Tag Archives: Tierra

(es) Sobre la Realidad del Cuerpo

Traducción de “On the Reality of the Body“, tomado de Antisocial Evolution.


Nunca entenderé porque tanta gente ha llamado al cuerpo una ilusión, al igual que nunca entenderé como pueden imaginarse la espiritualidad por fuera del drama de la vida, con todas sus contradicciones y fallas. Debe ser que nunca fueron conscientes de la carne, los nervios, cada órgano en sí. Pero mientras que no comprendo esta falta de conciencia, Creo que es una condición necesaria para la felicidad. Aquellos aun apegados a la vida de forma irracional, y aun fascinados por sus orgánicos ritmos anteriores al nacimiento de la conciencia, son ignorantes al estado en el cual la realidad del cuerpo está siempre-presente en la consciencia. Esta presencia denota una enfermedad existencial fundamental. ¿No es una enfermedad el estar constantemente consciente de tus nervios, tus pies, tu estomago, tu corazón, cada parte de tu ser? Con esta consciencia, ¿no abandonan los órganos sus funciones normales? La realidad del cuerpo es una de las realidades mas terribles. ¿Que sería del espíritu sin los tormentos de la carne, y de la consciencia sin una gran sensibilidad nerviosa?, ¿como podría uno imaginarse la vida sin el cuerpo, como una existencia libre e incondicional del espíritu? Solo hombres saludables e irresponsables que carecen de espíritu podrían pensar en esto. El espíritu es hijo de una enfermedad existencial, y el Hombre es un animal enfermo. El espíritu es una anomalía en la vida. Yo he renunciado a tanto, ¿porque no renunciaría al espíritu también?, ¿pero a parte de ser una enfermedad de vida, no es la renuncia una enfermedad del espíritu primero y principal?

Emile Cioran

(es) Contra el misticismo

Traducción de “Against mysticism”, escrito originalmente en inglés por Abe Cabrera.


Hace varios años ya, si se me pregunta si soy una persona “espiritual”, he respondido que soy “religioso” y no “espiritual”. Parte de esto se debe a mi inclinación personal a ser un cascarrabias y un contrario. Después de todo, ser “espiritual” es algo mucho más aceptable para la persona moderna. “Religioso” denota fanatismo, falta de pensamiento, obediencia ciega, etc. Ser “espiritual” significa, “Creo en algo, pero no me desbordo. No soy un rarito.” Dado que desde mi juventud, me ha importado poco lo que esta sociedad piensa, llevo el “religioso” como una placa de honor, a pesar de que no soy, estrictamente hablando, un adherente a alguna fe real.

Hay otra razón para mi reticencia hacia la idea de lo “espiritual”: También soy “anti-místico”. O sino, siempre he valorado el pensamiento, el debate, la formulación, el realizar rituales, y la observación de comportamiento por sobre alguna clase de sentimiento vago, la “quemazón en el pecho” como lo llaman los Protestantes Estadounidenses, que indica una presencia inefable. Desconfío radicalmente de la experiencia personal y la intuición individual. Desconfío radicalmente de mí y mis propios “deseos”. Este sentimiento viene de un ethos (NdT1) de campesino de no querer se flojo, no querer tomar la ruta fácil por la cual uno ve y encuentra poco. Uno debe agotar todas las posibilidades antes de que se alcance una posición, uno debe interrogar premisas hasta que no se pueda llegar a ninguna otra conclusión. De hecho, todo este proyecto es un ejercicio en eso: su propósito es no descansar en un dogma sino luchar con una tendencia.

La mayoría de las personas odian el pensamiento religioso porque creen que es el intelecto humano “dándose por vencido”. Y de hecho, especialmente en las manifestaciones Pietistas y New Age (NdT2) de la espiritualidad, eso es exactamente lo que es. La gente observa las cosas, arroja sus manos al aire, y concluye, “¡Es demasiado complicado, es un misterio!”. Sí, eso es flojo; hay un cierto dogma y cerradura mental ligada a los tipos “espirituales no religiosos”. Su negativa a pensar significa que otros van a pensar por ellos; el “conductor-automático” mental de la sociedad tomará el control cuando ellos se rehúsen a hacerlo. También, simplemente no es natural. El cerebro es una herramienta como todas las otras herramientas, pensar es una facultad como correr o pelear. Negarse a ejercitarla puede ser tan domesticado como decirle a un niño que no se ponga inquieto en su escritorio en un aula. Hay un ascetismo de la mente que puede arraigarse entonces; una fe ciega que se cierra del mundo y no se abre a este. En ese caso, sólo te estás alabando a ti mismo. Puede que tengas tiempo para eso, pero yo no.

Si pienso que, luego de todas sus labores, todos sus esfuerzos, la mente debe descansar. Al final del día, debe aceptar que también debe comer y dormir, debe tener el consuelo de la calidez y la familiaridad de un hogar. Estaba releyendo recientemente el Itinerarium de St. Bonaventura, y este pasaje me recordó sobre estos puntos.

En consideración de esto, además, existe la perfección de la iluminación en la mente dado que, al sexto día, vemos que fuimos hechos en la imagen de Dios. Por lo que, si la imagen es una similitud expresiva, mientras que nuestra mente contempla al Hijo de Dios, el Cristo, quien es a través de Su naturaleza la imagen invisible de Dios, nuestra humanidad tan magníficamente exaltada, unida más allá de la expresión, ver en una cosa y en uno al mismo tiempo tanto el primero y el último, las mismísimas alturas y las mismísimas profundidades, la circunferencia y el centro, el Alfa y el Omega, el causante y aquello que es causado, el creador y aquello que es creado, el libro que es escrito por dentro y aquel que es escrito por fuera, ya ha alcanzado cierta perfección de Su iluminación en el sexto nivel, tanto como en el sexto día. Ahora nada queda más que el día de descanso, en el que la actividad de la mente humana descansa en disociación mental de todo lo que haría.

Por supuesto, no concuerdo aquí con la teología Católica del sigo XIII, pero de lo que está hablando el Doctor Seráfico es que, después de cierto punto, la mente debe rendirse a Dios porque no puede ir más allá. Aquí Bonaventura está haciendo la analogía entre la mente agotada de ascender hacia el misterio de Dios y de Dios mirando por sobre su creación en el sexto día y viendo que “fue buena”. Dios ha llegado a cierta perfección en lo que él hizo, y el descanso también debe hacerlo la mente.

Pero vivimos en una era indolente. Incluso en comparación al Alto Escolasticismo, el conocimiento no es lo que solía ser. Bonaventura y sus compañeros de clase debieron avanzar con esfuerzo entre el trivium y el quadrivium (NdT3), filosofía natural, metafísica, dialéctica, ascendiendo todo el tramo hasta comentar sobre las Sagradas Escrituras como lo más alto del conocimiento: Revelación Divina. Para nosotros hoy en día, las respuestas están a sólo una búsqueda en Google de distancia, hay millones de personas que jamás hemos conocido a las que les gustarían decirnos qué pensar y decir. El número de textos en el mundo en todas las formas ocho mil años después de que Bonaventura escribió es inconmensurable. La palabra y el pensamiento humano casi se ahogan en texto, todo es visto (o clickeado) pero nada es oído o comprendido. Agotar la mente, probar su fortaleza, y realmente salir de nosotros mismos y hacia el Mundo puede que sea mucho más dificultoso ahora de lo que fue durante las Eras Medias, incluso asumiendo que fuéramos ignorantes campesinos de antaño (la mayoría). El Mundo fue hecho Texto y fue borrado entre nosotros…

Así, nuestra era es una en la cual el misticismo es inapropiado. Hay mucho trabajo qué hacer al respecto de convertirse en cuerpo nuevamente, sobre convertirse en animal, sobre pensar silenciosamente y practicar la virtud (aquí pienso más en el sentido clásico de excelencia). Vivimos en un campo de batalla y no en un claustro, nuestra suerte es el trabajo duro y no la contemplación. Nuestros sentidos y mentes jamás fueron más débiles: máquinas, nuestros esclavos alimentados-a-petroleo, hacen más por nosotros de lo que hicieron por los aletargados reyes antiguos. Nuestro tiempo no es para la paz sino para atacar, para cuestionar, y para escrutar todo a nuestro alrededor e incluso a nosotros mismos.

Sin embargo, debemos aceptar que nuestras mentes tienen que descansar, a pesar de todo esto. Desconfío del ethos humanista / progresista porque piensa que la mente humana es divina, que puede abarcar todo o al menos lo necesario. Que puede contener en sí misma la totalidad del pasado y suficiente certeza sobre el futuro como para que alcance… Yo soy mucho más pesimista. Puedo reverenciar fuerzas por fuera de mí mismo dado que sé que la mente también debe descansar en la perfección que percibe: debe reconocer la perfección allá afuera, y saber que no lo es todo. Si, este es un ciclo de pelear y dejar ir, de interrogar y discernir tus espíritus y los de otros. Pero al final del día, en el sexto día si quieres, debemos refugiarnos en aquello que nos mueve y que se mueve a través de nosotros. Somos tacaños para aquellos pocos rayos de calor. Podemos aceptar esa comodidad por el camino, pero nunca debemos olvidar que somos peregrinos en el corazón de lo Desconocido, a primera luz, debemos juntar nuestras cosas y partir nuevamente.

___________

Notas del traductor:

1. Ethos: Significa un “sistema de creencias”, de valores, comportamientos, etc.

2. New Age: Significa “Nueva Era”, se mantuvo en su idioma original porque así es como se suele usar el término, incluso en los países de habla hispana.

3. Trivium y Cuadrivium: Trivium significa en latín «tres vías o caminos»; agrupaba las disciplinas relacionadas con la elocuencia, mientras que Quadrivium significa «cuatro caminos»; y agrupaba las disciplinas relacionadas con las matemáticas.

(es) Para el agraciado

Traducción de “For the graceful one”, escrito originalmente por Shaughnessy.


A la distancia la brillante luz del sol desde del rocío vuelve a empapar

El rico abrigo de ámbar en el sol matutino

Sus suaves pasos ocultan su calmo poder

Columnas de nublada respiración se alzan dentro del aire de la mañana

El sol atrapa la sangre en sus fugaces orejas con un rojo resplandor

Sus ojos siempre observadores

El frágil cuerpo se vuelve firme mientras ella me ve observando

Una cerrada contemplación sólo por un momento

Sus poderosas piernas la envían de regreso hacia el oscuro abrazo del bosque

Uno puede nunca sentir la pérdida en nosotros mismos tan claramente como cuando se está en presencia de cosas salvajes

(es) Notas sobre Gilles de Rais

Traducción de “Notes upon Gilles de Rais”, escrito originalmente en inglés por Abe Cabrera.


[las citas son tomadas de El Juicio de Gilles de Rais por Georges Bataille, a no ser que se indique otra cosa]

La idea incontenible que he tenido en los últimos meses, una que me ha hecho ser mas contemplativo que lo usual, es la ideal del mal, ya he pasado por esto, pero persiste en repetirse. Cuando era un Cristiano, la idea de que habría algunos, o quizás la mayor parte de la humanidad, que serían excluidos de la luz de Dios por elección, que odiarían a Dios y la felicidad eterna, y renunciarían a ellos por siempre, parecería como un szforzando (NdT1) cacofónico manchando la historia de la salvación. Aquí hablo de la idea de que todas las cosas avanzan a partir de Dios sólo para volver a él, el diagrama del exitus-reditus (NdT2) de los Neoplatónicos que serviría como plantilla para la esperanza Cristiana, para el tiempo en que Dios “sería todo en todo”. Excepto que no lo sería. Aquellos que defienden la eternidad de la condena a los libertinos/depravados declaran que los demonios y aquellos sufriendo en el Infierno por toda la eternidad sirven de testimonio de la Justicia de Dios: que aquellos que renuncian a Dios libremente se mantendrán siempre obstinados con esa elección. Al final, me parece a mi que mal jamas sería erradicado: el mal, en un sentido, gana.

A la mente moderna no le gusta pensar acerca del mal. O sí, porque existe (es una forma de decir), pero siempre es algo que esta allí afuera. El Mal es lo que otras personas hacen, no lo que hago yo. La mente de izquierda o progresista, en particular, no le agrada pensar en las cosas en términos de la moral, bien o mal, sino en el sentido de lo patológico. Los actos malos son siempre el resultado de defectos en la persona o en la sociedad, y pueden ser re-configurados para sacarlos de la persona mediante la educación o un orden social más justo. Muchos piensan que, al aferrarse a la patología, la idea de que algunas personas están locas, enfermas, son psicópatas o simplemente imbéciles, de alguna forma han escapado de la moralidad a través de la percepción científica. “No es un tema de un fallo moral”, por lo que sigue la lógica, “es que esta persona en particular está defectuosa por tal-y-tal razón” (rellenar el espacio: mala crianza, pobreza, opresión, patriarcado, misoginia, etc. etc.) No vaya a ser que los humanos hagan cosas por alguna especie de deseo aleatorio por el caos y la violencia: que incluso la mejor de las condiciones hará brotar cisnes negros de crueldad y caos al igual que la lluvia parece producir de la nada hongos en el césped.

Sea que uno cite la patología o la moralidad, salud mental o malicia de la voluntad, el resultado es el mismo: un predecible y racional animal domesticado fácilmente adaptable a cualquier agenda que se le pueda imponer en el momento. El radical secular piensa que, al renunciar a la moralidad, él o ella está abriendo la puerta para liberar el caos, cuando en realidad están haciendo meramente lo que han hecho todos los moralistas, sólo cambiando la etiqueta. Si uno está realmente en contra de la dominación, uno no puede determinar lo que eso significa en cada contexto, especialmente lo que significa para la personas que no son tú. Un futuro predecible, sin importar cuan placentero sea para el intelecto en términos de libertad y justicia, nunca puede ser llevado a cabo por seres libres e indomesticados, al menos en nuestro contexto. Dejar ir el control significa que no te toca determinar como se verán “otros mundos”. De hecho, el futuro es nuestro enemigo. Si crearas “otro mundo”, posiblemente querríamos quemarlo también.

Unidos al dios de la soberanía mediante ritos de iniciación, los jóvenes guerreros voluntariosamente se distinguen en particular por una ferocidad bestial; ellos no conocían reglas ni límites. En su rabia extasiada, se los confundía con animales salvajes, con osos furiosos, con lobos. Los Harii de Tacitus incrementaban el espanto que provocaba su delirio al emplear armaduras negras y, queriendo sorprender a sus enemigos, para aterrorizarlos, se frotaban su cuerpo con hollín. Este “ejercito fúnebre”, con el fin de aumentar el terror, escogían “noches completamente oscuras”. A menudo se les otorgaba el nombre de Berserkir (“guerreros con pieles de oso”). Como los Centauros de Grecia, los Gandharva de India o Luperci de Roma, ellos se convertían en animales en su delirio. Los Chetti, a quienes también describe Tacitus, se satisfacían de scelera improbissima (NdT3): ellos atacaban, ellos ejecutaban y despellejaban. Eran asesinos, y “ni el hierro ni el acero podían hacer algo contra ellos.” La furia de los Berserkir los convertía en monstruos. Ammien Marcellin, hablando de los Taifali, es indignante cuando describe sus prácticas pederastas… Ellos se entregaban a períodos de borracheras que finalmente tenían éxito en arrancar cualquier humanidad que les quedara.

No había nada en la religión Germánica que pudiera compensar esta crueldad y este desenfreno juvenil. No había, como con los Gauls, o los Romanos, un sacerdocio para oponer el aprendizaje y la moderación por sobre el alcoholismo, ferocidad, y violencia.

A menudo me he preguntado por que la visión primitivista del mundo ha sido una “cerrada”, y por cerrada, quiero decir profundamente antropocéntrica, incluso si lo fue a través de ignorancia (negligente). O interpretan realidades indígenas previas mediante la “visión del conquistado” (para usar la frase de León Portilla). Específicamente, ellos visualizan qué tipo de “naturaleza humana” se puede discernir de la historia del Hombre como una entidad independiente, libre de lugar, contexto, interacción con otras criaturas, etc. Esto incluiría la violencia, aunque también incluye la armonía, cooperación, etc. cuando no se esta bajo amenaza. Pero arrincona a un animal salvaje, déjalo sin mas opciones que obedecer o pelear, y observa cómo actúa. El individuo humano no está automáticamente conectado a esta entidad mística conocida como la Humanidad, fuera del tiempo y espacio: una encarnación de un tropo eterno.

Los grupos humanos aprendieron de su entorno, ellos se vieron a sí mismos como descendientes de los animales que los rodeaban, o al menos en un linaje cercano a ellos. Algunas veces esto daría paso a un orden social igualitario, otras veces no. Aveces hay jerarquías entre los animales, quizás aprendieron su orden social de la misma forma en la que aprendieron el uso de plantas medicinales en un lugar en particular: no como resultado de la voluntad humana, o prueba y error, sino a través de una “revelación” de lo inhumano. El pensar que nosotros los humanos escogemos nuestra vida, de hecho, nuestro mundo, es una estupidez que da risa. Nadie vive por tanto tiempo, y nadie es tan sabio. El negar eso es negar el sentido del lugar en favor de un Ideal Humano (Anarquía o lo que sea): no vives en tu lugar, vives en un Ideal Humano. Y no es nada más que un Infierno domesticado, sin importar que pretendas que sea diferente.

“Anduvimos de caza, la noche de ayer nos convertimos en lobos, nuestra sed de sangre se sació por unos momentos, mientras los demonios de nuestros antepasados se apoderaban de nuestras mentes y de nuestros cuerpos…” (ITS, Décimo Comunicado)

En los tiempos de Gilles de Rais, la guerra siempre era el juego de los señores. Si este juego devasta poblaciones, exalta a las clases privilegiadas. Tiene para las clases privilegiadas el significado final que el trabajo nunca podría tener para los pobres. El interés del trabajo está subordinado a sus resultados; el interés de la guerra no es nada más que guerra. Es la guerra en sí la que fascina y la que aterroriza. Aquellos que son como Gilles de Rais, quienes viven en la expectación de que estas terribles batallas dejen muerte, gritos de horror y sufrimiento detrás de ellas, no conocen nada más que les de esta emoción violenta. La generaciones presentes ya no conocen prácticamente nada sobre la exaltación, a pesar de que la muerte era su base, ese era antiguamente el significado menos ridículo de la guerra, un hecho que es posible que nos abandone a una sensación de impotencia en el mundo. ¿Acaso no estamos cegados en el preciso momento en el que la loca verdad de otra época nos es ocultada?

¿Enfrentados a una pregunta tan banal como esa, que podemos hacer, si no escondernos?

***

La Tragedia es la impotencia de la razón.

Eso no significa que la leyes de la Tragedia son contrarias a la razón. Una ley no puede pertenecer realmente a aquello que es contrario a la razón. ¿Podría una ley oponerse a la Razón? Pero la violencia humana, que tiene la fuerza para correr en contra de la Razón, es trágica, y si es posible, debería ser suprimida; o al menos no puede ser ignorada o desatendida…

Esa es una temática que todas las personas que han enfrentado mis trabajos publicados se niegan a ver, porque si lo enfrentaran, destruiría su fraude. Se acabaría el trile, el Emperador no tendría ropa, etc. Ellos no pueden admitir que no tenemos agencia mas allá de nosotros mismos, los humanos no “aprenden de la historia”, que luchamos poderosamente en contra de fuerzas que entendemos sólo de forma pobre. La última herejía del moderno es admitir que estamos inintencionadamente actuando en una Obra Misteriosa, un mito, en el que todo ha sido ya determinado (en todo sentido). O sino, no tenemos idea de cómo saldrán las cosas, y los intentos de cambiar la realidad sólo darán lugar a resultados aleatorios y no intencionados; que nuestra realidad es un “error” que nunca debió cometerse en primer lugar. O sino, quizás nuestra aniquilación está siendo llevada a cabo precisamente a través del instrumento del antropocentrismo y el humanismo, bajo la apariencia de solidaridad y cooperación.

Nadie puede admitir esto, dado que la ilusión del Humano quedaría expuesta: el juego con el que encuentran suficiente significado en la vida como para no arrojarse desde un edificio. Pero algunos de nosotros seguiremos viviendo a pesar de esta nefasta realidad. De hecho, estamos agradecidos por ella: al final del día nos recuerda lo patéticos y tontos que somos. Aquello más grande no es lo Humano, o ninguna idea que el humano pueda producir. Nuestra felicidad, por decirlo de esa forma, se encuentra en otro lado.

_____________________

Notas del Traductor:

1. Szforzando: Asumiendo que el autor haya querido escribir “Sforzando” significa tanto un acorde acentuado como una anotación que se hace sobre una nota musical para indicar que debe de ser tocada con un fuerte ataque inicial.

2. Exitus-reditus: Es un término en Latín que significa “partida y retorno”.

3. Scelera improbissima: Término en Latín que significa algo como “crimen/fechoría en exceso”.


(es) Las enseñanzas del bosque

Traducción de “The teachings of the forest”, escrito originalmente en inglés por Shaughnessy.


Vacía tu mente de todo pensamiento. / Deja que tu corazón este en paz. / Observa la confusión de los seres, / pero contempla su retorno.”

Laozi | Daodejing

La vida del bosque oscuro nos enseña una profunda verdad

En la presurosa corriente del gran rio

En el cambio de los cielos grises de otoño

En los vientos fríos a través de los desnudos toldos de arce y álamo

En el silencioso poder de los siempre-verdes

Las diez mil cosas del bosque cuentan esta antigua verdad

Se cuenta a lo largo del bosque oscuro en lenguas mas antiguas que aquellas de los hombres

Quizás oigas susurros de estas antiguas verdades

Pero primero debes volverte inhumano

Cortar tu cabeza y residir en la quietud

Y en la quietud los susurros del sin forma

(es) Transitoriedad

Traducción de “Transience”, escrito originalmente en inglés por Shaughnessy.


La noche fría trajo una corona de joyas para el bosque oscuro

Incontables diamantes para adornar los zarcillos de la tierra

Un brillante esplendor en la gloria de la mañana

Pero el sol se enciende sobre el bosque congelado por sólo un momento

Al calor de los primeros rayos de amanecer

Las resplandecientes joyas del bosque glacial se derriten en la clara mañana

Diamantes convertidos en incontables gotas de plata derretidas

Un vapor se alza en el despertar del amanecer

La corona de joyas ascendiendo para convertirse en la brillante llovizna de una niebla matutina

Pronta a desaparecer

La transitoriedad de las cosas

(es) Las Bestias deben permanecer unidas

Traducción de “Beast must stick together”, escrito originalmente por Ramon Elani.


Para Bec

Si los trotamundos no fueran en sí mismos la causa, entonces al igual que la fragancia y el color del loto en el cielo, no habría percepción del universo.” —Nagarjuna

La bestia joven le dijo a la vieja: ¿Cómo puedo vivir en este mundo?

Este mundo lacerado, roto.

La bestia vieja le dijo a la joven: Sigue tu aliento. Habla con los espíritus en charcos.

Estas cosas pasarán.

La bestia joven le dijo a la vieja: Todo lo que veo es asqueroso e indeciblemente feo.

Un mundo que es desgarrado y yo, desgarrado, dentro de él.

La bestia vieja le dijo a la joven: Ve hacia el bosque, haz tartas y tejidos.

Escucha las voces de la tormenta sobre los acantilados.

La bestia joven le dijo a la vieja: ¡O crone, bruja! Busco el profundo foso en los oscuros bosques.

No puedo hallarlo.

La bestia vieja le dijo a la joven: Sólo lo hallarás en las oscuras profundidades del silencio.

¿Que buscarás que no puedas hallar en tu interior?

La bestia joven le dijo a la vieja: ¡Pero hiervo en ira! ¡Ansío sangre y venganza!

Los dioses deberán presenciar el terror que desataré sobre este mundo malo.

La bestia vieja le dijo a la joven: A no ser hagas de ti un hueco no habrá lugar para que los dioses moren en tu interior.

Le bestia joven le dijo a la vieja: Mi corazón es negro y no puedo soltar mi amargura.

Escupo sobre la paz y la gentileza del sueño.

La bestia vieja le dijo a la joven: Cuando estés solo en el hielo, rodeado de demonios, sólo estará la voz de tu alma verdadera para guiarte.

Le bestia joven le dijo a la vieja: Crone de tormenta, me lleva la corriente, estoy flotando,

atormentado por los ojos siempre-observadores de la oscuridad.

La bestia vieja le dijo a la joven: Mira los cortes sobre mi pecho, me quité la carne con irregulares cortes del cuchillo despellejador.

Le bestia joven le dijo a la vieja: Te prepararé un festín y reluciente carne roja se te hará agua la boca.

La bestia vieja le dijo a la joven: Mira esta lanza sobre la cual me he empalado.

Mira las trenzas de pelo con las cuales me he estrangulado.

La bestia joven le dijo a la vieja: Te vi en la casa oscura que estaba ahogada con humo. Te vi caminar con la luna.

La bestia vieja le dijo a la joven: Yo maté a mi hermano por sus oscurecidas manos aquella noche.

Los maté a todos ellos por su silencio.

La bestia joven le dijo a la vieja: ¿Qué viste caminando entre las estrellas?

¿Qué oíste en los susurros de la nieve?

La bestia vieja le dijo a la joven: El demonio azul se alza de las glaciales profundidades.

Él entierra sus afilados dedos en las entrañas del mundo.

La bestia joven le dijo a la vieja: ¿Te ahogarás en lágrimas? Un mar de óxido.

Despedazado en fragmentos por las olas de hierro.

La bestia vieja le dijo a la joven: Sumérgete profundo en el abismo del océano y no temas.

Después de todo, las bestias deben permanecer unidas.

(es) La Fosa Debajo del Árbol

Traducción de “The well beneath the tree”, escrito originalmente en inglés por Ramon Elani.


La rueda del tiempo no puede ser girada hacia atrás. Las cosas pueden, en cualquier caso, ser destruidas y renovadas. Esto es extremadamente peligroso, pero las señales de nuestros tiempos son peligrosas también. Si hubo alguna era realmente apocalíptica, es la nuestra. Dios ha puesto los medios para el holocausto universal en las manos de los hombres.”

La sombra es un sin-sentido. Le falta fuerza y no tiene una existencia continua a través de sí misma. Pero el sin-sentido es el hermano inmortal e inseparable del significado supremo.”

C.G. Jung

Soy un hombre de violencia extraordinaria.

Yo soy el que ruge en el corazón de la batalla.

Yo soy el Valeroso, quien desbanca a su enemigo.

Yo soy el Trabajador Malvado, el Hombre de la Lanza.

Yo voy hacia adelante.

Yo soy el de un enorme frenesí

Yo vuelvo locos a los hombres.

Yo soy el Resonador.

Yo soy el Amo de la Matanza.

Yo soy El que es Alegre en la Guerra.

Yo soy el Dios que Ahorca.

Yo soy el que trae las Runas.

Yo soy el Padre de la Guerra.

Yo mate a mi padre,

Aquel que Existió Antes del Tiempo.

El Primer Ser,

La conciencia indiferenciada,

El Dios Durmiente,

Substancia y espíritu del cosmos.

El estaba más allá del bien y el mal,

A pesar de que era sombrío y terrible.

Mientras aulló en el abismo de la noche,

¿Qué recuerdos vagaron y flotaron en su mente?

¿En un universo somnoliento, qué soñó?

La Voluntad, el Pensamiento, y el Espíritu se alzaron con feroces armas.

Con mis hermanos lo partí y lo dividí.

Y su sangre ahogó al mundo,

Se derramó sobre el Inmenso Hueco,

Empapó las estrellas.

Y un brillante fragmento de hielo,

El Primitivo Ovulo Cósmico,

El corazón de hielo,

El patrón de todas las cosas,

El puente entre lo visto y lo no visto,

Quemó a través de la fábrica del mundo.

Y el hielo se derramó hacia dentro del Reino de la Niebla,

Y allí su linaje creció fuerte y orgulloso.

Y por sobre aquellas mesetas congeladas

Un grano perdido fue enterrado en el hielo

Y su poder goteó por entre los mundos

Y formó una Fosa debajo del Árbol.

Por lo que dios está en el ovulo,

Y dentro de los interminables ciclos del tiempo.

He visto la devastación que vendrá,

He visto la visión del Lobo que vendrá por mí.

El Lobo siempre está allí en los bosques más oscuros de mi mente.

Sé que él es mi ruina y mi perdición.

Sé que él traerá sangre y fuego al mundo.

Y sé que veré al mundo nacer de nuevo en agua.

Los Dioses no son inmunes al destino.

Yo sigo mi destino.

Yo soy el Hijo y el Padre,

Yo soy el Cielo Frío,

Yo soy el que Vaga y el que Engaña.

Aquellos que vagan no recuerdan.

Yo busco mi sombra.

Él es el húmedo y el mojado,

Aquel debajo de la tierra,

Él es el sacrificio y yo soy el filo.

En el hueco debajo del árbol,

El recuerda todo

Por lo que se sienta cerca de la pileta

Que se alimenta de aguas que fluyen

Del reino salvaje.

Yo he olvidado,

El mundo supera los olvidos,

Pero aquel que mora entre musgos y los techos empapados,

Sólo él lleva los recuerdos de lo que yo he destruido.

Mi viejo tío,

Perdido en una infinidad de sueños.

Y yo bajé hacia él.

Desde mis palacios de oro y dichosas batallas.

Fui hasta debajo del árbol.

Y lo encontré allí perdido en su interminable sabiduría.

Yo bajé

Para estar completo,

Para curar la herida abierta,

Para hacer penitencia por haber causado dolor al mundo.

Así como trepé al árbol,

Así como me colgué de la rama,

Así como me atravesé con lanza,

Así como subí

Para obtener el poder de las Runas,

Para ganar el poder para forzar,

Para controlar,

Para crear orden,

El fuego del mar y el sendero de la serpiente,

El horror de las nubes,

La ruina de la cosecha,

El horror que Alberga el Precipicio,

El hogar de la Mortificación

El grano que trae hambruna

El pesar de la humanidad,

Los ríos de hielo,

Y el Sol destructivo,

El Dios de los Templos con Una sola Mano,

El adorno de las naves,

El metal que se dobla.

Así como subí por estas cosas,

También supe que debía bajar para completarme.

Por lo que el caos debe unirse al orden.

Mi antiguo tío me mandó a mirar hacia dentro de las aguas turbias de la fosa.

Y en la fosa,

Vi rabia inconquistable,

Vi poder ingobernable,

Vi una conciencia irrazonable

Vi una fuerza imparable.

Y supe que estaba ciego,

No me podía ver,

No podía ver camino.

Supe lo que había rechazado,

El espíritu de la matriz.

Entre las nubes y los vientos, el señor de los cielos,

Y había perdido a la tierra,

El cuerpo de mi padre, quien también era mi madre,

En el paisaje que tallé sobre sus huesos,

Esta verdad fue escrita.

La verdad fue grabada en las montañas,

En los fiordos,

En los bosques,

En los ríos,

En los glaciares.

Pero yo no podía leerla,

Dado que solo podía leer las runas,

El idioma de artificio y condena

Ya no podía leer las palabras del mundo debajo.

Y allí yacía mi debilidad.

Me había hecho fuerte

Solo con los poderes del cielo.

Yo sabía que era espíritu sin cuerpo,

Y el espíritu no es nada en sí mismo,

Pero mi destino es el de transitar ambos caminos,

Caminar en dos mundos,

Para caminar en todos los mundos a la vez.

Así que le rogué a mi tío que bebiera de su fosa.

Y aprendí las Nueve Canciones,

Y lo que mi tío pidió,

Yo se lo di,

Y tomé mi mano y la alcé hacia mi cara,

Y mis dedos escarbaron hasta mi cráneo,

Y me arranque mi ojo de mi cara,

Y el mundo se volvió pura sangre,

El árbol se despedazó sobre mí,

Y los dioses lloraron

Y las lágrimas de sangre gotearon hacia mi barba.

Mi sombrío tío tomó en su mano el ojo tembloroso

Y lo arrojó profundamente dentro de la fosa.

Y yo caí sobre mis rodillas

E incrusté mis dedos dentro de la rica y mojada tierra

Y grité

Mientras que el cosmos se volvió uno

Dentro de mi despedazada mente,

Y vi estrellas explotando,

Galaxias naciendo,

Vi al dragón asombrado.

Vi todo lo que alguna vez fue y todo lo que será.

Sentí al destino quemándome

Vi que todo mi conocimiento,

No era nada más que un intento

De imponer algo concebible

A un universo que me desafía.

O me había desafiado.

Entonces entendí,

Que todo mi caminar errático me había guiado nuevamente hacia mi mismo,

De vuelta a esta locura.

¿Qué tan lejos debe de viajar una estrella a través del espacio

Antes de encontrar la parte de sí misma

Que alguna vez pensó perdida?

Al tiempo que mi alma se unió,

El niño dio un paso adelante:

El conocimiento que trasciende el conocimiento.

El significado que supera al significado.

Aquel que solo puede ser alcanzado a través de

La unión cósmica.

El espíritu de las Profundidades se había alzado en mi interior.

Y con todo el poder de mi runa

Yo no podía enseñarlo,

Yo no podía compartirlo,

Era mio para que lo soporte solo

El espíritu de las Profundidades me había mostrado como despertar a los muertos,

Como traer hacia adelante los recuerdos perdidos del mundo de los sueños

Como tocar el poder primordial

Que yo pensé que me había desvanecido del mundo,

Cuando llené el útero de los dioses con sangre.

Por que la fosa debajo del árbol es la fosa de los sueños.

Y en mis sueños era el único camino de verdad

Y mil voces me hablaron,

Y oí el destino del tiempo,

Que durará mas que la noche más larga.

Y mi Sol se oscureció

Y mi Luna se alzó en el horizonte de mi conciencia.

Así como una vez lo perdí todo

Sobre el árbol de la orca,

Así lo perdí todo de nuevo

Al lado de la fosa de los sueños.

Por lo que soy el Dios que vendrá,

Yo soy el Dios que se esta convirtiendo.

Y mi tío sonrío de forma gentil,

Ya que él supo tan bien como yo,

Que su destino era el de morir por mi,

Pensó que su linaje sobreviviría la gran destrucción del mundo

Sonrío de forma paciente, amorosa,

Y me mostró el cuerno del cual bebió,

El cuerno que señalizaba el final de las cosas,

El final de mi poder

El momento en que el lobo en mi interior

Saldría de las sombras y me engulliría totalmente.

Y mi tío tocó mi brazo,

Por mucho antes del tiempo del lobo

Él sería eliminado

Y su cabeza separada de su cuerpo

Y yo usaría mis encantos y hierbas

Por sobre ella, y la tendría siempre conmigo

(es) El Réquiem del Coyote

Traducción de “Coyote’s requiem”, escrito originalmente por Shaughnessy.


Doblado delicadamente al costado de la carretera

Como si estuviese en el silencioso reposo del sueño

La piel aún húmeda por las lluvias de la tarde

Los fieros ojos cerrados por ultima vez

Una quietud caída sobre el corazón salvaje

El sol rompió los cielos de otoño hoy cuando el escucho

El último tacto cálido de un crepúsculo dorado para el muerto

La última canción para el viejo estafador

El réquiem del coyote

(es) Horror adecuado

Traducción de “Congenial horror”, extraído de Antisocial Evolution.


Desde este cielo bizarro y furioso Atormentado por tu destino, En tu espíritu vacío vuelan ¿Cuáles pensamientos? Responde, tu libertino.

-Voraz en mi apetito Por lo incierto y desconocido, Yo no me quejo por el paraíso

Como hizo Ovid, expulsado de Roma.

Cielos se despedazan como arenas arrasadas por el viento, Tú eres los espejos de mi orgullo;

Tú eres nubes de luto, tan blancas y amplias,

Hay carrozas fúnebres que mis sueños comandan,

Y tú reflejas en una luz resplandeciente

El Infierno en el que mi corazón se deleita.

Charles Baudelaire