Tag Archives: Revista Extincion

(es) ¿En que sueña el mundo?

Tomado de Revista Extinción.


“El Dios salvaje del mundo es misericordioso en ocasiones, con aquellos que piden misericordia, pero no lo es a menudo con los arrogantes.”

En estos días de crepúsculo, el hombre sueña con su muerte. Una figura solitaria, sobre la cima del precipicio, contemplando un oscuro océano tormentoso debajo de un cielo de hierro. Por debajo de la roca, la conciencia volcánica hace su pulso. Los ojos más allá de los muros llameantes se abren de un parpadeo. La fuerza aniquiladora del mito de la superioridad humana nunca ha sido más rotundamente visible. Ningún poeta comprendió este mito mejor que Robinsón Jeffers. Él se para a nuestro lado en el precipicio del vacío. Jeffers es verdaderamente el poeta de nuestra quejumbrosa y clamante era. Él rechazo totalmente la noción de que la vida humana es más importante o valiosa que la vida de otras criaturas, o que la existencia de un guijarro, un grano de arena o una partícula de polvo. Él vio la historia humana, como una marcha inexorable hacia el olvido, pero también percibió la conciencia del universo, el espíritu de todas las cosas, y así, vio a la humanidad como debe ser imbuido también un niño del universo, con una chispa de esa conciencia también, sin importar que tan profundamente enterrado esté por debajo de los eones de vanidad.
A forma de una rápida nota de gestión doméstica, elegí no discutir los poemas de Jeffers de narrativa extensa en el ensayo que está a continuación, a pesar de que contienen quizás la versión más articulada de su filosofía y sus versos con más estilo. En su lugar, me centré en presentar un amplio rango del trabajo de Jeffers desde varios puntos de su carrera, con la intención de dar al lector inexperto de Jeffers una exposición más amplia de sus ideas.
Al ser hijo de un ministro presbiteriano y profesor en literatura del Viejo Testamento, las influencias tempranas de Jeffers fueron los clásicos y la Biblia. Pero mientras que Cristo era el “señor y capitán” en la vida de su padre, como Jeffers escribió en el poema “Para Su Padre”, el “siguió otras guías…” a través de años agazapado como pantera escondida, para no ser trofeo en la pared salvaje de un templo. Entre estas “otras guías” estaban los trabajos de Freud y Jung en el misterioso paisaje sombrío del inconsciente, tanto como el trabajo seminal de James Frazer sobre magia, mito y ritual. Entre todo esto recae la convicción fuertemente sostenida de que la humanidad estaba condenada y aquella historia estaba destinada a terminar en ruinas, decadencia y putrefacción. Jeffers mismo reconoce que mucha de su poesía temprana estaba simplemente “imitando a Shelly y a Milton,” aunque sin su originalidad. Parte de este estilo arcaico era un intento de separarse a sí mismo de algunos contemporáneos tales como Pound y Eliot, quienes estaban comprometidos con la innovación de formas poéticas. Como Jeffers escribe en su introducción a la reedición de Roan Stallion, Tamar y otros Poemas, por parte de la Biblioteca Moderna, él no podía convertirse en “un moderno.” El rechazo de Jeffers al modernismo como un estilo o estética literaria, por supuesto, refleja su rechazo aún más profundo a la modernidad como una experiencia de vida e historia. Los proyectos utópicos que moldean el mundo tales como la Ilustración al igual que sus herederos, se mostraron para Jeffers como retorcidos, venenosos y perniciosos.
Las promesas de los revolucionarios siglos XVIII y XIX, promesas y visiones de un paraíso mundial en el cual el sufrimiento y la lucha desaparecerían como la niebla, antes de que el sol llameante guiara inexorablemente a los horrores del siglo XX y más allá. La fantasía del progreso, aquella historia que se movía hacia la perfección de la humanidad y la sociedad humana eliminó los últimos lazos que unían nuestra especie al cosmos. Jeffers vio esto más claramente que nadie. Las guerras mundiales, la proliferación de armas nucleares, la dominación de la sociedad tecno-industrial eran simplemente la culminación de un proceso que había empezado hace mucho tiempo.
Quizás la mayor influencia sobre el trabajo de Jeffers fue el paisaje y el carácter de la línea costera central de California. Jeffers y su esposa Una, se mudaron a Carmel, California en 1914. Habían intentado asentarse en Europa pero la guerra cambió sus planes. A lo largo de esta pendientes rocosas. Jeffers descubrió una conexión profunda y poderosa al lugar. Él y Una vivieron en Carmel por el resto de sus vidas. Mientras construía una casita de campo de piedra para su esposa y sus hijos gemelos. Jeffers también halló su amor por la albañilería y el trabajo en piedra. Esto se volvería uno de los temas más importantes de su poesía.
La piedra nos da la impresión de permanencia, la fuerza y la edad antigua del mundo natural. Aquellos que trabajan con piedra puede que sientan que tienen el poder de manipular substancias primordiales, los huesos del mundo. Al mismo tiempo, para conocer la esencia de las piedras, uno también debe saber qué tan limitada es nuestra capacidad para realmente imponernos en el mundo. Porque tan titánicas como lo son para nosotros, las piedras mismas se disolverán hasta volverse una nada con el tiempo. Pero los humanos parecen tener este impulso de tallar nuestras caras a los costados de las montañas para poder alucinar con fantasías de inmortalidad. La humanidad está atrapada como si estuviese en medio de estos dos polos, la transitoriedad y la ilusión de permanencia.
La poesía de Robinsón Jeffers refleja la tensión entre estos polos, tanto como la condición de esperanza y desesperación que conllevan.
Jeffers enfatiza constantemente tanto el absurdísimo como la malicia de la raza humana y el poder inconquistable del mundo. Los símbolos geológicos son invocados frecuentemente por Jeffers para dramatizar la pequeñez del mundo humano y lo vasto de la naturaleza. En “Para los Corta-Piedras” él caracteriza a la humanidad como los “retadores del olvido / derrotados de antemano.” Todos los productos de la labor humana constituyen un desafío para la indiferencia del universo, lo que aparenta ser el “olvido” para el limitado intelecto humano. De acuerdo a Jeffers, nosotros construimos, soñamos y luchamos para probarnos a nosotros mismos, para probar que tenemos alguna significancia y más que eso, para probar que el universo tiene alguna clase de substancia que nosotros podemos comprender, alguna estructura, algún significado. En lugar de las arremolinadas tormentas de caos y violencia que secretamente tememos. Es cierto que, de todas maneras, nuestros mejores esfuerzos están condenados antes de que empecemos. Jeffers continua, “el poeta tanto / construye su monumento burlonamente; / por lo que el hombre será obscurecido, la jovial tierra se muere, el / valiente sol / muere ciego y ennegrece el corazón.”
El desafío de la humanidad es irónico, en alguna parte profundamente dentro nuestro.
Sabemos a fin de cuentas que nuestra existencia es contingente y temporal, como individuos y como especie, por lo que también sabemos que la tierra, el sol y el universo mismo tienen una esperanza de vida limitada. Como nosotros perecemos, como nuestra obra es olvidada, también la tierra morirá y el sol mismo. La permanencia es delirantemente buscada, pero no puede ser hallada en este mundo. ¿Porque una verdad tan simple es tan difícil de comprender? ¿A pesar del conocimiento abrumador de que todas las cosas pasarán a ser una nada, porque continuamos creando? Jeffers concluye así su poema “las piedras se han sostenidos por mil años, y afligidos / pensamientos hallan / la miel de la paz en viejos poemas.” En otras palabras, es cierto que las piedras, la tierra, y el sol perecerán pero la vida de un ser humano es mucho más frágil y fugaz, tanto que no podemos evitar el estar impresionados por el poder de las rocas y los viejos poemas. Mientras que mil años pueden ser insignificantes en términos de tiempo cósmico, representa algo cercano a la eternidad para la mente de una criatura humana. Jeffers siempre busca comprender el lugar de la humanidad en el cosmos y en este sentido es natural para nosotros el anhelar por cualquier probada de inmortalidad que podamos conseguir, tan ilusoria como finalmente resulte. Esto es algo que parece hacernos lo que somos.
Las rocas y las piedras habitan la poesía de Jeffers como recordatorios de nuestro lugar en el universo pero también como una fuente de nuestro poder. Como la humanidad nació del mundo, debe haber algo del mundo dentro de nosotros. En “El fin del Continente” podemos observar una visión de la humanidad en la cual es pequeña y débil pero forjada de los mismos materiales que el cosmos. Comenzando en el océano durante una tormenta, Jeffers refleja la línea que divide a la humanidad del mundo, “madre, nos has olvidado. / Eras mucho más joven cuando nos arrastramos fuera del / útero y yacimos a la vista del sol en la línea de la marea. / Fue hace mucho y mucho tiempo; nos hemos vuelto orgullosos desde entonces / y tú te has vuelto amarga.” ‘La Madre Tierra’ es representada aquí como una madre ausente, una que ya no tiene ni la energía ni la paciencia para preocuparse por un hijo impulsivo. Para Jeffers, la humanidad no está necesariamente por fuera del mundo natural. La división ha sido la consecuencia de nuestra historia. Y la humanidad no es la única para culpar. El mundo, para la visión de Jeffers, es frío e indiferente. Nuestra soberbia y orgullo desmedido no ha sido abordado con bondad y entendimiento. Nuestra madre es severa y nos castiga con un mundo sobre el que no podemos esperar tener un control completo, con fuerzas que nos hacen dispersar asustados y humillados.
Pero una vez, antes de que la ruptura ocurriera, la humanidad vivía al lado de su madre. Y aun “las mareas están en nuestras venas, aun espejamos las estrellas, la vida / es tu hija, pero existe en mí / más vieja y dura que la vida, y más imparcial, la mirada / que observaba antes de que hubiera un océano.” Tan vasto como es el mundo, y tan pequeños como nosotros somos, el mundo está en nuestro interior. Los océanos y las estrellas. Es cierto que nuestra madre, la tierra, nos dio la vida, pero no somos solo el producto de la vida. Los océanos, las estrellas y las piedras no tienen vida pero aun así nacieron. Estas cosas no deben su existencia al mundo, sino al útero del universo mismo. Como dice Jeffers, hay una parte de nosotros que viene de aquella fuente también. La tierra es nuestra madre pero también tenemos una más grande. Cuando la tierra misma nació, el universo primordial era más antiguo de lo que se puede contar. Aquella substancia flota también a través de nosotros. Jeffers repite este concepto en la estrofa final del poema: “madre, a pesar de que el compás de mi canción es como tu oleaje / vibra a un ritmo antiguo que nunca lo aprendí de ti. / antes de que hubiera agua alguna, había mareas de fuego, ambos de / nuestros tonos fluyen desde la fuente más antigua.”
La fuente antigua es el origen celestial, eso le dio vida a la tierra misma y a nosotros. Es la verdad que mucho de lo que somos viene de la tierra, pero al estar de pie al borde del océano, y ver las olas golpeado las costas de granito, Jeffers se recuerda a si mismo que hay algo dentro de la humanidad que es más antiguo e incluso más poderoso que la tierra, nuestra madre, en este universo, siempre hay algo más viejo de lo que pensamos. Y todos estamos conectados a la fuente más antigua. Jeffers se preocupa por el tiempo y la historia, lo cual ocurre en muchos registros diferentes dentro de su poesía. Es la historia del cosmos, la historia de la tierra y la historia de la humanidad. Al tiempo que Jeffers intenta ensanchar su perspectiva más allá de los límites del defectuoso y frágil ser humano, estas tres historias están yuxtapuestas, depositadas una sobre la otra. Él entiende que los eventos de la historia humana son minúsculos en comparación a los dramas y las tragedias del mundo más allá de nosotros. Sin embargo, mientras que él intenta ver la realidad desde una perspectiva no-humana, Jeffers sabe que siempre estará atado por su naturaleza. Él puede ver este conflicto desenvolverse en “Casa en el peñasco”, un poema acerca de la torre de piedra que construyó para sí mismo en la costa de Carmel. Aquí, Jeffers intenta lanzar su imaginación hacia el futuro y se pregunta a sí mismo qué quedará de su hogar, su vida, e incluso el suelo sobre el cual ha construido esta vida. “si miraras a este lugar luego de un puñado de vidas: / quizás de mis bosques plantados unos pocos / puedan seguir de pie aun.” Luego de un par de cientos de años, Jeffers imagina, algunos árboles que él plantó puedan prevalecer.
“En busca de cimientos de granito erosionados por el mar, mis dedos /poseían el arte de hacer que la piedra ame la piedra, encontrarás algunos restos.” De la casa en los peñascos en sí, puede que haya alguna evidencia. Los cimientos de la casa, hechos de piedras elementales. Lo que quede no perseverará debido a la ingenuidad y diligencia humana, pero porque a la larga, estaba hecha de substancias más allá del poder de la humanidad.” Aquí la habilidad de Jeffers es meramente la del ser capaz de coaccionar en conjunto el poder de las piedras.
Pero Jeffers busca más hacia adelante. Él se pregunta “si debieras buscar en tu ociosidad luego de diez mil años.” De seguro, los árboles que él plantó se han ido hace tiempo. Tanto como cualquier cosa que haya quedado de su hogar y de las orgullosas rocas que prestaron su fuerza a su emprender. ¿Que quedará del lugar? ¿Cómo podría identificarse? “Lo sabrás por la fragancia a mar salvaje / del viento / a pesar de que el océano pueda haber subido o retrocedido un poco; / lo sabrás por las tierras internas del valle.” Algunas características particulares puede que ya no existan, pero la geología del lugar puede persistir aún. El océano quizás siga oliendo al océano, sin importar en dónde yace la costa ahora.
Finalmente, Jeffers se pregunta por sí mismo. ¿Qué del ser permanecerá luego de diez mil años? “No necesitas buscar por mi fantasma; está aquí / probablemente, pero uno oscuro, profundo en el granito, no en el viento danzante / con los rabiosos vientos y la luna del día.” Algún resto de la humanidad puede que persista también. Pero no uno que se pueda percibir en el mundo superior. No una presencia fácil de discernir sino una subterránea, una geológica. Lo más cercano a la inmortalidad que la humanidad puede esperar, es ser trazada en las piedras por debajo de la tierra.

Desde el comienzo de su carrera como un poeta maduro, Jeffers se comprometió de forma consistente con el mundo natural, de una forma que lo deja a él, a un lado. No es meramente la representación de Jeffers de la belleza de la naturaleza lo que importa, más bien lo que esta belleza significaba para él. La naturaleza de Jeffers no es la naturaleza antropomorfizada sobre la cual estamos tan acostumbrados a leer y pensar.
No es la benigna, no es la pura, no es la pacífica, es completamente indiferente a la humanidad, y su poder esta más allá de nuestra comprensión. Sin embargo, como señala Tim Hunt en su introducción a la Selección de poemas de Robinsón Jeffers en la prensa de la Universidad de Stanford, en la poesía de Jeffers encontramos una imagen de la naturaleza que es “intencionalmente no-irónica” y “redentivamente hermosa” (6). El mundo natural nos puede proveer con la única verdad que existe. La sociedad humana no es más que un conjunto de mentiras. Nuestra salvación, tal como es, depende de nuestra habilidad de abandonarnos a nosotros mismos al poder, el flujo y la belleza de la naturaleza.
En su prefacio de la edición de 1924 de Tamar y Otros Poemas, escribe que mientras que estamos inclinados a pensar en la poesía como una forma de
“refugio” del mundo, o un sueño diseñado para verificar nuestro dolor y aliviar nuestra miseria, haríamos mejor al pensar en ella como una “intensificación” del mundo, que nos acerca a lo que realmente es “no una ornamenta, sino algo esencial, no una diversión sino una incitación” (707). Si la naturaleza es el único camino a la verdad, la poesía puede iluminarnos el camino. Para hacerlo “la poesía puede ser rítmica, y debe lidiar con asuntos permanentes” (707). De esta forma la poesía puede orientar la conciencia de los perdidos, débiles y neuróticos modernos de nuevo hacia lo que es real. ¿Qué es real? ¿Qué es permanente? A medida que miramos a nuestro alrededor, nos confrontamos con un vasto número de cosas que son reales, tantas como las que no lo son, que existen meramente como un humo o niebla que se alza desde el agua helada de una pileta de montaña. Están ahí un minuto, pero se han ido al siguiente. Jeffers define esta permanente de la siguiente manera: una vía del ferrocarril por ejemplo, no es tan real como lo es una montaña; es actual, en su sentido fantástico, por un siglo o dos; pero no es real; en la mayor parte del pasado humano, y en la mayor parte del futuro humano no existe” (708).

Estamos rodeados de cosas efímeras, y estás con las cosas con las que nos involucramos mayormente. Es sorpresa alguna entonces, que pensemos como seres de humo, disipándose y volando separados a cada suspiro. Lo que es esencial, permanente, es olvidado por la humanidad moderna: “aquí esta lo que hace que las vidas de la ciudades modernas estén secas de poesía; no es una vida duradera; y es vivida entre irrealidades” (708). La insistencia de Jeffers sobre las propiedades rítmicas de la poesía reitera esta articulación de lo esencial y lo permanente.
La rítmica poética para Jeffers no es una cuestión de entendimientos convencionales de cadencia, metro o verso. Es un fenómeno geológico, la fuerza vibrante y resonante del mundo viviente en todo su estado cíclico y duración. El movimiento de las mareas oceánicas, la marcha del sol y de la luna, la recurrencia sin fin de la vida y la muerte. El ritmo es lo que hace la poesía: “La prosa pertenece más a ese mundo de interior en donde las luces de las lámparas anulan los regresos del día y la noche, y olvidamos las temporadas” (709). La Poesía, para Jeffers, es lo que nos recuerda nuestra conexión con el flujo y el retorno; esta es la razón por la que “su trabajo continúa hablándole a lectores que perciben que nuestro entorno tecnológico nos posiciona en una falsa relación con el espacio, tiempo, y el mundo físico.” En su ensayo de 2011, Tim Hunt atrae nuestra atención a la “Pesca de Salmon” como un ejemplo primordial de la concepción de Jeffers de la humanidad y su relación el mundo:

Los días se acortan, el sur sopla ampliamente por las lluvias ahora,
El viento del sur le grita a los ríos,
Los ríos abren sus fauces y los salmones salados
Libran una carrera hacia la corriente de agua dulce que entra al mar.
En el mes navideño en contra de lo ardiente y amenazante
De un largo y furioso atardecer,
Ceniza roja del solsticio oscuro, ves a los pescadores,
Lamentables, crueles, primitivos,
Como los curas de la gente que construyó Stonehenge,
Oscuras y silenciosas formas, amaestrando
Remotas solemnidades en los bajíos rojos
De la boca del río en la vuelta del año,
Dibujando más cercanamente a la tierra sus lingotes vivos, las bocas sangrientas
Y escalas llenas de atardecer
Los tics en las rocas, nada más por lo que vagar en la voluntad
La postura salvaje del Pacifico ni displicente y desovada
A la carrera hacia aguas frescas.

Quizás estemos inclinados a pensar en el pescador como una figura foránea que interrumpe la belleza, serenidad y paz del río. Ellos son “lastimosos, crueles,” de hecho, en los primeros bosquejos del poema, Jeffers escribe sobre los pescadores “torturando” al pez. Pero la violencia que ellos conllevan es en sí un reflejo del mundo mismo, y así la humanidad es parte del mundo sin importar que tan brutal sea o que tan manchada de sangre esté.
El sol mismo es amenazador y “furioso” aquí. Como escribe Tim Hunt, “Jeffers proyecta un mundo en el cual el salmón y el pescador están inmersos en un paisaje de sacrificio compuesto por fuego y sangre.” Los pescadores, conectados a los curas de Stonehenge, son parte de un linaje antiguo de humanos constituido de violencia, y Jeffers es veloz al hacer énfasis en el hecho de que el sacrificio de una vida humana no tiene mayor peso que el sacrificio de un salmón. Todos estamos unidos por los mismos rituales de sangre.
Aun así, incluso en esta visión de ritos macabros, crueles y mortuorios,
Jeffers afirma la belleza y el significado del mundo. Al final, no son los pescadores quienes resultan la fuente del dolor, es el flujo del mundo, la “constante alteración de la muerte y la renovación.” Entendido correctamente, la humanidad juega un rol en este aspecto. La humanidad está conectada con el mundo a través de sus rituales empapados-de-sangre y masacres. El reto de Jeffers para con el lector, según expone Hunt, “es ver e identificar con el todo” y evadir la tentación de meramente observar “el flujo de la naturaleza en lugar de identificarse con él y reconocer el fin de uno y la participación inevitable en él.” Este es el poder visionario de Jeffers; él entiende el lugar de la humanidad en el cosmos, y está dispuesto a aceptar las aterradoras y asombrosas consecuencias.
Fuera de la tierra y aun totalmente incapaz de agarrar lo vasto de las fuerzas que determinan nuestras vidas. La humanidad contiene dentro de sí misma el acceso a algo inmensurable, los átomos de las estrellas, el espíritu de la creación, la respiración de dios. Y aun así, como nos recuerda Jeffers rápidamente, abandonamos este poder para dar lugar a ilusiones salidas de nuestras mentes desordenadas. Tanto de la existencia humana es gastado, por ejemplo, en la búsqueda de la felicidad, un asunto que Jeffers aborda en su poema de 1924 “Joy” (“Alegría”):
A pesar de que la alegría es mejor que la pena, la alegría no es genial;
La paz es genial, la fuerza es genial.
No es por alegría que las estrellas arden, no es por alegría que el buitre
Esparce su vuelo gris en el aire
Por sobre la montaña; no es por alegría que la cálida montaña
Se mantiene de pie, por años como el agua
Hace zanjas a sus largos lados. “No soy ni montaña ni ave
Ni estrella; y busco la alegría.”
La debilidad de tu raza: aun en la extensa calma
Cubrirá aquellos ojos nostálgicos.

La visión de Jeffers del mundo no es una sin valor, postula un valor que suplanta el valor del mundo humano. Hay grandeza en la fuerza y en la paz, aunque debemos comprender que la última no implica una ausencia de violencia y sangre. Hay fuerza en la montaña, hay paz en la gracia del ave que remonta su vuelo a través de las nubes por sobre nosotros. El congelado corazón radiante de la estrella. La noción de alegría, de todas formas, es foránea al mundo. Es un concepto que existe únicamente entre los humanos dentro de una sociedad. Un concepto de la verdad más limitada. Como escribe Jeffers, nuestros deseos de felicidad son una falla hereditaria y no encontrarán bases en el mundo que existe más allá de nosotros. De cualquier forma, de nuevo, siempre volvemos a nuestra fuente y eventualmente seremos librados de nuestra furiosa búsqueda por cosas que no existen por el solo hecho de nuestra existencia en el mundo al cual rehuimos.

La “muerte” como escribe Jeffers en otra parte, “no es malvada”. ¿Quién buscará algo llamado alegría? Únicamente la cosa extraña que somos nosotros. Ni siquiera eso. En otoño las hojas caen y el cielo se vuelve oscuro y frío. Estamos en el bosque ahora, vagando y perdidos. Las hojas secas raspan nuestra piel suave y escarpadas espinas rasgan. Un viento se alza y sacude los árboles chuecos, su susurro nos calma en nuestro terror. “Sin importar / Que pase con el hombre… Es cierto que el mundo está bien hecho.” Debemos disolvernos en el universo. ¿En que sueña el mundo? ¿La tierra, quien se cree que es?
Piensa, piensa, piensa. Nada es más humano y aun así nada es más aborrecedor para con la vida. Para Jeffers, como hemos visto, la verdad de la unión de la humanidad con el cosmos recae en nuestra capacidad de percibir los ritmos y la belleza del mundo. No es una belleza que se conforma fácilmente con lo que crea la humanidad en su mente. Lo que vemos es solo una belleza de fragmentos, los cuales han sido violentamente hechos pedazos y esparcidos. Buscamos la razón. ¿Pero que podríamos encontrar que recaiga por fuera del mundo, el cual es también nosotros mismos? Sabemos que el amor no obedece ninguna tiranía de la razón. Ni lo hacen la belleza y el mundo infinito. En “Disculpa por Malos Sueños” Jeffers escribe:
He visto las maneras de Dios: No sé de razón alguna
Por el fuego y el cambio y la tortura y los viejos regresos.
Él siendo suficiente puede que sea aun así. Pienso que ellos no admiten razón. Alguna; son las maneras de mi amor.
Un poder desmesurado, pasión increíble, oficio inmenso; ningún pensamiento
Aparente pero ardiendo de forma oscura
Ahogándose con su propio humo en la bóveda-cerebral humana: ningún
Pensamiento por fuera.

Las maneras del mundo deberían permanecer siempre impenetrables, al tiempo que nos ahogamos a nosotros mismos en el humo de los pensamientos que no se espejan en la corriente o en los bosques que se oscurecen. En los médanos, en las apresuradas nubes, no hay pensamiento. Desesperadamente y llenos de rabia preguntamos en el lenguaje de la razón. Y por lo tanto no recibimos nada más que polvo y sombra. Fuego ¿Porque arde el mundo? Cambió. ¿Porque todo debe de ser cómo es? Tortura. ¿Porque debemos temer?
Y después de todo, solo hay flujo y retorno. Hay amor en las cosas que percibimos como horror cuando miramos por sobre ellas con ojos nublados de razón. ¿Pero qué fuerza nos espera cuando caminamos por el sendero del amor? Poder más allá de lo imaginable y una pasión que puede sacudir los pilares del tiempo.
Al final, el mundo no es para nosotros, a pesar de que una flor que florece desde las estrellas duele en nuestros corazones. Necesitamos únicamente mantenernos entre las ruinas para comprender. A través de la poesía de Jeffers se nos recuerda que la humanidad es algo pasajero. Un día estuvimos aquí y al siguiente nos habremos ido. Los huesos de la tierra no lo habrán notado. Incluso ahora, cuando nos enfrentamos a la realidad de todo el horror que la humanidad ha escrito sobre la tierra.
Jeffers se levanta para señalar gentilmente al bosque que reclama las granjas abandonadas y el joven árbol que empuja a través de los escombros.
En “Amor-Niños”, Jeffers cuenta la historia de una joven pareja de enamorados, quienes hicieron su vida juntos en una pequeña choza a un lado del océano. Ellos buscaron vivir de forma pura, junto al zorro y la ardilla. Agazapados, desnudos, al igual que lo salvaje. Sus pasiones, sus luchas, la llama que trajeron perecerían con el tiempo. Y los caminos que tallaron al lado de las pendientes quedarían cubiertos y el tiempo se tragaría cada trazo de ellos: “Lamento mucho el pensar que aquí hay un planeta / Continuará al igual que esta cañada, perfectamente entera y contenta, luego de que la humanidad sea / removida de la caldera.” Al final, si la humanidad regresa o no al camino, como estos salvajes, amorosos niños de miradas brillantes, no importa, porque a su tiempo seremos limpiados de estas costas y bañados en “la fuente de las estrellas hirvientes” y el mundo permanecerá hasta que el sol mismo se marchite hasta perecer.

FIN DE LA PARTE I

Traducido por “Apocalíptico” y por “Animal Inhumano”, del original en inglés escrito por Ramon Elani.

(en) The savage Querandies

Traducción al inglés de “Los salvajes Querandies“, publicado originalmente en la Revista Extinción nº1.
¡Que la herencia salvaje continúe en nuestra sangre y mueva nuestras intenciones terrorísticas!


This essay aims to make an accurate description of the way of life of the warlike Querandies, as well as their death at the hands of the invading Spaniards. I will try to recover their spiritual world, as well as their practices and ferocious resistance to the colonizer from the few surviving testimonies on the subject.

The Querandies

The Querandies violently opposed the conquest to the point of confronting and defeating the Spanish in a historic conflict which I will describe below.

I am writing this work since I consider the lessons that this episode can teach us to be vitally important. This essay will be about a war that has already been waged in southern lands. We hope that others will use it as inspiration for the war that is currently being waged here, since, even though centuries have past, the hostility remains the same. Because of the neglect and silence of centuries, little trace remains of the savage Querandies. Nevertheless, I hope to rescue the little that’s left of our knowledge of the now extinct Querandies who were exterminated quickly after the arrival of civilization. Added to this is that the little we do know has been taken from the perspective of the colonizers with their repulsive Christian morality and their sick civilized mentality. Thus, I cannot guarantee that 100% of what I describe here is accurate, though I can say that I have relied on various sources of information, trying to avoid only depending on one. I have also tried to avoid falling into the questionable tendency of portraying the natives as politically correct beings, with gentle customs, “just”, without hierarchies, and the like. And on the other hand, I don’t want to portray them as “pure” savages, giving a false vision of their resistance. After that introduction, let us enter a bit into the world of these savages.

May the fiery arrows of the ancients invade the fire of our spirit!

May the spirits of our warlike ancestors return and torment the civilized!

Who were the Querandies?

The Querandies were a truly nomadic hunter-gatherer people. They inhabited the pampas for many centuries before the arrival of the Spanish, and their way of life was centered around their habitat. Their extinction in the 18th century resulted in their replacement by the Araucanos coming from Chile who were also accustomed to a way of life on the pampas. The substitution of one people for another was somewhat slow until the end of the 18th century when the Araucanos totally replaced other peoples on the pampas.

The Querandies inhabited an area from what is now the current city of Buenos Aires north to Carcarañá, east to the sea and the Rio de la Plata, south to the banks of the Salado River, and west to the foot of the Sierra Grande in Cordoba.

The Querandies dominated the eastern region of the primitive pampas. They were divided into two groups: the Taluhet, who inhabited the humid pampas, and the Diuihet, who were in the western and southern region, the dry pampas.

They were tall in stature, with an elongated head, similar to the inhabitants of Patagonia. The skeleton that was found in Fontezuelas is thought to be more ancient than the inhabitants of the pampas in the historic era. The same can be said of the skull fossils found in Arrecifes. This origin determined the form of how the Guarani referred to them: “men with fat,” due to their practice of covering their bodies in grease.

Spiritual vision

Unfortunately there is not a lot of testimony concerning the beliefs or cosmovision of the Querandies. We only have recorded references of two deities of what modern people could interpret being of “good” and “evil,” though it is unlikely that they would have thought of these deities in this manner. These two deities were called Soychu and Gualichu. The first is known to have been their supreme deity and was the deity to whom humans went upon death. This is why they tended to refer to the dead with the expression, “Soychuhet.”.

Of Gualichu we have many more stories. We know that he is the entity who was identified with problematic or painful occurrences that happened in people’s lives. Gualichu is shown before us as the hidden. His place of habitation is the dark cave, and a large dark tree symbolizes him. The fury of Gualichu could fall upon you if you behaved in a disrespectful manner on the paths where he lives, namely unknown roads. One way to placate his fury is to walk on his paths with respect and silence.

Gualichu is all that his apart from the human. He manifests himself in fights and interpersonal disputes, in “accidents” such as when a person falls into a ravine, but also in plagues, illnesses, rains, storms, tornados, etc.

Social structure

The Querandi tribes had their partial chiefs who maintained their independence and possessed their territories for hunting and fishing. They were a sort of “intermediary group” between the Tehuelches and the Guaikurues of the plains. It was known that in these communities there was no differentiation between members, and even guests were accepted and treated equally along with the original members. Continue reading (en) The savage Querandies

(es-it) La Mara Salvatrucha: la banda más peligrosa del mundo

Tomado de la Revista Extinción número 1, presentamos este texto que incita a la criminalidad tomando los ejemplos de cualquier delincuente por más común que sea para nuestra Guerra Individualista.

Texto también traducido al italiano.


Las Maras Salvatrucha:

La banda más peligrosa del mundo

Las Maras de Salvatrucha, una pandilla salvadoreña eminentemente delincuencial, ha llamado altamente nuestras atención, por sus interesantes modus operandi, su experiencia en el tráfico de armas, su amplia gama de prácticas delictivas, sus lecciones a la hora de evitar a las autoridades y más que nada, su internacionalización, aguda como el aguijón de una avispa, rápida y letal como la peste negra.

Desde acá rescatamos valiosas lecciones que las Maras Salvatrucha, tienen para nosotros, los eco-extremistas. Sin ningún tipo de tapujo moral, a la hora de utilizar cualquier medio a nuestro alcance, para librar nuestra propia guerra de forma individualista contra todo lo que nos quiere domesticar. Tomamos nuestras lecciones de donde nos plazca, tanto de los salvajes Selknam, como las guerrillas de Paraguay o las pandillas salvadoreñas. ¿Si tienen algo para enseñarnos, porque no tomarlo? Sin más preámbulos, dejamos que estos mafiosos se expliquen por sí mismos.

Las Maras, que son y de donde surgen

Las maras, o pandillas como se les conoce en Centroamérica, son quizás el fenómeno que más afecta la criminalidad en la región. Inmortalizados en imágenes como hombres violentos con cuerpos recubiertos de tatuajes y un desdén absoluto por el valor de la vida, las maras inspiran temor y preocupación. Las maras surgieron en los barrios de Los Ángeles en la década de los 80, cuando las guerras civiles que afectaban países como Guatemala y El Salvador hicieron que muchas personas cruzaran la frontera en busca de un mejor futuro y terminaran quedándose en los barrios mexicanos de esa ciudad.

Para los 90, la criminalidad había continuado en aumento y como respuesta, el gobierno de Estados Unidos fortaleció su política inmigratoria y empezó a deportar con más rapidez a inmigrantes que habían perpetrado crímenes, a sus países de orígenes. De regreso en el denominado “Triángulo del Norte”, el territorio que comprende Honduras, El Salvador y Guatemala, estos mareros, no lograron reintegrarse a la sociedad y continuaron fortaleciendo redes de criminalidad y cimentando las relaciones delictivas entre estos países y las pandillas en Estados Unidos.

Internacionalización

En un inicio la Mara Salvatrucha (MS) estaba compuesta principalmente por salvadoreños, pero la diversidad de las nacionalidades presentes en Los Ángeles hizo que esto cambiara. Cuando la MS entró en la escena delictiva, otras pandillas decidieron albergarlos como parte de sus redes, y en especial la Mafia Mexicana, una pandilla californiana con control sobre el sur de Estados Unidos y México, les otorgó protección en las prisiones y los barrios. Como agradecimiento, la MS les prestó sicarios y añadió el número 13 a su nombre ya que este corresponde a la posición de la letra M en el alfabeto.

Desde entonces la Mara Salvatrucha (MS) se convirtió en la MS-13, una asociación criminal organizada a lo largo del triángulo del norte (Guatemala, Honduras y El Salvador), México y Estados Unidos. La MS-13, como casi todas las maras, no tiene un cabeza-jefe que controle de manera absoluta todas las redes. Opera en cambio por medio de células o “clicas” en distintos territorios que cuentan con sus propios jefes a los que denominan “palabreros”.

Confrontación contra las autoridades

Aquí exponemos una pequeña nota robada de la prensa, la cual refleja un poco la situación actual de las Maras:

Gota a gota de sangre, la violencia de las maras en El Salvador aumenta día a día. Las recientes amenazas de atentar contra agentes oficiales no se han hecho esperar y desde el domingo hasta este viernes se contabilizaban cuatro agentes de la policía, un soldado y un director del

Cuerpo de Agentes Metropolitanos (CAM) asesinados, algunos de ellos con barbarie: decapitados o asfixiados. En su mayoría los agentes oficiales victimizados, 61 en lo que va 2016 —41 policías, 19 soldados y un agente del CAM— fueron secuestrados y posteriormente asesinados mientras estaban de licencia y de visita en sus domicilios, como le ocurrió a Carlos Arturo Flores, quien el pasado miércoles salió de su unidad en el pueblo de Yucuaiquín, en el departamento oriental de La Unión, con la intención de visitar a su novia, pero el jueves su cadáver decapitado y tiroteado fue localizado cerca de su residencia.

Las maras han llamado a accionar, “una guerra escalonada contra el sistema”, en la que los blancos y objetivos serían policías, soldados, fiscales, jueces y custodios de Centros Penales. También se advierte de que el objetivo “es que al final del año la cifra de homicidios sea grande”.

Actividades delictivas

Las experiencias de las Maras en actividades delictivas son incontables, yendo desde lo llano, del principio, podemos observar que los robos y los asaltos son parte cotidiana en la vida de los pandilleros, robos de todo tipo, tanto rapiñas, como verdaderos asaltos de los cuales extraen grandes sumas de dinero. “Ajusticionamientos” de sobra, por problemas entre pandillas y grupos rivales, tráfico de armas, de drogas e incluso de personas. Una de las actividades en particular que los caracteriza, son las extorsiones.

Extorsión

La extorsión, también llamada la “renta” o “impuesto de guerra” (en Honduras) es un método mediante el cual se cobra una cantidad de dinero a las personas, especialmente a los trabajadores del transporte colectivo y a los vendedores comerciantes. Por lo general envían a pandilleros novatos (nuevos miembros), o mujeres (muchos de los cuales son usados para despistar a las autoridades locales en el momento del cobro de esta extorsión) a recolectar el dinero, que es recogido mensual o semanalmente.

Si no se paga la renta, el bus es incendiado o la persona es asesinada. Se calcula que el dinero de las extorsiones puede ascender a 18 millones de dólares anuales.

Armamento

Los pandilleros o mareros, tienden a usar armas de gran calibre para sus hechos delictivos ya que en muchos de sus asesinatos han usado armas de fuego como pistolas, escopetas e incluso fusiles de asalto AK-47 y M-16.

En algunos casos utilizan armas blancas (cuchillos, machetes, etc.)

En sus ataques, generalmente se aseguran de no dejar a su víctima con vida, disparando así varias veces al cuerpo y cabeza, si usan armas de fuego. En el caso de armas blancas, tienden a herir de muerte, incluso desmembrando a la persona atacada. Rara vez los pandilleros llegan a recurrir a combate cuerpo a cuerpo. Además de usar armas para hechos delictivos de violencia las usan de contrabando para venderlas y/o distribuirlas entre sus mismos miembros.

La polémica de los tatuajes

Muchos miembros de la mara Salvatrucha se hacen varios tatuajes para demostrar su pleitesía a un líder. Entre los diseños se incluyen «MS», «Salvatrucha», el «Devil Horns», el nombre de alguno de sus líderes, y otros símbolos. Esta costumbre que en los inicios de la pandilla era muy usual, se ha ido reduciendo para evitar ser identificados debido a sus actividades criminales.

Los mareros y pandilleros entrevistados señalan que en la actualidad existe una tendencia a abandonar los símbolos de identidad (en particular los tatuajes), para no ser identificados tan fácilmente por las autoridades. El tatuaje es indudablemente uno de los elementos del estilo de las pandillas más visibles y que provoca más polémica por los estereotipos y la persecución que han generado.

Las Maras y lo indiscriminado

Las Maras no suelen dudar a la hora de ejecutar sus actos, incluso cuando esto explica la muerte de supuestos “inocentes”, dejando de lado sus motivaciones para actuar en este caso, resaltamos su forma de conseguir sus fines, sin dudas, sin contemplaciones.

El 23 de diciembre de 2004, se produjo uno de los crímenes más conocidos de la Mara Salvatrucha en Chamelecón (Honduras), cuando un autobús interurbano fue detenido y tiroteado, matando a 28 pasajeros civiles, la mayoría de los cuales eran mujeres y niños. Seis hombres armados empezaron el tiroteo a los autobuses con armas de fuego y otro subió a bordo y metódicamente ejecutó a los pasajeros. La mara Salvatrucha organizó la masacre como una protesta contra el Gobierno de Honduras por proponer el restablecimiento de la pena de muerte en el país. En febrero de 2007, Juan Carlos Miranda Bueso y Darwin Alexis Ramírez, fueron hallados culpables de varios delitos como asesinato e intento de asesinato. Ebert Aníbal Rivera fue culpado por el ataque y detenido después de haber huido a Texas. Juan Bautista Jiménez, acusado de planear la masacre, fue asesinado en la cárcel. Según las autoridades, fue ahorcado por sus compañeros reclusos pertenecientes a la mara Salvatrucha. No hubo pruebas suficientes para condenar a Óscar Fernando Mendoza y Wilson Geovany Gómez.

Conclusión:

Podemos observar que a estos pandilleros no los caracteriza la nobleza, su orgullo aguerrido los hace hostiles a todas las personas ajenas a su banda, dentro de su grupo se respetan, se valoran y se cuidan, pero fuera, todo lo ajeno es reconocido como el enemigo. Las clickas brotan como los grupúsculos y suman a un proyecto delictivo internacional que tiene preocupadas a las autoridades de todos los países en los que operan. Viven un conflicto constante, tanto su apariencia como su actitud hacia la vida, los hacen chocar contra los valores sociales y su apego a todo lo que sea políticamente correcto, no pueden conseguir trabajo ni aunque realmente lo deseen, aunque sabemos que no suele ser el caso. Por este motivo, se han arrojado sin dubitaciones a las actividades delictivas, los atracos, los saqueos, la extorsión, el tráfico de drogas entre muchas otras.

La experiencia los ha dotado de enseñanzas, por eso las Maras se han replanteado ciertos aspectos de su estructura. Por ejemplo, a pesar de reconocerle a la práctica simbólica del tatuaje, una gran importancia, han optado por renegar de esa práctica, y poder mantenerse bajo las sombras, sin dar llamados de alerta innecesarios a la policía.

A pesar de que las fuentes oficiales indiquen que estas pandillas están disminuyendo, e incluso buscando una supuesta paz, el caos y los asesinatos siguen extendiendo el rastro de sangre dejado por estos malignos seres. Dan su vida por las Maras, al igual que nosotros, los eco-extremistas, damos nuestra vida por nuestras deidades paganas y por la naturaleza salvaje, ellos, al igual que nosotros, saben lo que es vivir en una guerra que continuará, citando las palabras de uno de sus miembros “hasta donde quedemos”.

___________________________________

Le Maras Salvatrucha: La banda più pericolosa al mondo

Pubblichiamo Nichilisticamente affini la traduzione di un ferale testo proposto dagli affini di sangue Eco-estremisti -e estrapolato -della “REVISTA EXTINCIÓN” su una della gang più feroci al mondo: le “Maras Salvatrucha”!

Prendiamo ad esempio quest’approfondito testo, per affermare, che Noi (specificatamente come Progetto) approviamo e siamo affini alle gang, ai gruppi malavitosi-criminali, ai clan mafiosi (in italia ci sono innumerevoli associazioni mafiose come “Cosa Nostra”, ” ‘Ndrangheta”, “Camorra”, “Sacra Corona Unita”, “Società Foggiana”, “Stidda”,”Banda della Magliana”, etc.) che abbiano una struttura cosi definita “gerarchica”, specificando che abbiamo informalmente già spiegato che significato gli diamo (http://amoklaufe.altervista.org/il-nostro-ordine/).

Ci ri-proponiamo, di approfondire quello che è stato scritto dalle ITS Messicane(http://corleonesinihilista.torpress2sarn7xw.onion/2017/07/07/messico-trentunesimo-comunicato-degli-individualisti-tendenti-al-selvaggio/) nella loro tagliente e feroce polemica contro gli umanisti pusillanimi gringos del cazzo! In questo caso, parliamo della parte, cui approfondiscono il loro portare avanti il Proprio Progetto Eco-estremistico e Terroristico Criminale, in un contesto specifico come quello Messicano, che è diverso relativamente da quello “italiano”, “britannico”, “argentino”, “cileno”, “americano”, “brasiliano”, etc.

Su questo l’affine Egoarca Nichilista “Nechayevshchina” aveva già dato il suo “contributo”, con il testo :“Metodi criminali -mafiosi della “Banda della Magliana” nel suo opuscolo  “Guerra Occulta” (http://orode.altervista.org/nechayevshchina-guerra-occulta/).

Avanti per i Progetti Terroristici Anti-politici contro questo mondo “reale” e “umanista”!

__________________

Le Maras di Salvatrucha,sono una gang salvadoregna eminentemente malavitosa,che ha richiamato profondamente la nostra attenzione per l’interessante modus operandi, l’esperienza nel traffico di armi,l’ampia gamma di pratiche delittive, gli insegnamenti nel momento di sfuggire alle autorità, oltreché, l’internazionalizzazione, acuta come il pungiglione di una vespa ,rapida e letale come la peste nera.

Da tutto questo riscattiamo preziose lezioni dalla Maras Salvatrucha, che hanno per noi, gli eco-estremisti. Senza nessun tipo di sotterfugio morale, è il momento di utilizzare qualunque mezzo alla nostra portata, per condurre la nostra guerra di forma individualista contro tutto quello che ci vuole addomesticare. Vogliamo utilizzare esperienze, tanto dei selvaggi Selknam, come le guerriglie del Paraguay o le gang salvadoregne. Se hanno qualcosa da insegnarci, perché non prenderlo? È, anche se non siamo d’accordo in molti aspetti, possiamo sempre prendere quello che serve per le nostre finalità egoiste. Senz’altri preamboli, lasciamo che questi mafiosi si espongano da soli.

Le Maras, chi sono e da dove arrivano

Le maras, o gang, come sono conosciuti in America centrale, sono il fenomeno che più colpisce la criminalità nella regione. Immortalati nelle immagini come uomini violenti con corpi ricoperti di tatuaggi e un disgusto assoluto per il valore della vita, le maras inspirano paura e preoccupazione.

Le maras nacquero nei quartieri di Los Angeles nella decade degli 80, quando le guerre civili che colpivano paesi come il Guatemala e El Salvador fecero si che molte persone attraversassero la frontiera alla ricerca di un futuro migliore e finendo per rimanere nei quartieri messicani confinanti.

Negli anni 90, la criminalità era aumentata e come risposta, il governo degli Stati Uniti fortificò la sua politica immigratoria e incominciò a deportare nei loro paesi di origine con più rapidità, immigrati che avevano perpetrato crimini. Ritornando nel denominato”Triangolo del Nord”, territorio che comprende Honduras, El Salvador e Guatemala, questi mareros, non riuscirono a reintegrarsi nella società e continuarono a rafforzare reti di criminalità, fondando le relazioni criminali tra questi paesi e le gang negli Stati Uniti.

Internazionalizzazione

All’inizio la Mara Salvatrucha (MS) era composta principalmente da salvadoregni pero le diverse nazionalità presenti a Los Angeles fece si che tutto questo cambiasse. Quando la MS entrò nella scena criminale, altre gang decisero di accoglierli come parte delle loro reti, specialmente la Mafia Messicana, una gang californiana con il controllo del sud degli Stati Uniti e Messico, gli diede protezione nelle prigioni e nei quartieri. Come ringraziamento,la MS prestò loro dei sicari ed aggiunse il numero 13 al suo nome poiché questo corrisponde alla posizione del lettera M nell’alfabeto.

Da allora la Mara Salvatrucha (MS) si è trasformata nella MS-13, un’associazione criminale organizzata lungo il triangolo del nord (Guatemala, Honduras ed El Salvador), Messico e Stati Uniti. La MS-13, come quasi tutte le maras, non ha un leader-capo che controlla in maniera assoluta tutte le reti. Opera invece per mezzo di cellule o”clicas”in territori distinti che contano su propri capi che denominano”palabreros”.

Conflitto contro le autorità

Qui portiamo a evidenza una piccola nota rubata dalla stampa, che riflette un po’ la situazione attuale delle Maras:

A goccia a goccia di sangue, la violenza delle maras, in El Salvador, aumenta giorno per giorno. Le recenti minacce di attentare contro agenti ufficiali non si sono fatte aspettare, e da domenica fino a questo venerdì, si contano quattro agenti di polizia, un soldato e un direttore del Corpo di Agenti Metropolitani (CAM), assassinati, alcuni di essi barbaramente: decapitati o strangolati. La maggior parte degli agenti ufficiali morti, 61 dal 2016- 41 poliziotti, 19 soldati e un agente del CAM- sono stati sequestrati e dopo assassinati mentre erano in licenza e in visita alle loro case, come successe a Carlos Arturo Flores, che mercoledì passato, uscì dall’unità nel paese di Yucuaiquín, nel dipartimento orientale di La Unión, con l’intenzione di visitare sua moglie, ma giovedì il suo cadavere decapitato e sparato fu localizzato vicino alla sua residenza.

Le maras hanno fatto una chiamata all’azione, “una guerra con escalation contro il sistema”, cui i bersagli e gli obiettivi saranno poliziotti, soldati, Pm, giudici e direttori delle Carceri. Si nota anche che l’obiettivo “è che alla fine dell’anno la cifra di omicidi sia grande.”

Attività criminali

Le esperienze delle Maras nelle attività criminali sono innumerevoli,partendo dall’inizio, possiamo notare che i furti e gli assalti sono parte quotidiana nella vita delle gang. Furti di ogni tipo, tante rapine, come veri assalti dai quali rubano grandi somme di denaro. La”Realizzazione”del rimanente, come il traffico di armi, di droga e perfino di persona, è il problema tra le gang e i gruppi rivali. Una delle attività in questione che le caratterizza, sono le estorsioni.

Estorsione

L’estorsione, chiamata anche “l’affitto” o “ tassa di guerra” (in Honduras), è un metodo mediante la quale si riscuote una somma di denaro alle persone, specialmente i lavoratori del trasporto collettivo o i commercianti.  In generale sono mandati pandilleros novizi (nuovi membri), o donne (molte delle quali sono usate per depistare le autorità locali, nel momento della riscossione dell’estorsione) per recuperare denaro, che è raccolto mensilmente o settimanalmente.

Se non si paga “l’affitto”, i bus sono incendiati, e le persone assassinate. Si calcola che il denaro delle estorsioni può ammontare a 18millioni di dollari annuali.

Armamento

I pandilleros o mareros, tendono a usare armi di grosso calibro, per i loro atti malavitosi, ma in molti dei loro omicidi hanno usato armi da fuoco come pistole, fucili, incluso fucili di assalto AK-47 e M-16.

In alcuni casi utilizzano armi bianche (coltelli, machete, etc.).

Nei loro attacchi, se usano armi da fuoco, generalmente si assicurano di non lasciare la vittima in vita, sparando varie volte al corpo e alla testa. Nel caso di armi bianche, tendono a ferire a morte, anche smembrando la persona attaccata. Rare volte i pandilleros arrivano a ricorrere al combattimento a corpo a corpo. Inoltre, a volte, invece di usare le armi per atti delittivi e di violenza, le contrabbandano per venderle e/o distribuirle tra gli stessi membri.

La polemica dei tatuaggi

Molti membri della mara Salvatrucha si fanno vari tatuaggi, per dimostrare la fedeltà a un capo. Tra i disegni sono inclusi «MS», «Salvatrucha» il «DevilHorns», il nome di alcuni dei loro capi, e altri simboli. Quest’usanza che all’inizio delle gang era molto usuale, si è ridotta per evitare di essere identificati rispetto alle attività criminali.

I mareros e i pandilleros intervistati affermano che attualmente esiste una tendenza ad abbandonare i simboli di identità (in particolare i tatuaggi), per non essere identificati in maniera facile dalle autorità. Il tatuaggio è indubbiamente uno degli elementi dello stile delle gang più visibile, e che provoca più polemica, per l’idea stereotipata su essi e la persecuzione che ha generato.

Le Maras e l’indiscriminato

Le Maras non hanno dubbi quando devono eseguire i loro atti, anche quando questo significa la morte di supposti “innocenti”, lasciando, in questo caso, da una parte le loro motivazioni per agire, facendo risaltare il modo per conseguire i loro fini, senza dubbi, e senza contemplazioni.

Il 23 dicembre del 2004, si concepì uno dei crimini più conosciuti dalla Mara Salvatrucha a Chamelecón (Honduras), quando un autobus interurbano fu fermato e colpito, ammazzando 28 passeggeri civili, la maggioranza dei quali erano donne e bambini. Sei uomini armati, iniziarono la sparatoria contro l’autobus con armi da fuoco e altro, e saliti a bordo, ammazzarono metodicamente i passeggeri. La mara Salvatrucha organizzò il massacro come protesta contro il Governo dell’Honduras, che proponeva di ristabilire la pena di morte nel paese. Nel febbraio del 2007, Juan Carlos Miranda Bueso e Darwin Alexis Ramírez, furono condannati colpevoli di vari delitti come assassini e tentato omicidio. Ebert Aníbal Rivera fu accusato dell’attacco e arrestato dopo essere fuggito in Texas. Juan Bautista Jiménez, accusato di aver pianificato il massacro, fu assassinato nel carcere. Secondo le autorità, fu impiccato dai suoi compagni reclusi appartenenti alla mara Salvatrucha. Non ci sono state prove sufficienti per condannare Óscar Fernando Mendoza y Wilson Geovany Gómez.

Conclusione:

Possiamo vedere che queste gang non hanno caratteristiche nobili, il loro orgoglio feroce, li rende ostili a tutte le persone aliene alla loro banda. Dentro il loro gruppo si rispettano, si valorizzano e si curano, ma fuori, tutto quello che è alieno, è riconosciuto come il nemico. I clickas spuntano come piccoli gruppi, aggiungendosi a un progetto malavitoso internazionale, che lascia preoccupate le autorità di tutti i paesi dove operano. Vivono un conflitto costante, nell’apparenza come nella loro attitudine di vita. Vogliono scontrarsi contro i valori sociali e tutto quello che è politicamente corretto. Non possono lavorare, anche se lo desiderassero, anche se sappiamo che non è questo il caso.  Per questo motivo si sono gettati senza esitazione nelle attività delinquenziali, le rapine, i saccheggi, le estorsioni, e il traffico di droga, tra le altre cose.

L’esperienza li ha dotati d’insegnamenti, per questo che le Maras, hanno riconsiderato certi aspetti della loro struttura. Per esempio, nonostante riconoscano alla pratica simbolica del tatuaggio, una grande importanza, hanno preferito rinnegare quella pratica, e potere mantenersi tra le ombre, senza destare allerta non necessaria alla polizia.

Anche se le fonti ufficiali indicano, che le gang stanno diminuendo, oltre a cercare una supposta pace, il caos e gli assassini, continuano a estendere le tracce di sangue lasciate da questi perniciosi individui. Danno la loro vita per le Maras, come noi, gli eco-estremisti, diamo la vita per le nostre divinità pagane e per la natura selvaggia. Loro, come noi, sanno cos’è vivere una guerra continua, citando le parole di uno dei loro membri “fino a dove resistiamo”.

REVISTA EXTINCIÓN N° 1

Con gran alegría criminal hacemos pública la nueva Revista Extinción número uno, editada desde el sur del continente con contenido interesante y variado, es uno de los esfuerzos propagandísticos eco-extremistas que se apila a varios otros como la Revista Regresión, la Revista Atassa (en inglés), la Revista Ajajema, y la Revista Anhangá (en portugués). No menos importantes también están los proyectos de difusión como Ash and Ruin (en inglés), y todos los trabajos editoriales de la Casa Editrice Ferox y de Nechayevshchina Editorial (ambas en italiano) respaldando la Tendencia del Terrorismo Nihilista.

La perseverancia, la dedicación y la continuidad en el proyecto criminal, hacen que cada uno de estos esfuerzos editoriales sean únicos en su categoría, y evidencia el avance de las posturas anti-humanísticas que se oponen violentamente al progreso humano.

¡Adelante con la Guerra!

¡Fuerza para los proyectos de propaganda eco-extremista, terrorista nihilista y antisocial!

¡Fuerza para los editores de la nueva Revista Extinción!


Revista Extinción 1

DESCARGA

https://mega.nz/#!JIkywIjT!9Dr2fF1vMVKvqMkB6Ojt3iQj2qpHKpyN4cqGUODW7Cg

DESCARGA (TOR) (Disponible solo por un mes)

http://z7zbg7sxhxfergpo.onion/2ha552ypazotwjplswgt-dn3xja32nsqtlwwr

____________________

Editorial

Una nueva publicación eco-extremista ha surgido, sacamos a la luz nuestro primer trabajo escrito, en tiempos más que agitados por estas zonas.

Hace no mucho nos alegrábamos enormemente, al enterarnos que el maldito progresista, Landerretche, había sido víctima de un atentado eco-extremista en las tierras del terremoto. Así como sabemos de los feroces miembros de la Sociedad Secreta Silvestre, y sus estruendosos ataques en Pindorama, tanto como de las Constelaciones Salvajes con su andar indiscriminado en las tierras de los Antiguos Querandíes. Nosotros, desde este esfuerzo editorial, buscamos aportar a aquellos individualistas que están en esto, con análisis, estudios, ensayos, traducciones, manuales y todo lo que vaya surgiendo en el camino.

La guerra contra la civilización, y más específicamente en contra del humano moderno en sí mismo, no es un juego, no es algo en lo que uno pueda enrollarse un rato, vivir algunos momentos vertiginosos y luego seguir adelante con la vida. Puesto que, la vida que se nos ofrecen en la era actual, no vale la pena vivirla en absoluto. La poca naturaleza salvaje que queda está siendo devastada, la civilización avanza constantemente por sobre los resquicios de esta, domesticando y destruyendo a todo, y a todos a su paso.

El humano moderno ha alterado todos los entornos en los que la vida en este planeta se desarrollaba de forma salvaje en el pasado, y no solo eso, ha pervertido su propia naturaleza, al punto de que hoy en día, el humano moderno ya no tiene remedio.

Este proyecto viene a aportar también al crecimiento de esta Tendencia en las tierras de los sures. Ya en su momento, algunos weyes de México estuvieron aportando a las mentes inquietas con inmensas cantidades de materiales, textos, traducciones, manuales, y así fueron consolidando todo esto, desafiando a la civilización con sus feroces actos que desde el primer atentado de ITS en 2011 no han parado de crecer y multiplicarse.

Todo esto me trae a la mente una frase de un comunicado de las viejas ITS, con respecto a que estaban surgiendo grupos que replicaban algunas palabras o ideas, tomando una asquerosa empatía pasajera con ellas, la frase decía específicamente; “Pero cabe recordar con esto, que toda oleada o moda termina algún día, y solo los que tenemos bien planteada la crítica contra el Sistema Tecnoindustrial seguiremos la misma vereda”

Y ha sido así, y ahora La Mafia se ha vuelto internacional. No importa que los “expertos” en seguridad subestimen a los grupos eco-extremistas, que los traten de criminales comunes y no de terroristas, que hablen de que no cuentan con los medios necesarios para llevar a cabo atentados de mayor calibre, no importan las palabras de los necios humanistas que condenan lo nuestro, o las torpes investigaciones para atrapar a quienes siguen la guerra ancestral. No importa porque los eco-extremistas no son simples anarquistas, no son sujetos revolucionarios de acción directa. Cuando un guerrero se encomienda a Lo Desconocido la naturaleza responde. Pero más allá de esto, el guerrero eco-extremista acepta su destino, y sabe que la muerte llegará cuando el momento sea el adecuado, sin dudas ni remordimientos ataca a pesar de esto. Es por eso que el guerrero ataca, y por eso nosotros nos posicionamos de esta manera, aceptando la carga de lo que somos y lo que hacemos, desde este esfuerzo Editorial vamos a seguir defendiendo a ultranza la tendencia y a los clanes de cómplices que la llevan a cabo, vamos a seguir aportando a la destrucción.

Tomamos esta ocasión para saludar la segunda publicación de los wachos de Ajajema y su bella revista, tanto como la publicación de Anhangá. Y un especial saludo a los cómplices que aportaron con hermoso material para hacer de este proyecto una realidad, para Apocalíptico, Quañeri, Espíritu Pwelche, Animal Inhumano, Meztli y Xale, quien nos dio una mano con la Edición de la revista. A todos ellos, a nuestros cómplices cercanos y lejanos, va este inmenso saludo, nada ha acabado!

Las palabras sobran y pronto serán arrastradas por el viento hacia los callejones del olvido, pero la guerra continúa, y eso es lo único que realmente importa.

__________________________

Contenido:

  1. Editorial
  2. Un verso anhelando lo salvaje
  3. La Mara Salvatrucha: La banda más peligrosa del mundo
  4. De Quañeri
  5. Los fieros Querandíes
  6. El Eco-extremismo y la mujer; parte 1
  7. ¿En que sueña el mundo?
  8. Ritual pagano del atentador