Tag Archives: Naturaleza Salvaje

(en) Brief Words on the Violence of Heaven

Desde Miko-ew un texto en inglés sobre la violencia eco-extremista comparada a las manifestaciones naturales y cómo es que aterran a los híper-civilizados sensibles, moralistas y débiles.


The violence at the heart of the world is part and parcel of the beauty and the life of the whole. This is the way of things. The world cannot be sustained without this darkness, as it could not be without the light, or the endless play of their interpenetration and mutual determination. This is the truth of the world. In such a world that ineffable grace which brings the berries of spring to the bear has also written the eternal drama of the great elk and the wolves. A life from a death, a death for a life. In this web of myriad beings, in their suffering and their fortune, is the way of the earth and the integrity of the whole. It is easy to see the mutual arising of the whole in the blossoming of spring and the activity of the bees, but even the quaking body of the hare in the tight grip of the coyote’s jaws reflects the beauty of the whole. As Jeffer’s notes in his poem Fire on the Hills, “Beauty is not always lovely…” The blood on the stones, the sun-bleached bones of the deer, the powerful jaws of the great mountain lion perfect for killing, the cackling of the coyote and the death-shrieks of the hare are the divine. The fierce, indiscriminate violence of eco-extremism is the enactment of this primal, divine violence which does and has always worked in the heart of the world.

Eco-extremism is continuously lambasted by limp-wristed ranks of the hyper-civilized for its apparent “psychopathy” because it dares to enact this primal violence against the artificial order of the Leviathan. To the altar of law and order eco-extremism offers desecration and a blood sacrifice to the wild earth. By refusing to toe the line of humanism and progressivism it situates itself in opposition to everything that techno-industrial civilization (and this also means Man himself) stands for. It is in its very essence opposed to this entire rotten edifice from the “grid” to every hyper-civilized citizen who is just as much the manifestation of civilization as the hydro-electric damn which straight-jackets the life of the river. It refuses to place the empty abstraction of “Man” at the pinnacle of being and attacks with savagery all that which cannibalizes the beauty of the whole for the desolate wasteland of modernity. Eco-extremism is the attack of the fierce-eyed wolf against the domesticated cattle. It is the fury of the grizzly bear against he who would wander with insolence in his kingdom. It is the strength of the buffalo and the broken windows and bent metal against the hyper-civilized who have forgotten the strength and fury of this primal darkness and their place in the great webs of the world, webs within which they remain impotent despite the aggrandizement of their own abstractions.

The order of the earth has been forged over eons through this divine violence. This is the way. From out of it arose the merciless beauty of that transhuman world which man and his techno-industrial society seeks to desecrate for himself. Every bomb blast, every drop of spilled blood is a strike from out of that primal kernel of wildness which remains against the delusions and pretensions of modern man, his civilization, and all the he stands for.

Sokaksin

(Chile) Caso Landerretche-Abril 4 al 21

Un par de noticias desde la prensa chilena sobre las investigaciones torpes de las autoridades por aclarar el atentado contra el bastardo de Landerretche, atentado que como se recordará, uno de los grupos de ITS en Chile lo ejecutó y lo reivindicó en enero pasado.
Al parecer también ha trascendido en la prensa que días después del ataque, los altos mandos de la mínera Codelco contrataron a una empresa de seguridad privada inglesa, supuestamente para evitar más atentados, aunque sabiendo la forma de operar de los ex-agentes de la CIA, personas que estuvieron encubiertas matando objetivos políticos y economicos hace unas décadas atrás, estamos seguros que su contratación no solo fue para “evitar”, sino para investigar. Lo que estos indeseables no se dan cuenta, es que las fuerzas que los eco-extremistas representan no son humanas, y que ni todo el dinero del mundo, ni mercenarios capacitados, ni nada humano puede detener la furia de lo Desconocido.
¡Arriba la Mafia de los y las ITS!


Codelco contrata empresa de seguridad privada liderada por ex-mercenario de la CIA
6 de abril 2017
El 51% de las empresas europeas modificaron este año los itinerarios de viajes de sus ejecutivos por temor a los ataques terroristas, mientras que seis de cada 10 personas en Europa y Norteamérica creen que seguirá aumentando el riesgo de viajar durante 2017. Estos son algunos de los datos que levantó la consultora inglesa Control Risks, la misma empresa que firmó un contrato con Codelco en febrero pasado a sólo días del atentado de carácter terrorista que sufrió en su propia casa el presidente del directorio de la minera estatal, Óscar Landerretche.
En medio de la investigación que realiza el Ministerio Público y las policías para hallar a los responsables del ataque con bomba en contra de Landerretche ocurrido hace ya casi tres meses, en la empresa estatal tomaron la decisión de mejorar sus estándares de seguridad y evitar futuros atentados.
La pregunta que se hicieron en Codelco luego del violento ataque en contra de su máxima autoridad, es si los altos ejecutivos aún estaban en peligro. Y fue por eso que contrataron a esta empresa inglesa especialista en seguridad, inteligencia y terrorismo. Tras el ataque a Landerretche, en Codelco iniciaron un trabajo por disminuir los riesgos porque, según los propios personeros de la estatal, sus estándares de seguridad eran “mínimos”. Hasta antes del atentado a Landerretche, según señalan al interior de la cuprera, cualquier persona podía entrar a las dependencias del edificio corporativo de calle Huérfanos y prácticamente podía llegar hasta las oficinas del presidente del directorio, ubicadas en los últimos pisos. Además, ni siquiera había torniquetes para controlar el ingreso de las visitas.
El propio Landerretche reconoció en una entrevista en Radio Infinita el martes 4 de abril que Codelco había contratado ayuda para estudiar los temas de seguridad tanto de los ejecutivos, como de las instalaciones y de los trabajadores. “Una pregunta que tengo que resolver”, señaló Landerretche en esa entrevista, “es si tenemos que tomar medidas más estructurales para las personas que me sucederán en este cargo”.
En su página web Control Risks se presenta como una consultora independiente de riesgo global que se especializa en ayudar a las organizaciones en temas de seguridad en entornos complejos y hostiles. Analizan por ejemplo, cómo la contingencia política de los países puede afectar los negocios de las empresas a nivel global, regional y nacional; realizan planes de prevención anticorrupción; ofrecen servicios de evaluación de amenazas y gestión de crisis y además previenen riesgos cibernéticos.
Uno de sus máximos ejecutivos es Jim Brooks, quien además es el responsable de la empresa para el continente americano. Se especializa en control de riesgos y antes de desempeñarse en esta consultora trabajó para la agencia de inteligencia norteamericana, la CIA, como oficial clandestino, apoyando operaciones de inteligencia en todo el mundo. Este ex oficial de la Armada de Estados Unidos se ha especializado en asuntos de seguridad, incluyendo movimientos económicos internacionales, partidos políticos extranjeros, proliferación de armas no convencionales, narcotráfico, crimen organizado y actividades terroristas internacionales. Además ha sido asesor de servicios de seguridad de varias naciones de Latinoamérica, incluido Chile.
Quizás esto último fue uno de los motivos por los cuales Codelco tomó la decisión de contratar a la empresa Control Risks, con el fin de actualizar su matriz de riesgo luego del atentado que sufrió su presidente del directorio Óscar Landerretche, respecto del cual no se han conocido avances significativos para aclararlo.

________________________

Landerretche sin respuesta de los eco-extremistas responsables
21 de abril 2017
A las 4 de la tarde del viernes 13 de enero, una bomba que venía dentro de un regalo explotó en la casa de Óscar Landerretche, el presidente ejecutivo de Codelco (La Reina). La empleada doméstica y el propio Landerretche junto con su hija resultaron heridos. Sin embargo, más de 3 meses después, no hay resultado alguno de esa investigación a cargo de la Fiscalía Metropolitana Sur.
El propio damnificado dice: “Me he mantenido absolutamente al margen porque necesito trabajar tranquilo. No tengo seguridad alguna de lo que sucedió ese día en mi casa, de hecho tuve que dejarla por esa noche”.
Apenas ocurrida la explosión, llegó Carabineros a la vivienda para investigar el sitio del suceso y la familia fue desalojada. Al rato, el fiscal Metropolitano Sur, Raúl Guzmán, y quien este designó en el caso, el fiscal Claudio Orellana, acompañaron a la policía.
Se supone que Landerretche debiese estar siendo informado de los avances de la investigación por la Fiscalía, sin embargo el presidente de Codelco ignora si hay algún progreso.
Desde la Fiscalía Sur dicen que aún todas las líneas investigativas están abiertas –incluida la posibilidad de que algún terrorista instalase el artefacto, como se supo después públicamente—. Lo único que se descarta es que la causa se vaya a archivar por falta de resultados.
En el intertanto, Codelco contrató a la firma inglesa de seguridad Control Risks, liderada por un ex agente de la CIA, para proteger a sus altos ejecutivos de atentados como el que sufrió Landerretche. Hasta antes de este suceso, cualquier persona podía ingresar a las dependencias del edificio corporativo de calle Huérfanos y llegar hasta la oficina del presidente del directorio, que queda en el último piso, sin ninguna dificultad.

(es) En cuanto a la dominación (Algo así)

Traducción del texto “For domination (sort of)” escrito originalmente por Abe Cabrera en inglés, publicado en diciembre de 2016.

Traducción a cargo de Zúpay.


Recientemente traduje algo en el sitio principal de “Atassa: Lecturas sobre Eco-extremismo”, que ha hecho que la insignificante galería Anarquista vuelva a salir del maderaje, expresando el cómo los eco-extremistas/“anarquistas de praxis” no son mejores que el Estado o los fascistas porque usan la “violencia terrorista” y la “coerción” en sus acciones. El razonamiento es que el Estado es violencia, la violencia es coercitiva, y si usas violencia (indiscriminada), no sos mejor que el Estado, en oposición a los anarquistas, quienes usan la violencia “juiciosamente” (de nuevo, de acuerdo a los anarquistas) peleando en contra de la policía y otros indeseables de acuerdo a las instrucciones de las tribunas y los pontífices anarquistas, blablablá…

Asumo que estos son anarquistas “pro-civ”, pero incluso los anarquistas “anti-civ” siempre están hablando y hablando respecto a esto. Si una persona tiene demasiado poder, o lo que sea, es una amenaza para todos, básicamente están a un paso de imponer la dominación total, la domesticación etc. Uno debe hallar las sociedades más “igualitarias” que pueda e intentar embotellar lo que sea que las hiciera funcionar (como si fuera tan fácil).

De cualquier forma, ese tipo de acercamiento reduce a los humanos a abogados y contadores en mi opinión: las sociedades primitivas son reconvertidas a un puñado de tacaños y managers de recursos humanos cuya única obsesión es asegurarse de que todos reciban exactamente lo mismo y nadie salga herido. Aquí la metáfora del “noble salvaje” es justamente aplicada.

Curiosamente, si estos primitivistas solo leyeran su propio Canon de cerca, quizás descubran algunas verdades sinsabor. Por ejemplo, en el evangelio de acuerdo a St. James (Woodburn) está escrito:

“En circunstancias normales, la posesión por parte de todos los hombres, sin importar que sean físicamente débiles, cobardes, incalificados, o ineptos socialmente, a los fines de matar en secreto a cualquiera percibido como una amenaza para su propio bienestar, no solo limita la predación y la explotación; también actúa como un mecanismo de nivelamiento poderoso. Desigualdades de riqueza, poder y prestigio son una fuente potencial de envidia y resentimiento que pueden ser peligrosos para los sostenedores en los cuales los medios, para una protección efectiva, están en falta.”

El secreto para una sociedad igualitaria, en esta versión del evangelio primitivista, recae, no sobre algún lloriqueo nebuloso acerca de la justicia y no ser oprimido, sino en la habilidad (del hombre n.b) de tomar represalias en contra de otros que deban decidir pararse sobre tus pies, metafórica o literalmente. Si todos nosotros (y por eso me refiero a “todos los hombres”), tenemos acceso a las mismas armas, podría pensarlo dos veces antes de robarme tus bienes o mandonearte. Eso se ve como una caracterización muy lejana del “toda la coerción es fascista” del anarquista moderno.

Yo afirmaría que “acceso directo e inmediato al control social”, también excluye la moralidad, ese último vestigio del Estado o de Dios, que atormenta al anarquista social, quien piensa que la moralidad es una especie de “luz interior” que guía a cada apestoso arroja-molotov en la calle como un ardor en lo íntimo. La única razón por la que no debería herirte es que si también me lastimarías si yo lo hago, e incluso entonces, probablemente intentarías herirme de todas formas. Si salimos del reino igualitario de St. James y nos dirigimos a tribus menos santas, esto se volverá más evidente.

Pero esto solo es un post en un blog. Obviamente volveremos a este tema en el futuro.

(es) Notas sobre anarco-primitivismo

Traducción del texto de Abe Cabrera, “Notes on anarcho-primitivism” publicado en enero de este año.

Traducción a cargo de Zúpay.


Estaría mintiendo si dijera que no me gusta meterme en pleitos. Pero también estaría mintiendo si no dijera que creo que no son buenos para mí la mayoría de las veces. El reino de las ideas “anti-civilización” es pequeño, el de aquellos que se oponen totalmente a la civilización es aún menor, y el de aquellos que tienen ciertas ideas al respecto, aún más pequeño, etc. Creo que fue Henry Kissinger quien dijo que las políticas de los campus universitarios son tan asquerosas debido a que el involucramiento es muy poco. Eso es igual para lo nuestro. Ni siquiera conozco a nadie en “la vida real”, que sostenga nada que se le parezca a estas ideas. Por lo tanto, meterse con alguien a través de un golpe retórico es lastimoso en el mejor de los casos, y tonto en el peor. En muchas formas, estás en el mismo barco sin importar cuantas distinciones hagas. Si estás “cuerdo”, enterrarías el hacha y te agradaría todo el mundo, por supuesto, el hombre no vive de la cordura solamente. (Aquí viene el gran “pero…”). Una vez que, se tiene cierta “epifanía”, te das cuenta de que no estás en la misma página con aquellos que el observador externo diría que tienes afinidad. Yo vengo del anarco-primitivismo, al menos en teoría, aunque nunca me sentí cómodo con aquello. El antropocentrismo, el optimismo, la idea de que existe un estado primordial que encaja como un guante en la psique humana… estos aspectos no han encajado nunca conmigo. Como Marxista, siempre vi a la “naturaleza” como un acto del intelecto y la voluntad humana, o algo sobre lo que se actúa por parte del intelecto y la voluntad humana. Es decir, la vida humana no es algo que simplemente se “produce” por nuestra naturaleza manifestándose en una circunstancia en particular. Es algo activo y vibrante, que resulta del hombre poniendo a prueba su fuerza en contra del caos y la entropía. Creo que es evidente que nuestra situación está desbalanceada: Que todos los proyectos humanos son insostenibles al final, y a menudo, el cómo se forma una sociedad humana, es el producto de millones de voluntades dispares, disparando de una vez, para producir armonía y desorden, el alzamiento y el derrumbe de los artificios y las jerarquías, el retorno a una base que puede volverse inestable en un ciclo que llega hasta los lejanos recesos del pasado…

Durante algún tiempo, pensé que este entendimiento era uno que estaba involucrado en otras escuelas de pensamiento anti-civilización. Nunca adherí a su aspecto “vendedor” (selling): estarías más feliz y saludable sin la civilización, tu comunidad sería más estable, tu vida sería más satisfactoria, etc. Para mí, la vida siempre se trató de luchar, no sobre felicidad sino sobre significado; no sobre libertad sino sobre qué hacer con ella. Quizás soy muy “pre-moderno” en este sentido de mi pensamiento: la egolatría nunca ha sido una preocupación, los individuos siguen siendo peones en un gran juego cósmico, nuestro único papel ahora es el de derribar sin esperanzas de volver a construir. El de darse cuenta que el hombre es el compendio, no el fin, del cosmos, y si cae, como el mayordomo personificado del mundo físico, lo único honorable para hacer, es retirarse, y dejar que el mundo vuelva a ser lo que fue antes de nosotros. Eso no es algo que le puedas vender al joven idealista que quiere hacer del mundo “un lugar mejor”, pero es lo único en lo que estoy interesado.

Estuve leyendo el último asunto del número de la revista “Repaso Verde y Negro” (Back and Green Review), y mientras que no quiero patearla o criticarla de una forma sistemática, (más que nada porque ¿a quién le importa? Y ¿de qué sirve?), me ha hecho darme cuenta de que nosotros (los creadores de esa revista y yo), estamos en esto por razones completamente diferentes. Uno de los ensayos es una descripción exhaustiva sobre cómo uno de los autores llamado “Humano de Cuatro Patas”, anda entrenando para retornar inmediatamente a ser un cazador-recolector nómada. Mientras que esto es problemático de muchas maneras, es refrescante en su honestidad. Por ejemplo, representa un punto de giro en el discurso anti-civ en tanto a que él emplea unbait and switch (concepto que hace referencia a cambiar un bien que suele ser gratis, por uno más sofisticado que tiene un costo mayor)” declarando que, mientras que históricamente puede que los cazadores-recolectores hayan trabajado unas pocas horas al día, aquellos que tienen la vocación de convertirse en cazadores-recolectores ahora deberán trabajar duro, y muy duro, por horas y horas al día, con el prospecto del fallo y la inanición siempre pululando cerca. Ahí se va un punto de venta, supongo. Luego de muchas generaciones puede que la gente regrese a un estilo de vida nómada, de ocio general. Y de nuevo, tengo muy poco control sobre mis propios hijos, no estoy tan seguro de que tanto puedo determinar la mentalidad de la prole que nunca voy a conocer.

Para respaldar un poco, todo esto es predicado en el Plan Maestro del Anarco-Primitivismo, el cual va de la forma siguiente:

Plan A. La civilización se colapsa sola (más o menos)

Plan B. No hay plan B.

Lo que nos lleva al paraíso nómada cazador-recolector eventualmente, lo cual no será fácil pero de alguna forma es para lo que estamos equipados de forma inherente, así dicen. No es por violar la ley de Godwin, pero creo que no hay mejor analogía aquí que el Partido Comunista Stalinista proclamando: “Luego de Hitler, nosotros”. El punto del artículo del “Humano de Cuatro Patas” citado arriba es el de llevar a cabo la carrera del “superhombre” (todos tenemos potencialmente estos superpoderes), quien vencerá a la civilización por desgaste. Es como wu wei o algo así.

La obsesión de los Anarco-primitvistas de la escuela de los de Repaso Verde y Negro, es, de esta forma, la de preparar a la gente para ese futuro. Así, las sociedades “primitivas” que uno decide emular serán de entornos marginales tales como los Inuits o los Selk’nam (Ona) de Tierra del Fuego. O sea, lugares en lo que la mayoría de los seres humanos no quisieran habitar en primer lugar. De aquel foco de pobladores Sub-Árticos vendrá la nueva esperanza de la humanidad, y todo los demás pueden simplemente morir, porque no tienen esperanza, parada total. (¿Cómo es que esto no es nihilismo?, es decir, abrazar un sistema en el cual yo y mi gente sobrevivamos pero el resto puede simplemente morirse de hambre lentamente o matarse entre ellos en guerras por los recursos, no tengo idea. Creo que es totalmente kosher el cometer pecados de omisión y simplemente dejar que el 99,99% de la población muera, pero si haces algo para mencionar eso traería impureza, o es al menos una pérdida de tiempo. Estoy seguro de que los humanistas alrededor del mundo apreciarían esta distinción en la misantropía).

Lo más triste de todo esto es como los anarco-primitivistas esencialmente toman, a un nivel narrativo, las visiones del mundo científicas/coloniales de las sociedad que intentan emular: tomando lo que les gusta y dejando de lado lo que no, como si uno pudiera seleccionar como si fueran tomatitos, las formas de vida en las cuales la forma en que uno veía a la naturaleza y como uno la trataba estaban a menudo íntimamente relacionadas. Por lo tanto, uno llega a la “esencia” o la “substancia” de lo que significa ser un cazador-recolector nómada., mientras que los detalles “irrelevantes” y “falsos” tales como la cosmología, la mitología, los rituales, etc., son dejados de lado como si no importaran. Como si los Ona (Selk’nam) fueran simplemente unas personas que se pudieran conseguir escurriendo todo el endurecimiento físico y perseverancia, pero los grandes rituales como el Hain, y las deidades como el hoowin, no tuvieran nada que ver con todo eso. Puedes abstraer y desangrar una sociedad primitiva para tus propios fines y usar lo que te guste para salvar tu propio pellejo, mientras que probablemente ningún cazador-recolector prudente haya pensado el mundo y lo que él o ella hacen diariamente en esos términos. (Véase por ejemplo el artículo “Los Seris, los Eco-extremistas y el Nahualismo” en Atassa 1, para una visión alternativas de cómo abordar este tipo de sociedades).

Al igual que con el izquierdismo, veo el anarco-primitivismo como algo ideado en la mente del contador y del mánager de recursos pero llevado al nivel de la Edad de Piedra. Para mí, parece que preocupaciones tales como, “¿cómo puedo sobrevivir y cómo puedo evitar ser oprimido?” se ven muy modernas y muy domesticadas. Por supuesto, todos queremos sobrevivir, ¿pero bajo qué circunstancias? ¿Siempre huyendo? ¿Esperando a Godot en forma de catástrofe para que asesine a todos nuestros enemigos por nosotros? ¿Ceder las mejores tierras e irse a un lugar en donde si sobrevivimos o no, no sea mejor que una jugada de mierda? Al menos el “Humano de Cuatro Patas”, admitió al final de su ensayo a los Paleo-guerreros de Súper-Élite dentro de su club, aquellos que quisieron ir al parque urbano después del trabajo para tejer cestos o tallar piedras: buena forma de darle esperanza a tus lectores. En cuanto a mí, cualquier interés en el Anarco-Primitivismo y lo que piensan y hacen disminuye de forma creciente día a día. Esto me paso con el Marxismo también, incluso aunque no me haya considerado Marxista por años pero estaba aun remotamente interesado en aquello. Con los anarco-primitivistas en específico, me estoy cansando del “la civilización es mala para la salud y nos está matando”, mezclado con el “re-salvajizarse es casi imposible para la mayoría de la gente y tiene un buen riesgo de matarte”. Está bien, pueden trabajar en sus proyectos, que yo trabajare en el mío.

(Sur) Luvias de muerte y caos

Desde Nomen Nescio las últimas noticias sobre la reacción de la Naturaleza Salvaje en el sur del continente.

¡Destrucción y muerte para la civlización!


En los últimos meses de año en curso las tierras del sur de América han sido demacradas por la intensas Lluvias. El desborde de los ríos, los aludes, avalanchas no hicieron más que traer el caos a las ciudades y sus habitantes. El corte de las carreteras por las rocas, las calles transformadas en ríos, el aislamiento de turistas y la muerte en masa de una gran cantidad de seres humanos. Se calculan en cerca de 500 personas muertas en los desastres que se expondrán a continuación, este es una muestra en imágenes de aquellos acontecimientos.

Este fenomenal atentado de venganza de la Tierra contra la civilización lo celebro con el corazón hinchado de alegría. Humanos modernos nunca podrán eludir la furia de la Naturaleza Salvaje.

¡Que sigan muriendo los humanos en masa!

¡Que siga la Tierra manifestando sus ciclos mortales por siempre!

-Chile:

Rio Loa

Rio Mapio

-Colombia:

Rio Mocoa

-Peru:

Rio Huaycoloro

-Argentina:

 

[it] (MESSICO) VENTOTTESIMO COMUNICATO DEGLI INDIVIDUALISTI TENDENTI AL SELVAGGIO-TORREÓN

Traducción al italiano del comunicado número 28 de ITS. En este, el grupo “Clan oculto filo del pedernal” reivindica la detonación de un paquete-bomba en uno de los lugares públicos más importantes de la ciudad de Torreón, Coahuila.

Traducción a cargo del afín de sangre Rapace.


“Continuiamo a rompere i lacci non m’importa della famiglia”

N.D.

Attacchiamo, attacchiamo tutto quello che ha a che vedere con l’essere umano, non c’importa danneggiare qualche “innocente” o un “povero cristiano” che si è trovato nel momento ed il posto meno indicato, al nostro odio non interessa il ricco o il povero, donna o uomo, giovane o vecchio, il nostro odio è lo stesso per ogni umano.

Per noi non ci sono né bene né male, il concetto di “lotta di classe” non ci dice nulla, né ci cinge di un rosso sentimentalismo. Respingiamo il “dovere” di porci a lato del popolo, non lotteremo mai per questo, né con questo, vediamo solo una moltitudine d’iper-civilizzati, automi, repulsivi automi…

Avanziamo senza trovare motivi per “amare” il prossimo, abbiamo solo stima per i nostri affini, i nostri fratelli di sangue che fanno parte della Tendenza. Come possiamo amare chi continua a perpetuare la civilizzazione, a chi vive credendosi libero, quando il ruggire delle sue catene è tanto assordante, come amarli?

Come amarli?  Ci domandavamo vagando per le strade centrali di questa città, la zona piena di bar si trovava anormalmente poco popolata. L’obiettivo… questa volta sarà indiscriminato, abbiamo pensato. Poco c’importava chi fosse il curioso, il povero bastardo sfortunato.  L’Alameda Zaragoza si poneva di fronte a noi, strapiena d’iper-civilizzati, nel godimento delle ferie, ridendo, le coppie si baciavano. Noi avanziamo desti e abbandoniamo un regalo per qualche curioso.

Non fu curioso, fu curiosa… giovedì 13 di aprile del 2017 una busta apparentemente innocente e amorosa detona a una ragazza di sedici anni che vagava per l’Alameda. La ragazza trovando la busta la apre e scopre un regalo esplosivo. La stampa informa che l’esplosione non l’ha ferita, apparentemente la panca dove era abbandonata la busta è servita come barriera tra il corpo e la detonazione.

Attraverso questo comunicato rivendichiamo l’abbandono della busta esplosivo, la quale esternamente conteneva un messaggio, che sicuri avrebbe risvegliato il morbo degli iper-civilizzati che passeggiavano per l’Alameda. Su di essa c’era scritto: “Felice anniversario amore.” Non ci siamo sbagliati una ragazza curiosa ha abboccato l’amo. La busta non era diretta a nessuno, chiunque poteva aprirlo da una bambina fino a un anziano, è per noi era uguale.

Avanzando nel nostro percorso verso la misantropia, ci lanciamo nell’abisso dell’indiscriminato, dello scomodamente rischioso. Che gli esplosivi appaiano nei luoghi e in tutti i posti frequentati, abbiamo rispetto solo per i Nostri, e l’odio per l’umanità. Ammazziamo il nostro umanesimo interno.

Per l’attacco indiscriminato!

Che le lettere di amore e gli esplosivi si riproducano!

Saluti ai nostri affini di sangue!

Che l’eco-estremismo e il nichilismo terrorista si espanda!

Individualisti Tendenti al Selvaggio-Torreon

Clan occulto filo del perdenal

PS: Questa volta il nostro comunicato è stato molto corto, a differenza di quelli passati che abbiamo scritto da Torreón. Il seguente forse sarà più esteso.

Note dei giornali su quello che è successo:

http://www.milenio.com/policia/sobre_explosivo-carta-alameda_zaragoza-explosivo-vendedores-bateria-milenio_0_937706520.html

http://www.eldiariodecoahuila.com.mx/locales/2017/4/14/dejan-artefacto-explosivo-torreon-646774.html

https://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/1331258.explota-sobre-en-alameda-zaragoza.html

(en) What Does the World Dream?

Un muy interesante ensayo sobre el poeta Robinson Jeffers, escrito por Ramon Elani, uno de los colaboradores de la revista Atassa.


“The wild God of the world is sometimes merciful to those that ask mercy, not often to the arrogant.”

In his twilight days, man dreams of his death. A lonely figure upon the cliff top gazing out over a black stormy sea under an iron sky. Beneath the stone, the volcanic consciousness pulses. The eyes beyond the flaming walls of the world blink open. The annihilating force of the myth of human superiority has never been more starkly visible. No poet understood this myth better than Robinson Jeffers. He stands side by side with us at the precipice of the void. Jeffers is truly the poet of our groaning, clamoring age. He utterly rejected the notion that human life is more important or valuable than the life of other creatures, or the existence of a pebble, a grain of sand, or a speck of dust. He saw human history as an inexorable march towards oblivion but he also perceived the consciousness of the universe, the spirit of all things, and thus, he saw that humanity as a child of the universe must be imbued with a spark of that consciousness as well, no matter how deeply it is buried beneath aeons of vanity.

As a quick housekeeping note, I have chosen not to discuss Jeffers’ long, narrative poems in the essay that follows, although they contain perhaps his most articulate version of his philosophy and his most stylish verse. I have instead focused on presenting a wide range of Jeffers’ work from various points in his career, with the intention of giving the inexperienced reader of Jeffers a broader exposure of his ideas.

As the child of a Presbyterian minister and professor of Old Testament literature, Jeffers’ earliest influences were the Classics and the Bible. But while Christ was the “lord and captain” of his father’s life, as Jeffers wrote in the poem “To His Father,” he “followed other guides… through years nailed up like dripping panther hides for trophies on a savage temple wall.” Among these “other guides” were the works of Freud and Jung on the mysterious shadowy landscape of the unconscious, as well as James Frazer’s seminal work on magic, myth, and ritual. Beneath all of this lay the deeply held conviction that humanity was doomed and that history was destined to end in ruin, decadence, and decay. Jeffers himself acknowledges that much of his early poetry was simply “imitating Shelley and Milton,” though without their originality. Part of this archaic style was an attempt to separate himself from contemporaries such as Pound and Eliot, who were committed to innovation in poetic forms. As Jeffers writes in his introduction to the 1935 Modern Library reissue of Roan Stallion, Tamar and Other Poems, he could not become “a modern.” Jeffers rejection of modernism as a literary aesthetic or style, of course, reflects his deeper rejection of modernity as an experience of life and history. The world-shaping utopian projects of the Enlightenment and its inheritors likewise appeared to Jeffers as twisted, poisonous, and pernicious.

The promises of the revolutionary 18th and 19th centuries, promises and visions of a worldly paradise where suffering and struggle would vanish like mist before the blazing sun led inexorably to the horrors of the 20th century and beyond. The fantasy of progress, that history was moving towards the perfection of humanity and human society obliterated the last bonds that tied our species to the cosmos. Jeffers saw this more clearly than anyone. The world wars, the proliferation of nuclear weapons, the domination of techno-industrial society were merely the culmination of a process begun long before.

Perhaps the greatest influence on Jeffers’ work was the landscape and character of the central Californian coastline. Jeffers and his wife Una moved to Carmel, California in 1914. They had intended to settle in Europe but the war changed their plans. Along those rocky cliffs, Jeffers discovered a deep and powerful connection to place. He and Una lived in Carmel for the rest of their lives. While building a stone cottage for his wife and twin boys, Jeffers also found his love for masonry and stone work. This would become one of the major themes of his poetry.

The stone gives us the impression of permanence, the strength and ancient age of the natural world. Those who work with stone may feel that they have the power to manipulate primordial substances, the bones of the world. At the same time, to know the essence of stones, one must also know how limited our capacity is to truly impose ourselves on the world. Because as titanic as they are to us, the stones themselves will dissolve into nothingness over time. But humans seem to have this impulse to carve our faces into the sides of mountains so we can delude ourselves with fantasies of immortality. Humanity is caught as it were between these two poles, transience and the illusion of permanence. Robinson Jeffers’ poetry reflects the tension between these poles, as well as the attendant conditions of hope and despair.

Jeffers consistently emphasizes both the absurdity and maliciousness of the human race and the unconquerable power of the world. Geological symbols are frequently invoked by Jeffers to dramatize the smallness of the human world and the vastness of nature. In “To the Stone-Cutters” he characterizes humanity as the “foredefeated / Challengers of oblivion.” All the products of human labor constitute a challenge to the indifference of the universe, what appears to the limited human intellect as “oblivion.” According to Jeffers, we build and dream and fight to prove ourselves, to prove that we have some significance and further, to prove that the universe has some kind of substance that we can understand, some structure, some meaning. Rather than the swirling storms of chaos and violence that we secretly fear. Truly, however, our best efforts are doomed before we begin. Jeffers continues, “the poet as well / builds his monument mockingly; / for man will be blotted out, the blithe earth die, the / brave sun / die blind and blacken to the heart.” Humanity’s challenge is ironic, somewhere deep within us. We know ultimately that our existence is contingent and temporary, as individuals and as a species, for we also know that the earth, the sun, and the universe itself has a finite lifespan. As we die, as our works are forgotten, so to will earth die, and the sun itself. Permanence is madly sought but cannot be found in this world. Why is such a simple truth so difficult for humanity to grasp? Despite the overwhelming knowledge that all things will pass into nothingness, why do we continue to create? Jeffers concludes his poem thus “stones have stood for a thousand years, and pained / thoughts found / the honey of peace in old poems.” In other words, it is true that stones, earth, and sun will die but the life of a human being is so much more fragile and fleeting that we cannot help but be impressed by power of stones and old poems. While a thousand years may be insignificant in terms of cosmic time, it represents a near eternity to the mind of a human creature. Jeffers always seeks to understand the place of humanity in the cosmos and in this sense it is natural for us to long for whatever taste of immortality we may achieve, as delusion as it ultimately is. This is something that appears to make us what we are. Continue reading (en) What Does the World Dream?

(es) Una nota sobre una verdad inconveniente

Traducción de uno de los textos de Abe Cabrera sobre la tecnología y sus críticos.

Traducción a cargo de Zúpay.


“La carne es reemplazable”

Una vez más, sobre la red.

Si hay algún aspecto del pensamiento anti-civilización que necesita ser cuestionado, es el del Neo-Ludismo. No porque la tecnología sea un bien de alguna forma, pero más que nada porque aquellos que han decidido culpar a la tecnología de todo lo usan como un chivo-expiatorio, o como una excusa para ser intelectualmente flojos. Aquí está la razón por la cual necesitan a Karl Marx, de El Capital:

“Por el contrario, la forma de mercancía y la relación de valor entre los productos del trabajo en que dicha forma se representa, no tienen absolutamente nada que ver con la naturaleza física de los mismos ni con las relaciones, propias de cosas, que se derivan de tal naturaleza. Lo que aquí adopta, para los hombres, la forma fantasmagórica de una relación entre cosas, es sólo la relación social determinada existente entre aquéllos. De ahí que para hallar una analogía pertinente debamos buscar amparo en las neblinosas comarcas del mundo religioso. En éste los productos de la mente humana parecen figuras autónomas, dotadas de vida propia, en relación unas con otras y con los hombres. Otro tanto ocurre en el mundo de las mercancías con los productos de la mano humana. A esto llamo el fetichismo que se adhiere a los productos del trabajo no bien se los produce como mercancías, y que es inseparable de la producción mercantil.”

“La red” aquí, hace referencia a la encarnación de las relaciones sociales de los humanos manifiesta en las cosas. La relación social es primaria: La domesticación y la cohesión social. El material existente actualmente es secundario. Si, quizás dado lo suficiente de un impulso destructivo, puede que la red, luego de ser atacada, se “mantenga caída”. Pero permítannos notar que la infraestructura fue masivamente destruida durante la Segunda Guerra Mundial, con ciudades enteras siendo niveladas, líneas de energía cortadas, líneas de ferrocarril paradas, etc., etc. Pero eso no desalentó a nadie para la re-construcción. De hecho, tal destrucción llevó a que las cosas sean re-construidas aún más grandes y mejores. También llevó a tres décadas de prosperidad que dieron a luz a la Carrera Espacial y la Revolución de las Computadoras. Incluso antes de eso, la Muerte Negra había asesinado un tercio de Europa, conduciendo a la fundación de la modernidad capitalista de acuerdo a muchos historiadores.

En otras palabras, el desastre puede no ser la antítesis de la civilización, al menos en el fondo. Si, quizás nos estemos acercando a niveles catastróficos de destrucción, dentro de los cuales la civilización ya no será posible. Pero de nuevo, incluso si la civilización fuera reducida a ciudades subterráneas drásticamente más pequeñas, o a entornos climáticamente controlados, no has destruido a la civilización tecno-industrial: Lo único que está haciendo es re-agruparse.

Si crees en un dogma bajo el cual la naturaleza humana es buena y salvable de forma inherente, por supuesto que culparás a las cosas no-humanas (o sea máquinas) por corromperla, buscando mientras tanto en el pasado, su verdadera naturaleza (hecha por el hombre) y funcionalidad. Si, por otro lado, puedes apreciar que hay manifestaciones meramente físicas de las relaciones sociales, que son mucho más difíciles de destruir, estás en una posición mucho más dura, pero al menos estás siendo honesto contigo mismo. La anterior apreciación es la fundación ideológica del anarquismo: los humanos estarían bien si solo el Estado, Capital, Tecnología, etc. los dejaran en paz. La última apreciación, la más realista en mi opinión, observa que la tecnología y los humanos modernos están interconectados casi al punto de ser Consustanciales. Si la tecnología existe es a causa de que los humanos modernos le dan la voluntad de existir, la aman, y la valoran con toda su vida. Puedes discutir esta sincera afinidad todo lo que quieras, pero las apariencias no engañan.

(es) Más pensamientos sobre la liberación

Filosa reflexión traducida del inglés sobre el concepto “libertad” y su acercamiento al cristianismo.

Traducción a cargo de Zúpay.


En una extraordinariamente peculiar mañana libre de domingo, decidí revivir la costumbre de mi juventud, de caminar hacia la iglesia para la misa matutina. En este punto, al menos en lo personal, soy una criatura de hábitos. Para transitar la vida, encuentro reconfortantes los rituales. Tal como algunos han presupuesto con los Griegos y los Romanos. No creo en la validez de estos rituales cívicos y religiosos: la creencia es algo extraño de todas formas, pero escribí sobre el tema hace años y preferiría no rememorarlo.

A pesar de que la iglesia suburbana está a una pequeña caminata de distancia de mi casa, de todas formas llegué elegantemente tarde. Llegué durante el sermón, justo al tiempo que el Padre comenzó a hablar sobre el infierno. Esto fue sorprendente ya que puedo contar con una mano las veces que escuche a un cura católico común predicar acerca del infierno. En el “narthex” de la iglesia, había un póster de los sonrientes estudiantes de último año de la parroquia, quienes se graduarían en unos meses: los prometedores y brillantes vástagos de la clase local afluente. De camino pasé por al lado de camiones de último modelo y autos deportivos, y la iglesia misma, mientras que mi familia no suele asistir, resulta agradable a mi gusto estético (o sea, algo anticuado). En otras palabras, esta gente tiene dinero, y probablemente podría considerarse que yo tengo dinero también.

Pero aquí estaba el cura, con vestimentas de rosas para un domingo Laetare, hablando sobre el infierno. También habló de las oraciones memorizadas (rote prayer) y los trabajos corpóreos de compasión, etc. Muy tradicional, probablemente al estilo de los curas de antaño, aunque los rituales y otros accesorios han cambiado notablemente.

Al abandonar la iglesia, me di cuenta de que quizás la iglesia había tenido que predicar acerca del infierno hasta hace muy poco (y, como muestra este cura, aun lo hacen de vez en cuando), para que la gente se comporte un poco, porque la vida civilizada era simplemente así de horrenda. Ese cura no estaba pidiendo sus cargos, como lo hizo Jesús en los evangelios, para renunciar a todo, cargar la cruz y seguir el camino de la abnegación y el sufrimiento. No, para evitar el infierno, él solo predicaba que la gente debía ser más atenta mientras oraban el rosario, visitar la casa de sus viejos, e invitar a los creyentes alejados a la iglesia. Parece un pequeño precio a pagar para evitar la condena eterna.

En mis reflexiones matutinas de ayer, hablé acerca de la liberación, pero luego de que lo subí, me di cuenta de que había evitado mencionar de dónde viene realmente nuestro concepto de liberación, y viene de la iglesia. El secular creyente de la Ilustración protestara de que se remonta a los tiempos de las leyes Griegas y Romanas, y las reformas del temprano periodo moderno, etc. Pero todo eso se nos confirió a nosotros a través de dos mil años de interpretación bíblica y teológica. El izquierdismo es Cristianismo llevado adelante por otros medios, el secularismo es la iglesia sobre bases más seguras, etc.

Por lo tanto, cuando uno habla de liberación e igualitarismo, uno no puede sino, haberse apoyado en Jesús y San Pablo, quien habló de “la libertad de los hijos de Dios”, o de que no haya ni esclavos, ni libres, ni judíos, ni griegos. Incluso en tiempos de esclavitud, la Iglesia debió desarrollar un mecanismo ideológico en el cual todos sean iguales y libres en alguna medida. Estuve leyendo para un ensayo que jamás será escrito sobre un debate en Valladolid entre Bartolomé de las Casas y Juan Ginés de Sepúlveda, respecto a la humanidad y naturaleza de la gente indígena en el Nuevo Mundo del siglo XVI. Por supuesto, toda la gente moderna está del lado de De las Casas, pero Sepúlveda se apoyó en Aristóteles para indicar que la gente indígena era por naturaleza inferior a sus conquistadores debido a la violación de sus leyes naturales, y eso significaba que debía servir. Incluso entonces, nadie discutía (al menos en ese momento), que no pudieran ser bautizados y así ir al cielo cuando murieran. Solo eso, en esta vida, sus facultades eran inferiores a las de otros humanes, por lo cual, sus capacidades no daban para vivir una vida humana plena. Así, había “igualdad” donde contaba, a saber, después de la muerte. Una buena y santa muerte que le siguiera a una vida de servidumbre sería recompensada por una utopía igualitaria en el cielo. De hecho, la humilde vida de un Indio sirviente podría ser más meritoria, como lo indica la parábola de Dives y Lázaro en los Evangelios.

A lo que voy es que la idea moderna de liberación, liberación total, o como te guste, es un concepto Cristiano, a pesar de sí mismo. Per aspera ad astra (Por el sendero áspero, a las estrellas), a las estrellas, o al cielo, a la utopía, a la libertad, etc. A través de aquello que es dificultoso: revolución, insurrección, el colapso tecno-industrial, etc., etc. La liberación personal nunca podrá ser suficiente porque es una mentira, al menos si le damos algo más que un contenido individualista, escurriéndola para sacar las implicaciones jurídicas y filosóficas. La única libertad puede ser aquella de atacar y escapar, freno total. Es la libertad del animal salvaje, no de la Comunión de Santos. Y llevara a la re-captura y muerte inevitablemente. No hay un final feliz aquí, y la esperanza no tiene sentido. Si uno aspira a estas últimas cosas, se cae en la trampa de nuevo, quizás más profundamente esta vez. Sueñas con el horroroso infierno de Jesús una vez más (mirar arriba), esta vez el Rey de Reyes, el Señor de los Señores tiene una cara diferente: El final de toda dominación, Revolución Anti-tecnológica, Futuro re-salvajizado, etc. Son solo un montón de nombres diferentes para el Paraíso y la visión beatifica, y es todo una mentira. Jesús no te sacará del infierno, él es quien te puso ahí en primer lugar.

Pero como lo ha indicado ITS, incluso en el infierno se puede pelear. Incluso en el Infierno, el lugar dentro de la teología Cristiana donde la luz de Dios no brilla, el animal humano permanece salvaje e indomable. No es la libertad que uno podría querer necesariamente, pero es la libertad que tenemos. Empúñala sabiamente.

“Si la muerte llega seguiremos destruyendo el infierno; asqueroso mundo te veré caer riendo, en este enfrentamiento eterno…”

-Onceavo Comunicado de los Individualistas Tendiendo a lo Salvaje, 2016

(en) Regresión Magazine no. 7

Traducción al inglés de la editorial de la Revista Regresión número 7 recientemente publicada.

La traducción corre a cargo de Atassa blog.


Editorial

“Brother! My voice has weakened and I can barely be heard. It is no longer the cry of the warrior, it is the groan of a child. I lost my voice crying for the desolation and the wounds of my people. What you see spread out around me are the graves of my ancestors, and in the winds passing through the old pines, we hear the laments of their fallen spirits. Their ashes rest here and we have stayed here to protect them. Brother! Our heart is a wound… My people are dispersed, they have disappeared. When I cry out, I hear my voice lose itself in the deep forest, but no voice calls back – all around me is silence. That is why I say little. I can say nothing more…”

“Soon the sun will rise and will no longer see us here, and the dust and our bones will mix on the plains. As in a vision, I see the flame of the bonfires of the great councils die, and the ashes grow white and cold. I no longer see the spirals of smoke rise from our tents. I don’t hear the songs of the women as they prepare the food. The antelope are gone, the lands of the buffalo are empty. Only the howl of the coyote is heard now. The white man’s medicine is stronger than ours. His iron horse now runs on the paths of the buffalo. The whispering spirit (telephone) speaks to us now. We are like birds with broken wings. My heart is frozen. My eyes extinguish.”

It is impossible to feel the pain of the natives after reading these two passages. The first is from a Choctaw chief, and the second from a Sioux chief. Both were uttered during the time of extermination by the invaders against the Native Americans, and as I said, it is impossible to truly absorb the sorrow that fell on them at that moment, not only as a tribe, or as individuals, but also as an essential part of their environment that had lived in it since the beginning of time. The following Mexica song reinforces this idea:

“We lived all of this. Only a net full of holes was our inheritance. Our houses are in ruins. Worms swarm through the streets and plazas. The water has turned red. Brains are splattered on the walls. With shields she was surrounded. With shields she was protected. But they can never protect our solitude. To aid, to protect our destiny. A price was put on the elder, the warrior, the wise man. Our body was worth only a moss cake. With arms our solitude is sustained. With shields it is guarded. But our essence can no longer be upheld. The man sings, his song is a lament. His face looks to the ground. His mouth is covered by his hands. Only with the swarm of pain. But with shield he was protected. And his solitude can no longer be sustained. There goes Cuautemokzin. He goes before the Malinche. He takes his arms and battle insignia. He lays them on the ground. He expresses his breath to the Malinche. He gives over his nation, we no longer have a future. We have been forgotten. He wasn’t even protected by the shields. Only a net full of holes is our inheritance.”

The Song of Iknocuicatl is one of the last laments written by the Mexica poets after the fall of the Great Tenochtitlan to the Spanish in the 16th century. Cuautemokzin, better known as “Cuahutémoc”, was the last tlatoani of the nation. He was elected by the council of the elders to surrender to the Malinches, better known as Malintzin (the indigenous traitor) and Hernan Cortez.

The story that took place before this song is also curious. For oral tradition states that when Cuautemokzin presented himself to Cortez, the tlatoani challenged the Spaniard to a one-on-one duel to the death (axcan kema, tehuatl, nehuatl!) as a last resort.

This is because the Mexica culture was used to leaders of rival bands dueling to determine to which side belonged the victory. Cortez at that point refused to fight and ordered his soldiers to bind the tlatoani. From that moment forward Cortez becomes an unworthy character in Cuautemokzin’s eyes, and refuses to even look at him. In his imprisonment, the Mexica leader was submitted to terrible tortures next to one of his allies in order to determine the location of more gold. Both of their feet were burned, and Cuautemokzin’s ally complained and looked upon his companion in pain pleading that he tell the Spanish where the gold was. Cuautemokzin made no gesture, he was stoic without crying out, saying to his tortured companion: “Perhaps I am on a bed of flowers?”

Cuautemokzin belonged to a warrior elite that was taught from childhood that no matter what happens in war, they should never complain or show the smallest sign of weakness before everyone else. The warrior rejoices in victories, in the deaths and wounds of the enemy, and he faces his defeats with valor. He knows how to stop and accept his fate of death or imprisonment. The fate or choice that we ourselves have made, those of us who are confronting civilization, is the same.

Up until now we have been made happy by the wounds that we have caused. We have rejoiced in the lives that we have taken. We conspire to be more lethal and dangerous. We smile at each blow struck by brother clans far from our territory. We mock those who seek to jail or kill us. But in the life of the warrior, the moment comes to lament a loss in solitude; the pain comes that afflicts the heart. And sometimes, maybe, it is the pain the generates hate which compels us to wage War. What I am certain of is that we will struggle like our ancestors, just as the Teochichimecas did when they threw themselves against the Spanish from the heights of Nochixtlan Rock, just as the Mexicas did when they put the invaders to flight in the badly named, “Noche Triste.” Just as the savage Sioux struggled when they ambushed the Europeans at Little Big Horn, and perhaps, only after this, the inevitable ending arrives. Let us prepare ourselves…

I cannot end the brief editorial for the last issue of Regresión Magazine*, without citing the words of Black Hawk, chief of the Sauks and Fox:

“The spirit of our fathers spoke to say to us that we should correct our errors or die. We all speak before the bonfire of the council The weather was warm and agreeable. We let our war cries be heard and we unburied the war ax. Our knives were sharpened and the heart of Black Hawk grew in his chest as he led his warriors into battle. He was satisfied for having carried out his duty. He can go happily into the spirit world. His father will find him there and praise him.”

Editorial Group

*Yes, the cycle of Regresión Magazine has ended (in a manner of degrees). Seeing the growth of the tendency, being participants in the expansion of ITS, and seeing new projects, editorial as well as illegal, being consolidated, we have decided to cease our activity at this magazine. We will let the winters pass to then return to this another time with a new issue. We have said what needed to be said. Forward with the WAR!