Tag Archives: Mafia Eco-extremista

Ishi y la Guerra contra la Civilización

Presentamos orgullosamente la traducción del trabajo de Chahta-Ima titulado, “Ishi y la Guerra contra la Civilización”, traducido por “Espíritu Tanu de la Tierra Maldita” y “Xale”, editado por la Revista Regresión.

Ishi el último nativo americano sobreviviente del exterminio blanco, se presenta muchas veces con el mito del “buen salvaje”, pero la historia de su tribu está plagada de violencia indiscriminada defensiva.

Aquí dejamos el trabajo en pdf y en su versión de texto, sin duda un aporte importante para la continuidad del eco-extremismo tanto en teoría como en práctica.

¡Mill Creek, Selknam, Teochichimecas, ancestros irrefutables de la lucha extremista contra la civilización!


ISHI Y LA GUERRA CONTRA LA CIVILIZACIÓN

La aparición del eco-extremismo y las tácticas que utiliza, han causado mucha controversia en los círculos radicales a nivel internacional. Las críticas de individualistas tendiendo a lo Salvaje (ITS), y otros grupos alineados, han recibido una gran gama de acusaciones de locura ultra-radical. Un aspecto importante de esta polémica gira en torno a la idea del ataque indiscriminado. La enconada retórica por parte de los eco-extremistas puede exacerbar la hostilidad hacia estas tácticas entre los incrédulos. De cómo hablan algunos, sin embargo, parecería que ITS y otros grupos eco-extremistas están involucrados en detonar explosivos en centros preescolares y hogares para ancianos, es decir, objetivos aleatorios en lugar de objetivos de importancia específica para el sistema tecno-industrial, (laboratorios, ministerios gubernamentales, etc.). Se debe admitir que muchos de los que participan en polémicas contra el eco-extremismo tienen a priori un sesgo negativo en contra de cualquier argumento, no importa qué tan bien elaborado este, como ellos mismos admiten que el mantenimiento de la civilización y la domesticación es de su propio interés. No es el punto discutir con ellos. Por otro lado, el eco-extremismo todavía tiene mucho que decir, por lo que aquellos que tengan oídos para oír, que oigan.

Lo más simpático sería preguntar por qué ITS y sus aliados deben “retirarse” de la idea del ataque indiscriminado. ¿Por qué hacer daño a la gente que está tratando de ayudar? En otras palabras, la civilización y la destrucción que se desata sobre el mundo son culpa de un pequeño sector de la sociedad moderna, y hay que centrarse en convencer a la gran mayoría que no tiene la culpa, con el fin de tener el equilibrio de las fuerzas necesarias para superar los males que actualmente nos acosan. Aparte de eso, es sólo la mala forma. Es comprensible que las “cosas malas” ocurran incluso con acciones bien planificadas. Lo menos que pueden hacer aquellos que se someten a ella es que se disculpen. Eso sólo son buenos modales. Algunos anarquistas chilenos hicieron algo recientemente, explotaron bombas de ruido a las cuatro de la mañana, cuando no hay nadie alrededor con el fin de expresar su “solidaridad” con quien ha solicitado el anarquismo internacional para orar por… quiero decir, expresar su solidaridad en esa semana . Pero si usted tiene que hacer algo, lo menos que puede hacer es reducir al mínimo los daños y expresar su pesar si algo va mal (pero sobre todo, entonces debe hacer nada…)

Por supuesto, el eco-extremismo rechaza estas objeciones infantiles e hipócritas. ¿Estas personas están expresando su superioridad moral, mientras jugaban con fuegos artificiales en medio de la noche y luego se dedica a otras cosas por el mundo, sin ninguna razón aparente? ¿Quieren una galleta o una estrellita por ser unos niños buenos? El Eco-extremismo admitirá fácilmente que ese anarquismo devoto es piadoso y santo. No quiere su ayuda de todos modos. Si los anarquistas que se inclinan a la izquierda buscan ganar popularidad en el manicomio de la civilización, por supuesto el eco-extremismo se rinde…. Felicidades de antemano.

Ha habido críticas contra los eco-extremistas diciendo que no es así como se libra una guerra contra la civilización. Muy bien, vamos a seguir adelante y echar un vistazo más de cerca, a una guerra real contra la civilización. Los editores de la Revista Regresión ya han escrito una extensa serie de artículos sobre la Rebelión del Mixtón y la Guerra Chichimeca, que se extendió por gran parte del territorio de México en el siglo XVI, aquí recomendamos encarecidamente su trabajo. En este ensayo, vamos a aumentar sus argumentos recurriendo a un ejemplo muy querido de un “tierno” y trágico indio, Ishi, el último de la tribu Yahi en el estado de California en los Estados Unidos. En este ejercicio, no pretendemos saberlo todo de aquellos miembros de una tribu de la Edad de Piedra que fueron cazados hasta su extinción por los blancos. En la medida en que cualquier analogía histórica es defectuosa, ipso facto, aquí vamos por lo menos a tratar de tomar las lecciones de cómo el Yahi luchó, sus actitudes hacia la civilización siendo el último hombre, y cómo la forma de su cultura problematiza los valores anarquistas y los de izquierda venidos de la Ilustración. Este ensayo pretende mostrar que la guerra del Yahi contra la civilización también fue indiscriminada, carente de valores occidentales como la solidaridad y el humanismo, y fue un duelo a muerte contra la vida europea domesticada. En otras palabras, es un modelo de cómo muchos eco-extremistas ven su propia guerra llevada a cabo desde su individualidad. Ishi, lejos de ser el modelo del “buen salvaje”, fue el último hombre de pie en una guerra librada contra los blancos, con la mayor cantidad de brutalidad y “criminalidad” que el ahora extinto Yahi pudo soportar.

El Yahi

El 29 de agosto de 1911, un hombre de color marrón, desnudo y hambriento, de alrededor de cincuenta años de edad fue encontrado fuera de un matadero cerca de Oroville, California. El hombre fue rápidamente detenido y metido en la cárcel de la ciudad. Al principio, nadie podía comunicarse con él en cualquier idioma conocido. Pronto, los antropólogos llegaron de San Francisco y encontraron que el hombre era Yahi, una banda situada más al sur de la tribu Yana, conocido localmente como “indios Digger” o ” Indios Mill Creek / Deer Creek”. Durante mucho tiempo se ha sospechado que un pequeño grupo de “indios salvajes”, aún vivían en la región montañosa del norte inhóspito de California. Los antropólogos hicieron los arreglos para que el último “indio salvaje” viviera con ellos en su museo, y que les enseñara acerca de su cultura en San Francisco. Después de haber encontrado un (imperfecto) traductor Yana, no pudieron conseguir el nombre del indio que no sea solo “Ishi”, la palabra Yana para “hombre”. Ese es el nombre por el que se le conoció en el momento de su captura hasta su muerte, cuatro años y medio más tarde.

Los Yahi eran una rama meridional de una tribu más grande llamada Yana, encontrada en el norte de California, al norte de la ciudad de Chico y del río Sacramento. Antes de la llegada de los europeos, había quizá no más de 3.000 Yana en sus tierras tradicionales bordeado por los Maidu al sur, los Wintu al oeste, y la tribu Shastan al norte. Hablaban el lenguaje Hokan, las raíces de las cuales compartieron con tribus en toda América del Norte. Como tribu, los Yana, en particular, eran mucho más pequeños que sus vecinos, pero aun así tenía una reputación de brutalidad hacia ellos. También se especula que el Yana pudo primero haber vivido en las tierras bajas más productivas antes de ser llevado a la región montañosa menos productiva por sus vecinos mucho más grandes y ricos hacia el sur, en particular. Como Theodora Kroeber comenta en su libro, “Ishi in Two Worlds”:

“Los Yana fueron menores en número y más pobres en comodidades materiales a lo que eran sus vecinos del valle, a los que consideraban como combatientes suaves, laxos, e indiferentes. Al igual que las tribus de montaña en otras partes del mundo, los Yana, también, eran orgullosos, valientes, ingeniosos y rápidos, y fueron temidos por los pueblos maidu y wintu que vivían en las tierras bajas.” (25)

M. Steven Shackley, en su ensayo, “The Stone Tool Technology of Ishi and the Yana”, escribe sobre la relación de los Yahi con sus vecinos inmediatos:

“A causa de tener que vivir en un ambiente tan marginal, los Yahi nunca tuvieron buenas relaciones con los grupos de los alrededores en cualquier periodo de tiempo. Evidencia arqueológica regional sugiere, que los hablantes de lenguas hokanas, probablemente los que podrían ser llamados proto-Yana, vivían en un territorio mucho más amplio que incluía la parte superior del valle del río Sacramento, así como las colinas de la Cascada del sur hasta la “Intrusión Penutia” en algún momento hace 1000 años. Estos grupos que hablan idiomas Penutian fueron los antepasados de los Maidu y Wintu / Nomlaki, que vivían en el valle del río en el momento del contacto español y Anglo.  La violencia considerable sugiere en este momento, en el registro arqueológico y del proto-Yana, evidentemente, que no se movieron a un hábitat más pequeño, o más marginal de buena gana. La violencia a manos de los extranjeros no era nuevo, con la llegada de los anglosajones a partir de 1850, los Yahi había mantenido relaciones de enemistad en un largo plazo con los grupos que hablan idiomas Penutian, que les habían quitado por la fuerza la tierra inferior y sus alrededores por algún tiempo”. (Kroeber y Kroeber, 190)

En general, sin embargo, los Yana vivieron como la mayoría de las tribus, se aferran al ciclo de las estaciones y tenían poca estratificación social. La única diferencia importante entre los Yana es que tenían dualidad-sexual en el lenguaje, es decir, una forma diferente en la lengua Yana que era utilizada por cada sexo. Como explica Theodora Kroeber:

“Los bebés de ambos sexos estaban al cuidado de la madre, con una hermana mayor o la abuela ayudando. Su primera habla, fue la del dialecto de la mujer, siempre se habla de las mujeres y de los hombres, y los niños en la presencia de niñas y mujeres. Cuando el niño crecía y era independiente de la atención de la madre, era llevado por su padre o hermano mayor o tío dondequiera que fueran, durante tiempos más largos cada día. A la edad de nueve o diez años, mucho antes de la pubertad, pasaba la mayor parte de sus horas en compañía masculina y dormía en vigilia en casa de los hombres. Por lo tanto, el niño aprendió su segundo idioma, el dialecto de los hombres.” (29-30)

Kroeber explica que el habla femenina, era a menudo un discurso “cortado” con las palabras masculinas que tienen más sílabas. Aunque las mujeres sólo usaban un dialecto de la lengua, conocían la variante masculina también. Theodora Kroeber especula que en la lengua Yana, lejos de ser una curiosidad lingüística, la división estricta de las palabras pudo haber hecho de los Yahi más intransigentes a la interferencia del mundo exterior. Ella escribe:

“Queda un aspecto psicológico de esta peculiaridad en el idioma, que no está sujeto a prueba, pero que no debe descartarse. El yahi sobreviviente parece que nunca ha perdido su moral en su larga y desesperada lucha por la supervivencia. ¿Podría el lenguaje haber jugado un papel en esta tensión continua de la fuerza moral? Se le había dotado a sus conversaciones con el hábito de la cortesía, formalidad, y el uso cargado de un fuerte sentido en la importancia de hablar y de comportarse de tal o cual manera y no de otra, de manera que no permitía la dejadez ya sea de palabra o de comportamiento.” (Ibid, 31)

Theodora Kroeber examina este aspecto de la vida Yana más tarde en su libro, cuando  describe la relación de Ishi con su primer intérprete mestizo Yana, Sam Batwi:

“Ishi era un conservador cuyos antepasados habían sido hombres y mujeres de rectitud; cuyo padre y abuelo y tíos habían llevado con dignidad la restricción de las responsabilidades de ser los principales de su pueblo. Las maneras de Ishi eran buenas; las de Batwi olían a la crudeza de la ciudad de la frontera, que era lo que mejor conocía y que, por la costumbre de la época, conocía de sus ciudadanos menos iluminados… Es muy posible que en el primer encuentro, Ishi y Batwi reconocieron que eran de diferentes estratos de la sociedad Yana, Batwi era el menos considerado…” (153)

La mayor parte de la cultura Yahi era muy similar a las culturas indígenas de California en general. Los esfuerzos de los hombres se centraban en la caza y la pesca en los ríos, en especial con el salmón como alimento disponible. Los esfuerzos de las mujeres se centraban en la recolección, almacenamiento y preparación de bellotas y otras plantas como parte de su dieta básica. El antropólogo Orin Starn, en su libro “Ishi’s Brain: In Search of America’s Last “Wild” Indian”, afirma lo siguiente en relación con el conservadurismo de los Yahi, en particular, (71):

“Sin embargo, los Yahi eran también una comunidad encarnada a sus costumbres. Es posible que se hayan casado con tribus vecinas (y, en veces secuestrando en las mujeres a mediados del siglo XIX), pero los extranjeros eran absorbidos por el camino Yahi. En otras partes de la América nativa, antes de Colón, hubo inestabilidad en el cambio – enfermedad, guerra, migración, invención cultural, y adaptación. En el suroeste, por ejemplo, los legendarios Anasazi de repente desaparecieron en el siglo XII, por causas que aún se debaten. Con el tiempo, sin embargo, el Yahi mostró más continuidad y estabilidad que otros grupos. Relativamente pocas modificaciones se produjeron en sus puntas de lanza, en los campamento, en el hecho de golpear bellotas, u otras rutinas de existencia yahi. Por lo que parece, los antepasados de Ishi siguieron más o menos el mismo modo de vida durante muchos siglos”.

Como eran muy del norte, la nieve y la falta de alimentos fueron factores que se presentaban  a menudo en los tiempos de escasez en invierno. Sin embargo, los Yana sabían cómo prosperar en la tierra que se les dio, como Kroeber resume en su retrato de la vida Yana y su relación con las estaciones del año:

“El invierno también era el momento de volver a contar la vieja historia de la creación del mundo y cómo se hicieron los animales y los hombres, el tiempo para escuchar otra vez las aventuras de Coyote y del Zorro y de la Marta de pino, y la historia del Oso y de los Ciervos. Así, sentado o acostado cerca del fuego en la casa cubierta de tierra, y envuelto en mantas de piel de conejo, con la lluvia que cae afuera o con el espectáculo de la luna brillante que caía con su luz hacia abajo en Waganupa o lejos en Deer Creek, el ciclo Yana de los cambios de estaciones estaba completado dando otra vuelta completa. A medida que las canastas de alimentos estaban vacías, una por una, el juego se mantuvo oculto y escaso, los sueños de los Yana se dirigieron a un tiempo, no muy lejano, cuando la tierra se cubrió con el nuevo trébol. Sintieron el impulso de ser levantados y despertaron en un mundo, por momentos muy lejos, en un gran océano que nunca habían visto, el salmón brillante fue nadando hacia la desembocadura del río Sacramento, su propio flujo del origen de los Yana.” (39)

Starn también cita un canto entonado por Ishi a los antropólogos que resumen el fatalismo Yahi (42):

Serpiente de cascabel muerde.

Oso Grizzly muerde

y van a matar a la gente.

Deja que sea de esta manera.

El hombre va a salir herido al caerse de la roca.

El hombre se va a caer al recoger piñones.

Él va a nadar en el agua, a la deriva, mueren.

Ellos caen por un precipicio.

Van a ser golpeados por puntas de flecha.

Ellos se perderán.

Tendrán que quitar astillas de madera de su ojo.

Van a ser envenenados por los hombres malos,

Van a ser ciegos.

Los yahi en Guerra

Como era de esperar, la invasión de los europeos podría haber incluso cambiado a algunas tribus pacíficas, a hostiles y salvajes. Como Sherburne F. Cook, declaró en su libro, “The Conflict Between the California Indian and White Civilization”:

“El efecto general de estos eventos provoca un cambio en todo el horizonte social de los indígenas, en particular la de la Yokuts, Miwok, y Wappo. Las fuerzas disruptivas, previamente discutidas con referencia a su influencia en la disminución de la población, tuvieron también el efecto de generar un tipo totalmente nuevo de civilización. Para ponerlo en esencia: un grupo sedentario, tranquilo y muy localizado, se convirtió en un grupo belicoso y semi-nómada. Obviamente, este proceso no fue completado en 1848, ni afectaba a todas las partes componentes de las masas de nativos por igual. Pero sus inicios habían llegado a ser muy aparentes”. (228)

Sin embargo, no todos los indios reaccionaron enérgicamente a la invasión del Anglo blanco. Los Maidu, vecinos del valle de los Yahi hacia el sur, parecía que no habían puesto mucha resistencia al ataque de los blancos próximos a sus tierras, como el escritor maidu, Marie Potts, indicó:

“A medida que llegaron más hombres blancos, drenaron la tierra. Los ranchos se desarrollaron tan rápido que, después de haber tenido un país de montañas y prados para nosotros mismos, nos convertimos en obreros o vagabundos sin hogar. Al ser gente pacífica e inteligente, nos adaptamos como mejor pudimos. Sesenta años más tarde, cuando nos dimos cuenta de nuestra situación y presentamos nuestro caso a la United States Land Commission, nuestro reclamo se resolvió por setenta y cinco centavos por acre.

No hubo levantamientos en la zona maidu. Los colonos blancos que llegaron a nuestra zona estaban contentos de tener mano de obra indígena, y los registros muestran algunas veces un trato justo”. (Potts, 10)

Como se indicó anteriormente, los Yahi eran hostiles, incluso hacia las tribus indias cercanas a ellos, y de manera brutal. Ms. Potts se refiere a las relaciones de los Yahi con los maidu:

“Los Mill Creeks  (Yahi) eran lo que para nosotros “significa” gente. Habían matado a mucha de nuestra gente, incluso a los pequeños bebés. Ellos vigilaron, y cuando nuestros hombres estaban ausentes en la caza o de trabajo, atacaron a las mujeres, a los niños y a los ancianos. Cuando el hombre regresó de la caza encontró a su esposa muerta y a su bebé tumbado en el suelo, comidos por las hormigas.

Después los Mill Creeks había matado a numerosos  blancos, se enteraron de que los blancos estaban reuniendo voluntarios para hacer una incursión y castigarlos. Por lo tanto, establecieron un sistema de alarma para advertirse a sí mismos, viviendo al filo de los cañones, en una zona improductiva”. (Ibid, 41)

Cuando los colonos blancos llegaron a encontrar oro en California en la década de 1840 y principios de 1850, trajeron con ellos el modus operandi de “el único indio bueno, es el indio muerto”. No había amor entre ellos y los Yahi, entonces los Yahi fueron persuadidos para perfeccionar sus formas austeras e intransigentes en una guerra de guerrillas de terror contra los blancos. Stephen Powers, lo escribió en 1884, describe al yahi en el siguiente pasaje:

“Si los Nozi son un pueblo peculiar, éstos [los Yahi] son extraordinarios; si el Nozi parece extranjero de California, estos son doblemente extranjeros. Parece probable que este presenciando ahora, un espectáculo sin paralelo en la historia humana – el de una raza bárbara en resistencia a la civilización con armas en sus manos, hasta el último hombre y la última mujer, y el último pappoose… [Ellos] infligieron crueldad y torturas terribles a sus cautivos, como las razas Algonkin. Sea cual sea, las abominaciones de las razas indígenas,  pueden haber perpetrado la muerte, la tortura en vida era esencialmente extraña en California.” (Heizer y Kroeber, 74)

El californiano antropólogo Alfred Kroeber, especula acerca de las tendencias bélicas de los Yahi:

“Su reputación bélica puede ser debida en parte, a la resistencia ofrecida contra los blancos por una o dos de sus bandas. Pero si la causa de esto era en realidad una energía superior y el coraje o una exasperación inusual ayudada por el entorno, todavía poco poblado, y el hábitat fácilmente defendible es más dudoso. Eran temidos por sus vecinos, como el maidu, ellos prefirieron estar hambrientos en la montaña en lugar de enfrentarse. El habitante de la colina tiene menos que perder luchando que el habitante rico. También está menos expuesto, y en caso de necesidad tiene mejor y más numerosos refugios disponibles. A lo largo de California, los pueblos llanos se inclinaron más a la paz, aunque el más fuerte en número: La diferencia es la situación que se refleja en la cultura, no en cualidad innata” (ibid, 161)

Jeremías Curtin, un lingüista que estudió las tribus indias de California a finales del siglo XIX, describe la naturaleza “renegada” de la tribu de Ishi:

“Ciertos indios vivían, o más bien, estaban al acecho, los Mill Creek merodeaban  en lugares salvajes al este de la Tehama y al norte de Chico. Estos indios Mill Creek eran fugitivos; estaban fuera de la ley de otras tribus, entre otros, de la Yanas. Para herir a estos últimos, fueron a un poblado Yana aproximadamente a mediados de agosto de 1864, y mataron a dos mujeres blancas, la señora Allen y la señora Jones. Cuatro niños también fueron dados por muertos, pero después se recuperaron. Después de los asesinatos de los Mill Creek, ellos volvieron a casa inadvertidamente, y con ellos, llevando varios artículos saqueados.” (Ibid, 72)

Un cronista detalló otra atrocidad yahi en el siguiente pasaje:

“La matanza de los niños Hickok fue en junio de 1862. Hijos del pueblo Hickok, dos niñas y un niño fueron a recoger moras en Rock Creek, cerca de tres cuartas partes de una milla de su casa, cuando fueron rodeados por varios indios. Primero dispararon a la niña mayor, ella tenía diecisiete años, le dispararon y la dejaron completamente desnuda. A continuación, dispararon a la joven, pero ella corrió a Rock Creek y cayó de cara en el agua. No se llevaron su ropa pues ésta aún tenía su vestido. En ese momento, Tom Allen entró en escena. Él transportaba madera de construcción para un hombre con el nombre de Keefer. De inmediato atacaron a Allen. Fue encontrado con el cuero cabelludo arrancado y con la garganta cortada. Diecisiete flechas habían disparado sobre él, y siete lo habían atravesado”. (Ibid, 60)

Mrs. A. Thankful Carson, estuvo cautiva por los Mill Creeks o indios Yahi, también describe otros ejemplos de la brutalidad Yahi:

“Un niño de unos doce años de edad murió de la manera más bárbara: le cortaron los dedos, le cortaron la lengua, y se suponía que debían de haberlo enterrado con vida, pero cuando se le vio ya estaba muerto. En otra ocasión, un hombre con el nombre de Hayes estaba cuidando de sus ovejas. En algún momento durante el día, se fue a su cabaña y se encontró rodeado de quince indios. Ellos lo vieron llegar: él se dio la vuelta y corrió, los indios comenzaron a disparar flechas sobre él, pasó de un árbol a otro. Por último le dispararon con un arma de fuego que le travesó del brazo. Se las arregló para escapar de la captura por un estrecho agujero”. (Ibid, 26)

Otro cronista local, H. H. Sauber, describe el razonamiento detrás de la caza de los Yahi al exterminio:

“Una vez asesinaron a tres niños en edad escolar a menos de diez millas de Oroville, y más de cuarenta millas de Mill Creek. Poco después, mataron a un carretero y dos vaqueros durante la tarde, y fueron vistos a distancia en las carretas cargadas de carne de res robada a través de las colinas, antes de que nadie supusiera que habían estado detrás del acto. Otras víctimas, demasiado numerosas para mencionarlas, habían caído en sus implacables manos. En resumen, ellos nunca robaron sin asesinar, aunque el delito podría ayudarles tempranamente, el hecho, sólo podría exacerbar más a los blancos a estar en contra de ellos”. (Ibid, 20)

Alfred Kroeber hizo eco sobre ese sentimiento en  1911 con un ensayo sobre los Yahi, donde afirmó:

“El Yana del sur, o los Mill Creeks, se reunieron con un destino mucho más romántico que sus parientes. Cuando el americano vino a la escena, tomaron posesión de sus tierras para la agricultura o la ganadería, y a punto del rifle les propusieron que se retiraran y que no interfirieran, como ocurrió antes de que hubieran transcurrido diez años después de la primera fiebre del oro, los Mill Creeks, como muchos de sus hermanos, resistieron. No se retiraron, sin embargo, después del primer desastroso conflicto aprendieron la abrumadora superioridad de las armas de fuego del hombre blanco y su organización, mansamente desistieron y aceptaron lo inevitable. En cambio, sólo endurecieron su espíritu inmortal en la tenacidad y el amor a la independencia, y comenzaron una serie de represalias enérgicas. Durante casi diez años mantuvieron una guerra incesante, destructiva principalmente contra sí mismos, pero sin embargo sin precedentes en su terquedad con los colonos de los condados de Tehama y Butte. Apenas recuperado de un solo golpe, los sobrevivientes atacaban en otra dirección, y en tales casos no escatimaban ni la edad ni el sexo. Las atrocidades cometidas contra las mujeres blancas y contra los niños despertaron el resentimiento de los colonos en mayor grado, y cada uno de los excesos de los Indios fue más que correspondido, pero aunque la banda disminuyó mantuvieron una la lucha desigual.” (Ibid, 82)

Theodora Kroeber intenta templar estas cuentas con sus propias reflexiones sobre la brutalidad y “criminalidad” de los Yahi:

“Los indios tomaban su parte, los caballos, mulas, bueyes, vacas, ovejas, cuándo y dónde se pudiera, sin perder parte de que estos animales eran alimento y ropa para ellos. Hicieron mantas y capas de esas pieles, curtieron los cueros, e hicieron ‘charqui’ o ‘ jerky’ de la carne que no se comía fresca. En otras palabras, trataron a los animales introducidos por los europeos como lo hicieron con los  ciervos, osos, alces, o conejos. Ellos no parecen haberse dado cuenta de que esos animales fueron domesticados, el perro es el único animal que ellos sabían que estaba domesticado. Robaron y mataron para vivir, no para acumular rebaños o riqueza, los indios realmente no entienden que lo que se llevaron fue la propiedad privada de una persona. Muchos años más tarde, cuando Ishi había pasado a la edad media, se sonrojó de vergüenza dolorosa cada vez que recordaba que para los estándares morales de los blancos, él y sus hermanos Yahi habían sido culpables de robo.” (61)

Theodora Kroeber en su trabajo no parece abordar profundamente el estilo brutal de los Yahi en la guerra, haciendo hincapié en que lo que sucedió era solo dar la cara a la invasión masiva del blanco sobre sus tierras.

Ishi

A pesar de tener “la ventaja de campo” y un enfoque excepcionalmente enérgico para atacar a sus enemigos, los Yahi fueron cazados gradualmente y destruidos hasta que quedaron sólo unos cuantos. En 1867 o 1868, en la masacre de la cueva Kingsley se asesinaron a 33 Yahi hombres, mujeres y niños, siendo este  el último gran golpe de los blancos a la última Yana salvaje.

Como Theodora Kroeber afirma:

“Ishi era un niño de tres o cuatro años de edad en el momento de la matanza de Tres Lomas, edad suficiente para recordar las experiencias cargadas de terror. Él tenía ocho o nueve años cuando la matanza de la cueva Kingsley, posiblemente, fue parte de la limpieza de la cueva y de la disposición ritual de los cuerpos de las víctimas. Entró en la clandestinidad, en la que crecería sin tener más de diez años de edad”. (Ibid, 91)

Con la derrota militar abierta de los Yahi, los salvajes comenzaron un tiempo de clandestinidad, que A.L. Kroeber clasificaría como; “la nación libre más pequeña del mundo, que por una fortaleza sin precedentes y la terquedad del carácter, lograron resistirse a la marea de la civilización, veinticinco años más incluso que la famosa banda de Geronimo el Apache, y durante casi treinta y cinco años después de que los Sioux y sus aliados derrotaran a Custer”. (Heizer y Kroeber, 87)

Los restantes Yahi ocultos y perseguidos, se reunieron, y robaron todo lo que pudieron en circunstancias difíciles. Encendían sus fogatas de manera que no se pudieran ver desde distancias lejanas, tenían sus asentamientos no lejos de los lugares que los blancos normalmente viajaban y frecuentaban. Pronto su presencia se convirtió en un rumor y luego en una mera leyenda. Es decir, solo hasta unos años antes de que Ishi se adentrara en la civilización, su campamento fue encontrado cerca de Deer Creek en 1908. Ishi y algunos indios restantes escaparon, pero en el transcurso de tres años, Ishi estaba solo, tomando la decisión de caminar hacia el enemigo, donde estaba seguro de que indudablemente lo matarían, al igual que hicieron con el resto de su pueblo.

En 1911, sin embargo, a través de la benevolencia problemática de los vencedores, Ishi pasó de ser un enemigo declarado a una celebridad menor, mudándose así a San Francisco y teniendo un flujo constante de visitantes que iban al museo donde vivió. Las personas estaban fascinadas por este hombre que era la última persona real de la Edad de Piedra en América del Norte, alguien que podía fabricar y tallar sus propias herramientas o armas de piedras y palos. Ishi hizo la “paz” con la civilización, e incluso hizo amigos. Desarrolló sus propias preferencias de alimentos y otros bienes, y mantuvo meticulosamente su propiedad como lo había hecho como cuando vivió cuarenta años en la clandestinidad. Sin embargo, en menos de cinco años de haber llegado a la civilización, Ishi, el último Yahi sucumbió a quizás una de las enfermedades más civilizadas de todas: la tuberculosis.

Sin embargo, hubo algunos detalles bastante interesantes que son fuente indicativa, de la actitud de Ishi frente a la vida en la civilización. Ishi se negó a vivir en una reserva, y eligió vivir entre los blancos, en la ciudad, lejos de los indios corruptos que hace tiempo se habían entregado a los vicios de la civilización.

Como T. T. Waterman declaró en una referencia indirecta a Ishi en un artículo de una revista, él escribió:

“Siempre se ha creído los relatos de varias tribus formadas por estos renegados Mill Creek. A partir de lo que hemos aprendido recientemente, parece poco probable que hubiera más de una tribu en cuestión. En primer lugar, el único miembro de este grupo hostil que nunca ha sido cuestionado [es decir, Ishi], expresa el disgusto más animado para todas las demás tribus. Parece, y siempre ha parecido, más dispuesto a hacer amigos con los propios blancos, que con los grupos vecinos de indios. En segundo lugar, todas las otras tribus indias de la región profesan el horror más apasionado hacia los Yahi. Este temor se extiende incluso al país hoy en día. Incluso los Yahi y los Nozi, aunque hablaban dialectos de una misma lengua (el llamado Yana), expresaban la más implacable hostilidad entre sí. En otras palabras, los indios que acechaba alrededor de las colinas de Mill Creek durante varias décadas después de la liquidación del valle, eran probablemente el remanente de un grupo relativamente puro, ya que había pocas posibilidades de mezcla.” (Heizer y Kroeber, 125)

[Cabe señalar aquí que Orin Starn rechaza la idea de la pureza étnica de los Yahi en el período histórico, pero no da ninguna razón real detrás de él (106). Este tema será tratado más adelante.]

En su cautiverio voluntario en la civilización, Ishi se destacó por su sobriedad y ecuanimidad hacia los que le rodeaban, dedicado a las tareas que se le asignaron en el museo en el que vivía, y también para mostrar la fabricación de artefactos que utilizaba para la supervivencia. Theodora Kroeber describe la actitud general de Ishi hacia su entorno civilizado:

“Ishi no fue dado al voluntariado, criticaba las formas del hombre blanco. Pero era observador y analítico, y, cuando se presionaba, podía emitir un juicio o al menos algo así. Estaba de acuerdo con las “comodidades” y la variedad del mundo del hombre blanco. Ishi y ni tampoco ninguna persona que ha vivido una vida de penurias y privaciones subestiman una mejora de los niveles de prioridad, o el alcance de algunas comodidades e incluso algunos lujos. A su juicio, el hombre blanco es afortunado, inventivo, y muy, muy inteligente; pero infantil y carente de una reserva deseable, y de una verdadera comprensión de la naturaleza y su rostro místico; de su terrible y benigno poder.”

Se le preguntó cómo, hoy en día caracterizaría a Ishi, [Alfred] Kroeber dice:

“Era el hombre más paciente que he conocido. Me refiero a que ha dominado la filosofía de la paciencia, sin dejar rastro alguno de autocompasión o de amargura para adormecer la pureza de su alegría. Sus amigos, todos dan testimonio de la alegría como un rasgo básico en el temperamento de Ishi. Una alegría que pasó, dado la oportunidad, a una suave hilaridad. El suyo era el camino de la alegría, el Camino Medio, que debe perseguir en silencio, trabajando un poco, jugando y rodeado de amigos.” (239)

Desde el punto de vista eco-extremista o anti-civilización, estos últimos años de Ishi parecen problemáticos, incluso en contra de la narrativa deseada. Incluso Theodora Kroeber utiliza la magnanimidad aparente de Ishi como fue, “aceptar gentilmente la derrota” y, “los caminos del hombre blanco”, “hasta ser un apoyo de las ideas del humanismo y del progreso” (140). Sin embargo, esta es una simple cuestión de interpretación. Uno no puede juzgar a una persona que vivió cuarenta años en la clandestinidad, y vio a todos sus seres queridos morir violentamente, por la edad, o por enfermedad, y emitir un juicio sobre todo cuando él estaba al borde de la inanición y de la muerte. A pesar de todo, Ishi se aferró a la dignidad y sobriedad que es, irónicamente, la esencia del salvajismo como Ishi lo veía. Por encima de todo, sin embargo, Ishi dio testimonio de ese salvajismo, se comunicaba, y rechazaba a aquellos que le habían dado la espalda, abrazado los peores vicios de sus conquistadores. Como los editores de la Revista Regresión declararon en su respuesta en relación con los chichimecas que se habían “rendido” a los blancos en el siglo XVI. En el artículo, de la revista “Ritual Magazine”:

“San Luis de la Paz en el estado de Guanajuato es la última locación chichimeca registrada, específicamente en la zona de Misión de Chichimecas, en donde se pueden encontrar a los últimos descendientes: los chichimecas-jonaces, y quienes guardan la historia contada de generación en generación sobre el conflicto que puso en jaque al virreinato en aquellos años.

Un integrante de RS, ha conseguido entablar conversaciones con alguna gente de este poblado, de los cuales se evitarán sus nombres para evitar posibles nexos con el grupo extremista.

En las conversaciones los nativos engrandecen la fiereza de los chichimecas-guachichiles, enaltecen orgullosamente su pasado en guerra, ellos han mencionado que a raíz del exterminio de los últimos salvajes, cazadores-recolectores y nómadas, los demás pueblos chichimecas que se habían salvado de la muerte y del presidio decidieron ceder terreno y hacer ver a los españoles que seguían su religión, que compartían sus nuevos mandatos y que se adaptarían a la vida sedentaria, todo esto con el fin de mantener viva su lengua, sus tradiciones y sus creencias. Inteligentemente los ancianos de aquellas tribus junto con los curanderos (madai coho), que habían bajado de los montes para vivir en paz después de años de guerra, decidieron adaptarse, con tal de que sus historias y sus costumbres no fueran también exterminadas, para que fueran dejadas como herencia a las generaciones venideras.”

Si no fuera porque Ishi se adentró en la civilización en lugar de elegir morir en el desierto, no conoceríamos su historia, o la historia de la última banda libre de indios salvajes en América del Norte. Por lo tanto, incluso en la derrota, la “rendición” de Ishi es realmente una victoria para la Naturaleza Salvaje, una victoria que puede inspirar a aquellos que vienen detrás de él para participar en luchas similares de acuerdo a nuestra propia individualidad y habilidades.

Cabe señalar por medio de una posdata, que muchos historiadores “revisionistas” ven la historia de Ishi de una manera mucho más complicada que la historia inicial contada por los antropólogos que lo encontraron. Algunos estudiosos piensan que debido a su apariencia y la forma en que pulía sus herramientas de piedra, Ishi pudo haber sido racialmente maidu o mitad de sangre maidu-yahi. Esto no sería sorprendente pues los Yahi a menudo allanaban tribus vecinas para llevarse mujeres (Kroeber y Kroeber, 192). Los lingüistas han descubierto que los Yahi tenían muchas palabras adoptadas del español, postulando que algunos en la banda de Ishi habían dejado las colinas en un pasado no muy lejano y trabajaron para los ganaderos españoles en el valle, sólo para volver a las colinas una vez que llegaron los anglosajones hostiles. Aunque los estudiosos piensan que están descubriendo los matices de la historia Yahi, en realidad muchas de sus ideas estaban en los informes originales, sin destacar.

Además, el propio Starn, por lo demás bastante revisionista, admite la posibilidad de que Ishi y su banda se mantuvo escondida en las colinas debido a un conservadurismo notable en su forma de vida y, visión del mundo:

“Ese Ishi estaba aquí tan detallado y entusiasta [en volver a contar cuentos Yana], Luthin y Hinton insisten, evidenciado “su claro respeto y amor” para las formas tradicionales Yahi, sin embargo la vida fue difícil para los últimos supervivientes en los confines de las inaccesibles colinas. Además de su temor a ser ahorcados o fusilados, la decisión tomada por Ishi y su pequeña banda de no rendirse también pueden haber medido apego a su propia forma de vida: un humeante plato de estofado de bellota en una mañana fría, las preciosas noches estrelladas, y el ritmo tranquilizador de las estaciones.” (116)

Lecciones de la Guerra Yahi

He serpenteado desde el principio de este ensayo, pero lo he hecho a propósito. La intención ha sido dejar que Ishi y los Yahi, la última tribu salvaje de América del Norte, hablaran por sí mismos, en lugar de participar en polémicas simples donde las consignas descuidadas desvían la atención real y profunda  del tema. Lo que está claro es que los Yahi no hicieron la guerra como cristianos o humanistas liberales. Ellos asesinaron a hombres, mujeres y niños. Robaron, atacaron en secreto, y huyeron hacia las sombras después de sus ataques. No eran muy queridos incluso por sus compañeros indios, aquellos que deberían haber sido tan hostiles a la civilización como lo eran antes. Incluso la perspectiva de una derrota segura no les impidió una escalada en sus ataques hasta que quedaron unos cuantos de ellos. Una vez alcanzado ese punto, literalmente resistieron hasta el último hombre. En eso, el eco-extremismo comparte o al menos aspira a muchas de estas mismas cualidades.

Los Yahi fueron un ejemplo perfecto de lo que el eco-extremista buscan, como se señala en la editorial de la Revista Regresión numero 4:

“Austeridad: Las necesidades artificiales son un problema para los miembros de esta decadente sociedad, aunque algunos no las vislumbren y se sientan felices cubriéndolas con su vida de esclavos que llevan. La mayoría de la gente está siempre intentando pertenecer a ciertos círculos sociales acomodados, sueñan con lujos, con comodidades, etc., y para nosotros eso es una aberración. La sencillez, arreglártelas con lo que tengas a la mano, y apartarse de los vicios civilizados rehusando de lo innecesario son características muy notorias dentro del individualista del tipo eco-extremista.”

Los Yahi, al igual que muchas de las tribus chichimecas que estaban en lo que hoy es México, vivieron en una “inhóspita” región montañosa a diferencia de sus vecinos más acomodados y numerosos en las tierras bajas; ese fue el caso, incluso antes de la llegada de los europeos. Estos vecinos, en particular los Maidu, no se defendieron contra la civilización, ya que su vida relativamente acomodada hizo que resultase más favorable aceptar la forma de vida civilizada. A diferencia de los reinos mesoamericanos, los Maidu no conocían la agricultura, pero estaban, no obstante ya  “domesticados” a cierto nivel.

Fue la cultura dura y espartana de los Yahi que fortaleció su oposición a los europeos, aun cuando éste mostró un poder superior, incluso cuando estaba claro que se trataba de una guerra de exterminio que probablemente perderían. Redoblaron sus esfuerzos y lucharon su propia guerra de exterminio a la medida de sus posibilidades, sin diferenciar ni a las mujeres ni a los niños. A través de la astucia, el engaño, y teniendo un conocimiento superior del paisaje,  emprendieron una campaña de terror contra los blancos, una campaña que confundió a todos los que han estudiado las tribus indígenas de la región. Incluso otros indios les temían (también otras personas que dicen oponerse a la civilización excomulgando a los eco-extremistas), ya que no dividían el mundo en dicotomías ordenadas de indios contra blancos. Para ellos, los que no estaban de su lado eran sus enemigos y fueron tratados como tales.

La guerra de los Yahi  fue indiscriminada y “suicida”, al igual que la lucha eco-extremista pretende serlo. “Indiscriminada” en el sentido de que no se rige por consideraciones humanistas o cristianas. No tenían consideraciones por quien pudo haber sido “inocente” o “culpable”: se atacó a todos los no-Yahi, a todos los que se habían entregado a las formas genocidas del hombre blanco. Los Yahi no pretendían hacerse amigos de otras tribus, incluso cuando Ishi llegó a la civilización, se negaba a asociarse con los indios de su región quienes se rindieron tan fácilmente a la civilización blanca. Para preservar su dignidad, prefirió quedarse con el vencedor en lugar de con los vencidos. La guerra Yahi era “suicida”, en cuanto no tuvo consideración con su futuro: su objetivo era vivir libre en el aquí y ahora, y atacar a aquellos que los estaban atacando, sin sopesar el costo. Esto se debe a su forma de vida que se forjó en los márgenes de los terrenos hostiles, y gran parte de su dignidad se centró en el ataque a los que ellos consideraban flexibles y no auténticos. No había futuro para los Yahi en la civilización porque no había lugar para el compromiso con la civilización.

Aquí voy a especular (puramente basado en mi opinión), en cuanto a por qué alguien podría adoptar puntos de vista eco-extremista en nuestro contexto. Por supuesto, hay mucho enojo, tal vez incluso rabia involucrada. Me imagino que allí sería necesario llevar estas acciones. Sin embargo, ¿qué hace el amor eco-extremista? Los seres humanos modernos están tan alejados de la naturaleza salvaje, tan insensibles, adoptando una forma de vida en la que dependen de la civilización para todas sus necesidades,  se lamentan de que alguien resulte herido por la explosión de un sobre, sin embargo, restan importancia, o incluso apoyan, la destrucción de un bosque, un lago o un río para beneficio de la humanidad civilizada. Son tan insensibles de su propia naturaleza, que piensan que la naturaleza misma es un producto de su propio ingenio, que los árboles solo caen en el bosque para que puedan oírlos, y que la condición sine qua non de la vida en la Tierra es la continua existencia de ocho mil millones de hambrientos y personas codiciosas. Si alguien está cegado por el odio, es el humanista, los izquierdistas y su apología de la “ley y el orden”, quien hace de su propia existencia una condición no negociable para la continuidad de la vida en la Tierra. Si se les da la posibilidad de elegir entre la destrucción del planeta y de su propia abstracción amada llamada: “humanidad”, preferirían destruir el mundo antes que ver a la humanidad fallar.

Lo que es aún más triste es que la mayoría de los seres humanos civilizados ni siquiera están agradecidos por los nobles sentimientos de los anarquistas e izquierdistas. Para ellos sólo son punkys que lanza una bomba y que deberían relajarse, ir al partido de fútbol, y dejar de molestar a los demás con su política o  solidaridad. La izquierda/anarquista tiene el Síndrome de Estocolmo con las masas que nunca los van a escuchar, y mucho menos ganarse su simpatía. Ellos quieren ser vistos con buenos ojos por la sociedad, a pesar de que la sociedad nunca les va a prestar ninguna atención, y mucho menos a ellos. Se niegan a ver la sociedad como enemiga, y es por eso que van a pararse junto con ella, sin entender por qué el sueño de la Ilustración falló, por eso todos los hombres nunca serán hermanos, por eso la única cosa en la que los seres humanos civilizados son iguales es, en su complicidad en la destrucción de la naturaleza salvaje. Su objetivo es ser los mejores alumnos de la civilización, pero serán siempre los malhechores, los forasteros, los anarquistas sucios que necesitan conseguir un trabajo.

El Eco-extremismo crecerá porque la gente sabe que este es el fin del juego. De hecho, desde los musulmanes a los cristianos a todo tipo de otras ideologías, el apocalipsis está en el aire, y nada puede detenerlo. Esto se debe a que la civilización es muerte, y siempre lo ha sido. Sabe que el hombre no puede ser dominado, que la única manera de hacerlo es someterlo para convertirlo en una máquina, para mecanizar sus deseos y necesidades, para eliminar desde lo más profundo de él su caos, que es naturaleza salvaje. En este sentido, el espíritu de Ishi y los  Yahi permanecerá, siempre estará reapareciendo  cuando menos te lo esperas, como una tendencia y no como una doctrina, como un grito que combate hoy sin temor por el mañana. El Eco-extremismo no tendrá fin, porque es el ataque salvaje, el “desastre natural”, el deseo de dejar que el incendio arda, bailando alrededor de él. El anarquista retrocede y el izquierdista se espanta, porque saben que no pueden derrotarlo. Continuará, y consumirá todo. Se quemaran las utopías y los sueños del futuro civilizado, quedando sólo la naturaleza en su lugar. Para el eco-extremista, esto es un momento de regocijo y no de terror.

-Chahta-Ima

Nanih Waiya, Spring 2016

_________________

Bibiolografía

“The Physical and Demographic Reaction of the NonmissionIndians in Colonial and Provincial California” in Cook, Sherburne F. The Conflict Between the California Indian and White Civilization. Berkeley: University of California Press, 1976.

Heizer, Robert and Kroeber, Theodora (Editors). Ishithe Last Yahi: A Documentary History. Berkeley: University of California Press, 1979.

Kroeber, Karl and Kroeber, Clifton (Editors). Ishiin Three Centuries. Lincoln: University of Nebraska Press, 2003.

Kroeber, Theodora. Ishiin Two Worlds. Berkeley: University of California Press, 1976.

Potts, Marie. The Northern Maidu. Happy Camp, CA: NaturegraphPublishers Inc. 1977.

Starn, Orin. Ishi’sBrain: In Search of America’s Last “Wild” Indian. New York: W.W. Norton & Company, 2004.

Editorial Revista Regresión N° 5

Traducción al inglés de la quinta editorial de la nueva Revista Regresión.

Traducción a cargo de Chahta-Ima.


Editorial

What is life? It is the flash of the firefly in the night. It is the breath of the buffalo in winter. It is the shadow that runs on the grass and is lost on the last day.

Crowfoot, before dying, April 1890

Wild Nature calls, that special call is heard only by a few. It calls to defend a place, to resist artificiality, modernity, progress, and the anthropocentric. The call is desperate and agonizing. It creaks slowly.

For the hyper-civilized, it is inaudible and insignificant. But for us, the eco-extremists in particular, it is of vital importance that we heed that call.

I am an eco-extremist, and I recognize the value that this has today in this modern era, in this idiotic society drunk on technology. You’re branded a lunatic here when you put the Natural above the artificial, when you choose to start conversations in person rather than send a message on Facebook, when you choose to take natural medicines rather than drug your body with pharmaceuticals, when you praise the life of hunter-gatherer nomads over the detestable practices of transhumanists, etc.

In industrial society, if you oppose humanist and progressivist morals, you are labeled a reactionary or a bigot. The masses point you out with their disgusting fingers shouting in unison: Terrorist!

I am an eco-extremist, and I recognize the value that this has in the here and now. And I am prepared to be pigeonholed in the worst way possible, all to admit that I am an individualist at war with the technological system and its civilization.

I am an eco-extremist and I am at war. I have made shrapnel bombs that I have sent to researchers who work to alter Wild Nature. The positive and negative wires have found each other, the electricity from the battery heated the bulb inside the galvanized nipple filled with dynamite, it made a spark, it exploded, I wounded them, the shrapnel penetrated their bodies, and the smoke from the exploded dynamite reached their lungs, burning them at the same time. Their spilled blood has served to remind them that they are not gods, even though they like to pretend that they are. I don’t regret that I wounded and scared them or any of the consequences. What happened was just one response from Wild Nature speaking through me.

I have been in hiding in various cities preparing attacks, conspiring with accomplices, and broadening my range of experience with criminal endeavors.

I’ve lit cars on fire indiscriminately, luxury and cheap ones, big ones and small ones, since all of those disgusting machines create the layer of smog that forms over my head. I’ve watched them burn in thick forests. I am familiar with the reactions of their owners, but I don’t care. Nature has given me the ability to get away with it.

I’ve fired guns at big infrastructure projects and against those who work there, covered in the darkness of night with my band of fierce warriors. The force of the weapon in my hand resonated like thunder, the casings leaping from me like frogs; my feet firmly planted in the Earth like a tree trunk as I see my enemies cower and hide, as if fire were falling from the sky, as if they were in the eye of a fierce hurricane. We came out victorious again, Nature protected us.

I have bombed government institutions, public and private universities, companies, etc. An activated homemade bomb weighs in my backpack, blasting powder encased in its receptacle and firmly sealed, butane gas to create the blast, gasoline to make sure things catch fire, napalm to make it last longer, etc. Night and day, I stalk my target. With great calm I place it discretely, and I withdraw. I hear my light steps on the disgusting and suffocating concrete, listening to my breath and my heart beating like a drum in a war dance. Minutes afterward, I hear the explosion. It worked, the damage is done. If a passerby was hurt, it doesn’t matter to me. My target was hit. If some curious bystander was taken out as well I don’t care. What’s done is done.

I reject the scholarship imposed by educational institutions that are complicit with the system. I prefer to study things that interest me and not the things they want to teach me. Many of those things that they aim to teach are useless for the life that I am living now anyway. The classroom is just another cage in the Great Cage known as Civilization. And that’s why I am unwilling to enter that jail on my own volition. The learning that I seek isn’t present in universities. It’s found in the mountains, forests, deserts, and jungle, next to the coyote, the deer, under the sun and the moon, with the roots and the rain, on the paths not taken, on the riverbanks and the lakes, with my associates or alone, accompanied by the spirits of my ancestors.

I reject all paid work that reduces you to a modern slave in the cities and the countryside. Even if acquiring money is necessary for life in the cities that smell of trash and perfume, I try to acquire it by other means, though always illegally.

My nine millimeter pistol comes with me when I need to get some money to acquire the means to carry out my projects. I’ve held up businesses, banks, etc. I am not an honest hard-working man, quite the opposite. I am a criminal and a terrorist, a hustler and an opportunist. I am not ashamed to say it because that’s what I am. I am the opposite of what this system is, fully conscious of what I do, aware that what I carry out it “evil” in the eyes of society. When I do it, though, I enjoy it, it give gives me pleasure, and I don’t have any pangs of conscience because I know what I’m doing. I know the consequences and even so I lie waiting in the shadows, without worries or regrets.

I envision myself, I stalk my target very well, I study the layout and escape routes. I prepare for the worst. Before embarking, I offer a serene but nervous prayer to the Ineffable, asking it to keep my steps and, that in spite of all odds, that I come out victorious. I speak to Nature, saying to her that she knows full well why I do what I do, that my intentions are real and sincere, that those who dared to hurt her now must pay. I end with a verse robbed from a fragment of apocalyptic scripture, uttered with pagan intention:

“And the nations were angry, and thy wrath is come, and the time to destroy them which destroy the earth.”

I take my pistol, I fill it with ammo, I put the safety on, and I leave toward my prey: a small banking establishment that I’ve scoped out. My accomplices know full well that I am ready to shoot any person who gets in the way and tries to thwart the robbery (police, a civilian trying to play the hero, etc.) I am well aware that they would do the same in trying to stop me.

They take up their planned positions. I go towards the bank with my gun in my pocket, my finger on the trigger and my thumb on the safety, ready for anything. I get into line at the bank acting like I am just any other client. My accomplice watches my back from a few yards back.

While the sheep make their ways to the tellers in an orderly fashion, I observe the Most Wanted poster of bank robbers which says, “If you see them, turn them in.” A mocking grin appears on my face. Time passes slowly and anxiety fills my whole body without being evident to anyone else. No one is suspicious. Finally I’m first in line and my turn comes up. The teller says amicably, “Next.” I take some steps and I’m in front of her. I smile at her cynically and I tell her, “I’d like to make a withdrawl.” I put my elbows on the counter, and in one of my hands is my gun pointed at her chest. With the other hand I motion to her to hand the money over. The teller is in shock and I slowly take turn the safety off the gun and without any more drama she hands over some stacks of bills. The operation is quiet and without any mishaps. I firmly look into the eyes of the teller, warning her not to do anything that she will come to regret.

Outside traffic is flowing normally. People walk in front of the bank or are entering or departing. A woman is at a bus stop with her children she just picked up from school. A man on the sidewalk is arguing on his cellphone. An old woman attends her mobile candy stand on the corner. Everything is business as usual. No one knows that a bank robbery is taking place.

My gang fully alert watches, their pistols and machine guns ready for a shoot-out with the police should they arrive. They see me come out of the bank and behind me is my accomplice watching my back discretely. We leave, and while we sneak through one of our escape routes, we see a truck full of police driving full speed toward the bank. They see us as they speed by but they drive on. We escape into the urban landscape.

This time around the robbery went off without a hitch, without casualties or shots fired. But on other occasions the job hasn’t been so clean. One time I was in a situation where the teller was left in a state of shock when I pointed the gun at him, and he refused to give me the money. At that point I fired without hesitation, and then the buzzing in my ears, the casing hitting the floor and bouncing, the plexiglass unable to contain the shot which lodged the bullet into the man’s chest. My thought at that point was, “Fucking teller, if you are prepared to protect the money of those faggot bankers with your life, then you should have no problem dying for them!” I knew at that this attempt was botched, but it could have been worse Quickly I headed toward the exit, but in a look askance I saw that the manager was on the phone trying to call the police, at which point I aimed and fired again, wounding that bastard as well. I fled the bank almost running, without money, having left two severely wounded men in my wake. That day the blood of the hyper-civilized was an offering to Wild Nature. The piercing alarm had sounded after the first shot. I ran to blend into the crowds. In the distance I heard sirens. They were looking for me. My mouth was dry, my arm was hot, my hand smelled like gunpowder. My gait was nervous, but I grinned since I was able to shoot those two idiots who risked their lives to defend their shitty jobs. I claim proudly the role of extremist individualist, without regrets always learning from my mistakes. There will be another chance to commit robbery soon, there’s no hurry.

All of the above isn’t boasting. These things really happened and to tell the truth, they’re only one important aspect of the attitude of an eco-extremist such as myself. You have to have the mentality of a warrior when you make a bomb, select your target, and detonate it; when you wound people, when you rob a place or when you kill someone. The other part of eco-extremism has to do with one’s personal or collective development in Nature, what you learn from her, the knowledge that you gain working in natural settings. All of these special situations nurture one’s paganism and a bond to the Natural and Ineffable.

I am an eco-extremist, and I realize the value that this has in the here and now. I love Wild Nature, I respect and cherish it. From her I have learned many things.

I remember the great hills that I loved to visit when I was a child. There were many types of trees, there were moles, rabbits, many insects, many types of birds, etc. My father took me to play there because it was the only natural place left in the town consumed by urban sprawl. We ran freely to reach the river which we observed for hours. The wind on our face, the smiles, the grass pricking our feet… The calm washed over our being, and we really savored it.

Years pass and the large construction corporations came and paved over that place to make a many-laned highway. Thus they flattened the Earth, they covered over the holes of the moles and rabbits who suffocated to death. Some tried to flee but died in the process. The bird’ nests were knocked down when the trees they were in were pulled out of the Earth by their roots. The beautiful river was turned into a large canal full of sewage in which flowed garbage and toxic waste. They buried the Earth under concrete, they made my beautiful and beloved place into a dump. One more project to protect the interests of accursed civilization, so that we can all be better connected. All for fucking human progress!

Coming to that place which I had loved so much from my youth, seeing it turned into a sad highway, broke my heart, and I wept from the pain of seeing such devastation. My hands trembled, I sweated, but then I got angry and decided to get revenge for what they had destroyed. Over the coming weeks, many of the machines were damaged by the fires that I lit. I tried to get them to stop harming that place, but I couldn’t stop anything. I was young, and I still maintained the hope that one day “the revolution” would triumph against this dirty system. But soon I realized that I was being an idealist. I then renounced the dream of revolution, and I decided to not have any hope, nor keep any faith in a future “collapse”. I would confront the decadent and pessimistic present in which I presently live, accepting that you can’t stop progress, at least not here.

This is one of the many reasons why I hate civilization, its progress and the technological system. It’s the reason why I want to see everything burn. It is one of the reasons why I am on the side of Nature; not simply because civilization does that to the environment but also because it seeks to modify it according to its will; not only because it exterminates species, but also domesticates them; not only because it wants complete control, but also because it wants to bury our instincts like the moles’ burrows. It wants me to forget that I come from Nature. It wants me to be another man drunk on new technological innovations just like everyone else. I will not let that happen.

An eco-extremist needs to maintain the warrior part of himself, but also he needs to keep equally the symbiotic bond with Nature, respecting and venerating it.

I have walked barefoot on unknown roads following the river to the place where it’s born, learning that many times the road is difficult but when you get you get to the end the payoff is enormous. I have heard the howl of coyotes that surrounded me in the mountains at night. At the same time I looked up from next to my fire and saw the starry sky, eagerly seeking this vision from Nature. I have lost myself in the mountains, and through serendipity found great boulders that looked like human faces. I had an intimate spiritual encounter with them. I have slept in caves that seemed like they would come down on me, with a white owl watching over my sleep and the aroma of wild plants bestowing great calm on me. I have eaten salvia and watercress shoots, mesquite and wild tomatoes. I have cured a wound with Sangre de Grado and aloe. I’ve made shelters from palms and pine branches. I have started a friction fire using a base of sotol and a gordolobo drill. I have eaten snake meat and tanned rodent hides. I have felt like I was being watched by something in the forests at night, but I had no fear. I have felt like I was part of something larger. I have tried to enter narrow caves where I could not even see my hand in from of my face. I was startled by the bats who looked like they were flying right at me. At the end of the cave, I found many vulture feathers, which I considered Nature’s gift to me for having dared to enter that cave. I have felt the rain coming down on my back on the hills, I have run and felt like I was flying with the birds. I have dipped my feet in springs, with fish swimming between my feet. I have seen in the distance a deer on a hill looking at me intently, but projecting safety and tranquility. I have looked at civilization from the mountains, preferring to go deeper into them rather than step once again on the concrete. I have felt relief from having finished building a shelter, and resting my tired feet in the evening calm. I have been surrounded by fireflies without doubting for a second that I too am an animal on this Earth. I have walked on the paths where my Teochichimeca ancestors trod. There I have found obsidian arrowheads, one that perhaps entered the body of an invader, wounding or possibly killing him. But without a doubt, it was shot by my ancestors, and by mere coincidence it has come down to me. This made me feel “chosen” to honor their memory and continue that warrior instinct. This is what I have done.

These and more are my personal experiences which have made me an eco-extremist. Every individualist who wants to claim that identity for himself will have his own experiences and reasons, but these are mine.

This editorial is more personal than anything. Intelligent readers will understand it, but those who don’t will not.

If YOU, the reader of Regresión Magazine, feel that call, no matter what you consider yourself, an eco-extremist or something else, follow it…

“The hills are more beautiful than stone buildings. To live in a city is to live an artificial existence. Many peoples don’t feel the Earth under their feet. They only see plants growing in pots, they never got out far enough to see, beyond the city lights, the enchantment of the starry sky. When people live so far from the creations of the Great Spirit, they forget so easily his laws.”

Tatanga Mani

For the affinity to criminal activities that satisfy individualist instincts!

Let us listen to the call of the Wild and remember where we came from!

Fire, bullets, and bombs for the technological system and against civilization!

We too are Wild Nature, each one of us, let us defend ourselves from the Artificial!

¡Axkan kema, tehuatl nehuatl! (Until your death or mine!)

Chimallitzli

April 2016

Ecologistas salvajes

Nota de la prensa mexicana sobre la presencia de ITS en Jalisco específicamente. También resalata la internacionalización del grupo y su carácter terrorista.

¡En marcha la internacionalización de la Mafia Eco-extremista!


https://goblinrefuge.com/mediagoblin/u/nahual/m/individualistas-tendiendo-a-lo-salvaje-its-llega-a-jalisco/

La Fiscalía General de Jalisco atribuyó a la organización eco-terrorista Individualistas Tendiendo a lo Salvaje (ITS) dos explosivos hallados en febrero en Guadalajara, lo que confirma su arribo;  en 2011 ITS perpetró diversos ataques contra miembros de la comunidad científica del TEC, UNAM, UPP y otros

22 de abril 2016.

“Nada, absolutamente nada garantiza que no se hieran civiles. De hecho, nuestros ataques están pensados para causar el mayor daño posible y si en unos de estos atentados caen más vidas de las que teníamos pensado, mejor aún”.

Esto es parte del Quinto Comunicado de Individualistas Tendiendo a lo Salvaje (ITS), una organización de corte eco-terrorista a la que la Fiscalía General de Jalisco le atribuye la colocación de dos artefactos explosivos en Guadalajara, en febrero pasado, lo que revela su arribo a la ciudad.

La noticia pasó un tanto desapercibida. El 8 de febrero fueron abandonados paquetes explosivos en las delegaciones del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), ambos  neutralizados por el escuadrón Tedax de Guadalajara.

Dos días después, el fiscal Eduardo Almaguer Ramírez dijo que el atentado “fue dirigido a científicos”, y abundó:

“Uno de ellos es investigador en nuevas tecnologías de producción agroalimentaria y el otro es el director del Conacyt; están desarrollando varios proyectos y estamos revisando qué pudo haber sucedido”, una declaración recogida por el diario Crónica.

El 13 de febrero fue el propio ITS que se atribuyó la autoría de esos artefactos, en su Segundo Comunicado, donde describe sus acciones y objetivos:

“Un paquete-bomba de activación electro-mecánica compuesto de dinamita fue abandonado en las oficinas centrales de la Sagarpa en la colonia Tabachines, del municipio de Zapopan. El paquete estaba dirigido al titular de la institución federal”.

“Un paquete-bomba más de activación similar pero compuesto por un tubo de cartón macizo relleno con pólvora negra fue abandonado en las oficinas Conacyt, dirigido al encargado de la institución, en la colonia Vallarta San Jorge, en Guadalajara”.

“Aunque ambos explosivos no lograron su objetivo, el cual era herir o privar de la vida a las personas-objetivos, se generó gran movilización policiaca y militar en ambos municipios”.

En un informe posterior de su Comisionado de Seguridad Pública, Raúl Alejandro Velázquez Ruiz, obtenido el 14 de marzo vía transparencia por Reporte Indigo, la Fiscalía confirmó a ITS detrás de los paquetes explosivos.

La llegada

La organización ITS -antes denominada Individualidades, no Individualistas- ubica su origen en 2011, año en el que perpetraron diversos ataques a la comunidad científica en entidades como la Ciudad y el Estado de México, Guanajuato, Hidalgo y Morelos, pero no había antecedente de ella en Jalisco.

En contra del progreso científico y tecnológico, difundieron el 13 de febrero su llegada al estado:

“Que se sepa que ITS también se encuentra en Jalisco, esto solo fue una prueba, seguiremos empecinados en aterrorizar, herir, mutilar e incluso asesinar a los cínicos responsables que detrás de una institución se dicen ‘preocupados’ por la naturaleza pero que, sin en cambio (sic), son responsables directos de la devastación y la domesticación de esta”.

En su Primer Comunicado del 26 de enero de 2016 delinean sus objetivos:

“Persistimos en esta guerra declarada contra el sistema tecnológico, contra los que lo mejoran y lo sustentan. Atentamos física y emocionalmente contra aquellas personas-objetivo que se empecinan en destruir y manipular los entornos naturales, indómitos y silvestres que quedan”.

“Nuestros actos están pensados en aterrorizar, herir, mutilar y asesinar a los mencionados objetivos. Utilizando amenazas, explosivos y armas de fuego para cumplir nuestros fines inmediatos. Los y las que trabajan en destruir la naturaleza salvaje necesitan un castigo, sus actos no quedarán impunes”.

En su Quinto Comunicado del 2 de marzo, dice tener presencia en el Estado de México (Ouroboros Silvestre); en CDMX (Grupo Oculto “Furia de Lince”); en Michoacán (Grupo Editorial “Revista Regresión”); y en Jalisco (Banda Feral-Delincuencial), además de Chile y Argentina.

“Vagamos por sus ciudades en busca  de sus defectos e imperfecciones, en busca de todo lo que sea civilización y progreso humano. Conocemos sus tiempos, sus horas y momentos, su rutinaria monotonía civilizatoria nos ampara”, es su Tercer Comunicado del 19 de febrero, desde Chile.

El historial

El primer atentado que se atribuye ITS data del 19 de abril de 2011, en la Universidad Politécnica del Valle de México, en Tultitlán, donde un artefacto estalló y le provocó heridas graves a un trabajador en el rostro.

Tan solo en 2011 ITS reclamó la autoría de otros cuatro paquetes explosivos: en el Tec de Monterrey en Atizapán (8 de agosto); en el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados de Irapuato (Cinvestav, 28 de agosto); en la Universidad Politécnica de Pachuca (8 de diciembre); y en las oficinas de Greenpeace (25 de noviembre).

Además, se dicen responsables del homicidio en Cuernavaca de Ernesto Méndez Salinas, investigador del Instituto de Biotecnología de la UNAM, el 8 de noviembre de 2011.

Tras al ataque citado al Tec de Monterrey, donde la explosión del dispositivo hirió a Armando Herrera Corral, coordinador del Centro de Desarrollo Empresarial y Transferencia de Tecnología, y a otro científico, Alejandro Aceves López, ITS difundió:

“Parece ser que de este atentado hemos afectado a dos tecnonerds de un solo tiro”.

El entonces procurador mexiquense, Alfredo Castillo Cervantes, dijo a los medios el 9 de agosto de 2011:

“Se ha identificado como probables responsables a un grupo denominado Individualidades Tendiendo a lo Salvaje, por sus siglas ITS, como quienes se han adjudicado el envío y fabricación de un artefacto explosivo contra el personal académico de este centro educativo”; aseguró que tenía presencia en España, Francia y Chile

En 2013 ITS se atribuyó dos explosivos más, uno estalló en un buzón de Sepomex en Tlalpan (21 de febrero), otro se dirigió al investigador en nanotecnología Sergio Andrés Águila, del Instituto de Biotecnología de la UNAM, en Morelos, pero no detonó (11 de febrero).

Liberación animal

Antes de ITS, un grupo también de corte eco-extremista -aunque sin asumirse terrorista- había dejado explosivos en Guadalajara: el Frente de Liberación Animal, al que la Fiscalía atribuye tres artefactos, aunque solo uno detonó.

El primero se colocó a las afueras del laboratorio Novartis el 22 de septiembre de 2009, FLA acusó a esa firma de torturar animales; y el segundo fue dispuesto el 19 de mayo de 2010 a 20 metros de distancia de la primera ubicación; ninguno estalló.

En cambio, el 6 de noviembre de 2010, FLA hizo explotar un paquete a las afueras de la Secretaría de Desarrollo Rural, aunque sin causar grandes daños. Los tres fueron en la colonia Americana de Guadalajara.

En su reporte sobre Terrorismo 2009, el Departamento de Estado estadounidense incluyó la actividad de FLA en México:

“Aunque los incidentes de terrorismo doméstico no se incrementaron durante el año pasado, México recibió amenazas de un grupo activo previamente (el EPR) y atestiguó la emergencia de un nuevo elemento”. Y acota:

“De mayo a agosto, el Frente de Liberación Animal se atribuyó la responsabilidad de los ataques a bancos y sitios comerciales en la Ciudad de México, usando bombas con tanques de propano. Tres bombas fueron descubiertas sin explotar, otras tres causaron daños en propiedades pero no heridos”.

En el reporte de 2010 los actos de FLA volvieron a incluirse en los “incidentes terroristas” de México.

Message of ITS-Argentina for the Antisocial (?) Writers of Black Dagger

Comunicado original en español publicado el 03 de abril 2016.

Mensaje de ITS-Argentina traducido al inglés por “Chahta-Ima”.

¡Muerte a la hipocrecia anarco-pedorra!

¡Muerte a su doble moral en pro del sistema!


How do we manifest our hate? One would think that it wouldn’t be through love of the hated thing. But this seems to be the case with some who love that which they claim to hate, for the noteworthy thing here is that hate isn’t Christian, whereas love is. This seems to be how the anarchists of the publication, “Black Dagger,” think, since they claim to be “antisocial” because they hate, “this society and its defenders, no matter what their particular positions are,” but on the other hand believe things like, “the chance or random actions that kill a greater number of bystanders are on par with the actions of the very State itself and of its lackeys.”

Before this statement in the text entitled, “Amoral (?) Attack Objectives,” they indicate that they only agree with the idea of “the more people who are killed the better,” if the casualties are part of the “forces of law and order, WE DON’T CARE WHAT HAPPENS TO THEM, it’s all the same to us.” (Our emphasis.) Thus we have to ask them: if you’re so antisocial, do you care about those people who aren’t necessarily police but who still defend them? What relationship should an antisocial person have with a bystander or a worker? NONE!

Since none of this makes sense to us, and we can’t understand how someone can say one thing yet mean another, we think that perhaps the reason behind the text is not to “host a debate on indiscriminate attack,” as the text states. We think, rather, that it is a preemptive measure to cover their ass so that tomorrow they can say something along the lines of, “Don’t look at me! I’m not the one you’re looking for! I’ve always stated that I am opposed to terrorism. Here’s my magazine, officer, the irrefutable proof. I’m antisocial but I abide by the rules of society!”

We have already stated that, “*We are against the decency and Christian scruples of some who don’t want any collateral damage. To them we say, ‘before any bystander (ANY), a thousand times us.’ All possible ‘collateral damage’ is not a ‘calculation error’ and it is not ‘the price of the struggle’. It is a choice: a conscious and desired CHOICE.”

To conclude we clarify that we will not respond to the chicanery of “the call of the sacred of the forest” nor to the accusations of being prideful, fascists, or authoritarians. This type of debate bores us. We will let our actions speak for themselves.

ITS: unapologetic terrorists and the true enemies of society!


-ITS – Argentina

Wild Constellations

MESSAGGIO DELLE ITS-CONSTELACIONES SALVAJES PER GLI ANTISOCIALI (?) DI “PUÑAL NEGRO”

Comunicado original en español publicado el 03 de abril 2016.

Traducción al italiano del mensaje de ITS-Argentina, pisoteando la doble moral de los “anarco-pedorros” de la revista “Puñal negro”.

Traducción a cargo de “Via Negationis.


In che maniera manifestiamo il nostro odio? Si potrebbe pensare che non è attraverso la pietà verso quello che si odia. È opinione che alcuni pensano che sia così poiché quelli che odiano hanno pietà, e che la cosa appariscente qui è che l’odio non è cristiano mentre la pietà si. È il parere degli anarchici della pubblicazione “Puñal negro”, che dicono essere “asociali” perché odiano “questa società ed i suoi difensori, di qualunque ruolo” e d’altra parte credono “che le azioni a caso e per ammazzare il maggiore numero di passanti sono lontane dal differenziarsi dalle azioni che lo stesso Stato o i suoi lacchè realizzerebbero.”

Nel testo intitolato “Obiettivi Amorali (?) Dell’attacco” indicano che sono d’accordo con l’idea di poter “ammazzare più persone” solo se fossero “le forze dell’ordine-NON IMPORTA QUELLO CHE SUCCEDA, sono la stessa cosa” (le maiuscole sono nostre). Allora domandiamo loro, perché, se si dicono asociali, gli importa quello che succede alle persone che non sono necessariamente polizia ma sono i suoi difensori? Che relazione dovrebbe avere un asociale con un semplice passante, un lavoratore? NESSUNA!

Tenendo conto che queste cose non ci fermano, non capiamo come qualcuno può dire una cosa e allo stesso tempo dirne un altra, crediamo che l’idea di questo testo NON sia “dare apporto al dibattito sull’Attacco Indiscriminato” come scritto nella parte finale, bensì piuttosto continuare a guadagnare un posticino, sufficientemente comodo, dove un “domani” possano affermare “che non mi si consideri, non mi si persegui, ho detto sempre che ero in disaccordo col Terrorismo, qui sta la mia rivista, signore carceriere, questo è la prova irrefutabile, sono asociale ma rispetto la società.”

Lo abbiamo già detto “siamo contro la filantropia di alcuni, e la loro preoccupazione cristiana di non ferire ‘innocenti.’ Diciamo: ‘davanti a qualunque cittadino (QUALUNQUE), mille volte noi.’ (…) I possibili danni collaterali non saranno un “errore di calcolo”, saranno “una conseguenza di questa lotta”, saranno un’elezione, una conseguente e piacevole ELEZIONE.
Per finire chiariamo che non risponderemo né alla chicana “del bosco sacro” né alle accuse di superbi, fascisti o autoritari. Ci annoia un po’ questo tipo di dibattito. Lasceremo i nostri atti “parlare”.

Its: I Terroristi e veri nemici della società!

Individualistas tendiendo a lo salvaje-Argentina
Constelaciones salvajes

http://abissonichilista.altervista.org/messaggio-delle-its-constelaciones-salvajes-per-gli-antisociali-di-punal-negro/#more-6986

(SEXTO COMUNICADO) Mensaje de Its-Argentina para los ¿antisociales? de Puñal negro

Comunicado publicado el 03 de abril 2016.

El siguiente texto es una respuesta de Its-Argentina al escrito “Objetivos ¿Amorales? del ataque” publicado en la revista Argentina “Puñal negro”. Its recomienda leer antes dicho escrito que se encuentra aquí: https://es-contrainfo.espiv.net/files/2016/04/PN1-leer.pdf


¿De qué manera manifestamos nuestro odio? Se podría pensar que no es a través de la piedad hacia lo odiado. Al parecer algunos piensan que esto es así ya que a lo que odian le tienen piedad, y lo llamativo aquí es que el odio no es cristiano mientras que la piedad sí. Al parecer así piensan los anarquistas de la publicación “Puñal negro”, quienes dicen ser “antisociales” porque odian “a esta sociedad y sus defensores, sean de la postura que sean” y por otro lado creen “que las acciones al azar o al voleo matando al mayor número de transeúntes están lejos de diferenciarse de las acciones que el mismo Estado o sus lacayos harían”.

Anteriormente en su texto que se titula “Objetivos ¿Amorales? del ataque” señalan que solo están de acuerdo con la idea de poder “matar a más gente mejor” solo si fuesen “las fuerzas del orden, que como NO NOS IMPORTA LO QUE LES PASE, da lo mismo” (las mayúsculas son nuestras). Entonces les preguntamos, ¿por qué, si dicen ser antisociales, les importa lo que les pase a gente que no necesariamente es policía pero sí sus defensores? ¿Qué relación debería tener un antisocial con un simple transeúnte, un trabajador? ¡NINGUNA!

Teniendo en cuenta que estas cosas no nos cierran, que no podemos entender cómo alguien puede decir una cosa y otra al mismo tiempo, creemos que tal vez la idea de este texto NO es “aportar al debate sobre el ataque indiscriminado” como cierran el escrito, sino más bien ir ganando un lugarcito bastante cómodo donde mañana puedan decir  “a mí no me miren, no me persigan, yo dije siempre que estaba en desacuerdo con el terrorismo, aquí está mi revista, señor carcelero, esta es la prueba irrefutable, soy antisocial pero respeto a la sociedad”.

Ya lo dijimos anteriormente, “estamos en contra de la filantropía de algunos, y su preocupación cristiana de no herir a ‘inocentes’. Decimos: ‘ante cualquier ciudadano (CUALQUIERA), mil veces nosotros’. (…) Las posibles bajas civiles no serán ‘un error de cálculo’, ya no serán ‘una consecuencia de esta lucha’, serán una elección, una consiente y placentera ELECCIÓN.”

Para terminar aclaramos que no responderemos ni a la chicana del “llamado de lo sagrado del bosque” ni a las acusaciones de soberbios, fascistas o autoritarios. Nos aburre un poco ese tipo de debate. Dejaremos que de eso se encarguen nuestros actos.

¡Its: asumidos terroristas y verdaderos enemigos de la sociedad!

Individualistas tendiendo a lo salvaje-Argentina

Constelaciones salvajes

(México) Desconocidos pretenden detonar C-4 en puente vehicular

Desde la prensa:

24 de marzo: Autoridades del Estado de México y la Policia Federal cerraron este mediodía la super-carretera nombrada Circuito Exterior Mexiquense en ambos sentidos, debido a que fue localizada una bomba casera a la altura del kilómetro 23+740 debajo del puente vehicular en dirección a Zumpango.

El cierre de la vialidad se registró a la altura del municipio de Tultepec, por lo que se registró un tremendo caos vial, tras lo cual la Policia Federal informó que se trataba de varios explosivos de alta peligrosidad conocidos como C-4 que, explicaron, es una variedad común de explosivo plástico de uso bélico que es activado por medio de mechas y dos activadores, con un peso de entre 2 y 3 kilógramos y que hubieran podido causar graves daños en el puente una vez activados.

Ante tal situación, como medida de seguridad, la circulación vehicular sobre el Circuito Exterior Mexiquense fue cerrada por más de dos horas y media, hasta que los elementos del grupo táctico antiexplosivos de la CESC consideraron que ya no existía ningún peligro y desactivaron los artefactos explosivos, mismos que llevaron a sus instalaciones para analizarlos.

Elementos del grupo táctico de la CESC informaron que los citados artefactos explosivos son semejantes a los que explotaron y causaron severos daños a varias unidades del Mexibús de Ecatepec el pasado mes de octubre de 2015 (acto reivindicado por la Secta Pagana de la Montaña y Grupos Afines), por lo que no se descarta que los responsables de ese ilícito sean los mismos delincuentes, situación que, según dijeron, ya dio pie a que se inicie con una serie de investigaciones para identificar, ubicar y detener a dichos malvivientes, pues evidentemente al parecer intentaban cometer otra más de sus fechorías.

Este atentado frustrado no ha tenido reivindicación.

Indiscriminate attacks? What the fuck’s wrong with you?

Traducción del texto de la revista Regresión “¿Ataques Indiscriminados? ¡Pero que chingados les pasa!”.

Traducción a cargo de “Chahta-Ima”


“So then because thou art lukewarm, and neither cold nor hot, I will spue thee out of my mouth.”
A.

Introduction
For some time now many have been commenting on the eco-extremist position of carrying out indiscriminate attacks. The attacks, which have now extended from North into South America, have caused a great deal of consternation among radical anarchists, not to speak of the modern left.

The unsettled discourse coming from these groups has its origins in the initial ITS communiqués dating from 2011 forward. These openly favored terrorist violence for those who work in favor of techno-industrial progress without regard as to whether innocent bystanders are hurt.

This attitude was plainly evident in the first attack by the group when a UPVM worker did not deliver the mail-bomb left at the campus to the selected target. Instead he decided to open it himself, and his wounds were the first incident in the series of attacks that continues to this day.

Since its beginning, ITS has no doubt been a group without classification that has clashed with various eco-anarchist circles characterized by their civilized and progressivist posturing, as well as their “cult of the victim” and humanism.

Some Background
In Mexico, various collectives, organizations, and individuals that advocate the same old ideologies antagonistic to the state, institutions, political parties, etc. have been scandalized by ITS and its official statements. They never really understood them, and still don’t get them it seems.

What was with all of those communiqués and attacks against scientists in 2011? A few pansies whined to anyone who would hear that ITS was a macabre front to justify repression against the social movements and anarchists active at the time.

From where did such a group emerge that is so problematic in its attacks? What did these claims of responsibility on behalf of Wild Nature mean? Isn’t Mexico the land of Zapatistas, commies, and shitty anarchists who go on and on about autonomist-populist discourses? Is this some sort of split from an armed communist group? Are they really radical ecological militants as they claim to be or are they agent provocateurs to be used to jail the same whiny usual suspects clamoring for justice? Or is this some sort of elaborate troll executed by a bunch of bored punks?

No, ITS is a group of individualists coming out of eco-anarchism who have departed with unrealistic and utopian ideals. They criticized and self-criticized, working in the shadows to carry out attacks in the here and now.
ITS adamantly states that there is NOTHING that can change society for the better. Neither can we rely on a “primitivist paradise” or a revolution to struggle for. We aren’t anarchists, communists, feminists, punks, or any other stereotypical “radical”.  We are at WAR with civilization. We are against the technological system, against science and all that seeks the domestication of Wild Nature and wants to impose an artificial life upon us as humans bound to our most profound roots in the past. We don’t deny our own personal contradictions. Indeed, we don’t really care if we seem “inconsistent” to those who issue dumb arguments like, “If they oppose technology, why do they use the Internet?” We piss on their vague and baseless criticisms.

After the first phase of ITS in 2011, the second began after the publication of the sixth communiqué in January 2012. This document contained a number of self-criticisms which ITS made to rid itself of vestigial anarchism and the influence of Theodore Kaczynski.

The third phase reached in 2014 with the emergence of Reacción Salvaje (Wild Reaction) clarified ideas even more. Here a penchant for indiscriminate attacks was maintained and carried out by different groups: of the 25 communiqués issued that year, 15 were primarily concerned with claiming responsibility for a particular attack.
ITS was not lying when it said in these communiqués that it was not interested in who was wounded in these attacks. It was pretty clear then that they were indiscriminate and this continues to be true.
In April 2011, ITS’s attack left the already-mentioned UPVM worker in the Mexico State gravely injured. In August of that year a package-bomb left two important professors of the Tec University of Monterrey in similar condition. In November they assassinated a recognized biotechnology investigator in Morelos with a gunshot to the head. In December an envelope-bomb wounded another professor at the UPP in Hidalgo. In 2013, a postal worker was wounded after having stolen a package-bomb from a mailbox in Mexico City. That is all to say that, from 2011-2013, ITS’s attacks left 5 injured and one dead: four were serious and two hit unintended targets.

This was the same story with RS: in July 2015 a public official belonging to the Commission of Human Rights suffered burns after opening a package found in the garage of the headquarters of that institution in Mexico State. On August 14th a secretary if the Cuevas Group (engineers linked to the ICA) was hurt in a similar manner after opening a package left at its offices in the same state.

After the death of RS, successor eco-extremist groups have already racked up a casualty list. In October 2015 nine bombs were left in nine separate Mexibus buses in Mexico State. These were detonated using timers and even though this was an attack on public transit, only one person was injured. Nevertheless, the danger of doing major damage to both life and property was quite severe, but the author of the attack, “The Pagan Sect of the Mountain and Allied Groups”, did not care about this.

In November of that year, a package bomb was left inside the National Agriculture Council in Mexico City and wounded the Vice-President of the Pro-GMO Alliance, as well as his secretary and two bystanders who were nearby. The “Eco-Extremist Circle of Terrorism and Sabotage” took responsibility for the attack.

Two other groups coming out of RS, “The Indiscriminate Faction” and “Ouroboros Nihilista”, have tried to detonate explosives at their targets without concern that they might hurt innocent bystanders. Even though their attacks do not appear successful so far, their intention remains the same.
In January of this year, 2016, ITS then resurfaced with its first communiqué, which opens a new chapter. Even for the usual suspects in this War, this has been a surprise. Fifteen days after the publication of this communiqué, ITS carried out six attacks with explosives in three different states in Mexico. Its ability to carry out these widespread successive attacks has given people much to talk about. A second communiqué claimed responsibility for the January-February attacks. A week after its publication a Transatiago Bus was reduced to a burnt-out hunk of metal in Santiago, Chile in broad daylight. The name of the group that took responsibility for carrying out the attack was “Individualists Tending Toward the Wild – Chile”.

With this third group communiqué, it was evident that indiscrimate eco-extremism was going international. A week after the bus burning, a fourth communiqué signed by “Individualists Tending Toward the Wild – Argentina” was issued taking responsibility for an explosive device left at the Nanotechnology Foundation, for various threatening messages sent to scientists and the press, and also for having left a package full of blasting powder with a message at a bus station in Buenos Aires.
Even though ITS in February carried out attacks in three distinct countries under its own direction, in ten separate attacks some of which were carried out in broad daylight, this wave of attacks only left two bystanders wounded.

In March a fifth communiqué of ITS-America (Mexico, Chile, and Argentina) defended and re-emphasized the position that has been advocated since 2011: it doesn’t matters if bystanders get hurt, this is War, the method of attack is indiscriminate. ITS does NOT have any moral qualms in carrying out its attacks.
In the aftermath of these disturbing words, there were reactions…

Debates, notes, and insinuations
Various anarchist “counter-information” blogs reported on these attacks by eco-extremist groups in Mexico with the caveat that they did not approve of these attacks even though they decided to publish the communiqués anyway. Others chose to publish them without comment or editorializing.  Some only mentioned the actions themselves while silencing our positions. This is
understandable, as no blog, magazine, or any other anarchist project has any obligation to publicize what eco-extremist groups do or say. There will always be criticisms between us, some constructive and some not so much. What the Editorial Group of Regresión Magazine would like to clarify is the following:

-We don’t want everyone else to accept our “terms and conditions”, we are not trying to be nice or friendly to strangers. We don’t want others to be more like us. We are not looking to make converts from eco-anarchism to eco-extremism. The few who decide to go down this path are convinced that this project will be defended with tooth and claw; by planning and contemplating how to inflict surer and stronger blows.
Some anarchos call us out as being a “Mafia”. We’ll accept that classification from those critics and big talkers who go about defaming our project in Mexico as well as in other countries where the eco-extremist presence is felt.
We carry out a special type of crime, we are delinquents who have come together to attack different places in Mexico as well as in Chile, Argentina, and other countries. Don’t think twice about accusing us of being terrorists or a new type of mafia, because the shoe fits in this case and you’re not telling us something we don’t already know.

-Everyone is open to express their anger when they read our stuff; many closeted U.S. anarcho-Zerzanians (Anarchist News, to name one example) have done so. This last example in particular censored ITS communiqués since many on the site consider us “reactionaries”. We don’t bring this up because we are bitter and are playing the victim. We’re bringing it up so that these blogs don’t put on airs of being so tolerant of divergent opinions. And if they are indeed so “triggered” by our politically incorrect, terrorist, and Mafioso communiqués, they’d be doing us a favor by not publishing them.

-As we stated above, anyone can disagree with the indiscriminate eco-extremism that we advocate. For example, the so-called “Paulino Scarfó Revolutionary Cell” has done so in February of this year when it indirectly mentioned the ITS attack in Chile. To reiterate, it’s healthy to express criticism and disagreements, but insinuations are a whole other story. That’s not being particularly badass to be honest. Maybe they should have signed their communiqué, “Leo Tolstoy Anarcho-Christian Cell” instead of what they signed. It also seems that memory escapes these supposed anarchos, or they suffer temporary amnesia at the mention of the person who was the comrade of the TERRORIST Severino Di Giovanni, the anarchist who blew up the Italian Consulate in Buenos Aires, killing various fascists but also wounding bystanders, and who also murdered another anarchist who he had branded “a fascist”.

Scarfó accompanied Di Giovanni in the most violent phase of the Individualist War against mobile and symbolic objectives. He was INDISCRIMINATE, in fact he was condemned by the anarchists of his time as his methods were considered “inappropriate”.

It’s true CRPS, the eco-extremist groups, ITS, and we aren’t revolutionaries. We don’t particularly care for repetitive and boring leftist discourse. The difference between you and us is that we don’t beat around the bush about it and we don’t passively-aggressively deal in bitchy innuendo.


Some of our positions in regard to “Nigra Truo” (NT)
Some days ago a member of the blog, “Por la Anarquía” published a post where one can read his position for and against eco-extremism. To date it’s the only criticism that for us approaches being sincere as it doesn’t just focus on criticizing what we defend but also makes criticism of anarchist circles.
Still we’re not letting him get off that easily, so we have to clarify the following:

-It seems that NT has gotten his information about ITS all mixed up, as he has written that it is a contradiction to be pushing The Amoral Debate of the nihilists from the editorial house “Nechayevshchina” but at the same time have a moral rule of “Nature is Good, Civilization is Evil”. NT should be reminded that ITS has went through many phases: if the group defended that Naturien motto in 2011,  it should be clarified that the ITS of today is different. It’s been years since we’ve utilized that phrase, so I hate to break it to you, NT, but your criticism is a day late and a dollar short. ITS no longer utilizes this motto, as Wild Nature works on an extramoral level.

-Reading NT’s criticism it seems like he is confused about what we, the defenders of the eco-extremist tendency, consider to be Indiscriminate Attacks. Putting a bomb in a bum’s cardboard box or lighting a Street vendor’s cart on fire is not what we are talking about when we mention
“indiscriminate attacks”. Indiscriminate attacks are when we place a bomb in a specific place, a factory, a university, a particular house, a car, or institution where our human or inanimate target can be found, without regard as to whether an explosive can harm bystanders. Indiscriminate
Attack is setting fire to a place of symbolic significance without worrying about whether “innocent people” will get hurt, in order to strike out at Human Progress. Indiscriminate Attack is what ITS has been doing since 2011 which was outlined at the beginning of this text: it’s sending package-bombs without regard for “collateral damage”, always having the objective of destabilizing, terrorizing, and spreading chaos in a society that cannot think for itself.

-We continue to celebrate “natural disasters” which can be considered acts of vengeance or violent reactions of Wild Nature (depending on one’s personal individualist worldview that departs from the one which civilized culture defends), derived from the environmental destruction that comes from the hand of man, from the giant multinational corporation to its
peons, the proletariat.

 

Conclusion
In closing, all that is left to say is that the attacks by eco-extremist groups will continue along with their unsettling discourse. There will be moments where we all agree to disagree, but let it be known that we will respond when appropriate as the politically incorrect terrorists that we
are. We say what is on our minds, and we clarify again that before anything, we are members of the Eco-extremist Mafia!!

With the inscrutable fury of Wild Nature!
With Chahta-Ima, Nechayevshchina, and Maldición Eco-extremista (Eco-extremist Curse)!
With ITS of Mexico, Chile, and Argentina!
Let the War continue!

Xale: Editor-in-Chief of Regresión Magazine
Mexico, Winter 2016

¿Ataques indiscriminados? ¡¡Pero que chingados les pasa!!

Texto directo y conciso del jefe editor de la Revista Regresión sobre el Debate Amoral, sobre el discurso del ataque indiscriminado, sobre indirectas de anarquistas y demás…


“Así, puesto que eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de Mi boca”

A.

Introducción

Desde hace ya tiempo que se viene escribiendo sobre el posicionamiento referente a los ataques indiscriminados de parte de los grupos eco-extremistas, que si bien, se han extendido del norte de América hacia al sur, y que han causado tanta molestia en sectores anarquistas radicales y ni que decir en los círculos de la izquierda moderna.

El discurso incomodo de estos grupos tiene su origen en los comunicados del proyecto comenzado por ITS en 2011, en donde se pronunciaban a favor de la violencia terrorista en contra de aquellos que tienden al progreso tecnoindustrial, sin importar herir a terceros.

Esto quedó claro tras el primer atentado del grupo, en donde un trabajador de la UPVM no entregó al objetivo el paquete-bomba abandonado en el campus, y lo decidió abrir él, sus heridas fueron el comienzo de una historia de ataques que hasta hoy prevalece.

Desde el comienzo, ITS sin lugar a dudas fue un grupo sui generis, que llegó con fuerza tumbando, con sus críticas, posicionamientos victimistas, civilizados, progresistas, humanistas, etc., gestados en varios círculos (eco) anarquistas de esos años.

Algo de historia

En México más de uno se ha incomodado y se ha escandalizado por las palabras y actos del grupo en cuestión, colectivos, organizaciones y sujetos que enarbolan ideologizaciones tradicionales antagónicas con el estado, instituciones, partidos políticos, etc., no comprendían (y parece que aún no lo entienden).

¿Que era toda esa oleada de comunicados y atentados contra científicos en 2011?, algunos eunucos vociferaban que ITS era obra de un plan macabro para justificar la represión contra los movimientos sociales y/o anarquistas de esos años.

¿De dónde salió un grupo tan incorrecto a la hora de atacar?, ¿Qué significan esas reivindicaciones a favor de la Naturaleza Salvaje? ¿Qué México no era “tierra” de zapatistas, rojos y anarquistas cagones que se atascan la boca con discursos autonomistas-populistas? ¿Son acaso, una nueva escisión de algún grupo armado comunista? ¿Son realmente ecologistas radicales como lo dicen ser, o son una estrategia militar para encarcelar a los chillones de siempre que claman justicia? ¿Acaso son punks jugándonos una broma de mal gusto?

NO, ITS es un grupo de individualistas provenientes del eco-anarquismo que se alejaron de tantas ideas utópicas e irreales, que criticaron y se auto-criticaron, que avanzaron entre las sombras, y que se plantearon el ataque aquí y ahora.

ITS gruñe fieramente diciendo que: no hay NADA que cambiar en la sociedad, no hay TAMPOCO un “paraíso primitivista” por el que luchar, la “revolución” NO existe, NO somos anarquistas, comunistas, feministas, punks, ni ningún otro estereotipo “radical”, estamos en GUERRA contra la civilización, contra el sistema tecnológico, contra la ciencia y contra todo lo que quiera domesticar la Naturaleza Salvaje y nos quiera artificializar como humanos aferrados a nuestras raíces más profundas. No negamos NUESTRAS contradicciones, es más, nos importa poco vernos “incoherentes” ante los que nos critican estúpidamente diciendo: ¡si se oponen a la tecnología porque usan internet! Ante esas críticas vagas y faltas de bases, nuestro gargajo escupido en sus patéticas caras.

Tras la primera etapa de ITS en 2011, llegó la segunda marcada tras publicar su sexto comunicado en enero de 2012, en el cual, remarcaba varias auto-críticas que hicieron que ITS se desprendiera casi por completo de su herencia anarquista y su discursiva “kaczynskiana”.

Su tercera etapa en 2014 con “Reacción Salvaje” fue más que clara en su discurso, manteniendo su actitud indiscriminada en los ataques que llevaron a cabo sus diferentes grupúsculos, de los 25 comunicados que emitieron en un año, 15 fueron reivindicaciones.

ITS no mentía cuando escribía rampantemente en sus comunicados que no le interesaban los heridos que dejaba en sus ataques, que eran indiscriminados en su actuar y fue cierto.

En Abril de 2011, ITS dejó herido gravemente al mencionado trabajador de la UPVM en el Estado de México, en Agosto un paquete-bomba dejaba heridos a dos importantes catedráticos del Tec de Monterrey en el mismo estado, en Noviembre asesinaron de un disparo en la cabeza a un reconocido investigador de biotecnología en Morelos, en Diciembre un sobre-bomba hirió a un catedrático más de la UPP en Hidalgo. En 2013, un trabajador postal resultaba herido tras robar un paquete-bomba de uno de los buzones de la Ciudad de México. Es decir, en el periodo 2011-2013, ITS dejó 5 heridos y un asesinado, 4 fueron de gravedad, y 2 no tenían que ver con las personas-objetivo.

Los heridos también se repitieron con RS, en Julio de 2015 un funcionario público perteneciente a la Comisión de Derechos Humanos resultó con quemaduras, tras abrir un paquete encontrado en la cochera de su edificio-cede en el Estado de México. El 14 de Agosto una secretaria del Grupo Cuevas (ingenieros ligados a ICA), resultó herida de igual manera tras abrir un paquete abandonado en sus oficinas en el mismo estado.

Después de la muerte de RS, los grupos eco-extremistas que lo presidieron ya cuentan con su historial de heridos tras sus ataques, en Octubre de 2015 nueve bombas en igual número de autobuses del Mexibús (Estado de México), fueron detonadas con sistemas de relojería, y aunque el ataque fue en contra del transporte público no arrojo más que un herido, en la acción, había riesgo de dejar a más de uno con severos daños físicos, lo cual a la “Secta Pagana de la Montaña y Grupos Afines” no les importó.

En Noviembre de ese año un paquete-bomba, abierto dentro del Consejo Nacional Agropecuario en la Ciudad de México, hirió al vicepresidente de la Alianza Pro-Transgénicos, también a su secretaria y a dos civiles que se encontraban cerca, el “Circulo Eco-extremista de Terrorismo y Sabotaje” se responsabilizó del atentado.

Dos grupos más, provenientes de la muerte de RS, el “Grupúsculo Indiscriminado” y “Ouroboros Nihilista”, han intentado detonar sus explosivos sin importar herir a terceros, y aunque al parecer sus ataques han sido frustrados, la intención sigue.

En Enero de este año 2016, volvió a aparecer ITS públicamente con su primer comunicado, lo que parecía otra etapa “de las de siempre” dentro de esta Guerra, se convirtió en sorpresa para muchos. Quince días después de la publicación de su primer texto, ITS había realizado seis ataques con explosivos en tres diferentes estados del país, su capacidad operativa llegó a dar mucho de qué hablar, una semana después de su segundo comunicado reivindicando esos ataques de Enero y Febrero, un bus Transantiago era reducido a chatarra quemada en la capital chilena a plena luz del día, el nombre firmante de quien se responsabilizaba del ataque era: “Individualistas Tendiendo a lo Salvaje-Chile”.

Con ese tercer comunicado del grupo, se evidenciaba la internacionalización del eco-extremismo indiscriminado. Una semana después de la quema del bus, era publicado el cuarto comunicado firmado por “Individualistas Tendiendo a lo Salvaje-Argentina”, en donde se responsabilizaban de un artefacto explosivo en la Fundación de Nanotecnología, de varios mensajes amenazantes enviados contra científicos y contra la prensa, también habrían dejado un paquete con pólvora negra con un mensaje en una estación de buses en Buenos Aires.

Aunque ITS en Febrero actuó en tres países distintos bajo sus propias pautas, sumando 10 actos diferentes y algunos de ellos fueron a plena luz del día, la oleada de atentados solo arrojó dos civiles heridos.

En Marzo el quito comunicado de ITS-América (México, Chile y Argentina), defendió y recalcó el posicionamiento que tuvo desde 2011: NO importa herir civiles, esto es una Guerra, el ataque es indiscriminado. ITS NO reconoce moralismo en el atentar.

Tras estas palabras incomodas, hubo reacciones…

“Debates”, notas e indirectas

Tras la difusión de los ataques de los grupos eco-extremistas en México en diferentes blogs de “contrainformación” anarquista, muchos de ellos han expresado su desacuerdo con notas al pie de página al publicar esos comunicados, otros se han limitado a solo publicarlos sin ningún miramiento ni opinión, otros más simplemente no publican nada referente a nuestras posturas, y es entendible, NO todos los blogs, revistas y demás proyectos de tendencia anárquica, tienen la obligación de publicar lo que los grupos eco-extremistas dicen o hacen, siempre habrá diferencias, algunas positivas y otras más negativas. Lo que quiere recalcar el Grupo Editorial de esta Revista Regresión (que es parte de ITS-México), es lo siguiente:

-NO queremos que los demás acepten nuestros “términos y condiciones”, NO intentamos ser agradables o amigables con extraños, o que ciertos grupos o individuos se “vuelvan” como nosotros, NO nos interesa “convertir” a nadie del eco-anarquismo al eco-extremismo. Los pocos que decidimos adoptar esta postura estamos convencidos de que un proyecto como este debe ser defendido con uñas y dientes, pensado, y planificado para dar golpes más certeros.

-Algunos anarcos han dicho que somos una “Mafia”, les tomaremos la palabra a aquellos criticones y bocones que andan difamando nuestro proyecto tanto en México como en otros países en donde el eco-extremismo ya tiene presencia.

Somos una clase especial de crimen, delincuentes que se han conglomerado en un grupo para atacar en diferentes lugares tanto de México como de Chile, Argentina y demás países, no la piensen dos veces al intentar “insultarnos” diciendo que somos terroristas o una nueva clase de mafia, porque no nos insultan y ¡porque lo SOMOS!

-Todos pueden expresar su enojo al leer nuestras líneas, lo han hecho muchos gringos “anarco-zerzanianos” ocultos, por mencionar un ejemplo, en el portal “Anarchist News”, en el cual, por cierto, se han censurado los comunicados de ITS por considerarnos “reaccionarios”, y no decimos esto con actitud de mustios y víctimas, para nada, lo decimos para que los blogs que no estén de acuerdo con nuestro discurso, dejen de comportarse tan pluralistas y si realmente les causa incomodidad nuestras incorrectas, terroristas y mafiosas palabras las dejen de publicar, nos harían un favor.

-Como decimos, todos pueden expresar su incompatibilidad con el eco-extremismo indiscriminado que defendemos, eso lo han hecho también los autodenominados “Célula Revolucionaria Paulino Scarfó” (CRPS), en su comunicado de febrero de este año, en el cual hacen alusiones indirectas del atentado de ITS en Chile, repetimos, es saludable criticar y expresar desacuerdos, PERO lanzar indirectas ¡NO es de cabrones! Mejor hubieran firmado como “Célula Anarco-cristiana León Tolstoi”. Parece ser que estos anarcos no tienen memoria histórica, o que sufren de una amnesia severa al mencionar a aquel que fue compañero del TERRORISTA Severino Di Giovanni, el anarquista que voló el consulado italiano en Buenos Aires, matando a varios fascistas pero también hiriendo a civiles, quien asesinó a un anarquista que lo tildaba de “fascista”.

Scarfó acompañó a Di Giovanni en la etapa más violenta de su Guerra Individualista contra objetivos movibles y simbólicos, él fue un INDISCRIMINADO, de hecho fue condenado por los mismos anarquistas de su época pues sus métodos de lucha fueron considerados de “inapropiados”.

Es verdad CRPS, los grupos eco-extremistas, ITS y mucho menos nosotros somos revolucionarios, no compartimos tampoco su discurso tan repetitivo y aburrido, solo que nosotros a diferencia de ustedes, ¡somos directos y no nos andamos con putas insinuaciones y rodeos pendejos!

Algunos posicionamientos de nosotros para “Nigra Truo” (NT)

Hace unos días un integrante del blog “Por la Anarquía”, publicó un texto en donde se puede leer su posición a favor y en contra del eco-extremismo, hasta ahora es la única critica que se acerca más a lo sincero, pues este no solo se centra SOLO en criticar lo que defendemos sino también hace algunas críticas hacia los entornos anarquistas.

Aunque NT no se salva de nuestra respuesta a sus críticas, así que tenemos que aclarar lo siguiente:

-Al parecer a NT se le ha “revorujado” la información que tiene de ITS, y ha escrito que es una contradicción empujar el Debate Amoral que propusieron los nihilistas de la casa editorial “Nechayevshchina” y al mismo tiempo tener la regla moral de: “La naturaleza es el bien, la civilización es el mal”, a NT le recordamos que ITS tiene etapas diferentes, si bien, el grupo defendía mucho ese lema Naturien desde el 2011, pero los ITS de hoy son diferentes, desde hace varios años que ITS no había empleado esa frase, por lo que, querido NT, lamento sarcásticamente decirle, que su crítica referente a este punto, se cae por su propio peso, puesto que ITS ya no defiende ese lema, pues la Naturaleza Salvaje está en un plano “extramoral”.

-Al leer la crítica de NT parece ser que se ha estado confundiendo lo que nosotros, los que defendemos la tendencia del eco-extremismo, entendemos por Ataques Indiscriminados, un ataque de estos no es poner una bomba en la casa de cartón de un vagabundo, no es incendiar un puesto de un vendedor ambulante, NO, cuando nos referimos a Ataques Indiscriminados es que vamos a poner una bomba en algún lugar en específico, empresa, universidad, casa particular, automóvil, institución, etc., en donde esté nuestro objetivo-humano a atacar, sin importar que el explosivo alcance a civiles. Ataque Indiscriminado es incendiar algún lugar simbólico sin importar que haya “gente inocente”, siempre golpeando al Progreso Humano. Ataque Indiscriminado es eso que ha hecho ITS desde 2011, y que se ha abordado al principio de este texto, es mandar paquetes-bomba sin importar que se afecten a terceros, siempre teniendo como objetivo desestabilizar, aterrorizar e implantar el caos en una sociedad carente de pensamientos propios.

-Seguimos festejando los “desastres naturales”, los cuales se pueden ver como actos de venganza o como reacciones violentas de la Naturaleza Salvaje (dependiendo de la auto-cosmovisión individualista que se aleja, de aquella que defiende la cultura civilizada), derivadas de la destrucción medioambiental que a su vez está propiciada por la mano humana, tanto de gigantescas multinacionales como de sus peones “proletarios”.

Conclusión

A manera de finalizar este texto solo queda decir que, tanto los ataques de los grupos eco-extremistas van a continuar así como su incomodo discurso. Siempre habrá puntos en acuerdo-desacuerdo, invitaciones a debates, indirectas, y mierda vertida de las bocas de algunos, pero que se sepa bien que lo que también habrá mientras sigamos existiendo, es una respuesta desde nosotros, los terroristas, los incorrectos, los que no nos callamos lo que pensamos, los que aclaramos antes que nada, los de la Mafia Eco-extremista!!

 

Con la furia desconocida de la Naturaleza Salvaje!

Con Chahta-Ima, Nechayevshchina y Maldición Eco-extremista!

Con ITS-de México, Chile y Argentina!

Adelante con la Guerra!

Xale: Jefe editor de la Revista Regresión

México, invierno 2016

QUINTO COMUNICATO DELLE INDIVIDUALISTAS TENDIENDO A LO SALVAJE – 2016

Comunicado original en español publicado el 02 de marzo 2016.

Traducción al italiano del quinto comunicado de ITS.

Traducción a cargo de Editorial Nechayevshchina.


“Funghi, alghe e felci staccano spore, i quali possono viaggiare per chilometri fino a che si pongono in un ambiente vitale per potersi riprodurre.”

W.

I

Dall’anno 2011, il “denominato” Eco-Estremismo ha percorso varie fasi, la maggior parte di queste nel territorio “messicano”, durante queste fasi ha affrontato varie problematiche, minacce, indagini, critiche, diffamazioni, discussioni e rotture tanto con le nostre vecchie impalcature ideologiche come con il nostro iniziale modus operandi.
Nell’anno in cui nacque ITS, e benché il nostro primo Attentato fu attuato contro un nanotecnólogo dell’Università Politecnica della Valle del Messico, abbiamo deciso di dargli seguito, anche se l’Attentato era stato pensato solamente per essere rivendicato con una firma spontanea che sarebbe sfumata tra altri gruppi “anti-civilizzazione” di quegli anni.

Per tre anni estendiamo i nostri attacchi a sette stati del centro e nord del paese, apprendiamo, rafforziamo, ci critichiamo, comprendiamo, ci prepariamo… Dopo, in uno sforzo titanico ci diamo il compito di riunire vari gruppi Affini che avevano agito con un discorso simile in anni passati senza differenze tra loro, dando adito al progetto di ” Reacción Salvaje (RS), a cui sopraggiunse il dissolvimento,affinché gli Individualisti che facevano parte dei Grupúsculos cominciassero la Guerra per loro conto, questo, sempre puntando il loro obiettivo verso la civiltà ed il sistema tecnologico.

Da quella dissoluzione sono sorte la “Secta Pagana de la Montaña”, il “Circulo Eco-extremista de Terrorismo y Sabotaje”, il “Grupúsculo Indiscriminado”, “Ouroboros Nihilista” ed altri gruppi che NON rivendicano i loro atti ma che sono attivi. Menzioniamo i gruppi che stanno agendo dalla morte di RS, il quale ci riempie di orgoglio e ci fa osservare che l’eco-estremismo continua a espandersi in territorio “messicano.”

 

II

Sembra che la spora ha viaggiato a chilometri di distanza, imbattendosi in una tagliente complicità nel sud dell’America. Trovando in questa “terra fertile”, germinando in Uniche Individualità, con le quali condividiamo in complicità le ansie dell’attacco, affinandoci in atti e parole.

Individualisti che si ostinano a infliggere colpi abili contro la mega-macchina tecnologica. Ci serviremo di tutte le risorse alla nostra portata verso l’attacco alle strutture e alle persone-obiettivo. Con Fuoco, Bombe, Minacce e Spari, avanziamo ostinati. Estendendo in questo modo le idee eco-estremiste per le terre del cile e argentina.
Tra le ombre abbiamo creato questo progetto internazionale di attacco, coordinazione e complicità, contro il tecno-sistema e chi si incarica della sua perfezione o perpetuazione. Con orgoglio, i Complici Individualisti del sud issano le sigle Terroristiche delle ITS, insieme con noi. Adottando sigle e nomi propri, per l’Attacco Egoista, perché siamo individualisti e selvaggi.

 

III

Iniziamo così una nuova fase nella guerra dichiarata contro tutto quello che rappresenta e sostiene con la passività l’avanzamento della civiltà ed il progresso. Guerra che iniziarono i nostri antenati da migliaia di anni, difendendo con fierezza il loro stile di vita austero. Appuntando le loro antiche frecce contro le carni cristiane occidentali, opponendosi e dando guerra fino alla morte. Con l’orgoglio pagano riscattiamo tutta quella saggezza, tenacia e coraggio, da quelle primitive e anonime vite, proiettandoli nell’attacco contro la civiltà.

 

IV

Le nostre azioni sono solo nostre,lì dove risiede l’importanza di rivendicare i nostri atti, non vogliamo né permetteremo che siano attribuiti alla “delinquenza comune”, tanto meno che si prestino a “complotti…”,incoraggiando allo stesso tempo, che più gruppi eco-estremisti germinino in altre parti del globo per colpire in maniera contundente.

 

V

“Prima che l’interessata etica candida del “sabotaggio”, preferisca il Terrorismo con la sua chiara e malvagia logica lineare.

Prima che la “scarsa retorica” e che la “serena ostinazione” del “sabotaggio” preferisca l’umana violenza, l’assenza di calcolo e “incoscienza” di chi spara senza pensare alle conseguenze penali.”

A.

Consideriamo nemico chiunque contribuisce a tutto il processo sistematico di addomesticamento e alienazione, come gli scienziati, ingegneri, investigatori, fisici, dirigenti, umanisti, e perché no? -appoggiando l’idea e la pratica dell’Attacco Indiscriminato – anche contro la società nel suo insieme.

Perché la società? Perché questa tende al progresso, al progresso del sistema tecnologico e industriale, contribuisce al consolidamento e l’avanzamento della civiltà.La gente segue una linea dentro questo sistema perché lo vuole,e pensiamo oramai che sono solo agnellini che fanno quello che gli si dice ,ma non la vediamo cosi lineare, se potessero avere una scelta, di sicuro gli piacerebbe vivere come esecrabili milionari, mentre marciscono nella loro povertà essendo uguali agli animali domestici.

“(…)Che risultino feriti o morti cittadini nell’agire contro la civiltà, da parte di gruppi o individui radicali, o per qualche disastro della natura selvaggia, è sempre bello.”
T.

Da qualche tempo abbiamo smesso di intrappolarci nella noiosa morale comune – “rivoluzionaria” dell’attacco. Non abbiamo considerazioni per nessuno né per niente, i nostri atti NON fanno chiamate di allerta né delegano responsabilità. Ci assumiamo tutto quello che arriverà, TUTTO.
Stiamo contro la filantropia di alcuni, e la loro preoccupazione cristiana di non ferire “innocenti.” Diciamo: “davanti a qualunque cittadino (CHIUNQUE), mille volte noi.” La massa non merita nessuna considerazione, e si dovrebbe mettere in discussione il fatto di non attaccare con bombe per chi ostinato continua a proteggere il proprio benessere.
Niente, assolutamente niente garantisce che non si feriscano civili. In realtà, i nostri attacchi sono pensati per causare il maggiore danno possibile e se in alcuni di questi Attentati cadono più vite di quelle che avevamo pensato, ancora meglio. E lo affermiamo in questo modo, senza rimorso né colpa, perché siamo completamente convinti di quello che pensiamo e della vita che abbiamo scelto, e lo dimostriamo già con atti concreti: di fronte all’ostacolo sappiamo come agire. I possibili “bajas” civili non saranno “un errore di calcolo”, non sarà più “una conseguenza di questa lotta”, saranno un’elezione, una conseguente e piacevole ELEZIONE.

“Perché per il Terrorista Indiscriminato non esiste, una colpa etico morale, che è insita dentro il rapporto compensativo della ragione, che dice “no”, nel provocare una vittima o mutilare, senza aver ricercato il soggetto che ha subito l’aggressione di un ordigno esplosivo.”
N.

L’avevamo già detto nel nostro primo comunicato, siamo Natura Selvaggia, impariamo da lei, le sue reazioni sono violente, la natura non si trattiene per niente di fronte alle edificazioni urbane o rurali, non si trattiene davanti a cittadini comuni o davanti a scientifici specializzati, non si ferma, distrugge tutto al suo passo senza morali cristiane, passando sempre sui capricci e i disagi dei sottomessi …
Se risenti per il fastidio di ALCUNI per l’espansione dell’eco-estremismo e delle nostre parole e atti, tanto nel nord come nel sud, di quello che vuoi, e se ti da fastidio, indiginati facendoti dopo il segno della croce, NOI proseguiremo!

“Se credi che questi atti siano pochi efficaci, o credi che sono atti di alcuni sociopatici, o quello che è. Non vogliamo cambiare il mondo, preferiamo vederlo consumato in fiamme. E se non vedi che la distruzione della Terra, dei fiumi, montagne, boschi e oceani, è una vera pazzia, non possiamo aiutarti, e non vogliamo aiutarti. Nasconditi quando ci vedi arrivare.”
C.

Con la forza appassionante della natura selvaggia nel nostro lato:

Avanti con la guerra!

Di fronte al silenzio, le nostre bombe!

Contro tutto quello che è estraneo e per tutto quello che stiamo perdendo!

Propagando la delinquenza terroristica politicamente scorretta!

Sotto le impalcature morali “rivoluzionarie”, morte all’uguaglianza, morte all’umanesimo!

In difesa estrema della natura selvaggia!

 

Individualistas Tendiendo a lo Salvaje-México
-Ouroboros Silvestre (antes “Ouroboros Nihilista”)/Estado de México
-Grupo Oculto “Furia de Lince”/Ciudad de México
-Banda Feral-Delincuencial/Jalisco
-Grupo Editorial “Revista Regresión”/Michoacán

Individualistas Tendiendo a lo Salvaje-Chile
-Sureños Incivilizados/Santiago

Individualistas Tendiendo a lo Salvaje-Argentina
-Constelaciones salvajes/Buenos Aires