Tag Archives: Estados Unidos

(en) The Brilliant podcast on Atassa

Interesante conversación en inglés sobre el contenido de la revista estadounidense “Atassa: Lecturas sobre Eco-extremismo”.

¡Adelante con la propaganda eco-extremista!

ESCUCHALA o DESCARGALA

This episode of the Brilliant is an active discussion between Bellamy, Aragorn!, and Wil about the new LBC journal project Atassa. It is worth checking out as an introduction to the journal and an exercise about how to think about revolutionary (or not) practice in a world where terrorism no longer has any meaning. Eco-extremism isn’t a solution that would work in the US but it does raise challenging questions about violence, the planet, and the spirit that inspires all of our actions.

Tick Tock

Introductions to Wil and Bellamy
1:34 Atassa introduction
2:00 Wil: Attitude. ITS.
6:00 Market anarchism & Technophilia
7:30 Strong introduction. Defines terms. Bel: This is something you have to deal with (Why?)
9:45 Origin story of eco-extremism. Revolution. Kacynski. Ancestral Beliefs.
13:20 Shocking bits wrt Mafia style violence, appearance, adopt an accent, espouse a strong moral character. sXe. Necheav.
15:30 Return of the warrior. Clastres. What is the relationship between violence and the State? Monopoly of violence has unforseen consequence. Becoming.
29:00 More origin of EE. Solid piece from Jacobi. Notes on wildism vs EE vs AP.
34:30 Creek War. Market economy as invasion. Old ways. Brutal.
39:00 Indiscriminate anarchists. Today there is reaction by @ against indiscriminate attacks. There is a history here. This is another way to talk about social vs anti-social @.
41:40 Is this an anarchist journal? No! But @ should be engaged with it anyway.
45:30 Are you a pacifist? Kudos for your consistency. Otherwise you have to (internally) confront the questions of Atassa.

(en) Nihilist parenting tips

Ave Cabrera analiza y critica de manera certera el texto editorial del nuevo número de la revista estadounidense “Black and Green Review”, en donde Kevin Tucker lloriquea por el resquebrajamiento de su sueño utópico sobre un “futuro primitivo” al estilo de Zerzan, al parecer, estos anarco-primitivistas ilusos aún tienen en mente la “lucha por un futuro mejor”. Ignorando que la realidad es completamente pesimista, aún tienen las” fuerzas” para seguir con su necio camino hacia su propia inmundicia.

¡Por la muerte de la idea progresista que dicta que un “futuro mejor” puede estar esperándonos!

¡Derribando las mentiras de los optimistas!


“I have two daughters. I have two daughters that I will, above all else, do anything to protect and to provide for. I have two daughters whose fates are intertwined with the fate of all wildness. I have two daughters who have no future on a dead planet.”

I read the recent editorial to the forthcoming Black and Green Review, and I suppose I’ll just say that Kevin Tucker has the tendency to mistake moral posturing for an argument. That’s fine, we’re about the same age and have about the same number of spawn, I understand that doubling down on curmudgeonry is appealing when the twinges in your back take longer and longer to go away.

If there is one thing I am becoming allergic to as I veer toward middle age it is depending on “best case scenarios” or beneficial windfalls to save the day. Things never go according to plan: everything, from fixing the car, to completing a project around the house, to fixing a special meal, will be more expensive, will take more time, and will never come out quite as you planned it. One of the other problems that I have encountered in maturity is learning that things will never break according to plan. Indeed, “breaking” is the annihilator of plans. Want to make the universe chuckle? Tell it your plans, or so the saying goes.

Anarcho-primitivism of the Zerzan / Tucker school seems to lean heavily on knowing, within reason, how something (all things) will inevitably break. I have already addressed why I think this is not very likely or possible. You may be able to predict to some degree of accuracy how a seed will grow or how a particular person will develop, but try to predict into how many pieces a plate will break if you throw it on a hard surface. At the same time, I find it hard to believe that an ideology based on the following sequence of events will be successful:

  1. Withdraw into the bush with your “besties” and create a “resilient” community (whatever that means)
  2. …. etc. [insert catastrophe here]
  3. Immediate returns hunter-gatherer nomad tribes dominate the Earth…

Aside from being a farcical repeat of the Yankee communal cult form, the major event here is some sort of nebulous eschatological happening that can’t be fathomed in any real digestible form. What does a plate shattering into seven billion pieces look like?

Parents should not feel obligated to promise their child “a future” because “the future” is the problem in the first place. There is no way for me, as a parent, to equip my children for things that I barely understand. And perhaps the “cure” would be worse than the disease: to sell all that one has, take up the Cross, and follow wildness; to sacrifice all for the Primitivist Pearl of Great Price obtained after forty or more years of wandering in the desert.. all of that seems too much like a Sunday school lesson for my comfort.

What if nihilist parenting is parenting in the now, with all of its contradictions, with all of the things we don’t like? I feel strongly that the idea that I could promise my children “a better world,” would be the wrong mentality to have in the first place. The most I can hope for is to be there and be strong for those I love, and that’s it. There is a strength and resilience that one either has or one doesn’t. I don’t think it has to do with mere survival, it has more to do with realizing that there is more to life than just survival. We aren’t free, no, and to be honest, I think talking about “freedom” is rather stupid in our circumstance. It really is more a question of if life is meaningful, and if there is more to life than scrounging and groveling for our existence.

To be honest, as a parent, I cannot worry about tomorrow that much. And if I do, I miss so much. Part of my honesty is to tell my girls that they are mortal. They know that they are mortal, they know that we disappear to make way for others. That’s not “hopelessness” or “nihilism” (really), that’s just life. That’s part of the joy of being human, it’s to take your lumps like any animal. The last thing I want them to do (though I have little control over this) is to sacrifice themselves for an ideal that they have no stake in, even if it is something as “fundamental” as the survival of the species a few generations from now.

In this sense, I don’t see one path of life as better than any other that we are currently offered. The last thing a good animal should do is “weaponize” their own survival as some sort of tactical sacrifice for generations that are yet to come. Unlike many of like-minded people to the south, I don’t fantasize about living a primitive life that I barely understand, but I highly respect. Some of us are just unlucky, but all of us are tossed about by the winds of fate. For those I love, I just want for them to have the ability to enjoy what is free for us to all enjoy (nature, friends, simple pleasures) and the inner (and outer perhaps) strength to resist the rest. To have big plans invites fragility, but to forge certain attitudes (perseverance, loyalty, fortitude) creates resilience. That’s easier said than done, and again, I care little for the future when speaking of these things. But a little love, tough and not-so-tough, can perhaps go further than training for Hobbesian Armageddon, or at least help us enjoy life up to the point that the second coming of Catastrophe finally comes.

(Estados Unidos) Los últimos Sioux defienden su territorio ancestral: serios disturbios por oleoducto deja más de 100 heridos

Lo que sigue es información sacada desde la prensa gringa sobre la fiera defensa de los Sioux en Standing Rock, en Dakota del Norte.

Apenas ayer, los guerreros de esa y otras tribus junto con los ancianos y las mujeres, acompañados de grupos ecologistas resistieron la embestida de los antidisturbios, registrándose más de 100 heridos, algunos de gravedad.

El territorio de Standing Rock es lugar en donde se encuentran enterrados varios de los ancestros Sioux, es tierra sagrada, incluso en la zona está el cuerpo del Gran Toro Sentado, jefe supremo de la nación Sioux y líder espiritual de los Lakota, quien con Caballo Loco fuera quien diera inspiración a los guerreros para ganar la Batalla del Little Big Horne en 1876.

Lo que rescatamos de esta noticia es la defensa del territorio ancestral de los nativos, para nada queremos dar el “visto bueno” a las organizaciones civiles que se han colgado de la defensa de los Sioux para darse publicidad y acapara la atención mediática de las masas idiotas, pues es claro que los nativos no quieren otra cosa que respeto a sus territorios sagrados como hace cientos de años y si para eso hay que luchar, darán cara al conflicto.

A burned-out truck is seen Monday, Nov. 21, 2016, where protesters against the Dakota Access oil pipeline removed it from from a long-closed bridge on a state highway near Cannon Ball, N.D., close to their camp in southern North Dakota. Their efforts led to the latest skirmish between protesters and law officers late Sunday and early Monday. (AP Photo/James MacPherson)

¡FUEGO Y PIEDRAS PARA LOS DEFENSORES DE LO AJENO!

¡EL ESPÍRITU DE TORO SENTADO SIGUE ENTRE ELLOS!

¡QUE WAKAN TANKA GUIE SUS ATAQUES COMO LO HIZO EN LITTLE BIG HORNE!

¡¡HOKA HEY!!


In this image provided by Morton County Sheriff’s Department, law enforcement and protesters clash near the site of the Dakota Access pipeline on Sunday, Nov. 20, 2016, in Cannon Ball, N.D. The clash came as protesters sought to push past a bridge on a state highway that had been blockaded since late October, according to the Morton County Sheriff's Office. (Morton County Sheriff’s Department via AP)

21 de noviembre

“La empresa Dakota Access Pipeline pretende construir un oleoducto por debajo del río Missouri y el lago artificial Oahe, que son las fuentes de agua potable para la tribu”.

El gobierno estadounidense ordenó la suspensión de la construcción del oleoducto en territorio de la comunidad Sioux de Standing Rock, en Dakota, al determinar que son necesarios más análisis y debates sobre el proyecto, de acuerdo con el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos, encargado de autorizar a la empresa Dakota Access Pipeline para iniciar las obras.

“Mientras estén sucediendo estas discusiones, no puede realizarse la construcción sobre o bajo la tierra que bordea el lago Oahe perteneciente al Cuerpo”, señaló el Cuerpo de Ingenieros en un comunicado.

La empresa Dakota Access Pipeline pretende construir un oleoducto por debajo del río Missouri y el lago artificial Oahe, que son las fuentes de agua potable para la tribu, por lo que se ha opuesto a su construcción de mil 866 kilómetros ante la amenaza de filtraciones y contaminación.

Los Sioux quieren que el trazo del oleoducto pase lejos de las tierras que rodean su reserva y que consideran sagradas.

“Millones de personas permanecen literal y espiritualmente con nosotros en Standing Rock, y por ello tienen nuestro más profundo agradecimiento”, dijo el jefe de la tribu, Dave Archambault, en un comunicado.

In this image provided by Morton County Sheriff’s Department, law enforcement and protesters clash near the site of the Dakota Access pipeline on Sunday, Nov. 20, 2016, in Cannon Ball, N.D. The clash came as protesters sought to push past a bridge on a state highway that had been blockaded since late October, according to the Morton County Sheriff's Office. (Morton County Sheriff’s Department via AP)

Ante esto, los líderes de la empresa denunciaron la decisión del Cuerpo de Ingenieros por considerar que carece de “justificación legal o factual”.

Otros grupos indígenas del norte de Estados Unidos junto con activistas se unieron a la defensa del territorio Sioux, por lo que rechazaron la construcción del oleoducto y acompañan a la tribu en sus acciones y protestas desde que inició el conflicto con la empresa.

Las protestas, hasta hace poco pacíficas, se tornaron las últimas semanas en enfrentamientos con los policías, autoridades y trabajadores del oleoducto, lo cual ha generado cientos de arrestos.

El lunes las protestas se extendieron a la capital de Dakota del Norte, Bismarck, donde aproximadamente 500 manifestantes se concentraron frente al edificio del Capitolio estatal, de acuerdo con cifras de la policía. Celebridades, políticos y activistas ambientales también se unieron a la causa y se han sumado a las manifestaciones que han tenido lugar en todo el país.


14dakota-3-master675

La última batalla de los Sioux
01/11/2016

El espíritu de Toro Sentado se ha levantado contra las excavadoras de un oleoducto que llevará petróleo del ‘fracking’

La batalla se libra en una reserva de Dakota donde ni Trump ni Clinton han puesto un pies estos meses.

Hasta 200 tribus en pie de guerra. Los indios rebeldes, y pobres, han roto ya la indeferencia del pueblo americano hacia ellos

La reserva india de Standing Rock, en Dakota del Norte y del Sur, es casi tan grande como Asturias pero sólo tiene 8.000 habitantes.

Entre ellos no está la persona más famosa de la reserva: Toro Sentado, que yace en el centro de la reserva, en la parte de Dakota del Sur, bajo un gran busto de piedra blanca, con el nombre y la fecha de nacimiento, en inglés y en lakota – el idioma de los indios sioux, una de las tres tribus que viven en la reserva -. A su lado está la tumba de Sacagawea, la esclava india que guió a los exploradores Meriwether Lewis y William Clark cuando éstos cruzaron lo que hoy es Estados Unidos en un viaje organizado por el entonces presidente William Jefferson. Les llevó dos años. Y sobrevivieron al invierno cerca de donde está la tumba, gracias a la hospitalidad de los indios de la tribu Mandan. Una tribu que ya entonces estaba diezmada por la viruela que le habían transmitido los tramperos franceses, que patrullaban la cuenca del río Mississippi cazando castores.

Toro Sentado y Sacagawea miran al cielo rodeados por un paisaje que es una sucesión de páramos desolados. Porque al natural la gran pradera de Estados Unidos es poco más que un semidesierto azotado por un viento que no cesa nunca. A los pies de las tumbas arrancan los acantilados por los que pasaron Lewis, Clarke, Sacagawea y los tramperos. Las cuestas y los cortados acaban en el río Missouri, que aquí forma el embalse de Oahe.

Este embalse anegó el 90% de los bosques y las tierras cultivables de la reserva de Standing Rock y de la de Cheyenne River, que está en la otra orilla del río. Cuando en los años 50 los sioux y los cheyenne trataron de contratar a un abogado que los protegiera de los planes del Gobierno de EEUU, la Oficina de Asuntos Indios se lo prohibió. ¿Para qué iban a tener abogado cuando legalmente no podían ni siquiera votar en parte del país ya que legalmente estaban “bajo el tutelaje” del Estado?

Todo Standing Rock tiene un aire de pobreza desolador: los alcohólicos tumbados en medio de las calles de casas prefabricadas a las 11 de la mañana; el triste casino de Grand River, a apenas 10 minutos en coche de las tumbas de Toro Sentado y Sacagawea; las personas de apenas 50 años que parecen de 80 por los estragos de la metanfetamina, la droga de los pobres de las zonas rurales de EEUU; y hasta las carreteras de rectas kilométricas que van de ningún sitio a la nada.

La reserva, como las demás de las dos Dakotas, es tan pobre que los únicos actos electorales que se celebran allí son las “alimentaciones” (feeders) y que consisten, literalmente, en que el Partido Demócrata ofrece comida a la gente junto a los colegios electorales, a ver si así se animan a votar. El Partido Republicano, como no tiene votos entre los indios, trata de prohibir las “alimentaciones”, alegando que es compra de votos.

Un hombre, una hamburguesa, un voto. En Standing Rock se comprende la frase de otro famoso caudillo sioux, Nube Roja: “Nos prometieron muchas cosas. Tantas que no recuerdo. Pero una sí la cumplieron: quitarnos la tierra”. También les quitaron el nombre. Sioux -pronunciado ‘súu’ – procede de como los llamaban sus enemigos ojibwa: “nadoiessoux”, que significa, ni más ni menos, “serpiente”. Dado que los ojibwa y los sioux llevaron a cabo entre sí una guerra de exterminio en busca del genocidio mutuo, es de imaginar que justo la palabra que les ha hecho famosos les enfurezca.

La única cosa que no les quitaron a los lakota fue la dignidad. Porque, en pleno 2016, la tribu ha organizado una rebelión para defender su estepa. Desde julio, cientos de activistas de 200 tribus están bloqueando la construcción de un oleoducto de 1.825 kilómetros cuya obra va a costar 3.800 millones de dólares (3.500 millones de euros) a través de un territorio que roza su reserva, y llevará el petróleo pesado extraído por medio del controvertido método del fracking desde Dakota del Norte hasta el estado de Illinois. Es la mayor concentración de tribus desde la época de las guerras indias del siglo XIX.

Perros y antidisturbios

Por ahora, no ha habido muertes. Pero sí violencia. Las autoridades de Dakota del Norte y del Sur y los guardias de seguridad de la empresa que construye el oleoducto, Dakota Access, han empleado perros y material antidisturbios para tratar de mantener fuera de las obras a los indígenas, que ahora cuentan con el apoyo de grupos ecologistas y de izquierda.

Sólo el sábado de la semana pasada fueron arrestadas 127 personas por tratar de interrumpir los trabajos de Dakota Access. El 3 de septiembre, seis personas tuvieron que recibir atención médica por mordeduras de perros, y otras dos docenas fueron rociadas con spray que produce picor e irritación en la garganta y en los ojos. Además, este jueves la policía detuvo a 141 personas, y en el tumulto se oyeron disparos balas de verdad en dos ocasiones, aunque no hubo heridos. Los arrestados fueron puestos en libertad, salvo uno.

La agresividad de las autoridades locales ha sido tan grande que los líderes de Standing Rock han pedido al Estado Federal -es decir, a Washington- que abra una investigación de lo que ellos consideran una actuación desproporcionada de las autoridades locales. Por ahora, sin embargo, el Gobierno de Barack Obama, tan dado a intervenir cuando se agrede a otras minorías -en especial la afroamericana-, no se ha pronunciado ante lo que el presidente de Standing Rock, Dave Archambult, califica de “militarización de las fuerzas policiales locales”. Lo más que ha hecho el presidente ha sido pedir que se suspendan las obras, lo que en la práctica apenas paralizó los trabajos durante 48 horas en septiembre.

El rechazo de los indígenas de Standing Rock tiene motivos tanto tangibles como psicológicos. Los primeros son los oficiales, están expuestos en la web de los sioux de Standing Rock y son de carácter medioambiental y cultural. Porque el oleoducto no pasará por la reserva, aunque sí a menos de un kilómetro de ella, en una zona en la que hay cementerios y lugares de culto tradicionales. Una cuestión muy delicada para los indios de las praderas, que están hartos de encontrarse en sus territorios a gente que entra a violar tumbas y llevarse los ornamentos que éstas tienen, bien como recuerdo, bien para vendérselas a coleccionistas.

Los heridos en septiembre por los perros de los vigilantes trataban de impedir que las excavadoras de Dakota Access empezaran a remover la tierra de un cementerio tribal. Fue una marea humana de cientos de personas que se abalanzaron sobre la maquinaria que avanzaba y sobre las alambradas que protegían a los equipos. Pocos días después, Dakota Access denunció que uno de los helicópteros con los que vigila -y que, según algunos, trata de incordiar a los manifestantes- había corrido el peligro de estrellarse contra dos drones (aviones sin piloto) dirigidos por activistas.

También está la cuestión de la salud pública. La tubería cruzará el Missouri a pocos cientos de metros río arriba de la reserva, a través del lecho del pantano de Oahe. Si se produce una rotura, los primeros afectados serán los habitantes de Standing Rock y los de Cheyenne River. Antes de que la contaminación llegue a Pierre, la capital de Dakota del Sur -que apenas tiene 6.000 habitantes y que se llena al atardecer de ciervos que cruzan las calles como Pedro por su casa-, habrán sido los indígenas los que la sufran.

Pero, además, hay un factor adicional: el agravio comparativo. Hace justo un año, el Gobierno de Barack Obama negó el permiso para construir una tubería de 525 kilómetros, el llamado Tramo XL del Oleoducto de Keystone, a través de Montana, Dakota del Sur y Nebraska. La razón fue que esa obra transportaría petróleo de la provincia canadiense de Alberta y de Dakota del Norte, en cuya extracción, por métodos no convencionales, se generan enormes cantidades de gases que causan el cambio climático.

Tratado del siglo XIX

Ninguno de esos argumentos es válido para la Justicia, para las autoridades de Dakota del Norte y del Sur, y para la empresa constructora. Según ellos, el oleoducto no presenta riesgos medioambientales y, además, el terreno por el que pasa no está cubierto por ningún tratado del siglo XIX entre Washington y los indios. Finalmente, arguyen, los indios de EEUU han hecho del litigio por sus presuntos cementerios una bella arte -y, en ocasiones, muy rentable-. Eso ya quedó de manifiesto cuando los indígenas de Massachusetts bloquearon, alegando que sus antepasados tiraban sus restos mortales allí, un parque eólico en el mar.

Para hacer más rocambolesca la historia, su principal apoyo fue la familia Kennedy, que no quería que las vistas al mar desde su mansión de Cape Cod quedaran alteradas por la presencia de decenas de aspas flotantes.

Así que para los indígenas está claro: lo que es necesario para las personas de origen europeo no lo es para ellos. Por eso, los descendientes de Toro Sentado se han lanzado a ocupar la pradera.

Pero los lakotas y sus aliados tienen en el siglo XXI una ventaja de la que carecían Toro Sentado y Nube Roja: internet. El vídeo de siete minutos sobre las protestas de septiembre colgado por Goodman ya cuenta con más de 14 millones de visitas. Y la semana pasada un juez de Dakota del Norte rechazó los cargos en contra de la periodista. Al mismo tiempo, la estrella de rock Neil Young y los sospechosos habituales de este tipo de causas en Hollywood -Susan Sarandon, Leonardo DiCaprio, Ben Affleck- se han pronunciado a favor de los indios. Los disturbios del sábado fueron difundidos a través de Periscope, el servicio de vídeos de Twitter, y de Facebook Live, y esas retransmisiones han tenido decenas de miles de visitas cada una. Los indígenas también han creado la organización ReZpect Our Water, cuya grafía es claramente alternativa (sería el equivalente de emplear la letra k en lugar de la c en español), a través de la cual se han coordinado con una amplia gama de grupos de izquierda dentro y fuera de Estados Unidos.

Los indios de Standing Rock serán pobres, pero no tontos. Igual que sus ancestros dominaron la guerra de guerrillas en la pradera, ellos están aprendiendo la guerra de guerrillas mediática. Y, del mismo modo que los europeos sólo se impusieron a los indígenas por medio del uso de la fuerza, las autoridades locales y los guardias de Dakota Access están empleando todos los medios a su alcance contra el ingenio de los indios. Así, el sábado la Policía de Dakota del Norte abatió a tiros los drones de los manifestantes que estaban filmando la dureza de las fuerzas del orden.

Y así los indios rebeldes de Standing Rock han conseguido romper la indiferencia de la sociedad de Estados Unidos. No han parado las excavadoras, pero han elevado la apuesta. El lunes bloquearon la autopista 1801, que cruza Dakota del Norte de lado a lado. Es la nueva guerra india del siglo XXI. Como ha declarado a la cadena de televisión ABC Cody Hall, el portavoz del campamento que ha bloqueado la autopista 1801: “Vamos a luchar hasta el final”. El espíritu de Toro Sentado, que fue asesinado después de haberse rendido y aceptado vivir en la reserva, sigue vivo en Standing Rock.

Lecciones dejadas por los incendiarios

Interesante análisis sobre algunas lecciones históricas. Texto disponible en Revista Regresión N° 5 acá.


“Somos la rabia incendiaria de un planeta que muere”

El “Earth Liberation Front” o “ELF” (“Frente de Liberación de la Tierra” o “FLT”), se ganó a pulso ser considerado por el Departamento de Estado y las grandes agencias de investigación de los Estados Unidos, la amenaza de terrorismo doméstico más importante de aquel país.

Aunque sus primeros actos datan de 1996, fue para el siguiente año cuando sus actos se empezaron a tornar más destructivos y saltaron a la opinión pública.

Aquí una breve cronología de los actos más destacados:

-21 de Julio de 1997: El ELF ataca con un gran incendio la empresa “Cavel West” en Redmond, Oregón, la empresa dedicada a la venta de carne de caballo, sufre pérdidas por 1 millón de dólares y nunca más fue reconstruida.

-02 de Junio de 1998: El edificio del U.S. Department of Agriculture Animal Damage Control y el U.S. Department of Agriculture, son incendiados en ataques coordinados por el ELF. 1.9 millones de dólares en daños.

-19 de Octubre de 1998: Cinco edificios y diversa propiedad de una gran pista de esquí en las montañas de Vail, Colorado, son reducidas a cenizas por integrantes del ELF. Cinco días antes, la corte había emitido un permiso para que la empresa de esquí se expandiera por el territorio del lince. Los daños alcanzan los 12 millones de dólares.

-31 de Diciembre de 1999: Un feroz incendio arrasa con la sala 324 de la facultad de Agricultura en la Universidad Estatal de Michigan, en East Lansing. En el edificio se realizaban pruebas de experimentación para la expansión de semillas genéticamente modificadas. Los daños son cuantificados en 1 millón de dólares, las investigaciones en biotecnología estaban financiadas por Monsanto y la USAID (Agencia Estadounidense Internacional de Desarrollo). El ELF escribe: “Crema a Monsanto, Viva el ELF!”

-20 de Julio de 2000: Cientos de árboles modificados genéticamente son destruidos por miembros del ELF, a las afueras del centro de investigación del U.S. Forest Service pintan varios autos con consignas contrarias a la bioingeniería. Los daños se estiman en 1 millón de dólares. En Rhinelander, Wisconsin.

-Noviembre y Diciembre de 2000: El ELF lleva a cabo grandes incendios contra condominios de casas y lujosas construcciones en New York y Colorado, declarando así una “Guerra sin límites contra la expansión urbana”. Los daños fueron valuados en varios miles de dólares.

-21 de Mayo de 2001: El Centro de Horticultura Urbana de la Universidad de Washington es consumida por un voraz incendio generado por el ELF, los daños son valuados en 7 millones de dólares.

-01 de Agosto de 2003: Incendio de gran magnitud afecta a condominio con 206 casas en construcción en San Diego, California, los daños se cuantifican en 50 millones de dólares. El ELF se responsabiliza del ataque, “Lo construyes, lo quemamos” dejan pintado en una manta que dejan en el lugar del siniestro. Este fue el acto más destructivo en la historia del ELF de Estados Unidos, por el cual se le comenzó a considerar una amenaza latente para la seguridad nacional.

-22 de Agosto de 2003: En West Covina, California, el ELF realiza sabotajes y ataques incendiarios en almacén de las lujosas camionetas Hummer, los daños son de 2.3 millones de dólares.

Los ataques incendiarios, intimidatorios y saboteadores del ELF continuaron hasta 2006, los demás años se detuvieron, aunque el ELF que desarrollaba ataques de gran envergadura en territorio gringo se dejó ver solo en el año 2009, cuando sus integrantes robaron una excavadora y la arrojaron contra torres de la estación de radio KRKO en Everett, Washington, derribándolas por completo, hasta ahora sus integrantes han sido severamente perseguidos por el FBI alrededor del mundo.

Pero ¿porque se detuvo la campaña de enormes incendios del ELF? La respuesta, por un delator. En noviembre de 2015 la prensa publicó una noticia sobre este tema, el FBI había admitido que había tenido en la mira a una de las eco-terroristas más buscada pero, le perdió el rastro.

Se trata de Josephine S. Overaker, miembro de una de las células del ELF más destructiva y activa en los años 90´s y principios del año 2000, célula que causó millones de dólares en pérdidas tras atacar empresas, instituciones gubernamentales y universidades bajo la responsabilidad del ELF.

A esta célula el FBI le llamó “La Familia”, en Diciembre de 2005 realizó redadas en Infoshop en cuatro estados diferentes, arrestando a 9 personas y procesando a 11 más,  esto tras las declaraciones de un delator llamado Jacob Ferguson, este adicto a la heroína con un tatuaje de un pentagrama en la frente, era en ese entonces novio de Josephine y quien había estado envuelto en los ataques del ELF por la relación que tenía con ella, él se encargó de llevar un micrófono oculto entre sus ropas cuando se reunía con los responsables de los incendios, así fue como el FBI llevó a cabo la llamada operación “Backfire” contra “La Familia”.

Según el FBI “La Familia” estaba liderada por Bill Rodgers, ecologista radical que fue encarcelado en 2005 en esa operación policial, y quien se suicidó en su celda de la cárcel de Arizona el 21 de Diciembre de ese año. Cabe destacar que Bill fue el responsable de escribir un manual del ELF titulado “Setting Fires With Electrical Timers – An Earth Liberation Front Guide”. El cual es una guía de temporalizadores eléctricos para detonar cargas explosivas o iniciar incendios.

Muchos de los acusados cooperaron con el gobierno y fungieron de delatores entre sus compañeros para que así se les redujera la sentencia, los únicos que aceptaron su responsabilidad en los actos y no cooperaron con la policía, fueron Nathan Block, Daniel McGowan, Jonathan Paul, y Joyanna Zacher.

Solo 4 integrantes de la célula del ELF habían logrado escapar y evitar la cárcel pero en Marzo de 2009, Justin Solondz fue capturado en China y extraditado, él se negó a cooperar con el gobierno y fue sentenciado a 7 años.

Rebecca Rubin, fue capturada en la frontera con Canadá en Noviembre de 2012, en Enero de 2014 fue condenada a 5 años de cárcel.

Joseph Mahmoud Dibee, es otro de los ecologistas radicales buscados por Estados Unidos, se dice que está  fuera de su jurisdicción pues han declarado que puede estarse escondiendo en Siria.

Según el FBI, Josephine S. Overaker había huido a España con ayuda de separatistas vascos y arropada por anarquistas madrilences, aunque después de tenerla en su mira en Europa un día despareció sin dejar rastro alguno y desde ese entonces no han vuelto a saber de ella.

Las lecciones que deja la historia del ELF en Estados Unidos, son:

-Nunca confíes ni entrometas a un drogadicto en un acto ilegal con consecuencias de presidio o muerte.

-No puedes esperar y mejor ni pienses que te consideraran “salvador” de la tierra cuando perpetras incendios y causas daños a los que casan daño a la naturaleza, siempre te catalogarán como delincuente, extremista, loco, terrorista, etc.

Muchos de los condenados a prisión por actos del ELF en el gabacho, han expresado insistentemente que ellos no son terroristas que nunca han causado ni heridos ni muertos en sus ataques, es aquí cuando yo digo: Si, estoy de acuerdo, en sus ataques nunca hubo víctimas, pero después me pregunto ¿Qué habrán sentido los dueños de las empresas, los investigadores de las universidades, los encargados de las instituciones que redujeron a cenizas? ¿Se habrán alegrado? ¿Se habrán mantenido indiferentes? NO, ellos sintieron miedo y terror cuando se enteraron que no había sido un incendio accidental, sino que lo habían causado y aparte, lo había reivindicado por una causa especifica. Ojo, aquí no me pongo del lado de estas personas que cuando les pasa algo van llorando con las autoridades sabiendo que todo lo que les pasa es, solo la consecuencia de sus actos en contra de la naturaleza.

Yo no me limito al lenguaje jurídico, el cual responsabiliza de terroristas solo a las personas que matan o hieren a otras por tal o cual causa, NO, me refiero al terror como sentimiento, como la reacción que sufre aquel que sabe, que es ese el momento, en el que debe de pagar todo lo que cometió.

Quizás en el aspecto jurídico o cuando uno está en la cárcel, que te culpen de terrorismo es muy negativo y corres riesgo de pasar hasta 30 años en la cárcel, eso en la situación mexicana, ahí quizás uno, según su situación, se podrá indignar y decir que no ha cometido actos terroristas (según la ley), si no, pues no.

-El contexto en el que se vinieron dando los ataques incendiarios del ELF en el país vecino fue convulsa, apenas habían transcurrido unos años de la detención de Ted Kaczynski y los ataques del ELF proliferaban en varios estados, aunado a los salvajes disturbios en la batalla de Seattle en 1999 contra la Cumbre de la OMS, le seguían los atentados contra las torres gemelas en 2001. Todos esos elementos dieron paso al recrudecimiento de penas para aquellos que amenazaran la estabilidad de una nación, en este caso los miembros del ELF que, bajo todos los medios disponibles las agencias de investigación se dieron a la tarea de combatir y detener.

¿Hubiera sido mejor detener los ataques después del 11 de septiembre? NO, los ataques se dieron en el momento en el que se tenían que dar, uno no se puede dar el lujo de detenerse cuando la crisis está en frete. Lo que si me gustaría resaltar de todo este contexto, es que si bien es cierto, tras el endurecimiento de penas para los terroristas (cualquiera que sea), vinieron los trabajos en serio de la policía, ¿Cómo es que iban a combatir amenazas extranjeras (en este caso Al Qaeda), teniendo una en casa (ELF/ALF)? Lo cual llevó al FBI a inmiscuirse en los círculos de ecologistas radicales y por mera causalidad dieron con un bocón, el eslabón débil que tras breves amenazas ya estaba “poniendo el dedo”. Toda esta serie de acontecimientos y situaciones son las que no pueden escapar a la hora de estar en guerra, en otras palabras ¡que no te agarren desprevenido y mal informado! Mantenerse al tanto de lo que pasa a nuestro alrededor es esencial.