujer con el pseudónimo de “Scott Campbell”, ésta en uno de sus textos más recientes pone en duda la efectividad de la Interpol, clamando por la detención del teórico eco-extremista Abe Cabrera.

Como se sabe, Cabrera ha trabajado desde hace tiempo de manera pública participando en radios, escribiendo interesantes reflexiones, grabando audios y videos en donde hace manifiesto su sentir con la Tendencia (no por nada es el jefe editor de la Revista Atassa), llegándolo a considerar por muchos como un fiero defensor del eco-extremismo sin miedo a pagar las consecuencias legales que acarrea eso. Cabrera es sin duda el que lleva las riendas del proyecto eco-extremista en su parte teórica en el norte del continente, se valora grandemente su persistencia y su dedicación.

El merecido ahorcamiento de Seattle

La escalada en la campaña en contra de los eco-extremistas y sus aliados en Estados Unidos, por pura lógica iba a tener que llegar a un punto de no retorno. Esto acaba de ocurrir ya, el 26 de agosto durante una feria del libro anarquista en Seattle, los individuos que representaban el sello editorial LBC tuvieron un altercado con un par de anarquistas que de manera altanera llegaron a reclamarles por la publicación del segundo número de la Revista Atassa, próxima a ser lanzada, al parecer uno de los anarquistas rompió un ejemplar de la Revista Atassa esperando a que su acto no tuviera consecuencias pero se equivocó, uno de los integrantes de LBC se lanzó directamente al cuello de este anarquista tirándolo al suelo y ahogándolo, ventajosamente un segundo anarquista intervino con golpes, a lo que otro miembro de LBC golpeó al segundo y al primer anarquista varias veces en sus cabezas, para después ser separados por la multitud para después, ambos grupos ser expulsados de la feria del libro.

Este hecho al parecer ha desatado la crítica de un sector importante de anarquistas en Estados Unidos que acusan a los aliados de LBC de provocadores, sabiendo que los que comenzaron con el pleito fueron los anarquistas y que los de LBC sólo respondieron como cualquiera lo hubiera hecho. Y es que el asunto con LBC es que no es un sello editorial que se dedica a publicar sólo material eco-extremista, no, podemos decir que un 90% de su material es de carácter anárquico, un 9% es material comunista y solamente un 1% es material eco-extremista y nihilista. Al parecer, a muchos anarquistas se le ha olvidado el importante papel que ha tenido LBC en la difusión de sus ideas, o no les importa porque ahora están lo suficientemente enojados como para detenerse a pensarlo.

De cualquier forma, los incidentes entre eco-extremistas y sus aliados con los anarquistas izquierdistas seguirán en Estados Unidos, de eso estamos seguros.

Desde Maldición Eco-extremista queremos alentar a la continuidad de la teoría de esta Tendencia en Estados Unidos, que sepan los teóricos de aquellos territorios que desde muchos lugares de Latino América seguimos su trabajo y valoramos que sigan así, aun sabiendo que tienen literalmente a una gran mayoría del movimiento anarco-llorón en su contra junto con las agencias de investigación: ¡FUERZA!

¡Con lo Desconocido de nuestro lado!

¡Animando a las bombas contra los difamadores anarquistas en América Latina!

¡Nudillos enrojecidos contra las cabezas de los anarquistas en Estados Unidos!

Maldición Eco-extremista

(es) Notas sobre la extinción

Traducción del texto “Notes on extinction”, escrito originalmente por Abe Cabrera.


La extinción es la gramática de la civilización tecno-industrial. Es como llegó a ser lo que es, y la extinción es lo que la sostiene. Es como si creara vida con el fin de simplemente destruirla. Esto va desde campos del agro-negocio, a fetos abortados, hasta pueblos enteros que han sido borrados en nombre del “progreso”. Si el nihilista pasivo puede arrojar la acusación de que la naturaleza es indiferente a las criaturas que hace nacer, lo que es aun más seguro es que la civilización Europea Cristiana (en particular) ha tomado a pecho esta premisa y ha operado con ella a un ritmo acelerado y exagerado. Aquello que a la naturaleza le lleva millones de años crear, formular y desarrollar, la civilización puede sacárselo de encima en una tarde. Todo nuestro modo de vida es alimentado por los cadáveres de animales muertos millones de años antes de que la primera sombra de un ancestro humano honrara la faz de la tierra.

En el eco-extremismo, la necesidad/propiedad/simetría de la extinción humana es la base del ataque indiscriminado. Es discutible si el ataque eco-extremista es alguna vez “indiscriminado” en un sentido absoluto. Porque para ser verdaderamente indiscriminado, uno quizás necesitaría ni siquiera levantarse de la cama y disparar un proyectil por la ventana hacia una calle adyacente. Todos aquellos ataques que no sean de esta naturaleza exacta requieren planificación, reflexión, preparación, etc. Ahora, donde uno discute que el ataque eco-extremista es indiscriminado es en la elección de la víctima. Porque a menudo puede resultar que quienquiera que esté cerca o en la “línea de fuego” sea quien sale herido, cuando esto no era intencionado. De nuevo, aún no nos libramos de la ciénaga ética incluso si hemos decidido quién es culpable o inocente. De hecho, condenas exhaustivas a gente e incluso a su propiedad son casi tan viejas como la civilización misma. Vayamos a nuestra confiable Biblia. En el bien conocido relato de la caída de Jericó, está escrito:

Cuando sonaron las trompetas, el ejercito gritó, y al sonido de la trompeta, cuando los hombres dieron un fuerte grito, la pared colapsó; por lo que todos cargaron directo hacia adentro, y tomaron la ciudad.

Consagraron la ciudad al Señor y destruyeron con la espada todo ser vivo en ella; hombres y mujeres, jóvenes y viejos, ganado, ovejas y burros.”

Esto no es un evento único en las Sagradas Escrituras: El Pueblo elegido por Dios dejó ciudades devastadas como si fuese una cuestión rutinaria, e incluso fueron castigados por Dios por ser compasivos con el ganado.

Por supuesto, la gente no será particularmente persuadida al mencionar la historia antigua, así que iremos al grano. El tema de la civilización no es un tema de moralidad sino de números. No es un problema filosófico sino más bien un problema matemático y físico. Si puedes superar a tu enemigo en número, eventualmente debe sucumbir. Muchas guerras han sido guerras de agotamiento donde el bando tácticamente superior fue derrotado por ola tras ola de enemigos siéndole arrojados. Esto pasó en la guerra civil Estadounidense, las guerras Indias Estadounidenses, la guerra de liberación nacional de Vietnam, etc. etc. A menudo no es una cuestión de ser capaz de ganar, sino de ser capaz de soportar derrota tras derrota tras derrota hasta que el enemigo no pueda pelear más. La culpa o inocencia en este paradigma es irrelevante: la presencia misma de cuerpos (hombre, mujer, niño, o incluso una bestia de carga) es suficiente incursión como para garantizar su destrucción sin escrúpulos.

Eso está bien para los tiempos incultos del pasado, pero el presente ha aprendido su lección humanista, ¿verdad? Bueno, no exactamente. Sin siquiera tener que recurrir a Stalin o Mao y los millones que tuvieron que morir en el proceso creado antisépticamente de “acumulación de capital primitivo”, anula incluso al izquierdista más anti-autoritario, y encuentra a alguien que cree que está bien si, por ejemplo, un grupo insurgente vuela en pedazos una heladería llena de niños en nombre de la “liberación nacional” siempre y cuando el colonialista lo haya hecho primero:

Así que al final, no importa si algunos millones mueren, o si niños son volados en pedazos, o si unas cuantas monjas son violadas por revolucionarios. Una causa justa cubre una multitud de pecados… excepto para las víctimas de la causa justa. El tema sobre lidiar con vidas humanas es que no es un juego de números, al menos para el híper-civilizado. Mientras que muchos podrían decirle adiós a las atrocidades del pasado, nadie se está ofreciendo de voluntario para las atrocidades del futuro, precisamente aquellas atrocidades que serán requeridas para un mejor mañana. Todos quieren ser rey, nadie quiere ser el campesino que paga impuestos para apoyar al rey en su excesivo estilo de vida. Todos quieren jugar, pero nadie quiere invertir en el juego.

Ni deberían querer hacerlo, porque el juego está arreglado. Eso no detiene a los soñadores, los revolucionarios, los conservadores, etc. de ofrecer como “voluntarios” a las futuras generaciones y a gente que no conocen a la ardua tarea de forjar un mejor mañana en el cual salgan más o menos ilesos. Las visiones de un mejor futuro son agradables mientras puedas confiar en los esfuerzos de otras personas para llevar a cabo tu vision por ti. Por supuesto, esperar que la gente haga esto es tonto, pero eso no detiene al soñador revolucionario.

Saltar de estas observaciones a la conclusión de que “por lo tanto, todos los humanos deben extinguirse” puede ser correctamente señalado como un reductio ad absurdum. Solo porque nadie tenga la culpa no significa que todos tengan la culpa, o que la culpa siquiera exista.

Por lo tanto, ninguna medida disciplinaria o incluso ningún lenguaje disciplinario está justificado. Quizás esto tiene un propósito, pero déjennos ponerlo de otro modo: el ideal humano (forma) no podrá tener nunca el huésped físico apropiado (materia) para realizarse a sí mismo. La forma siempre es un fantasma, merodeando sobre la hirviente masa de material humano crudo. La humanidad nunca podrá ser motivada por un ideal, nunca podrá ser unida a un plan ético orgánico que pueda conformar sus acciones colectivas hacia un mejor futuro. En otras palabras, la humanidad como un todo es un zombie colectivo, algo que se topa con el aspecto de la vida pero en realidad está constantemente al borde de volar en pedazos por la falta de cualquier inteligencia o voluntad colectiva definida. Podemos hablar de acción colectiva global, pero es en su mayoría retórica vacía. El problema es de una escala divina pero los medios para abordarlo son demasiado humanos.

Así que a pesar de lo que uno podría pensar sobre sus partes, el humano como una categoría universal es un fenómeno endeble y fugaz. Pero de nuevo, déjennos regresar al apartado de arriba: el problema real con los humanos no es que no son lo suficientemente inteligentes, sino más bien que hay demasiados de ellos conectados de una forma desordenada por las comunicaciones y transportes globales. El problema no es un director ejecutivo o mil políticos o un millón de policías. El problema son siete mil millones de personas con sueños y aspiraciones y grandes expectativas para sus hijos… que solo pueden llegar a expensas de otros seres en el planeta. El problema son los valores de la humanidad por el bien de la humanidad, humanidad como un sistema cerrado, humanidad como el imperativo categórico. Siete mil millones de anarco-primitivistas traidores a la especie serían inferiores a una humanidad constituida solo por diez ejecutivos de Monsanto. Tus sentimientos, opiniones, creencias y acciones no cuentan. Básicamente, lo que cuenta es tu sola existencia animal, porque es parasitaria e injustificable. A menos que tu existencia particular pueda convencer a siete mil millones de personas de cometer suicidio colectivo, dejando quizás solo un puñado de homo sapiens viviendo en la Tierra como un animal entre otros, no eres distinto a cualquier otra persona.

Por supuesto, puedes decir que esto solo se aplica a la civilización Europea (post-) Cristiana híper-civilizada, pero ¿estamos realmente tan seguros? Fuera de los interminables debates sobre si el hombre acabó con la megafauna en las Américas y Australia, sabemos por seguro que el hombre acabó con el moa, un gran ave no voladora nativa de Nueva Zelanda que fue extinta a menos de 150 años de que los humanos colonizaran esas islas (bastante antes de que los europeos llegaran). El problema con las cosas que suceden es que siempre tuvieron el potencial de suceder, ceteris paribus. Incluso si algunos humanos (¿la mayoría?) nunca llevó una especie a la extinción, lo han hecho, y siempre tienen el potencial de hacerlo. Eso no es una declaración de culpa sino una declaración de hechos. Así como decir que un perro es capaz de atacar a un niño no es un juicio moral sobre el perro: es una declaración de la realidad de la situación.

Quizás el verdadero problema ético detrás del ataque indiscriminado no es uno sobre la asignación de culpa, sino sobre distinguir si la inocencia siquiera existe en este contexto. Siete mil millones de personas no viven sus vidas siendo inocentes o culpables de nada. Su modo por defecto es “ocupándose de sus propios asuntos”. Son prescindibles, no saben lo que hacen. A ese nivel, sus vidas están más que nada desprovistas de contenido ético discernible. E incluso en situaciones donde la gente se “preocupa”, a menudo roban a Pedro para pagarle a Pablo: Viven parte de sus vidas de un modo no ético para sustentar una fachada ética en alguna otra parte de sus vidas. La conclusión es: si no quieres ese bosque talado, o ese piso oceánico taladrado, o ese río contaminado, no tienes que mirar lejos para ver de quién es culpable. Tú lo eres, tus amigos lo son, aquellos a quienes amas lo son. ¿O tú y ellos comen solo aire y viven en chozas hechas de ramas de arboles nativos? ¿ O te tratas a ti mismo con plantas locales cuando estas enfermo, o chequeas tu e-mail usando solo un arco de fricción (NdT1) de madera? Si (por tus acciones, no tus palabras) no te importa la Naturaleza Salvaje, ¿por qué deberías importarle a ella? Por qué deberías importarle a alguien?

La vida humana no es ni nunca podrá ser heroica, ética, noble, ni ninguna otra de lo que apunta a ser. Puedes esperar poco de ella, y no es eterna. Aquellos que siguen defendiendo el humanismo solo desean cerrar filas y defender el poder humano como su propio fin por cualquier medio necesario, pero están defendiendo los medios materiales por los que la supremacía de esa especie es sostenida. El eco-extremista ha llegado a la conclusión de que la única forma de atacar a la supremacía humana es atacar humanos en cualquier grado en que sean capaces. No hacen esto por algún sentido invertido de moralidad, sino por el entendimiento de que la moralidad es imposible, o más bien, no puede hacer lo que dice que hace: Separar el trigo de la paja, la oveja de las cabras y el inocente del culpable. Su ataque es un rechazo a la premisa de que el ideal humano puede gobernar la vida a un nivel ético universal. Es lanzarse hacia lo Inhumano en el Nombre de lo Desconocido, con pocas expectativas en cuanto a logros humanos.

Nota del traductor:

1) Se refiere a un instrumento primitivo utilizado para hacer fuego por fricción.

(es) Nota obligatoria sobre la Misantropía

Traducción de la interesante postura individual del escritor del blog, “On the Nameless” sobre la misantropía.


Parece que ha habido una ráfaga de textos que se acercan recientemente al tema de la misantropía en los círculos en los que me encuentro corriendo. El más reciente, fue publicado en un blog por el editor de la revista Atassa (mucho amor) en su blog Wandering Cannibals. Es un tema que he explorado personalmente también dada la ubicuidad del término en el material con el que me relaciono. El reciente mensaje del editor de Atassa trajo a la mente algunos de los pensamientos que había tomado en mi cuaderno sobre la noción de “misantropía”, y me motivó a tomar algún tiempo para revisar y ampliar sobre ellos más plenamente aquí.

Cuando se trata de la cuestión de la misantropía, me parece que tengo que hacer eco de las recientes palabras del editor de Atassa, “Yo soy un mal misántropo”, al menos en la medida en que el término se utiliza comúnmente. Debo también observar que encuentro que mis propias razones no se alinean perfectamente con las de su autor original. Sin embargo, si soy perfectamente honesto conmigo mismo y dejo de lado las entretenidas retórica retumbante para quizás un análisis más sobrio y teórico, es verdad que realmente no me encuentro alineando con las filas del misántropo, entiendelo.

Para mí, el tema tiene que ver más con lo que me parece el vacío del término “misantropía” en sí, y las consecuencias de un rechazo de lo que el término significa cuando se entiende en ese sentido. Etimológicamente la palabra misantropía se deriva de una combinación del griego misein (“odiar”) o miso (“odio”), y el griego anthropos (“hombre, humanidad, humanidad”, etc. Esto nos da el misanthropos griego, y nuestra misantropía. El odio a “la humanidad”, “al humano”, ” a la humanidad”, etc. Por simplicidad y espacio nos limitaremos a comprender la misantropía como un “odio a la humanidad”. El significante que usamos para denotar la totalidad del hombre en una diferencia que hace en este caso.

El problema para mí está enraizado en un rechazo a la significación del término “humanidad” o cualquier otro tipo de noción universalizante que espera tratar la complejidad asombrosa del ser humano como una especie de sujeto monolítico. Para ser justos, les concederé que la homogeneización del mundo en repeticiones sin fin del mismo arquetipo híper-civilizado hace que sea menos difícil, pero eso no es realmente el punto. El punto es que si rechazamos la abstracción “humanidad” cuando se santifica en el cambio de progreso por los humanistas y sus filas, entonces no llegamos a dar la vuelta y usar la misma abstracción porque encaja con nuestras propias predilecciones anti-humanistas . Si no hay “humanidad” para el anarquista social o el comunista entonces no hay “humanidad” para el odio del misántropo excepto dentro de los confines espectrales de nuestras facultades noéticas. Uno no puede odiar una abstracción vaga, sólo individuos reales. Y por lo tanto, si no es posible en realidad odiar a un universal, o tal vez debería decir que no es realmente razonable dada la vacuidad de su contenido, entonces el término es, al menos, cuestionable. Más bien que un pensamiento que realmente significa algo real, termina siendo más como un florecimiento retórico usado para señalar un odio profundamente asentado para el orden existente (un sentimiento con el que no estoy en desacuerdo incluso si encuentro su expresión “misantrópica” cuestionable a veces) en una especie de rechazo despreocupado del revendedor que se niega a abordar la sutileza real y el matiz del mundo colgando su negación en una abstracción sin sentido.

Y para mí el término “misantropía” no significa mucho. No pongo mucho en ella, ya que realmente no parece expresar algo que resuena conmigo, mucho de la misma manera que soy a menudo ambivalente hacia el uso del apodo “nihilismo”. Es algo que simplemente no significa mucho para mí o parece describir la forma en que realmente pienso o siento de una manera muy cuidadosa o matizada. No me encuentro vagando por el mundo odiando a cada ser humano que me encuentro o incluso a todo lo que el ser humano es, y por eso encuentro la idea de aceptar una narrativa totalizadora de odio como “misantropía” intelectualmente perezosa e inaceptable. No compré ese algo tan complejo, variado y matizado como el ser humano puede ser tratado tan fácilmente, puesto a un lado después de tales golpes anchos. Y así supongo que esto me hace “un mal misántropo”, o lo que sea.

Sin embargo, todo esto ha sido dicho, ¿hay un lugar para la “misantropía”, entendido de otra manera? Después de todo, yo mismo he escrito cosas que hacen uso de conceptos como “El hombre”, “la humanidad”, “el ser humano”, etc. Todo lo que probablemente podría ser leído como misántropo en el sentido que he rechazado arriba, y para ser perfectamente honesto, probablemente soy culpable de recurrir a las abstracciones por el bien de los floreos apasionados en el calor de la escritura. Pero la respuesta corta es sí. Creo que existe un lugar para la misantropía como una forma de reflexión, análisis o crítica filosófica que reconoce que la “humanidad” es una abstracción conceptual y que sigue siendo consciente de que se trata de la “humanidad” no como una realidad concreta , ya que no tiene ninguno, sino como esa abstracción en movimiento del ideal humanista, ese (ig) idealismo noble y moderno que arrogantemente ha establecido su ídolo narcisista hecho a sí mismo “Hombre” encima de la gran belleza del todo y profanado la gran belleza de la tierra en el servicio incesante de esta abstracción vacía. Es un rechazo del “hombre” expresado en un conjunto más amplio de postulados epistemológicos y metafísicos que van en contra de los supuestos filosóficos de la iluminación, la modernidad, el humanismo, etc. Este es probablemente el único sentido en el que me encuentro marginálmente involucrado en los círculos “misántropos”. No porque odie a cada ser humano que me encuentre, porque no lo hago, sino porque he venido a rechazar el ideal humanista de la degradación arrogante del todo al servicio de un ser “Humanidad”. Incluso como una abstracción hueca y vacía, es repugnante para mí y se opone a todo lo que encuentro hermoso en el mundo (y me atrevo a incluir aquí incluso al ser humano en su belleza más complicada). Donde mi odio es más prominente es donde esta miseria es más flagrantemente manifestada. En los bosques rotos destruidos por las viviendas decadentes de un mono narcisista, en las montañas aplastadas y toda su vida destruida por juguetes superfluos y lujosos.

Y, por supuesto, esta miseria se manifiesta en las acciones de los seres humanos individuales, y así entiendo el odio de los hombres y comparto los sentimientos que a menudo se expresan en los escritos de las filas de los nihilistas y misántropos. Supongo que al final del día la educación de mi filósofo significa que a menudo pienso que los problemas son más complicados de lo que admitimos y que a menudo merecen un poco más de matices y complejidad de lo que encuentro en la mayoría de los textos. Y por lo tanto, esto a menudo significa que no necesariamente me sienta tan fácilmente atraído con los Nihilistas y Compañia. Sin una fuerte dosis de ojo lateral ambivalente, aunque en mi corazón siento profundamente los mismos sentimientos que ellos. Pero eso está bien, es todo amor.