Tag Archives: Revista Regresión

Del norte al sur

Extraído de la Revista Ajajema n.º 2, escrito por Xale.


Fue como la lluvia que llegó sin avisar en un día soleado en Hidalgo, como el estremecedor trueno del cual no vi ni el relámpago que lo anticipó en Michoacán, como el fugaz correr de una liebre cuando anduve en bici por el desierto de Chihuahua, fue rápido y repentino, las noticias mexicanas lo anunciaron unas horas después de que los medios chilenos replicaran como locos la noticia de que un paquete-bomba había herido a uno de los representantes de la cuprífera Codelco, la empresa más grande en lo que respecta a la extracción de cobre del mundo. Lo primero que pensé fue, “La Mafia”, bastaron unas pocas horas para que confirmara lo que había pensado en silencio.

En un país tan tranquilo como es Chile (a comparación de México que diario son asesinadas más de 10 personas en diferentes partes del territorio nacional), un grupo de orgullosos eco-extremistas habían hecho de las suyas, ejecutaron el atentado con determinación, con completa cautela, sin dejar huellas aparentes para los servicios de inteligencia que los siguen buscando como idiotas hasta hoy, ni los más calificados policías de investigación, ni los más altos cargos de la administración gubernamental en turno, ni nadie ha podido atrapar a los misteriosos eco-extremistas responsables.

Recuerdo aquel día que ITS llegó a Chile públicamente, fue en febrero de 2016 cuando algunos de ellos incendiaron por completo y a plena luz del día, un bus del Transantiago, el hecho dejó sorprendidos tanto a los medios, como a los pacos que estaban acostumbrados a las llamadas de advertencia que hacen los grupos anarquistas para que inofensivamente los pasajeros sean auxiliados por las autoridades y así no hubiera heridos, ¿no que “guerra a la sociedad”?, puras mentiras con esos. Pero esta vez no fue así, ITS actuó indiscriminadamente sin importarle herir a civiles “inocentes”, resultando con la quema total de la maldita máquina, fierros humeantes, impacto por el osado atentado a plena luz del día, y por una declaración realmente alarmante, terrorista para muchos. Ya lo dije, hubo reacciones típicas de la sociedad y de las autoridades, pero también de los anarquistas modernos, con su muy acostumbrada y asquerosa actitud incluyente condenaron las filosas palabras de “Sureños Incivilizados” (SI), pero “saludaban la acción incendiaria”, ¿acaso era broma? De hecho, hubo una campaña difamatoria por medio de varios blogs liderada por los hijos chilenos de “Contrainfo” (a los cuales les resultamos bastante incómodos), para que los grupos anarquistas de aquel país “aislaran” a ITS y rechazaran el discurso del ataque indiscriminado, pensando que así detendrían el crecimiento de la semilla del eco-extremismo ya germinada en el sur del continente. Pero se equivocaron profundamente…

Las lunas pasaron, y de un grupo de ITS, surgió otro en abril de 2016, la “Horda Mística del Bosque” (HMB) se infiltró sigilosamente dentro de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas (dependiente de la Universidad de Chile, una de las cunas del progreso humano), y sin ningún problema instalaron un artefacto incendiario dentro de un salón, todo iba según lo planeado hasta que un trabajador de limpia encontró el artefacto y alarmado llamó a carabineros, los cuales desalojaron la facultad y neutralizaron la amenaza. Los miembros de la HMB estaban ansiosos por desatar el Caos, y meticulosamente se prepararon para dar un golpe contundente…

Es así como llegamos de nuevo a ese momento, viernes 13 de enero de 2017.

Un empleado de una empresa de mensajería llegó a una lujosa casa en el barrio acomodado de la comuna de La Reina, y entregó un paquete dirigido al señor Óscar Landerretche (jefe del directorio de Codelco). El regalo fue abierto y tras la detonación que precedió al abrir el paquete, no solo hubo heridas, daños, llanto y terror, es decir, no solo hubo una reacción física-jurídica sino una espiritual.

Tras la explosión, un abismal portal fue abierto, ánimas malditas de los guerreros ancestrales de los nativos sureños se liberaron. Andan sueltos por el sur del continente en busca de aquel o aquella individualista que se atreva a invocarlos para que tomen su mente, para que guíen sus manos y para que continúen con la Guerra a muerte en la que fueron masacrados por el invasor hace siglos.

Desde esta parte del mundo llamado “México” lo he sentido, desde aquel momento que me enteré de este fabuloso atentado lo he sabido, las fuerzas de los guerreros más terribles que combatieron junto con Lautaro o Caupolicán, están sueltos.

Los individualistas de “Sureños Incivilizados” y de la “Horda Mística del Bosque” han cumplido con su tarea de abrir esos portales, porque ellos fueron los primeros en ser atraídos por el llamado de lo Salvaje proveniente de los Selknam, Alacalufes, Yámanas, etc.

Lo Desconocido los protege, el manto de piel de guanaco de los nómadas fortalecidos por una vida pulida por las amenazas del puma, por la inclemencia del clima gélido, y por las asechanzas de los occidentales, los cubre por completo. Como el caminar en la cordillera blanquecina, la nieve in-visibiliza sus pasos.

Muchas han sido las líneas de investigación que ha llevado la fiscalía para tratar de detener a los “bombarderos de Codelco”, se dice que el paquete-bomba había salido desde una sucursal de una empresa de mensajería, y que esa sucursal tenía una cámara de seguridad, cuando se supo eso rápidamente policías de investigación, expertos criminalistas, peritos, etc., arribaron a dicho lugar y aislaron la oficina en cuestión, esto para tomar muestras de ADN, para entrevistar a los empleados, y sobre todo, para ver la grabación de la cámara de seguridad del día del atentado y antes de este, la cual se hubiera convertido en una de las pruebas claves para la investigación. Pero al parecer todo eso fue en vano, pues hasta la fecha no hay ni una sola imagen del o los terroristas que pagaron por el envío del paquete-bomba. Con toda seguridad puedo decir que Lo Desconocido guarda a los responsables, y que la cámara de vigilancia estaba inservible, por lo cual no arrojó ninguna imagen del o los responsables, de haber pasado lo contrario, la silueta o incluso la cara del o los responsables hubiera salido hasta el asco en los medios de comunicación chilenos, tal como ha pasado en otros casos, por ejemplo, en el caso del atentado anarquista contra el metro de Santiago.

Recuerdo que una cosa parecida pasó en México hace unos años atrás, cuando en agosto de 2011, las viejas Its hirieron con un paquete-bomba a dos importantes investigadores del Tecnológico de Monterrey en el Estado de México, después de que se hiciera pública la reivindicación, la policía trató de encontrar imágenes de los responsables (que habían abandonado el paquete-bomba por la madrugada), que quizás habrían sido grabados en una de las tantas cámaras de seguridad de dicha universidad, la sorpresa fue que las cámaras estaban en mantenimiento y por ende no hubo ninguna imagen. Cabe recordar que este atentado fue por el cual, las viejas Its tuvieron fama internacional, y de ahí comenzó todo un camino de destrucción, desestabilización y caos que ha durado hasta ahora.

¿Es acaso esto coincidencia? ¿Es coincidencia que las cámaras estén inservibles o en mantenimiento cuando los eco-extremistas ejecutaron sus atentados en México y Chile en estos casos particulares? Yo en lo personal no creo en las coincidencias, pienso que todo tiene una razón, muchas veces no logramos comprender por qué las cosas pasan de tal o cual manera, y ni hace falta comprenderlo en su totalidad, lo que sí es que esto es muestra irrefutable de que Lo Salvaje está con nosotros.

Así que de nada va a servir la campaña de difamación que, ahora llevan principalmente los anarquistas estadounidenses contra el eco-extremismo comparándonos con el Estado Islámico, de nada va a servir ninguna condena desde un revolucionario anarquista chileno que esté preso, de nada va a servir que sigan borrando los blogs afines a la Tendencia, de nada va a servir que denuncien videos o contenido por internet, así como de nada va a servir que inventen nuevos cargos criminales que condenen ataques tipo ITS, de nada va a servir que nieguen la existencia de grupos de La Mafia, que los achiquen o que los hagan ver en sus medios masivos de comunicación como “falsa bandera”, “ataques falsos”, o cualquiera de esas categorizaciones.

De nada va a servir nada de esto, lo sé porque me lo ha dicho Lo Inhumano, me lo dice la yerba creciendo sobre el pavimento, me lo ha dicho el movimiento de los terremotos, me lo ha susurrado la inmensidad del mar y su fuerza descomunal, me lo ha gritado el volcán, me lo ha escrito el huracán, me lo ha mostrado el humo de copal silvestre cuando estoy en ceremonia pagana, se me ha presentado en sueños, en la oscuridad, en el amanecer, debajo de un arbusto, en los ojos de un venado, en forma de alacrán, de árbol de pino, en el brillo de las estrellas, ¿te lo ha dicho a ti también? Yo sé que sí.

Xale (exjefe editor de la Revista Regresión)

(it) La Guerra di José Vigoa: Un breve discorso sul Metodo Eco-estremista

Traducción al italiano del texto “La Guerra de José Vigoa: Un breve discurso sobre el método Eco-extremista”, originalmente publicado en inglés por Atassa.

Texto disponible también en español y publicado en la Revista Regresión número 7.


La cosa più notevole che l’eco-estremismo ha intrapreso durante l’anno scorso, è la maggiore chiarezza nell’organizzazione. Benché il metodo di attacco sia stato sempre piccolo, disperso e riservato; e benché abbia rinunciato sempre al discorso rivoluzionario o alla discussione di un “movimento”, una rottura netta potrebbe rendere chiaro che l’ethos dell’eco-estremismo è differente da quello degli anarchici ed altri terroristi radicali. In confronto con l’attivista, l’eco-estremista cerca di emulare il criminale. Invece del Partito, il nichilista individualista costruisce una “società segreta” (spesso persino segreta tra di loro). Invece di un movimento, quelli che portano avanti la difesa estrema della Natura Selvaggia difendono una mafia. Se la nascita dell’eco-estremismo segna il passaggio del ponte per uscire dalla Terra del Progresso e l’Illuminismo, la nuova tappa verso la selvatichezza sta appiccando il fuoco a quel ponte, per vederlo ardere.

Ovviamente, ci sono ragioni teoriche per ciò. Per portare a termine le azioni eco-estremiste, i propri interpreti richiedono una maggiore autonomia e anonimato, come i delinquenti. Il liberale, il sinistrorso, l’anarchico e l’anarco-primitivista chiedono azioni che altri possano emulare e proclamare come il Crocifisso nel Vangelo: “Vadano e facciano la stessa cosa”. Vogliono “produrre in massa” un percorso di azione e comportamenti avanzati per adattarsi a tutte le situazioni e contingenze possibili. Tutto in un “codice aperto”, affinché tutti lo capiscano. Questo risponde alla necessità dell’ethos democratico, la sua Fede nel Popolo, il Dogma della Bontà Fondamentale della Natura Umana. Perfino i più comprensivi lettori iper-civilizzati vengono coinvolti nella letteratura eco-estremista e domandano: “Ma che cosa devo FARE? Come posso applicare questo alla MIA VITA? etc.”. Questa domanda, non ha risposta in questo caso.

L’eco-estremista è un opportunista. È un individualista. Non c’è un modello eco-estremista come invece sono quelli comunista o anarchico o primitivista. Ognuno è differente, come ogni crimine è differente. L’attivista moderno cerca di limitare il caos e l’eventualità: l’eco-estremista conta su se stesso,  prospera perfino in ciò. Le masse di attivisti iper-civilizzati, dai pacifisti fino al Blocco Nero, cercano di muoversi come una colonna napoleonica di truppe, con disciplina, con un obiettivo comune e con una forza, a confronto con lo Stato in una situazione di “potere duplice.” Sono tanto forti quanto questo vincolo è più debole. L’azione eco-estremista è la guerra di guerriglia nel senso pieno del termine: non solo nella pratica, ma anche nel proposito. L’eco-estremista, come il criminale, lotta solo per se stesso, per il suo beneficio, e con quelli che lottano in maniera simile, anche se lontani; coloro che lodano le loro azioni e cercano di emularli nelle loro particolari condizioni.

È per questo motivo che l’eco-estremismo è “pietra imprevista, la roccia che fa cadere, perché s’imbattono nella parola” (1 Pedro2: 8). Perfino quelli che simpatizzano, i porristas di sinistra che vogliono essere un po’ più militanti e pensano che poche parole a sostegno delle ITS aumentino la loro credibilità come “post-sinistrorsi”, non capiscono questo primo principio eco-estremista. L’eco-estremismo non ha che fare con poche parole militanti che stimolano la conversazione, oh a essere onesti, è una forma leggermente più violenta del pessimismo passivo che permea i circoli intellettuali progressisti. L’eco-estremismo è complicità cospirativa, affinità violenta ed amicizia che porta all’illegalismo. L’eco-estremismo non è un altro idolo ideologico sopra un altare insieme all’anarchismo insurrezionale, l’anarco-primitivismo, l’eco-anarchismo, il nichilismo passivo, etc. L’eco-estremismo è la rottura con gli idoli, perfino l’idolo della”auto-realizzazione” e “l’autonomia” dentro la marcia civilizzazione tecno-industriale. È lo zelo sacro del fanatico di fronte alle bestemmie contro la Natura Selvaggia, il desiderio avido di violenza contro la vittima iper – civilizzata e la singolare pazienza necessaria per attaccare il nemico nel momento opportuno. Qualunque similitudine con le ideologie che lo hanno proceduto è superficiale, nel migliore dei casi.

Come proseguo, utilizzeremo alcune lezioni della vita di un guerrigliero / criminale moderno, uno che è arrivato a opinioni simili sulla legittimità dell’attività criminale in una società corrotta. Parliamo qui di José Vigoa, ex-Spetsnaz (NdT1), possibile ufficiale d’intelligenza cubano, trafficante di droghe e ladro di casinò che è stato il terrore per le strade di Las Vegas durante gli anni 1999 e 2000. In questo periodo storico, lui e la sua piccola banda rapinarono alcuni dei casinò più grandi di Las Vegas, inclusa la MGM e la Bellagio. Vigoa ammazzò, anche due guardie di un camion blindato, che cercavano di giocare agli eroi.  Vogliamo citare alcuni passaggi dell’affascinante racconto di John Huddy, “Storming Las Vegas: How a Cuban-Born, Soviet-Trained Commando Took Down the Strip to the Tune of Five World-Class Hotels, Three Armored Cars and Millions of Dollars”, approfondendo il racconto su quello che appartiene a Vigoa ma senza fermarci nei dettagli biografici. Con questo cercheremo di apprendere le regole del compromesso e rendere chiaro su cosa accadrà con l’attacco individualista da ora e nel futuro. Il futuro, tanto quanto si può parlare di esso, appartiene all’individualista, al caos e l’amoralità.

“Non è che José Vigoa si metta a pensare alla determinazione delle guardie del Brink, poiché essi hanno rovinato quello che sarebbe potuto essere il loro furto per la pensione. Stupidi eroi, merda! Pensiamo a Vigoa mentre spara con potenza di fuoco contro le due guardie e si ritira in attesa al Rodeo. Vigoa si sorprende che gli uomini del Brink, pagati poco, lottino. Se non fosse per la linea di fuoco che arriva verso esso, dal pazzo gringo che gli spara al di sopra del baule, Vigoa direbbe in faccia alle guardie, l’assurdità di quello che sono: io non sto tentando di toglierti il tuo denaro, o mancarti di rispetto, o rubare qualcosa della tua famiglia. Voglio prendere il denaro dei grassi padroni del casinò, del maiale che ha milioni e milioni e sfrutta i suoi impiegati con salari da fame.”(16)

Intrepido, Vigoa realizza una riunione dopo la missione e annuncia una nuova politica: “La prossima volta noi spariamo per primi e non facciamo domande a nessuno. Non ho chiesto alle guardie i loro maledetti orologi e i portafogli. Tutto il mondo vuole essere eroe in questo paese”. Vigoa scrive più tardi nel suo diario: “Nel mio mondo, tu sei il cacciatore o quello cacciato. Las Vegas crea, Vigoa lo prende”.(22)

L’inizio del libro descrive un grosso furto di veicoli blindati nel Desert Inn Hotel di Las Vegas, quando Vigoa e la sua squadra aprono il fuoco troppo presto, affinché le  guardie consegnassero il denaro, permettendo loro così di restituire gli spari e difendersi. Questo è un tema che “diverte” il crimine di Vigoa: le povere guardie che avevano tutto da perdere e niente da guadagnare, con le loro pallottole difendevano con ogni mezzo il denaro dei loro capi. In questo, forse vediamo che gli “iper-civilizzati”, lontano da essere innocenti o sfruttati, sostengono un sistema ingiusto per un senso di orgoglio o abitudine. La civilizzazione non sopprime gli istinti animali, ma approfitta di essi per i propri fini: in questo caso, per difendere il concetto di proprietà privata e il “lavoro ben fatto” del lavoratore onesto. Ci sono altre prove da portare, per fare capire che gli iper-civilizzati non si metteranno mai contro il sistema tecno-industriale? (16)

“I furti e le tattiche di piccole unità utilizzate dalle gang, ricordarono alla polizia il proprio allenamento. I veterani di marina e dell’esercito riconoscono le tattiche di guerra di guerriglie delle Forze Speciali. L’agente speciale Brett W. Shields del FBI si rende conto che la gang usava le dottrine classiche dei commandos: (1) perfezionamento clandestino (2) combattimento breve e violento (3) fughe rapide (4) ritirate rapide e ingannevoli. I poliziotti si rendono conto che sono contro un criminale organizzato tanto vivace e letale come un qualunque bullo della vecchia scuola, ma che possiede un’eccezionale intelligenza nel campo di battaglia, potenza moderna di fuoco e sofisticate tattiche delle piccole unità.”(25)

Questa “militarizzazione” dell’attività criminale è un tema comune nei nostri giorni, come vedremo più avanti.

“Quello che Vigoa chiamava il Demone Feroce, lo agitava ora; si sarebbe svegliato presto. Poteva sentire la sua forza bruta e il caldo che si accumulava con forza in tutto il corpo. Quello che lo aveva attratto in una vita di crimine e brutalità, è la “paura” di questo sentimento ma Vigoa ora lo conosceva meglio.

Era sveglio e sempre più forte, e pronto sarebbe stato libero di fare il suo lavoro.”(104)

Questo passaggio si riferisce a un episodio immaturo nella carriera di Vigoa, ma come molti individualisti e selvaggi, primariamente anche Vigoa aveva uno spirito guida in combattimento. Per essere più forte di quello che può fare un semplice animale mortale, e per attaccare, spesso si ha bisogno dell’ispirazione di uno spirito, di un demonio, come nella credenza greca antica. Non è c’è da stupirsi allora che Vigoa credesse in questo,  nonostante le prese per il culo delle credenze umaniste anarchiche e sinistrorse che affermano che il potere di quest’ultimo proviene dal popolo. Quelli che aspirano ad azioni inumane devono avere un aiuto inumano.

Anche molti trafficanti erano drogati e usavano i guadagni per appoggiare i loro vizi ma Vigoa no. La sua astinenza non era morale ma destino della vita e  della morte. Devi mantenere il cervello “pulito”, disse ai suoi alleati. “Devi stare all’erta in ogni momento, perfino quando stai dormendo o facendo l’amore o con la tua famiglia. Devi vedere più lontano che altri uomini e in ogni angolo. Devi vedere nei cuori degli uomini. Devi leggere gli occhi del tuo nemico e sapere che stanno per attaccare, o qualche giorno cercheranno di ammazzarti.” (106)

Vigoa insegna sobrietà e vigilanza per la stessa ragione degli eco-estremisti: non per una morale bensì per un fine individualista. Il fine dell’eco-estremista è l’attacco, e i nemici sono da tutte le parti. La sobrietà e la vigilanza sono sempre necessarie. Alcuni diranno che questo equivale all’asceticismo: che tale vita è un abbraccio non necessario nelle difficoltà per qualche tipo di fine morale inverso. Nient’altro lontano dalla verità. L’uomo iper-civilizzato aspetta di essere difeso dalla tecnologia, i suoi edifici e la sua moralità. Perfino il più a-morale degli egoisti iper-civilizzati si basa sulla civilizzazione e le ostentazioni per la loro “amoralità.” La condizione reale dell’uomo senza civilizzazione è quella della vigilanza costante: nella selva, nel bosco, nella pianura e nei mari. Siamo tanto separati dai nostri sensi e di una vita di compromesso con il selvaggio che crediamo che una vita di controllo e sobrietà sia una vita di privazione. L’alternativa, tuttavia, è la vita dell’animale dello zoo: non siamo sotto nessuna minaccia fisica perché viviamo dentro delle gabbie. Per lo meno, l’eco-estremista resiste alla vita nella gabbia, benché sia solo per attaccare e tornare a scontrarsi il giorno dopo. L’alternativa di tentare di trovare la libertà nella gabbia, è assurda.

“In qualche modo, l’atto di fuga di Pedro fu qualcosa di buono”, affermò Vigoa.  “Ci misero alla prova. Dopo che Pedro fu cacciato dal parcheggio, non cediamo né ci lasciamo prendere dal panico. Questa è la forma in cui il combattimento è reale. Ci sono sempre sorprese. Niente va mai nella maniera che si suppone debba andare, e il piano è solamente il primo passo. Ci saranno sempre un riflusso e flusso nella lotta. È come reagisci alle sorprese che importa. Lo abbiamo fatto bene”(146 -147)

Il contesto per questa riflessione è la rapina al MGM che la banda di Vigoa portò avanti, è qui la lezione è ovvia. Andiamo avanti.

“Benché non sia il furto più lucroso, il furto al Mandalay Bay sarà l’esempio della banda che persegue l’assalto, senza resistenza, esattamente come stabilito dal piano. La presente rapina delle due guardie del Brink prende meno di un minuto, e la fuga ancora meno. Quando arrivano i poliziotti, gli uomini armati sono spariti da un po. Nessuno sa in che direzione sono fuggiti i sospetti, le descrizioni del veicolo di fuga variano, alcuni testimoni descrivono i banditi come uomini neri e non c’è evidenza balistica né impronte digitali.(186)

Questo è un buon riassunto della tattica della banda di Vigoa, che ha il predominio della velocità e la precisione nella realizzazione di rapine e fughe.

“Come uno squalo, Vigoa pensò che era animato da un impulso primordiale, perfino la dipendenza era sotto il suo controllo. Forse i suoi furti non riguardavano il bene o male, il denaro, la vendetta per le ingiustizie passate, o perfino per la famiglia. Erano sul potere, la violenza, il pericolo e l’emozione della caccia. Gli squali fanno quello che fanno senza rimorso, e la stessa cosa fece Vigoa. La polizia non poteva comprendere questo, pensò Vigoa. Non hanno idea di chi o con che cosa stanno trattando. (158)

È strano che tutti i “anarchici verdi”, nonostante i loro sforzi per il ri-inselvaticamento, per gli studi antropologici dei popoli primitivi, non possano capire quello che un criminale comune ha imparato tanto bene. Cioè, la violenza non era un mezzo per un fine nella vita “primitiva”, bensì spesso un fine in se stesso: un modo di vita. L’emozione della battuta di caccia e dell’incursione non è assorbita dall’hippie ri-inselvatichito nei giorni nostri, bensì dal criminale e il teppista, con tutte le sue contraddizioni e gli egoismi.

“La banda di Vigoa non sarebbe potuta funzionare totalmente, e mai forse, con la precisione dei commandos Spetsnaz, ma poteva essere insegnato loro a obbedire a ordini semplici ed eseguire i piani ben disegnati. Più tardi scrisse: “Una delle mie abilità speciali, nella guerra e nel crimine, era allenare duramente i miei uomini simulando la missione una e un’altra volta, a volte venti o trenta volte. Non c’era posto per l’errore. La polizia e l’esercito lo sanno sempre, perfino quando ti alleni ci saranno errori. Nella mia attività, posso commettere cinque furti di successo, ma se commetto un piccolo errore o permetto che i miei uomini diventino trascurati e indisciplinati, tutti moriremo o andremo a prigione con lunghe pene di condanna.”(161)

Qui comincia una parte cruciale nel libro, dove Vigoa inizia a descrivere la sua metodologia con più dettaglio. Qui vediamo che Vigoa, poiché è un uomo di azione, non ha nessun problema a esercitare l’autorità. Benché gli eco-estremisti tendano ad essere individualisti, non hanno nessun problema con l’autorità, poiché è concepibile che una situazione possa sorgere dove un piccolo gruppo si forma per portare a termine un’azione particolare. A differenza dell’anarchico o del sinistrorso, l’organizzazione non è una funzione dell’ideologia, bensì dell’efficacia in una situazione appropriata, sia la velocità e la precisione sono di massima importanza. Pertanto, non c’è nessun problema con l’autorità nell’eco-estremismo.

E ora la squadra poteva recitare le Regole di Vigoa quasi parola per parola:

– Non parlare sul lavoro, eccetto quello che “gela” la vittima ( ordinandogli che consegni l’arma). Silenzio assoluto tra i membri dell’unità.

-Piano A: Disarmare le guardie. Piano B: Ammazzarle senza vacillare se resistono.

-Vigoa, e solo Vigoa da gli ordini nel momento del rientro in macchina quando si fugge.

– Il secondo veicolo di fuga ( tecnicamente conosciuto come la prima macchina di fuga) , deve stare a una distanza contigua al“lavoro”, perché al guidatore dentro al furgone, è stato insegnato a utilizzarlo come ariete (NdT2), è può danneggiare la prima macchina nella scena del crimine.

– Un minimo di tre macchine sono necessarie per il “lavoro”. Questi veicoli, oltre il primo veicolo di fuga–  che è quello con il numero di matricola, dato che tutti i teste di solito lo segnalano, fanno un totale di quattro macchine per il lavoro.

– La velocità è essenziale – un minuto e fuori. (Quando Suárez comincia a protestare che perderà tanto tempo solo per recuperare il bottino, Vigoa lo interrompe: “ Questo non è il cinema, ragazzo, la gente ha telefoni cellulari, chiama il 911, e gli stupidi [ la polizia] usciranno dai negozi di ciambelle per un piccola azione.”)

–Non si devono lasciare nei garage dei casinò, macchine che non sono pronte, perché  gli agenti della sicurezza annotano i numeri delle targhe. Utilizzare garage di appartamenti.

–Il caos è la chiave. (Vigoa dice alla sua banda: “ Sapete che significa modus operandi? Silenzio. “ Buono, perché ne abbiamo uno. E deve essere imprevedibile. Questa è la Guerra. Essere prevedibile e morire”).

–Non lasciare niente dietro.

– Maschere da sciatori e vestiti oscuri. Usare sempre guanti. Lasciare le maschere indosso fino all’arrivo della terza macchina di fuga.” (165 – 166)

In queste regole, arriviamo a carpire l’enfasi dell’autorità, la velocità, e la precisione. Pero si vede anche, un segno al caos. Gli eco-estremisti vogliono essere il caos, o la Natura Selvaggia è una società addomesticata e artificiale. Non hanno nemmeno un modus operandi. Loro non chiedono nulla alla società se non attaccarla, perché i loro metodi non sono tanto differenti dai loro fini: attaccano per il bene dell’attacco. Questo permette di essere imprevedibili tale come Vigoa voleva esserlo.

“Non voglio ammazzare nessuno nelle mie rapine. Non volevo ammazzare la  guardia del centro commerciale. Dopo il Desert Inn, mi resi conto che ogni statunitense deve essere un cowboy. Chiamo tutto questo eroe di merda. Devi essere John Wayne e Mel Gibson e Bruce Willis, e se fai cose stupide, mi obblighi a fare in assoluto quello che faccio, questo non è stupido perché per sopravvivere, faccio saltare il tuo cervello di merda. T’invierò nel treno per l’inferno per un capriccio. Il mio capriccio (223)

Questo passaggio descrive quello che successe quando Vigoa e la sua banda, tentarono una rapina a un auto-blindato e arrivarono a ammazzare entrambe le guardie di sicurezza perché decisero di lottare. Una volta in più, gli iper-civilizzati difendono la civilizzazione, incluso anche quando non è nei loro interessi materiali. Chiamali come vuoi, pero non sono amici dell’individualista, o della Natura Selvaggia a conti fatti.

“Io non ero drogato o ubriaco, ma ero sicuro. Troppo fiducioso. Era lo stato di coraggio della festa. Mi sentii bene e soave, quasi in trance. Mi sentii invincibile e fu allora che abbassai la guardia. Proprio come gli hotel hanno fatto quando i più cedevoli ricchi, avvocati e contabili, hanno assunto i gangster italiani (248 -249)

Qui Vigoa descrive come restare con la “guardia bassa” lo portò alla caduta. Durante il suo furto della Bellagio, Vigoa portava il cappello sbagliato e fu identificato dalle telecamere di sicurezza, mostrando il suo viso in tutti i giornali. Anche questo è un avvertimento, contro la doppia vita: Vigoa era un uomo di famiglia e lasciò che una festa familiare lo rilassasse troppo e gli facesse perdere il suo obiettivo centrale. In ultima istanza, per questo motivo fu catturato: una parte della sua doppia vita inquinò l’altra.

“Il 3 giugno del 2002, era pronto per fuggire di sera dalla prigione della contea di Clark. Sarebbe stato un buon regalo definitivo per tutti gli agenti della legge, per non parlare della pubblicità per il DA(NdT3) una cosa come mantenere occupate le persone alle notizie. Ma succede qualcosa d’inaspettato e non pianificato. Un mio amico fu preso con del vino fatto nella prigione. La polizia mi domandò se potevano entrare nella mia cella per un secondo perché qualcuno era stato preso con del vino, poiché volevano sapere se avevo qualcosa. Guardarono intorno e non trovarono niente. Stavo lavorando quel giorno nella finestra, facendo il mio ultimo lavoro, ma non avevo le placche metalliche incollate molto bene o mascherate, perché la ricerca nelle celle era stata tanto repentina, in quel momento stavo ricontrollando il tutto, e i nuovi ufficiali senza esperienza scoprirono  il mio lavoro. Fu un colpo di fortuna. (335)

Dopo che Vigoa fu catturato, uno della sua squadra si stava preparando per testimoniare contro di lui in cambio di clemenza. Questa persona, tuttavia, finì impiccato nella sua cella in circostanze misteriose. Nonostante fosse in isolamento la maggior parte della giornata, Vigoa stava tentando di evadere attraverso le sbarre delle finestre e scappare. Questo dimostra lo spirito indomabile di Vigoa: perfino quando stava per essere condannato a una vita in prigione, cercava ancora la possibilità di scappare.

“Il tono della prima e delle seguenti interviste è competente e perfino cordiale. Ma quando Vigoa paragona la sparatoria del Ross e le tragiche morti nella guerra, lo interrompo. “Rubare alla gente puntando la pistola non è guerra”, gli dico. “Rubare alla gente puntando la pistola per arricchirsi e dopo sparargli quando resistono è assassinio.”

Il viso di Vigoa si fa oscuro. Guardandoci negli occhi, lui mi guarda in maniera dura. C’è una lunga pausa, dopo sospira: “Hai ragione, non è guerra”, dice Vigoa. “Bene, forse è un po’ come la guerra. Nella guerra non ammazziamo solo i soldati ma anche gente innocente. Ma a volte un uomo non ha un’altra possibilità. “ Vigoa ancora è attonito perché le guardie del Desert Inn e del Ross rischiarono le loro vite per il denaro di un’altra persona”.(354-355)

Nell’intervista dell’autore del libro, Vigoa resiste alla morale iper-civilizzata, e si rifiuta di escludere “l’innocente” nei suoi attacchi indiscriminati. Un’altra volta, è molto rivelatore che egli capisca quello che tanti “eruditi” non riescono a fare: che gli innocenti non sono tanto innocenti, e che la persona che”fa il suo lavoro” è precisamente quella che sostiene la civilizzazione.

 “José Vigoa è un esempio del criminale che più si teme nel futuro”, disse lo sceriffo Bill Young. “Nelle forze di sicurezza statunitensi sappiamo esattamente come combattere con il bullo di strada, ma stiamo attenti molto con gli stranieri allenati che sono intelligenti e non commettono delitti perché sono fedeli o hanno bisogno di denaro per droghe. Ne vediamo sempre di più di questi tipi a Las Vegas, in particolare dal Medio Oriente, gli Stati baltici ed America del Sud. I loro valori sono molto differenti dai nostri, e il lato spietato che mostrano lascia molti poliziotti americani storditi. Molti di questi ragazzi hanno precedenti militari e sono complessi e ben colti. Per noi è un grosso sforzo, trattare effettivamente con il mondo di José Vigoas.”

“La storia di José Manuel Vigoa Pérez, risulta essere la storia del nostro tempo.”(364)

Così finisce il libro di John Huddy su un gran prigioniero individualista che passerà il resto della sua vita in una prigione degli Stati Uniti. Da questo passaggio, è chiaro che José Vigoa fu un pioniere: un presagio delle cose a venire. È la mia convinzione che l’eco-estremismo condivide molte delle stesse caratteristiche che lo sceriffo descrive qui: persone che sono allenate (incluso l’auto-allenamento), indiscriminatamente violente, ben colte e implicate con il proprio gruppo criminale. Man mano che la struttura della società continua a sgretolarsi, la violenza, e quelli che la commettono saranno atomizzati sempre di più, disorganizzati (nel senso istituzionale), e spietati nei loro metodi. Questo pertanto, non è altro che una predizione della lettura dell’inevitabile. “Le cose non andarono a buon fine; Il centro non le può contenere…”

L’eco-estremista è quello che si è dato al caos che minaccia la civilizzazione tecno-industriale. Apprenderanno da José Vigoa, dalle tribù primitive, dai compagni terroristi, e chiunque possa offrire esempi su come portare a termine una guerra personale in difesa estrema della Natura Selvaggia, benché questa difesa sia meramente occhio per occhio, dente per dente.

Fonte:

Huddy, John. Storming Las Vegas: How a Cuban-Born, Soviet-Trained Commando Took Down the Strip to the Tune of Five World-Class Hotels, Three Armored Cars, and Millions of Dollars. New York: Ballantine Books, 2008

———————————————————————————————————

(Ndt) Note del traduttore:

  1. Forze speciali russe. Vigoa come soldato cubano iniziò nella vecchia URSS, sotto l’indottrinamento delle forze di elite.
  2. Utilizzare una macchina come “ariete”, è brandirla come un’arma per rompere porte e penetrare ostacoli nella fuga.
  3. District Attorney, il Pubblico Ministero

 ___________________________________

JOSÉ VIGOA: DATI BIOGRAFICI

José Vigoa fu il più grosso rapinatore di Las Vegas. Nacque il 24 di dicembre del 1959 in Caimito del Guayabla, Cuba. Cresce sotto il regime socialista implementato da Castro.

A 13 anni è inviato in URSS per un totale di 6 anni, per ricevere addestramento militare.

Terminato l’addestramento Spetsnaz, giuda un gruppo armato di cubani in Afghanistan che combattono contro i talebani affrontati dall’Unione Sovietica e i suoi alleati in quegli anni.

Finiti i combattimenti, Vigoa ritorna a Cuba, pero poco dopo decide di andarsene dal paese e nel 1980 arriva nella città statunitense di Las Vegas.

Senza opportunità lavorative e nel pieno della crisi d’immigrazione che scuoteva gli Stati Uniti, diventa trafficante di droga, ma nel 1989 è arrestato in un’operazione speciale della DEA, e accusato di traffico di cocaina.

Passa in carcere una condanna di 7 anni, e il 13 dicembre del 1996 esce in libertà condizionale.

Vigoa fuori dalla prigione, assetato di vendetta comincia a preparare un piano criminale elaborato che lo farebbe passare alla storia, così, allena i suoi amici nell’ostile deserto del Nevada (Óscar Cisneros, Luis Suarez e Pedro Durano) è inizia a mettere insieme armi corte e a sorvegliare lussuosi casinò, costosi hotel e auto-blindo che trasportavano il denaro effettivo degli stessi commerci. Così, la spettacolare corsa criminale di Vigoa prende piede:

– Il 20 settembre del 1998, Vigoa e i suoi uomini assaltano il casinò MGM Grand, andando verso l’uscita anticipatamente, dove creano un’imboscata a due guardie armate che portano borse piene di denaro dello stesso casinò. Tolgono loro le armi e portano via in contanti 1 milione e mezzo di dollari, più assegni.

Il lavoro è pulito senza sparare nessuna pallottola, i ladri fuggono senza lasciare piste. La polizia non sa ancora quello che sta per affrontare…

-Ottobre del 1998: La banda di Vigoa si fa passare per impiegati e rubano 11 veicoli di un negozio di rivendita auto, veicoli molto difficili da inseguire, che saranno utilizzati per scappare negli assalti pensati per il futuro. Quest’atto è il furto più grande di auto a Las Vegas.

-28 di giugno del 1999: In un pomeriggio soleggiato, il gruppo capeggiato da Vigoa fa un’imboscata a un paio di guardie di un blindato che usciva dal casinò Deset Inn. Le guardie resistono all’assalto e comincia una sparatoria, dove le guardie sono ferite. In quest’occasione Vigoa e compagni vanno via senza un solo dollaro, e benché la loro fuga sia prolungata, questa sarà una lezione che li segnerà.

-Agosto del 1999: Il famoso e lussuoso casinò Mandalay Bay, è rapinato da un gruppo di uomini armati. Questa volta il bottino sarà di 100 mila dollari in contanti, e i responsabili potrebbero essere la banda di Vigoa che fugge senza lasciare nessuna traccia alla polizia.

-3 di marzo del 2000: Incappucciati fanno un imboscata a un blindato che esce da un negozio di abbigliamento in Henderson, le guardie resistono all’assalto e Vigoa con un fucile AK47 le assassina a sangue freddo. La polizia cerca disperatamente gli assalitori e assassini, ma non trova nessuna traccia.

-22 di aprile del 2000: Uomini armati rapinano due guardie di sicurezza del lussuoso hotel New York New York, si portano via migliaia di dollari, e come in passato, non lasciano nessuna pista concludente per le indagini della demoralizzata polizia di Las Vegas.

-Giugno 2000: In un’operazione che dura approssimativamente 1 minuto, tre uomini si dirigono alle casse principali del famoso casinò Bellagio e con le pistole in mano si portano via tutto il denaro che trovano, Vigoa dal bancone dirige l’assalto e dà l’ordine di abbandonare il posto. Il centro di operazioni della sicurezza del casinò capta tutto l’assalto con le camere di sicurezza, e allertano le guardie che inseguono l’auto in cui fugge la banda di Vigoa. Quest’ultimo notando la presenza delle guardie, con un solo sparo allo pneumatico della macchina delle guardie, li ferma e riescono a scappare.

Il bottino del Bellagio fu di 200 mila dollari in contanti.

È qui, che comincia la caduta della banda di assalitori più famosa a Las Vegas.

Dopo lo spettacolare assalto al Bellagio, gli stessi padroni del casinò forniscono le immagini delle telecamere di sicurezza alla polizia, che le danno a tutti i giornalisti, così, si diffondono le immagini dei visi dei ladri in tutti i giornali dell’epoca; l’ufficiale di libertà condizionale di Vigoa lo riconosce e dà l’informazione alla polizia che rapidamente comincia la caccia.

-7 di giugno 2000: Vigoa è visto uscire da un centro commerciale con la sua famiglia, ed è seguito dalla polizia. Notando la presenza poliziesca, Vigoa accelera con la sua auto e comincia un feroce inseguimento, la squadra SWAT chiude la strada facendo si che Vigoa esca dalla sua auto, lasciando la famiglia dentro. Fugge a piedi tentando di fare perdere le proprie tracce ai suoi inquisitori. Vedendosi accerchiato Vigoa lotta con i poliziotti che lo vogliono arrestare. Nello scontro, è sopraffatto, essendo in inferiorità numerica, e ci vogliono 4 agenti per ammanettarlo e arrestarlo.

Da quando arriva in prigione, i giudici pensano di dare la pena di morte a Vigoa per l’assassinio delle guardie dell’Henderson. Il suo amico Óscar Cisneros, dopo essere stato arrestato, è obbligato a  testimoniare contro Vigoa, ma viene trovato impiccato ed il caso si sgonfia. L’unico testimone che testimonierebbe contro Vigoa è morto, non si sa se Cisneros decide di suicidarsi piuttosto che mandare a morte il capo criminale della sua stessa banda, o c’è qualcuno che lo ammazza facendo sì che il fatto sembrasse un suicidio.

– 3 di giugno 2002: Vigoa cerca di scappare di prigione, pero viene scoperto dalle guardie.

-16 agosto 2002: Vigos è giudicato, dichiarandosi colpevole di 43 accuse di delitti non gravi e 3 accuse di delitti gravi. È condannato all’ergastolo, dove passa i suoi giorni pensando al metodo migliore per scappare, se la vita lo permetterà…

REVISTA EXTINCIÓN N° 1

Con gran alegría criminal hacemos pública la nueva Revista Extinción número uno, editada desde el sur del continente con contenido interesante y variado, es uno de los esfuerzos propagandísticos eco-extremistas que se apila a varios otros como la Revista Regresión, la Revista Atassa (en inglés), la Revista Ajajema, y la Revista Anhangá (en portugués). No menos importantes también están los proyectos de difusión como Ash and Ruin (en inglés), y todos los trabajos editoriales de la Casa Editrice Ferox y de Nechayevshchina Editorial (ambas en italiano) respaldando la Tendencia del Terrorismo Nihilista.

La perseverancia, la dedicación y la continuidad en el proyecto criminal, hacen que cada uno de estos esfuerzos editoriales sean únicos en su categoría, y evidencia el avance de las posturas anti-humanísticas que se oponen violentamente al progreso humano.

¡Adelante con la Guerra!

¡Fuerza para los proyectos de propaganda eco-extremista, terrorista nihilista y antisocial!

¡Fuerza para los editores de la nueva Revista Extinción!


Revista Extinción 1

DESCARGA

https://mega.nz/#!JIkywIjT!9Dr2fF1vMVKvqMkB6Ojt3iQj2qpHKpyN4cqGUODW7Cg

DESCARGA (TOR) (Disponible solo por un mes)

http://z7zbg7sxhxfergpo.onion/2ha552ypazotwjplswgt-dn3xja32nsqtlwwr

____________________

Editorial

Una nueva publicación eco-extremista ha surgido, sacamos a la luz nuestro primer trabajo escrito, en tiempos más que agitados por estas zonas.

Hace no mucho nos alegrábamos enormemente, al enterarnos que el maldito progresista, Landerretche, había sido víctima de un atentado eco-extremista en las tierras del terremoto. Así como sabemos de los feroces miembros de la Sociedad Secreta Silvestre, y sus estruendosos ataques en Pindorama, tanto como de las Constelaciones Salvajes con su andar indiscriminado en las tierras de los Antiguos Querandíes. Nosotros, desde este esfuerzo editorial, buscamos aportar a aquellos individualistas que están en esto, con análisis, estudios, ensayos, traducciones, manuales y todo lo que vaya surgiendo en el camino.

La guerra contra la civilización, y más específicamente en contra del humano moderno en sí mismo, no es un juego, no es algo en lo que uno pueda enrollarse un rato, vivir algunos momentos vertiginosos y luego seguir adelante con la vida. Puesto que, la vida que se nos ofrecen en la era actual, no vale la pena vivirla en absoluto. La poca naturaleza salvaje que queda está siendo devastada, la civilización avanza constantemente por sobre los resquicios de esta, domesticando y destruyendo a todo, y a todos a su paso.

El humano moderno ha alterado todos los entornos en los que la vida en este planeta se desarrollaba de forma salvaje en el pasado, y no solo eso, ha pervertido su propia naturaleza, al punto de que hoy en día, el humano moderno ya no tiene remedio.

Este proyecto viene a aportar también al crecimiento de esta Tendencia en las tierras de los sures. Ya en su momento, algunos weyes de México estuvieron aportando a las mentes inquietas con inmensas cantidades de materiales, textos, traducciones, manuales, y así fueron consolidando todo esto, desafiando a la civilización con sus feroces actos que desde el primer atentado de ITS en 2011 no han parado de crecer y multiplicarse.

Todo esto me trae a la mente una frase de un comunicado de las viejas ITS, con respecto a que estaban surgiendo grupos que replicaban algunas palabras o ideas, tomando una asquerosa empatía pasajera con ellas, la frase decía específicamente; “Pero cabe recordar con esto, que toda oleada o moda termina algún día, y solo los que tenemos bien planteada la crítica contra el Sistema Tecnoindustrial seguiremos la misma vereda”

Y ha sido así, y ahora La Mafia se ha vuelto internacional. No importa que los “expertos” en seguridad subestimen a los grupos eco-extremistas, que los traten de criminales comunes y no de terroristas, que hablen de que no cuentan con los medios necesarios para llevar a cabo atentados de mayor calibre, no importan las palabras de los necios humanistas que condenan lo nuestro, o las torpes investigaciones para atrapar a quienes siguen la guerra ancestral. No importa porque los eco-extremistas no son simples anarquistas, no son sujetos revolucionarios de acción directa. Cuando un guerrero se encomienda a Lo Desconocido la naturaleza responde. Pero más allá de esto, el guerrero eco-extremista acepta su destino, y sabe que la muerte llegará cuando el momento sea el adecuado, sin dudas ni remordimientos ataca a pesar de esto. Es por eso que el guerrero ataca, y por eso nosotros nos posicionamos de esta manera, aceptando la carga de lo que somos y lo que hacemos, desde este esfuerzo Editorial vamos a seguir defendiendo a ultranza la tendencia y a los clanes de cómplices que la llevan a cabo, vamos a seguir aportando a la destrucción.

Tomamos esta ocasión para saludar la segunda publicación de los wachos de Ajajema y su bella revista, tanto como la publicación de Anhangá. Y un especial saludo a los cómplices que aportaron con hermoso material para hacer de este proyecto una realidad, para Apocalíptico, Quañeri, Espíritu Pwelche, Animal Inhumano, Meztli y Xale, quien nos dio una mano con la Edición de la revista. A todos ellos, a nuestros cómplices cercanos y lejanos, va este inmenso saludo, nada ha acabado!

Las palabras sobran y pronto serán arrastradas por el viento hacia los callejones del olvido, pero la guerra continúa, y eso es lo único que realmente importa.

__________________________

Contenido:

  1. Editorial
  2. Un verso anhelando lo salvaje
  3. La Mara Salvatrucha: La banda más peligrosa del mundo
  4. De Quañeri
  5. Los fieros Querandíes
  6. El Eco-extremismo y la mujer; parte 1
  7. ¿En que sueña el mundo?
  8. Ritual pagano del atentador

(es-en-it) AJAJEMA (Texto editorial)

Texto editorial de la Revista Ajajema N° 2 recientemente publicada.

Lee el número 1 de Ajajema.

¡Por la continuidad de los proyectos destructivos contra el progreso humano!

*Traducción del texto editorial en inglés y en italiano (este a cargo de Algol) también disponible.


Editorial

El sur ya esta frío, las tierras del fin del mundo bajan sus temperaturas. Ya el sol poco se deja ver, él es tapado por negras nubes que colmadas de agua, solo aguardan para empapar el suelo.

De esta forma comienza un nuevo ciclo para la Tierra, ciclo natural y majestuoso que la humanidad moderna ha llamado “invierno”. Proceso de la Naturaleza Salvaje que es temido, odiado e incluso maldecido por algunos humanos necios, estos comúnmente lo catalogan como  “el mal tiempo”. Ciclo Salvaje temido por la civilización en su conjunto, pues su desgracia golpea ferozmente a todo su progreso. Sus ciudades tiemblan con cada gota de lluvia caída, con cada nevazón o helada matinal que cubre la Tierra. Sus estructuras quedan impotentes ante su magistral fuerza, calles que en instantes son transformadas en ríos, ríos que desbordan su caudal, aludes y vientos tempestuosos que minan sus ciudades.

Con el inicio de este bello y vital ciclo de la Tierra, y potenciado con la fuerza indomable de lo Salvaje es que presentamos el segundo numero de la revista “Ajajema: contra el progreso humano desde el sur”. En el nombre de la lluvia y de la nieve, del vendaval y del rayo, del frio y las heladas, de las nubes y la cordillera. Lejos de las fechas predispuestas por el humano moderno, y apegado a los ciclos de la Tierra, salimos de nuevo.

La guerra eco-extremista por los sures persiste, los grupúsculos e individualistas que dan cara al progreso humano están íntegros y feroces. Sus cuerpos  son pacientes, pero sus mentes inquietas no descansan. Al asecho como los felinos de Tierra del Fuego andan, buscan, observan y ratifican. Ocultos en las sombras conspiran, desde lo profundo de los montes sureños son poseídos por los espíritus de sus ancestros. Sus cuerpos dispuestos para el atentado se encomiendan a lo Desconocido, sus pasos son cubiertos por las ánimas místicas que los protegen.

Así se gesta la guerra eco-extremista por estas Tierras, con aciertos y fallos, con incendios, explosiones y amenazas. Nosotros como grupo editorial de esta revista no quedaremos al margen del arrojo de los guerreros extremistas en sus andanzas. Nuestras palabras y esta publicación nacen desde el profundo deseo de propagar el germen eco-extremista por las indómitas planicies sureñas. Rincón del mundo que últimamente ha evidenciado potentes gestos de complicidad y afinidad, con el surgimiento de diversos proyectos de difusión.

Las Tierras que hace años fueron habitadas por tribus salvajes de humanos cazadores y recolectores, las Tierras de la cordillera y las costas, de los desiertos y los bosques, del Peuco, del Ñandú,  del Canquén, del Chincol y del Queltehue. Del Puma, del Zorro culpeo, del huemul, del Guanaco, del Coipo, del Chingue, del Cururo y el Pudú. Esta Tierra es la que hoy da vida y alberga a comprometidos individualistas que le han declarado la guerra a la civilización y al progreso humano. Seres que se han despojado de los valores humanistas para desenvolverse como animales Salvajes por las putrefactas urbes, arrojándose al abismo caótico de lo Desconocido.

Es un agrado para nosotros enterarnos y ver cada nuevo video propagandístico editado anónimamente. Saludamos complemente la creación dela Revista Anhanga en Pindorama, que con contenido en idioma portugués procura abrazar la guerra de los individualistas por la selva amazónica. Con los audio-textos desde Estados Unidos, con los manuales terroristas de ITS, con las labores de traducciones de las almas afines, con los músicos que sin importar las consecuencias alzan su voz a favor de la tendencia, para todos ellos y ellas, un abrazo lleno de complicidad.

¡Por la propaganda eco-extremista, por la guerra a la civilización!

-Grupo editorial Ajajema


Ajajema No. 2 Editorial

The South is now cold. Temperatures in the lands at the end of the world fall. The sun barely shows itself, it is covered by black clouds full of water. They stand there ready to soak the ground. Continue reading (es-en-it) AJAJEMA (Texto editorial)

REVISTA AJAJEMA N° 2

Con total complicidad criminal publicamos, el segundo número de la “Revista Ajajema: Contra el progreso humano desde el Sur”.

Saludamos la iniciativa de propaganda eco-extremista con gran alegría, y animamos a la multiplicación de proyectos como este que se dediquen a pulir las armas homicidas anti-humanistas.

¡Por la continuidad de la Guerra ancestral!


REVISTA AJAJEMA N° 2

Contenido:

-Editorial

-Epew (Cuento Mapuche)

-En lo lechoso, la extrañeza reside en el camino (Traducción de “Puma”)

-Creación del mundo (Mitología Mapuche)

-El mundo espiritual de los Fueguinos (Tomado de Martín G.)

-Cuentos Fueguinos (Varios autores)

-Un poema de guerra (Traducción de Zúpay)

-Reventando los barrotes de las jaulas anárquicas: Breves reflexiones desde un ex-anarquista

-Una gran y terrible tormenta (Traducción de Zúpay)

-Del norte al sur (Xale)

-La noche del mundo infernal (Traducción de Espíritu Tanu)

-Apología del Caos (Grupo editorial)

-A la Mafia del Sur (Espíritu Pwelche)

___________________

Contacto:

ajajema[arroba]mail1click.com

DESCARGAR CON TOR (DISPONIBLE SÓLO POR UN MES):

http://z7zbg7sxhxfergpo.onion/dq2zh7gjt45jhhwnhpao-5gwahqeas4dnrody

DESCARGAR SIN TOR:

https://mega.nz/#!HpkUDI5A!RlcNKj4x7BAEdwNt7kESkoUsmFRzGry5ZAhsEnxnu64

Algunas reflexiones sobre el actuar del humano moderno desde una perspectiva eco-extremista

Texto publicado en la Revista Regresión N°7 publicada en abril pasado.


Breve introducción: Este texto se comenzó a redactar a principios de febrero y estaba pensado para ser publicado antes, pero por una cuestión y otra su redacción tuvo un ligero retraso, aun así, vimos la oportunidad de que fuera publicado en la Revista Regresión #7. Al principio del texto se pueden leer varios acontecimientos ocurridos en México, otros más concretamente en la región Lagunera (NdE 1), los cuales el lector puede investigar si quiere para una mejor comprensión. El tema expuesto en el texto es más complejo y sabemos que se necesita desarrollarlo aún más, pero es lo que hay por el momento, al menos conseguimos por medio de este escrito hecho a cuatro manos y a noches de desvelo, ordenar algunas ideas en nuestra cabeza que tan reborujadas (NdE 2) andaban.

Desde el seísmo de la crisis:

La ciudadanía sigue lamentándose por el alza de la gasolina, nuevamente en la región Lagunera “organizaciones de izquierda” quienes no pasan de veinte integrantes, se ilusionan y emocionan con el “despertar del pueblo”, otra ilusión más, otra revolución que no llegará jamás. A unas horas para que Andrés Manuel López Obrador (NdE 3), el amado líder de muchos izquierdistas -que a mí me causan demasiada gracia-, se presente en Torreón; hablando sobre la esperanza, sobre el cambio que se encuentra en un porvenir en donde él y su partido lleguen al poder.

Nos sentimos tan alejados de aquellas personas de “noble corazón”, que llorarán de emoción con las palabras esperanzadoras de su líder, o de quienes ansían otra coyuntura de descontento social para marchar y sentirse más cerca de su soñada revolución. Para ellos nuestro total desprecio y risa burlona.

Recientes acontecimientos han sacudido a México desde saqueos en distintos puntos del país (NdE 4), un tiroteo en un colegio de Monterrey (NdE 5), hasta un intento de suicidio en una preparatoria de Torreón (NdE 6), todo esto tiene estremecida a la ciudadanía e indignados y preocupados a los izquierdistas de noble corazón. Nosotros no sentimos empatía por ninguno de esos “trágicos” sucesos, ya que disfrutamos de ver que todo dentro de la civilización se va pudriendo, a fin de cuentas, el progreso que nos prometen y venden no es tan ideal ni bonito.

Hoy el salvaje viento nos hizo imaginar a Cachiripa (NdE 7) manifestándose ante los fieros irritilas, aunque fuera un fuerte viento que nos abrazó de melancolía; sabemos que eso jamás volverá. El hombre al tornarse totalmente dependiente de la tecnología perdió toda su naturalidad, volviéndose artificial y aceptando esa condición con júbilo y emoción, entusiasmados van los híper-civilizados hacia el futuro tecnológico ideal. Hoy el viento que azotaba la ciudad sólo iba infestado de residuos industriales que envenenan el aire, el viento sólo apestaba a progreso y urbanismo desenfrenado. Una regresión es imposible, no buscamos que el humano retorne a la edad de piedra, pues eso nos haría unos ilusos más, para nosotros el humano merece desaparecer.

Esto es lo que nos motiva a escribir hoy, ya que, no sabemos si las personas ajenas al eco-extremismo carecen de la capacidad para realizar una lectura analítica o los eco-extremistas realmente somos pésimos escritores, porque al parecer hay algo que conflictúa mucho a todos aquellos pseudo-críticos que “estudian” y “explican” los hechos y comunicados que realizamos. Es muy recurrente ver u oír a esos “críticos” realizar la pregunta de: ¿Y qué buscan estos locos?, o en otras ocasiones realizan sus fantasiosas explicaciones sobre qué es lo que quieren los grupos eco-terroristas, sin olvidarme del error más recurrente: tildarnos de anarquistas aun y cuando en casi cada comunicado que realiza algún grupo se recalca que los eco-extremistas/terroristas ¡NO! somos anarquistas.

Algunos anarquistas aún buscan un cambio radical en la forma de las relaciones humanas, pasar de una manera jerarquizada a una horizontal en donde nadie esté por arriba de nadie, nosotros los eco-extremistas no buscamos un cambio en las relaciones humanas, a nosotros lo humano nos resulta despreciable, que el obrero no sea explotado o que el transporte público suba de precio es algo que nos tiene sin cuidado, esto es algo que los intelectualoides no logran estructurar al momento de hablar sobre el eco-extremismo, que nuestra guerra no es por ni para el humano, sino todo lo contrario, somos la antítesis de lo humano.  Es por eso que nosotros nos mantenemos ajenos y repudiamos toda lucha e ideología que busque aportar de manera positiva a la humanidad, es decir; el eco-extremismo se posiciona contra el progreso humano y todo lo que eso conlleva pese a la contradicción que nuestra condición representa.

No somos seres de buen corazón, incluso rechazamos el concepto de ser “bueno”, ¿por qué?; porque hace tiempo dejamos de encontrar “motivos” para luchar por el desarrollo y el bienestar de la humanidad. Como lo escribimos anteriormente, algunos analistas intentan descifrar el pensamiento de los eco-extremista, sin ser capaces de quitarse esa óptica antropocentrista al momento de postular sus conjeturas sobre el eco-extremismo. Con esto nos referimos a que siempre intentan buscar un sentido humano a las acciones de la tendencia. Es decir, cuando se realiza un atentado por algún grupo eco-extremista los cuestionamientos giran en torno a, ¿qué es lo que piden estos grupos?, e incluso de una manera horrorosamente errónea se ha llegado a decir en algunos noticieros que los atentados eco-extremistas son para “exigir” la liberación de presos ligados al movimiento anarquista. Los medios de información siguen mintiendo y dejan ver su ignorancia cada que hablan sobre nosotros. Ni “oficiales” ni “alternativos” están exentos de este repetitivo error.

Pero ¿qué se puede esperar de aquellos “grandes sabios” e intelectuales?, ¿qué se puede esperar cuando alguien que vive por y para cumplir objetivos se encuentra con algunos que no viven persiguiendo objetivos ni sueños, incluso que no esperan nada de sus acciones, ni un triunfo pues saben que ya se ha perdido? Aquel grito de “Nada está perdido”, dejó de tener significado alguno en nuestra recepción. Efectivamente todo está perdido, pero para los intelectuales que hablan y hablan sobre nosotros y nuestras acciones, aquellos que portan los sentimientos humanistas, moralistas y antropocentristas (NdA1) tan característicos de la cosmovisión occidental todo sigue un curso ideal o al menos no dejan de verlo de esa forma hacia el pleno desarrollo humano, empleando tal concepto sin ni siquiera cuestionar que implica este.

Cómo vimos la palabra libertad forma parte de ese pensar humanista, pero ¿qué significa declararse libre? Declararse “libre” hoy en día es sinónimo de poder costear elecciones de consumo en la oferta del mercado, elegir el mejor lugar para embriagarse después de una atenuante semana de trabajo, viajar a los destinos con mayor atractivo turístico, formar o no una familia y un sinfín de cosas que tienen cabida en el libre albedrío del ser civilizado. Como vemos el ser libre va indiscutiblemente ligado al comercio, al consumo, a la vida mercantil. ¿El hombre civilizado será realmente libre? El humano, al nacer es el mamífero que tarda más tiempo en valerse por sí mismo a diferencia de otros animales no humanos, llega a este mundo indefenso y requiere años de aprendizaje en el seno familiar que le permitan ser autónomo; no es caprichoso ese aspecto de la vida humana, pues hace miles e incluso millones de años apropiarse de las técnicas de supervivencia requerían de un amplio desarrollo de saberes. En la antigüedad, la tribu enseñaba a los más jóvenes los conocimientos básicos y elementales para su supervivencia, para que lograran tener la capacidad y la aptitud de enfrentar los entornos naturales tan hostiles. Ahora, permanece esa característica de larga duración en el crecimiento del infante, solo que se aprovecha de manera distinta, en una primera etapa se encuentra la crianza dentro de la familia,  la cual es encargada de adoctrinar al joven humano ad hoc al modelo de vida que plantea y acepta la sociedad moderna tecno-industrial.

En este texto hemos decidido centrarnos en un aspecto que tanto la familia, la escuela, la sociedad y los diversos medios de comunicación se encargan de construir en nuestro pensamiento cuando comenzamos a tener conciencia sobre nuestra existencia. Tal vez con esto podremos dar también una explicación del por qué los ridículos analistas jamás logran comprender el pensar de los eco-extremistas. Ya que ellos al igual que todos los habitantes de la sociedad moderna, también fueron educados en los esquemas impuestos por la tecno-industria. Los contextos en los cuales se relacionan y desarrollan las distintas personas dentro de esta sociedad moderna son variados y sumamente diferentes, al menos en México esa diferencia es muy marcada, basta con analizar distintos aspectos para llegar a esta conclusión, las zonas de residencia por su ubicación denotan poder adquisitivo, lo que influye en el tipo de instituciones en donde las personas son formadas y los lugares en que se desenvuelven; las aspiraciones son otro aspecto polimórfico  en la civilización que más adelante trataremos, las diferencias de relaciones con otras personas es igualmente determinada por el contexto y lo vemos reflejado en el lenguaje, ya que a pesar de que en el país hablamos español, podemos encontrar variantes regionales, incluso en una misma ciudad contrastes por sectores, esto gracias a que la experiencia y la lengua brindan al hablante la manera de interpretar y ver el mundo, es, este entonces  la base del pensamiento (NdA2). Pero, en cuanto a las aspiraciones, aunque diferentes, es algo que los habitantes de los distintos contextos comparten, es decir, cada habitante de la sociedad moderna posee una aspiración, un objetivo el cual debe cumplir, ¿para qué?, para una banal realización, para conseguir el éxito, lo cual explicaremos.

Desde pequeños nos educan para ser “destacados” en algo, se nos implanta la idea de despuntar en un mundo mercantil como este, todos quieren ser “sobresalientes”, aunque hay diversas concepciones y formas sobre esto, de nuevo todo va dependiendo del contexto desde el cual se desea sobresalir, aunque el precio por no conseguirlo es el mismo: la frustración. La mente del humano moderno gira entorno a lograr objetivos por más superficiales que estos sean, la familia como lo escribimos arriba nos adoctrina, nos prepara en materia civilizatoria para fijarnos objetivos, aunque estos en primera instancia sean difusos, una vez que hemos adquirido las normas sociales de comportamiento, viene la escuela y la sociedad para ayudar a pulir esos deseos y objetivos que van tomando forma y esclareciéndose cada vez más. Son los distintos medios de comunicación los que dan la estocada final, pues últimamente los cibernéticos -a los cuales hasta los más jóvenes ya tienen acceso- ofrecen los esquemas a los que nuestros objetivos y aspiraciones tienen que amoldarse, pero… ¿cómo lograrlo? No importa, el punto es situarse en la cima, o engañarse aparentándolo.

Los objetivos de cada humano no son innatos, no son sustantivos, ni el humano ya viene con esos deseos desde antes de nacer, estos están determinados por su contexto social, por lo tanto, cada objetivo no será el mismo para alguien de un barrio marginal, como para alguien de un sector lujoso y adinerado. Lo que se comparte en esta sociedad moderna es el deseo a obtener el reconocimiento que provoca conseguir tal objetivo. Los humanos modernos actúan en pos de ser reconocidos por su entorno social, y este va desde el ser más superficial hasta el más izquierdoso revolucionario, el querer ser reconocido, el ser elogiado y aplaudido por cumplir la meta es parte del funcionamiento del humano o mejor dicho del híper-civilizado que habita dentro la sociedad moderna tecno-industrial.

Hay quienes su tan soñado y anhelado objetivo es montar una empresa, y eso no es algo sorpresivo pues el cuento de los jóvenes emprendedores y la vida empresarial es un canon impulsado por todos los medios dentro de la sociedad moderna, basta con observar el tipo de educación que se imparte en la mayoría de los colegios privados, un claro ejemplo de ellos es el ITESM (Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterey), institución la cual fomenta la vida empresarial e impulsa a sus estudiantes a convertirse en esos “jóvenes emprendedores” comprometidos con el progreso mercantil y el humano.  Pero NO todos los humanos modernos tienen como fin montar su propia empresa, hay otros que esperan terminar sus estudios universitarios y así poder “ser alguien en la vida”, para luego volcarse al trabajo asalariado y aburrido esclavizándose en una compañía, pero siempre con el objetivo de poder conseguir una importante acumulación de dinero. No es novedoso escuchar a alguien que va a estudiar cierta carrera universitaria porque según él, “allí está el dinero”. Pero en el deseo pretencioso de conseguir sus objetivos -que en ocasiones son llamados objetivos de vida-, hay algo más que la acumulación de dinero, pues hay personas los cuales sus “objetivos de vida” -como ellos lo llaman- se basan en alcoholizarse, salir de fiesta cada noche y ser el más popular de todos. Se preguntarán ¿ellos no tienen ningún objetivo?, ya que la mayoría de las veces sólo están en trabajos que les permiten costearse su vicio o en algunas ocasiones no trabajan, muchos dirán –entonces ellos están rompiendo con los esquemas impuestos por la sociedad moderna, ellos son la contradicción viviente a la vida en base a conseguir objetivos. Es incluso gracioso como hay quienes se creen la “antítesis” viviente de los valores que dicta la sociedad moderna al tornar su vida en base al consumo de drogas ya sea legales o ilegales. Lamentablemente para esos sujetos que se sienten los “apestados sociales” o los grandes rebeldes, su consumo y su diversión es otro actuar impuesto por la sociedad moderna.

La acumulación de capital, el bienestar económico, el acabar la universidad, o el beber y salir a clubes nocturnos en efecto son los objetivos logrados, pero, la verdadera satisfacción tras el “gran” logro es el reconocimiento social. No debemos perder de vista que cada objetivo se determina por un contexto social, es decir, nace de la convivencia social, por lo tanto, es un producto social. Así, la sociedad moderna tecno-industrial la cual está presente hasta en la más mínima acción de sus habitantes, es la gran determinante de los objetivos que cada híper-civilizado quiere llegar a conseguir. Mejor dicho, las relaciones que son condicionadas por la sociedad moderna.

Pero el reconocimiento por cada logro no es similar en cada contexto, son distintos los objetivos que se tienen que conseguir en una familia pudiente a los que se tienen que cumplir en una pandilla, o en un grupo fiestero de amigos. Es por eso, que lo trascendental que signifique conseguir los objetivos depende del contexto social en el cual vive y convive el humano que se dispone a conseguirlos, el reconocimiento social que se otorgue depende, por lo tanto, del contexto social. Lo que para un contexto social signifique una vergüenza, para otro es razón de elogiar.

Es aquí donde todo análisis y razonamiento de los “expertos intelectuales” se encuentran con un laberinto en el cual hay infinitas salidas falsas, al intentar explicar el discurso y el actuar de los eco-extremistas. ¿Qué se puede esperar cuando quienes viven en base a cumplir objetivos motivados por el reconocimiento social que obtendrán, se hayan frente a algunos que no les interesa adquirir ningún tipo de reconocimiento social? Ya que los eco-extremistas no esperamos que nos elogien, ni nos admiren, ni seamos seres reconocidos por la civilización, al contrario, tanto de la civilización como de sus ciegos perpetuadores sólo esperamos el desprecio. Es por eso que los “analistas” no encuentran motivos guiados por su diosa “razón”, ya que lo más razonable es tener un fin, un objetivo el cual se tiene que cumplir, sus esquemas se destruyen al dar cuenta que hay quienes no basan su vida en cumplir objetivos, pues los eco-extremistas no esperamos lograr nada trascendental en nuestro actuar, ni nos engañamos a nosotros mismos pensando en que nuestro fin o mejor dicho, nuestro objetivo, es derrotar a la civilización, sabemos que eso no es posible. ¡Basta de anhelos!, les gritamos a los ilusos soñadores. ¡Basta de sueños!, les gritamos a aquellos que sólo dormitan en su efímera existencia. ¡Basta de mañanas!, les gritamos cual trueno a los que temen del ahora.

Muchas críticas habrá hacia este texto, nos adelantamos a una, nos dirán: ¿por qué los eco-extremistas difunden comunicados y reflexiones si no buscan conseguir ningún objetivo, ni lograr lo trascendental? Los eco-extremistas estamos en guerra, por lo tanto, la propaganda y la reflexión son herramientas de las cuales nos hacemos valer al posicionarnos dentro de este debacle, tácticas como “Guerra de nervios”(NdA3) son utilizadas por los eco-extremistas, desde la filosa crítica hasta el estremecedor explosivo.

¡Qué sigan en su mundo de anhelos y sueños, nosotros seguiremos danzando en los infiernos!

 

-Ozomatli

-Huehuecoyotl

Torreón, marzo 2017

________________

Notas de Editor:

1) La región Lagunera comprende varios municipios de los estados de Coahuila y Durango, por mencionar los principales están los municipios de Lerdo y Gómez Palacio en Durango y Torreón en Coahuila. Dicha zona antiguamente compartía ríos, montañas, oasis, desiertos y una gran variedad de ecosistemas en donde deambulaban los salvajes Irritilas (entre otros), nativos cazadores-recolectores-pescadores y nómadas que fueron diezmados por las enfermedades, la migración y la guerra de los invasores europeos en el siglo XVI.

2) Revueltas, mezcladas.

3) Posible candidato presidencial de izquierda, quien dice que gobernará México con “amor”.

4) Los saqueos a tiendas comerciales, casas de empeño, gasolineras, tiendas departamentales y demás negocios, se suscitaron en enero de 2017 en ciudades como Estado de México, Ciudad de México, Veracruz, Nuevo León, Cancún, Michoacán, Chiapas, Puebla, etc. Sobre el hecho, varios grupos de ITS en el centro del país reivindicaron su participación en dichos saqueos en el décimo noveno comunicado de la Mafia.

5) El 18 de enero, un adolecente disparó fríamente una escuadra .22 contra alumnos y su maestra en el Colegio Americano del Noreste, en la ciudad de Monterrey, Nuevo León. El caso fue ampliamente difundido por la prensa nacional e internacional, en el link el video de la masacre y algunas foto del suceso:

http://www.bestgore.com/road-accidents/teen-student-shoot-teacher-colegio-americano-del-noreste-mexico/

6) El 20 de enero de este año un adolecente se intentó suicidar dentro de una preparatoria en la ciudad de Torreón, Coahuila. Aunque, según la prensa, el adolecente tenía pensado en matar a varios estudiantes y después suicidarse tal y como sucedió en Monterrey, no pasó así y solo se registró su intento de suicidio. Acá la nota de la prensa:

https://www.debate.com.mx/mexico/Joven-intenta-suicidarse-en-su-preparatoria-20170120-0135.html

7) Cachiripa, según lo dicho en el décimo quinto comunicado de ITS en una pequeña nota final, era una manifestación animista de los Irritilas, estrechamente relacionada con los remolinos de viento y tierra que se dan en la región.

https://maldicionecoextremista.espivblogs.net/2016/09/15/america-decimo-quinto-comunicado-de-individualistas-tendiendo-a-lo-salvaje/

______________

Notas de los autores (NdA)

1) Estos tres conceptos son sumamente complejos y complicados, más complicado aún es tratar de explicarlos totalmente a fondo en este texto cuyo fin no es ese, ya será para otra ocasión. Así que para evitar malos entendidos nosotros desarrollaremos los conceptos intentando que sea de una forma fácil de comprender. Sobre el humanismo pondremos como punto clave los derechos humanos y el lema de la Revolución Francesa “Libertad, Igualdad y Fraternidad” ya que pensamos que estos tres “derechos humanos” continúan imperando en el pensamiento de todo ser occidental, sería interesante cuestionarse que se entiende por dicho lema. Sobre el concepto moralista nosotros lo planteamos como una de las formas en que los habitantes de la civilización piensan y actúan, ya que vemos que la mayoría de sus actos y pensamientos esta regidos por la moral, dividiendo todo entre el bien y el mal y juzgando desde esa óptica. En cuanto al antropocentrismo el cual es reforzado por los conceptos anteriores nosotros vemos la tendencia en la cual todo gira alrededor del ser humano y sus intereses los cuales tienden a su progreso sin tomar en cuenta las repercusiones y consecuencias de sus actos.

2) La hipótesis de Sapir-Whorf hace referencia al relativismo lingüístico que de una manera muy reduccionista cosiste en lo determinante que puede ser una legua en la forma de pensamiento en una sociedad.

3) Por ahora no ahondaremos en el concepto a de “Guerra de nervios”, ya que es algo complejo que merece un escrito aparte para lograr un mejor desarrollo.

Imaginarios urbanos y transhumanismo: tensiones entre la ficción tecno urbana y la humanidad salvaje

Extracto de uno de los recientes artículos incluidos en una revista sobre sociología de la Universidad de Valladolid.
El escritor responsable, un doctor en filosofía mexicano, expone de manera muy acertada la situación que se vive en México respecto a los actos de ITS, la parte que reproducimos es la que nosotros encontramos aceptable, todo iba bien hasta que comparó a los eco-extremistas con el mito del buen salvaje, aclarando, los eco-extremistas no creemos en ese mito moderno, nosotros al igual que nuestros antepasados salvajes estamos lejos de ser “buenos”, estamos lejos de ser nobles.


En un pasillo de la Ciudad Universitaria de la UNAM hay un hombre muerto. Sobre el pavimento la sangre roja mancha a la declarada zona de monumentos, patrimonio artístico de México. Las autoridades se apresuran en sus conclusiones: un asalto fallido, quizás la resistencia del hombre, y luego una certera puñalada que le dejó sin vida tras de una importante pérdida de sangre. Se trataba de un funcionario de la Facultad de Ciencias Químicas, que habría salido tarde de su trabajo y habría tenido la malísima fortuna de toparse con uno o varios malhechores en una mala hora. Un hombre joven, que habría estado casado.
La policía no tiene muchos elementos para trabajar, el pasillo está oculto a las cámaras de seguridad de la Universidad, las horas en las que el crimen ha ocurrido no son las más concurridas, por lo que aparentemente no hay testigos y al registrar a la víctima han encontrado sus pertenencias, identificaciones, aún dinero y otros papeles en su cartera. “Quizás no tuvieron tiempo de quitarle el dinero”, concluye confundida la autoridad. No revelan al público ni a la prensa datos de lo encontrado en la escena del crimen, pues ello podría obstaculizar algún hallazgo en el curso de su investigación.
Un día después, un comunicado es transmitido por la web. Un grupo, autodenominado Individualistas Tendiendo a lo Salvaje, se atribuye ese crimen y como prueba señalan que no ha sido robada ninguna pertenencia de la víctima (dato desconocido por el gran público) y dan escalofriantes detalles del crimen que sólo los ejecutores y las autoridades podrían conocer. Las autoridades callan, y ellos señalan como una estrategia de las instituciones el permanentemente “echar tierra” sobre esos asuntos, que son acciones terroristas abiertas, encaminadas a poner en marcha una agenda ideológica extremista que es soterrada por las autoridades y las instituciones, que presumiblemente estarían perfectamente al tanto de los reclamos del grupo extremista desde hacía años y que se niegan sistemáticamente a negociar con ellos o siquiera a aceptar su existencia.
Como prueba de ello, dan una lista de crímenes y atentados a instalaciones de diversos centros de altos estudios del país, llevadas a cabo en los últimos años y además dando minuciosos detalles de los lugares, de los afectados, tecnologías usadas en los actos terroristas, etc.
Se señalan a sí mismos como eco-extremistas, nihilistas e individualistas. Señalan además que se trata de una guerra contra lo que ellos mismos llaman los “híper-civilizados” (Proceso, 2016). Sostienen que la civilización ha llegado a un punto de desapego, desprecio y depredación con la naturaleza que como nunca antes ha puesto en riesgo toda la vida en el planeta. Ellos sostienen además que los más importantes responsables de ese estado de cosas lo constituye la élite tecno-científica, por lo que sin ningún orden predecible han llevado a cabo atentados contra científicos y contra centros de investigación, que es en donde se gesta la híper-civilización.

Dicen en el comunicado que fue hecho público por Proceso y en su propia página web (Gómez Leyva, 2016), que ellos se intuyen como herederos del pasado remoto, de los antepasados chichimecas, extintos a manos del invasor genocida, se saben poseídos por los espíritus de los guerreros que luchan una guerra santa; que tomarán como trofeo las cabelleras de sus adversarios, como lo hacían esos guerreros prehispánicos. Se señalan a sí mismos como profesando una religión basada en el culto a los antiguos dioses paganos, a la tierra, el viento, el sol, que les lleva a ser humanos naturales que rechazan todo lo civilizado:
“Nuestro objetivo en concreto es la civilización en su totalidad, las universidades y empresas que generan esclavos para que este sistema siga creciendo, los centros comerciales e instituciones que llenan de basura las mentes de los borregos ciegos directo al matadero (con esto no estamos posicionándonos a favor de las sociedad, de la masa, la cual también contribuye a la destrucción de la Tierra con su simple existencia), atacamos los símbolos de la modernidad, de la religión, de la tecnología y del progreso, atentamos directamente contra los responsables de que esta mancha urbana siga creciendo y devorando los entornos silvestres que aún quedan.
En resumidas cuentas, nosotros, los eco-extremistas estamos en contra del progreso humano, el cual corrompe y degrada todo lo bello que hay en este mundo, el progreso todo lo vuelve artificial, mecánico, gris, triste, nosotros no soportamos eso, por eso es que le hemos declarado la guerra a esta civilización y a su asqueroso progreso desde hace unos años atrás” (op. cit.)

Dan a entender a través de los medios en que difunden sus ideas, que se trata de un movimiento mundial, que ha pasado de las ideas, de las utopías y las acciones aisladas de creación de comunidades alternativas, a una militancia violenta contra lo que consideran ha corrompido al hombre natural, despojándolo de sus lazos con la tierra, por lo que han identificado los objetivos de sus acciones violentas:
“Las universidades, centros educativos, instituciones académicas etc., son lugares donde se preparan los progresistas del presente y del mañana, por ende, son objetivo inamovible del atentar eco-extremista.
Las incubadoras del progreso (preparatorias, universidades, bachilleratos, etc.), son pieza clave para el desarrollo del sistema tecnológico, científico e industrial, academias desde donde se alistan las mentes de los jóvenes ciegos por la modernidad, y cómplices de la destrucción de la Naturaleza Salvaje” (Individualistas Tendiendo a lo Salvaje, 2016).

Luchan contra “humanismo”, “progresismo”, “solidaridad promiscua”, “colectivismo”, “igualdad”, etc. (op. cit.) que reconocen como valores corruptos de la civilización que son inculcados a las mentes jóvenes. Establecen como sus propios valores y formas de accionar el apego y respeto a la naturaleza salvaje, rechazo total al cristianismo y enaltecimiento de creencias individuales paganas apegadas a la naturaleza, tanto en lo cotidiano como en los actos extremistas; aceptan como una línea de acción clave al terrorismo, buscan que sus afiliados se comporten con determinación, austeridad, apego y práctica de actividades delincuenciales, sobriedad y paciencia; rechazan totalmente (tanto en ideas como en actos) al progresismo, buscan que sus seguidores desarrollen constancia, rechazo a las luchas selectivas, asumir la responsabilidad y rechazan a la revolución como concepto y estrategia (Revista Regresión números 3 y 4, 2016).
El discurso de este grupo eco-extremista puede ser una buena muestra para poder ver el imaginario que subyace a este movimiento o al de quienes abrigan simpatía por sus ideales, aunque no compartan una similar adhesión por sus métodos. Indudablemente hay un desprecio de la ciudad, a la que se le identifica como algo sucio, ajeno de la naturaleza:
“El presente está plagado de horrores causados por la misma civilización, por la alienante realidad tecnológica (redes sociales, teléfonos), respira el espeso aire de esta sucia ciudad, mira las vías repletas de automóviles, observa la masa apretujándose en los camiones, en el metro, ve sus caras hartas de lo mismo” (Gómez Leyva, 2016).

Que puede identificarse con el ideal anti-urbano que atraviesa a lo que se ha denominado imaginario eurocéntrico, como uno de sus componentes principales (Narváez, 2012) y que expresa un profundo terror ante el crecimiento y desarrollo de las metrópolis y una colateral pérdida de humanidad:
“El exceso de población y organización ha producido la metrópoli moderna, en la que se ha hecho casi imposible la plena vida humana de múltiples relaciones personales. Por tanto, si deseamos evitar el empobrecimiento espiritual de individuos y sociedades enteras, abandonemos la metrópoli y volvamos a la pequeña comunidad rural […] en la que los individuos puedan conocerse y cooperar como personas completas” (Huxley, 2003: 467).

(…)

(es) La Guerra se José Vigoa: Un breve discurso sobre el Método Eco-extremista

Las lecciones aprendidas de un legendario asaltante de casinos.

Tomado de Revista Regresión n° 7. Traducido a su vez de Atassa.


Lo más notable que el eco-extremismo ha emprendido durante el año pasado, es su mayor claridad en la organización. Aunque su manera de atacar siempre ha sido pequeña, dispersa y reservada; y aunque siempre ha renunciado al discurso revolucionario o a la discusión de un “movimiento”, sólo una ruptura rotunda podría dejar claro que el ethos del eco-extremismo es diferente al de los anarquistas y otros terroristas radicales. A comparación del activista, el eco-extremista busca emular al criminal. En lugar del Partido, el nihilista individualista construye una “sociedad secreta” (a menudo secreta incluso entre sí). En lugar de un movimiento, los que llevan a cabo la defensa extrema de la Naturaleza Salvaje defienden una mafia. Si el surgimiento del eco-extremismo señala el cruce del puente para salir de la Tierra del Progreso y la Ilustración, la nueva etapa de la gestión del salvajismo está prendiendo fuego a ese puente y viéndolo arder.

Por supuesto, hay razones teóricas para ello. Para llevar a cabo acciones eco-extremistas, los propios actores requieren de una mayor autonomía y anonimato, al igual que los delincuentes. El liberal, el izquierdista, el anarquista y el anarco-primitivista abogan por acciones que otros puedan emular y proclamar como el Crucificado en el Evangelio: “Vayan y hagan lo mismo”. Quieren “producir en masa” un curso de acción y comportamientos desarrollados para adaptarse a todas las situaciones y contingencias posibles. Todo es “código abierto” y para que todos lo vean. Esto responde a su necesidad del ethos democrático, su Fe en el Pueblo, su Dogma de la Bondad Fundamental de la Naturaleza Humana. Incluso los más comprensivos lectores híper-civilizados se detienen en la literatura eco-extremista y preguntan: “¿Pero qué debo HACER? ¿Cómo puedo aplicar esto a MI PROPIA VIDA?, etc.,” Si usted tiene que preguntar, entonces no hay respuesta en su caso.

El eco-extremista es un oportunista. Él es un individualista. No molde eco-extremista como hay un molde comunista o anarquista o primitivista. Cada uno es diferente, al igual que cada crimen es diferente. El activista moderno busca limitar el caos y la contingencia: el eco-extremista cuenta con él, incluso prospera en ello. Las masas de activistas híper-civilizados, desde los pacifistas hasta el Bloque Negro, buscan moverse como una columna napoleónica de tropas, con disciplina, con objetivo común y con una fuerza que confronta al Estado en una situación de “poder dual”. Estos son tan fuertes como su eslabón más débil. La acción eco-extremista es la guerra de guerrillas en el sentido pleno del término: no sólo en la práctica, sino también en el propósito. El eco-extremista, al igual que el criminal, lucha sólo por sí mismo, por su propio beneficio, y con los que luchan de manera similar si es que está lejos; aquellos que eluden sus acciones y buscan emularlas en sus propias circunstancias.

Es por eso que el eco-extremismo es “piedra de tropiezo, y roca que hace caer, porque tropiezan con la palabra” (1 Pedro 2: 8). Incluso aquellos que simpatizan, esos porristas izquierdistas que quieren ser un poco más militantes y piensan que unas pocas palabras en apoyo de los ITS aumentan su credibilidad como “post-izquierdistas”, no entienden este primer principio eco-extremista. El eco-extremismo no se trata de unas pocas palabras militantes que estimulan la conversación, o una forma ligeramente más violenta del pesimismo pasivo que permea en los círculos intelectuales progresistas, si es que son honestos. El eco-extremismo es una complicidad conspirativa, una afinidad violenta y una simpatía que lleva a la ilegalidad. El eco-extremismo no es otro ídolo ideológico que uno tiene en el altar junto con el anarquismo insurreccional, el anarco-primitivismo, el eco-anarquismo, el nihilismo pasivo, etc. El eco-extremismo es el rompimiento de ídolos, incluso el ídolo de la “auto-realización” y “autonomía” dentro de la podrida civilización tecno-industrial. Es el celo santo del fanático frente a las blasfemias contra la Naturaleza Salvaje, el deseo codicioso de violencia contra la víctima híper- civilizada y la singular paciencia necesaria para atacar al enemigo en el momento oportuno. Cualquier similitud con las ideologías que le precedieron es superficial, en el mejor de los casos.

Para ir más lejos, tomaremos algunas lecciones de la vida de un guerrillero / criminal moderno, uno que había llegado a opiniones similares sobre la legitimidad de la actividad criminal en una sociedad corrupta. Hablamos aquí de José Vigoa, ex-Spetsnaz (NdT1), posible oficial de inteligencia cubano, traficante de drogas y ladrón de casinos que fue terror en las calles de Las Vegas durante los años 1999 y 2000. Durante ese tiempo, él y su pequeña banda robaron algunos de los casinos más grandes de Las Vegas, incluyendo la MGM y el Bellagio. Vigoa también mató a dos guardias de camión blindado que intentaban jugar al héroe durante un robo. No vamos a detenernos en los detalles biográficos de Vigoa aquí, sino citaremos pasajes del fascinante relato de John Huddy, “Storming Las Vegas: How a Cuban-Born, Soviet-Trained Commando Took Down the Strip to the Tune of Five World-Class Hotels, Three Armored Cars and Millions of Dollars”, y comente sobre ello como le sea apropiado. Con esto buscamos aprender de las reglas del compromiso y arrojar luz sobre cómo el ataque individualista sucederá a partir de ahora en el futuro. El futuro, tanto como se puede hablar de él, pertenece al individualista, al caos y a la a-moralidad.

“No es que José Vigoa piense bien de la determinación de los guardias del Brink, ya que estropearon lo que podría haber sido su robo de jubilación. ¡Estúpidos héroes, mierda! Piensa Vigoa mientras dispara fuego pesado contra los dos guardias y se retira al Rodeo que espera. Vigoa se sorprende de que los hombres del Brink mal pagados, luchen. Si no fuera por la línea de fuego que vino hacia él y el gringo loco que le disparó por encima del baúl, Vigoa les diría a los guardias en sus rostros lo absurdos que son: yo no estoy tratando de quitarte tu dinero, o faltarte al respeto, o robar algo de tu familia. Quiero tomar el dinero de los dueños gordos del casino, del cerdo que tiene millones y millones y explota a sus empleados con salarios del cacahuate.” (16)

Intrépido, Vigoa realiza una reunión posterior a la misión y anuncia una nueva política: “La próxima vez nosotros disparamos primero y no hacemos preguntas a nadie. No pregunté a los guardias por sus malditos relojes. Todo el mundo quiere ser un héroe en este país”. Vigoa escribe más tarde en su diario: “En mi mundo, tú eres el cazador o el cazado. Las Vegas lo hace, Vigoa lo toma.” (22)

La apertura del libro describe un robusto robo de vehículos blindados en el Desert Inn Hotel de Las Vegas, cuando Vigoa y su equipo abrieron fuego demasiado pronto para que los guardias entregaran el dinero, permitiéndoles así devolver los disparos y defenderse. Esto sería un tema en la juerga del crimen de Vigoa: que los pobres guardias que tenían todo que perder y nada que ganar, con las balas de regreso defendían el dinero de sus jefes de todos modos. Tal vez aquí vemos que los “híper-civilizados”, lejos de ser inocentes o explotados, sostienen un sistema injusto por algún sentido de orgullo o hábito. La civilización no suprime los instintos animales, sino que los aprovecha para sus propios fines, en este caso, para defender el concepto de propiedad privada y el “trabajo bien hecho” del trabajador honesto. ¿Podría haber más pruebas de que los híper-civilizados nunca se pongan en contra del sistema tecno-industrial? (16)

“Los robos y las tácticas de pequeñas unidades utilizadas por la pandilla, le recordaron a la policía su propio entrenamiento. Los veteranos de marina y del ejército reconocen las tácticas de guerra de guerrillas de las Fuerzas Especiales. El agente especial Brett W. Shields del FBI se da cuenta de que la pandilla usaba las doctrinas clásicas de los comandos: (1) inserción clandestina, (2) combate breve y violento, (3) huida rápida, y (4) retirada rápida y engañosa. Los policías se dan cuenta de que están en contra de un criminal organizado tan colorido y letal como cualquier matón de la vieja escuela, pero que posee una excepcional inteligencia en el campo de batalla, potencia moderna de fuego y sofisticadas tácticas de pequeñas unidades.” (25)

Esta “militarización” de la actividad delictiva es un tema común en nuestros días, como veremos más adelante.

“Lo que Vigoa llamaba el Demonio Fiero estaba agitándolo ahora; pronto estaría despierto. Vigoa podía sentir su fuerza bruta y el calor acumulando fuerza en todo su cuerpo. Una vez que había temido al sentimiento, pensó que era lo que lo había atraído a una vida de crimen y brutalidad, pero Vigoa lo sabía mejor ahora. El Demonio Fiero era su escudo y salvación, la fuerza primitiva que lo mantenía vivo.

Estaba despierto y cada vez más fuerte, y pronto sería libre de hacer su trabajo.” (104)

Este pasaje refiere a un episodio temprano en la carrera de Vigoa, pero como muchos individualistas y salvajes antes, Vigoa también tenía un espíritu de guía en combate. Para ser más de lo que uno puede hacer como un simple animal mortal, y para atacar, a menudo se necesita la inspiración de un espíritu, de un demonio, como en la creencia griega antigua. No es de extrañar entonces que Vigoa creyera en esto, y por lo cual un anarquista o izquierdista se burlaran de eso, ya que el poder de estos proviene del pueblo según sus creencias humanistas. Aquellos que aspiran a acciones inhumanas deben tener ayuda inhumana.

Muchos traficantes también eran adictos y usaban sus ganancias para apoyar su hábito, pero Vigoa no. Su abstinencia no era moral, sino de vida y muerte. “Tienes que mantener el cerebro claro”, advirtió a sus aliados. “Tienes que estar alerta en todo momento, incluso cuando estás durmiendo o haciendo el amor o con tu familia. Tienes que ver más lejos que otros hombres y en cada esquina. Tienes que ver en los corazones de los hombres. Tienes que leer los ojos de tu enemigo y saber que están a punto de atacar, o algún día intentarán matarte.” (106)

Vigoa enseña sobriedad y vigilancia por la misma razón que hacen los eco-extremistas: no por moral sino por un fin individualista. El fin del eco-extremista es el ataque, y los enemigos están en todas partes. La sobriedad y la vigilancia siempre son necesarias. Algunos dirán que esto equivale al ascetismo: que tal vida es un abrazo innecesario en las dificultades para algún tipo de final moral inverso. Nada más lejos de la verdad. El hombre híper-civilizado espera ser defendido por su tecnología, sus edificios y su moralidad. Incluso el más a-moral de los egoistas híper-civilizados se basa en la civilización y sus pompas por su “amoralidad”. La condición real del hombre sin civilización es la de la vigilancia constante: en la selva, en el bosque, en la llanura y en los mares. Estamos tan separados de nuestros sentidos y de una vida de compromiso con las cosas salvajes, que creemos que una vida de vigilancia y sobriedad es una vida de privación. La alternativa, sin embargo, es la vida del animal del zoológico: no estamos bajo ninguna amenaza física porque vivimos en jaulas. Por lo menos, el eco-extremista resiste la vida en la jaula, aunque sólo sea para atacar y volver a pelear otro día. La alternativa es tratar de encontrar la libertad en la jaula, lo cual es un absurdo.

“De alguna manera, el acto de desaparición de Pedro fue algo bueno”, dice Vigoa más tarde. “Nos pusieron a prueba. Después de que Pedro fue expulsado del aparcacoches, no nos desmoronamos ni nos dejamos llevar por el pánico. Esta es la forma en que es en el combate real. Siempre hay sorpresas. Nunca nada va en la manera que se supone que tiene que ir, y el plan es solamente el primer paso. Siempre habrá un reflujo y flujo en la lucha. Es cómo reaccionas a las sorpresas que importan. Lo hicimos bien.” (146-147)

El contexto para esta reflexión es el robo de MGM que la banda de Vigoa llevó a cabo, y la lección aquí es obvia. Sigamos adelante.

“Aunque no sea el robo más lucrativo, el robo al Mandalay Bay será el modelo de la cuadrilla que persigue el asalto, sin resistencia, y exactamente según el plan. El actual robo de los dos guardias del Brink toma menos de un minuto, y la escapada aún menos tiempo. Para cuando llegan los policías, los pistoleros han desaparecido desde hace tiempo. Nadie está de acuerdo en qué dirección huyeron los sospechosos, las descripciones del vehículo de escape varían, algunos testigos describen a los bandidos como hombres negros y no hay evidencia balística ni huellas dactilares.” (186)

Este es un buen resumen de la táctica de la banda de Vigoa, que predominó en velocidad y en la precisión en la realización de robos y huidas.

“Al igual que un tiburón, Vigoa pensó que estaba animado por un impulso primordial, incluso la adicción fuera de su control. Tal vez sus robos no eran sobre el bien o el mal, el dinero, la venganza por las injusticias pasadas, o incluso por la familia. Eran sobre el poder, la violencia, el peligro y la emoción de la caza. Los tiburones hicieron lo que hicieron sin remordimiento, y lo mismo hizo Vigoa. La policía no podía comprender esto, pensó Vigoa. No tienen idea de quién o con qué están tratando.” (158)

Es extraño que todos los “anarquistas verdes”, a pesar de sus esfuerzos por la “re-salvajización” y por sus estudios antropológicos de pueblos primitivos, no puedan entender lo que un criminal común aprendió tan bien. Es decir, la violencia no era un medio para un fin en la vida “primitiva”, sino a menudo un fin en sí mismo: un modo de vida. La emoción de la cacería y de la incursión no es absorbida por el hippie re-salvajizado en nuestros días, sino por el criminal y el gamberro, con todas sus contradicciones y egoísmos.

“En total, tal vez la banda de Vigoa nunca podría funcionar con la precisión de los comandos Spetsnaz, pero se les podía enseñar a obedecer órdenes simples y ejecutar los planes bien dibujados de Vigoa. Más tarde escribió: “Una de mis habilidades especiales, en la guerra y en el crimen, era entrenar a mis hombres duramente simulando la misión una y otra vez, a veces veinte o treinta veces. No había lugar para el error. La policía y el ejército lo descubren todo el tiempo, incluso cuando entrenas bien habrá errores. En mi negocio, puedo cometer cinco robos exitosos, pero si cometo un pequeño error o permito que mis hombres se vuelvan descuidados e indisciplinados, todos moriremos o iremos a prisión con largas penas de condena.” (161)

Aquí comienza una parte crucial en el libro, donde Vigoa comienza a describir su metodología con más detalle. Aquí vemos que Vigoa, porque es un hombre de acción, no tiene ningún problema en ejercer la autoridad. Aunque los eco-extremistas tienden a ser individualistas, no tienen ningún problema con la autoridad, ya que es concebible que una situación pueda surgir donde un pequeño grupo se forma para llevar a cabo una acción particular. A diferencia del anarquista o del izquierdista, la organización no es una función de la ideología, sino de la eficacia en una situación apropiada en la que la velocidad y la precisión son de suma importancia. Por lo tanto, no hay ningún problema con la autoridad en el eco-extremismo.

Y ahora el equipo podía recitar las Reglas de Vigoa casi palabra por palabra:

“- No hablar durante un trabajo, excepto del “congela” a la víctima (ordenándole que arroje su arma). Silencio absoluto entre los miembros de la unidad.

-Plan A: Desarmar a los guardias. Plan B: Matarlos sin vacilación si se resisten.

-Vigoa, y solo Vigoa da las órdenes de cuando se retira al coche en la huida.

-El segundo vehículo de escape (técnicamente conocido como el primer coche escape) estará dentro de la distancia próxima del trabajo porque el conductor dentro del carro se ha enseñado a utilizarlo como ariete (NdT2), y podría dañar el primer coche en la escena del crimen.

-Un mínimo de tres coches necesarios por trabajo. Estos vehículos, además del primer coche de escape – aquel cuyo número de matrícula, todos los testigos lo escriben enseguida, hacen un total de cuatro coches por trabajo.

– La velocidad es esencial – un minuto y fuera. (Cuando Suárez comienza a protestar que tomará tanto tiempo sólo para recoger el botín, Vigoa lo interrumpe: “Éste no es el cine, chico, la gente tiene teléfonos celulares, llaman al 911, y los estúpidos [la policía] saldrán fuera de sus tiendas de donas por una pequeña acción.”)

– No se deben dejar en los lotes de los casinos coches que no estén dispuestos, porque la seguridad ha estado anotando los números de las placas. Utilice lotes de apartamentos.

– El caos es clave. (Vigoa dice a su banda: “¿Quién sabe lo que significa modus operandi?” Silencio. “Bueno, porque no tenemos uno. Hay que ser impredecibles. Esto es la Guerra. Se predecible y mueres”).

– No dejes nada atrás.

– Máscaras de esquí y ropa oscura. Siempre usa guantes. Dejar las máscaras puestas hasta llegar al tercer coche de huida.” (165 – 166)

En estas reglas, volvemos a ver el énfasis en la autoridad, la velocidad y la precisión. Pero también vemos un guiño al caos. Los eco-extremistas buscan ser el caos, o Naturaleza Salvaje en una sociedad domesticada y artificial. Tampoco tienen modus operandi. Ellos no quieren nada de la sociedad excepto atacarla, por lo que sus métodos no son tan diferentes de sus fines: atacan por el bien del ataque. Esto les permite ser impredecibles tal como Vigoa buscaba ser.

“No quiero matar a nadie en mis robos. No quería matar a los guardias del centro comercial. Pero después del Desert Inn, me di cuenta de que cada estadounidense tiene que ser un vaquero. Llamo a esto, el héroe de mierda. Tienes que ser John Wayne y Mel Gibson y Bruce Willis, y si haces cosas estúpidas, me obligas a hacer lo que hago, lo que no es estúpido en absoluto porque para sobrevivir voy a volar tu puto cerebro. Te enviaré en el tren al infierno por un capricho. Mi capricho (223)

Este pasaje describe lo que sucedió cuando Vigoa y su banda intentaron robar un auto blindado y tuvieron que matar a ambos guardias de seguridad porque decidieron luchar. Una vez más, los híper-civilizados defienden la civilización incluso cuando no está en sus los intereses materiales. Llámalos como quieras, pero no son los amigos del individualista, o de la Naturaleza Salvaje para la materia.

“Yo no estaba drogado o borracho, pero estaba seguro. Demasiado confiado. Era el estado de ánimo de la fiesta. Me sentí bien y suave, casi en trance. Me sentí invencible y fue entonces cuando bajé mi guardia. Al igual que los hoteles hicieron cuando los ricos blandos, abogados y contadores se hicieron cargo de los gangsters italianos difíciles.” (248 – 249)

Vigoa aquí describe cómo estar con la guardia baja lo llevó a su caída. Durante su robo del Bellagio, Vigoa llevaba el sombrero equivocado y fue identificado por las cámaras de seguridad, mostrando su rostro en todas las noticias. Esto también es una advertencia contra la doble vida: Vigoa era un hombre de familia y dejó que una fiesta familiar lo relajara demasiado y le hiciera perder el foco. En última instancia, por eso fue capturado: una parte de su doble vida contaminó al otro.

“El 3 de junio de 2002, estaba listo para salir, para huir de la cárcel del condado de Clark por la noche. Sería un regalo bueno y definitivo de mí para todos los agentes de la ley, por no hablar de la publicidad para el DA (NdT3) y algo para mantener ocupadas a la gente de las noticias. Pero sucedió algo inesperado y no planificado. Un amigo mío fue atrapado con vino hecho en la cárcel. La policía me preguntó si podían entrar en mi celda por un segundo porque alguien fue atrapado con vino, y la policía quería saber si tenía algo. Miraron a su alrededor y no encontraron nada. Había estado trabajando ese día en la ventana, haciendo mi último trabajo, pero no tenía las placas metálicas pegadas muy bien o disfrazadas, porque la búsqueda de celdas era tan repentina, y yo estaba tan cerca de revisar – y la nueva corrección oficial sin experiencia descubrió mi trabajo por accidente. Fue un disparo de suerte.” (335)

Después de que Vigoa fue capturado, uno de su equipo estaba preparado para testificar contra Vigoa a cambio de clemencia. Esta persona, sin embargo, terminó colgando en su celda bajo circunstancias misteriosas. A pesar de estar en aislamiento la mayor parte del día, Vigoa estaba tratando de salir a través de las barras de sus ventanas y escapar. Esto demuestra el espíritu indomable de Vigoa: incluso cuando estaba a punto de ser condenado a una vida en prisión, todavía encontraba la posibilidad de intentar escapar.

“El tono de nuestra primera y las subsiguientes entrevistas es práctico e incluso cordial. Pero cuando Vigoa compara el tiroteo del Ross y las trágicas muertes en la guerra, lo interrumpo. “Robar a la gente a punta de pistola no es guerra”, le digo. “Robar a la gente a punta de pistola para enriquecerse y luego dispararles cuando se resisten es asesinato.

El rostro de Vigoa se oscurece. Él me da una mirada dura, y nos miramos a los ojos. Hay una larga pausa, luego suspira. “Tienes razón, no es guerra”, dice Vigoa. “-Bueno, tal vez un poco como la guerra. En la guerra no sólo matamos a los soldados sino también a gente inocente. Pero a veces un hombre no tiene otra opción.” Vigoa todavía está atónito porque los guardias del Desert Inn y del Ross arriesgaron sus vidas por el dinero de otra persona.” (354 – 355)

Cuando es interrogado por el autor del libro, Vigoa se resiste a la moral híper-civilizada, y se niega a excluir al “inocente” en sus ataques indiscriminados. Una vez más, es muy revelador que él entienda lo que tantos “eruditos” no logran hacer: que los inocentes no son tan inocentes, y que la persona “haciendo su trabajo” son precisamente los que sostienen la civilización.

“José Vigoa es un ejemplo del criminal que más se teme en el futuro”, dijo el sheriff Bill Young. “En las fuerzas de seguridad estadounidenses sabemos exactamente cómo lidiar con el matón callejero, pero estamos muy por detrás con los extranjeros nacidos y entrenados, que son inteligentes y no cometen delitos porque son adictos o necesitan dinero para drogas. Estamos viendo más y más de estos tipos en Las Vegas, en particular en Oriente Medio, en los Estados bálticos y en América del Sur. Sus valores son muy diferentes de los nuestros, y el lado despiadado que muestran deja a muchos policías americanos aturdidos. Muchos de estos chicos tienen antecedentes militares y son sofisticados y bien leídos. Va a tomar un esfuerzo concertado de nuestra parte, tratar efectivamente con los José Vigoas del mundo”.

“La historia de José Manuel Vigoa Pérez, resulta ser la historia de nuestro tiempo.” (364)

Así termina el libro de John Huddy sobre un gran ladrón individualista que pasará el resto de su vida en una prisión de los Estados Unidos. A partir de este pasaje, está claro que José Vigoa fue un pionero: un presagio de las cosas por venir. Es mi creencia de que el eco-extremismo comparte muchas de las mismas características que el sheriff describe aquí: personas que son entrenadas (incluso si se auto-entrenan), indiscriminadamente violentas, bien leídas y comprometidas con la empresa criminal. A medida que la estructura de la sociedad continúa desentrañándose, la violencia y los que la cometen serán cada vez más atomizados, desorganizados (en el sentido institucional), y despiadados en sus métodos. Esto por lo tanto, no es una predicción sino la lectura de lo inevitable. “Las cosas se desmoronan; El centro no puede aguantar…”

El eco-extremista es aquel que se ha entregado al caos que amenaza la civilización tecno-industrial. Aprenderán de José Vigoa, de tribus primitivas, de compañeros terroristas, y de quienquiera que pueda ofrecer ejemplos sobre cómo llevar a cabo una guerra personal en defensa extrema de la Naturaleza Salvaje, aunque esta defensa sea meramente ojo por ojo, diente por un diente.

Fuente:

Huddy, John. Storming Las Vegas: How a Cuban-Born, Soviet-Trained Commando Took Down the Strip to the Tune of Five World-Class Hotels, Three Armored Cars, and Millions of Dollars. New York: Ballantine Books, 2008

(NdT) Notas de traductor:

  1. Fuerzas especiales rusas. Vigoa como soldado cubano se estrenó en la antigua URSS, bajo el adoctrinamiento de las fuerzas de elite.
  2. Utilizar un coche como “ariete”, es tomarlo como una arma para romper puertas y penetrar obstáculos en la huida.
  3. District Attorney, el fiscal.

 _________________

JOSÉ VIGOA: DATOS BIOGRÁFICOS

José Vigoa fue el mayor asaltante de Las Vegas. Nació el 24 de diciembre de 1959 en Caimito del Guayabla, Cuba. Y se crio bajo el régimen socialista implementado por Castro.

A los 13 años fue enviado a la URSS durante 6 años para recibir entrenamiento militar.

Terminado el entrenamiento Spetsnaz, encabezó un grupo armado de cubanos en Afganistán que combatieron contra los talibanes enfrentados con la Unión Soviética y sus aliados en esos años.

Terminados los enfrentamientos Vigoa regresa a Cuba, pero poco después decide salir del país y en 1980 llega a la ciudad estadounidense de Las Vegas.

Sin oportunidades laborales y al verse en plena crisis de inmigración que sacudía a los Estados Unidos, se vuelve traficante, pero en 1989 es atrapado en una operación especial de la DEA, y es acusado de tráfico de cocaína.

Pasa en la cárcel cumpliendo condena 7 años, y el 13 de diciembre 1996 sale bajo libertad condicional.

Vigoa fuera de la cárcel, sediento de venganza comienza a preparar un plan criminal elaborado que lo haría pasar a la historia, así, entrena a sus amigos en el hostil desierto de Nevada (Oscar Cisneros, Luis Suarez y Pedro Duran), empieza a juntar armas cortas y a vigilar lujosos casinos, costosos hoteles y carros blindados que transportaban efectivo de esos mismos negocios. Así, la espectacular carrera criminal de Vigoa da sus primeros pasos:

-20 de septiembre de 1998, Vigoa y sus hombres asaltan el casino MGM Grand, cruzan hacia la salida previamente vista en donde emboscan a dos guardias armados que llevaban bolsas llenas de dinero del mismo casino. Les quitan sus armas y se llevan 1 millón y medio de dólares en efectivo, más cheques.

El trabajo resulta limpio sin disparar ninguna bala, los ladrones huyen sin dejar pistas. La policía aún no sabe a lo que se enfrenta…

-Octubre de 1998: La banda de Vigoa se hace pasar por empleados y roban 11 vehículos de una tienda de autos de renta, estos al ser muy difíciles de rastrear sería utilizados para escapar en los asaltos que tenían pensados más adelante. Este hecho es el robo más grande de autos en Las Vegas.

-28 de junio de 1999: En una tarde soleada, el grupo liderado por Vigoa embosca a un par de guardias de un blindado que salía del casino Deset Inn. Los guardias se resisten al asalto y comienza una balacera en donde los guardias resultan heridos, en esta ocasión Vigoa y compañía se van sin un solo dólar, y aunque su huida es implacable, esta sería una lección que los marcaría.

-Agosto de 1999: El famoso y lujoso casino Mandalay Bay, es robado por un grupo de hombres armados, esta vez el botín sería de 100 mil dólares en efectivo, los responsables sería la banda de Vigoa que huyen sin dejar pistas a la policía.

-03 de marzo de 2000: Encapuchados emboscan un blindado que salía de una tienda de ropa en Henderson, los guardias se resisten al asalto y Vigoa con un fusil AK47 los asesina a sangre fría. La policía busca desesperadamente a los asaltantes y asesinos, pero no hay ninguna pista.

-22 de abril de 2000: Pistoleros roban a dos guardias de seguridad del lujoso hotel New York New York, se llevan miles de dólares, y como en todos los casos, no dejan ninguna pista concluyente para las investigaciones de la desmoralizada policía de Las Vegas.

-Junio 2000: En una operación que dura aproximadamente 1 minuto, tres hombres se dirigen a las cajas principales del famoso casino Bellagio y con pistola en mano se llevan todo el dinero que encuentran, Vigoa desde la barra dirige en asalto y da la orden para abandonar el lugar. El centro de operaciones en seguridad del casino capta todo el asalto en sus cámaras de seguridad, y alertan a los guardias que siguen al auto en donde huía la banda de Vigoa, este al percatarse de la presencia de los guardias, con un solo disparo al neumático de estos, los detiene y logran escapar.

El botín del Bellagio fue de 200 mil dólares en efectivo.

Es aquí donde comienza la caída de la banda de asaltantes más famosa de Las Vegas.

Después del espectacular asalto al Bellagio, los mismos dueños del casino proporcionan las imágenes de las cámaras de seguridad a la policía, los cuales las dan a todos los noticieros, así, se difunden imágenes de los rostros de los ladrones en todos los medios de la época; el oficial de libertad condicional de Vigoa lo reconoce y da información a la policía que rápidamente comienza la cacería.

-07 de junio 2000: Vigoa es ubicado saliendo de un centro comercial con su familia, y es seguido por la policía, al percatarse de la presencia policial, Vigoa acelera su auto y comienza una feroz persecución, el equipo SWAT le cierra el camino haciendo que Vigoa salga de su auto dejando a su familia en él, y huyendo a pie tratando de perder a sus inquisidores. Al verse acorralado Vigoa lucha a golpes con los policías que vienen a atraparlo, da pelea, pero el número lo supera, se necesitaron 4 agentes para someterlo y es arrestado.

Ya en la cárcel, los jueces piensan en mandar a la pena de muerte a Vigoa por el asesinato de los guardias del Henderson, y tras arrestar a su amigo Oscar Cisneros lo obligan a declarar contra Vigoa, pero este amanece ahorcado y el caso se hunde, el único testigo que declararía contra Vigoa está muerto, no se sabe si Cisneros decidió suicidarse antes que mandar a la muerte al jefe criminal de su misma banda, o hubo alguien que lo mató haciendo que el hecho pareciera un suicidio.

-03 de junio 2002: Vigoa trata de escapar de prisión, pero es descubierto por los guardias.

-16 de agosto 2002: Vigoa es juzgado y este se declara culpable de 43 cargos de delitos no graves y 3 cargos de delitos serios. Lo envían a cadena perpetua, en donde pasa sus días pensando la forma para escapar si la vida se lo permite…

(pt) REVISTA ANHANGÁ

Con orgullo criminal presentamos la Revista Anhangá, escrita en portugués y editada cuidadosamente, es uno de los tantos proyectos de difusión que se han estado presentando últimamente en estos medios, y que, con los cuales, se videncia la creciente extensión de las tendencias eco-extremista y nihilista terrorista.

¡Animamos a la propaganda, y a la actividad terroristica contra la civilización!

DESCARGA LA REVISTA:

https://mega.nz/#!qtVhiZzK!BImoUICDLC5rxzuHnqr8nGYOA86KC-SPGK5A0WMAa6k

DESCARGA LA REVISTA EN PDF (DESCARGA DISPONIBLE SOLO POR UN MES):

http://z7zbg7sxhxfergpo.onion/emighicvitngjjqjj45u-phirtffda5mbwq5j

REVISTA ANHANGÁ


Editorial


O esporo do eco-extremismo nas indomáveis terras do sul faz brotar mais um projeto contra a civilização e o progresso humano. É com grande soberba que apresentamos o início do criminoso Editorial Ponta de Lança, uma iniciativa oculta de abrangência lusófana que servirá para alçamento da guerra eco-extremista entre os e as individualistas falantes da língua portuguesa. Num rumo niilista e eco-extremista o projeto servirá para elevar a teoria e prática do eco-extremismo principalmente por meio da publicação revelada neste instante, a Revista Anhangá: Em Guerra Contra a Civilização e o Progresso Humano Desde o Sul.

Anhangá, espírito que os antigos tupis depositavam sua crença. Para os nativos, um violento protetor do mundo selvagem, para os jesuítas, a manifestação maldita do diabo cristão. Segundo saberes antigos, Anhangá é uma entidade metamórfica que pode assumir as mais diversas formas, podendo adquirir fisionomias animalescas e até humanóide, mas se manifestando comumente na forma de um veado branco com olhos de fogo. Anhangá é um maldito espírito errante que vagueia pelas florestas, é amaldiçoado pelos cristãos e temido principalmente por aqueles que devastam as matas “para além do equilíbrio”. Quando este espectro atroz percebe destruições no mundo selvagem ou se depara com caças desnecessárias se escuta no local um assovio estridente que faz com que presas caçadas desapareçam instantaneamente mata adentro, restando apenas o humano frente a esta visagem pagã. Impiedoso, Anhangá pune com fúria todos aqueles que interferem na natureza para além de seu necessário, podendo levar sua vítima à loucura por meio da atormentação, às vezes lhe impondo uma intensa febre e a matando, nunca deixando impune os que ousam profanar o selvagem. Anhangá é traiçoeiro, por meio de tocaias ataca os profanadores das matas, e lhes causa feridas e confusão sem ao menos ser percebido, pois investe desde as sombras. Vê-lo, ouvi-lo ou sequer presenti-lo torna-se o prenúncio da desgraça. Segundo dizeres tupis, se deparar com este maldito espírito é sinônimo de culpa, uma autoria que é sempre recordada através da agonizante vingança.

Tida como infernal e muitas vezes comparada ao demônio cristão, é esta temível entidade que resgatamos e tomamos o seu nome para ferozmente intitular o nosso projeto editorial de difusão da Máfia Eco-extremista e Niilista, uma iniciativa que orgulhosamente servirá de suporte para a consolidação do projeto internacionalista de ITS nestas terras amazônicas e em outras regiões lusófanas.

Nesta publicação a teoria eco-extremista será detalhadamente apresentada juntamente com toda a sua base fundamental. Nos concentraremos inicialmente na explicação do que é o eco-extremismo em si, de modo cru. Importantes textos complementares poderão ser conferidos no desenrolar desta revista. Temas como revolução, primitivismo, individualismo, veganismo, amoralidade, violência indiscriminada, paganismo etc., serão discutidos no corpo desta publicação. E longe de ser uma mera iniciativa propagandística a Revista Anhangá é uma pura apologia ao crime e, resumidamente, a prática delinquencial, terrorista e ancestral. Nós potencializamos a praxe eco-extremista, valorizamos a ação individual acima de tudo. Esta iniciativa é para os que escutam o chamado sagrado das montanhas, dos rios, do fundo das florestas, dos céus, da terra e dos seres silvestres, é para aqueles e aquelas que escutam o eco do indômito rogando por violentos atentados contra os híper-civilizados e todo o seu lixo tecnológico acumulado nos cemitérios cinzas de concreto e aço habitados pela espécie mais repugnante deste planeta. Esta é uma publicação para individualistas de coragem que elegeram a guerra extremista contra a civilização e toda a sua artificialização como o único caminho a ser seguido em vida, é para quem escuta o grito de seus antepassados aborígenes que deram guerra ao progresso humano e que tomam partido desta mesma guerra no agora sem esperar por dias melhores, abdicando de ideias utopistas, posições esquerdistas ou salvações messiânicas, é para egoístas que crêem que o seu “eu” estará sempre acima de qualquer coletivo, norma ou código social e moral, é para misantropos que querem ver a espécie humana varrida da terra e suas pegadas apagadas da história terrena, é para quem deseja resgatar e reviver as práticas de seus ancestrais guerreiros e as crenças pagãs dos antigos, é para os individualistas que renunciaram ao ocidentalismo e para qualquer ecologista extremista que deseja agir sob profunda vigança diante do progresso tecnológico-humano que a tudo dilacera.

Como Anhangá nós eco-extremistas desde as sombras assumimos as mais diversas formas para dilacerar e matar as nossas presas humanas em repentinas tocaias. Como Anhangá nós individualistas terroristas vingamos a destruição que o progresso tecno-humano gera ao mundo selvagem, atacando mortalmente a nossa própria espécie e a suas criações. Como Anhangá somos uma ameaça invisível que vagueia pelas florestas e asquerosas urbes amaldiçoando a destruição causada pelo antro e maldizendo as suas próprias edificações. Como Anhangá exaltamos o indomável, oculto e o desconhecido, venerando todo o belo pertencente às profundezas do selvagem, e por isso, inspirado neste espírito, apresentamos esta revista.

A intitulação e a criação deste projeto surge também inspirado numa outra iniciativa sulista aparecida há pouco tempo, a Revista Ajajema. Ajajema é o espírito maligno que acreditavam os Alacufes patagônicos, o espírito da destruição que tinha ao seu domínio as forças da natureza. Nos baseando nesta iniciativa decidimos também resgatar do profundo esquecimento uma temível entidade das terras de Pindorama (nome que os antigos indígenas destas terras davam ao “Brasil”), o metamórfico Anhangá. Portanto, desde estas terras amazônicas saudamos os ferozes individualistas responsáveis pela Revista Ajajema, um caloroso abraço a todos eles, foram para nós uma fonte de inspiração. Tanto quanto esta iniciativa sulista a Revista Regresión, desta vez, do norte, igualmente nos influenciou, e inclusive se ofereceu para valiosamente contribuir com alguns importantes detalhes desta publicação. Agradecemos a todos estes wachos que se disporam a nos ajudar. Nós agradecemos também a todos os manos cúmplices que contribuíram com este projeto, a “Espectro”, “XXX”,  “Nẽn-pé”, a “Tuira”, minha companheira e cúmplice, e a todos os outros manos que elegeram o anonimato e dispensaram citações, mas que fizeram contribuições cruciais. Sem vocês este projeto não poderia alcançar esta elevada qualidade final.

Que a civilização trema com a invocação de Anhangá bem como o Chile ardeu em chamas após a chamada de Ajajema. Esta entidade maldita é agora resgatada para dar continuidade a guerra contra o progresso humano nestas terras. Como o maldito Anhangá os eco-extremistas estão de tocaia nas cidades e nas florestas afiando os seus punhais, preparando as suas bombas, venenos, objetos pontiagudos e cortantes e carregando as suas armas para desferir fogo, balas e bombas contra tudo o que é civilizado nesta guerra amoral e indiscriminada. Dormente há muitos anos Anhangá agora desperta cuspindo cólera e com os seus olhos ardendo em chamas, reparando que o progresso tecno-humano engoliu a quase toda a beleza do mundo e percebendo que não há inocentes em meio a toda esta desgraça.

Estamos vivendo numa era de extremos, a Natureza Selvagem indiscriminadamente abala e derruba as estruturas e tecnologias criadas pela espécie humana, reclamando o que sempre foi seu e provando que nunca haverá espaço no mundo para a existência de civilizações. Bem como o indômito avança por cima das urbes o extremismo ecológico se expande pelos quatro cantos da terra. A máfia internacionalista dos ITS já se encontra enraizada pelas Américas e possui cúmplices de sangue na Europa e na Ásia. Mais individualistas surgem a cada dia do abandono das antigas crenças utópicas esquerdistas e tomam partido nesta guerra amoral de vida ou morte, sepultando de uma vez por todas o velho anarquismo e até mesmo a já cansada “nova anarquia”. A era das revoluções acabaram, as utopias falharam e atacar é o que resta. Achar que o eco-extremismo poderá ser erradicado é insensatez.

Ademais do que já foi falado isto é, antes de mais nada, pelos Jê. É por vocês, meus irmãos e irmãs guerreiros e guerreiras Xakriabás. É por esta ancestralidade perdida e por suas crenças menosprezadas pelos ocidentalizados. Poucos restam de vocês, muitos foram os que caíram em guerra ou foram profundamente humilhados. Aqui e agora reivindico a ancestralidade Xakriabá. Que os híper-civilizados paguem com suas vidas por suas ações, pois isto é e sempre será, até a tua morte ou a minha.

Verão de 2017

Por Jê.

Reflexiones respecto a la libertad

Filosa reflexión de Zúpay sobre el término “liberación” y todas sus implicaciones reformistas e idealistas. Texto incluido en la Revista Regresión número 7.


En este texto, me propongo exponer de la forma más clara posible, mi visión sobre la libertad, como concepto, desde una perspectiva eco-extremista. Las razones que me inclinan a realizar este ensayo son bastante variadas, entre ellas, se podría considerar de mayor importancia, el hecho de que he observado como este concepto tan ambiguo, se inmiscuye en los discursos de una cantidad muy alta de individuos y grupos, los cuales, hacen apología del mismo, sin llegar nunca a una pulida visión de este. Por este motivo, a mi entender, se produce una nebulosa de la cual nunca se puede sacar en claro, qué es lo que se está buscando, a qué se quiere llegar cuando se intenta alcanzar la “libertad”. No me interesa entrar en detalle sobre las definiciones que proponen los diccionarios sobre esta palabra, ni tampoco abordaré en este ensayo las perspectivas que podría tener un ciudadano sobre este concepto, ya que, claramente, no está dirigido para ellos. Va dirigido a cualquiera que esté en busca de una interpretación más clara y realista del mundo que le rodea, y lo expreso como un aporte al debate, y no una declaración.

Algunos indicarían que se trata de un concepto negativo, en el cual, uno no es “libre para” (interpretación positiva), sino, “Libre de”, “libre de toda autoridad”, “Libre de opresión”, “libre de dominación”, etc. Mientras que otros, quizás más astutos, o menos confundidos que los primeros, verían este termino de forma positiva, “libertad para desenvolverse”, “libertad para actuar”, etc.
Un anarquista podría decir que busca alcanzar la libertad, al batirse en una guerra contra el estado y la autoridad, los cuales coartan su libre desenvolvimiento y determinación, mientras un anti-civilización, podría decir que lo único a lo que puede aspirar en este mundo es a alcanzar la libertad individual.
Aquí, ninguno está siendo claro sobre lo que busca o lo que desea realmente. En un mundo sin Estado ni autoridad, el humano, al igual que todas las demás criaturas vivientes, estaría supeditado a una cantidad inmensa de factores que limitaran su “libre desenvolvimiento”. Mientras que, dentro de esta realidad en la que nos vemos sumergidos, llegar a la realización de un concepto tan vago como “Libertad individual”, es sencillamente imposible. Podrías lanzarte de lleno a vivir al lado de lo salvaje, tallar tu lanza, agudizar tus sentidos, cazar y recolectar tu propio alimento, podrías intentarlo. Incluso asumiendo que lograras semejante hazaña, no tardarías mucho en ver tu entorno invadido por máquinas, y por el gris inerte de la civilización.
El primero podría argumentar que las condiciones de un entorno en particular no coartan su “libertad”, sino más bien, que moldean su realidad de determinada manera, pero vamos a analizar esto detenidamente.
Una de las principales razones por las cuales los anarquistas detestan al Estado y a la autoridad, es porque privan a muchos de alcanzar las mismas oportunidades que los demás. En un mundo en el cual estas entidades demoníacas no existieran, realmente veo muy difícil, sino imposible, pensar en cualquier escenario que presentara las mismas posibilidades para todos. Un grupo de humanos que viviera en entornos tropicales, claramente contaría con ventaja en la recolección de frutos, y en el acceso a la variedad de los mismos, mientras que otro grupo, en entornos más austeros, se vería “forzado” a recurrir a la caza o a la pesca de forma mucho más frecuente. Las condiciones se te IMPONEN, no hay “libertad” en esto, (profundizará sobre este punto más adelante en el ensayo).
Otro ejemplo práctico podría ser el tema de la alimentación. Muchos anarquistas, creen seguir el camino de la coherencia y la ética, al practicar el veganismo, ya que lo consideran en parte como el ejercicio de su libertad, al elegir determinada forma de alimentación, y a la vez, se realiza en pos de la libertad de otros individuos.
En la naturaleza salvaje, ningún animal puede elegir cual será su alimentación, eso depende del entorno. La civilización necesita sacar provecho de todas y cada una de nuestras prácticas, si nos alimentáramos únicamente de lo que nuestro entorno tiene para ofrecernos, sería algo muy poco rentable, por eso, es que cada vez surgen nuevas y extrañas modas, con infinitas propuestas alimentarias, para que podamos elegir la que mejor se ajuste a nuestras “aspiraciones individuales” (inducidas), seguro para más de uno se hará difícil vislumbrar la ilusión que se gesta aquí, pero pensemos. Realmente no podemos decidir sobre los asuntos que realmente son de vital importancia en este sentido. No podemos decidir si queremos consumir alimentos no-intervenidos, libres de químicos tóxicos, o si queremos tomar agua limpia. Pero claro, podemos llevar una dieta “paleolítica”, podemos elegir ser veganos o crudivoros. ¿Tener un montón de opciones falsas, (falsas en el sentido de que naturalmente no podríamos elegir esas opciones), es realmente más valioso, que poder acceder a la única opción natural y verdadera?
El segundo, refiriéndose a la libertad individual, quizás podría decir que el solo hecho de determinar su propio camino, es suficiente como para considerarse poseedor de cierta “libertad”. Me parece un punto interesante, aunque también muy cuestionable. Primero porque en este caso, la libertad pasaría a ser algo demasiado abstracto, ya que prácticamente cualquier individuo que se declare consciente de sus decisiones, podría alegar ser “libre”, esta declaración se cae por su propio peso, al contemplar el hecho de que vivimos en un entorno civilizado. Día tras día, somos expuestos a una infinidad de estímulos sensoriales, que afectan profundamente nuestra percepción de la realidad. Uno podría andar por ahí creyendo que determina su propio camino, pero es en realidad tu crianza, y tú entorno lo que te moldeó para caminar en tal o cual dirección. Incluso el anarquista más “de-construido”, se vería obligado admitir en qué medida han calado en su ser los entramados de la civilización, de no hacerlo no sería más que un necio. Ni hablar nosotros, los eco-extremistas o al menos hablando desde mí, no tengo el menor reparo en asumirme como un humano moderno y civilizado, domesticado profundamente y muy alejado de mi verdadera animalidad, para nada soy “libre”. Incluso el eco-extremismo, como ya lo ha puntualizado Halputta Hadjo, es producto de su entorno, un entorno hostil, enfermo y bañado en artificialidad, un entorno que nos empuja ineludiblemente a la vereda de la confrontación, a quienes escuchamos el llamado de nuestros instintos y nuestras raíces ancestrales.
Dentro de la civilización, hablar de “libertad individual” me parece un sin sentido, ni siquiera podemos desplazarnos libremente en lo que se refiere a lo estrictamente físico, ni hablar en lo que respecta a lo mental. Pero incluso fuera de la civilización, en un escenario en el cual caiga por algún motivo, este tipo de conceptos tampoco serían practicables. Ningún animal puede desplazarse con total libertad, los halcones no pueden explorar las cuevas submarinas, los osos polares no puede habitar ambientes tropicales, ejemplos hay de sobra. Y en lo que respecta a lo mental, llevando el asunto a un plano abstracto y quizás subjetivo, al menos en mi opinión, tampoco es posible, y me apoyaré en un ejemplo para expresar este punto con más claridad. Un bonobo nacido en una familia de bonobos, está acostumbrado desde su nacimiento a alimentarse de frutos e insectos, a vivir en un ambiente tropical y llevar una vida altamente activa. Es la única opción que se le presentó, jamás conoció nada diferente. Es posible que si hubiese probado otro tipo de alimentación, sus gustos o deseos serían diferentes, es posible que si hubiera habitado terrenos menos calurosos, quizá le agradarían, o quizás no, en definitiva, jamás podrá llegar a averiguarlo. Utilizaré otro ejemplo que podría aportar más claridad. Los lobos vivieron miles de años de forma salvaje, habitando una cantidad muy variada de entornos. En algún punto, los lobos comenzaron a acercarse a los humanos, se recostaron al calor del fuego, y probaron la comodidad de recibir alimento sin tener que cazarlo por ellos mismos, muchos decidieron quedarse. Poco a poco, perdieron su salvajismo y se volvieron animales domésticos. Aquí quedará en cada lector, la opinión que este ejemplo le pueda generar. Podríamos pensar que, la renuncia del lobo a su vida salvaje, lo sometió a la esclavitud de la domesticidad. Lo cierto es, que no poseía libertad antes de tomar esta decisión, llevando una vida aguerrida, dura, pasando necesidades y teniendo que realizar esfuerzos enormes para sobrevivir, ¿bajo qué punto de vista se podría considerar a eso libertad? El lobo tomó una decisión, entre dos opciones que se le presentaron, opto por una, antes que la otra. No opondría mucha objeción ante la afirmación de algún individuo que sostuviese que esto le otorgó al lobo la libertad que la vida salvaje no podía ofrecerle.
Continue reading Reflexiones respecto a la libertad