Tag Archives: ALF POW

[es] (EEUU) El Fin de la Anarquía

Al parecer uno de los presos más celebres dentro del movimiento eco-anarquista, Walter Bond, al poco tiempo de salir de prisión renegó y rechazó el ideario anarquista moderno, lo hizo en una carta abajo traducida por nosotros.
Sus palabras calaron profundamente en el ego de los anarco-frailes que no dejaron de señalarlo como fascista, traidor y demás adjetivos idiotas propios del rencor pueril del cual hacen gala cuando un idividualista decide emprender su camino criticando lo que antes solía defender.
Cabe mencionar que Bond fue responsable de varios atentados incendiarios, feroces ataques que afectaron sus objetivos egóicos en 2011.


Durante la mitad de mi vida he tenido una relación intermitente con el anarquismo. Y varias facciones del anarquismo también han tenido una relación intermitente conmigo. Pero esto ha llegado a su fin. Ya no puedo, de buena fe, tener NADA que ver con la mezcolanza políglota de locura política e ideológica que es el anarquismo. Ni con sus grupos, se piensa, ni con sus ideologías ni con sus individuos.

EL ANARQUISMO ES DIVISIVO. Obviamente, todo el objetivo de la anarquía no es más que el derribo de todo lo justo, puro y bueno. La anarquía defiende lo que es vil, y hace de la degeneración su norma. El anarquismo se baña de retórica conflictiva y contraria, de tautologías esquizofrénicas y sopa de palabras. El anarquismo ha sido la ruina de todas las causas serias de los derechos de los animales, el bienestar de los animales y la liberación de los animales; así como los movimientos por la Tierra y el medio ambiente. Como la religión, se infiltra en grupos autónomos que tienen un enfoque único y puntual y comienza una propagación cancerosa. Hasta que finalmente el grupo anfitrión se convierte en un grupo marginado de luchas internas e introspección que a menudo no tiene nada que ver con sus motivos originales. De la misma manera que el socialismo se infiltra en los movimientos. Pero mientras que los objetivos finales del socialismo son nefastos, los del anarquismo son simplemente inútiles.

EL ANARQUISMO ESTÁ CONTRA LA NATURALEZA: la jerarquía es un hecho natural que se exhibe en un millón de formas a lo largo de la multiplicidad de vida que habita el planeta. Todo lo que hay que hacer es estudiar biología, evolución o sociedad con medio cerebro para ver que la vida no es posible sin un orden jerárquico. Por supuesto, el anarquista inventará montones de retórica en sentido contrario, pero esto es exactamente lo que uno hace (la religión como ejemplo) para enturbiar las aguas lo suficiente como para dar sentido a las tonterías. Fuera de la jerarquía, el otro objetivo favorito de la anarquía es “el Estado”. Una vez más, como muestra la historia en amplios casos aislados, “el Estado” es simplemente un fenómeno social que ocurre naturalmente una vez que cualquier civilización alcanza un cierto nivel de sofisticación.

EL ANARQUISMO ESTÁ CONTRA LA LIBERTAD- La libertad que profesa el anarquismo es solo el concepto superficial y hedonista de la libertad. De todas las formas esenciales, los anarquistas buscan el control del grupo tan rígidamente como cualquier otra facción comunista autoritaria. Las “libertades” del anarquismo son viles y bajas. La libertad de inyectarse heroína en parques públicos. La libertad de fumar metanfetamina en público. La libertad de ser un pervertido, de comerse la cena de un contenedor de basura. O la libertad de ser un gorrón y un vagabundo indolente. En ideología, y de hecho, la mayoría de los anarquistas son solo un subconjunto ultramilitante del izquierdismo patológico. La más mínima desviación del igualitarismo o de la política de identidad y sus cabellos se encienden y su vociferación sale inmediatamente a la superficie. Aparentemente, piensan que de alguna manera una sociedad puede existir sin ley y orden, pero al mismo tiempo estar fanáticamente surcada en la aplicación de incluso las desigualdades percibidas más minúsculas.

De todos modos, soy Vegano y Straight Edge y mis preocupaciones NO son para aquellos que no pueden exhibir autocontrol, autodisciplina, sobriedad y compasión por la biosfera y los animales. No es lo que me preocupa si un travesti puede usar el baño de su elección en Wal-Mart, o si un drogadicto obtiene una nueva aguja para inyectarse en un baño público. Y no tiene por qué preocuparme. Una de las mayores estafas de los últimos tiempos es la noción de que nada de lo que haces o crees tiene mérito en sí mismo a menos que sea parte de un conglomerado más grande de creencias ortodoxas. La liberación animal es importante, la salud del planeta es importante. Estos seres son reales, son vida. La política de izquierda y derecha es una construcción social, no es de carne y hueso. No son Tierra ni Aire.

Así que el anarquismo y yo nos hemos unido y separado, de vez en cuando, como una pareja defectuosa que parece que no puede colgar. Pero este es mi baile final. Este es el cierre. No creo que haya sido una pérdida de tiempo, pero estoy contento de haber terminado, cada hombre tiene su propia naturaleza y el anarquismo es contrario al mío.

Saludos

Walter Bond
ALF POW