Tag Archives: Teoria eco-extremista

(es) Tendiendo al salvajismo: Desarrollos recientes del pensamiento eco-extremista en México

Traducción al español del artículo de Abe Cabrera publicado en la revista Ritual en 2015, en donde analiza el, para ese entonces, discurso reciente de RS, y por el cual, la Revista Regresión respondió a lo escrito por el autor en el aparatado de “Conclusión”, en su número 4 bajo el título “Algo para la Revista Ritual”, el cual también publicamos abajo.

El trabajo de traducción corre a cargo de Zúpay, agradeciendo su esfuerzo por traducir correctamente el texto, pues en otros sitios web existen traducciones erróneas o incompletas.

¡Por el desarrollo de la teoría eco-extremista!


“Se le llamó la Guerra Chichimeca, y comenzó cerca del momento de la muerte de Hernán Cortés (1547), cerrando simbólicamente la “primer” conquista de México. La nueva guerra, se luchó en el vasto desierto que se extiende hacia el norte desde las tierras de la victoria cortesiana, llenando de sangre cuatro décadas (1550-1590), la guerra india más larga en la historia de América del Norte. Fue el primer conflicto pleno y constante del continente entre la civilización y el salvajismo”

Philip Wayne Powell, soldados, indios, y la plata de América del Norte: Primera Guerra Fronteriza, VII

“Este es el espacio de la noche apto a los maleficios. Esta es la hora en que los cementerios se abren y el infierno respira contagios al mundo.

Ahora podría yo beber sangre caliente, ahora podría ejecutar tales acciones, que el día se estremeciese al verla.”

William Shakespeare, Hamlet Acto 3, Escena 2.

Introducción

En 2011, un grupo auto denominado “individualidades tendiendo a lo salvaje” (ITS) comenzó una serie de ataques “eco-terroristas” en México.

Estos ataques iban desde paquetes-bomba, enviados a varias instituciones de investigación de todo el país, hasta el asesinato de un investigador en biotecnología en Cuernavaca, Morelos. Con cada intento de atentado o acción, ITS publico comunicados explicando el razonamiento detrás de estas acciones, y usaron los ataques como “propaganda por el hecho”, para difundir sus ideas. En 2014, tras una serie de polémicas y auto-críticas, ITS presuntamente unió fuerzas con otros grupos aliados en México y cambió su nombre por el de “Reacción Salvaje” (RS). Este último grupo se caracterizó como un grupo de “saboteadores nihilistas, nómadas incendiarios, delincuentes individualistas, anarquistas terroristas, críticos política y moralmente incorrectos”, entre otros. Desde su formación, RS se ha atribuido la responsabilidad de la explosión de una bomba en el Teletón, así como también su infiltración en recientes disturbios durante las manifestaciones contra el gobierno en la Ciudad de México.

No hay manera de saber el número o tamaño de ITS/RS, sus orígenes parecen oscuros para el observador externo, y sus influencias se muestran indefinidas. En sus comunicados hay muchas citas de Theodore Kaczynski (también conocido como “Unabomber”), así como referencias pasajeras a Max Stirner y diversos pensadores anarco-primitivistas.

Su método de acción y la preferencia por los comunicados también toman de manera obvia señales de Kaczynski. A través de sus escritos, sin embargo, los individuos de ITS/RS son insistentes en que no representan a nadie más que a sí mismos tanto ética como ideológicamente. Como se expresa en el primer comunicado de ITS:

“Poniendo nombres a la guerra contra la civilización como los de “revolución”, “revolucionarixs”, “pseudo revolucionarixs”, estaríamos cayendo en lo mismo que predican lxs marxistas cuando tachan a algunx como contrarevolucionarix, además estaríamos cayendo también en un dogmatismo religioso parecido a los esquemas de lxs izquierdistas. Donde el dios es la Naturaleza Salvaje, el Mesías es Ted Kaczynski, la Biblia es el manifiesto Unabomber, los apóstoles son Zerzan, Feral Faun, Jesús Sepúlveda, entre otrxs, el paraíso anhelado es el colapso de la Civilización, lxs iluminadxs o lxs predicadorxs son lxs “revolucionarixs”, mantenidxs por la fe la cual sería la confianza a ciegas que tienen con que algún día llegue la “revolución”, lxs dicípulxs serían lxs “potencialmente revolucionarixs”, las cruzadas o las misiones serían llevar la palabra a lxs círculos de implicadxs en luchas verdes o anarquistas (donde según se encuentran lxs “potencialmente revolucionarixs”) y lxs atexs o las sectas serían lxs que no creemos en sus dogmas, ni aceptamos sus ideas como coherentes con la realidad.”

El propósito de este trabajo es analizar la trayectoria ideológica de ITS/RS y tratar de vincularlo a las corrientes intelectuales e históricas más amplias. En este análisis, tengo la intención de trazar el desarrollo de este grupo a nivel ideológico, mostrando el cambio y la continuidad en sus ideas, como es reflejado en la acción militante.  Creo que la historia de ITS/RS es la de un escape ideológico de tendencias anarquistas izquierdistas, que incluye la retórica tomada del anarquismo insurreccionalista y las luchas por la liberación animal,  a través de una crítica profundizadora de la ideología anti-tecnológica de Theodore Kaczynski. Esta partida incluyó una intensa polémica en oposición a la idea de Kaczynski de la revolución contra el “sistema tecno-industrial”.

En su lugar, IT/RS ha favorecido una crítica egoísta individualista con respecto a la acción de masas formada por la visión de sus propias investigaciones antropológicas de la vida de cazador-recolector en el contexto mexicano. Voy a argumentar que han llegado a un enfoque “post-político” para sus acciones terroristas extremistas, tratando de volver a un salvajismo indígena que se encuentra en la larga historia Mexicana de civilización y resistencia. Por último, voy a evaluar las actuales tendencias ideológicas de RS en contra del registro histórico y la investigación antropológica. En mi opinión, el desarrollo ideológico de ITS/ RS es un enfoque innovador para el pensamiento anti-civilización, a pesar de su apego a vestigios romanticistas y una retórica exagerada que a menudo nubla su mensaje.

Saliendo del izquierdismo, Hacia lo salvaje:

En el séptimo comunicado de ITS, publicado el 22 de febrero de 2012, se declara lo siguiente:

“Siguiendo con los temas de carácter anarquista, aceptamos públicamente que tuvimos un error en comunicados pasados (específicamente en el primero, segundo y cuarto) cuando mencionamos a sujetos que no conocemos personalmente, pero que en ese tiempo los considerábamos como “afines”. En esos entonces, Its estaba bastante influenciado por corrientes liberacionistas (liberación animal y de la tierra) e insurreccionalistas, ahora las cosas han cambiado, no negamos que esas corrientes fueron, en un principio, parte integral de nuestro desarrollo ideológico, pero las hemos dejado atrás, y como bien se puede leer arriba, nos hemos convertido en una cosa distinta.”

Una de las organizaciones mexicanas de divulgación de materiales de ITS/RS es Ediciones Aborigen. Esta organización ha publicado muchos de sus comunicados, así como materiales de investigación a menudo en colaboración con ITS/RS. En una edición de la revista Ediciones Aborigen, Palabras Nocivas, Ediciones Aborigen describe su propia historia; notable, cómo este esfuerzo editorial salió de la disolución de una revista anterior, “Rabia y Acción”. Esta es una difunta revista insurreccionalista que había cubierto previamente luchas de liberación animal y de la tierra a través de México y otras partes. La décima edición de esta revista, publicada en 2012, anunció su disolución, declarando que los autores ahora se oponen a su anterior orientación hacia acciones relacionadas a los derechos animales y de la tierra. Llegaron a considerar estas acciones como “reduccionistas”, “un escape psicológico” y “sentimentalistas”. Los autores también expresaron su apoyo de la afirmación de Kaczynski respecto a que la lucha contra el “sistema tecno-industrial” es la única que importa. También publicaron un ensayo de 2003 titulado, “Stirner, el único, el egoísta y el Salvaje”, donde el autor expresa lo siguiente: ¨El hombre real, el no civilizado, el salvaje ha sido sacrificado para mayor gloria de la dominación en la pira civilizadora, junto al resto de los animales salvajes y del planeta mismo.¨

Muchos de los temas abordados por los autores de Rabia y Acción concuerdan con ITS/RS, incluyendo la crítica al izquierdismo, las luchas colectivas, y la domesticación en el corazón de la civilización. Los primeros comunicados de ITS también expresan un horizonte ampliado de acción respecto al activismo de liberación animal y de la tierra. Sus ataques a la nanotecnología y a los científicos que trabajan en diversos emprendimientos tecnológicos fueron un intento de alcanzar un objetivo más amplio que las campañas contra las granjas industriales y la vivisección de animales, los cuales habían sido los proyectos anteriores de grupos eco-anarquistas en México.  Mientras que los ataques hasta ese entonces se habían centrado en el sufrimiento y la explotación de animales y parcelas de tierra particulares, ITS enfocó el “sistema tecno-industrial”, en su conjunto, según la definición de Kaczynski durante su presunta campaña propia contra la infraestructura científica en todo el 1980 y mediados de 1990.

La trayectoria ideológica de ITS/RS y sus aliados, por ende, parece ser cada vez mayor, tal vez incluso resulta paranoica, la purificación del mensaje en relación con el ataque a la tecnología y la civilización. En este proceso de autocrítica, ITS/RS rompen sus vínculos con el izquierdismo, el anarquismo, y el colectivismo, para escindir cada vez más a un mensaje “más puro” de guerra absoluta contra la civilización tecno-industrial, así como una auto-conversión al “salvajismo” en la medida de sus posibilidades. Como se declara en el primer comunicado de ITS:

“Veamos la verdad, plantemos los pies en la Tierra y dejemos de volar dentro de la mente ilusoria e izquierdista. La revolución nunca existió y por ende lxs revolucionarixs tampoco, aquellxs que se visualizan como

“potencialmente revolucionarixs” y que buscan un “cambio radical anti-tecnología”, están siendo verdaderamente idealistas e irracionales porque todo eso no existe, dentro de este mundo moribundo solo existe la Autonomía del Individuo y es por la que luchamos. Y aunque todo esto sea inútil y quede en lo estéril, preferimos batirnos en una guerra contra toda dominación que mantenernos inertes, expectantes, pasivxs o como parte de todo esto.”

La crítica de ITS en última instancia, daría la espalda a cualquier similitud con el discurso izquierdista, incluyendo su anterior identidad como “ecologistas radicales”. Posteriormente, también renunciaría a tales categorías ideológicas como son “humanismo”, “igualdad”, “pluralidad”, y similares. En el proceso, ITS/RS ha derivado en una crítica punzante hacia la revolución, el izquierdismo, e incluso la propia sociedad, a favor de la meta singular de la desestabilización del sistema tecnológico moderno. La conclusión definitiva de ITS/RS se planteó anteriormente: una comunidad humana y solidaridad verdaderas, no pueden ser alcanzada bajo la civilización tecno-industrial, y por lo tanto todas las ideas y los valores que la acompañan son obsoletos y perjudiciales. La acción colectiva queda, por ende, fuera de cuestión; sólo la resistencia de los individuos enfrentando a este sistema es adecuada para aquellos que quieran volver a lo salvaje. En este sentido, ninguna acción o táctica esta fuera de la mesa.

Los Niños bastardos de Theodore Kaczynski

En enero de 2012, ITS publicó su sexto comunicado, el cual era una autocrítica de diversas tendencias presentadas previamente en comunicados pasados. El comunicado comienza criticando el previo uso ortográfico de colocar una “x” en lugar de una “o” o una “a” en ciertos sustantivos personales para preservar la neutralidad de género. ITS también aclaró su posición en relación al “izquierdismo”, declarando que ya no iba a enviar mensajes de solidaridad a los presos anarquistas como lo había hecho en anteriores comunicados, o incluso a insinuar que eran parte de un “movimiento” o “revolución” para derrocar o alterar el “sistema tecno-industrial.” ITS resume su crítica al izquierdismo declarando:

“Con respecto a nuestra postura, que tiene que ver con la guerra contra el izquierdismo. Hemos revalorado lo antes dicho, y hemos analizado que el izquierdismo es solo un factor que se merece el solo rechazo, la crítica y el alejamiento de los que luchamos contra el Sistema Tecnológico Industrial, nada más.”

La crítica al izquierdismo es tomada en proporciones nada pequeñas, de Theodore Kaczynski. En el párrafo 214 del famoso “Sociedad Industrial y su Futuro”, Kaczynski declara:

“Para evitar esto, un movimiento que exalta la naturaleza y que se opone a la tecnología, debe tomar un acuerdo contra los izquierdistas y debe evitar la colaboración con estos. El izquierdismo está al fin y al cabo en contradicción con la naturaleza salvaje, con la libertad humana y con la eliminación de la tecnología moderna. El izquierdismo es colectivista; está buscando vincular el mundo entero (ambos, la naturaleza y la raza humana) en un todo unificado. Pero esto implica el manejo de la naturaleza y de la vida humana por una sociedad organizada, y requiere tecnología avanzada. No puedes tener el mundo unido sin medios de transporte rápidos y sin comunicaciones, no puedes hacer que todo el mundo se quiera sin técnicas psicológicas sofisticadas, no puedes tener una «sociedad diseñada» sin la base tecnológica necesaria. Además de todo, el izquierdismo está conducido por la necesidad de poder, y el izquierdista requiere el poder en bases colectivistas, a través de la identificación con un movimiento de masas o una organización. Es inverosímil que el izquierdismo renuncie a la tecnología, porque la tecnología es una fuente demasiado valiosa del poder colectivo.”

En el séptimo comunicado, ITS desarrolla una crítica con respecto a la afinidad entre el anarquismo y la sociedad primitiva. Por ejemplo, ITS defiende en este comunicado la discriminación, la autoridad y la jerarquía en las familias en un contexto de vida de cazador-recolector. Esto también parece ser una reflexión de la propia critica de Kaczynski en su ensayo, “La verdad sobre la vida primitiva: Una crítica al anarco primitivismo”:

“El mito del progreso puede no estar muerto aún, pero está muriendo. En su lugar, otro mito ha estado creciendo, un mito que ha sido promovido especialmente por los anarcoprimitivistas, aunque también se ha generalizado en otros círculos. De acuerdo con este mito, antes del advenimiento de la civilización nadie tuvo que trabajar jamás, la gente simplemente arrancaba la comida de los árboles y se la metía en la boca, dedicando el resto de su tiempo a jugar al corro de la patata con los hippies. Los hombres y mujeres eran iguales, no había rivalidad, ni racismo, sexismo u homofobia, la gente vivía en armonía con los animales, y todo era amar, compartir y cooperar. De acuerdo, lo anterior sólo era una caricatura de la visión de los anarcoprimitivistas. La mayoría de ellos -espero- no están tan lejos del alcance de la realidad como digo. Sin embargo, están bastante fuera de su alcance, y ya es hora de que alguien desacredite su mito.”

Estas posiciones, así como las citas frecuentes de los escritos y obras de Kaczynski, indican claramente una influencia del “Unabomber” sobre el grupo mexicano. Sin embargo, lo que heredaron de sus lecturas de Max Stirner y otros teóricos radicales, los hace apuntar en una dirección alejada de la “revolución” contra la sociedad tecno-industrial como Kaczynski la describió. De hecho, esta posición ha prevalecido en ITS desde los primeros comunicados, incluso si era a menudo endulzada o sólo vagamente reconocida, como en el siguiente pasaje del segundo comunicado:

“Recordemos que Kaczynski está en una cárcel de máxima seguridad, aislada del mundo que le rodea desde 1996; seguramente si saldría de la cárcel en este preciso momento, se daría cuenta del error que ha cometido al escribir esta declaración tan vaga, se daría cuenta que todo está peor (mucho peor) que cuando lo vio en el siglo pasado, se daría cuenta de cuanto la ciencia y la tecnología ha avanzado y cuanto han devastado y pervertido. Se daría cuenta de que ahora las personas se enajenan más con el uso de la tecnología y que hasta la han puesto en un altar como su diosa, su sustento, su vida misma. En sí, el concepto de “revolución” es completamente anticuado, estéril y caduco que no va acorde con las ideas anticivilización que se deberían plantear. Una palabra que si bien, ha sido utilizada por diversos grupos e individuos en la historia para llegar al poder, para una vez más dominar y ser el centro del universo. Una palabra que ha servido como el sueño anhelado para todxs lxs izquierdistas que tenían fe de que algún día llegará para liberarse de sus cadenas.”

Después de que ITS se convirtiera en RS en 2014, comenzó una polémica algo afilada contra Ediciones Isumatag, un sitio web en español a favor de Kaczynski. En un comunicado titulado “Algunas respuestas sobre el presente y no el futuro”, varias facciones de RS dieron su respuesta a las críticas de la editorial, con respecto a su falta en el hecho de encarar un movimiento anti-tecnológico que podría conducir a un derrocamiento revolucionario del sistema industrial tecnológico. En su respuesta, RS declara que tal revolución necesitaría ser sostenida durante un largo período de tiempo y en el ámbito internacional, un acontecimiento que nunca ha sucedido antes en la historia. De hecho, de acuerdo con RS, la única revolución que tuvo un efecto transformador internacionalmente fue la Revolución Industrial. El esperar una revolución en un futuro indefinido es solo una esperanza, “en nada concreto, totalmente en el aire”. La “revolución” es, dicho en una palabra, imposible, y tal vez ni siquiera deseable. Por lo tanto RS decide vivir y luchar en el presente contra su domesticación y sometimiento:

“Cuando Its (en su momento), o los grupúsculos de RS, han declarado que no esperan nada de los ataques ejecutados, nos estamos refiriendo a las medidas apegadas estrictamente a lo “revolucionario” o “trascendental de la lucha”. No esperamos la “revolución”, ni la “crisis mundial”, ni las “condiciones propicias”, lo único que esperamos es que después de un ataque, salgamos intactos con nuestra victoria individualista, con las manos llenas de experiencias y vivencias para los siguientes pasos aún más destructivos, constantes y amenazantes.”

Por lo tanto, RS clasifica la revolución anti-tecnológica de Kaczynski tanto delirante como un impedimento a la acción extremista en el aquí y ahora.  El único curso de acción aceptable para ITS/RS es uno en el cual solo el presente importa, uno que golpea contra la mega-maquinaria tecnológica sin importarle los efectos o consecuencias a largo plazo. Por lo tanto ITS/RS reivindica su obligación hacia el futuro en nombre de los actos individualistas de violencia que son una “embestida” contra su propia domesticación. Está muy claro que ITS/RS jamas ha pensado que cualquier otra cosa sea posible o constructiva. Lo que voy a tratar de mostrar en lo que resta de este ensayo es la forma en que llegaron a estas conclusiones, y cómo su propio estudio del pasado les llevó a rechazar el futuro por el bien de un presente salvaje.

¡Axkan Kema, Tehuatl, Nehuatl! (¡Hasta tu muerte o la mía!)

La transición de Individualidades Tendiendo a lo Salvaje a su nueva identidad de Reacción Salvaje en 2014 está marcada por un giro decisivo hacia la historia en el contexto mexicano. El pensamiento anti-civilización en México tiene que abordar la historia de siglos de resistencia a la civilización que estaba bien en marcha incluso antes de que llegaran los europeos. En particular, las tribus de cazadores-recolectores, al norte del área central de México fueron una amenaza constante para las civilizaciones emergentes que los europeos encontraron a su llegada. Mientras que esta región del mundo domestico cultivos tales como el maíz, que sirvió como la columna vertebral de la agricultura sedentaria en todo el continente, el predominio de la forma civilizada de vida no se apoderó de algunas de las regiones vecinas de los imperios mesoamericanos anteriores a la conquista. Incluso después de la conquista española en 1521, estas tribus del norte, en la llamada la “Gran Chichimeca” libraron una feroz guerra contra el creciente imperio español.

Esta guerra duraría casi cuarenta años. RS toma inspiración ideológica sustancial de este acontecimiento histórico, como se afirma en una polémica reciente:

“Ediciones Isumatag” escribe en su texto que la confrontación directa es tarde o temprano un suicidio, y tiene razón, solo que eso lo hemos decidido nosotros, sabemos que quizás tendremos el mismo futuro de presidio o muerte que tuvieron los salvajes guerreros chichimecas Tenamaztli y Maxorro, lo mismo que les pasó a los indómitos chiricahua Mangas Coloradas y Cosiche, lo sabemos muy bien, nosotros hemos preferido batirnos en una pelea a muerte con el sistema, antes que conformarnos y aceptar la condición de humanos híper-domesticados que nos quieren imponer, recordemos que cada individuo es diferente, para algunos es bastante cómodo auto-engañarse pensando que algún día llegará la gran crisis y que hasta entonces se pondrán a actuar para ese hipotético derrumbe del sistema, pero para nosotros NO, ya NO somos idealistas, vemos el presente tal y como es, y este nos empuja a la confrontación directa, asumiéndola hasta las últimas consecuencias.”

Otra obra de RS y sus aliados ha sido la difusión de revistas como Regresión y Palabras Nocivas, las cuales publican tanto propaganda de RS como piezas informativas sobre la historia indígena de la lucha contra la civilización. Por ejemplo, en octubre de 2014, un número de la Regresión fue publicado, con información sobre la resistencia Chichimeca a la colonización española y la Guerra del Mixtón del siglo XVI. La Guerra del Mixtón fue un levantamiento en 1541 de los pueblos recién conquistados contra la dominación española en el área central de México. Estos pueblos indígenas habían sido agricultores sedentarios que “regresaron” a su estilo de vida cazador-recolector en las colinas y montañas de México para poder combatir a los españoles. Al año siguiente, las fuerzas indígenas tuvieron victorias bastante impresionantes, pero en 1542 fueron decisivamente derrotadas por una coalición de los españoles y sus aliados indígenas. Como declara el autor del artículo de Regresión:

“El Cinvestav ha alterado y modificado genéticamente, un importante número de plantas silvestres autóctonas y foráneas, una de esas plantas nativas ha sido el chilcuague, la raíz de nuestros ancestros, por la que muchos salvajes se salvaron de la muerte para seguir con la guerra en contra de la civilización, pues se podría decir, firmemente, que tanto la Guerra del Mixtón (1540-1541), la Guerra Chichimeca (1550-1600) y la Rebelión de los Guamares (1563-1568), fueron auténticas guerras contra la civilización, el progreso y la tecnología. Los salvajes chichimecas no querían un nuevo gobierno o uno más bueno, no querían ni defendían ciudades o asentamientos de las civilizaciones mesoamericanas derrocadas, no buscaban la victoria, buscaban atacar a aquellos que los atacaban y amenazaban, buscaban la confrontación, de ahí su grito de guerra: “¡Axkan kema, tehuatl, nehuatl!” (Hasta tu muerte, o la mía).”

El Chichimeca es el arquetipo de “salvaje” en el pensamiento actual de RS, más que cualquier otro grupo cazador-recolector. Como nómadas cazadores-recolectores encontrados al norte de la civilización mesoamericana, habían sido feroces enemigos de las ciudades agrícolas sedentarias del centro de México antes de la llegada de los españoles. La afinidad recién encontrada de RS para con la historia de la Gran Chichimeca es el mejor indicador de un cambio ideológico dentro de sus grupúsculos. No sólo es necesario rechazar el izquierdismo y la “revolución” contra el sistema tecno-industrial, sino en la mentalidad de uno, hay que volver al “salvajismo”, y adoptar el ethos de los “salvajes” anteriores que lucharon contra la civilización. Por lo tanto RS busca pasar de la crítica al abandono absoluto de la mente civilizada, hacia una actitud que ellos perciben como “salvaje” y más en sintonía con la naturaleza, que es lo único bueno.

La tendencia intelectual de RS hacia un nuevo salvajismo parece ser el resultado de un compromiso con las fuentes de información disponibles. Si bien estas fuentes tienden a documentar la Gran Chichimeca como un lugar inhóspito y violento, no hay duda de que estas calumnias solo han inspirado aún más a RS, a adoptar una identidad “salvaje”. La dureza de la vida de cazadores-recolectores en una región árida sigue siendo equivalente a la libertad a sus ojos. En un artículo de investigación independiente citado en el blog “El Tlatol” que se titula ¨Repensando el Norte: La Gran Chichimeca¨ Un diálogo con Andrés Fábregas”, un pasaje de esta obra cita al emperador azteca precolombino, Moctezuma Ilhuicamina, quien declaró lo siguiente en relación con la re-escritura de la historia azteca:

“Tenemos que construir nuestra historia, porque pasamos todavía como chichimecas en el Valle de México, y eso no puede ser. Entonces hay que borrar esa historia de pasado chichimeca y construir otra; la historia de que somos el pueblo civilizador, que somos constructores de la gran Tenochtitlán.”

En su entrevista, Fabregas resume la actitud de los aztecas y otros indios civilizados de la siguiente forma:

“Efectivamente, los Mexicas, para renunciar al pasado, para darle la espalda a su pasado, el cual fue el pasado Chichimeca, inventaron el término: más que el término, inventaron el concepto que convierte a las personas del norte, al norte del centro del mundo -al ser México. El centro del mundo- en gente incivilizada. Y usan un argumento que resulta tendencioso para nosotros, pero que en su momento fue crucial. El argumento fue: Los chichimecas no saben hacer tamales, sin mencionar el cómo comerlos. De hecho si encontramos esto tendencioso, pero el hecho es que hacer tamales fue toda una transformación de la naturaleza. Fue como un resumen de su historia cultural. Esto para decir que los Chichimecas no eran capaces de crear cultura.”

Otros mexicas prefiguraron los prejuicios europeos contra la vida “primitiva” de los cazadores-recolectores, describiendo la tierra de los chichimecas a los primeros cronistas españoles en una luz muy negativa: “Es una tierra de miseria, de dolor, de sufrimiento, fatiga, pobreza y tormento, Es un lugar de rocas áridas, de fracaso, un lugar de llanto; se trata de un lugar de muerte, de sed, un lugar de desnutrición. Es un lugar de mucha hambre y mucha muerte”.

El rechazo a la moral de RS incluso parece inspirado en cierto punto por lo que ellos perciben como las actitudes de los chichimecas hacia la sociedad cristiana occidental. Por ejemplo, en un comunicado reclamando la responsabilidad de un ataque reciente contra la Fundación Teletón en noviembre de 2014, el “grupúsculo cazador nocturno” de RS declaró: “Sin más explicaciones: ¡No somos cristianos, ni nos caracteriza la nobleza, somos salvajes, no buscamos ni defendemos la caridad de nadie ni con nadie!” La aparente inmoralidad y fiereza en la lucha es una característica reconocida comúnmente a los chichimecas en su guerra contra los españoles y sus aliados indios cristianizados. El académico estadounidense, Philip Wayne Powell, en su libro seminal sobre la Guerra Chichimeca, soldados, indios, y plata, dice lo siguiente sobre el trato de los chichimecas a sus enemigos capturados en la batalla:

“La tortura y mutilación chichimeca hacia los enemigos capturados tomó muchas formas. Alguna vez el pecho de la víctima era abierto, y el corazón era removido mientras aun latía, en forma de sacrificio Azteca; esta práctica era característica de las tribus cercanas a la gente sedentaria del sur. El escalpado era ampliamente practicado en la Gran Chichimeca, con frecuencia mientras la víctima aún vivía… Los guerreros cortaban también los genitales y los introducían en la boca de la víctima. Empalaban a sus cautivos, “como lo hacían los Turcos”. Removían varias partes del cuerpo, piernas, brazos, huesos y costillas, uno por uno, hasta la muerte del cautivo; los huesos eran llevados como trofeos algunas veces. Algunas víctimas las arrojaban desde pendientes, a otras la colgaban. También abrían la espalda y arrancaban los tendones, los cuales usaban para confeccionar sus arcos y flechas. Los niños pequeños, que aún no caminaban, eran agarrados por los pies y golpeaban sus cabezas contra las rocas hasta que sus cerebros se escurrían desde sus cráneos.”

A pesar de, y quizás a causa de su salvajismo, los chichimecas estaban generalmente invictos militarmente contra los españoles y sus aliados indios subyugados. Eran feroces guerreros con la “ventaja de jugar en casa” en terreno hostil, y la guerra de España contra ellos se prolongaría durante décadas en el siglo XVI. Para Reacción Salvaje, son opositores arquetípicos contra la civilización en el contexto mexicano. En un comunicado reciente, algunos miembros admiten haber ido a la región en donde estas batallas tuvieron lugar, para interrogar a los lugareños y así obtener más información y confirmar lo que han leído en los “civilizados” libros de historia. Miembros de RS, junto con la revista Regresión y Ediciones Aborígenes, resumieron el significado de los Chichimecas para su versión de la ideología eco-extremista, en su complicación antropológica, “El lugar de las siete cuevas”:

“En Reacción Salvaje (RS), entendemos al Chicomoztok como aquel lugar aislado de la civilización, sitio el cual era arribo de diversas tribus salvajes nómadas, por lo cual representa lo salvaje y la vida plena que gozaban nuestros antepasados antes de ser atraídos a adoptar la vida sedentaria. Es una mirada al pasado que tiende a la regresión, y al recuerdo de aquello que hemos ido perdiendo poco a poco. Simboliza aferrarnos a nuestro pasado primitivo y por ende a la defensa extrema de la naturaleza salvaje, el fuego iniciador que incita al conflicto individual y grupal contra lo que representa artificialidad y progreso.”

Los Chichimecas son el símbolo de la intransigencia de RS, al punto de la muerte, en contra de una fuerza que está destruyendo a la naturaleza a través de la tecnología y la forma de vida civilizada. Se debería observar también, que la insignia de RS, con la representación de una persona indígena vestida con piel de coyote, encendiendo una fogata, es tomada de un códice, que representa a un guerrero Chichimeca en el Chicomoztok.

Incluso la idea misma del tiempo es concebida como “muy civilizada” para RS y sus aliados, y así, el fin es concebido solo en términos en los cuales un “salvaje” los entendería:

“No creemos en la posibilidad de “revoluciones anti-industriales”, ni en movimientos futuristas que quizás traigan (de acuerdo a estos pensadores), la caída de este sistema artificial. En la naturaleza salvaje, “posiblemente” no existe, y el “quizás”, tampoco. No hay puntos intermedios, o neutrales. Solo existe lo concreto: o es, o no. La supervivencia siempre ha sido así, y nos incluimos dentro de estas leyes naturales. El presente es todo lo que hay, el aquí y ahora. El intentar ver el futuro, o darse cuenta de algo con respecto al futuro, es una pérdida de tiempo. Ese ha sido el verdadero error de los revolucionarios.”

Conclusión: El órgano del capitán Vancouver, o; ¿Cómo fue ganado el Norte?

Habiendo repasado la trayectoria ideológica de ITS/RS, en este punto siento la necesidad de hacer una valoración del “salvajismo” recién encontrado de RS. El punto que necesita más interrogación es la “anti-hagiografia” de RS respecto a los Chichimecas. Si bien es claro que la guerra terminó con la dominación española, no está claro cómo terminó desde la narrativa ideológica de RS. ¿Era realmente una “lucha a muerte”? ¿Fueron masacrados todos los chichimecas? Y si no, ¿por qué finalmente se rindieron? ¿O podría incluso ser llamado, “rendición”?

Lo que parece que a RS y sus aliados, no les interesa hablar es que, al menos según el libro pionero de Philip Wayne Powell sobre el tema, el fin de la Guerra Chichimeca fue relativamente pacífico e insatisfactorio.

Mientras que algunos guerreros, efectivamente, “lucharon hasta la muerte”, la gran mayoría no lo hizo. Eran militarmente iguales y hasta superiores a sus rivales españoles, incluso con la ayuda de los indios “sedentarios” aliados. Mientras que muchos chichimecas fueron cautivos durante la etapa de la guerra que Powell denomina, “the war on fire and blood “(la guerra de fuego y sangre, o en un sentido menos figurativo, la guerra total), el estancamiento que siguió obligó a los españoles a tomar un enfoque diferente para terminar con las hostilidades. En lugar de utilizar un método de pacificación que incentivó el esclavizamiento de los indios como un medio de pago a mercenarios o soldados, la Corona decidió tomar los fondos para la guerra y utilizarlos para pagar por la lealtad de varios jefes chichimecas.  En pocas palabras, los españoles compraron a los chichimecas.

La diplomacia de la paz, se convirtió de alguna manera menos dificultosa, durante la última década del siglo XVI. A medida que las tribus Chichimecas de daban cuenta de que podían sacar ventajas de los tratados de paz, y que no serían dañados por los españoles. Luego de un tiempo, fueron los mismos indios los que iniciaron conversaciones de paz, mostrando una voluntad real por abandonar su estilo de vida nómada y asentarse en tierras niveladas.

Uno sólo tiene que avanzar dos siglos más para ver este proceso replicado más al norte, esta vez en la California colonial. Si bien este último ejemplo fue con mayor tragedia y violencia debido a las muertes en masa por enfermedad y por la violencia de los colonos, en general, el sometimiento de los indios de California al sistema misionero era un asunto casi voluntario. Como Randall Milliken comenta en su libro, Un Tiempo de pocas opciones: La desintegración de la cultura tribal, en el área de la bahía San Francisco 1769-1810:

“Los aldeanos del Área de la Bahía fueron seducidos con productos materiales y denigrados por sus prácticas tradicionales, por los agentes de la complejidad tecnológica y organizativa occidental. Los altos índices de mortalidad y la amenaza constante de la abrumadora violencia militar contra cualquier grupo que intentara obstaculizar la proselitista misión aumentaron la presión. ¿Resulta sorprende entonces, que los pueblos tribales llegaron a dudar del valor de su cultura nativa, y comenzaran a aceptar una definición de sí mismos como ignorantes y no calificados, merecedores de una vida de subordinación en la nueva estructura social basada en el sistema de castas?”

En algunos casos, no se necesitaba mucho contacto para convencer a las tribus indígenas de someterse al yugo cristiano español. En las misiones anuales de San Juan Bautista en California, se cuenta la historia de un órgano que alguna vez perteneció al capitán británico George Vancouver:

“En una oportunidad, al órgano le acreditaron el salvar la misión de su destrucción, a manos de los Bélicos Indios Tulares. Quienes descendieron sobre San Juan Bautista, asesinando a los neófitos y ahuyentando a los caballos. Los indios cristianos recuperaron los caballos, y los Tulares, entonando gritos de guerra, aparecieron nuevamente. Padre de la Cuesta arrastro el órgano hacia afuera presurosamente y comenzó a molerlo furiosamente en la manivela.  El estruendo de la musica primero dejó atónitos, y luego deleitó a los jinetes, quienes luego se unieron pacíficamente a la misión que habían intentado destruir.”

De este modo, RS ha cometido un error extraño, aunque grave, al considerar ciertos pueblos como “salvajes innobles” completamente inmunes a un comportamiento y consideración “civilizada”. Este claramente no era el caso en el registro histórico. Mientras que los Chichimecas sí libraron feroces batallas en la frontera para defender su modo de vida, en el momento en el que fue claro que el mundo Español les daría obsequios, y no los esclavizaría, en su mayoría se asentaron voluntariamente, al lado de sus antiguos enemigos indígenas sedentarios, e hicieron las paces con el orden colonial. En última instancia, los Chichimecas y demás indios en la frontera no libraron una guerra a muerte contra la civilización. De hecho, uno no puede proyectar en ellos ningún discurso anti-civilización, porque ellos no sabrían lo que significa. El pueblo indígena no era homogéneo ni eran aliados entre ellos de ninguna forma cohesiva. No estaban unidos como una fuerza en contra de algo que llegaríamos a llamar “civilización.”. Al darse los medios para las concesiones. Al menos en el asunto de la guerra Chichimeca y la California colonial. Los nativos aceptaron ponerle fin a su forma de vida sin mucha resistencia.

El vuelco de ITS/RS hacia su propia historia local, en busca cimentar su lucha, apoyándose en las antiguas guerra contra la civilización, libradas en territorio mexicano, es altamente admirable y refrescante en un contexto de recurrentes conceptos izquierdistas abstractos. Sin embargo, su actitud con respecto a la necesidad de “volver a lo salvaje”, una especie de “borrón y cuenta nueva” respecto a la contaminación de la modernidad y de la izquierda. Es un marco de referencia intelectual mal concebido. La única razón por la cual sabemos que la civilización es perversa, es porque la hemos vivido, y hemos llegado a temerle a la actual voluntad de poder al estilo de Prometeo, en contra de la naturaleza. “Hacer borrón y cuenta nueva”, es, de este modo, mucho más dificultoso que ITS/RS sigan desde sus lugares.

Sin embargo, incluso si nuestros antepasados fracasaron en la lucha contra el Leviatán civilizado, es tanto mi aseveración como la de otros, que esa lucha debe continuar. La retórica casi suicida de ITS/RS en relación al frente a frente contra la civilización tecno-industrial puede parecer exagerada a veces, pero dada la cooptación de todas las luchas anteriores, y el verdadero callejón sin salida que es el izquierdismo, es difícil argumentar en contra de lo apropiado que resulta tal nivel de militancia. Un animal salvaje puede huir, pero cuando es acorralado, no se da la vuelta y obedece; ataca; aun cuando las probabilidades están en su contra, incluso si la muerte es segura. Un animal salvaje sólo puede ser matado por la civilización, debido a que no le sirve de nada. Aquellos animales que obedecen y que encontraron una manera de acomodarse a sus amos, representan la exitosa historia de la domesticación. Los animales que se reducen cobardemente a la auto-preservación son lo que la civilización necesita. Los proyectos y las revoluciones para “un mejor mañana” bien pueden ser la trampa que siempre nos atrapa. Esta es la trampa que nos guía a la domesticación y la complacencia, lo cual es una muerte en vida, que se encamina rápidamente a la muerte masiva actual a escala global.

Por lo tanto, uno puede criticar las tácticas de ITS/ RS, su falta de empatía hacia las víctimas que han sido “daños colaterales” en sus ataques, su prosa histriónica, su romanticismo sádico, y demás. Pero cuando todo esté dicho y hecho, en la lápida de la Tierra será leído que murió a causa de un modo de vida que intentó traer paz y prosperidad a costa de la esclavitud de todas las cosas para lograr su cometido. Ese tipo de violencia generalizada y sin pretensiones hace que las acciones de ITS/RS resulten insignificantes en comparación. Quizás en este sentido también nosotros debamos evocar tal “salvajismo”, esa vida interior sin conquistar, que proclama un firme ¨Non serviam¨ a un sistema que ofrece la paz a costa de nuestra lenta desaparición. Tal vez por eso está escrito:

“Y desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre de violencia, y los violentos lo conquistan por la fuerza.” (Mateo 11:12).

Abe Cabrera

Notas:

Primer comunicado de Reacción Salvaje, 113, se lo puede encontrar en:

https://eltlatol.files.wordpress.com/2014/11/la-naturaleza-es-el-bien-la-civilizacic3b3n-es-el-mal.pdf.

El título del libro que contiene los comunicados es: La naturaleza es el bien, la civilización, es el mal: Comunicados de Individualidades tendiendo a lo salvaje. Ediciones Matar o Morir: México., 2014. Todas las traducciones son propiedad del autor a no ser que se notifique de otra forma.


Algo para la Revista Ritual

En junio de este año 2015 se hizo publica la revista Ritual número 0, la cual trata temas políticos, analiza y critica desde perspectivas académicas varios temas que van desde lo cultural, lo socioeconómico y lo filosófico.

En su número 0 Ritual Magazine (RM), se incluyó un ensayo que lleva por título “Toward Savagery: Recent Developmets in Eco-extremist thought in Mexico” que traducido al castellano es “Hacia el Salvajismo: Desarrollos recientes en el pensamiento Eco-Extremista en México”.

El interesante ensayo analiza y expone la tendencia que defiende desde hace un tiempo los grupúsculos de Reacción Salvaje (RS), su desarrollo ideológico devenido de su alejamiento de las bases propuestas por Kaczynski tras ser publicado su análisis teórico, “La sociedad industrial y su futuro” en 1995; también analiza el proceso de la tendencia única del eco-extremismo al posicionarnos como herederos guerreros de los grupos cazadores-recolectores nómadas, los cuales dieron guerra a los europeos y a los nativos sedentarios que invadieron sus zonas durante el siglo XVI, haciendo de esta práctica un reacomodamiento en la actual situación de invasión tecnológica y progreso humano.

El artículo está firmado por “Abe Cabrera”, y aunque recomendamos su lectura ampliamente, queremos expresar algunos puntos en referencia:

a) Respecto al último apartado del ensayo: Conclusión

Si bien es cierto que el libro de Powell sobre la Guerra Chichimeca expone ampliamente el final del conflicto armado contra los invasores españoles y sus aliados indígenas, valdría la pena saber lo que piensan sobre esto los nativos del ultimo poblado chichimeca que existe.

San Luis de la Paz en el estado de Guanajuato es la última locación chichimeca registrada, específicamente en la zona de Misión de Chichimecas, en donde se pueden encontrar a los últimos descendientes: los chichimecas-jonaces, y quienes guardan la historia contada de generación en generación sobre el conflicto que puso en jaque al virreinato en aquellos años.

Un integrante de RS, ha conseguido entablar conversaciones con alguna gente de este poblado, de los cuales se evitarán sus nombres para evitar posibles nexos con el grupo extremista.

En las conversaciones los nativos engrandecen la fiereza de los chichimecas-guachichiles, enaltecen orgullosamente su pasado en guerra, ellos han mencionado que a raíz del exterminio de los últimos salvajes, cazadores-recolectores y nómadas, los demás pueblos chichimecas que se habían salvado de la muerte y del presidio decidieron ceder terreno y hacer ver a los españoles que seguían su religión, que compartían sus nuevos mandatos y que se adaptarían a la vida sedentaria, todo esto con el fin de mantener viva su lengua, sus tradiciones y sus creencias. Inteligentemente los ancianos de aquellas tribus junto con los curanderos (madai coho), que habían bajado de los montes para vivir en paz después de años de guerra, decidieron adaptarse, con tal de que sus historias y sus costumbres no fueran también exterminadas, para que fueran dejadas como herencia a las generaciones venideras.

Así, los chichimecas fingían danzar frente a la Virgen María, pero en realidad sus festividades estaban enmarcadas dentro de sus tradiciones paganas y realmente veneraban a sus deidades de siempre. Fingían asistir a las misas de las iglesias para escuchar la palabra de los curas, pero realmente asistían porque era el momento en que todos se podían ver y festejar, como en el mitote ancestral.

Fingían y fingen, prender copal para los santos católicos, pero sus adoraciones no son para estos, sino para el sol, el coyote, la luna, el venado, etc.

Continúan sahumando con resinas los cuerpos de las personas, como lo hacían en ritos ceremoniales paganos, continúan vistiéndose de pieles en las danzas por la veneración de tal o cual animal, algo que para la iglesia católica en su momento, era digno de castigo, pero que los chichimecas lo hicieron ver como parte de los eventos religiosos de un pueblo que se había “arrodillado” ante el dios cristiano.

En resumidas cuentas, la aparente rendición de los chichimecas que quedaban con vida, fue para eso, mantener y resistir (tomando el fingimiento como arma), los embates de los nuevos conquistadores.

Es como este grupo étnico ha prevalecido, y es razón evidente para pensar que los indómitos guachichiles y zacatecos en su gran mayoría, decidieron morir antes que aceptar cualquier imposición y vengar a sus hermanos caídos. ¿Cómo es que se explica que no existan hoy en día más referencias antropológicas o lingüísticas de este par de grupos, que los representaba su salvajismo y su valentía en combate? Es claro que los grupos nómadas cazadores-recolectores no cuentan con muchos vestigios o evidencias arqueológicas más que sus armas de caza y de guerra, sus sencillas vestimentas, sus colguijes, sus primitivos adoratorios, sus pinturas y artes rupestres, pero en este caso, las bases de estudio que se tiene de los chichimecas del tipo más salvaje son poquísimas; si no fuera por los cronistas extranjeros, los códices de los indígenas aliados, las historias de los nativos de ahora, y el determinante papel que jugaron en la historia de violenta resistencia al nuevo mundo, realmente no se tendría un conocimiento acercado de ellos.

Hay que recordar que el grupo chichimeca en sí, estaba formado de varios subgrupos étnicos, unos nómadas, otros semi-nómadas, y otros más sedentarios. Es un error (en el que ha caído el firmante del artículo en cuestión) generalizar y decir que los chichimecas en sí, se rindieron, sabiendo que unos prefirieron morir y otros más decidieron adaptarse mañosamente para continuar con sus tradiciones. Lógicamente nuestra condición como grupo eco-extremista no está acercada a la negociación, no está acercada a los pactos con el enemigo, lo hemos declarado desde nuestros comienzos, nuestros principios tendenciales están del lado de los que murieron a favor de la naturaleza salvaje y resistiendo con todo, los atentados del nuevo orden occidental y nativo.

Es por eso que RS se queda con Bartolomillo, Xale, Antón Rayado y Martinillo, los jefes guachichiles que dieron guerra total y golpes realmente duros al ejército invasor. Los cuales prefirieron la horca antes de contraer pactos con los blancos. Nos quedamos con la minoría que se enfrentó y llevó la tensión a los caminos de la plata, a las minas explotadoras, a los poblados sedentarios, a los presidios, a las iglesias, ahí donde se escondía lo extraño y lo nocivo.

b) Siguiendo con: Conclusión

Cabrera ha escrito:

“…No se puede proyectar un discurso anti-civilización en ellos (los chichimecas), porque no quisieron saber lo que esto significa.”

Y tiene mucha razón, RS no quiere proyectar en los grupos chichimecas del tipo salvaje una discursiva que se oponga a la civilización, es al revés, encontramos el ejemplo de los salvajes guerreros de la Gran Chichimeca atractivo para generarnos un discurso propio en contra de la civilización y del progreso humano. No queremos decir que los chichimecas hayan guerreado declaradamente contra la civilización, su historia es un ejemplo digno de recordar para hacernos ver que seguimos teniendo esa herencia guerrera en las venas y que como herederos nos toca a nosotros seguir la guerra contra lo ajeno, contra lo que nos destruye, y contra lo que nos empuja a abandonar nuestra calidad de humanos para convertirnos en autómatas hiper-civilizados.

Tenemos muy presente que somos humanos civilizados, que nos encontramos dentro de este sistema y que utilizamos sus medios para expresar este tipo de tendencia opuesta a ese mismo sistema, con todo y contradicciones sabemos muy bien que estamos manchados de civilización de generaciones atrás, pero como animales domésticos que somos, aún tenemos instintos no olvidados, hemos vivido como especie más tiempo en cuevas que en ciudades, no estamos totalmente alienados, por eso atacamos.

Lo que distingue a RS es que dentro del discurso compartido, nosotros decimos que no existe un mejor mañana, no existe un mundo el cual se pueda cambiar por otro más justo, no existe dentro de las pautas del sistema tecnológico que impera en todo el planeta, solo existe el mañana decadente, gris y turbio, lo que existe es el ahora, el presente. Por eso no apostamos por la “revolución” tan anhelada dentro de los círculos de izquierda y los que se autoexcluyen de ellos. Aunque suena exagerado, es lo que hay, la resistencia contra el sistema tecnológico debe ser extremista en el presente, no esperando condiciones, debe ser sin obtener “logros trascendentes”, debe ser llevada a cabo por individuos que se posicionen como guerreros en su tiempo, bajo sus propias pautas, aceptando sus incongruencias y sus contradicciones, debe ser suicida. No tenemos en la mira derrocar a este sistema, no queremos seguidores, lo que queremos es la guerra individualista llevada a cabo desde diversos grupúsculos contra este sistema que subyuga y domestica.

Nuestro clamor pagano a la Naturaleza Salvaje siempre será el mismo hasta nuestra forzada extinción:

“…Y se airaron las naciones, y tu ira ha venido (…), y el tiempo de destruir a los que destruyen la tierra también”

Apocalipsis 11:18

REVISTA REGRESIÓN N° 7

Con inmenso orgullo publicamos la séptima entrega de la Revista Regresión, siendo esta la última revista que saldrá en un tiempo, pausando así el proyecto que comenzó hace 3 años gregorianos para regresar en algún momento, según sus editores.

¡Vida a los nuevos proyectos de difusión eco-extremista!


Revista Regresión N° 7

DESCARGA POR TOR (DISPONIBLE PARA UN MES SOLAMENTE)

http://z7zbg7sxhxfergpo.onion/apcpp75dd6guelc7hzg4-qfnbfmw6sg3sipv5

DESCARGA POR MEGA:

https://mega.nz/#!FE0TlYJa!pNCtsbyFR18gfybtBvBdKr3sg2H4-TuNlgt5-9klMNc

Contenido:

-Editorial. Por el Grupo Editorial

-Atassa: Lecciones de la Guerra Creek (1813-184). Traducido de Abe Cabrera

-Los seris, los eco-extremistas y el nahualismo. Por Hats Hax

-Selknam. Ceremonias secretas reservadas para los hombres. Tomado de Martín Gusinde

-El regreso del Guerrero. Traducido de Ramón Elani

-Cronología Maldita. Por el Grupo Archivístico Öme

-Para los “nihilistas pasivos del casos”. Por Xale

-Algunas reflexiones sobre el actuar del humano moderno desde una perspectiva eco-extremista. Por Ozomatli y Huehuecoyotl

-Reflexiones respecto a la libertad. Por Zúpay

-Guerra Oculta. Por Nechayevshchina

-Clan de Sangre. Por Orkelesh

-La Guerra de José Vigoa: Un breve discurso sobre el método eco-extremista. Traducido del blog de Atassa

-José VIgoa. Datos biográficos. Por Xale

-Asesinando a nuestro civilizado interno. Por Ghoul

-Números anteriores y donde encontrarlos

[en] (Mexico) Twenty-Seventh Communique of the Individualists Tending Toward the Wild

Traducción en inglés del video-comunicado 27 de ITS sobre el ataque armado contra una construcción de la empresa Carso, realizada el 24 de marzo del presente año.

¡Viva la Mafia de los ITS!


“… all that progress did not respect cries out for vengeance. Our ancestors possessed our minds, now the fire of war belongs to us.”

RS

We prepared in darkness, the presence of our ancestors encouraged us. The smoke of salvia from the mountain enshrouded our bullets. We filled the chamber calmly, we cocked our pistol, and we went toward our target on March 24th. This time, it was a construction property of the large infrastructure company Carso in Zumpango Municipality in Mexico State. It is next to a disgusting highway which passes through the wide plains that cover the area. At this time it was embraced by dense fog and populated by animals that ran without worrying about the machines that frequently cross from one side to the other.

We stalked the construction like coyotes. In truth the construction project itself didn’t interest us, for us every civilized thing is a motive for extremist attack. We frowned at the pathetic panorama that progress was aiming to construct. We hate its cement, its concrete, its putrid smell of exhaust, its disgusting gray color, its sickening noise. We detest the people who work on construction there: the workers, engineers, guards, they’re all the same to us. They all work to build the civilized dream of human progress. That is why each and every one deserves the fury of the Unknowable speaking through us. It strikes them light lightning falling from the sky.

In a decisive manner, we crossed the highway. The speeding lights from oncoming traffic did not blind us, though the vehicles passed only centimeters from our bodies. We ran and came to the place. We hid behind some still standing overgrown pine trees. Like them, we were before our target, armed and decided.

We pointed and fired our bullets without mercy against both the great machine that was before us as well as at the security booth and trailer where the workers sleep.

Here is it appropriate to take up again the words of RS in its armed attack against a tunnel of the same company on April 22nd, 2015 in Nextlalpan, Mexico State.

“…with the thunder of the detonating bullets were the sounds of the animals killed for the construction, the violent rush of the wind that moved the leaves of the trees now fallen, and the imperceptible song of the water of the river turned black by the artificial, and were also the war cries of our ancestors: Axcan Kema Tehuatl Nehuatl!”

Our war against civilization is extremist or it is nothing.

Wounds, lacerations, and death to the hyper-civilized!

With Wild Nature at our side:

Individualists Tending Toward the Wild – Mexico State

-Ouroboros Silvestre

[it] (MESSICO) VENTISETTESIMO COMUNICATO DELLE ITS: ATTACCO ARMATO CONTRO LA ICA-CARSO

Traducción al italiano del comunicado 27 de ITS, en donde se hacen responsables de disparar en reiteradas ocaciones contra una construcción de la empresa Carso en el Estado de México.
Traducción a cargo de Rapace.
¡Pisando los valores humanistas de la civilización y sus esclavos!
*Video del ataque armado ACÁ.


“(…)tutto quello che il progresso non ha rispettato né rispetta chiede vendetta, i nostri antenati hanno posseduto le nostre menti, ora il fuoco della guerra ci appartiene. ”

RS

Ci prepariamo nell’oscurità, la presenza dei nostri antenati ci incoraggia, il fumo della salvia del monte avvolge le nostre pallottole, riempiamo tranquillamente il caricatore, tagliamo la cartuccia e ci dirigiamo al nostro obiettivo il 24 marzo; questa volta, una costruzione proprietà dell’enorme impresa d’infrastruttura Carso nel municipio di Zumpango, Stato del Messico, a fianco di una schifosa strada, la quale, passa per le estese pianure che coprivano la zona in passato, che a sua volta, erano abbracciate da una densa nebbia ed era popolata dagli animali che correvano senza preoccuparsi delle macchine che ora l’attraversano freneticamente da un lato a l’altro.

Spiamo la costruzione come i coyote, in realtà non c’interessa il progetto che si sta costruendo, per noi ogni cosa civilizzata è motivo per l’attacco estremista. Il nostro cipiglio si corruga vedendo il patetico panorama che il progresso si è sforzato per costruire: odiamo le sue fondamenta, il suo “concreto”, il suo putrido odore di tubo, il suo ripudiabile colore grigio, il suo malaticcio rumore, detestiamo le persone che lavorano per questo, che siano lavoratori, ingegneri, candelieri, è la stessa cosa. Tutti lavorano per edificare il sonno civilizzato del progresso umano,quindi, tutti ed ognuno, meritano che la furia dell’occulto, che parla attraverso noi, li flagelli come un raggio caduto dal cielo.

Decisi, attraversiamo la strada, le luci delle macchine che ci oltrepassano con la loro velocità, non ci accecano. Passano a pochi centimetri dai nostri corpi. Corriamo e arriviamo fino al luogo. Ci nascondiamo dietro alcuni frondosi alberi di pino che rimangono ancora in piedi. Come loro, stiamo davanti all’obiettivo, armati, e decisi.

Miriamo e spariamo le nostre pallottole senza pietà, tanto contro la grande macchina che sta di fronte a noi, come al modulo di sicurezza e il rimorchio dove dormono i lavoratori.

È necessario riprendere le parole di RS in un attacco armato contro una luminaria della stessa impresa il 22 aprile del 2015 in Nextlalpan, Stato del Messico:

 “(…) con la detonazione delle pallottole, i rumori degli animali morti per la costruzione dell’opera, proseguiva il violento ronzio del vento che muove le foglie degli alberi abbattuti, e l’impercettibile cantare dell’acqua del fiume annerito dall’artificiale. Si sentivano anche le grida di guerra dei nostri antenati: Axcan Kema Tehuatl Nehuatl! ”

Perché la nostra Guerra contro la civilizzazione è estremista o non lo è.

Ferite, lacerazioni e morte agli iper-civilizzati!

Con la Natura Selvaggia dalla nostra parte:

Individualisti Tendenti al Selvaggio- Stato del Messico

-Uroboro Silvestre

 VIDEO

VIDEO

VIDEO

(México) Vigésimo séptimo comunicado de ITS: Ataque armado contra ICA-CARSO

VIDEO-comunicado de ITS número 27, ahora reivindicando fieramente un ataque armado contra una de las construcciones de la gigantesca empresa de infraestructura Carso en el Estado de México.

¡Más disparos contra TODO y TODOS!


“(…) todo lo que el progreso no respetó ni respeta clama venganza, nuestros antepasados poseyeron nuestras mentes, ahora el fuego de guerra nos pertenece.”

RS

Nos preparamos en la oscuridad, la presencia de nuestros ancestros nos animaba, el humo de la salvia de monte envolvió nuestras balas, llenamos el cargador tranquilamente, cortamos cartucho y nos dirigimos a nuestro objetivo aquel 24 de marzo; esta vez, una construcción propiedad de la enorme empresa de infraestructura Carso en el municipio de Zumpango, Estado de México, a un costado de una asquerosa carretera, la cual, pasa por las extensas llanuras que en el pasado cubrían la zona, que a su vez, eran abrazadas por una densa niebla y era poblada por los animales que corrían sin preocuparse de las máquinas que ahora cruzan frenéticamente de un lado a otro.

Acechamos la construcción como coyotes, en realidad no nos interesa el proyecto que están levantando ahí, para nosotros toda cosa civilizada es motivo de ataque extremista. Nuestro ceño se frunció al ver el patético panorama que el progreso se ha esforzado por construir, odiamos sus cimientos, su concreto, su pútrido olor a caño, su repudiable color gris, su enfermizo ruido, detestamos a las personas que trabajan para construir eso, ya sean trabajadores, ingenieros, veladores, nos da lo mismo, todos laboran para edificar el sueño civilizado del progreso humano, por ende, todos y cada uno merece que la furia de lo Desconocido, hablando a través de nosotros, los azote como un rayo caído del cielo.

Decididos, cruzamos la carretera, las luces de las máquinas rebasando velocidades no nos cegaron, pasaban a centímetros de nuestros cuerpos, corrimos y llegamos hasta el lugar. Nos escondimos detrás de unos frondosos árboles de pino que aún quedan de pie, así como ellos, nosotros estábamos de frente al objetivo, solo armados, y decididos.

Apuntamos y disparamos nuestras balas sin piedad, tanto contra una gran máquina que estaba frente a nosotros, como al módulo de seguridad y al remolque en donde duermen los trabajadores.

Aquí, es preciso retomar las palabras de RS en un ataque armado contra una Lumbrera de la misma empresa el 22 de abril de 2015 en Nextlalpan, Estado de México:

“(…) con el tronido de las balas detonando iban los sonidos de los animales muertos para la construcción de la obra, iba el violento zumbido del viento que mueve las hojas de los árboles derribados, y el imperceptible cantar del agua del rio ennegrecido por lo artificial, también, iban los gritos de guerra de nuestros antepasados: ¡Axcan Kema Tehuatl Nehuatl!”

Porque nuestra Guerra contra la civilización es extremista o no lo es.

¡Heridas, laceraciones y muerte a los híper-civilizados!

Con la Naturaleza Salvaje de nuestro lado:

Individualistas Tendiendo a lo Salvaje-Estado de México

-Ouroboros Silvestre

 VIDEO

VIDEO

VIDEO

(en) On “Left-Overs”

Sobre los tira mierda angloparlantes escondidos en la internet.


Anarchist pages and social media are blowing up over a certain article that also mentions the “Individuals Tending Toward the Wild” (sic) to tar individualist anarchists and nihilists who read Stirner as secret fascists. It’s funny to us mostly because all of the supposed “nihilists” and “individualists” are getting themselves into a tizzy claiming that they aren’t Nazis or fascists. Meanwhile, the editor of Atassa has written the following:

I don’t see why anti-civ / nihilism people care, other than their feeling that it excludes them in social circles or whatever. That author dude is a successful troll imo. Maybe without his intending, but all the same. In many ways, my views are “worse than Hitler”, in some sense being called a fascist is a step up. Human extinction? Don’t care. Indiscriminate attack? *shrug* I don’t care what leftists or rightists think, I’m opposed to both in equal measure on principle. You can call me Hitler or a commie, I don’t care. I’m not batting for your team…

My “nihilism” isn’t leftism continued by other means. It isn’t frustration that I can’t achieve the goals of the Enlightenment of equality, liberty, and community through normal means, and must resort to some sort of “wu wei” to defeat big bad evil hierarchy and domination. It isn’t a means for self-realization and to acquire my deepest desires. It’s an animus delendi and the realization that human beings are kind of low on the totem pole in terms of what I value. So I’m for mutual defeat of all sides, in every circumstance. I’m on Team Chaos, not out of any ulterior motive, but for its own end.

While of course we don’t pretend to speak for eco-extremists or the “Individuals Tending Toward the Wild” (sic), the sentiment stands as an accurate portrayal of what eco-extremism intends overall.

(en) A note on an inconvenient truth

Una reflexión de Abe Cabrera desprendida de una cita de Marx.


“Flesh is replaceable”

One more time, on the grid.

If there is any aspect of anti-civilization thought that needs to be questioned, it is its Neo-Luddism. Not because technology is somehow a good, but more because those who have recourse to blaming technology for everything use it as a scapegoat, or as an excuse to be intellectually lazy. Here is the reason that they need Karl Marx. From Capital:

As against this, the commodity-form, and the value-relation of the products of labour within which it appears, have absolutely no connection with the physical nature of the commodity and the material relations arising out of this. It is nothing but the definite social relation between men themselves which assumes here, for them, the fantastic form of a relation between things. In order, therefore, to find an analogy we must take flight into the misty realm of religion. There the products of the human brain appear as autonomous figures endowed with a life of their own, which enter into relations both with each other and with the human race. So it is in the world of commodities with the products of men’s hands. I call this the fetishism which attaches itself to the products of labour as soon as they are produced as commodities, and is therefore inseparable from the production of commodities.

“The grid” here is the embodiment of the social relations of humans manifested in things. The social relationship is primary: the domestication and the social cohesion. The actual material existence is secondary. Yes, perhaps given enough of a destructive impulse, perhaps the grid once attacked “stays down.” But let us note that massive infrastructure was destroyed during the Second World War, with entire cities being leveled, power lines cut, railroads stopped, etc. etc. but that didn’t deter anyone from re-building. Indeed, such destruction led to things being re-built bigger and better. It also led to three decades of prosperity that birthed the Space Race and the Computer Revolution. Even before then, the Black Death that killed a third of Europe led to the foundation of capitalist modernity according to many historians.

In other words, disaster may not be antithetical to civilization, but at its very heart. Yes, maybe we are approaching catastrophic levels wherein civilization will no longer be possible. Then again, even if civilization was reduced to drastically smaller cities underground or in climate controlled environments, you haven’t destroyed techno-industrial civilization: all it is doing is re-grouping.

If you believe in a dogma wherein human nature is inherently good and salvageable, then of course you are going to blame non-human things (i.e. machines) for corrupting it, while desperately looking past their true (man-made) nature and functionality. If, on the other hand, you appreciate that they are merely physical manifestations of social relations that are a lot more difficult to destroy, you are in a much tougher position, but at least you are being honest with yourself. The former approach is the ideological foundation of anarchism: humans would be just fine if only the State, Capital, Technology etc. would leave them alone. The latter approach, the more realistic one in my opinion, sees that technology and the modern human are intertwined with each other almost to the point of being con-substantial. If technology exists it is because modern humans will it to exist, they love it, and value it with their whole lives. You may dispute this sincere affinity all you like, but here appearances don’t lie.

(en) Abe Cabrera’s thoughts

Recientes pensamientos del jefe editorial de Atassa en audio y texto, junto con la lectura de “The Singing River” publicado en el mismo trabajo.


The Singing River

On liberation

More thoughts on liberation

Scenes from a double life

On an extremely rare Sunday morning free, I decided to revive the custom of my youth of walking to church for early morning Mass. At this point, at least in personal things, I am a creature of habit. In order to get through life, I find rituals assuring. Just as some have alleged with the Greeks and Romans, I do not believe in the validity of these civic and religious rituals: belief is an odd thing anyway, but I wrote about that topic years ago and I would rather not rehash it.

Even though the suburban church is only a short walk from my house, I was still fashionably late. I arrived during the sermon just as the priest started talking about hell. This was surprising as I can count on one hand the times I have heard a normal Catholic priest preach about hell. In the narthex of the church was a poster of the smiling seniors of the parish who will graduate high school in a couple of months: the bright and promising scions of the local affluent class. I had passed coming in the latest model trucks and sports cars, and the church itself, while my family doesn’t usually attend there, is at least to my aesthetic liking (i.e. quite old fashioned). In other words, these people have money, and I probably can be considered to have money too, just not as much.

But here was the priest, dressed in rose vestments for Laetare Sunday, going on about hell. He also moved into themes of rote prayer and corporal works of mercy, etc. Very traditional, probably in the style of old fashioned priests, though the rituals and other accouterments have noticeably changed. 

Leaving the church, I realized that perhaps the church had to preach hell until very recently (and, as this priest shows, still does at times), in order to get people to behave just a little bit, because civilized life was just that awful. The priest was not asking his charges, as Jesus did in the Gospels, to renounce everything, take up the cross, and follow in the path of abnegation and suffering. No, in order to avoid hell, he was just preaching that people should be more attentive while praying the rosary, visit people in old folks’ homes, and invite estranged believers back to church. Seems like a small price to pay to avoid eternal damnation.

In my morning reflection yesterday, I spoke of liberation, but after I uploaded it, I realized that I had avoided where our concept of liberation truly comes from, and that is the church. The secular believer in the Enlightenment will protest that it goes back further into Greek and Roman law, and the reforms of the early modern period, etc. But all of that was passed down to us through nearly two thousand years of the Biblical and theological interpretation. Leftism is Christianity carried on by other means, secularism is the Church set on surer foundations, etc.

Thus, when one speaks of liberation and egalitarianism, one cannot but have recourse to Jesus and St. Paul, who spoke of the “freedom of the sons of God,” or there being neither slave nor free nor Jew nor Greek. Even in a time of slavery, the Church had to develop an ideological mechanism by which everyone is equal and free at some level. I was reading for an essay that will never get written on the Valladolid debate between  Bartolomé de las Casas and Juan Ginés de Sepúlveda concerning the humanity and nature of indigenous peoples in the New World in the 16th century. Of course, all modern people are on the side of de las Casas, but Sepúlveda relied on Aristotle to indicate that the indigenous peoples were by nature inferior to their conquerors through their violation of natural law, and this meant they had to serve. Even then, no one was disputing (at least by then) that they couldn’t be baptized and thus go to Heaven when they died. Only that, in this life, their faculties were inferior to other humans and thus the capabilities weren’t there to live a fully human life. Thus, there was “equality” where it counted, namely, in the afterlife. A good and holy death following a life of servitude would be rewarded by egalitarian utopia in heaven. Indeed, a humble Indian servant’s life could be more meritorious, as the parable of Dives and Lazarus in the Gospel indicates.

What I am getting at is that the modern idea of liberation, total liberation, what have you, is a Christian concept in spite of itself. Per aspera ad astra, to the stars, or, to Heaven, to utopia, to freedom, etc., through that which is difficult: revolution, insurrection, techno-industrial collapse, etc. etc. Personal liberation can never be enough because it is a lie, at least if we give it more than an individualist content, draining it of juridical and philosophical implications. The only freedom can be that of attack and escape, full stop. It is the freedom of the wild animal, not of the Communion of Saints. And it will inevitably lead to re-capture or death. There is no happy ending here, and no point in hope. If one aspires to these latter things, one is falling into the trap again, perhaps more deeply this time. You dream of Jesus harrowing Hell once again (see above), this time the King of Kings and Lord of Lords has a different face: The End of All Domination, Anti-Technological Revolution, a Re-Wilded Future, etc. It’s all just another name for Paradise and the Beatific Vision, and it’s all a lie. Jesus isn’t going to pull you out of hell, he’s what put you there in the first place.

But as ITS has indicated, even in Hell you can fight. Even in Hell, that place in Christian theology where God’s light does not shine, the human animal remains untamed and indomitable. It’s not the freedom that one may necessarily want, but it’s the freedom that we have. Wield it wisely.

“If death comes we will keep destroying things in hell; disgusting world, I will laugh as I see you falling, in this eternal confrontation…”

-Eleventh Communique of the Individualists Tending Toward the Wild, 2016