Tag Archives: América

(es) Nota obligatoria sobre la Misantropía

Traducción de la interesante postura individual del escritor del blog, “On the Nameless” sobre la misantropía.


Parece que ha habido una ráfaga de textos que se acercan recientemente al tema de la misantropía en los círculos en los que me encuentro corriendo. El más reciente, fue publicado en un blog por el editor de la revista Atassa (mucho amor) en su blog Wandering Cannibals. Es un tema que he explorado personalmente también dada la ubicuidad del término en el material con el que me relaciono. El reciente mensaje del editor de Atassa trajo a la mente algunos de los pensamientos que había tomado en mi cuaderno sobre la noción de “misantropía”, y me motivó a tomar algún tiempo para revisar y ampliar sobre ellos más plenamente aquí.

Cuando se trata de la cuestión de la misantropía, me parece que tengo que hacer eco de las recientes palabras del editor de Atassa, “Yo soy un mal misántropo”, al menos en la medida en que el término se utiliza comúnmente. Debo también observar que encuentro que mis propias razones no se alinean perfectamente con las de su autor original. Sin embargo, si soy perfectamente honesto conmigo mismo y dejo de lado las entretenidas retórica retumbante para quizás un análisis más sobrio y teórico, es verdad que realmente no me encuentro alineando con las filas del misántropo, entiendelo.

Para mí, el tema tiene que ver más con lo que me parece el vacío del término “misantropía” en sí, y las consecuencias de un rechazo de lo que el término significa cuando se entiende en ese sentido. Etimológicamente la palabra misantropía se deriva de una combinación del griego misein (“odiar”) o miso (“odio”), y el griego anthropos (“hombre, humanidad, humanidad”, etc. Esto nos da el misanthropos griego, y nuestra misantropía. El odio a “la humanidad”, “al humano”, ” a la humanidad”, etc. Por simplicidad y espacio nos limitaremos a comprender la misantropía como un “odio a la humanidad”. El significante que usamos para denotar la totalidad del hombre en una diferencia que hace en este caso.

El problema para mí está enraizado en un rechazo a la significación del término “humanidad” o cualquier otro tipo de noción universalizante que espera tratar la complejidad asombrosa del ser humano como una especie de sujeto monolítico. Para ser justos, les concederé que la homogeneización del mundo en repeticiones sin fin del mismo arquetipo híper-civilizado hace que sea menos difícil, pero eso no es realmente el punto. El punto es que si rechazamos la abstracción “humanidad” cuando se santifica en el cambio de progreso por los humanistas y sus filas, entonces no llegamos a dar la vuelta y usar la misma abstracción porque encaja con nuestras propias predilecciones anti-humanistas . Si no hay “humanidad” para el anarquista social o el comunista entonces no hay “humanidad” para el odio del misántropo excepto dentro de los confines espectrales de nuestras facultades noéticas. Uno no puede odiar una abstracción vaga, sólo individuos reales. Y por lo tanto, si no es posible en realidad odiar a un universal, o tal vez debería decir que no es realmente razonable dada la vacuidad de su contenido, entonces el término es, al menos, cuestionable. Más bien que un pensamiento que realmente significa algo real, termina siendo más como un florecimiento retórico usado para señalar un odio profundamente asentado para el orden existente (un sentimiento con el que no estoy en desacuerdo incluso si encuentro su expresión “misantrópica” cuestionable a veces) en una especie de rechazo despreocupado del revendedor que se niega a abordar la sutileza real y el matiz del mundo colgando su negación en una abstracción sin sentido.

Y para mí el término “misantropía” no significa mucho. No pongo mucho en ella, ya que realmente no parece expresar algo que resuena conmigo, mucho de la misma manera que soy a menudo ambivalente hacia el uso del apodo “nihilismo”. Es algo que simplemente no significa mucho para mí o parece describir la forma en que realmente pienso o siento de una manera muy cuidadosa o matizada. No me encuentro vagando por el mundo odiando a cada ser humano que me encuentro o incluso a todo lo que el ser humano es, y por eso encuentro la idea de aceptar una narrativa totalizadora de odio como “misantropía” intelectualmente perezosa e inaceptable. No compré ese algo tan complejo, variado y matizado como el ser humano puede ser tratado tan fácilmente, puesto a un lado después de tales golpes anchos. Y así supongo que esto me hace “un mal misántropo”, o lo que sea.

Sin embargo, todo esto ha sido dicho, ¿hay un lugar para la “misantropía”, entendido de otra manera? Después de todo, yo mismo he escrito cosas que hacen uso de conceptos como “El hombre”, “la humanidad”, “el ser humano”, etc. Todo lo que probablemente podría ser leído como misántropo en el sentido que he rechazado arriba, y para ser perfectamente honesto, probablemente soy culpable de recurrir a las abstracciones por el bien de los floreos apasionados en el calor de la escritura. Pero la respuesta corta es sí. Creo que existe un lugar para la misantropía como una forma de reflexión, análisis o crítica filosófica que reconoce que la “humanidad” es una abstracción conceptual y que sigue siendo consciente de que se trata de la “humanidad” no como una realidad concreta , ya que no tiene ninguno, sino como esa abstracción en movimiento del ideal humanista, ese (ig) idealismo noble y moderno que arrogantemente ha establecido su ídolo narcisista hecho a sí mismo “Hombre” encima de la gran belleza del todo y profanado la gran belleza de la tierra en el servicio incesante de esta abstracción vacía. Es un rechazo del “hombre” expresado en un conjunto más amplio de postulados epistemológicos y metafísicos que van en contra de los supuestos filosóficos de la iluminación, la modernidad, el humanismo, etc. Este es probablemente el único sentido en el que me encuentro marginálmente involucrado en los círculos “misántropos”. No porque odie a cada ser humano que me encuentre, porque no lo hago, sino porque he venido a rechazar el ideal humanista de la degradación arrogante del todo al servicio de un ser “Humanidad”. Incluso como una abstracción hueca y vacía, es repugnante para mí y se opone a todo lo que encuentro hermoso en el mundo (y me atrevo a incluir aquí incluso al ser humano en su belleza más complicada). Donde mi odio es más prominente es donde esta miseria es más flagrantemente manifestada. En los bosques rotos destruidos por las viviendas decadentes de un mono narcisista, en las montañas aplastadas y toda su vida destruida por juguetes superfluos y lujosos.

Y, por supuesto, esta miseria se manifiesta en las acciones de los seres humanos individuales, y así entiendo el odio de los hombres y comparto los sentimientos que a menudo se expresan en los escritos de las filas de los nihilistas y misántropos. Supongo que al final del día la educación de mi filósofo significa que a menudo pienso que los problemas son más complicados de lo que admitimos y que a menudo merecen un poco más de matices y complejidad de lo que encuentro en la mayoría de los textos. Y por lo tanto, esto a menudo significa que no necesariamente me sienta tan fácilmente atraído con los Nihilistas y Compañia. Sin una fuerte dosis de ojo lateral ambivalente, aunque en mi corazón siento profundamente los mismos sentimientos que ellos. Pero eso está bien, es todo amor.

(Estados Unidos) La Señora Campbell y su pleito con ITS

La campaña en contra de ITS continúa siendo liderada por “Scott Campbell”, quien es en realidad una mujer méxico-estadounidense que mantiene contacto con varias personalidades de los enfermizos entornos izquierdistas de ambos países, muy fácil de encontrar. Esta persona ahora ha escrito un pintoresco texto titulado “ITS ataca a los anarquistas”, el texto de por sí es muy cómico, hace ver a los anarquistas modernos como unas indefensas ovejas siendo acechadas por la jauría de lobos salvajes de ITS.

El texto de la señora Campbell podría ser considerado un comunicado más de ITS, con reivindicaciones en torno de sus ataques en contra de la comunidad anarquista internacional, pasando por las amenazas en contra de Zerzan, las críticas en contra del anarquista preso en Chile Joaquín García, llegando a parar a la bomba puesta por un grupo de ITS en una okupa de la Ciudad de México el año pasado.

En su texto, esta asustadiza mujer señala al pensador eco-extremista Abe Cabrera como uno de los “voceros de ITS”, acusa de “tener contacto” con ellos, decir esto es una cosa bastante idiota, puesto que los teóricos de la tendencia no tienen nada que ver con las actividades de los grupos de ITS. Sería prácticamente un suicidio que un teórico (que lleva su trabajo de manera pública) tuviera nexos con un grupo terrorista, ¿Qué piensas que somos, la Organización para la Liberación de Palestina de los años 70’s?

Y no sólo sería un suicidio para un teórico eco-extremista tener nexos con ITS, sería un gran problema para los mismos miembros de ITS tener incluso un sólo contacto con un teórico eco-extremista, pues esto acarrearía persecuciones y detenciones innecesarias, pondría en riesgo el proyecto criminal por el que los guerreros individualistas han estado trabajando desde hace varias lunas, hay que tener un conocimiento básico en la historia de los grupos armados del pasado para darse cuenta que un error como estos es indispensable no cometer.

Campbell dice: “ITS me amenazó de muerte en uno de sus comunicados”, ¡imbécil idiota!, ¡no sólo eres una marica (en el sentido de cobardía), sino también una retrasada!, ¿qué querías?, ¿que te aventaran flores y te premiaran con cachorros?, ¿pensabas ingenuamente que tus actos no tendrán consecuencias?, ¿que no te iba a pasar nada después de liderar una campaña en contra de un grupo terrorista internacional?, ¿de verdad estás bien de tus facultades mentales?

En realidad que no entendemos el afán de insultar y después llorar cuando se obtienen respuestas contundentes. Quizás esta mujer piensa que insultar a ITS es un juego, que siga jugando, que siga investigando, que siga pensando que es intocable.

¡Con lo Desconocido de nuestro lado!

¡Que las maldiciones salvajes aquejen a los difamadores de lo Oculto!

¡Lloro y crujir de dientes para Campbell!

Textos: Pensamientos de un eco-extremista

Con tremendo orgullo propagandístico publicamos el trabajo editorial de Jeremías Torres, mejor conocido como Huehuecoyotl, escritor eco-extremista, defensor acérrimo del inhumanismo y de la amoralidad nihilística.

El trabajo lleva de contenido los siguientes textos:

-Una nueva fraseología revolucionaria

-Apuntes sobre la violencia extincionista

-Carta a un optimista

No nos queda más que animar a todos los proyectos antiguos y recientes de propaganda anti-humanística a seguir adelante con palabras, palabras que minan la mente de los inquietos e inquietas y que se transforman en terribles actos sufridos por los miserables híper-civilizados.

¡Adelante con la difusión!

Textos-Pensamientos de un ecoextremista

(Estados Unidos) Huracán del Caos

Desde Nomen Nescio.


La fuerza de la Naturaleza Salvaje se ha dejado sentir indiscriminadamente en el norte del continente. Lluvias interminables, inundaciones desastrosas, cortes de energía, infraestructura arruinada, vientos furiosos, vías colapsadas, heridos, miles de evacuados, en simpes palabras el Caos manifiesto.

La devastación en la región de Texas es considerada como “la peor crisis por un desastre natural en toda la historia” del estado estadounidense. “El peor enemigo que enfrenta la zona afectada es el estado del tiempo que no podemos controlar”, acotaron las autoridades.

Los estragos del huracán también han afectado algunos estados de México, en donde la lluvia a dejado daños considerables en ciudades del norte, centro y sur de dicho país.

¡Viva la devastación implementada por la Naturaleza!

 

Poema

Desde el sentir misantrópico de Krren Oscuro.


Esta miseria de mierda me seca el cerebro, no me deja ver más allá, rodeado de inmundos humanos, no quiero esto, no quiero ser esto, lo único que agradezco es poder darme cuenta de esta situación, y que el odio sea tanto, gracias odio, levantaste mi vida llena de temores y penas, o fueron ellos que mutageniaron en ti, ya no importa, el ritmo es estrepitoso, la búsqueda no tiene fin.

Que importa si mañana amanezca decapitado.

Si mañana amanezca ahogado en mi vomito o si mañana te apuñale el cuello, ya que no queda nada porqué ser feliz, ni tu ni yo entendemos de verdad esto, pero para mí no hay nada más real que el odio, que el apretar de dientes, que los músculos tensos, que la mirada desconfiada y arrogante, que el espíritu orgulloso y elevado, que las manos deseosas de ahorcarte, que el corazón palpitando deprisa, que la ansiedad que me hace vibrar, sentir, que no hay más tiempo, se acaba, se acabó.

¡Cuán grande la era de la catástrofe!

Cuan gloriosa la muerte que visita esta raza maldita, las plegarias insanas le gritan desesperadamente que nos lleve a todos fuera de aquí, lejos, lejos, donde no violemos más a la tierra, descansará de nosotros, hijos bastardos, escoria de la galaxia, enfermedad de sí mismos, terminal. Gloriosas las bacterias que nos comen por dentro, diosas bacterias, reinas del horror y el desconsuelo humano, representantes de la muerte, emisarias de la muerte, reclamen nuestros días, reclamen la peste humana, que se va, nos vamos, adiós, vida, adiós, a donde nunca debimos salir, de vuelta a lo inorgánico, hay el único paraíso perdido, la no conciencia.

Tierra tráganos, vomítanos, aplástanos como cucarachas, y el mañana será y nosotros no seremos más, ¡qué día más brillante!, ¡la noche más profunda!

La muerte que nos besa y nos muerde nuestra libertadora, sácanos, sácanos de aquí, somos el estorbo estúpido.

Mi orgullo es despreciarlos por sobre todas las cosas, despreciarme por sobre todas las cosas, hay la grandeza, mi grandeza, lo demás son estupideces, miedos a nuestro fin, el relámpago ya viene, el ácido ya viene, el fuego nos llevará, nos incinerará, nos aplastará y será el día que los más despiertos, los más puros, llorarán de felicidad, los más degenerados gritarán de horror y, ahí nuestro gozo será más alto que nuestro orgullo, más grande que nuestros ataques, que nuestra violencia, reina, reina, la guerra es nuestra madre y el terror nuestro padre, seremos el agonizante anti humano que los desprecia, que se desprecia pero, ¿si no quién?, ¿quién más va a querer quemar a su prójimo? nadie, es por eso que seguimos vivos, porqué en nuestro proceso de auto aniquilación necesitamos llevarnos al otro lado a los más posibles, todos, vengan, vengan, matémonos, no tengan miedo, apúntenme, tírenme ese plomo, yo se los devolveré y moriremos dignos, felices, moriremos matando, porque ese es el único destino digno de ser vivido, lo demás, es cobardía, es ser humano, bestias somos, animales, caníbales, depredadores.

Atrás, atrás la sociedad, no nos miren, se convertirán en una montaña de cenizas.

Desde las malditas tierras al sur del mundo (Chile)

-Krren oscuro-

(es-en) Mañana

Traducción del texto “Morning” escrito originalmente en inglés pr Abe Cabrera.


Escenas de una doble vida

Me gusta llegar al trabajo temprano. Esto no es sólo porque sea un madrugador, pero tiene mucho que ver con esto. Me despierto naturalmente a las 4:30 a.m. Quiero salir de la casa para las 5:30 a.m. pero generalmente termino yéndome alrededor de las 6 a.m. por varias razones. Soy el primero en mi oficina. Me toma algo de tiempo “calentar”, pero camino por los pasillos de mi oficina, vacía, y pienso en todos los años que he estado aquí. Hago algo de trabajo.

A veces dejo mi oficina y miro por la ventana. Tengo el privilegio de tener una oficina con una puerta y una poco estimulante vista de la ciudad. Aún, en la distancia, sobre los puentes y caminos, veo los autos fluir en todas direcciones. Tráfico. Brillando como una serpiente luminosa hacia un millón de destinos. Puedo observar esto antes de que las llamadas entren y los e-mails empiecen a llegar a mi casilla. Hago más trabajo.

He sostenido una ideología “anti-civilización” por casi 5 años ya, e incluso antes de eso, he tenido mi propio escepticismo hacia el mundo y la modernidad. Aún así no puedo evitar asombrarme ante todo esto. ¿Qué mueve esto? ¿Qué los mueve a ellos? ¿Por qué esto los mueve? Y así. Decir que vivimos en un mundo dividido por la dicotomía “Naturaleza-Salvajismo / Civilización” en este punto es un poco simplista. El mundo entero, toda Gaia, por así decirlo, es arrastrada al ciclo que hace que la gente se suba a sus autos en la mañana y maneje al trabajo. Son las 8 a.m. Mi esposa lleva a los chicos a la escuela, he estado aquí un par de horas. La misma tendencia, la misma sangre impulsa mi propio reloj y los movimientos de mi propia familia. Sé dónde necesito estar cuando necesito estar ahí. Es reconfortante. Escucho audiolibros en el camino, ansío llevar las cosas a cabo. Hago mandados. Etcétera.

La gente puede pensar que soy prisionero de todo esto, que estoy poco saludable, alienado. Quizás tienen razón. Podría perder un par de kilos, deshacerme de malos hábitos. Podría decir lo que pienso. Podría planear un mejor futuro para mis hijos. Etcétera. Cuando la gente dice cosas como “los cazadores-recolectores eran más libres y felices”, un poco quiero decir también, “seguro, pero un montón de ellos murieron en la infancia o durante el parto, o en su juventud”. Recuerdo una cita reciente que leí de una tribu indígena en algún lado, donde se les preguntaba por qué no disciplinaban a sus hijos. La respuesta era algo como: cuando lleguen a adultos, la vida será difícil, por lo que sus vidas deberían ser fáciles mientras tanto. Un chico en esa situación vería e imitaría a los adultos mientras se esfuerzan por atrapar una presa, se defienden de intrusos, o mueren de enfermedades que no tienen idea como curar. La cosa más segura en la vida es la muerte, la cosa más inevitable es el deterioro. El hombre o muere joven o envejece, o muere en medio de tragedia o vive para ver toda la gente que alguna vez amó morir antes que él. La vida nunca es imperfecta a causa de esto, fue hecha de este modo. La muerte del organismo individual es la vida del mundo. Incluso el cristianismo entiende algunas cosas…

Lo que mueve todo ahora es el capital. Para aquellos que no estudiaron a Marx, el capital es el impulso del valor para incrementarse a sí mismo. Eres empleado porque tu empleador obtiene más valor de tu capacidad de trabajar conservándote que dejándote ir. Produces más de lo que te pagan. Una vez que éste no sea más el caso, no tienes más trabajo. Por eso es que te levantas en la mañana, eso es lo que te hace quedarte hasta tarde, comer como la mierda porque siempre estás apurado, etcétera, etcétera. Por eso es que llevas a tus hijos a la escuela, les enseñas a decir “por favor” y “gracias”, por lo que te preocupas si no son lo suficientemente inteligentes o lindos, etc. Puedes ser el “espíritu más libre en el mundo”, pero cuando se trata de tus hijos, serás un conformista porque no quieres que sus vidas sean difíciles para ellos, y han nacido en un mundo que no puedes cambiar. Valor haciendo más valor, sin importar de lo que en realidad esté hecho (artilugios, calcetines, bombas nucleares, malvaviscos, ántrax, etc.). Es como el cáncer: cosas que crecen donde no benefician al organismo pero continúan creciendo de todos modos. Es casi cliché decir que “el hombre es ahora un cáncer en la Tierra”, pero como todas las enfermedades, terminará autocorrigiéndose, incluso si solo en la extinción.

Aquí debería insertar los predecibles insultos contra la humanidad, los híper-civilizados, la civilización, etc. Pero no lo haré. La razón de esto es que, para ser honesto, viendo el tráfico llegar, viendo a la gente entrar apurada a miles de cuartos diferentes, en cientos de edificios diferentes, la velocidad, el brillo de todo; todo esto me impresiona. Tantos pensadores visionarios sueñan con gestionar este mismo mundo exactamente igual pero por distintas razones: remplaza capital con socialismo, anarquía, la hermandad del hombre, el califato, etc. y aún así no propondrías nada cercano a lo que incita a la gente a salir de la cama en la mañana y verter sus vidas sobre números registrados en una hoja de cálculos. Es un gran milagro que sea lo que es. No veneraré al altar del capitalismo, pero por lo menos lo reconoceré como un adversario formidable. No sé qué otra idea o imperativo moral podría hacer el trabajo aparte de esta compulsión cancerosa de ganar más, hacer más, gastar más, y consumir más. Si no estuviera ahí, todos irían a pescar y nadie haría nada, incluso si significara caos social o muerte lenta. La gente estaría perdida.

Supongo que la única diferencia para mi es que no le agrego ningún peso ético o moral a nuestra permanencia. Los organismos emergen y luego mueren. Son atacados por predadores, y al fallar los predadores, son atacados por parásitos. O colapsan bajo el peso de su propio éxito (al igual que una persona que come demasiado puede encontrar muchos problemas de salud). En este amplio cuadro de asfalto y acero que es la modernidad, sus enemigos declarados, aunque contados, son simplemente una parte de la imagen, un actor necesario en la obra dramática. Es el miedo al Caos lo que mantiene las cosas en marcha, miedo a la muerte y a la pobreza, miedo a la inseguridad del futuro. Quizás está simplemente actuando una parte guionada, pero el Caos aún está ahí, moviéndose en las grietas, escondiéndose en las sombras. El Caos es probablemente el único enemigo que le queda a todo esto, los momentos de duda, los pensamientos prohibidos, los crueles e innombrables deseos. Es la única verdad indómita de lo Desconocido que queda, el resto han sido apropiadas por la energía histérica de la civilización incluso antes de que esta se pudiera expresar bien a sí misma.

La esencia de la ciudad es el movimiento, movimiento frenético, hasta que todo salga volando. La inmovilidad está en otro lado. La civilización es revolucionaria por excelencia. La única diferencia entre otra persona “normal” y yo es que no me sorprenderé cuando todo esto desaparezca, no estaré particularmente consternado. Recibimos lo que nos merecemos porque el universo no nos debe nada. Estamos esperando el momento hasta que lo inevitable nos suceda, a un nivel personal o cósmico.

Y ahora de vuelta al trabajo…

(en-en) Sobre seguridad pública

Traducción del texto “On public safety”, publicado originalmente en inglés por Abe Cabrera.


Mi co-autor Ramón Elani escribió un interesante articulo que vale la pena leer sobre la acción anti-fascista (“antifa”) en el contexto Estadounidense. Aquí ofreceré mis pensamientos desde una perspectiva personal.

Me temo que debo ir un poco mas allá de lo que dijo Ramón y declarar que no sólo no me importan los antifa, pero ni siquiera me importa cuando la gente es racista, intolerante, o hacen el saludo nazi. Apenas es registrado en mi radar de emociones. Hay una simple razón para esto: no espero mucho de los humanos. Espero algo de aquellos con los que tengo interacción directa o indirecta de alguna forma, porque las interacciones personales hacen que la gente tenga que hacerse responsable. ¿Pero la gente que no conozco?, ¿grupos sociales?, ¿mi propio “grupo étnico”? Eso se me va de las manos, y francamente no puedo controlarlo más lo que puedo controlar el clima.

En la América de Trump, yo soy el “objetivo”: mi familia es de México, yo visiblemente no soy blanco, y mi familia visiblemente no es blanca. También vivo en el Sur. Aún así cuando veo grupos de Hipsters (mayormente blancos) anarquistas e izquierdistas combatiendo aspirantes a Nazis y nacionalistas blancos en la calle, no me siento representado por el primer bando. ¿Porque?, ¿quienes son esas personas para mí?, ¿les debo apoyo moral, o alguna especie de obediencia ética? La gente siempre ha estado en contra de los de “mi tipo” en este país: ¿Me han beneficiado de forma alguna la victorias de cualquier otro “militante” en la calle, o sólo están propagando un sistema que no me gusta pero apunta a darme un “lugar más elevado” dentro de este?, ¿o acaso no termina siendo siempre cierto sector privilegiado de “no-blancos”, “no-machos”, “no-heteros”, “no-cis”, etc., etc., el que se lleva todos los beneficios, y el resto sostiene el sistema por miedo o algo peor?, ¿es esa forma alguna de vivir, o concebir tu lugar en el mundo: tu identidad es tu única protección real? Como cualquier otro individualista, yo prefiero estar por mi cuenta, sin importar las consecuencias.

También, veo el racismo como algo “racional” y mucho mas materialista, incluso si yo soy el “Diablo” en ese contexto. Nótese que puse “racional” entre comillas. Es más plausible para una persona el creer en la solidaridad basada en fenotipo superficial o cultura en lugar de creer en algún atributo espiritual que una a todas las personas sin importar la raza, antecedentes, cultura, etc. La creencia Iluminada en la unidad de toda la humanidad es un salto de fe, y no uno particularmente garantizado. Incluso si la genética dicta que todos somos lo mismo, los humanos no son un mero producto de su ADN. Es mucho más razonable basar la solidaridad en cosas que se pueden ver en lugar de potencial humano futuro el cual no se ve. Así, no creo por un minuto que progresistas, anarquistas, o Marxistas sean “materialistas”: son idealistas selectivos. Se aferran a ciertos aspectos de la realidad material pero ansiosamente evaden otros para prevenir que sus ideales de libertad, igualdad y fraternidad se ensucien. Estos son artículos de fe basados en pensamiento idealista.

Eso me haría un “fascista” llano y simple si creyera en el gobierno, el Estado o la sociedad. No lo hago. Sólo porque el sistema derechista es más racional no lo vuelve viable. Simplemente no lo es. Sin importar cuanto intentes unir millones o billones de personas: por raza, nacionalidad, credo, etc., la coerción es la misma, la alienación es la misma, y, más que nada a mis propósitos, la destrucción de la Tierra y el endiosamiento de la humanidad son el mismo proceso. Es Cristianismo secular, el único truco es qué tan consistente uno quiera hacerlo. Cuanto se debe sacrificar el individuo al ídolo Humano, y a cuál ídolo Humano: ¿la Nación, Sangre y Suelo, Comunismo, Anarquía, etc.?, ¿que diferencia tiene que opción escoja? No escojo ninguna.

No veo el punto en subordinarme a mi mismo a una comunidad, nación, raza, religión, etc., donde mi existencia siempre será un medio para un fin. Esto no es porque piense que merezco más que el ser un mero forraje: yo muero y me pudro como cualquier otro. No, sólo pienso que la parte de elección en la subordinación es estúpida. Déjenme subordinarme a aquello que estaba subordinado cuando salí del útero de mi madre: Naturaleza Salvaje, lo Desconocido, Caos, y deja que el resto se desmorone hasta las ruinas. Y deja que aquellos que dependen de cualquier otro orden sean borrados por los crueles fantasmas del Tiempo; ¿Que es eso para mi?, ¿que significado me da el Orden Humano, porque debería importarme? Incluso si tomo en consideración a aquellos que realmente me importan, ¿este los defendería sobre el final? Por supuesto que no, ellos son forraje como todo lo demás, sacrificios al Bien Humano Superior sobre el cuál los humanos no pueden ponerse de acuerdo. Todos los llamados a la solidaridad ofrecen protección pero también demandan obediencia. Engañame una ves, tu culpa, engañame dos veces, es la mía. Ya he sido engañado más de una ves.

Si la elección es entre aquellos que me odian por completo y los amigos falsos, al final eso no es una elección.

(es-en) “Veras Monstruos”

Texto traducido del original en inglés “You will see monsters” de Ramon Elani.


Observando las ruinas de la Segunda Guerra Mundial desde su elevada torre en la costa Californiana, Robinson Jeffers escribió en 1938, “Miren, ustedes grises piedras: Las civilización está enferma: parate un rato en silencio y bebe del viento marítimo, sobrevivirás a la civilización.” Jeffers se opuso categóricamente a la participación Americana en la Segunda Guerra Mundial y los poemas que escribió durante este periodo fueron tan críticos de las políticas Americanas que Random House se vio forzada a emitir una carta desde los publicadores estipulando que las perspectivas de Jeffers no representaban la posición del publicador.

En la visión fatalista de Jeffers sobre la humanidad, esta guerra no era diferente de aquellas que habían venido antes, no más que un penoso feudo de sangre a escala global, por toda la gran retórica de los demagogos. La humanidad continuará con su marcha histérica hacia el olvido y ciertamente no se verá disuadida por más guerras y sangre. Nada será ganado a través de estas guerras, entiende Jeffers. Una victoria por parte de América y sus aliados no podría asegurar menos sufrimiento o destrucción. Por el contrario, a media que más y más naciones fueran arrastradas al conflicto, sólo significaría que los horrores se expandieran y crecerían. Mientras tanto, escribe Jeffers, la tierra estaba desinteresada de todo este pleito sangriento, lo que la tierra “mira no es nuestra guerra”. Para Jeffers, lo que se necesitaba era un intento de obtener conciencia planetaria, ver al mundo y a nosotros mismos no como humanos sino como ordinarias partículas de polvo, aunque formadas en el horno del cosmos. A esto se reduce para Jeffers. En una perspectiva biocéntrica del mundo, la vida humana simplemente no es tan importante.

Ahora de nuevo, nos enfrentamos a un conflicto que desafía nuestra forma de pensar, aunque en una escala mucho menor. El alza del fascismo en la América de Trump está incomodando a tantos. Pero la pregunta es: ¿porque nos molesta y cómo debemos de responder, si acaso cabe? Mientras que más y más individuos son arrastrados a la acción antifascista y la retórica se intensifica en ambos bandos, creo que es de vital importancia para todos nosotros el reflexionar sobre qué es lo que somos como enemigos de la sociedad tecno-industrial.

Muchos individuos serán apuntados y sufrirán a causa de su color de piel, género, creencias políticas, religión o afiliación cultural. Este es ciertamente el caso. Nativos Americanos, sus comunidades y tierras, seguirán siendo atacadas y erosionadas. Este tipo de ataques y hostilidades no son nuevos, aunque si parece ser ciertos que eventos políticos recientes han envalentonado a aquellos que están inclinados a cometerlos. Algo está claro: aquellos atacados se verán forzados a responder. Deberán responder de cualquier forma en que sean obligados a responder. En cuanto a aquellos que no están siendo atacados de por sí pero simpatizan con las víctimas de esos ataques, ellos eligen si levantarse de alguna forma o no para oponerse a lo que ven como injusticia.

La humanidad es algo penoso, es gobernada por deseos irracionales y odios que se alzan repentinamente como cocodrilos primordiales desde las oscuras lagunas del inconsciente. (Y la locura aguarda a aquellos que se sumergen en aquellas aguas oscuras). Aquellos que persiguen el poder y la dominación naturalmente intentarán aprovecharse de estas corrientes subterráneas para sus propios fines.

La tierra no sabe nada de justicia o imparcialidad. Y éstas tampoco son conocidas para el dao. Son harapientos jirones de cosas sacudidas por los cambiantes vientos de la ideología humana. Incluso Laozi, el mas benevolente de todos los sabios daoistas escribió: “Cuando el gran Dao [Manera] es olvidado, la bondad y la moralidad se alzan.” Uno puede fácilmente insertar justicia, imparcialidad u otros espectros de ese tipo en este pasaje. Sólo está la tierra y los dioses de la tierra. Y ellos están por sobre nuestros absurdos moralismos. Ni nuestro sufrimiento tiene significado para ellos. El universo no responderá nuestros penosos gritos de ayuda, a no ser quizás, que los dirijamos a las fuerzas, y poderes y espíritus, en completa reverencia y humildad. Entendiendo, por supuesto, que es posible no recibir respuesta alguna. Después de todo, hemos estado ignorando sus voces por un largo tiempo y quizás se hayan rendido con nosotros. No hay nada mas aburrido que una conversación de una sola vía.

Sugiero que acertamos al disgustarnos por lo que vemos debido a que los fascistas, racistas y personas intolerantes son odiosos y desagradables. Sus prejuicios son burdos y su visión del mundo insofisticada y fea. En resumen, son odiosos porque son repulsivos, son desagradables para nosotros. Son feos y estúpidos y se han apartado del camino (aunque no son los únicos). Esto es todo y esto es suficiente.

Aún más importante, sugiero que al igual que Jeffers, des-humanizamos nuestra visión y reconozcamos que el sufrimiento y muerte humanos no es más que el sufrimiento y la muerte de tantas moscas. Esto no significa que la vida humana no tiene valor o belleza pero su valor debe ser puesto en una perspectiva biocéntrica. Así para Jeffers:

Es fácil conocer la belleza de las cosas inhumanas, mar, tormenta y montaña; es su alma y su significado. La humanidad tiene su belleza menor, impura y dolorosa; debemos endurecer nuestros corazones para concebirla.” Si hay significado en la vida de un ser humano, es un tipo de significado en el que debemos trabajar más duro para poder hallarlo y se le reconoce por ser de naturaleza fugaz. Nuestra orientación es hacia el significado del mundo que permanecerá mucho después de que la humanidad haya dejado de arrastrarse sobre la tierra.

Esto no es una denuncia hacia aquellos que se ven forzados a combatir fascistas. Yo denigro a los fascistas y no los apoyo ni a ellos ni a sus ideas de ninguna manera, talle o forma. Esto es un intento de aseverar lo primordial de una visión del mundo biocéntrica frente a un reconocido alzamiento de las actividades fascistas en este país.