Tag Archives: Argentina

(Argentina) El nexo argentino del estallido (anti) social en Chile

De acuerdo con una investigación publicada por un diario argentino, hay datos de Inteligencia de ese país que confirman que hay contactos entre una organización desmantelada a principios de noviembre en Buenos Aires por manejar explosivos, conocida como 22 de Agosto, y bandas violentas que operan en las manifestaciones que se han desarrollado en el país, entre los que se incluye la organización terrorista Individualistas Tendiendo a lo Salvaje (ITS).

El viernes además de la sede de la Universidad Pedro de Valdivia -la Casona Schneider- y la Parroquia de la Asunción, también estuvo en la mira de los violentistas la Embajada de Argentina en Chile y residencia del diplomático José Octavio Bordón, «Fue muy duro. Mientras incendiaban el Rectorado frente a la Residencia y vandalizaban la Iglesia a 50 metros, rompieron portones, ingresaron rompiendo todos los vidrios de la planta baja y los del auto”, relató el embajador al diario argentino Clarín.

Este mismo medio develó que existen lazos entre “los anarquistas que atacaron en Chile y un grupo extremista argentino”., es decir entre el grupo eco terrorista Individualistas Tendiendo a lo Salvaje (ITS) -mismos que se atribuyen haber enviado artefactos explosivos al expresidente de Codelco Oscar Landerretche y al presidente del directorio de Metro, Louis de Grange– y la organización conocida como “22 de Agosto”.

A las tres de la madrugada del pasado 10 de octubre durante un patrullaje en el barrio argentino de Constitución, la policía observó a dos hombres en moto con actitud sospechosa, los siguieron por varias cuadras y en medio del escape sucedió algo inesperado: uno de los delincuentes arrojó una mochila que al chocar con el asfalto explotó. Los funcionarios de seguridad lograron esquivar el ataque y tras una persecución que se prolongó durante 40 cuadras más lograron la detención de los sospechosos.
El incidente no quedó allí, a principios de noviembre la policía detuvo a otros dos sospechosos y cómplices: los jefes de una organización criminal que se dedica a cometer robos y fabricar explosivos caseros, de acuerdo con la investigación llevada adelante por el Juzgado Federal N°9. El procedimiento incluyó la incautación de un “arsenal”, en el que había armas cortas y largas, bombas caseras y dispositivos detonadores, pólvora, cartuchos y pistolas. Además, de tres motos, tres autos con pedidos de secuestro, dinero en efectivo, celulares, notebooks y documentos.

Más tarde se confirmó que los detenidos son parte del Movimiento Popular 22 de Agosto, llamado así por la fecha de la Masacre de Trelew, que consistió en el asesinato de 16 miembros de distintas organizaciones armadas peronistas y de izquierda, presos en un penal de Argentina y capturados tras un intento de fuga en 1972. Uno de los detenidos es líder de la organización, se llama Daniel Rodríguez (56), quien ya había sido llevado a juicio hace diez años por el intento de tomar el Ministerio de Desarrollo Social en La Plata en 2007, que terminó con tres policías heridos.

“El MP 22 de agosto se ubicaba como una organización social, aunque su presencia era más bien escasa. No tiene relación con La 22 de agosto, que es otra organización social, ligada a la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), que lidera Juan Grabois. Uno de los dos detenidos de este fin de semana es Daniel Rodríguez, que ya cumplió con una condena a cuatro años de prisión por tenencia de armas, y que tiene como historia conocida el haber impulsado la toma del Ministerio de Desarrollo Social en La Plata, en 2007. O sea que en 12 años registra poca actividad, aunque la poca que se le conoce fue tanto contra el gobierno kirchnerista como el macrista. La página de Facebook de la organización no tiene posteos desde el 22 de junio de 2016, o sea hace más de tres años”, resume una nota del portal Página12.

Según consigna La Nación, los investigadores “sospechan que ese grupo intentaba generar alguna situación de intimidación fuerte, algo que causase suficiente conmoción social como para activar foquismos callejeros como los observados en las últimas semanas en Ecuador y Chile”. En otra publicación del mismo medio indican: “Calificadas fuentes de la investigación confiaron a La Nación que los sospechosos estaban en tratativas con grupos del crimen organizado asentados en la conflictiva zona de la Triple Frontera para comprar material bélico; eventualmente, una fusil pesado con capacidad para disparar munición antiblindados”.

Durante las pesquisas también descubrieron, en una memoria portátil, archivos con «manuales con consejos de combate venezolanos». “Este elemento alimenta la sospecha que la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, tomó con valor de certeza una semana antes de las elecciones generales del 27 de octubre, tras los fuertes incidentes frente al consulado de Chile en Buenos Aires durante una manifestación de apoyo a las monumentales protestas trasandinas: que desde Venezuela se fogoneaban levantamientos en la región”, dice el diario, aunque también aclaran que es una hipótesis que aún se encuentra en investigación. Lo relevante en este caso, explican, es la sofisticación y peligrosidad de los materiales con los que contaban para producirlos.
La relación con ITS

De acuerdo con lo revelado por Clarín, “quienes cometieron esos delitos forman parte de ‘satélites’ de organizaciones chilenas que se identifican como ‘terroristas’, aunque no formen parte de ninguna lista oficial que las considere como tales. Esas agrupaciones que generan caos, envían cartas bombas y se adjudican asesinatos e incendios”.

Fuentes a cargo de la investigación del MP 22 de Agosto, aseguraron a ese diario que militantes del ITS de Chile viajaron en los últimos meses varias veces a Buenos Aires, teniendo como “contacto” al 22 de Agosto, entre otras asociaciones anarquistas y sociales que conforman el llamado “grupo guevarista”.

En una investigación previa de El Líbero, se explica que ITS hizo su aparición en Chile el 16 de febrero de 2016, cuando el grupo “Sureños Incivilizados” perpetró un atentado incendiario en contra de un bus del Transantiago. Desde entonces, en el país funcionan tres “células” de ITS: los “Sureños Incivilizados” (SI), la “Horda Mística del Bosque” (HMB) y la “Bandada Inquisidora Vengativa” (BIV), que se han reivindicado incendios, bombazos y amenazas.

El grupo ITS tendría su origen en el año 2011 en México, y contaría, de acuerdo con las versiones entregadas en la web, con organizaciones asociadas en Argentina, Brasil, Reino Unido, Grecia y España.

Al revisar las publicaciones en la que se difunden los mensajes de ITS, el 20 de octubre apareció el comunicado 88 acompañado de fotografías con las estaciones de trenes vandalizadas e incendiadas, así como los trenes y unidades de microbús: “Una vez más nos aprovechamos de la multitud en las manifestaciones de estas tierras del sur, para generar desestabilidad. Infiltrados en medio de la horda enajenada, en medio de encapuchados vandálicos anduvimos nosotros con un único objetivo: el fuego y la destrucción”.

En un escrito, publicado el 18 de noviembre de 2016, hay un párrafo que dice: “La misma situación ocurrió con ITS-Argentina, después de tantos ataques que han realizado desde Febrero, pese a las amenazas que han hecho llegar a la prensa y las amenazas de bomba que han afectado a cientos, pese a que envenenaron decenas de refrescos en este mes, las autoridades han ocultado el hecho de que en Buenos Aires opera OTRO grupo de ITS”.

Además, en su comunicado 82, en el que se reivindican el atentado frustrado contra el Presidente del Metro de Santiago, señalan: “Cruzamos la cordillera como nuestros ancestros que se movían de un lugar a otro por las sierras nevadas para hacer trueques, solo que esta vez no fue un intercambio de alimentos, pieles o ganado, en esta ocasión transamos un artefacto explosivo, así es, una bomba tipo paquete. Artilugio que fue confeccionado por un cómplice artesano de las tierras del oeste, el que, sin duda, y como ha quedado demostrado en atentados anteriores, sabe trabajar muy bien este tipo de mecanismos”. En el mismo texto, recuerdan la explosión contra Landerretche, que a diferencia de la hecha contra De Grange, en esa ocasión sí llegó a explotar.

Clarín recuerda que el ex ministro del Interior de Chile, Andrés Chadwick, confirmó en agosto pasado, que ITS tenía una réplica en Argentina. “Son organizaciones que tienen apoyo, que son implacables, que no respetan a nada, que están dispuestos a correr riesgos con tal de producir daño. No estamos enfrentando a un mero delincuente, sino que a organizaciones que tienen apoyo muchas veces no solo nacional, sino que también del exterior”, apuntó el ex secretario de Estado en una entrevista.

Días más tarde, en un punto de prensa desde La Moneda, Chadwick ratificó sus dichos: «Ellos mismos, públicamente, en esa reivindicación señalaron de que habían hecho o recibido la bomba explosiva desde Argentina e incluso firman esa declaración bajo la expresión ITS Chile-Argentina».

Según Clarín, los encapuchados de ITS, o de otros movimientos que funcionan como sus satélites, como “Horda Mística del Bosque” o la “Bandada Insquisidora Vengativa”, fueron quienes armaron las “barricadas” que impidieron a los carabineros y bomberos acceder al área en donde se encuentra la Embajada de Argentina en Santiago, ubicada en la avenida Vicuña Mackenna.

El diario argentino publicó en noviembre del 2018 que existía un “regreso de la militancia anarquista” para alterar el orden de la reunión del G20. “Ahora se sabe que entre esos grupos se encontraba ITS”, concluyen.

(Chile) Octava entrevista a ITS

En vista de que un supuesto alumno de periodismo no ha publicado esta entrevista, la publicamos íntegramente.


– ¿Cuales son sus motivaciones?

Los motivos ya los hemos expuesto muchas veces. Y para no ser repetitivos, solo diremos que al atentar nos hacemos parte de la venganza de la naturaleza salvaje en contra de la humanidad, por toda la devastación que ha generado. Esta venganza se ve en las majestuosas “catástrofes naturales” que azotan las ciudades pero también en las conductas “desviadas” de terroristas como nosotros. Puede ser por una inclinación intelectual o una sensibilidad más espiritual, pero lo importante es que nosotros somos capaces de escuchar los gritos de agonía de la tierra con cada nuevo mega-proyecto destinado al progreso, o con la simple presencia constante de toneladas de concreto asfixiando la tierra, y la expansión de la mancha urbana acabando con los ecosistemas. En la oscuridad percibimos los llantos de los árboles talados, los alaridos de los montes partidos al medio. Eso es insoportable para nosotros y es por ese motivo preferimos morir en guerra antes que aceptar todo esto desde la pasividad.

– ¿Por qué la violencia es una forma de respuesta?

La tierra no se venga pidiendo clemencia o intentando concientizar a la masa descerebrada. La humanidad invade, desgarra, muta, erosiona, extingue y degrada. Nosotros usamos lo que tenemos a la mano para responder, explosivos, armas de fuego, cuchillos, etc. Ya nos deshicimos de la moral occidental y los valores derivados de la ilustración, nuestras visiones las desarrollamos aprendiendo de lo antiguo. ¿Por qué aprender de una doctrina que lleva 200 años de existencia y que ha llevado a la auto-destrucción de la especie en ese corto tiempo cuando se puede aprender del cosmos y sus procesos que existen desde antes de lo que nuestra mente podría imaginar? La raíz de nuestro pensamiento viene de esa fuente primordial, que nos enseña entre otras cosas que la violencia nunca es algo malo o bueno, sino que es parte integral del todo, una manifestación que se presenta en ciertas circunstancias, y resulta que nos tocó vivir en la era de la guerra total de una sola especie contra toda la biosfera; el antropoceno. ¿Cuando sino ahora, la violencia es una forma de respuesta adecuada?

– ¿Qué opinan sobre los que los medios han escrito de ustedes?

Es una pregunta amplia ya que los medios han hablado harto sobre nosotros. En su mayoría podemos decir que es claro que no comprenden de que se trata lo nuestro y en consecuencia hablan pura basura. Existen algunos que si han dado en el clavo, o han estado cerca. Pero lo que nos importa es que resalten nuestra peligrosidad y lo real de la amenaza que representamos, y eso lo han hecho en abundancia. Luego que nos tilden de inconsecuentes, fascistas, inventos de la derecha o la izquierda, o cualquiera otra de esas acusaciones nos tiene sin cuidado, ya en su momento hemos dejado desacreditadas cada una de ellas.

– ¿Son una grupo organizado y coordinado o simplemente son acciones individuales?

En primer lugar somos un grupo de crimen organizado, donde por supuesto hay lugar para las acciones individuales, cada individualista o grupo de individualistas actúa como mejor le parece. Algunos grupos asesinan, otros envían bombas y otros mas ocupan explosivos industriales para volar infraestructuras y causar tragedias, algunos reivindican los hechos y otros no, ITS se trata de saciar los impulsos salvajes de los individualistas, y eso lo hacemos de sobra.

– ¿Cuál es su relación con el anarquismo, la misantropía y el nihilismo?

1. Con el anarquismo, la relación en estos momentos es de ruptura, aunque no hay deshonra en aceptar que muchos eco-extremistas y algunos integrantes de ITS vienen del anarquismo, mayormente de las tendencias insurreccionalistas y eco-anarquistas. Si bien en su momento hubo algunos lazos hoy en día la gran mayoría de los anarquistas aborrecen lo nuestro y hacen bien, ya que su educación occidental e ilustrada les indica que todo lo que se desvíe de los carriles de la moralidad cristiana es un pecado con otro nombre, podemos llamarlo contra-revolucionario, aberrante, vil o como se prefiera. Los anarquistas en su mayoría creen combatir al sistema, pero lo único que hacen es reforzar ciertos valores como el igualitarismo o la solidaridad y llevarlos a extremos radicales, es una desilusión que se genera cuando el sistema no cumple a rajatabla con los valores que promueve. Lo vemos representado en la televisión con las películas de superhéroes. El sistema promociona con diferentes grados de sutilieza la igualdad racial o de genero, pero luego se puede ver a la policía golpeando negros o a unos malhechores intentando violar a una mujer, el anarquista no soporta eso, lo mismo que batman o superman decide saltarse las barreras de la ley para reforzar esos valores que le han enseñado, así se genera un choque con las fuerzas del orden que ellos interpretan que los convierte en antagónicos de alguna forma, cuando esta claro que no lo son. Esto mismo se aplica con las injusticias económicas, medioambientales, o cualquier problemática generada por el sistema que se enfoque utilizando los mismos valores que este promueve.
Los eco-extremistas por el contrario tomamos los anti-valores del sistema como son el egoísmo, la violencia indiscriminada, el desprecio por la vida humana, y los adoptamos para nuestro camino de antagonismo real y confrontación contra el progreso del mundo civilizado y todos sus conceptos. Algunos erróneamente han dicho que espejamos a la civilización por caer en el “pensamiento religioso” o por la creencia en una autoridad como lo es para nosotros la naturaleza salvaje. Esto es del todo incorrecto puesto que nuestro paganismo lo recuperamos desde nuestros antepasados más antiguos y la autoridad la aceptamos como una realidad innegable cuando nos enfrentamos a fuerzas que van más allá de nuestra comprensión. ¿O acaso no es lo más civilizado del mundo jugar a saberlo todo (a creer que los confines de lo real se corresponden con el limitado alcance de nuestro conocimiento)? ¿Acaso no se cae en la mentalidad cientificista y artificializadora cuando se quiere jugar al ingeniero social que despoja al ser de sus atributos ya sean de genero o de especie para crear una “tabula rasa” donde trazar el destino del futuro ser humano, uno que vivirá en sociedades supuestamente pacificadas, y que podrá elegir en cualquier momento de la vida cual será su orientación sexual, sus relaciones, su forma de alimentarse, etc. etc. etc. Eso solo es posible viviendo en un entorno controlado y artificial, lo cual a su vez, solo es posible a costa de la aniquilación de la naturaleza salvaje. Es la serpiente comiendo su propia cola. Para buscar un supuesto mejoramiento o perfeccionamiento de la humanidad, sea desde una perspectiva progresista y “burguesa” o más izquierdista, se produce la destrucción del único entorno posible para esa humanidad.
Lo decimos sin pelos en la lengua y para que quede claro, nosotros nos CAGAMOS en esos sueños progresistas. Para nosotros una persona que nace con el cerebro disfuncional o con el cuerpo atrofiado debe ser abandonada en el bosque para convertirse en la cena de algún animal. Para nosotros una persona que nace con pito pero se cree hembra o viceversa no es más que un débil mental demasiado confundido por las etiquetas y los roles de la civilización. En la vida real, en la crudeza de la naturaleza salvaje, no hay tiempo para esas mariconadas modernistas.

2. Sobre la misantropía podríamos decir que es algo muy importante dentro del pensamiento eco-extremista, si bien es un enfoque disfuncional en un marco más global, para abordar esta era moderna es bien certero. Estamos constantemente rodeados de humanoides, nuestro entorno esta moldeado por la intervención humana, y eso solo ha traído miseria y devastación. ¿Como no odiar al humano?

3. El nihilismo es una arma más en esta guerra, corta con la esperanza de futuros cambios o revoluciones que nunca llegan, pero también desgarra todo el entramado de valoraciones morales que recubre el pensamiento predominante de la época. Dejándonos con nada más que la Nada. Algunos se arrojan a ese abismo de negación y rechazo total, lo cual es perfectamente válido, nosotros los eco-extremistas que escribimos estas palabras, anteponemos la aceptación de una mente limitada y defectuosa, y el lugar de la Nada lo llenamos con la adoración de lo Desconocido, lo Oculto y lo Innombrable, las fuerzas primitivas, incognoscibles que subyacen en el Todo y mueven los hilos de nuestra existencia. En alguna ocasiones toman el nombre de Ajajema, Anhangá, Gualichu, Mictlantecuhtli o incluso Satanás, y en otras se manifiestan simplemente como Naturaleza Salvaje. A esas fuerza oscuras arrojamos nuestras alabanzas y en ellas depositamos nuestras intenciones con la fe de que nos cuiden en el arrojo mortal de cada atentado.

– ¿Qué significa para ustedes lo salvaje?

Para nosotros la Naturaleza Salvaje como concepto es algo contradictorio. Por un lado tenemos la Naturaleza, que en la actualidad funciona como una imagen del tipo espectacular creada por la civilización para sostener la domesticación, es decir, es un reflejo o un fantasma y no una “realidad material”, y actúa estableciendo una separación entre nosotros (los humanos) y lo salvaje. Lo salvaje son impulsos o instintos que habitan en nuestro interior. Naturaleza no existe o bien está muerta (mejor dicho, fue asesinada), ahora solo queda la civilización y su patio trasero, los bosques, ríos, montañas y en su conjunto todos los ecosistemas que quedan son “reservas”, “parques ecológicos” y en definitiva espacios que fueron sometidos al control de la territorialización. Que aún sean verdes y no grises es algo circunstancial y responde solamente a los fines de la civilización . Esta realidad nos golpeó como una tonelada de ladrillos. Por eso cuando los eco-extremistas luchamos por la naturaleza salvaje lo hacemos en un doble sentido, por un lado reclamando venganza por todo eso que la civilización sepultó o domesticó para sus mezquinas finalidades y por el otro aferrándonos al salvajismo interno que nos separa de la total sumisión, esa parte de nosotros que sigue siendo humana y por lo tanto salvaje y animal y en consecuencia no es ni civilizada ni artificial, todos la llevamos dentro, la diferencia es que nosotros la escuchamos y le damos rienda suelta.

– ¿Quién es Kevin Garrido para ustedes?

Kevin Garrido fue para nosotros un guerrero inquebrantable, de esos que ya no quedan. Dotado de la misma fuerza que tuvo Cuautemokzin cuando al ser torturado por los españoles lacayos de Cortez, infligiéndole quemaduras en sus pies para que les revelará la ubicación del oro de los mexicas, se mantuvo estoico y solo dijo mientras miraba a su aliado: “¿Acaso estoy en un lecho de flores?”

– ¿Qué opinan del atentado en la comisaría en Huechuraba?

Que estuvo muy bacán po’, waajajaja. Disfrutamos al saber de que muchos pacos habían salido heridos, cuando ocurren hechos así las intenciones que hay detrás no importan, lo mismo hubiera sido que un temblor sacuda la comisaría, la violencia impredecible del Caos se dejó caer una vez más, rompiendo con la paz civilizada, eso siempre es motivo de celebración para los eco-extremistas.

– ¿Consideran que el incendio del Cerro San Cristóbal fue una acción eco-extremista?

Claro que no, y ustedes lo saben bien. Sea que hayan sido algunos nocivos humanos o la voluntad suprema de la naturaleza salvaje, está claro que los eco-extremistas no fuimos responsables ni tampoco se puede categorizar como eco-extremista la acción si se usa la acepción que nosotros le damos al término.

– Investigando sobre el tema descubrimos que la Universidad de Chile gastó muchos millones de pesos en medidas de seguridad recomendadas por la ANI (como cámaras de reconocimiento de iris y torniquetes) luego del atentado en la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile el 2016. A pesar de que el artefacto no detonó, ¿consideran este atentado como exitoso?

Nosotros también sabíamos de esos gastos en medidas de seguridad. El atentado sin dudas fue un éxito rotundo, ya que en cada arrojo eco-extremista se busca no solo la destrucción sino también el terror y la desestabilización, estos últimos dos sin duda que fueron generados. Y si la facultad quedó blindada, filo. Siempre se encuentran nuevos y mejores objetivos.

– ¿Por qué indicaron a Dr. Javier Ruiz del Solar, Dr. Paulo Araya, Dr. María Elena Lienqueo, Dr. Guido Garay y a Luz Martínez en el comunicado tras la bomba en Beauchef?¿Es por sus investigaciones?

Los individuos progresistas que se dedican al perfeccionamiento de la civilización siempre estarán entre los posibles objetivos del accionar eco-extremista.

– ¿Cuál es su relación con los Eco-extremistas de México o Argentina?

De pura afinidad y complicidad po’. Con los eco-extremistas de Argentina es más directa pues como se sabe hay algunos miembros de la HMB que se desprendieron del grupo original para desplazarse a aquellas tierras e iniciar un nuevo proyecto terrorista con el nombre de Secta Rojo Sangre, siempre bajo las siglas de ITS. No olviden que también hay eco-extremistas en Brasil, Grecia, España y el Reino Unido. La Mafia de ITS se expande en todas las latitudes y no da señales de detenerse. No hay que descartar que en un futuro no tan lejano se produzcan acciones coordinadas de mayor calibre como por ejemplo asesinatos indiscriminados en simultaneo.

– ¿Quién es Camilo Gajardo Escalona?

Como ya se dijo en el comunicado 86, nosotros no sabemos quién es Camilo Gajardo Escalona, pero suponemos que no es más que un chivo expiatorio que utilizan los pacos para ocultar su incompetencia, que por lo demás esta a la vista de todos. Si creen que han detenido a ITS sus ilusiones no llegarán demasiado lejos.

– ¿Continuará la actividad de los eco-extremistas?

No tengan duda, en el Sur, en el Norte y en Europa, continuará de la mano de los desastres naturales y de todas las formas de delincuencia.
*El mundo es como un reloj de arena, del lado de arriba está la civilización, con todas sus rígidas estructuras que buscan asegurar la ley y el orden, sostenidas por el peso de sus entramados jurídicos y morales que trabajan para mantener el conjunto cohesionado. El lado inferior es el Caos, y poco a poco, la arena va cayendo. Con ella caen todas las ilusiones del progreso, todos los sueños sobre mundos de confort y seguridad. Hoy en día, el lado superior aún esta lo bastante lleno, pero poco a poco, el Caos va tomando forma. Es solo cuestión de tiempo para que el mundo de la superioridad humana se disuelva en las olas eternas de Caos y Salvajismo. Mientras tanto, nosotros preferimos disfrutar de la caída, antes que aferrarnos como necios a los espejismos de una civilización cuya misma existencia se basa en una guerra contra el avance imperturable del tiempo que al igual que las mareas salvajes, poco a poco todo lo deshace.

– ¿Quieren que estas respuestas sean publicadas?

De más que si po’, lo ideal sería que salgan estampadas en algún medio con gran alcance por estos suelos. Y si no, de seguro los cabros de Maldición Eco-extremista les harán lugar.

¡Salve Naturaleza Salvaje, el Caos y la Misantropía!

¡Que siga la Guerra contra el Progreso Humano!

Individualistas Tendiendo a lo Salvaje – Chile

Horda Mística del Bosque

(es) ¿En que sueña el mundo?

Tomado de Revista Extinción.


“El Dios salvaje del mundo es misericordioso en ocasiones, con aquellos que piden misericordia, pero no lo es a menudo con los arrogantes.”

En estos días de crepúsculo, el hombre sueña con su muerte. Una figura solitaria, sobre la cima del precipicio, contemplando un oscuro océano tormentoso debajo de un cielo de hierro. Por debajo de la roca, la conciencia volcánica hace su pulso. Los ojos más allá de los muros llameantes se abren de un parpadeo. La fuerza aniquiladora del mito de la superioridad humana nunca ha sido más rotundamente visible. Ningún poeta comprendió este mito mejor que Robinsón Jeffers. Él se para a nuestro lado en el precipicio del vacío. Jeffers es verdaderamente el poeta de nuestra quejumbrosa y clamante era. Él rechazo totalmente la noción de que la vida humana es más importante o valiosa que la vida de otras criaturas, o que la existencia de un guijarro, un grano de arena o una partícula de polvo. Él vio la historia humana, como una marcha inexorable hacia el olvido, pero también percibió la conciencia del universo, el espíritu de todas las cosas, y así, vio a la humanidad como debe ser imbuido también un niño del universo, con una chispa de esa conciencia también, sin importar que tan profundamente enterrado esté por debajo de los eones de vanidad.
A forma de una rápida nota de gestión doméstica, elegí no discutir los poemas de Jeffers de narrativa extensa en el ensayo que está a continuación, a pesar de que contienen quizás la versión más articulada de su filosofía y sus versos con más estilo. En su lugar, me centré en presentar un amplio rango del trabajo de Jeffers desde varios puntos de su carrera, con la intención de dar al lector inexperto de Jeffers una exposición más amplia de sus ideas.
Al ser hijo de un ministro presbiteriano y profesor en literatura del Viejo Testamento, las influencias tempranas de Jeffers fueron los clásicos y la Biblia. Pero mientras que Cristo era el “señor y capitán” en la vida de su padre, como Jeffers escribió en el poema “Para Su Padre”, el “siguió otras guías…” a través de años agazapado como pantera escondida, para no ser trofeo en la pared salvaje de un templo. Entre estas “otras guías” estaban los trabajos de Freud y Jung en el misterioso paisaje sombrío del inconsciente, tanto como el trabajo seminal de James Frazer sobre magia, mito y ritual. Entre todo esto recae la convicción fuertemente sostenida de que la humanidad estaba condenada y aquella historia estaba destinada a terminar en ruinas, decadencia y putrefacción. Jeffers mismo reconoce que mucha de su poesía temprana estaba simplemente “imitando a Shelly y a Milton,” aunque sin su originalidad. Parte de este estilo arcaico era un intento de separarse a sí mismo de algunos contemporáneos tales como Pound y Eliot, quienes estaban comprometidos con la innovación de formas poéticas. Como Jeffers escribe en su introducción a la reedición de Roan Stallion, Tamar y otros Poemas, por parte de la Biblioteca Moderna, él no podía convertirse en “un moderno.” El rechazo de Jeffers al modernismo como un estilo o estética literaria, por supuesto, refleja su rechazo aún más profundo a la modernidad como una experiencia de vida e historia. Los proyectos utópicos que moldean el mundo tales como la Ilustración al igual que sus herederos, se mostraron para Jeffers como retorcidos, venenosos y perniciosos.
Las promesas de los revolucionarios siglos XVIII y XIX, promesas y visiones de un paraíso mundial en el cual el sufrimiento y la lucha desaparecerían como la niebla, antes de que el sol llameante guiara inexorablemente a los horrores del siglo XX y más allá. La fantasía del progreso, aquella historia que se movía hacia la perfección de la humanidad y la sociedad humana eliminó los últimos lazos que unían nuestra especie al cosmos. Jeffers vio esto más claramente que nadie. Las guerras mundiales, la proliferación de armas nucleares, la dominación de la sociedad tecno-industrial eran simplemente la culminación de un proceso que había empezado hace mucho tiempo.
Quizás la mayor influencia sobre el trabajo de Jeffers fue el paisaje y el carácter de la línea costera central de California. Jeffers y su esposa Una, se mudaron a Carmel, California en 1914. Habían intentado asentarse en Europa pero la guerra cambió sus planes. A lo largo de esta pendientes rocosas. Jeffers descubrió una conexión profunda y poderosa al lugar. Él y Una vivieron en Carmel por el resto de sus vidas. Mientras construía una casita de campo de piedra para su esposa y sus hijos gemelos. Jeffers también halló su amor por la albañilería y el trabajo en piedra. Esto se volvería uno de los temas más importantes de su poesía.
La piedra nos da la impresión de permanencia, la fuerza y la edad antigua del mundo natural. Aquellos que trabajan con piedra puede que sientan que tienen el poder de manipular substancias primordiales, los huesos del mundo. Al mismo tiempo, para conocer la esencia de las piedras, uno también debe saber qué tan limitada es nuestra capacidad para realmente imponernos en el mundo. Porque tan titánicas como lo son para nosotros, las piedras mismas se disolverán hasta volverse una nada con el tiempo. Pero los humanos parecen tener este impulso de tallar nuestras caras a los costados de las montañas para poder alucinar con fantasías de inmortalidad. La humanidad está atrapada como si estuviese en medio de estos dos polos, la transitoriedad y la ilusión de permanencia.
La poesía de Robinsón Jeffers refleja la tensión entre estos polos, tanto como la condición de esperanza y desesperación que conllevan.
Jeffers enfatiza constantemente tanto el absurdísimo como la malicia de la raza humana y el poder inconquistable del mundo. Los símbolos geológicos son invocados frecuentemente por Jeffers para dramatizar la pequeñez del mundo humano y lo vasto de la naturaleza. En “Para los Corta-Piedras” él caracteriza a la humanidad como los “retadores del olvido / derrotados de antemano.” Todos los productos de la labor humana constituyen un desafío para la indiferencia del universo, lo que aparenta ser el “olvido” para el limitado intelecto humano. De acuerdo a Jeffers, nosotros construimos, soñamos y luchamos para probarnos a nosotros mismos, para probar que tenemos alguna significancia y más que eso, para probar que el universo tiene alguna clase de substancia que nosotros podemos comprender, alguna estructura, algún significado. En lugar de las arremolinadas tormentas de caos y violencia que secretamente tememos. Es cierto que, de todas maneras, nuestros mejores esfuerzos están condenados antes de que empecemos. Jeffers continua, “el poeta tanto / construye su monumento burlonamente; / por lo que el hombre será obscurecido, la jovial tierra se muere, el / valiente sol / muere ciego y ennegrece el corazón.”
El desafío de la humanidad es irónico, en alguna parte profundamente dentro nuestro.
Sabemos a fin de cuentas que nuestra existencia es contingente y temporal, como individuos y como especie, por lo que también sabemos que la tierra, el sol y el universo mismo tienen una esperanza de vida limitada. Como nosotros perecemos, como nuestra obra es olvidada, también la tierra morirá y el sol mismo. La permanencia es delirantemente buscada, pero no puede ser hallada en este mundo. ¿Porque una verdad tan simple es tan difícil de comprender? ¿A pesar del conocimiento abrumador de que todas las cosas pasarán a ser una nada, porque continuamos creando? Jeffers concluye así su poema “las piedras se han sostenidos por mil años, y afligidos / pensamientos hallan / la miel de la paz en viejos poemas.” En otras palabras, es cierto que las piedras, la tierra, y el sol perecerán pero la vida de un ser humano es mucho más frágil y fugaz, tanto que no podemos evitar el estar impresionados por el poder de las rocas y los viejos poemas. Mientras que mil años pueden ser insignificantes en términos de tiempo cósmico, representa algo cercano a la eternidad para la mente de una criatura humana. Jeffers siempre busca comprender el lugar de la humanidad en el cosmos y en este sentido es natural para nosotros el anhelar por cualquier probada de inmortalidad que podamos conseguir, tan ilusoria como finalmente resulte. Esto es algo que parece hacernos lo que somos.
Las rocas y las piedras habitan la poesía de Jeffers como recordatorios de nuestro lugar en el universo pero también como una fuente de nuestro poder. Como la humanidad nació del mundo, debe haber algo del mundo dentro de nosotros. En “El fin del Continente” podemos observar una visión de la humanidad en la cual es pequeña y débil pero forjada de los mismos materiales que el cosmos. Comenzando en el océano durante una tormenta, Jeffers refleja la línea que divide a la humanidad del mundo, “madre, nos has olvidado. / Eras mucho más joven cuando nos arrastramos fuera del / útero y yacimos a la vista del sol en la línea de la marea. / Fue hace mucho y mucho tiempo; nos hemos vuelto orgullosos desde entonces / y tú te has vuelto amarga.” ‘La Madre Tierra’ es representada aquí como una madre ausente, una que ya no tiene ni la energía ni la paciencia para preocuparse por un hijo impulsivo. Para Jeffers, la humanidad no está necesariamente por fuera del mundo natural. La división ha sido la consecuencia de nuestra historia. Y la humanidad no es la única para culpar. El mundo, para la visión de Jeffers, es frío e indiferente. Nuestra soberbia y orgullo desmedido no ha sido abordado con bondad y entendimiento. Nuestra madre es severa y nos castiga con un mundo sobre el que no podemos esperar tener un control completo, con fuerzas que nos hacen dispersar asustados y humillados.
Pero una vez, antes de que la ruptura ocurriera, la humanidad vivía al lado de su madre. Y aun “las mareas están en nuestras venas, aun espejamos las estrellas, la vida / es tu hija, pero existe en mí / más vieja y dura que la vida, y más imparcial, la mirada / que observaba antes de que hubiera un océano.” Tan vasto como es el mundo, y tan pequeños como nosotros somos, el mundo está en nuestro interior. Los océanos y las estrellas. Es cierto que nuestra madre, la tierra, nos dio la vida, pero no somos solo el producto de la vida. Los océanos, las estrellas y las piedras no tienen vida pero aun así nacieron. Estas cosas no deben su existencia al mundo, sino al útero del universo mismo. Como dice Jeffers, hay una parte de nosotros que viene de aquella fuente también. La tierra es nuestra madre pero también tenemos una más grande. Cuando la tierra misma nació, el universo primordial era más antiguo de lo que se puede contar. Aquella substancia flota también a través de nosotros. Jeffers repite este concepto en la estrofa final del poema: “madre, a pesar de que el compás de mi canción es como tu oleaje / vibra a un ritmo antiguo que nunca lo aprendí de ti. / antes de que hubiera agua alguna, había mareas de fuego, ambos de / nuestros tonos fluyen desde la fuente más antigua.”
La fuente antigua es el origen celestial, eso le dio vida a la tierra misma y a nosotros. Es la verdad que mucho de lo que somos viene de la tierra, pero al estar de pie al borde del océano, y ver las olas golpeado las costas de granito, Jeffers se recuerda a si mismo que hay algo dentro de la humanidad que es más antiguo e incluso más poderoso que la tierra, nuestra madre, en este universo, siempre hay algo más viejo de lo que pensamos. Y todos estamos conectados a la fuente más antigua. Jeffers se preocupa por el tiempo y la historia, lo cual ocurre en muchos registros diferentes dentro de su poesía. Es la historia del cosmos, la historia de la tierra y la historia de la humanidad. Al tiempo que Jeffers intenta ensanchar su perspectiva más allá de los límites del defectuoso y frágil ser humano, estas tres historias están yuxtapuestas, depositadas una sobre la otra. Él entiende que los eventos de la historia humana son minúsculos en comparación a los dramas y las tragedias del mundo más allá de nosotros. Sin embargo, mientras que él intenta ver la realidad desde una perspectiva no-humana, Jeffers sabe que siempre estará atado por su naturaleza. Él puede ver este conflicto desenvolverse en “Casa en el peñasco”, un poema acerca de la torre de piedra que construyó para sí mismo en la costa de Carmel. Aquí, Jeffers intenta lanzar su imaginación hacia el futuro y se pregunta a sí mismo qué quedará de su hogar, su vida, e incluso el suelo sobre el cual ha construido esta vida. “si miraras a este lugar luego de un puñado de vidas: / quizás de mis bosques plantados unos pocos / puedan seguir de pie aun.” Luego de un par de cientos de años, Jeffers imagina, algunos árboles que él plantó puedan prevalecer.
“En busca de cimientos de granito erosionados por el mar, mis dedos /poseían el arte de hacer que la piedra ame la piedra, encontrarás algunos restos.” De la casa en los peñascos en sí, puede que haya alguna evidencia. Los cimientos de la casa, hechos de piedras elementales. Lo que quede no perseverará debido a la ingenuidad y diligencia humana, pero porque a la larga, estaba hecha de substancias más allá del poder de la humanidad.” Aquí la habilidad de Jeffers es meramente la del ser capaz de coaccionar en conjunto el poder de las piedras.
Pero Jeffers busca más hacia adelante. Él se pregunta “si debieras buscar en tu ociosidad luego de diez mil años.” De seguro, los árboles que él plantó se han ido hace tiempo. Tanto como cualquier cosa que haya quedado de su hogar y de las orgullosas rocas que prestaron su fuerza a su emprender. ¿Que quedará del lugar? ¿Cómo podría identificarse? “Lo sabrás por la fragancia a mar salvaje / del viento / a pesar de que el océano pueda haber subido o retrocedido un poco; / lo sabrás por las tierras internas del valle.” Algunas características particulares puede que ya no existan, pero la geología del lugar puede persistir aún. El océano quizás siga oliendo al océano, sin importar en dónde yace la costa ahora.
Finalmente, Jeffers se pregunta por sí mismo. ¿Qué del ser permanecerá luego de diez mil años? “No necesitas buscar por mi fantasma; está aquí / probablemente, pero uno oscuro, profundo en el granito, no en el viento danzante / con los rabiosos vientos y la luna del día.” Algún resto de la humanidad puede que persista también. Pero no uno que se pueda percibir en el mundo superior. No una presencia fácil de discernir sino una subterránea, una geológica. Lo más cercano a la inmortalidad que la humanidad puede esperar, es ser trazada en las piedras por debajo de la tierra.

Desde el comienzo de su carrera como un poeta maduro, Jeffers se comprometió de forma consistente con el mundo natural, de una forma que lo deja a él, a un lado. No es meramente la representación de Jeffers de la belleza de la naturaleza lo que importa, más bien lo que esta belleza significaba para él. La naturaleza de Jeffers no es la naturaleza antropomorfizada sobre la cual estamos tan acostumbrados a leer y pensar.
No es la benigna, no es la pura, no es la pacífica, es completamente indiferente a la humanidad, y su poder esta más allá de nuestra comprensión. Sin embargo, como señala Tim Hunt en su introducción a la Selección de poemas de Robinsón Jeffers en la prensa de la Universidad de Stanford, en la poesía de Jeffers encontramos una imagen de la naturaleza que es “intencionalmente no-irónica” y “redentivamente hermosa” (6). El mundo natural nos puede proveer con la única verdad que existe. La sociedad humana no es más que un conjunto de mentiras. Nuestra salvación, tal como es, depende de nuestra habilidad de abandonarnos a nosotros mismos al poder, el flujo y la belleza de la naturaleza.
En su prefacio de la edición de 1924 de Tamar y Otros Poemas, escribe que mientras que estamos inclinados a pensar en la poesía como una forma de
“refugio” del mundo, o un sueño diseñado para verificar nuestro dolor y aliviar nuestra miseria, haríamos mejor al pensar en ella como una “intensificación” del mundo, que nos acerca a lo que realmente es “no una ornamenta, sino algo esencial, no una diversión sino una incitación” (707). Si la naturaleza es el único camino a la verdad, la poesía puede iluminarnos el camino. Para hacerlo “la poesía puede ser rítmica, y debe lidiar con asuntos permanentes” (707). De esta forma la poesía puede orientar la conciencia de los perdidos, débiles y neuróticos modernos de nuevo hacia lo que es real. ¿Qué es real? ¿Qué es permanente? A medida que miramos a nuestro alrededor, nos confrontamos con un vasto número de cosas que son reales, tantas como las que no lo son, que existen meramente como un humo o niebla que se alza desde el agua helada de una pileta de montaña. Están ahí un minuto, pero se han ido al siguiente. Jeffers define esta permanente de la siguiente manera: una vía del ferrocarril por ejemplo, no es tan real como lo es una montaña; es actual, en su sentido fantástico, por un siglo o dos; pero no es real; en la mayor parte del pasado humano, y en la mayor parte del futuro humano no existe” (708).

Estamos rodeados de cosas efímeras, y estás con las cosas con las que nos involucramos mayormente. Es sorpresa alguna entonces, que pensemos como seres de humo, disipándose y volando separados a cada suspiro. Lo que es esencial, permanente, es olvidado por la humanidad moderna: “aquí esta lo que hace que las vidas de la ciudades modernas estén secas de poesía; no es una vida duradera; y es vivida entre irrealidades” (708). La insistencia de Jeffers sobre las propiedades rítmicas de la poesía reitera esta articulación de lo esencial y lo permanente.
La rítmica poética para Jeffers no es una cuestión de entendimientos convencionales de cadencia, metro o verso. Es un fenómeno geológico, la fuerza vibrante y resonante del mundo viviente en todo su estado cíclico y duración. El movimiento de las mareas oceánicas, la marcha del sol y de la luna, la recurrencia sin fin de la vida y la muerte. El ritmo es lo que hace la poesía: “La prosa pertenece más a ese mundo de interior en donde las luces de las lámparas anulan los regresos del día y la noche, y olvidamos las temporadas” (709). La Poesía, para Jeffers, es lo que nos recuerda nuestra conexión con el flujo y el retorno; esta es la razón por la que “su trabajo continúa hablándole a lectores que perciben que nuestro entorno tecnológico nos posiciona en una falsa relación con el espacio, tiempo, y el mundo físico.” En su ensayo de 2011, Tim Hunt atrae nuestra atención a la “Pesca de Salmon” como un ejemplo primordial de la concepción de Jeffers de la humanidad y su relación el mundo:

Los días se acortan, el sur sopla ampliamente por las lluvias ahora,
El viento del sur le grita a los ríos,
Los ríos abren sus fauces y los salmones salados
Libran una carrera hacia la corriente de agua dulce que entra al mar.
En el mes navideño en contra de lo ardiente y amenazante
De un largo y furioso atardecer,
Ceniza roja del solsticio oscuro, ves a los pescadores,
Lamentables, crueles, primitivos,
Como los curas de la gente que construyó Stonehenge,
Oscuras y silenciosas formas, amaestrando
Remotas solemnidades en los bajíos rojos
De la boca del río en la vuelta del año,
Dibujando más cercanamente a la tierra sus lingotes vivos, las bocas sangrientas
Y escalas llenas de atardecer
Los tics en las rocas, nada más por lo que vagar en la voluntad
La postura salvaje del Pacifico ni displicente y desovada
A la carrera hacia aguas frescas.

Quizás estemos inclinados a pensar en el pescador como una figura foránea que interrumpe la belleza, serenidad y paz del río. Ellos son “lastimosos, crueles,” de hecho, en los primeros bosquejos del poema, Jeffers escribe sobre los pescadores “torturando” al pez. Pero la violencia que ellos conllevan es en sí un reflejo del mundo mismo, y así la humanidad es parte del mundo sin importar que tan brutal sea o que tan manchada de sangre esté.
El sol mismo es amenazador y “furioso” aquí. Como escribe Tim Hunt, “Jeffers proyecta un mundo en el cual el salmón y el pescador están inmersos en un paisaje de sacrificio compuesto por fuego y sangre.” Los pescadores, conectados a los curas de Stonehenge, son parte de un linaje antiguo de humanos constituido de violencia, y Jeffers es veloz al hacer énfasis en el hecho de que el sacrificio de una vida humana no tiene mayor peso que el sacrificio de un salmón. Todos estamos unidos por los mismos rituales de sangre.
Aun así, incluso en esta visión de ritos macabros, crueles y mortuorios,
Jeffers afirma la belleza y el significado del mundo. Al final, no son los pescadores quienes resultan la fuente del dolor, es el flujo del mundo, la “constante alteración de la muerte y la renovación.” Entendido correctamente, la humanidad juega un rol en este aspecto. La humanidad está conectada con el mundo a través de sus rituales empapados-de-sangre y masacres. El reto de Jeffers para con el lector, según expone Hunt, “es ver e identificar con el todo” y evadir la tentación de meramente observar “el flujo de la naturaleza en lugar de identificarse con él y reconocer el fin de uno y la participación inevitable en él.” Este es el poder visionario de Jeffers; él entiende el lugar de la humanidad en el cosmos, y está dispuesto a aceptar las aterradoras y asombrosas consecuencias.
Fuera de la tierra y aun totalmente incapaz de agarrar lo vasto de las fuerzas que determinan nuestras vidas. La humanidad contiene dentro de sí misma el acceso a algo inmensurable, los átomos de las estrellas, el espíritu de la creación, la respiración de dios. Y aun así, como nos recuerda Jeffers rápidamente, abandonamos este poder para dar lugar a ilusiones salidas de nuestras mentes desordenadas. Tanto de la existencia humana es gastado, por ejemplo, en la búsqueda de la felicidad, un asunto que Jeffers aborda en su poema de 1924 “Joy” (“Alegría”):
A pesar de que la alegría es mejor que la pena, la alegría no es genial;
La paz es genial, la fuerza es genial.
No es por alegría que las estrellas arden, no es por alegría que el buitre
Esparce su vuelo gris en el aire
Por sobre la montaña; no es por alegría que la cálida montaña
Se mantiene de pie, por años como el agua
Hace zanjas a sus largos lados. “No soy ni montaña ni ave
Ni estrella; y busco la alegría.”
La debilidad de tu raza: aun en la extensa calma
Cubrirá aquellos ojos nostálgicos.

La visión de Jeffers del mundo no es una sin valor, postula un valor que suplanta el valor del mundo humano. Hay grandeza en la fuerza y en la paz, aunque debemos comprender que la última no implica una ausencia de violencia y sangre. Hay fuerza en la montaña, hay paz en la gracia del ave que remonta su vuelo a través de las nubes por sobre nosotros. El congelado corazón radiante de la estrella. La noción de alegría, de todas formas, es foránea al mundo. Es un concepto que existe únicamente entre los humanos dentro de una sociedad. Un concepto de la verdad más limitada. Como escribe Jeffers, nuestros deseos de felicidad son una falla hereditaria y no encontrarán bases en el mundo que existe más allá de nosotros. De cualquier forma, de nuevo, siempre volvemos a nuestra fuente y eventualmente seremos librados de nuestra furiosa búsqueda por cosas que no existen por el solo hecho de nuestra existencia en el mundo al cual rehuimos.

La “muerte” como escribe Jeffers en otra parte, “no es malvada”. ¿Quién buscará algo llamado alegría? Únicamente la cosa extraña que somos nosotros. Ni siquiera eso. En otoño las hojas caen y el cielo se vuelve oscuro y frío. Estamos en el bosque ahora, vagando y perdidos. Las hojas secas raspan nuestra piel suave y escarpadas espinas rasgan. Un viento se alza y sacude los árboles chuecos, su susurro nos calma en nuestro terror. “Sin importar / Que pase con el hombre… Es cierto que el mundo está bien hecho.” Debemos disolvernos en el universo. ¿En que sueña el mundo? ¿La tierra, quien se cree que es?
Piensa, piensa, piensa. Nada es más humano y aun así nada es más aborrecedor para con la vida. Para Jeffers, como hemos visto, la verdad de la unión de la humanidad con el cosmos recae en nuestra capacidad de percibir los ritmos y la belleza del mundo. No es una belleza que se conforma fácilmente con lo que crea la humanidad en su mente. Lo que vemos es solo una belleza de fragmentos, los cuales han sido violentamente hechos pedazos y esparcidos. Buscamos la razón. ¿Pero que podríamos encontrar que recaiga por fuera del mundo, el cual es también nosotros mismos? Sabemos que el amor no obedece ninguna tiranía de la razón. Ni lo hacen la belleza y el mundo infinito. En “Disculpa por Malos Sueños” Jeffers escribe:
He visto las maneras de Dios: No sé de razón alguna
Por el fuego y el cambio y la tortura y los viejos regresos.
Él siendo suficiente puede que sea aun así. Pienso que ellos no admiten razón. Alguna; son las maneras de mi amor.
Un poder desmesurado, pasión increíble, oficio inmenso; ningún pensamiento
Aparente pero ardiendo de forma oscura
Ahogándose con su propio humo en la bóveda-cerebral humana: ningún
Pensamiento por fuera.

Las maneras del mundo deberían permanecer siempre impenetrables, al tiempo que nos ahogamos a nosotros mismos en el humo de los pensamientos que no se espejan en la corriente o en los bosques que se oscurecen. En los médanos, en las apresuradas nubes, no hay pensamiento. Desesperadamente y llenos de rabia preguntamos en el lenguaje de la razón. Y por lo tanto no recibimos nada más que polvo y sombra. Fuego ¿Porque arde el mundo? Cambió. ¿Porque todo debe de ser cómo es? Tortura. ¿Porque debemos temer?
Y después de todo, solo hay flujo y retorno. Hay amor en las cosas que percibimos como horror cuando miramos por sobre ellas con ojos nublados de razón. ¿Pero qué fuerza nos espera cuando caminamos por el sendero del amor? Poder más allá de lo imaginable y una pasión que puede sacudir los pilares del tiempo.
Al final, el mundo no es para nosotros, a pesar de que una flor que florece desde las estrellas duele en nuestros corazones. Necesitamos únicamente mantenernos entre las ruinas para comprender. A través de la poesía de Jeffers se nos recuerda que la humanidad es algo pasajero. Un día estuvimos aquí y al siguiente nos habremos ido. Los huesos de la tierra no lo habrán notado. Incluso ahora, cuando nos enfrentamos a la realidad de todo el horror que la humanidad ha escrito sobre la tierra.
Jeffers se levanta para señalar gentilmente al bosque que reclama las granjas abandonadas y el joven árbol que empuja a través de los escombros.
En “Amor-Niños”, Jeffers cuenta la historia de una joven pareja de enamorados, quienes hicieron su vida juntos en una pequeña choza a un lado del océano. Ellos buscaron vivir de forma pura, junto al zorro y la ardilla. Agazapados, desnudos, al igual que lo salvaje. Sus pasiones, sus luchas, la llama que trajeron perecerían con el tiempo. Y los caminos que tallaron al lado de las pendientes quedarían cubiertos y el tiempo se tragaría cada trazo de ellos: “Lamento mucho el pensar que aquí hay un planeta / Continuará al igual que esta cañada, perfectamente entera y contenta, luego de que la humanidad sea / removida de la caldera.” Al final, si la humanidad regresa o no al camino, como estos salvajes, amorosos niños de miradas brillantes, no importa, porque a su tiempo seremos limpiados de estas costas y bañados en “la fuente de las estrellas hirvientes” y el mundo permanecerá hasta que el sol mismo se marchite hasta perecer.

FIN DE LA PARTE I

Traducido por “Apocalíptico” y por “Animal Inhumano”, del original en inglés escrito por Ramon Elani.

Clamores apocalípticos

Tomado de Revista Regresión N° 3.


(…) El coyote aulló y hubo granizo y fuego mesclados con sangre que fueron lanzados contra las ciudades y una gran parte de la humanidad se quemó…
El oso gruñó y como una gran montaña ardiendo en fuego fue precipitada en las presas construidas por el hombre y una gran parte de la humanidad murió…
El gran jaguar negro rujió y cayó del cielo una gran estrella ardiendo como antorcha y esta cayó sobre los centros financieros mundiales, por lo que la desgracia acompañó a la humanidad por años…
El águila milenaria sacudió sus alas y contaminó la tercera parte de los cientos, para que los miserables que aún vivían fueran atormentados con mayor tesón…
El gran ahuehuete resurgió y al mismo tiempo vi otra estrella que cayó del cielo a la tierra, y se le dio la llave del pozo de los abismos. Y abrió el pozo de los abismos y subió humo por todos los volcanes de la tierra, su humo oscureció el sol, preparando el momento para que todo volviera a resurgir de las cenizas del progreso.
De las profundidades de los océanos, el gigantesco calamar se sacudió, y toda la tierra se vio afectada por los movimientos que hicieron que lo que había reconstruido el hombre, se volviera polvo.
Los hombres que no fueron muertos por estos acontecimientos aprendieron a sobrevivir salvajes, pero lo que se resistieron a seguir viviendo en sus urbes, no dejaron de maldecir a la naturaleza y siguieron bebiendo del veneno del progreso y la modernidad, la desdicha los acompañó hasta el día de sus miserables muertes.

(Darknet) Contactos ME

Tras un nuevo ataque de spams, estos son nuestros nuevos e-mail de contacto para Maldición Eco-extremista:

maldicionee(a)secmail.pro

maldicionee(a)torbox3uiot6wchz.onion

¡Arriba los misántropos, pirómanos y terroristas!

(Fracia) Entrevista a Xale, lider de ITS en México

Video completo de la entrevista que tuvo Xale con el medio TV5MONDE en marzo de 2019.
Enviado al mail.

[en] Interview with ITS-Argentina

Artículo Sobre Violencia De-colonizadora y Eco-extremismo Para la Conferencia ASN del 2018

Publicado en la Revista Ajajema Nº 7.


El 13 de septiembre presenté este artículo en la Conferencia de la Red de Estudios Anarquistas, en la Universidad de Loughborough. Esto fue escrito para ser hablado y no ha sido editado para simplificar su lectura.
*
El teórico político pesimista Jacques Camatte, cuyos escritos luego de sus años como teórico Marxista influyeron al discurso anarquista de su época —en particular el ala anarco-primitivista— declaró en su trabajo Contra la Domesticación que; “Hay otros que creen que pueden combatir la violencia al proponer remedios contra la agresividad, y así. Todas estas personas suscriben, en forma general, a la proposición de que cada problema presupone su propia solución científica particular. Son por lo tanto esencialmente pasivos, dado que toman la visión de que el ser humano es un simple objeto a ser manipulado. Ellos a su vez están completamente desprovistos de lo necesario para crear nuevas relaciones ínter-personales (algo que tienen en común con los adversarios de la ciencia); son incapaces de ver que una solución científica es una solución capitalista, porque elimina a los humanos y antepone el prospecto de una sociedad totalmente controlada”.
Parece más que obvio que vivimos entre grandes cantidades de violencia y que la violencia y la necesidad de acabar con ella es el asunto dominante dentro de la narrativa en la que nos encontramos. La violencia de la cultura de la violación; la violencia de la opresión racial y colonial; la violencia del ISIS, los Islamistas y las fuerzas internacionales en su contra; la violencia de Rusia, Corea del Norte y Estados Unidos; la violencia de los tiroteos en escuelas de América; la violencia de los apuñalamientos en masa por parte de pandillas en Londres; de bombas, autos, armas, cuchillos y penes. Muchos actos de violencia son poco hablados; la violencia de las trampas para animales; la violencia de las moto-sierras; la violencia de deshabitar para desarrollar un área, o plantar monocultivos industriales para alimentar a una población en crecimiento.
Dentro del discurso radical, particularmente aquel dentro de la tradición anarquista, generalmente tenemos una suerte de relación torcida con la violencia. Mi deseo aquí es identificar un tema en nuestras discusiones que a menudo resulta descuidado —este tema tiene que ver con la interiorización y la exteriorización, bajo la mirada del gran Otro. Enfocaré este asunto dentro del discurso contemporáneo sobre las actividades de-coloniales, anti-coloniales y eco-extremistas. Esto también involucrará, en la parte final de este artículo, una afirmación ontológica, respecto a lo que es la violencia realmente.
El año pasado la organización chilena anti-colonial Lucha del Territorio Rebelde (Weichan Auka Mapu), en una sola acción, incendió 29 vehículos para la tala. Entre enero y mayo del 2016 el grupo cometió 30 actos similares de daños a la propiedad, en defensa del territorio en el que viven, los bosques y la vida salvaje. De forma similar, MEND (por sus siglas en inglés), el Movimiento de Emancipación del Delta del Níger, una organización combativa armada compuesta por células inconexas involucrada en una guerra de guerrillas contra las compañías del petróleo, hicieron volar oleoductos, atacaron campos de petróleo y secuestraron trabajadores del petróleo, como parte de sus actividades anti-coloniales.
Como voceros de los ámbitos de ambientalistas radicales y anti-coloniales anglo-parlantes, grupos como Earth First! y Deep Green Resistance han lanzado su apoyo a estos grupos y otros como ellos, buscando legitimarlos, dentro del contexto del discurso radical. Esto involucra el experimentar un proceso que Deleuze y Guattari llamaron territorialización, en el cual un proceso de interiorización acopla a estos grupos a la estructura de una maquinaria particular. Esto lleva a estos grupos hacia un lugar de aceptación moral, dentro del marco moral con orientaciones de izquierda. A partir de esto, estas acciones, las actividades de estos grupos, y otros similares, se vuelven parte de la narrativa de la política de izquierda radical, respecto del proceso de civilización e historia. Se convierten en personajes dentro de los capítulos que preceden a la “revolución” y, de forma similar a aquella descripta por Camatte en la cita que mencioné previamente, son vistos como objetos pasivos a ser científicamente manipulados. Como personajes dentro del meta-drama en el que residen, se les asigna una identidad que funciona completamente como un significador simbólico para un Otro, quién se coloca como el superyó paterno, legitimando sus luchas, como Dios al determinar quién va al cielo, o mejor, quien no será arrojado al gulag, incluso al gulag anarquista, luego de la revolución —interiorizado— y quien será arrojado al infierno, o al gulag, de nuevo, incluso el gulag construido por anarquistas – exteriorizado.
Este también es el caso en luchas de-coloniales que no están necesariamente conectadas a luchas eco-radicales, tales como la lucha Palestina en contra de las violencias de Israel, en las cuales los manifestantes desarmados son pintados como “inocentes” por organizaciones de izquierda pacifistas que usan la lucha de aquellos como una plataforma para la suya propia, con la implicancia de que los Palestinos armados, tales como Hamas, son objetivos legítimos para la violencia colonial estatista.
Mientras que los líderes de estas organizaciones, quienes pueden haber sido educados en filosofías occidentales como el Marxismo, anarquismo, etc., puede que asuman esta trayectoria política, pienso que, en la actualidad, más allá de estas interiorizaciones, a los individuos que están involucrados activamente con las acciones de estas organizaciones u otras similares; no les importa el progreso, la historia, el capitalismo o nada de eso. Les importan los bosques, ríos y el mundo en el que están inmersos y en el cual habitan como Extensiones de este.
Estas funciones de encuadramiento maquinista, en la forma en la que Heidegger describe al respecto de la tecnología y el encuadramiento, en donde, como objetos, símbolos y personajes de una descripción tecnológica, encajan dentro del modo de existencia humana descripto previamente, aquel de la narrativa ideológica izquierdista, des-humanizados, inanimados y des-animalizados.
Y ahora quiero desplazarme hacia algo que podría parecer de muchas formas como totalmente opuesto, pero yo argumento que se enraíza en la misma narrativa que he estado describiendo aquí. En todo caso, para hacerlo voy a dedicarme un poco a la historia.
Se puede decir que la campaña bombardera de 17 años de Kaczynski es la campaña más exitosa de su tipo. Como el Unabomber, Kaczynski envió 16 bombas, hacía varias ubicaciones dentro de los Estados Unidos. Fue únicamente luego de la publicación de su manifiesto, La Sociedad Industrial y su Futuro, que sus motivaciones se esclarecieron y fue capturado. El trabajo es una crítica brillantemente articulada hacia la sociedad industrial, que incluye una crítica al izquierdismo, en la cual no profundizaré aquí, puesto que no es necesaria para esto y ocuparía demasiado espacio. Solo la menciono por su relevancia y por lo que estoy a punto de desarrollar.
La influencia de Kaczynski, respecto al espacio anti-colonial, es particularmente notable, en relación al movimiento post-anarquista nihilista terrorista llamado Eco-extremismo. Surgiendo de las discusiones nihilistas-anarquistas y anti-civ de la darknet, y casi completamente situado en América del Sur y Centro, por parte de individuos indígenas y anti-civilización, con solo algunas células en Europa, este movimiento es uno que ha buscado activamente exteriorizarse de la maquinaria y narrativa izquierdista.
En sus actividades anti-progresistas anti-melioristas, el grupo que es el partidario más elocuente del Eco-extremismo, Individualistas Tendiendo a lo Salvaje, ITS (ya que la S es por Salvaje), centraron sus actividades en, al igual que Kaczynski, poner bombas en instituciones universitarias, tales como laboratorios nano-tecnológicos; antes de avanzar a sus afamados, debido al rechazo moral, asesinatos indiscriminados, en nombre de la Naturaleza Salvaje.
En caso de que no estén familiarizados con el grupo, me gustaría plasmar aquí citas de sus primeros comunicados.
1. “¿Se colapsará la Civilización y nacerá un mundo nuevo, por los esfuerzos de lxs guerrerxs anticivilización? ¡Por favor! Veamos la verdad, plantemos los pies en la Tierra y dejemos de volar dentro de la mente ilusoria e izquierdista. La revolución nunca existió y por ende lxs revolucionarixs tampoco, aquellxs que se visualizan como “potencialmente revolucionarixs” y que buscan un “cambio radical anti tecnología”, están siendo verdaderamente idealistas e irracionales porque todo eso no existe, dentro de este mundo moribundo solo existe la Autonomía del Individuo y es por la que luchamos.
2. “Un mundo sin domesticación, con un sistema acabado por la obra de lxs “revolucionarixs”, con la Naturaleza Salvaje naciendo de las cenizas del antiguo régimen tecnológico y la especie humana (lo que quedaría) de vuelta a lo salvaje, es completamente ilusorio y soñador.
3. Its da su verdadera cara, vamos al punto central, la fiera defensa de la Naturaleza Salvaje (incluida la humana) no se negocia, se ejecuta con los materiales necesarios, sin compasión y aceptando la responsabilidad del acto. Nuestros instintos nos lo marcan, pues (como hemos dicho anteriormente) estamos a favor de la violencia natural y en contra de la destructividad civilizada.
La respuesta que ha recibido ITS ha sido de exteriorización activa por parte de los izquierdistas y anarquistas-morales. La publicación de anarquismo de izquierda Its Going Down particularmente se pronunció en contra de ITS, notablemente luego de su comunicado 29, en el cual reivindican la responsabilidad por el asesinato de una mujer en un bosque, y también han demonizado a anarquistas y occidentales que incluyen al Eco-extremismo en sus discusiones. Its Going Down etiquetó a ITS como Eco-fascistas en una de sus condenas hacia el grupo, en un intento obvio de demonizarlos moralmente, excluyéndolos de la comunidad de grupos y organizaciones consideradas aceptables dentro de la moralidad anarquista. Esto es, tal como con el MEND y el Lucha por el Territorio Rebelde (Weichan Auka Mapu), realizado bajo la mirada de un Otro superyó paternal, reprimiendo aquello que es moralmente inaceptable, desde una posición de autoridad moral, como Dios. Esto es un ejemplo de lo que describe Camatte, en donde los izquierdistas condenando a ITS y al Eco-extremismo tratan a los Eco-extremistas, a aquellos interesados en el Eco-extremismo y a sus propios simpatizantes y partidarios, como objetos para la manipulación científica, en un movimiento capitalista por controlar, por territorializar.
La revista Eco-extremista Regresión realiza un notable intento por exteriorizarse, tanto en su nombre como en su contenido. Se describe como el antónimo del progreso, como una fuerza regresiva antitética, ubicando su estrategia en un estilo Marxista activo de la dialéctica dual. La Revista proclama activamente que no desea ser leída o que esté buscando atraer lectores, pero se encuentra disponible para leer por cualquier online. Está diciendo activamente que “no somos uno de ustedes” y “no formamos parte de esto”, en una forma muy similar a como los Izquierdistas buscan exteriorizar al Eco-extremismo. A partir de estos ejemplos que he presentado, he intentado identificar que, tanto en encuadramientos morales positivos y negativos, mediante tanto interiorización o exteriorización dentro de la narrativa del progreso, revolución e historia, la relación izquierdista respecto a los proyectos extremistas y radicales anti-coloniales y de-coloniales es una cuya estructura maquinista es ideológica y funcionalmente colonialista y racista. La izquierda no acepta ni condena las acciones de los grupos indígenas y anti-coloniales simplemente en sus propios términos, pero los acopla con el simbolismo de su propio diseño ideológico. Al mismo tiempo, el movimiento de-colonial se ha incorporado tanto a la maquinaria Izquierdista, que, en el caso de los Eco-extremistas, los pueblos indígenas se están alejando de la lucha.
En este punto siento la necesidad de desplazarme a un lugar ligeramente diferente de aquel en el que hemos estado la mayor parte de esto, aunque sin alejarme demasiado. Encuadro esto es un lugar geográfico, más que en un tiempo histórico, puesto que a lo que me estoy desplazando no es ni históricamente progresivo ni reaccionario, o regresivo, cualquiera sea el término que prefieras, sino metafísicamente presentista, en un sentido inmediatista egoísta y fenomenológico. Karl Popper declaró en su trabajo La Sociedad Abierta y Sus Enemigos, en donde critica el historicismo teleológico de Hegel, Marx y pensadores similares por ser fundamentalmente totalitarios, que la “Historia no tiene significado” —una proposición indudablemente desagradable para cualquiera que tenga una postura política izquierdista, pero este es el sentimiento al que deseo desplazarme.
Este es el asunto de la destrucción, la cual luego diferenciaré de la violencia. Ahora, cuando miro hacia afuera de mí mismo hacia lo que el discurso y acción post-anarquistas significan hoy en día, en el tiempo presente, en tanto que nos encontramos en una crisis sistemática, colapso ecológico y entre tanta violencia, me parece a mi que realmente solo podemos comenzar a hablar sobre ontología. No estoy queriendo decir que estamos hablando y que solo podemos hablar sobre conceptos vagos y abstractos, sino que en la raíz de nuestros discursos y si somos honestos con nuestras discusiones, estamos hablando de psico-onticos, socio-onticos, eco-onticos, sobre Realidades y sobre lo Real. Estoy indagando aquí, al incorporar lo ontico junto con la ontología, dentro del mundo de las Cosas (C mayúscula) y la reificación (usando el término tanto en el sentido expuesto por el viejo y confiable Comunista Marx y en el sentido de la falacia del concretismo, también conocido como hipostatación).
Estas discusiones ontológicas pueden a menudo ser encuadradas dentro de los teatros simbólicos de las ideologías, interiorizando y exteriorizando, en procesos de territorialización. Pero debajo de estas vestiduras, en la carne desnuda de nuestro discurso, es ontológico. Somos, de muchas maneras, todos anarquistas ontológicos de praxis.
En base a esto, haré una afirmación, que el proyecto anarquista ontológico es uno de destrucción activa, en el sentido Heideggeriano (con la k reemplazando la c). Me gustaría tomar prestado el término de ontología de guerrilla de Robert Anton Wilson para esto. Tal como observó Heidegger, la destrucción es una tarea presentista que no encaja en categorías normales de positivo-negativo, siendo nihilísticamente amoral y no posicionada en el pasado. Sin ser dualísticamente positiva ni negativa, la destrucción aquí es una fuerza radicalmente monista, en el sentido que sugiere el anarquista-colectivista Bakunin cuando declaró que “la pasión por la destrucción es también una pasión creativa” inmediata; a diferencia de las tradiciones gnósticas de la ideología revolucionaria de izquierda, en las cuales tanto la teoría como la práctica retienen un dualismo esotérico, respecto a objetos que pueden ser manipulados científicamente.
Incluso más que como una práctica antropológica, yo afirmo que la verdadera destrucción-creativa sin objetivos del Ser es el proceso de transformación que está sucediendo de forma constante. La civilización y la historia, en este sentido, son intentos de frenar este proceso y crear, mediante la reificación simbólica, una ontología social de un estructurado-espacio absoluto —la construcción de territorios, de objetos con interiores y exteriores, de la naturaleza y del espacio que esta por fuera de la naturaleza (civilización), de grupos y categorías; un teatro de fantasmas, tecnológicamente in-autentico, en el sentido que expone Heidegger, intentando reprimir la relacionabilidad del Ser, en forma de desarrollos extendidos en el tiempo, o mejor, como el transcurrir de la vida visto como el espacio abierto de la posibilidad. La civilización, con el fin de mantener la maquinaria de su funcionamiento, debe restringir, mediante la colonización, la moralidad, etc., el espacio abierto de la posibilidad, mediante la interiorización y la exteriorización enfocadas hacia una narrativa totalitaria, con un sendero dirigido.
Ahora, en un sentido lo que yo, como alguien del mundo anti-civ, estoy diciendo con esto es que deberíamos deshacernos de los grupos, categorías, territorios, interiores, exteriores, inclusión, exclusión, objetos, símbolos y otros fantasmas tecnológicos, pero difícilmente esto llegue a alguna parte en el tiempo presente. Así que, junto con esto, deseo hacer otra afirmación para nosotros como individuos, o mejor como singularidades, involucradas en los proyectos de-coloniales y anti-coloniales de desterritorialización; que abracemos radicalmente la noción de monismo-como-pluralismo; no para interiorizar la cartografía del espacio radical de una forma nueva respecto a aquella en la que lo hacemos actualmente. Si no, para dejar la situación tan desordenada como sea posible y no juzgar el desorden mediante condena moral, y no encajar eventos dentro de las estructuras de ideologías de izquierda, sino dejarlo todo en el espacio de la posibilidad. Quizás esto se podría considerar el equivalente eco-anarquista de la noción liberal de Bergson de la sociedad abierta —aunque también, quizás no. Si, sin embargo, estamos lidiando con procesos ontológicos, yo sugiero que consideremos nuestras percepciones de la realidad, como del espacio y tiempo, en el modo en el que indica el matemático Poincare con su filosofía de la geometría; como si hubiésemos nacido sin intuiciones, las cuales se han vuelto ligadas a convenciones normativas más que a hechos.
Esta idea que estoy proponiendo es obviamente muy incómoda, puesto que deja abierto casi todo, pero si vamos a de-colonizar el espacio físico estructuralmente racista de las políticas anti-coloniales, entonces nos queda este lugar de incomodidad, en el cual debemos reconocer sin categorizar moralmente, en un sentido anti-político.
Finalmente, también deseo hacer una afirmación ontológica aquí, a los fines del discurso, que mucho de lo que es categorizado como violencia por grupos eco-radicales y anti-coloniales no es violencia, siendo la violencia un objeto reificado de la civilización, significando violación. Sino que lo que resulta a menudo categorizado como violencia en este sentido es realmente una aceptación de la destrucción-creativa no-ontica acósmica ontológica salvaje. Violación, de esta forma, parece ser el funcionamiento maquinista básico de la civilización —invirtiendo la afirmación de ITS de que la naturaleza es violenta y la civilización destructiva. El propósito de la civilización es el propósito de la violencia. Esto no es para legitimar estas acciones que estoy describiendo como destructivas en lugar de violentas, sino diferenciarlas a los fines de la praxis post-anarquista.
Violar es interrumpir el flujo de un espacio y crear una obstrucción, como una presa en un rio, como un militar llegando para interrumpir la vida cotidiana de la comunidad, como un pene forzando su ingreso en un cuerpo mediante la violación. La destrucción es un aspecto creativo de los procesos del espacio de materializarse-volverse-temporal que es el Ser. La destrucción es la apertura del espacio.
De-colonizar es destruir la narrativa de producción que es esta cultura. Des-territorializemos, sin re-territorializar, y sin juzgar lo que crece en el espacio abierto. Dejemos las cosas abiertas y no tratemos al mundo como un objeto para nuestra manipulación. Dejemos de intentar ser Dios y destruyamos el totalitarismo. Vivamos libres de interiores y exteriores, de inclusión y exclusión. Volvamos real el sin fronteras ni límites, y seamos anarquistas abrazando la anarquía. Poincare dijo que “La Geometría no es verdad, es ventajosa”, pero esto no llega lo suficientemente lejos. La geometría no es verdad, ¡Pero puede ser una aventura!
Esto va más allá del espacio de-colonial obviamente, puesto que incluye los espacios de teoría y práctica anti-patriarcales, de ambientalismo radical y anti-estatismo, ya que a estos también les vendría bien deconstruir sus territorios y abrazar la noción ontológica de monismo = pluralismo —pero no hay espacio en este ensayo para incluir estas luchas.
Me gustaría finalizar con esta frase del filósofo Marxista-autónomo Agamben; “Lo que tuvo que perdurar en el inconsciente colectivo como monstruoso híbrido de humano y animal, dividido entre el bosque y la ciudad —el hombre lobo— es, por lo tanto, en su origen la figura del hombre que ha sido expulsado de la ciudad. Que tal hombre sea definido como un hombre-lobo y no simplemente como un lobo… es decisivo aquí. La vida del bandido, como la del hombre sagrado, no es una pieza de naturaleza humana sin relación alguna con la ley y la ciudad. Es, en cambio, un umbral de indistinción y de pasaje entre animal y hombre, fusis y nomos, exclusión e inclusión: la vida del bandido es la vida del Loup garou, el hombre lobo, quien no es precisamente ni hombre ni bestia, y que habita paradójicamente dentro de ambos sin pertenecer a ninguno”.

(it) COLLEZIONE DI COMUNICATI DELLE ITS PARTE III

Enviado al mail.
Parte 1 y 2.


Collezione di Comunicati delle ITS e annesso parte III

Una breve introduzione: abbiamo totalmente ribrezzo di questa umanità decadente, che si muove solo per cagare attraverso un non-spirito, decadente, è che disprezza anche se stessa. Ma perché dolersi? Perché cercare di interrogarsi? Su cosa e sopratutto, perché? Fanculo l’umanità, l’umanitarismo e tutti i valori che ci fanno schifo. Per tutti quelli, a tutti quelli, che sentiranno fastidio per parole di questo tipo, radicalmente amorali: levatevi di mezzo, fatevi da parte, oltre a fregarcene del vostro tipologia-pensiero, non abbiamo nessun
timore, a pubblicare testi e attentati estremisti, Eco-estremisti misantropici. Vi da fastidio, vorreste dire la vostra? Non c’è né fotte un emerito cazzo, non ci interessa la vostra opinione, inoltre caghiamo su ogni opinione, e perseguiamo solo quello che ci sta bene, quello che è totalmente affine. Vi irrita che traduciamo materiale di questo tipo? Per Noi potete restare a scandire “ci da fastidio”, ci pisciamo sopra, sempre e comunque. Devono sapere i nostri nemici, che abbiamo appreso preziose lezioni dall’Egoismo Amorale, quello che va agli estremi, che usa la formula perfetta: il “tutto è permesso”. Useremo ogni arma a nostra disposizione, sia chiaro!

L’umanità è in decadenza, è poco a poco perde la poca debole forza, che la spinge a respirare…questi attentati e testi tradotti e pubblicati anelano alla diffusione del Caos Terroristico!

Avanti per l’Eco-estremismo Misantropico e Nichilista!

Gruppo “Uroboro Silvestre”

(Chile) Chadwick reafirma que ITS recibe ayuda del exterior

5 de agosto 2019

El ministro del Interior, Andrés Chadwick, salió esta tarde, en La Moneda, a reafirmar sus dichos respecto a que grupos terroristas reciben ayuda desde el exterior.

En entrevista con la prensa, el jefe de gabinete aseguró que “enfrentamos a grupos terroristas, en este caso, que obviamente son organizaciones que tienen apoyo, que son implacables, que no respetan a nada, que están dispuestos a correr riesgos con tal de producir daño. No estamos enfrentando a un mero delincuente, sino que a organizaciones que tienen apoyo muchas veces no solo nacional, sino que también del exterior. Enfrentamos a un adversario y a un enemigo poderoso”.

Estas declaraciones generaron una serie de críticas desde la oposición, especialmente desde los integrantes del Senado, donde incluso este mediodía el presidente de la Cámara Alta, Jaime Quintana (PPD), puso en duda la votación de la ley corta antiterrorista para mañana, llamando al jefe de gabinete a aclarar sus dichos respecto al financiamiento de estas agrupaciones.

Al respecto, Chadwick afirmó que “me ha sorprendido la reacción que se ha tenido frente a la declaración que yo he hecho, porque es de público conocimiento que organizaciones como la llamada ITS, que es una organización Ecoterrorista, cuando hizo su reivindicación frente al envío de la bomba del presidente de Metro Louis de Grange, ellos mismos, públicamente en esa reivindicación señalaron que habían hecho o recibido la bomba explosiva desde Argentina e, incluso, firman esa declaración bajo la expresión ‘ITS Chile- Argentina’, es de público conocimiento estos vínculos y este apoyo. Lo han dicho ello mismos”.

El ministro planteó que estas organizaciones igualmente “lo han señalado en publicaciones con posterioridad al envío de la bomba que se hizo a Oscar Landerretche, por lo tanto, son opiniones que han dado públicamente organismos”. Insistiendo en que “yo doy a conocer siempre antecedentes que son de carácter público. No doy a conocer antecedentes que puedan ser propios de la investigación o que estén bajo reserva, porque eso me parecería una irresponsabilidad”.

Al preguntársele por la ley larga antiterrorista, el secretario de Estado afirmó que “sigue adelante”.

Consultado, en tanto, por las palabras de Quintana y las dudas que planteó respecto a que mañana se vea en sala la ley corta, el secretario de Estado afirmó que “nosotros esperamos que mañana se vote y que el Senado tenga disposición a votar. No vemos que exista ninguna razón y esperamos que no exista ninguna razón para seguir postergando una materia que corresponde, es votar en la sala del Senado mañana. Y más allá de lo que corresponde a los reglamentos del Senado y a la forma en cómo se establece la tabla del Senado, es también una medida y una necesidad en su oportunidad que lo hagamos luego, que lo hagamos pronto. Porque tenemos acciones terroristas y tenemos investigaciones que llevan adelante la Fiscalía, que queremos que se pueda contar con estas medidas especiales”.

Con todo, Chadwick aseguró que está disponible para entregar los antecedentes que posee respecto al apoyo externo de grupos terroristas, tal como lo pidió el líder del Senado.

“Todo lo que pueda responder en el Senado o en la Cámara estoy dispuesto a hacerlo como ministro del Interior. Pero en este caso, la respuesta, más allá de poder hacerla en el Senado, sin ningún inconveniente, es pública, es cosa de verla en la página web que corresponda”, indicó.

Durante la mañana, además, Chile Vamos salió a respaldar al ministro del Interior y sus declaraciones, donde se acusó que las críticas opositoras buscaban desviar el foco del debate de fondo.

Respuesta a Huenchumilla

El jefe de gabinete también se refirió a las críticas que le hizo el senador Francisco Huenchumilla (DC), durante esta jornada. El parlamentario por La Araucanía, aseguró que el ministro “tiene demasiado tejado de vidrio en todo lo que ha pasado en el año y medio que lleva de gobierno, donde le hemos perdonado muchas cosas, como para que siga sobregirándose en esta materia”.

Consultado por estas palabras, Chadwick se limitó a contestar que “yo respondo ideas y no descalificaciones, y cosas constructivas. Y la pregunta es muy simple, construyamos, no descalifiquemos. Son respetables las posiciones. Si el senador Huenchumilla quiere votar en contra de este proyecto, es respetable que lo haga, nosotros hacemos un llamado a que lo miremos como un proyecto de país”.

El titular de Interior añadió que si algún senador quiere votar en contra de la ley corta “lo lamentamos mucho, pero lo respetamos. Así como exigimos también que haya respeto por parte de las autoridades de gobierno”.